You are on page 1of 22

QUÉ ES Y CÓMO HACER “REVISIÓN DE LA LITERATURA” EN LA

INVESTIGACIÓN TEOLÓGICA
Valdeci Santos

RESUMEN
El proceso de investigación académica es, al mismo tiempo, enriquecedor y
agotador. La complejidad de la preparación metódica requiere una serie de
etapas como: determinación de la problemática del estudio, levantamiento da
bibliografía relacionada al tema del estudio, lectura y documentación de la
bibliografía seleccionada, procesamiento de los datos encontrados,
formulación lógica de los argumentos y, finalmente, la redacción del texto. En
todo este proceso los pasos correspondientes a la revisión de la literatura
(desde el levantamiento bibliográfico hasta la redacción del texto final) son
considerados parte de la etapa más importante en el trabajo del investigador.
Sin embargo, el desconocimiento de algunos estudiantes, especialmente en
el área teológica, han dificultado en extremo su trabajo. Así, este articulo
apunta algunas directrices esenciales para la confección de una buena
revisión de literatura, especialmente aquella aplicada a la investigación
teológica.

PALABRAS-CLAVES
Revisión de la literatura; Metodología científica; Estudios teológicos;
Educación superior; Revisión bibliográfica; Estado del arte; Elaboración de
disertaciones y tesis; Investigación científica.

INTRODUCCIÓN
Escribir trabajos teológicos, así como otras investigaciones científicas, puede
ser al mismo tiempo una experiencia edificante y un ejercicio asustador La
investigación académica posee características y normas específicas y se
requiere que el trabajo revele buena organización, contenido relevante,
claridad en la argumentación e interacción con los principales estudiosos
sobre el asunto tratado1. Ese conjunto de propiedades, evidencia la diferencia
entre el escrito académico y la producción informal. La producción académica
revela el esfuerzo del autor en pro del estudio sistemático, información
adecuada, conocimiento objetivo y presentación apropiada de aquello que fue
colectado, organizado, evaluado y elaborado durante el proceso de redacción
sobre un tópico especifico2. Por su vez, un escrito teológico todavía necesita
demostrar fundamento bíblico, relevancia eclesiástica y coherencia doctrinal3.
Por todas estas razones, John Frame recuerda correctamente que “todo
trabajo teológico… acabará desarrollando algún tipo de investigación
académica”4.

El objetivo de este artículo es enfocar un aspecto de la investigación


académica que no siempre es comprendido y desarrollado de manera
placentera por estudiantes de teología: la revisión de la literatura relevante
sobre el asunto investigado. La importancia de una buena revisión de una
buena revisión de la literatura ha sido continuamente enfatizada por aquellos
acostumbrados a la lectura académica. Mouton, por ejemplo, defiende que
“es esencial que cada proyecto de investigación comience con la revisión de
la literatura existente sobre el asunto”5 John Frame también insiste que más
allá del fundamento bíblico el trabajo teológico debe contener
interacción con otros teólogos ortodoxos con el fin de
evitar algunas aberraciones individuales del escritor. Por
otra parte, no debe haber interacción con la teología no
ortodoxa, ciencia secular, política, economía, filosofía,
tendencias culturales y otras disciplinas con el fin de
establecer contraste, análisis crítico o algún "punto de

-
Piracicaba: Editora Unimep, 1997, p. 22-26.
2
WYHMEISTER, Nancy Jean. Quality research papers for students of religion and theology.
Grand Rapids: Zondervan, 2001, p. 1-3.
3
FRAME, John. The doctrine of the knowledge of God. Phillipsburg, NJ: P&R, 1987, p. 369-
370.
4
Ibid., p. 371.
5
MOUTON, J. How to succeed in your maste ’ P S h
2001, p. 86.
contacto" [con las mismas]6

La interacción defendida por Frame puede ser realizada fácilmente a partir de


una buena revisión de la literatura.
Debido a la complejidad y envergadura del proceso metodológico académico,
bien como la necesidad de enfoque conciso sobre apenas uno de los
aspectos de la producción académica (la revisión de la literatura), otras
partes importantes de la investigación y redacción del trabajo teológico
académico serán omitidas en este texto. Por ejemplo, este artículo no se
ocupa con la organización bibliográfica, las normas de la ABNT y ni siquiera
con los varios tipos de investigación cualitativas o cuantitativas a ser
realizadas. El auxilio con relación a eses otro asunto puede ser fácilmente
encontrado en otras obras de cuño metodológico 7 . El abordaje de este
artículo se militará a la conceptuación, procedimientos y directrices generales
para la elaboración de una buena revisión de la literatura.

