Вы находитесь на странице: 1из 8

Número 62 www.menonitas.

org noviembre 2007

En nuestra economía occidental nos cuesta reconocer y tratar el alimento como un


regalo de Dios, que recibimos para compartir.

El alimento es un regalo
por Ron Flaming

¡Juro por el Señor, Dios de Estas son las palabras del Elías, un Somos como Acab. En nuestra expe-
profeta de Dios que se presentó en la riencia concreta, en nuestro día a día,
Israel, a quien sirvo, que en corte del rey Acab un día en Samaria no solemos reflexionar que nuestra
estos años no lloverá, ni cae- para declarar el disgusto de Dios por alimentación es un regalo que procede
rá rocío hasta que yo lo diga! el culto que Acab rendía a Baal. de Dios.
—1 Reyes 17,1 (DHH) Adentrándonos en la historia, ve- Si tienes el hábito de dar gracias
mos dos cuervos que traen alimento a antes de comer —y si lo haces con re-
Elías en el desierto. Y más adelante flexión y atención a lo que dar gracias
Dios suple una provisión inacabable supone— estás realizando un acto
de harina y aceite para alimentar a simbólico importante de reconoci-
Elías y su anfitriona mientras dura la miento de que el alimento es un rega-
sequía y el hambre. lo de Dios. Pero existen dos trabas
El hecho de que el alimento que importantes en nuestra vida de a dia-
comemos es un regalo de Dios se ve rio, que se nos interponen estorbando
fácilmente en una historia bíblica co- nuestra percepción de que el alimento
mo esta, en tiempos de sequía cuando es un regalo que nos da Dios de pura
los reyes pretenden vivir a su antojo, a gracia divina.
espaldas de Dios. Sin embargo una Primero, nuestro alimento viene de
historia así, situada tan en el pasado, grandes fábricas, procesadoras y dis-
nos resulta inverosímil hoy día. tribuidoras, que nos lo empaquetan y
Tampoco es que pensemos como pesan en cantidades uniformes en per-
Acab en cuanto a la procedencia del fecto estado de conservación y con
alimento. Él estaba convencido de fecha de caducidad claramente indi-
que si la tierra producía era porque cada.
Baal, el dios de la tormenta, mandaba Luego también, el origen divino de
las lluvias. No, nosotros tenemos bien nuestro alimento se pierde de vista en
centrada nuestra teología. Sabemos nuestra actitud de consumidores que
que es el Señor el que manda las llu- reivindicamos nuestros derechos. No
vias y hace que el campo produzca nos importa de dónde sea que viene el
alimento. alimento porque nos lo tenemos me-
Sin embargo, a todos los efectos recido: es nuestro derecho. Nos esta-
prácticos, vivimos como si pensára- mos gastando en estos productos un
mos como Acab. Si nos preguntasen dinero que nos hemos ganado con
de dónde viene lo que comemos, ¿qué mucho esfuerzo.
es lo primero que se nos ocurriría de- Así hemos acabado por pensar que
cir? Nuestra experiencia de a diario el alimento nos llega como conse-
nos enseña que los alimentos vienen cuencia natural y necesaria de nuestro
del supermercado y la panadería y la trabajo. Decir que es un regalo, un
También en este número: carnicería, o de la pizzería y el restau- don divino, parecería rebajar el valor
Riquezas injustas 3 rante. Basta con preguntárselo a de nuestro trabajo, así como la labor
El secreto del matrimonio 4 cualquier niño de 3 años. En el mejor que realizan todas las personas que se
Testimonio: Cristina en Asia 6 de los casos, si está bien enseñado, tal dedican a la industria de la alimenta-
Noticias de nuestras iglesias 7 vez diga que la comida viene del ción, desde las labores del campo y la
El libro de Lucas 8 campo y de la granja. granja, pasando por las plantas proce-
sadoras y hasta los transportistas y los
2 El Mensajero número 62

Desde luego, puesto que vivimos en este mundo socioe-


conómico occidental, que asigna un valor supremo a los
«derechos del individuo», decir que «comer es un dere-
cho» es una manera eficaz de movilizarnos para alimen-
tar a los que padecen hambre.

