You are on page 1of 19

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

Escuelas de ciencias Jurídicas y Políticas

Facilitador:

HIDIAN MEDINA .. ERICK DAVID PEREZ MATRICULA: 13-5179 LEGISLACIÓN TRIBUTARIA. TRABAJO FINAL

Obligaciones tributarias

Santo Domingo, Rep. Dom.

Obligaciones tributarias

INTRODUCCIÓN

El siguiente trabajo investigativo versa sobre las Obligaciones Tributarias, en tal sentido tenemos que hacer mención de lo siguiente, “el débito de impuesto creado por la realización del hecho generador produce la obligación de pagar el importe debido al acreedor del impuesto (autoridad tributaria). En esta obligación de pago pecuniario está el punto final de todo el derecho tributario administrativo; ya visto bajo este aspecto el deudor cede el puesto al obligado tributario. Con éste tiene que actuar en primer lugar la administración tributaria. El obligado tributario debe cooperar a la satisfacción del derecho de impuesto, o sea debe cumplir las distintas obligaciones que el ordenamiento jurídico impone a aquel que ha realizado un hecho generador tributario. Tenemos frente a nosotros el núcleo de las obligaciones tributarias de derecho administrativo, éste consiste en las distintas relaciones entre autoridad y obligado, que son creadas por el procedimiento tributario comprendido el procedimiento contencioso, la ejecución forzada y siendo necesario el

procedimiento de restitución…

En torno a este núcleo de obligaciones administrativas en el procedimiento tributario se extiende un círculo más amplio de hechos generadores que crean obligaciones, no sólo aquel que entra en estricta relación con la autoridad tributaria en base a un hecho generador tributario ya realizado puede ser llamado como obligado; más, frente al procedimiento tributario se extiende por así decirlo, un grupo de obligaciones distintas, que deben ser cumplidas por aquel que se presenta como el futuro interesado en un procedimiento tributario.

PRINCIPIO DE LEGALIDAD DE LA TRIBUTACIÓN.

El contenido de este principio consiste en que la ley tributaria no puede dictarse atendiendo a discriminaciones subjetivas o individuales entre los contribuyentes. La tributación debe ser igual para todos aquellos que se encuentran en igualdad de condiciones y desigual para los que se encuentran en desigualdad de situaciones lo cual no excluirá el tratamiento diferente pero uniforme para grupo o categorías de contribuyentes siempre que ello no se base en discriminaciones de tipo o personales (Derecho Sustantivo, Jaime Ross).

Igualdad Tributaria no significa igualdad matemática, entendida ésta como que todos los contribuyentes deben aportar una carga similar de tributación sino que la igualdad tributaria corresponde a igual capacidad contributiva con respecto a una misma clase de riqueza; clase de riqueza no significa igualdad de riqueza.

En nuestro caso la vigente constitución establece en su Artículo 9, literal E, que es un deber fundamental: contribuir en proporción a su capacidad contributiva para las cargas públicas.

Como se aprecia, la igualdad tributaria consagrada constitucionalmente en nuestro caso, está concebida relacionada a que los contribuyentes contribuyan a la carga fiscal en proporción a su capacidad de tributación.

En el caso del impuesto mínimo del 1.5% de los ingresos brutos establecido como materia de Impuesto sobre la Renta, podría entenderse que en atención a lo visto, podría ser tildado de inconstitucional y como tal ser anulado por nuestro más alto tribunal, ante recurso que sea sometido.

Otras condiciones hubiesen sido, si dicho impuesto mínimo se hubiese dispuesto y consagrado legalmente, de manera independiente del Impuesto sobre la Renta. El hecho de referirse a una misma riqueza (ISR) de lugar a que se pueda establecer una discriminación vedada o prohibida bajo principio constitucional.