Conceptuación y Relevancia
La evaluación de un artículo académico considera si el autor ha tenido éxito
en la identificación de un tema de investigación a partir de un contexto de
debates o interés por parte de otros investigadores. De hecho, el
investigador, su punto de vista, no fueron contestados adecuadamente. En
otras palabras, capricho personal o simple curiosidad sin relevancia
académica ni beneficio para los demás. En este sentido, una buena revisión
de la literatura es necesaria sobre un tema específico.
La revisión de la literatura también se llama "revisión bibliográfica"8, "estado

6
FRAME, The doctrine of the knowledge of God, p. 369-371.
7
Cf. BOOTH, Wayne; COLOMB, Gregory G.; WILLIAMS, Joseph M. A arte da pesquisa.
São Paulo: Martins Fontes, 2005; GIL, Antônio Carlos. Como elaborar projetos de pesquisa.
São Paulo: Atlas, 2002; SEVERINO, Antônio Joaquim. Ensino e pesquisa na docência
universitária: Caminhos para a integração. São Paulo: Cadernos de Pedagogia Universitária –
USP, 2008; SEVERINO, Antônio Joaquim. Metodologia do trabalho científico. São Paulo:
Cortez Editora, 2007; ECO, Umberto. Como se faz uma tese. São Paulo: Editora Perspectiva,
1992.
8
L S h “ v bb ” m õ
inesque- cíveis. Cadernos de Pesquisa 81, maio 1992, p. 53-60.
del arte" o "estado del conocimiento" 9 tiene como propósito demostrar el
estado actual de la contribución académica en torno a un tema en particular.
Proporciona una visión global de las contribuciones de investigación
anteriores, que conduce al punto necesario para investigaciones futuras y el
desarrollo de estudios posteriores. Por último, se demuestra la relevancia
académica del trabajo realizado por un investigador.

Otra manera de conceptuar la revisión de la literatura es analizarla como un


trabajo comparativo que permite el progreso del investigador en relación a su
tópico, así como la evaluación del tratamiento dado por otros estudiosos del
asunto investigado. De acuerdo con Noronha y Ferreira, las revisiones de la
literatura son estudios que

Analizan la producción bibliográfica en determinada


área temática, dentro de un recorte de tiempo,
ofreciendo una visión general o un informe de estado
del arte sobre un tema específico, evidenciando nuevas
ideas, métodos, subtemas que han recibido mayor o
menor énfasis en la literatura seleccionada.10

En otras palabras, esa etapa del proceso de la investigación académica


demuestra el reconocimiento del aspecto acumulativo del conocimiento
científico producido acerca de determinado asunto Al final de su resultado es
presentado como un texto que reúne y discute informaciones encontrados en
el cuerpo literario sobre lo que fue investigado.

Revisar significa retomar los discursos de otros investigadores y estudiosos

9
ANDRÉ, M.; ROMANOWSKI, Joana P. Estado da arte sobre formação de professores nas
dis- sertações e teses dos programas de pós-graduação das universidades brasileiras, 1990 a
1996. Programa e Resumos da 22a Reunião Anual da Associação Nacional de Pós-Graduação
e Pesquisa em Educação (Anped), Caxambu-MG, 1999; FERREIRA, Norma Sandra de
m q m “ ” Educação & Sociedade, ano XXIII,
n. 79, agosto 2002.
10
NORONHA, Daisy P.; FERREIRA, Sueli Mara S. P. Revisões de literatura. In:
CAMPELLO, Bernadete Santos; CONDÓN, Beatriz Valadares; KREMEER, Jeanette M.
(Orgs.). Fontes de informações para pesquisadores e profissionais. Belo Horizonte: UFMG,
2000, p. 191.
no solamente para reconocerlos, sino también para interactuar con ellos por
medio de análisis y categorización, con el propósito de evidenciar la
relevancia de la investigación a ser realizada. Esa tarea puede parecer
tediosa y lenta pero es casi imposible presentar una investigación de calidad
en una monografía, disertación o tesis sin una buena revisión de literatura.
Alda J Alves nos recuerda que

La producción del conocimiento no es un


emprendimiento aislado. Es una construcción colectiva
de la comunidad científica, un proceso continuado de
búsqueda en el cual cada nueva investigación se
insiere, completando o contestando contribuciones
anteriormente dadas al estudio del tema. 11

Considerando que l elaboración de un trabajo científico exige, mínimamente,


una idea clara del problema a ser resuelto o respondido, así también como la
metodología más apropiada para hacerlo, ningún investigador debería
menospreciar el potencial de beneficios de una buena revisión de literatura.
El hecho es que esa etapa posibilita la claridad de entendimiento para el
desarrollo del proyecto deseado. Mediante el análisis de la literatura
publicada sobre el tema de su interés, el investigador puede establecer un
cuadro teórico y define el referencial conceptual que dará sustento al
desarrollo de su investigación. Esa etapa es fundamental no solamente para
la definición del referencial teórico, también para la estructuración de las
hipótesis y organización del material que será abordado en cada subdivisión
del trabajo. En conclusión la revisión de la literatura es generalmente
considerada “una de las etapas más importante del proyecto de
investigación”12.

La selección criteriosa de la literatura pertinente al problema posibilita la


familiarización con los textos y, mediante ese proceso, identificar los autores,

11
L S “ v bb ” m õ 54
12
SILVA, Edna Lúcia; MENEZES, Estera Muszkat. Metodologia da pesquisa e elaboração
de dissertação. 4a Edição. Florianópolis: Universidade Federal de Santa Catarina – UFSC,
2005, p. 37.
ideas y tesis anteriormente establecidas sobre el problema investigado. De
esa forma el primer paso de la revisión es la familiarización con el cuerpo de
literatura relevante al tema del investigador. Se tiene que comprender que la
literatura que se revisará es aquella relevante y relacionada a la problemática
de la investigación, pues de otra forma el estudiante quedará saturado con el
cuerpo literario acerca de cada asunto. Como escribió el sabio Salomón “no
hay límite para hacer libros” (Eclesiastés 12.12), y algunos autores parecen
hacer de todo para justificar esta máxima. Sin embargo, en el proceso de
revisión de literatura el investigador estará especialmente interesado “en los
estudios académicos más recientes, confiables y relevantes en relación a su
asunto de interés”13.