minoristas que nos lo entregan. En- cado por nuestro sistema económico,
tonces nos cuesta aceptar que el ali- hambre que padecen algunos a pesar
mento sea un regalo. de vivir en países ricos, o que padecen
Incluso en nuestros esfuerzos por campesinos en algunos países de
América Latina, cuyas economías De vez en cuando sucede algo que
alimentar a los que padecen hambre nos hace caer en la cuenta de la reali-
en el mundo, hablamos del alimento producen alimentos de exportación a
pesar del hambre en casa. dad del reinado de Dios. En esos
como un «derecho» de cada indivi- momentos vemos claramente que so-
duo. Desde luego, puesto que vivi- Un día me encontraba haciendo un mos ciudadanos de otra economía, la
mos en este mundo socioeconómico voluntariado en un punto de distribu- de la Creación de Dios. El entramado
occidental, que asigna un valor su- ción de alimentos donados, cuando artificial de nuestra sociedad y eco-
premo a los «derechos del individuo», llegó una mujer que pedía algo para sí nomía desaparece por un instante de
decir que «comer es un derecho» es y para sus dos hijos pequeños. Pre- claridad meridiana. Y podemos en-
una manera eficaz de movilizarnos guntó si no había verduras o fruta de tender qué es el alimento: Un regalo
para alimentar a los que padecen la estación. Pero lo único que tenía- que procede de la generosidad de
hambre. mos eran botes de productos en con- Dios. Sólo entenderán «los que tienen
En nuestra economía es por el con- serva, envasados en raciones de emer- ojos para ver».
cepto de derechos individuales que gencia, y algo de pan que había sido
donado. Mientras ella me comentaba ¿Cómo conducirnos como criatu-
reconocemos el valor y la dignidad de ras de la economía de Dios —una
las personas. En nuestra economía los su necesidad de pañales para su bebé
llegó una furgoneta. En otro lugar de economía basada en dones a repartir
valores humanos más elevados se con la misma generosidad de la que
consagran como derechos. Entonces la ciudad habían estado recogiendo y
repartiendo donaciones de alimento y recibimos?
reclamamos el alimento como un de-
recho y, motivados por sentimientos traían lo que les había sobrado. Entre Si seguimos el ejemplo del hombre
caritativos, insistimos en reconocérse- lo que traían había como dos docenas de Dios y la viuda de Sarepta, recibi-
lo a cada persona sin excepción. de cajas de fruta —algunas llenas has- remos nuestro alimento como algo
ta arriba. que nos ha dado Dios. Trataremos es-
Vivimos en una economía mortal, te regalo con el respeto que se merece
donde el alimento se ha utilizado co- No vi alas de cuervo ni tampoco es- tan importante y esencial don divino.
mo arma de guerra, como artículo de taba rotulada la furgoneta a nombre de Lo trataremos conforme al ejemplo
consumismo y derroche y también «Viuda de Sarepta e Hijos», pero el que nos dejó la Palabra encarnada.
como un derecho humano. Viviendo caso es que la fruta llegó precisamente Recordaremos lo que hizo Jesús
en esta economía nos cuesta ver y en- en el momento necesario para ayudar cuando comía con sus amigos. Dio
tender la economía de Dios, donde el a esa familia. gracias por el pan, lo repartió y co-
alimento es un regalo de la gracia y Pude entender que se trataba del mió.
providencia divinas. mismo tipo de evento como lo que vi- Hagamos nosotros lo mismo.
El caso es que el alimento es un re- vió la viuda en la aldea de Sarepta
—Traducido por D.B
galo del Dios Creador. La gente re- hace muchos siglos, cuando compar- con permiso para El Mensajero de
cibe alimento en la medida que cola- tió con el profeta Elías lo poco que © The Mennonite, 18 sept. 2007
boramos juntamente con Dios en la tenía para comer. El alimento es un
economía de la creación divina. Pero regalo de Dios, que nos da para que lo
si Dios nos da alimento de pura gra- compartamos. El alimento es algo
cia, ¿cómo es que existe al hambre en que recibimos de pura gracia. Y de
el mundo? pura gracia hemos de compartir.