En nuestra vigente constitución hay que tener presente que la proporcionalidad se refiere a igualdad en relación a capacidad contributiva, y a su vez, igualdad quiere decir igualdad de paridad de capacidad contributiva. De esta manera se concilia la progresividad con la proporcionalidad. (Basado en el análisis de la obra derecho sustantivo de Jaime Ross, Pag. 134)

Si dicho impuesto puede ser catalogado de desigual o discriminativo, entonces no es justo lo cual conlleva a que puede verse en su establecimiento, una violación al Artículo 8, Numeral 5 de la Constitución vigente que señala que la "Ley es igual para todos: no puede ordenar más de lo que es justo y útil para la comunidad ni puede prohibir más de lo que lo perjudica"

Este principio como postulado fundamental de la tributación ha tenido y tiene un notable desarrollo científico en base a elaboraciones jurídicas y económicas. En la obra de Smith se identifica con el canon de las facultades, mientras en la obra de J. Stuart Mill, igual que en otros autores, se emplea integrado en las doctrinas del sacrificio. Modernamente la igualdad se estructura en el principio de la capacidad contributiva, entendida en el marco de una política de bienestar.

En la época del pensamiento económico no sistematizado, por principio de igualdad se entendió una intención de justicia que consistía en precisar que:

"Los subditos de cada Estado han de contribuir a los gastos del Gobierno hasta donde sea posible en proporción a la renta que respectivamente disfruten bajo la protección del Gobierno.

El principio de la capacidad contributiva, como se acepta en la actualidad, no es una media objetiva de la riqueza de los contribuyentes sino una valoración apriorística de la misma la cual implica una decisión política para la formulación del impuesto sobre la base de los valores que conforman la sustentación ideológica del gobierno.

DE LAS OBLIGACIONES.

Dentro del marco jurídico, el concepto de obligación está muy relacionado con el derecho privado, específicamente el derecho civil. Muchos tratadistas han definido a “la obligación”, obteniendo una serie de elementos comunes dentro de todas las concepciones doctrinarias.

Sin embargo, posteriormente, la obligación se comenzó a utilizar también dentro del derecho público, llevando al nacimiento de la “obligación tributaria”. En esta configuración, tal definición no es del todo cierta, ya que, si bien en el ámbito civil ius privatista se advierte el control y manejo de las obligaciones, su manejo conceptual es bastante displicente respecto a la definición que esgrime el propio Código Tributario, de ahí que subsiste la necesidad de que la definición propia de la obligación haya sido arreglada a la doctrina, la que pretende complementar dichos conceptos.

El derecho de las obligaciones desde la óptica del derecho civil, no aporta conceptualmente sobre el contenido y sobre su trascendencia en la determinación de la obligación; refiere dicho cuerpo de leyes una cuestión aplicativa más que conceptual; sin embargo, habría que atribuir a la norma tributaria, que es la que desarrolla conceptualmente el tema de la obligación en general y la obligación tributaria en particular, partiendo singularmente de la propia determinación de dicha obligación; es así que encontramos que el artículo 7 del Código Tributario, es el que define conceptualmente el concepto de la obligación tributaria, estableciéndola desde la idea de relación jurídica muy propia del derecho tributario a decir.

Sin embargo, no

todo

es

gris

en

el vacío

normativo del concepto de la

obligación, ya que esta ha sido complementada por la doctrina. Como lo indican los maestros Osterlingy Castillo, “constituye una relación jurídica que liga a dos o más personas, en virtud de la cual una de ellas, llamada deudor, debe cumplir una prestación a favor de la otra, llamada acreedor, para satisfacer un interés de este último digno de protección

Hay que tener en consideración que dentro del sistema jurídico, y más directamente en el ordenamiento jurídico, el objeto y contenido del derecho es

la regulación de situaciones relaciones jurídicas existentes; en esa misma línea de argumentación, la obligación debe entenderse como un vínculo que obliga a alguien a efectuar una determinada prestación pecuniaria a favor de otro sujeto de derecho o incluso frente a un tercero no vinculado por dicha relación jurídica, sino por un factor de conexión.

De igual forma, el Código Tributario, siguiendo la línea de reproducción legislativa de sus predecesores cuerpos normativos, establece el concepto de nacimiento de la obligación tributaria; esto es relevante desde la óptica del derecho público, pero entiéndase que dicha relevancia podría interpretarse y aplicarse, como ya se indicó, en el ámbito privado.