Con relación a los trabajos teológicos, el investigador debe considerar que


siempre hay un debate considerable acerca de virtualmente cualquier tema
doctrinal. Por tanto, el estudiante debe revisar adecuadamente sus fuentes,
con el propósito de saber cuál es el material que será incluido en su trabajo,
cuáles son los principales representantes de la posición teológica con la cual
él está comprometido, y cuáles son los principales opositores de la misma.
Además de esto, si el trabajo es de naturaleza exegética, además de estudiar
correctamente el texto de las Escrituras, él debe seleccionar los principales
comentaristas que elucidan el texto bíblico. El proceso de revisar la literatura
pertinente a un tema es el reconocimiento de contribuciones anteriores al
tema y también representa “un avance al conocimiento eclesiástico”14.

Aunque presente varios beneficios, la revisión de literatura es muchas veces


es el trabajo más tedioso para algunos estudiosos, pues corresponde
proporcionalmente a la mayor parte del proceso de investigación. Se debe
observar que el investigador se ocupará de dos aspectos de la revisión de la
literatura: Aquella que él ejecutará a lo largo de su trabajo (desde el momento
en que tiene la idea brillante hasta la escrita del capítulo final) y aquella que

13
MOUTON, How to succeed in your master’s and doctoral studies, p. 82 

14
FRAME, The doctrine of the knowledge of God, p. 372. 

efectivamente que integrará su investigación escrita, es decir, el informe de
su estudio15. No todo lo que el estudiante lee o revisa deberá, de hecho, ser
incluido en su informe final.

La relevancia de la revisión de la literatura en el proceso de investigación


puede ser evidenciada por medio de varios puntos benéficos de ese ejercicio.
En primer lugar, la revisión de literatura puede ayudar al investigador a
enfocarse en el verdadero problema de su investigación. Una de las grandes
dificultades encontradas en las etapas iniciales del proceso de investigación
es identificar el verdadero problema a ser respondido o resuelto. El hecho es
que normalmente el investigador posee un “asunto” y no una “problemática
de estudio”. Este es el momento en que la revisión de la literatura puede ser
extremadamente útil, pues, como afirma Isabel C. Echer, “A partir de la
revisión de la literatura podemos tener idea de lo que ya fue y de lo que
todavía debe ser investigado” 16 . En otras palabras, una buena revisión
proporciona un “mapeamiento teórico” del estado actual de las discusiones,
debates y contribuciones sobre el tema investigado. Cuando el investigador
sepa como otras personas han abordado los asuntos relacionados a su tema,
él se encontrará más preparado para investigar el asunto, con un
conocimiento de mayor envergadura. En síntesis, “es la familiaridad con el
estado del conocimiento del área que hace el investigador capaz de
problematizar un tema, indicando la contribución que su estudio pretende
traer a expansión de ese conocimiento”17. Esa es una de las razones por las
cuales Trentini y Paim sugieren que el estímulo del pensamiento y la
definición del problema tenga revisión de literatura sobre el tema escogido
como uno de los principales puntos de partida.18

15
L S “ v bb ” m õ 5 

16
ECHER, Isabel Cristina. A revisão de literatura na construção do trabalho científico.
Revista Gaúcha de Enfermagem
17
L S “ v bb ” m õ 55 

18
TRENTINI, M.; PAIM, L. Pesquisa em enfermagem: Uma modalidade convergente-
assistencial. 
 Florianópolis: Editora da UFSC, 1999, p. 68.
Otro beneficio oriundo de la revisión de la literatura tiene relación con evitar
que el investigador desperdicie tiempo y esfuerzo realizando investigaciones
sobre algo que ya fue investigado y satisfactoriamente abordado. Revisar la
literatura es un proceso que evita duplicación de investigaciones que ya
fueron realizadas, evitando que el investigador se frustre posteriormente. Por
otro lado, la revisión de la literatura puede revelar investigaciones similares
(no idénticas) aquella del revisor, y en ese caso, el estudiante sabrá como
otros investigadores abordaron el mismo asunto metodológica y
académicamente. El hecho es que mientras se sepa de investigaciones
realizadas acerca de un asunto relacionado al tema de una terminada
investigación, más condiciones el autor posee de evitar errores
metodológicos, seguir los pasos realmente importantes en la investigación de
un determinado tema y abordar la problemática de un asunto de una manera
realmente coherente y relevante19. La revisión de la literatura ayuda tanto a
evitar errores como apunta caminos a ser caminados por el investigador.

La revisión de la literatura aún puede revelar varias fuentes de información


sobre el tema investigado que pasarían desapercibidas por el investigador, o
sólo serían encontradas con mucha dificultad. Eso puede representar no
solamente una diferencia en el tiempo dedicado a la investigación, también
en la calidad del trabajo final. Cualquier investigador sabe que localizar
informaciones útiles a su proyecto puede ser una aventura estresante. Sin
embargo, el ejercicio de revisión de la literatura puede ser una “llave” para
abrir puertas hasta antes desconocidas a ese respecto. Ese beneficio es
indicado por Caparelli al defender que “mientras que en la sala de clases se
aprende un saber sabido, en la investigación se construirá un saber” 20. El
resultado de buscar fuentes por medio de la revisión de la literatura puede ser
enriquecedor al proyecto del investigador que pasa a ser un “constructor del
saber” mediante su investigación.