Hay por lo menos dos factores que


contribuyen al hambre en nuestro
mundo hoy: (1) el hambre provocada Jesús dio gracias por el
por desastres naturales o por la guerra,
donde el alimento no se produce o se
pan, lo repartió y comió.
destruye, como es el caso en África Hagamos nosotros lo
subsahariana; y (2) el hambre provo- mismo.
noviembre 2007 El Mensajero 3

Riquezas injustas
Y Jesús comentaba con los discí- Pero el administrador cesado tiene
pulos el caso de un rico que tenía un prisa por firmar papeles —porque el
administrador de sus negocios acusa- patrón se los está exigiendo— y ade-
do de malversar sus bienes. Entonces más quiere quedar bien con el cliente,
lo llamó y le dijo: «¿Qué es esto que para que lo reciba en su casa como to-
oigo sobre ti? Entrégame la docu- do un amigo. Entonces, en lugar de
mentación de tu gestión, porque ya no regatear por lo alto, rebaja más toda-
puedes seguir como mi administra- vía la cifra.
dor». Entonces el administrador se Está claro que el patrón no tenía ni
dijo: «¿Qué haré? —porque mi pa- idea de los negocios que se gestiona-
trón me despide del puesto. No tengo ban en su nombre. De lo contrario el
fuerzas para cavar y me avergüenza administrador tenía que saber que es-
mendigar. ¡Ya sé lo que haré para tos papeles firmados a última hora lo
que cuando me echen de la adminis- llevarían derecho a la cárcel o a la
tración me reciba la gente en sus ca- horca. Pero la hacienda del patrón era
sas!» Y llamando de a uno a los que seguramente hereditaria; y tan enorme
estaban endeudados con su patrón le que ni siquiera la pésima gestión del
dijo al primero: «¿Cuánto le debes a administrador lo podían arruinar. Los
mi patrón?» Éste le contestó: «Siete nobles de la era imperial romana se
mil litros de aceite». Entonces le di- dedicaban al ocio y a la política y es-
jo: «Aquí tienes un contrato. Siéntate taba mal visto que mostraran dema-
y escribe tres mil quinientos». Luego siado interés en los negocios. Sin
al siguiente: «¿Y tú cuánto debes?» embargo alguien le habló mal del ad-
Éste le dijo: «Cuarenta toneladas de ministrador —y para no quedar como
trigo». Le dice: «Toma, pon treinta». un tonto, ahora lo despide.
Y el Señor opinaba que el engaño Me parece, entonces, que hay dos
del administrador era loable, que puntos esenciales para entender el
había actuado sabiamente: «Porque comentario aprobatorio final de Jesús
en estos tiempos que corren, los que sobre este caso que comentaban sus
no tienen escrúpulos va a ser que son discípulos:
más listos que los que se creen puros.
Además os diré: Haceos amigos con 1. El patrón es un típico noble de
la riqueza injusta, para que cuando Fragmento de papiro griego con contrato la época, al que no le interesan los ne-
de compraventa. gocios. Tiene la cabeza en otras co-
ésta se esfume, tengáis dónde aloja-
ros» (Lucas 16,1-9). sas, que él considera mucho más im-
portantes.
Estos versículos del evangelio se- Pero él ya ha perdido la cuenta de lo
gún Lucas, que normalmente se tienen que deben y tiene que preguntárselo a 2. El administrador está cesado
por parábola y no como comentarios los propios deudores. pero todavía le queda un pequeño
sobre un caso real, han dado lugar a margen de tiempo. Unas horas o unos
interpretaciones de lo más variadas, Aquí es importante suponer que días, hasta entregar los papeles y que
entre las que esta traducción que aca- nadie sabe todavía que el administra- se haga público su despido.
bo de hacer del griego probablemente dor ha sido cesado. Si los clientes del
patrón lo supieran, exigirían tratar di- Así las cosas, entiendo que Jesús
es una de las más raras. traza un paralelo entre el desinterés
rectamente con el patrón o con el ad-
Entiendo que la gestión del admi- ministrador nuevo que pusiera. Ahora del noble por los negocios, y su propia
nistrador era realmente deplorable y bien, lo más probable es que el prime- estimación de la riqueza como cosa
que no existían los papeles que su pa- ro que llega sabía muy bien que debía «injusta».
trón le pedía, porque negociaba de pa- ocho o diez mil litros de aceite y no Todo lo que podemos poseer en es-
labra y sin contratos escritos. Esta siete. Cuando se lo preguntaron, dio ta vida no es nuestro sino de Dios.
manera de funcionar se prestaba cla- la cifra de siete mil pensando que se Nosotros no somos más que adminis-
ramente a abusos —reales o imagina- abría un regateo donde el administra- tradores de bienes ajenos. Por eso la
dos— y no me sorprende que alguien dor diría: «Hombre, no, que yo estoy riqueza es una injusticia. Dios provee
se haya quejado al patrón. Como se le seguro que eran quince mil»… y que mediante su creación para todos, pero
exige entregar documentación por es- entonces le darían vueltas y vueltas al algunos acumulan mucho más que lo
crito, ahora se pone a trabajar furio- asunto hasta llegar a una suma de co- que les corresponde y a otros les falta
samente para producir esos papeles. mún acuerdo. lo más esencial y elemental.
4 El Mensajero número 62