Claro está que si definimos el tema de la determinación de la obligación tributaria en el ámbito público, la respuesta directa es el elemento consustancial en dicha relación jurídico pública, la misma que no puede ser otra que la propia norma, ello, en referencia al elemento consustancial a las relaciones privadas, donde el elemento relevante y consustancial es la manifestación de la voluntad, en virtud de la propia autonomía de los sujetos pertenecientes al orden privado y que se consagra con el consentimiento, ello en referencia al Código Civil sobre “acto jurídico”.

EL CONTRIBUYENTE.

Se define contribuyente tributario como aquella persona física con derechos y obligaciones, frente a un agente público, derivados de los tributos. Es quien está obligado a soportar patrimonialmente el pago de

los tributos (impuestos, tasas o contribuciones

especiales),

con

el

fin

de

financiar al Estado. Además es una figura propia de las relaciones tributarias o de impuestos.

CONCEPTO DE DERECHO TRIBUTARIO.

Es la rama del derecho público que trata de las normas obligatorias y coactivas que regulan los derechos y obligaciones de las persona con respecto a la materia tributaria. También puede decirse que es la rama del derecho público referida a las normas jurídicas que rigen los tributos. También se define al derecho tributario como el conjunto de normas jurídicas que se refieren a los tributos regulándolos en sus distintos aspectos. En lo formal, el derecho tributario aporta las reglas de procedimiento para que el tributo legalmente creado y aplicado se transforme en ingreso fiscal percibido.

CARACTERES DE LA POTESTAD TRIBUTARIA.

La potestad tributaria tiene carácter permanente, irrenunciable, indelegable, limitada.

CARÁCTER PERMANENTE.

Desde el momento que la Potestad Tributaria es de la naturaleza del Estado y deriva de su soberanía o poder de imperio no puede extinguirse sino con el Estado mismo.

No debe confundirse este carácter con la prescriptibilidad de la acción del Estado para exigir el cumplimiento de obligaciones tributarias nacidas en virtud de la norma legal dictada en uso de la Potestad Tributaria.

CARÁCTER IRRENUNCIABLE.

El Estado no puede desprenderse de esta potestad, puesto que perdería con ello un atributo esencial, dejando de ser un Estado soberano. Además, ningún órgano del Estado gozaría de la facultad de renunciar a esta potestad.

CARÁCTER INDELEGABLE.

Este carácter de la Potestad Tributaria debe tomarse en el sentido que el Estado no puede traspasar, delegar o ceder a otro Estado y entre extraño al Estado mismo, su atributo de dictar leyes tributarias, quedando así desprovisto

de

esta

parte esencial de

su poder

y perdiendo

su

carácter de Estado

soberano.

 

CARÁCTER LIMITADO.

Más adelante veremos que la Potestad Tributaria está limitada por diversos principios y preceptos de naturaleza constitucional que encuadran la función legislativa tributaria.

ACTIVIDAD FINANCIERA DEL ESTADO: DEFINICIÓN.

Es la actividad económica realizada por el Estado, como entidad de derecho público, a fin de satisfacer necesidades sociales o colecturías a través del gasto público.

Se puede decir también que son las actas y acciones del estado económico a la consecución del Estado económico a la consecución de los recursos con lo que el estado había de cumplir con sus fines consistente en la satisfacción de las necesidades de la colectividad, pudiéndose decir que la actividad financiera es la que hace posible el cumplimiento de los objetivo del estado.

En la actividad financiera del Estado se encuentran involucrados diversos factores y aspectos, cada uno de los cuales constituye el objeto de estudio de una ciencia especial. Entre lo que se encuentran el aspecto económico, aspecto político aspecto técnico, aspecto jurídico.

PRINCIPIO DE LA NO IMPOSICIÓN DE IMPUESTOS CONFISCATORIOS.

Este principio se consagra en varias legislaciones de países latinoamericanos. En nuestro país, puede decirse o interpretarse que a la luz de lo dispuesto en el Artículo 8, Numeral 13) de la vigente Constitución, existe una prohibición de crear un impuesto que tienda a confiscar el patrimonio de los contribuyentes como puede ocurrir con el caso de pago del impuesto mínimo del 1.5% sobre los ingresos brutos, teniendo que pagarse aun cuando las actividades del contribuyentes hayan resultado perdidosas.

