Вы находитесь на странице: 1из 7

Se eligió el método de Cifuentes (1999) debido a que considera principalmente variables

cuantitativas, realiza un análisis combinado de las categorías naturales y sociales del atractivo
turístico, y reduce al mínimo los juicios de valores que pueden presentarse en el transcurso del
estudio.
CAPACIDAD DE CARGA

En turismo, la capacidad de carga tiene por finalidad limitar el número de personas que deben
visitar un determinado lugar, esta limitación dará lugar al turismo sostenible, en sí no hay una
fórmula general que permita hallar el número ideal que un determinado lugar deba cobijar, es
más bien la habilidad del planificador, o del responsable del manejo de un determinado
destino turístico quien determine dicha carga, tal como dice CIFUNTES, Miguel, 1992:

“La capacidad de carga se debe entender como una herramienta de planificación que sustenta
y requiere decisiones de manejo. Estas decisiones, siendo humanas, estarán sujetas a
consideraciones (o presiones) de orden social, económico y político que podrían desvirtuar la
utilidad de la capacidad de carga.

Hay que reconocer también que la capacidad de carga es relativa y dinámica, porque depende
de variables que constituyen apreciaciones y que según las circunstancias puede cambiar.

Cualquier determinación de capacidad de carga, debe basarse en los objetivos del área
protegida.

En ocasiones la existencia de “limitantes críticas” será determinante en la capacidad de carga


de un sitio.

Aunque pudiera parecer un asunto puramente semántico, al hablar de visitación en áreas


protegidas, es mejor referirse a “visitantes” y no a “turistas”. Un visitante a un área protegida
debe comprender que desde el inicio está sujeto a condiciones, reglas y parámetros diferentes
a los que se aplican a los turistas comunes, sobre todo en lo que se refiere a provisión de
servicios y a comodidades” ( ).

Como indica el autor en el último párrafo, referido a la diferencia entre turista y visitante, en el
caso del Camino Inca a Machupicchu, se debería erradicar la palabra turista y solo
denominarlos visitantes, entendiendo que para el caso del turista, el medio debe ser
acondicionado a la persona; en cambio en el caso de visitante, éste se debe acondicionar al
medio.

Este autor manifiesta que deben considerarse los siguientes criterios:

- Capacidad de Carga Física (CCF): es el límite máximo de visitas que se pueden hacer al
sitio durante un día. Está dada por la relación entre factores de visitas, espacio disponible y a la
necesidad de espacio por visitantes.

- Capacidad de Carga Real (CCR): es el limite de visitas máximo determinado a partir de


la capacidad de carga física de un sitio luego de someterlo a una serie de factores de
corrección definidos en función de las características particulares del sitio. Estos factores se
obtienen al considerar variables físicas, ambientales, ecológicas, sociales y de manejo.

- Capacidad de Carga Efectiva (CCE): es el límite máximo de visitas que se puede


permitir dada la capacidad para ordenarlas y manejarlas. Es obtenida al comparar la capacidad
de carga real con la capacidad de manejo de la administración del área protegida.

Cada uno de los niveles de capacidad de carga constituyen una capacidad corregida de la
inmediata anterior por lo que se cumple que la capacidad de carga física será siempre mayor
que la capacidad de carga real y ésta a su vez será mayor o igual a la capacidad de carga
efectiva (CCF > CCR ≥ CCE)” ( ).

LÍMITE ACEPTABLE DE CAMBIO (LAC)

A diferencia de la capacidad de carga que ve desde el lado del visitante, el límite de cambio
aceptable, propone su metodología desde el punto de vista del área visitada.

Los autores que defienden esta metodología son McCOOL, and Stephen F., (1996), en lugar de
capacidad de carga prefiere denominarle LIMITE ACEPTABLE DE CAMBIO (LAC), y dicen al
respecto: “El enfoque de esta metodología se centra en el establecimiento de límites
cuantificables de los cambios inducidos por el hombre en las condiciones biofísicas y sociales
del área en uso y en definir estrategias apropiadas de manejo para mantener y/o restaurar las
condiciones en las que se encontraba el área antes de su explotación.