En esta sección del evangelio el


tema parece ser el dinero. Inmedia-
tamente antes de este relato, en la Pa-
¿Cuál es el secreto del matrimonio?
rábola del Hijo Pródigo, Jesús ya por Michael A. King
había observado lo efímera que es la
felicidad que pensamos que nos pueda Nuestro hijo africano (que lo es como Según las matemáticas de
aportar la riqueza; y que lo único que resultado de que nuestras dos familias
de verdad importa es la familia —y nos «adoptamos» mutuamente cuando
la investigación de John
por extensión, el amor y el perdón de nuestra hija vivió un año con la suya) Gottman, un matrimonio
Dios. Y en los versículos inmediata- escribió: «Sr. y Sra. King, me gusta- necesita cinco interaccio-
mente a continuación (Lu 16,10-13) ría saber cuál es vuestro secreto para nes positivas por cada in-
Jesús vuelve a arremeter contra las ri- el matrimonio». Quería saberlo, de-
quezas, llegando al extremo de decla- cía, porque ve que tantos de los que se
teracción negativa. Si se
rar que no se puede servir a dos seño- casan se acaban divorciando. Nos en- cae por debajo de 5 a 1,
res y que hay que elegir entre servir a tristeció esta evidencia de que el di- empiezan los problemas
Dios y estar al servicio de las rique- vorcio es una tragedia que está pre- graves.
zas. Esto nos recuerda algún comen- sente en todas las culturas; y nos
tario apostólico a efectos de que la conmovió su interés en nuestro ma-
avaricia viene a ser idolatría (Col 3,5). trimonio, que nos estimuló a pensar
Pero los fariseos se burlan de Jesús. en el tema. hacen que, estadísticamente, las pro-
Les provoca risa su actitud tan idealis- babilidades de éxito no superen el
Muchos de los matrimonios de 50%.
ta y su desprecio de la riqueza como nuestros amigos no han permanecido.
cosa «injusta» (Lu 16,14). Hemos visto abrirse abismos hasta ¿Cuáles son esos principios? No
En cuanto a nosotros, estamos tan que ya era imposible cruzarlos. alegamos conocerlos todos. Quizá
en crisis como aquel administrador. Hemos tenido que hacer frente a la haya diez, de los que cada matrimonio
Se acerca irremisible el día cuando situación incómoda de tener que adi- tiene que escoger aquellos que les re-
hemos de justificar ante Dios nuestra vinar a cuál de los ex invitar a alguna sultarán más útiles. En cuanto a noso-
gestión de los bienes que él nos ha fiesta para nuestros hijos, según el ti- tros, cuantos más años pasan, parecen
confiado. Dios no quiere hacer nego- po de actividad. resumirse en tres.
cio con nuestro dinero (que es suyo). ¿Por qué seguimos casados? No Serán los tópicos de aprender a ne-
No le interesan nuestras riquezas es porque seamos perfectos, según gociar sobre dinero, sexo y poder,
acumuladas, que él considera injustas. nuestros hijos, que se escapan a sus ¿no? Hubo cuando quizá fue así. Los
Lo único que espera de nosotros es habitaciones cuando irrumpe una de primeros años de nuestro matrimonio
que sepamos utilizar nuestras pose- nuestras infames «negociaciones» en- parecían girar en torno a ese trío tan
siones (que son de él) para fomentar tre Michael y Juana. No es porque se clásico. Una y otra vez tuvimos que
el bienestar y la armonía entre los que cumpliera lo de «fueron felices y co- superar nuestros malentendidos y
nos rodean. Prefiere vernos derrochar mieron perdices»; nos hemos cavado nuestra discordia sobre esas tres áreas
con un alocado exceso de generosidad alguna brecha que otra en la relación. de la convivencia. Pero en medio de
—puesto que se acerca el día cuando A veces pensamos con añoranza en la una problemática tan compleja que se
nuestros bienes de nada nos servi- «pasta» que nos gastamos en conseje- han escrito tomos enteros sobre cómo
rán— antes que aferrarnos a la injusti- ría matrimonial aquellos primeros cada cuestión influye en el matrimo-
cia de la riqueza material. años de nuestro matrimonio. Si en lu- nio, hemos descubierto tres principios
Nos quedan unas horas o tal vez gar de gastar el dinero en consejería más sencillos y menos conflictivos.
unos días, pero el tiempo apremia. hace décadas lo hubiéramos invertido, Ahora mismo, nuestros tres principios
Hay que actuar ya. quizá más adelante, cuando hemos te- esenciales serían:
¡Ay de mí, pobre pecador, que esto nido necesidad de él, habríamos podi- 1. Compartir una misma misión,
lo puedo entender y hasta explicar; do utilizarlo —y las ganancias gene- un mismo propósito. Cuando prime-
pero que padezco la ansiedad y los radas— para sortear la situación con ro nos conocimos, Juana con menos
temores de este mundo por el dinero! relativa comodidad. de 20 años y yo sólo un poco mayor,
¡Auméntanos la fe, Señor! ¿Cuál es nuestro secreto? Pro- cada uno soñábamos con hacer algo
bablemente no haya ningún secreto. que nos llevara más allá de lo que se
—D.B.
Nos hemos visto obligados a aprender supone que espera de la vida todo el
—muchas veces de nuestros errores— mundo. Juana se debatía en la cues-
y contando con la inexplicable gracia tión de si ir a Rusia como misionera.
de Dios, una combinación muy nues- Yo hice investigaciones sobre la posi-
tra de los mismos principios que prac- bilidad de ir a Polonia con alguna
tican casi todos los matrimonios que agencia menonita de servicio social.
consiguen permanecer unidos en me- Ninguno de esos sueños se hizo reali-
dio de la tormenta de presiones que dad. Sin embargo muchas veces, es-
noviembre 2007 El Mensajero 5