19
LEEDY, Paul D. Practical research: Planning and designing. New Jersey: Prentice Hall,
Inc., 1997, p. 71.
20
CAPARELLI, S. A maturidade da comunicação. Jornal da Adufrs-Adverso, n. 53, nov.
1999, p. 12.
En cuarto lugar, la revisión de la literatura ayuda a identificar las lagunas
existentes en las investigaciones anteriores y que exigen el desarrollo de
investigación posterior. Ese aspecto es importantísimo para fundamentar la
relevancia del trabajo y justificar la investigación de cualquier escritor. En ese
sentido la revisión puede apuntar y contribuir para el desarrollo de nuevas
ideas que no fueron visualizadas por abordajes anteriores. Además de eso,
esta puede describir variados métodos de abordaje y determinadas
dificultades comunes a lo largo del estudio realizado 21. La propuesta para
llenar estas lagunas que fueron encontradas en estudios anteriores es lo que
realmente justificará académicamente el trabajo de un investigador. Cuando
eso ocurre el interés del estudiante deja de ser un capricho personal y se
vuelve un proyecto digno de ser investigado.

Finalmente, la revisión de la literatura auxilia al estudiante a restringir y limitar


el enfoque de su investigación. Cuando se inicia la investigación sobre un
tema parece que todo debe ser leído, analizado e investigado. Sin embargo,
después de tenerse una noción más completa de lo que ya fue investigado y
escrito sobre el mismo tema fácilmente se concluye que no todo debe ser
abordado. Así el investigador queda libre para dedicarse a aquello que es
realmente relevante y que clama por una investigación más profunda.
paralelamente, la actividad de revisar la literatura puede ayudar al
investigador a evaluar su propio trabajo, pues por intermedio de la
comparación con los esfuerzos anteriores él puede asegurar que está
caminando por el camino correcto. Con eso esta puede fortalecer la
confianza del investigador de estar enfocado en el tema correcto y evitar que
él se pierda en medio de las muchas letras del material que consulta.

En suma, la revisión de literatura es fundamental al trabajo académico porque


ayuda al investigador a mantener la objetividad en el trabajo. En ese sentido,

21
PORFÍRIO, Gustavo. Revisão da literatura. Disponível em: <www.clip2net.com/clip/
m2729/1196764374-ab61a-68kb.pdf>. Acesso em: 05 maio 2012.
las investigaciones teológicas deben atender a las mismas exigencias
académicas de cualquier área del conocimiento, con el propósito de disfrutar
los beneficios de la revisión de la literatura.

2. Dificultades y procedimientos
A pesar de su relevancia, el hecho es que la revisión de la literatura puede
volverse un ejercicio muy difícil para algunos. La primera dificultad de algunos
investigadores tiene que ver con el encuentro de informaciones relevantes a
su trabajo. Para eso, una entrevista con el bibliotecario es fundamental, pues
él o ella puede presentar las variadas herramientas de investigación
encontradas en una biblioteca. El problema es que ese paso es generalmente
ignorado por aquellos que piensan que la única cosa que el bibliotecario hace
es catalogar libros y cobrar de los alumnos cuando él se atrasa en la entrega
de material que fue tomado en préstamo (algo que él no hace, porque el
sistema electrónico lo hace automáticamente). Sin embargo, el principal
factor a dificultar la actividad académica es la desorganización durante las
investigaciones realizadas. Comúnmente algún alumno se acuerda de algo
que leyó o que vio, pero no se acuerda cuándo ni dónde. Es peor cuando se
copia el material necesario y al final, en el momento de escribir el informe, se
percibe que la hoja que contiene los datos de publicación (lugar y fecha) fue
omitida. Resultado, horas y esfuerzos dedicados a la investigación pueden
ser perdidos por la desorganización del investigador22.

Sin embargo, al enfrentar con el flujo de información el investigador puede


tanto abrazar la aventura de la lectura habida como cruzar los brazos y
resignarse a organizar el material de tal manera que tenga sentido. Con
relación a la revisión necesaria para el propio investigador (el trabajo
personal) puede ser satisfactoria, la revisión presentada en el formato de
informe de la literatura examinada puede ser sufrible. Para solucionar ese
problema la primera cosa que se debe hacer es comprender la causa de
algunas dificultades inherentes a la elaboración de una buena revisión de

22
ECHER, A revisão de literatura na construção do trabalho científico, p. 10-13.
literatura a ser presentada en el formato escrito.

Una de las principales dificultades en la estructuración y escrita del trabajo


de revisión del cuerpo literario es la incomprensión de lo que realmente
constituye una revisión de literatura. Por ejemplo, esa etapa es la que
generalmente se confunde con la “relación de la literatura” o con la
“presentación reseñada” de las principales obras relacionadas al asunto
investigado. Aunque sean útiles a la investigación, ninguna de esas
actividades corresponde a la elaboración correcta de la revisión bibliográfica.
La revisión de la literatura implica en categorización del material literario
encontrado sobre un determinado tema, la cual es seguida por análisis del
autor e interacción entre el investigador y los principales escritores sobre el
asunto investigado. Es necesario que el escritor establezca conexión con las
principales contribuciones de los estudiosos sobre el tema abordado. Como
recuerda María S. de Lemos Souza, ese es un proceso “continuo, que se
desarrolla con base en la actualización periódica de levantamiento
bibliográfico”23.