Dicho Artículo 8, Numeral 13, de la Constitución señala que se garantiza el derecho de propiedad. En consecuencia, nadie puede ser privado de ella sino por causa justificada de utilidad Pública o de interés social previo pago de su justo valor determinado por sentencia de tribunal competente.

Podría significar lo anterior que este principio es una limitante al hecho de que el legislador deba tener en cuenta al elaborar leyes, que en la medida en que las mismas tengan como consecuencia de su aplicación un efecto confiscatorio, entendido esto como una apropiación por parte del Estado de bienes de particulares en contraposición de una causa justa, éstas podrían contravenir la Constitución y por tanto ser declaradas nulas.

Dejamos en manos de usted estas reflexiones para que evalúen la situación creada con la formulación del impuesto mínimo del 1.5%, que según ha traslucido a la prensa ha sido recurrido por ante la Suprema Corte de Justicia, mediante Recurso de Inconstitucionalidad, habiendo de tener nuestro más alto tribunal la última palabra.

Se llama Evasión Fiscal al no cumplimiento de la obligación tributaria. La evasión es una acción consciente de parte del contribuyente para evitar el pago del impuesto. Con estos fines hace uso de medios ilícitos.

Algunos autores suelen establecer dos tipos de evasión: 1- Evasión Lícita, 2- Evasión Ilícita.

Por Evasión Lícita se considera aquella que se basa en procedimientos, imperfecciones o vacíos legales para evitar o reducir al mínimo el pago de la obligación tributaría. Este tipo de evasión se conoce también con el nombre de Elusión Tributaria.

Por Evasión Ilícita se considera aquella que se produce siempre que se deja de pagar la obligación fiscal independientemente de los procedimientos empleados o las circunstancias del contribuyente.

Para Raúl Ríos y Mario Fornaciari, principales sustentantes de esta última interpretación, todo tipo de evasión es ilícita, independientemente de los argumentos y razones que se empleen para ello. En la actualidad, la evasión

es un fenómeno generalizado que se manifiesta tanto en los países subdesarrollados como en los países con economías desarrolladas, aunque presente características y grados diferentes en cada tipo de economía.

El Código Tributario Dominicano define la evasión tributaria como: "Toda acción u omisión que produce o podría producir una disminución ilegítima de los ingresos tributarios en perjuicio del sujeto activo de la obligación tributaria". (Ley No. 11 - 92, Artículo 248 ). y clasifica las infracciones tributarias en dos categorías básicas que son: a) Faltas Tributarias y b) Delitos Tributarios que tienen distintas tipologías y sanciones.

LAS OBLIGACIONES TRIBUTARIAS.

Las obligaciones tributarias, podemos decir que la misma, que es la rama del derecho público, que establece el vínculo entre el acreedor y el deudor tributario establecido por ley, que tiene por objeto el cumplimiento de la prestación tributaria, siendo exigible coactivamente.

Villegas denomina a la obligación tributaria como “una relación jurídica principal, indicando a continuación, que es el vínculo jurídico obligacional que se entabla entre el fisco, como sujeto activo que pretende el cobro de un tributo, y un sujeto pasivo que está obligado su pago”.

En este sentido, existen ciertos elementos que tienen conexión a fin de que se conságrela obligación tributaria. En este caso, lo exigible sustantivamente para

tal exigencia “exigir el tributo” constituye un aspecto esencial que se haya

configurado un hecho como generador posible de obligaciones tributarias; si no

existe una hipótesis legal condicionada “hipótesis de incidencia” no tendríamos

aptitud para valorar si el supuesto hecho tendría la condición de imponible,

descartando la tesis del hecho generador.

Expuesta esta sección, podemos afirmar que el supuesto de hecho está dentro del parámetro de lo legal, y a partir de dicha premisa establecer la obligación tributaria con la eficacia jurídica pública que ello pueda conllevar.

Por otro lado, no bastaría la afirmación de la existencia de la obligación tributaria, al haber superado el test de hipótesis legal y supuesto de hecho para definir el tema de la obligación tributaria, ya que si bien esta tiene una particular

forma en su existencia, no puede ser delimitada o cuantificada, es decir, establecer el quantum de dicha obligación, sin invocar un procedimiento “la declaración” y su contendido la “determinación de la obligación tributaria”.