Cuando nos encontramos agotados,


Dios abre un camino a través de las
aguas profundas.
Nos movemos hacia delante en esperanza,
pues Dios hace cosas nuevas.

Cuando nos hallamos vacíos y


cansados
de cosas que no satisfacen,
Dios vierte agua que devuelve vida.
Nos volvemos de la destrucción,
tas tres décadas después, hemos des- charlando. Un día, allí bajo una de las hacia Su gracia.
cubierto que una de las cosas que más mesas de la biblioteca, empezamos a
nos unen es ese anhelo —que compar- hablar sobre las hojas. Era otoño y
timos— de hacer siempre algo más como suele ser el caso en el campus
con nuestras vidas. Nos hemos pasa-
do horas enteras escuchando el senti-
de aquella universidad, las hojas habí-
an tomado unos tonos brillantes, de Cuando el oscuro temor nos envuelve,
do de llamamiento que cada cual ha gran belleza. Descubrimos que a am- Dios nos recoge juntos
necesitado expresar, amén de explorar bos esa belleza nos producía una es- en refugio seguro.
qué es lo que nuestras almas nos lla- pecie de melancolía de espíritu, una Buscamos la luz del rostro de Dios.
man a ofrecer conjuntamente, como sensación que al compartirla entre
pareja. ambos se hacía más honda y tierna.
2. Ser amable uno con el otro Las hojas han llegado a constituir
más veces que lo contrario. Hace
poco me crucé con «la proporción
para nosotros una especie de taquigra-
fía. Representan todo lo que hay en la
Cuando entramos en el vagar
mágica» de John Gottman, que está creación de Dios que hace que nues- del desierto y la tentación,
basada en la investigación con cientos tros espíritus no sólo sientan un an- la mano de Dios nos libra.
de matrimonios. Según sus matemáti- helo de la belleza exterior sino que Confesamos nuestra confianza
cas, un matrimonio necesita cinco in- respondan también al placer de com- en un Dios Salvador.
teracciones positivas por cada interac- partirlo juntos —sean los chopos del
ción negativa. Si se cae por debajo de sudeste de Estados Unidos, cuando
5 a 1, empiezan los problemas graves. amarillean en el otoño; los árboles de
Puse este principio a prueba de una
manera admitidamente poco elegante:
mango en África, o los arces de nues-
tro jardín cuando el otoño los pone de Cuando nos perdemos y estamos
Empecé a llamar a Juana por teléfono, un rojo intenso. lejos de Dios,
informándola de que sencillamente Ahí lo tienes, hijo: Una misión en él se agacha a recibirnos con brazos
intentaba acercarme más a ese 5 a 1 común. Ser amables más veces que lo abiertos.
mágico. Curiosamente, incluso el re- contrario. Las hojas. Nos levantamos y entramos
sultado de esa forma tan torpe de pro- —Traducido por D.B., en una fiesta de reconciliación.
curar alcanzar la meta nos sorprendió con permiso para El Mensajero, de
a ambos, derivando en momentos © The Mennonite, 2 oct. 2007
tiernos que nos llenaban a los dos de
una sensación de energía nueva.
3. Las hojas. Sí, las hojas. Em-
pezamos nuestra relación cuando
éramos estudiantes, y solíamos echar-
nos sobre la moqueta de la biblioteca Tradujo Connie Bentson Byler, de sendas
de la Universidad Menonita del Este portadas de boletines dominicales de la
(USA), debajo de las mesas de estu- iglesia Clinton Frame Mennonite Church,
dio, donde nos pasábamos el rato de Indiana (USA).
6 El Mensajero número 62