La fragilidad de algunas revisiones de literatura es tan grande que ha


motivado la realización de estudios analíticos sobre la cualidad de los
trabajos académicos a partir de la revisión de literatura en ellos encontrada.
Durante su investigación de maestría, Rizoleta A. Almeida concluyó que 70%
de las revisiones de literatura en las tesis defendida en el estado de Río de
Janeiro en el aria de la educación presentaban niveles regulares y sufribles 24.
El factor agravante es que no hay alguna garantía de que el resultado sería
diferente si las muestras para la investigación fueron extraídas de otro centro
académico el problema en ese sentido es que

La mala calidad de literatura compromete todo el


estudio, una vez que ésta no se constituye una sección
23
SOUZA, Maria Suzana de Lemos. Guia para redação e apresentação de monografias,
disser- tações e teses. Belo Horizonte: Coopmed, 2005, p. 17.
24
ALMEIDA, Rizoleta A. A avaliação das teses de mestrado na área de educação no estado
do Rio de Janeiro. Dissertação de mestrado, UFRJ. Rio de Janeiro, 1977
aislada, al contrario, tiene por objetivo iluminar el
camino hacer caminado por el investigador, desde la
definición del problema hasta la interpretación de los
resultados25.

En un artículo sobre el asunto, la educadora Alda Judith Alves presenta de


forma humorística algunas caricaturas de revisiones de literatura
frecuentemente encontradas en trabajos académicos y que ilustran la
confusión de algunos investigadores acerca de lo que debería ser una
revisión de literatura 26 . Alves presenta apenas trece ejemplos, pero en
armonía con el propósito de este artículo serán reproducidos aquí solamente
aquellos comúnmente encontrados también en las investigaciones teológicas.
Por ejemplo, hay aquellas revisiones que podrían ser denominadas summa
theologiae, que corresponden a un compendio de citaciones con el objetivo
de agotar el asunto sobre el tópico investigado.

El problema con esas presentaciones es que, además de no alcanzar el


objetivo, se vuelven extremadamente confusas para ser leídas. En segundo
lugar, hay un tipo de revisión que Alves denomina arqueológico, pues en ella
el alumno presenta una visión diacrónica del asunto a lo largo del historia. En
las investigaciones teológicas ese procedimiento se asemeja a las partes
introductorias del libro de Louis Bekhof, en que el autor generalmente discute
“la doctrina en la historia”. Mientras que sea útil para el conocimiento del
investigador, el resultado se vuelve pesado para el lector y generalmente la
descripción es mucho más detallada de lo que una revisión de literatura
exige.
Otro modelo de supuesta revisión de literatura muy conocida en los círculos
teológicos es del tipo suspense. Como afirma Alves, lo que ocurre en esos
casos es que

Se puede notar la existencia de un guión; Como en los


clásicos del género, algunos puntos de la trama
permanecen oscuros hasta el final. La dificultad ahí es

25
L S “ v bb ” m õ 5 

26
Ibid., p. 56-58. 

saber a donde el autor quiere llegar, cual la conexión de
los hechos expuestos con el leimotiv, o sea el tema de
estudio27.

El problema es que si el material es presentado de forma confusa para el


lector generalmente es porque todavía permanece confuso para el
investigador. Párrafo siguiente párrafo

Todavía existe el estilo monástico, En el cual el escritor parece defender el


principio de que trabajos académicos debe ser necesariamente pobres en
relación al contenido, densos y deben conducir Alex Torres al desarrollo de
la paciencia, bien como el cultivo de la tolerancia y el perdón.

En quinto lugar, ay existen aquellas presentaciones bibliográficas que pueden


ser denominadas cóctel teórico, en las cuales el autor apela a la autoridad de
varios pensadores y teólogos, . De esa forma, El peso mayor de ese trabajo
parece ser la autoridad de los nombres citados y no el entendimiento del
investigador acerca de la razón por la cual hace referencia a ellos. Además
de eso, es común encontrar en la literatura académica, Especialmente en las
investigaciones teológicas, el estilo de revisión de literatura que puede ser
comparado al ventrílocuo, Por medio del cual el autor se niega expresar su
opinión, pero siempre habla por la boca de las otras personas, presentando
citaciones kilométricas desprovistas de análisis críticos. En todos esos casos
el resultado final del trabajo puede ser sufrible. Finalmente, el autor de este
artículo generalmente ha encontrado algunos informes de revisión de
literatura que fácilmente podría ser denominados manteles de retrasos. En
ellos los estudiantes exhiben una serie de situaciones y resumen de obras
que “por falta de orientación aviso a dar, no pasan de copias mal hechas de
textos ajenos” 28 . En todos esos casos, además de pesado el resultado
siempre es insatisfactorio.