Desde el punto de vista de nuestra legislación, el concepto de Obligación Tributaria arraiga matices muy específicos, que sectorizan nuestra vertientes particulares sobre el tributo, y es asi como Etimológicamente definimos la palabra Obligación Deriva del Latin " Ob-ligare, Ob-ligatus", que quiere decir demostrar "atadura","ligadura" y comprende a la situación deudor Primitivo. Es el vínculo entre el acreedor llamado sujeto activo y el deudor llamado sujeto pasivo, cuyo objeto es el cumplimiento de una prestación tributaria, coactivamente exigible.

Artículo 10. (Del Código

Tributario, Ley 11-92), Obligados a Cumplir la

Obligación Tributaria. Son obligados al cumplimiento de la obligación tributaria, todos los contribuyentes respecto de los cuales se verifique el hecho generador.

Artículo 11. (Del Código Tributario, Ley 11-92), Responsables Solidarios del Cumplimiento de la Obligación Tributaria. Son solidariamente responsables de la obligación tributaria de los contribuyentes:

a)

Los

padres,

tutores,

representantes legales.

curadores

de

los incapaces y, en general, los

  • b) Los presidentes, vicepresidentes, directores, gerentes, administradores o

representantes de las personas jurídicas y de los demás entes colectivos con

personalidad reconocida.

  • c) Los que dirijan, administren o tengan la disponibilidad de los entes colectivos

y empresas que carecen de personalidad jurídicas, incluso las sucesiones

indivisas.

  • d) Los mandatarios con Administración de bienes.

  • e) Los síndicos, liquidadores y representantes de quiebras, concursos y

sociedades en liquidación.

  • f) Los socios en caso de liquidación o término de hecho de sociedades de personas o sociedades de hecho y en participación.

g)

Las

personas

y funcionarios

que

por disposición

de

la

ley

o

de

la

Administración Tributaria deben exigir o verificar el cumplimiento de la

obligación tributaria, cuando incumplan ésta obligación.

  • h) El agente de retención o percepción, por las sumas que no haya retenido o

percibido de acuerdo con la ley, los reglamentos, las normas y prácticas

tributarias.

  • i) Los terceros que faciliten las evasiones del tributo por su negligencia o culpa.

  • j) La persona jurídica o entidad que resulte de la fusión, transformación o incorporación de otra persona jurídica o entidad, por los tributos debidos por ésta hasta la fecha del respectivo acto.

  • k) En la proporción correspondiente, los adquirientes de bienes afectados por la

ley a la deuda tributaria y los adquirientes de establecimientos, de empresas, de entes colectivos con personalidad jurídica o sin ella, comprendiéndose en aquellos a los socios y accionistas de las sociedades liquidadas, así como los

adquirientes de los activos y pasivos de ellas. Cesara, sin embargo, la responsabilidad del adquiriente en cuanto a la obligación tributaria no determinada:

1) Tres meses después de operada la transferencia, siempre que el adquiriente hubiese comunicado la operación a la Administración Tributaria no menos de quince días antes de efectuarla.

2) En cualquier momento en que la Administración Tributaria reconozca como suficiente la solvencia del cedente en relación con el tributo que pudiere adeudarse.

3) La responsabilidad de los administradores, mandatarios, liquidadores o representantes, de los adquirientes de empresas o de activos y pasivos se limita al valor de los bienes que administren o que reciban respectivamente, a menos que hubiesen actuado con dolo, caso en el cual responderán con sus bienes propios del total de la obligación.

Los agentes de retención

o

percepción

que

no

hayan cumplido sus

obligaciones de retener, percibir y pagar el impuesto serán pasibles de la sanción por la infracción de mora cometida, cuya sanción se establece en éste Código.

LA EVASIÓN DEL IMPUESTO Y SUS CAUSAS PRINCIPALES.

En los países de economía atrasada las principales causas de la evasión son:

1) Deficiencias del sistema tributario, tanto en la administración como en la formulación de los impuestos. (Fiscalización inadecuada, baja o falta de Equidad, Formulación de leyes Tributarias obsoletas o Inadecuadas, Atomización de impuestos). 2) Falta de educación e información adecuadas de los contribuyentes y la población en sentido general.