Testimonio
por Cristina Bundy Abreu (de 15 años)
Iglesia Hermanos en Cristo, Madrid

Queridos amigos,
En julio de este verano pude viajar
a una república asiática con un equipo
de JCUM. Es una experiencia que
nunca olvidaré. Gracias a todos los
que hicieron posible que yo tuviese
esta oportunidad. Me ha costado es-
cribir sobre lo que viví allí, en parte
porque no tuve las experiencias que
esperaba. Y aunque casi nunca me
quedo sin palabras, esta vez me ha pa-
sado y mi iglesia también se ha que-
dado sorprendida.
Mi viaje se puede dividir en tres una cosa: «Sirve… , sirve… y sirve. mismo tiempo empecé a quejarme de
partes: la primera semana, la segunda, Yo haré el resto. Tú sírveme sola- todo lo que había a mi alrededor. En
y los últimos diez días. La primera mente.» ese campamento muchos entregaron
semana fue relajante. Casi todo el Esa segunda semana hubo tensio- sus corazones a Jesús. Sin embargo,
tiempo estuve haciendo turismo con nes dentro de nuestro grupo, y podía- por culpa de mis quejas me perdí el
una compañera, Marisa, mientras mos sentir que estábamos bajo ataque. gozo que compartían. El último día
nuestro líder, Kenny, preparaba el Lo que queríamos hacer no era del del campamento no pude participar en
primer campamento ya que él era el agrado del enemigo. Me sentí sola y el acto de clausura de ceremonias.
líder de alabanza. Al mismo tiempo, frustrada porque todos estaban frus- Fue en el aeropuerto cuando me di
Eva estaba en la oficina ayudando a trados. Me fue difícil sentir la presen- cuenta de lo que había hecho: había
traducir muchísimo material del inglés cia de Dios. También me sentí sola desperdiciado mi tiempo durante esos
al español para el campamento, aun- porque había una diferencia de edad últimos días. Me sentí culpable. Pero
que de vez en cuando nos acompaña- con los demás. esto me ha enseñado que debo parar-
ba. Marisa y yo fuimos a conocer el me durante el día y esperar en el Se-
Monte Peaje, la calle de Damas, el La tercera semana fue la más de- ñor, escuchar su voz y obedecerle.
Gran Buda, el Ferry, y muchas cosas safiante. Mis amigos estaban entre
los monitores y no pude estar mucho Habría muchas más cosas para
más. También pude traducir algo para contar, pero no acabaría de escribir.
ayudar. Me resultó emocionante por tiempo con ellos. De todos modos,
pude participar del campamento «Luz Gracias por vuestras oraciones y por
ser la primera vez que oficialmente leer esto.
hacía traducción. en tu corazón» como una acampante
más, junto a otros de instituto. Allí Nota adicional: Merly opinó, en un
La segunda semana pude estar en pude hacer muchas actividades, juga-
un campamento y formar parte del correo enviado a Connie: «Cristina
mos muchísimos juegos para cono- volvió muy cambiada».
grupo de monitores. Ayudé dos ve- cernos, conectar y desafiarnos. Fui-
ces con los niños. Los niños de mi mos a la isla de sobrevivientes, vimos
grupo venían de Suecia, así que era la Gran Muralla y visitamos una resi-
muy difícil comunicarme con ellos y dencia de ancianos. Hubo huérfanos
ser su maestra. Pero sólo me tocó que vinieron al campus universitario
hacerlo un par de horas. También dis- donde nos alojábamos y pudimos pre-
fruté de los tiempos de alabanza. Este pararles una mini olimpiada.
campamento nos ayudó a prepararnos
para todos los otros campamentos que Cuando llegué a este campamento
se iban a realizar en Asia, unos treinta tenía un objetivo. Iba a servir. Así
o cuarenta. El campamento más que los primeros cuatro días del cam-
grande iba a ser «Luz en tu corazón». pamento… serví. Para el cuarto día
Casi todos iban a ir a éste. estaba quemada. Empecé a estar en-
fadada con algunos y a tener un cora-
Durante estas dos primeras sema- zón que no perdonaba. Cuando esto
nas intenté centrarme en la Palabra de ocurrió, me di cuenta que no estaba
Dios. Quería entender los planes del pasando tiempo escuchando la voz de
Señor. Pero Dios sólo me hablaba de Dios y decidí dejar de servir. Al
noviembre 2007 El Mensajero 7