27
Ibid., p. 57. 


28
RUDIO, F. V. Introdução ao projeto de pesquisa científica. Petrópolis: Vozes, 1999, p.
179. 

Además de la lectura y análisis cuidadoso del material seleccionado (lectura
rápida en ese sentido sólo estorba), la clasificación del material es un
requisito básico para la presentación de una buena revisión de literatura.
Entre la colecta inicial de los datos y el informe final del proyecto(monografía,
disertación o tesis) hay un procesamiento de información y el investigador
deberá decidir cómo realizarlo. Como afirma Porfirio

El principio de la reproductibilidad (básico en todo lo


que es relacionado al conocimiento científico) exige la
organización y detalle de las informaciones
presentadas de forma tal que permite otro investigador
obtener los mismos resultados de la revisión de
literatura.29

Con el propósito de alcanzar una organización satisfactoria es necesario que


el investigador “categorice” el material encontrado en diferentes subtemas
que correspondan a la presentación de la literatura investigada. Por ejemplo,
al revisar la literatura sobre discipulado cristiano el escritor puede clasificar la
literatura de la siguiente forma: (1) obras que presenten el discipulado como
vida cristiana, (2) obras que presenten el discipulado como principio
evangelistíco y (3) obras que presenten el discipulado como capacitación de
liderazgo. Obviamente el investigador deberá respaldar su categorización,
Material bibliográfico que justifique sus subdivisiones.
Después de la clasificación de material, la presentación del mismo por el
investigador puede asumir diferentes formatos. En ese sentido coma La
revisión de la literatura puede ser presentada por medio de la “revisión de las
fuentes”, en la cual el estudioso analiza las fuentes primarias y secundarias a
partir de la relación de estas con el tema investigado. Otra opción es hacer
una “revisión teórica”, que consiste en el análisis de las principales tesis y
argumentaciones encontradas en la literatura sobre el asunto abordado. Aún
está la “revisión empírica”, en la cual el investigador busca explicar el asunto

29
PORFÍRIO, Gustavo. Revisão da literatura. Disponível em:
<www.clip2net.com/clip/m2729/ 1196764374-ab61a-68kb.pdf>. Acesso em: 05 maio 2012.
a partir de las corrientes filosóficas y teológicas defendidos por los principales
académicos para discutir el tema de la investigación. En cuarto lugar está la
“Revisión temática”, En la cual el escritor divide la literatura de acuerdo con
los temas más afines y establece conexión con el tema principal de su
trabajo. Finalmente está la “revisión histórica”, por medio de la cual el
escritor busca reconstruir el desarrollo de un concepto o abordaje sobre un
tema específico. Ciertamente la revisión de literatura puede asumir otras
formas, pero las cinco mencionadas anteriormente proporcionar una idea de
lo que puede ser hecho.30

Cada revisión asumirá un formato distinto de acuerdo con su función y


objetivo. Sin embargo, toda revisión de la bibliografía relacionada a un tema
de investigación debe presentar elementos analíticos y temáticos para que el
lector tenga una comprensión no solamente del tamaño de lo que fue
encontrado, Sino también de la manera como el material fue procesado y de
cómo la literatura sobre un tema específico exigen nueva investigación sobre
el mismo tema.

Walter Moreira defiende que una de las mejores estrategias para la


confección de la revisión de la literatura consiste en la lectura del material
seleccionado usando un conjunto de preguntas específicas que ayudan a
conducir la investigación yo organizar las principales tesis encontradas. 31
Según él, el investigador debe proceder a sus lecturas preguntando: ¿cuál
era la problemática de estudio para este autor? ¿Qué intentaba descubrir?
¿Él formuló y definió claramente el problema? ¿el problema podría haber
sido abordado de modo más eficaz a partir de otra perspectiva? ¿El autor
seleccionar literatura relevante para su estudio? ¿Cómo fueron recolectados
los datos? Etc. El mayor beneficio de lectura es que ella es hecha

30
En su libro Planejamento de pesquisa, Sérgio V. Luna ofrece otras alternativas sobre el
formato que una revision de literatura puede asumir. Cf. LUNA, Sergio Vasconcelos de.
Planejamento de pesquisa: uma introdução. São Paulo: EDUC, 1997.
31
MOREIRA, Walter. Revisão de literatura e desenvolvimento científico: Conceitos e
estratégias para confecção. Janus no 1, 2o semestre de 2004, p. 27.
analíticamente Y motiva al lector a proyectar aquello que él debe hacer en el
informe de su propio proyecto final. Esa lectura “inspeccional” y “evaluadora”
contribuye para la formulación crítica de las fuentes investigadas, bien como
para el establecimiento de la argumentación propia, características
fundamentales en un trabajo académico y, en especial, a la investigación
teológica.32

En conclusión, el escritor de la revisión de literatura debe evaluar


continuamente si su texto atiende a los varios propósitos del mismo. A ese
respecto él debe observar si su informe presenta al lector la contribución de
otros estudios íntimamente relacionados con el tema de su investigación.
Adicionalmente él debe inquirir si su trabajo evidencia diálogo con los
principales estudiosos y sus argumentos acerca del asunto enfocado, apunto
de identificar las lagunas encontradas en aquellos trabajos. Por último él
necesita estar seguro que su presentación es hecha De una manera clara y
comprensible para aquel lector que no tuvo el privilegio de consultar tantas
obras como él lo hizo, pero que necesita ser convencido, por la literatura,
de la relevancia de su trabajo de investigación. Mantener parámetros como
esos puede no ser fácil en el inicio, pero al final redunda en un resultado
gratificante.