3) Falta de correspondencia entre la asignación de los recursos públicos y las urgencias o requerimientos básicos de la población.

4) Los contribuyentes cumplidores no identifican a los evasores como aprovechadores de las deficiencias del sistema fiscal y la sociedad tampoco considera a los incumplidores como agresores de sus intereses, razón por la cual no los sanciona.

5) Carencia de riesgo subjetivo por parte de los contribuyentes no cumplidores lo cual mantiene en vigencia el supuesto de que en un medio de evasión generalizada siempre es conveniente no cumplir.

6) La coyuntura económica, principalmente en períodos de inflación acelerada.

EFECTOS DE LOS TRIBUTOS.

El pago de los tributos es un hecho que produce una serie de efectos dentro del campo económico, que en muchos casos no se pueden prever, los principales son los siguientes:

La percusión: Es la caída del impuesto sobre el sujeto pasivo, es decir, sobre la persona que tiene la obligación legal de pagarlo. La percusión del impuesto se presenta cuando el causante gravado por el Legislador ocurre a pagarlo. La traslación: Es el hecho de pasar la carga del impuesto a otra u otras personas. La incidencia: Es la caída del impuesto sobre la persona que realmente lo paga, es decir, que ve afectada su economía por el impacto del impuesto. También se dice que es el fenómeno por medio del cual la carga tributaria recae sobre una persona que generalmente es el consumidor final. La evasión: Acción u omisión que produce o podría producir una disminución ilegítima de los ingresos tributarios, el otorgamiento indebido de exenciones o un perjuicio al sujeto activo de la obligación tributaria. El fraude fiscal: Defraudación tributaria, Simulación, ocultación, maniobra o cualquier otra forma de engaño, mediante la cual se induzca a error al sujeto activo en la determinación de los tributos, con el objeto de producir o facilitar la evasión total o parcial de los mismos.

SUJETOS PASIVOS DE LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA.

Sujeto pasivo de la obligación tributaria es quien en virtud de la ley debe cumplirla en calidad de contribuyente o de responsable.

La condición de sujeto pasivo puede recaer en general en todas las personas naturales y jurídicas o entes a los cuales el Derecho Tributario le atribuya la calidad de sujeto de derechos y obligaciones.

La capacidad tributaria de las personas naturales es independiente de su capacidad civil y de las limitaciones de ésta.

SUJETO ACTIVO DE LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA.

El sujeto activo de la obligación tributaria es el Ente público titular del derecho de crédito tributario. En este sentido, tratándose de una relación jurídica de deuda, será sujeto activo el ente público titular de las potestades administrativas de gestión del tributo, independientemente de que este ente ostente o no la titularidad de la potestad normativa sobre el tributo de que se

trate, o de que el ente tenga potestad financiera sobre el producto recaudatorio del tributo.

Así sucede, por ejemplo, con las exacciones parafiscales de la Seguridad Social, en que es el Estado el que las establece por Ley, en tanto que el organismo autónomo, la que tiene las potestades administrativas de gestión y, por tanto, es ésta el sujeto activo. Otro ejemplo es el del Impuesto territorial, en que el sujeto activo es el Estado, porque es la Dirección General de la Tributación Directa la que lo gestiona, independientemente de que parte del producto recaudatorio corresponda a las Municipalidades.

MODOS DE EXTINCIÓN DE LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA.

La obligación tributaria se extingue por las siguientes causas: a) Pago; b)

Compensación; c) Confusión; d) Prescripción.

Del Pago. El pago es el cumplimiento de la prestación del tributo debido y debe ser efectuado por los sujetos pasivos.

Los terceros pueden efectuar el pago por los sujetos pasivos, con su conformidad expresa o tácita, subrogándose en los derechos del sujeto activo para reclamar el reembolso de lo pagado a título de tributos, intereses, recargos y sanciones, con las garantías legales, preferencias y privilegios sustanciales del crédito tributario que establece el Artículo 28 de este Código.

La Administración Tributaria podrá conceder discrecionalmente prórrogas para el pago de tributos, que no podrán exceder del plazo de un año, cuando a su juicio, se hagan las causas que impiden el cumplimiento normal de la obligación. Las prórrogas deben solicitarse antes del vencimiento del plazo para el pago y la decisión denegatoria no admitir recurso alguno.