Noticias de nuestras iglesias


Encuentro Menonita en
Málaga
Málaga, 12-14 de octubre — «Un re-
corrido por la figura de Jesús». En el
Centro Ecuménico que la Iglesia
Evangélica Española tiene en la loca-
lidad de Los Rubios (Málaga), cristia-
nos menonitas de distintas provincias
andaluzas se dieron cita para estudiar
la figura de Jesús a través de tres con-
ferencias impartidas por el Dr. en Fi-
losofía y Teología, D. Antonio Gon-
zález, que actualmente es profesor de
Cristología en el Seminario Evangéli-
co Unido de Teología, de El Escorial
(Madrid).
En su primera charla del viernes
12, el Dr. González concentró su di-
sertación en la «Visión del Jesús His-
tórico»; la segunda —sábado 13—
versó sobre «El Proyecto y la Misión
de Jesús»; y la tercera, que constituyó
su predicación dominical en el culto
unido con los hermanos de la congre-
gación evangélica de Los Rubios,
completó el ciclo de charlas, y se titu-
ló «La nueva creación, los discípulos
de Jesús hoy».
A lo largo del enriquecedor fin de
semana también hubo lugar para rela-
jación, los paseos a la orilla del mar,
la convivencia entre hermanos, la mú-
sica y los juegos, y hasta un culto
ecuménico de oración con el grupo de
Taizé en Málaga, que cordialmente
accedieron a cambiar su fecha de ce-
lebración para que pudiéramos parti-
cipar en él los menonitas.
La organización del encuentro co-
rrió a cargo de la Comunidad Menoni-
ta de Málaga, coordinado por José
Fernández y su esposa María José. El
grupo de alabanza se vio reforzado en
esta ocasión por Nancy y su flauta,
que vino con su esposo Manolo desde
Almería. Y los interesantes y diverti-
dos juegos de base bíblica, corrieron a
cargo de Liliana y Analía. Aunque lo
más divertido fue, sin duda, la sesión
de Karaoke, donde todos, absoluta-
mente todos, mostraron sus «dotes»
artísticas.
—Manolo Martínez
8 El Mensajero número 62