3. Directrices Generales
Al llegar en esta parte del artículo elector debe estar emocionado o
desesperado. Encontrar orientaciones sobre algo tan fundamental al proceso
de investigación, la revisión de la literatura debería alegrar especialmente a
los estudiantes en estado de investigación escrita de monografías,
disertaciones o tesis. Sin embargo, aquellos que todavía no han percibido los
variados pasos involucrados en la confección de una buena revisión de
literatura pueden espantarse al encontrar tanta información sobre el asunto.
Tal vez esa segunda reacción pueda hacer amenizada a partir del
ofrecimiento de algunas directrices para facilitar el proceso.

32
FRAME, The doctrine of the knowledge of God, p. 372-373.
Por mayor que sea la tentación de hacerlo, este artículo no presentará ningún
modelo de revisión de literatura, pues todas las etapas del trabajo académico
deben estar conectadas al objetivo de solucionar la problemática del estudio.
De esa forma, “es imposible, además de indeseable, ofrecer modelos a ser
seguidos”. 33 Canta proyecto de investigación azul un formato propio y la
estructuración del revisión de literatura, como ya fue observado, asume
contornos diferentes. Al contrario de presentar modelos, sin embargo, ese
artículo se ocupa con algunas directrices convenientes a cualquier
investigación académica, pero especialmente direccionadas al trabajo
teológico.

En primer lugar, es crucial si el investigador comprenda el proceso más


adecuado de realizar el levantamiento de la literatura relevante al estudio de
su tema principal. Aún hay alumnos que reducen su investigación a consultas
diarias en Internet O a la búsqueda de títulos que sugieran cualquier relación
con la problemática de su trabajo. Sin embargo, es mucho más eficaz hacer
el levantamiento bibliográfico comenzando por las enciclopedias y
diccionarios. Por ejemplo, el estudiante de teología encontrará grande
beneficio en la consulta de artículos encontrados en esas obras. El hecho es
que las enciclopedias y diccionarios generalmente traen abordajes resumidas
de cada asunto, además de establecer correlación con otros temas afines.
Además de eso, al final de cada artículo en esas obras el investigador aún
puede encontrar referencias a las principales obras que tratan del asunto
investigado. Siempre y cuando ese material no sea profundo, ciertamente
auxilia el investigador a tener una visión general de su asunto.

Además de las enciclopedias y diccionarios, el investigador puede recurrir a


los resúmenes (abstracts) de disertaciones o tesis sobre su asunto, bien
como la reseña de libros. El beneficio de esos materiales está en el hechode
que ellos también ofrecen una perspectiva integral de cómo otros

33
L S “ v bb ” m õ 5
investigadores abordaron asuntos relacionados a la investigación del
interesado. El hecho es que los abordajes encontrados en resúmenes de
disertaciones y reseñas serán, Generalmente, más académicas y más
actuales que aquellas encontradas en las enciclopedias y diccionarios. Otra
fuente a ser investigada son los artículos en periódicos relacionados al área
investigada. El periódico proporciona un análisis más actualizado del asunto
que cualquier libro y ofrece una selección de la bibliografía relevante sobre el
asunto relacionado, pues el autor del artículo (supuestamente) investigó las
obras más relevantes sobre el tema de su artículo para escribirlo. En ese
estado, el estudiante debe observar las referencias dominantes en variados
asuntos relacionados a su tema. Esas referencias (obras) generalmente
serán los clásicos sobre aquel asunto específico. El estudiante de teología,
Por ejemplo, debe investigar asiduamente diferentes periódicos de su área
con el propósito de obtener alguna contribución para su reflexión y práctica.

Finalmente, El investigador debe recurrir atentamente a los libros sobre su


asunto, observando especialmente los abordajes clásicos y lo más reciente
sobre el tema investigado. Además de eso, un buen académico también
consultará obras literarias que contrarían su pensamiento original a fin de
poder interactuar con ellas y analizar los argumentos de aquellos que están
en desacuerdo con él. Al final, Esa actividad puede ayudarlo a obtener mayor
claridad en la presentación de la relevancia de su trabajo.

La segunda directriz a ser mencionada trata del posicionamiento que el texto


de la revisión de la literatura debe ocupar en el trabajo final del investigador.
Trentini y Paim sugieren que “la revisión de la literatura ocupa la posición
que productor y a del proyecto y, por tanto, decide las bases intelectuales en
que la lógica de la investigación estás siendo estructurada”.34 El hecho es
que las revisiones de literatura debido a su naturaleza sintetizadora asumen
función importante en la composición de la obra como un todo y su
posicionamiento en el inicio del trabajo es perfectamente justificado.

34
TRENTINI e PAIM, Pesquisa em enfermagem, p. 65.
De esa forma, La revisión de la literatura normalmente aparece en la
introducción del proyecto, pero también puede ser incluida Como un capítulo
aparte (generalmente el segundo), dependiendo del material revisado. Como
no hay reglas sobre eso, en La decisión pertenece al investigador en
armonía con su orientador. Sin embargo, es siempre conveniente recordar
que un trabajo académico también debe revelar belleza estética y el número
de páginas del texto de la revisión de la literatura debe ser considerado al
decidir su posicionamiento en el trabajo final. Incluir un texto de más de 30
páginas de revisión de literatura en el primer capítulo, aumentando el número
de sus páginas para 50 (considerando los otros tópicos pertinentes a la
introducción), y dejar que los otros capítulos tengan solamente 20 páginas
resulta en una aberración estética que debe ser evitada. En ese caso, la
revisión de la literatura se torna un capítulo aparte.