No podrán concederse prórrogas para el pago de tributos retenidos.Las

prórrogas

que

se

concedan

devengar

n

los

intereses

compensatorios

y

moratorios.

De La Compensación. Cuando los sujetos activo y pasivo de la obligación tributaria son deudores recíprocos uno del otro, podrá operarse entre ellos una

compensación parcial o total que extinga ambas deudas hasta el límite de la menor.

La Administración Tributaria de oficio o a petición de parte, podrá compensar total o parcialmente la deuda tributaria del sujeto pasivo, con el crédito que éste tenga contra el sujeto activo por concepto de cualquiera de los tributos, intereses y sanciones pagados indebidamente o en exceso, siempre que tanto la deuda como el crédito sean ciertos, líquidos exigibles, se refieran a períodos no prescritos, comenzando por los más antiguos, y estén bajo la administración de alguno de los órganos de la Administración Tributaria.

En caso de que un contribuyente tuviere derecho a la compensación a la que se refiere el párrafo más arriba, deberá solicitar la misma, primero, en el órgano de la Administración Tributaria en que se hubiere generado el crédito al cual tuviere derecho. La aplicación del sistema de compensación establecido en el presente párrafo entrará en vigencia para los créditos y deudas fiscales generadas a partir del 1ro. De enero del año 2001.

De La Confusión. La obligación tributaria se extingue por confusión cuando el sujeto activo de la obligación, como consecuencia de la transmisión de bienes o derechos objetos del tributo, quedare colocado en la situación del deudor, produciéndose iguales efectos que el pago.

De La Prescripción. Prescriben a los tres años:

a) Las acciones del Fisco para exigir las declaraciones juradas, impugnar las efectuadas, requerirle pago del impuesto y practicar la estimación de oficio; b) Las acciones por violación a este Código o a las leyes tributarias; y c) Las acciones contra el Fisco en repetición del impuesto.

El punto de partida de las prescripciones indicadas en el presente artículo será la fecha de vencimiento del plazo establecido para presentar declaración jurada y pagar el impuesto, sin tenerse en cuenta la fecha de pago del impuesto o la de la presentación de la declaración jurada y en los impuestos que no requieran de la presentación de una declaración jurada, el día siguiente al vencimiento del plazo para el pago del impuesto, salvo disposición en contrario.

OPINIÓN PERSONAL

La obligación tributaria se cristaliza en la obligación de pagar un impuesto. surge del hecho imponible al sujeto pasivo y obligado al pago, y puede ser percibido por responsable de pagarlo o depositarlo a la orden del agente de percepción o por el agente de retención, quien está obligadamente por ley a retenerlo o liquidarlo cuando el obligado debe pagarlo, teniendo responsabilidad ante el fisco si no lo hace.

Ej. Práctico: el Impuesto a las ganancias. El hecho imponible: ganancia de una actividad. sujeto pasivo: el que desarrolla la actividad. Obligado al pago, el sujeto pasivo. Agente de retención: un ej. Los bancos cuando pagan honorarios profesionales están obligados a retener el impuesto, si es que corresponde, y depositarlo para el fisco Agente de percepción: el fisco nacional o provincial.

CONCLUSIÓN

Como hemos visto, hay múltiples factores que inciden y condicionan la formación de la conciencia tributaria. Por este motivo, la Administración Tributaria debe actuar de modo que facilite la aceptación del sistema tributario por parte de los contribuyentes, lo que se traducirá en un mayor cumplimiento voluntario de sus obligaciones, en una menor evasión y, por tanto, en mayores niveles de recaudación.

En el caso de la DGII, se vienen desarrollando acciones dirigidas a informar adecuadamente, brindar facilidades y servicios eficientes, cautelar los derechos de los contribuyentes y combatir a la evasión. En suma, se debe intentar por diversos medios que los ciudadanos y, en especial, los contribuyentes, consideren que los tributos son necesarios y que el cumplimiento de sus obligaciones es indispensable para el desarrollo del país. Las acciones contra la evasión y la des-incentivación económica del fraude son parte esencial de la actividad de la Administración Tributaria. Asimismo, los factores organizativos requieren iniciativas directas.