Los pasos del LAC son:

1. Identificación y análisis de los valores del área protegida.

2. Descubrir y definir las clases de oportunidades de experiencia turística y de recreación


(COE)

3. Seleccionar indicadores de los recursos naturales y condiciones sociales.

4. Realizar un inventario de los indicadores de los recursos naturales y sociales existentes.

5. Determinar estándares para los indicadores sociales y de recursos naturales para cada
COE.

6. Identificar COE deseadas que reflejen los problemas y temas de interés y las
condiciones sociales y de recursos naturales existentes.

7. Identificar acciones de manejo para cada COE.

8. Evaluar y seleccionar una alternativa de manejo para cada COE.

9. Formular e implementar un protocolo de acciones de manejo y plan de monitoreo de


las condiciones.

En el primer paso se definen los valores de área protegida. Es decir las cualidades que merecen
ser conocidas, sentidas queridas o deseadas como cualidades apreciadas del área natural
protegida como expresión de un consenso social y componente de la cultura local.

En el segundo paso se definen las COE existentes y en el tercero se seleccionan indicadores de


los recursos naturales y condiciones sociales que sean fácilmente identificados y medibles para
cada COE.

En el cuarto paso se realiza un inventario de los recursos naturales y las condiciones sociales
existentes guiados por los indicadores seleccionados en el paso tres, o sea luego de llegar a un
acuerdo sobre qué atributos naturales y condiciones sociales son importantes y por que. Estos
datos luego serán representados en mapas a través del sistema GIS (sistema de información
geográfica).
En el quinto paso se determinan estándares para los indicadores sociales y recursos naturales
para cada COE. Estos estándares sirven para definir los límites de cambio aceptable. Son el
límite máximo permitido para cada COE.

En el sexto paso se pasa a identificar las COE deseadas teniendo en cuenta los productos del
primer y el cuarto paso. Es un paso esencial del proceso del LAC ya que los pasos siguientes
dependen totalmente de este.

El séptimo paso tiene en cuenta las acciones de manejo para cada COE para llevar las
condiciones existentes a las deseadas.

El siguiente paso es evaluar las alternativas de manejo del paso anterior y seleccionar las
alternativas adecuadas o preferidas.

El noveno y último paso es formular e implementar un protocolo de acciones de manejo y un


plan de monitoreo de las condiciones” ( )

MANEJO DEL IMPACTO DE VISITANTES

Mientras que el autor CEBALLOS LASCURAIN, H. (1994), lo llama y dice lo siguiente: “Es una
técnica que permite evaluar y manejar los impactos en el ambiente y en la calidad de la
experiencia del visitante, producidos por el incremento de éstos en un área protegida, parte
del conocimiento de que la determinación de la calidad del ambiente y de la experiencia del
visitante es compleja y está interrelacionada con diversos factores como la diversidad del
ecosistema o condiciones naturales del área, las expectativas del visitante la imagen que se
tenga del área, factores socioculturales, condiciones climatológicas, etc.

Es una metodología práctica que permite identificar condiciones problemáticas, determina los
factores causales potenciales que pudieran repercutir en la ocurrencia y/o agravamiento de los
impactos inaceptables y seleccionar estrategias de manejo para mejorar tales impactos” ( ).

La herramienta de gestión de impactos de los visitantes, cubre una amplia gama de procesos y
técnicas para la gestión de visitantes, sus actividades, y sus impactos, en áreas específicas. Se
trata de un aspecto clave de la gestión del turismo tanto de organismos públicos y privados,
especialmente en las áreas naturales con valores especiales que necesitan protección, se
concentra en dos:

- Manejo de actividades de visitantes (Visitor Activity Management – VAM; y

- Manejo de impactos del visitantes (Visitor Impact Management – VIM).

Gestión de impactos de visitantes, los procesos de identificación de indicadores y estándares


para los administradores, para lograr las condiciones deseadas o resultados, es similar a un
límites de cambio aceptable (LACEsta herramienta de gestión de impactos de las visitas, son
ampliamente utilizadas en la gestión de áreas protegidas, pero se aplican en particular en
América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.

PROCEDIMIENTO METODOLÓGICO PARA HALLAR LA CAPACIDAD DE CARGA

La metodología utilizada por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza –


CATIE para hallar la capacidad de carga, considera a tres niveles: - Capacidad de carga física
(CCF), - capacidad de carga real (CCR) y – capacidad de carga efectiva o permisible (CCE),
considerando que la capacidad de carga es relativa y dinámica, porque depende de variables
que constituyen apreciaciones y que, según las circunstancias, pueden cambiar.