La última directriz a ser mencionada es relacionada a como una revisión de


la literatura es generalmente evaluada. El hecho es que en todas las cosas
de esta vida si sabemos lo que es esperado del trabajo realizado se vuelve
mucho más fácil atender a las expectativas. En ese sentido, hay tres criterios
básicos mediante los cuales una buena revisión de literatura es evaluada.

El primer criterio por medio del cual una revisión de literatura es evaluada es
si ella presenta equilibrio entre alcance y profundidad de cobertura de la
literatura sobre el tema central de la investigación realizada. Hay muchos
investigadores que desean ser amplios y exhaustivos, Pero acaban siendo
superficiales en sus estudios, pues sus informes carecen de profundidad y
análisis adecuado de cada argumento mencionado. Otros inclusive
presentan profundidad en sus análisis de la literatura, pero pecan por falta de
alcance pues no investigan las principales autoridades sobre el asunto O no
presentan una selección suficiente de la literatura. De esa forma, el objetivo
debe ser el equilibrio entre esos dos factores: alcance y profundidad.
Otro criterio a ser observado es que, si el tema de estudio incluye tres o
cuatro asuntos, la literatura a ser revisada debe incluir cada uno de esos
asuntos. Así, lo mejor es nunca optar por un título del trabajo como “los libros
de Jonathan Edwards”, pues la revisión de literatura podía ser
extremadamente pesada. Por ejemplo, si alguien pretende realizar un
“estudio analítico sobre el ministerio urbano de Pablo y su relación con la
urbanización contemporánea” debería, En lo mínimo, incluir en su revisión
obras que describen el contexto urbano del apóstol Pablo, el ministerio del
apóstol y el proceso contemporáneo de urbanización. Además de eso, esa
revisión de literatura debería incluir las principales autoridades que tratan de
cada uno de los asuntos incluidos en el título.

El tercer criterio de evaluación de una revisión de literatura es el tratamiento


justo dado por el investigador a cada autor de obra investigada. Estudiantes
de teología son notorios por permitir que la tendencia de sus posiciones
determine la manera como ellos analizan otros académicos, especialmente
aquellos que están en desacuerdo con ellos. También es común encontrar
trabajos en los cuales las primeras páginas revelan al lector que el
investigador ya sabe la respuesta final y apenas invirtió tiempo en su
investigación para comprobar el punto del cual ya estaba seguro en su
mente. El problema es que ambas actitudes son incompatibles con la
investigación académica, que requiere, en lo mínimo, que el investigador
busque comprender el raciocinio y el argumento de su oponente. Caso
contrario el se revelará un pésimo apologista alguien intratable y
reduccionista. Cuando el investigador es tendencioso, su tratamiento de la
literatura es injusto e impreciso. La objetividad característica del trabajo
académico requiere la búsqueda de comprensión del argumento del prójimo,
Inclusive de aquel que se opone a la perspectiva del investigador.

Finalmente una revisión de la literatura será evaluada por la organización de


la presentación y por la actualidad de las obras investigadas. Considerando
que esa etapa de la investigación científica también es llamada de “estado
del arte”, es necesario que el investigador presente aspectos del debate
corriente acerca de determinado tema. Caso contrario sus argumentos y
conclusiones estarán comprometidos con un asunto pasado o totalmente no
interesante para el lector o para la interacción académica. Con relación a la
organización de la presentación, ya fue mencionado que la revisión de la
literatura no debe ser presentada Como una bibliografía anotada ni como una
lista de obras investigadas O un “mantel de retazos”. Con el propósito de
obtener una organización satisfactoria, Es necesario que el investigador sea
analítico E interprete correctamente las obras investigadas. De esa forma, el
criterio de la organización siempre será observado por los evaluadores del
trabajo final de un investigador.

En síntesis, el proceso de realización de una buena revisión de la literatura


debe considerar las obras a ser incluidas, el tratamiento dado a cada una de
ellas y la manera como las conclusiones del autor deben ser publicadas.
Otras directrices serán fácilmente obtenidas en la medida en que el
investigador se lance a la realización del trabajo, pues en el trato académico
la máxima de que “se aprende haciendo” es continuamente comprobada.

Conclusión
A primera vista este artículo parece limitado no solamente por su título,
también por su público de interés primario, o sea, amantes de la
investigación. Sin embargo, otras personas también pueden ser beneficiadas
por su contenido, pues aún aquellos que no realizan investigaciones
periódicamente con frecuencia leen trabajos realizados por otros y son por
ellos influenciados. Ese artículo puede motivar a todos en el proceso de una
lectura analítica y criteriosa.

Los investigadores académicos, y los estudiantes de teología entre ellos,


deben recordar que la investigación es una actividad dinámica y el proceso
de cada etapa puede ser repetido varias veces a lo largo del trabajo. Como
afirma correctamente Goldim, “un buen texto científico es fruto de un proceso
de creación y recreación, no de un momento aislado de inspiración”.35 En
otras palabras el trabajo académico es poca inspiración y mucha
transpiración. En el caso del estudiante de teología que correctamente

35
GOLDIM, J. R. Manual de iniciação à pesquisa em saúde. Porto Alegre: Dacasa, 1997, p.
149.
cumple sus tareas en ese sentido, el resultado final puede ser gratificante
para algunos y edificante para muchos.