Los libros de la Biblia


Lucas
Seguramente el rasgo más singular universal de paz y armonía, justicia y motivo, porque sirven como síntesis
del evangelio según Lucas, es que no amor. del propio evangelio según lo entien-
se tiene solo como relato de la vida, La segunda cosa está estrechamen- de Lucas, merece la pena reproducir
obras y palabras, muerte y resurrec- te relacionada: para Lucas el mensaje aquí esas palabras:
ción de Jesús. Lucas es el primer to- de Jesús está en plena expansión. El Espíritu del Señor está sobre
mo de una obra de dos tomos, siendo Anunciado inicialmente en la tosca y mí,
el segundo el de los Hechos de los provinciana Galilea, cuando concluye por lo cual me ungió
Apóstoles. La continuidad entre las el libro de Lucas y empieza el de los a anunciar la buena noticia a
dos obras es evidente. Y en su con- Hechos, se ha instalado en la capital los pobres;
cepción global como obra de dos to- judía de Jerusalén; y cuando concluye me envió
mos, Lucas demuestra la singularidad Hechos, ya ha llegado a la capital im- a predicar a los cautivos abso-
de su visión del proyecto que supone perial de Roma. A todo esto el evan- lución
escribir un evangelio, en comparación gelio ha llegado también a Asia Me- y a los ciegos recuperación de
con Mateo, Marcos y Juan, que dan nor —y de ahí cabe sospechar que se- la vista,
por bueno concluir con la resurrec- guirá en expansión hacia la Mesopo- a licenciar sin cargos a los de-
ción. tamia, Arabia, Asia Central y la In- rrotados,
En Lucas-Hechos, entonces, el dia— y a Etiopía —desde donde cabe a predicar el año agradable del
punto de inflexión es esa secuencia de sospechar que seguirá difundiéndose Señor.
hechos compuesta por la resurrección por el continente africano. Puestos al Para Lucas, entonces, el evangelio
y ascensión de Jesús al cielo —y en caso, desde Grecia e Italia, cabe sos- es eminentemente un mensaje de libe-
los cuarenta días entre una cosa y la pechar que llegará a toda Europa. El ración, el anuncio de una nueva era de
otra, el comisionado de los apóstoles Dios de Lucas es un Dios misionero, bienestar, justicia e igualdad —sin lu-
para llevar el evangelio hasta lo últi- que impulsa la expansión del evange- gar para diferencias de clase social si-
mo de la tierra. Con estos hechos lio hasta los últimos confines de la tie- no, en todo caso, especial considera-
concluye el evangelio según Lucas; y rra, en un plan cuya envergadura quita ción para los pobres y los esclavos (es
con su reiteración arranca el libro de el aliento y suscita admiración. en el sentido de «esclavos» que hay
Hechos. Llama la atención también en Lu- que entender el término «cautivos»).
La primera cosa a deducir del lugar cas la singular importancia del Espíri- Pero es también una nueva era llena
medular de estos hechos, es que el Je- tu Santo. El Espíritu, en Lucas, ya es- de prodigios y milagros, donde es po-
sús de Lucas es el Mesías de los judí- tá en el anuncio del nacimiento de sible que los ciegos vuelvan a ver (y
os y Señor de la humanidad. Su as- Juan el Bautista y en la Anunciación y donde también serán posibles otras
censión al cielo no es un eufemismo fecundación de María. Elisabet, la muchas clases de curación milagrosa).
para decir que murió, como cuando madre del Bautista, es la primera per- El anuncio de la anulación de dis-
decimos de cualquier difunto que «se sona en ser llena del Espíritu Santo al tingos sociales se plasma, por último,
fue al cielo». Jesús asciende lleno de escuchar el saludo de María; y su pa- en el evangelio según Lucas, en el es-
vida resucitada y con un firme propó- dre, Zacarías, es el segundo. ¡Y todo pecial esfuerzo que realiza por reco-
sito: el de manejar desde allí los des- esto sin salir del Capítulo 1! Porque ger y mencionar el testimonio de las
tinos del Tiempo y de la Humanidad, en el Capítulo 2, el Espíritu Santo mujeres que seguían a Jesús y que fi-
hasta que todo culmine en su gloriosa mueve al anciano Simeón a profetizar nanciaron su ministerio. Desde el
reaparición para culminar su reinado sobre el niño Jesús en el Templo; y ya principio hasta el fin ellas se manten-
en el Capítulo 3, Juan el Bautista drán fieles a Jesús. Y gracias a Lucas,
anuncia que Jesús bautizará «con Es- jamás será olvidada esa presencia fe-
EL MENSAJERO es una publicación de píritu Santo y fuego».
la Secretaría de la AMyHCE (Asociación menina en el grupo de los discípulos
de Menonitas y Hermanos en Cristo en El Espíritu del Señor figura desta- de Jesús.
España). cadamente también al inicio del pasa- —D.B.
c./ Estrella Polar, 10 je de Isaías que lee Jesús, en el Capí-
09197 Quintanadueñas (Burgos) tulo 5, cuando «en el poder del Espíri-
Director: Dionisio Byler
tu» vuelve a Galilea y a su pueblo de
Las opiniones aquí vertidas no son necesa- toda la vida, Nazaret, después de las
riamente las mantenidas por las Iglesias de
la AMyHCE ni por el director.
tentaciones en el desierto. Para Lu-
cas, esos versos funcionan como re-
De distribución gratuita por las Iglesias de
la AMyHCE.
sumen del evangelio de Jesucristo y
como contenido programático para la
www.menonitas.org
actividad salvadora de Jesús. Por ese