Como en todo proceso de planificación, los pasos que se detallan a continuación forman parte
de un todo secuencial e interrelacionado:

- Análisis de políticas sobre turismo y manejo de áreas protegidas.

- Análisis de los objetivos del área protegida.

- Análisis de la situación de los sitios de visita.

- Definición, reforzamiento o cambio de políticas y decisiones respecto de la categoría


de manejo y la zonificación.

- Identificación de factores/características que influyen en cada sitio de uso público.

- Determinación de la capacidad de carga para cada sitio de uso público.

- Capacidad de Carga Física:

Máximo de visitas que puede hacerse a un sitio con espacio definido, en un tiempo
determinado. Puede expresarse con la fórmula general:

CCF = V/a x S x t

DONDE: V/a = Visitantes/área ocupada

S = Superficie disponible para uso público.

t = Tiempo necesario para ejecutar la visita.

El cálculo de la CCF necesariamente debe basarse en algunos criterios y supuestos básicos.

a) En general se estima que una persona requiere normalmente de 1 m2 de espacio para


moverse libremente.

b) La superficie disponible estará determinada por la condición del sitio evaluado. Aún en
el caso de áreas abiertas, la superficie disponible podría estar limitada por rasgos o factores
físicos (rocas, grietas, barrancos, etc.) y por limitaciones impuestas por razones de seguridad o
fragilidad. En el caso de senderos las limitaciones de espacio están dadas además por el
tamaño de los grupos y por la distancia que prudencialmente debe guardarse entre grupos.

c) El factor tiempo está en función del horario de visita y del tiempo real que se necesita
para visitar el sitio.

- Capacidad de Carga Real:

Es el limite máximo de visitas, determinado a partir de la capacidad de la CCF de un sitio luego


de someterla a los factores de corrección definidos en función de las características
particulares del sitio. Los factores de corrección se obtienen considerando variables físicas,
ambientales, ecológicas, sociales y de manejo.

La CCR puede expresarse con la fórmula general siguiente:

CCR = (CCF-FC1) - …. FCn

Donde FC es un factor de corrección expresado en porcentaje. Por tanto, la fórmula de cálculo


sería la siguiente:

Debe anotarse que cada sitio evaluado estará afectado por un grupo de factores de corrección
no necesariamente igual al de otros sitios. Las inundaciones que pueden impedir el acceso a un
sitio pueden no afectar a otros, dentro de la misma área protegida. Los factores de corrección
están asociados estrechamente a las condiciones y características específicas de cada sitio.
Esto hace que la capacidad de carga de un área protegida tenga que calcularse sitio por sitio.

Los factores de corrección se expresan en términos de porcentaje y para calcularlos se usa la


fórmula general:

DONDE:

FC = Factor de corrección

Ml = Magnitud limitante de la variable

Mt = Magnitud total de la variable.

- Capacidad de Carga Efectiva:

Es el límite máximo de visitas que se puede permitir, dada la capacidad para ordenarlas y
manejarlas.

La CCE se obtiene comparando la CCR con la capacidad de manejo (CM) de la administración


del área protegida. Es necesario conocer la capacidad de manejo mínima indispensable y
determinar a qué porcentaje de ella corresponde la CM existente. La CCE será ese porcentaje
de la CCR.

La fórmula general de cálculo es la siguiente:

DONDE:

CM = es el porcentaje de la capacidad de manejo mínima.

La CM se define como la suma de condiciones que la administración de un área protegida


necesita para poder cumplir a cabalidad con sus funciones y objetivos. Intervienen variables
como: respaldo jurídico, políticas, equipamiento, dotación de personal, financiamiento,
infraestructura y facilidades disponibles. Varias de estas variables no son medibles.
Para poder tener una aproximación aceptable de la CM se pueden tomar las variables
medibles como: personal, equipo, infraestructura, facilidades y financiamiento, para obtener
una figura de lo que sería la capacidad de manejo mínima indispensable.

Una ve determinada la capacidad de manejo existente, se puede ir incrementándola, indicando


los cambios que se requieren en la administración y finando la CCE de acuerdo a esos
incrementos. ( )