Вы находитесь на странице: 1из 31

El Sistema Solar

7mo. Grado - 2016


Una estrella es todo objeto
astronómico que brilla
con luz propia.

Nuestro planeta, el planeta Tierra,


es parte del Sistema Solar, porque
junto a otros 7 planetas gira
alrededor de una estrella a la que
llamamos Sol.
El Sistema Solar es el sistema planetario en el que se encuentran la Tierra y
otros objetos astronómicos (planetas, lunas, asteroides, cometas, polvo) que
giran, por acción de la gravedad, directa o indirectamente en
una órbita alrededor de una única estrella conocida como el Sol.

Planetas del sistema solar con tamaño a escala en relación al sol.


El Sistema Solar forma parte de la galaxia Vía Láctea.
Está ubicado en uno de sus brazos de espiral, alejado del centro.
Cerca de tres cuartas partes de la
masa del Sol constan
de hidrógeno; el resto es
principalmente helio, con
cantidades mucho más pequeñas
de otros elementos, incluyendo
oxígeno, carbón, neón y hierro.
En el núcleo del sol los átomos de
hidrógeno colisionan entre sí y
provocan fusión nuclear, dando
como resultado átomos de helio y
partículas de energía que se
irradian hacia el espacio exterior.
En la superficie la temperatura
alcanza los 6.000 grados, pero en
el núcleo es de 15 millones de
grados.
El Sol se formó hace aproximadamente 4.600 millones de años a partir del colapso
gravitacional de materia dentro de una región de una gran nube molecular. La mayor
parte de esta materia se acumuló en el centro, mientras que el resto se aplanó en un
disco en órbita que se convirtió en el sistema solar. La masa central se volvió cada vez más
densa y caliente, dando lugar con el tiempo al inicio de la fusión nuclear en su núcleo.
Se cree que casi todas las estrellas se forman por este proceso.
La materia que no formó parte del Sol quedó orbitando a su alrededor y por acción de la
gravedad se fue concentrando en diferentes áreas y se formaron los planetas.
El Sol es más o menos de edad intermedia y no ha cambiado drásticamente
desde hace más de cuatro mil millones de años, y seguirá siendo bastante
estable durante otros cinco mil millones de años más. Sin embargo, después de
que la fusión del hidrógeno en su núcleo se haya detenido, el Sol sufrirá cambios
severos y se convertirá en una gigante roja. Se estima que el Sol se volverá lo
suficientemente grande como para engullir las órbitas actuales
de Mercurio, Venus y posiblemente la Tierra.
La estrella Sol concentra el 99,75 % de la masa del sistema solar
(de allí su fuerza gravitatoria), y la mayor parte de la masa restante
se concentra en ocho planetas cuyas órbitas son prácticamente
circulares y transitan dentro de un disco casi llano llamado plano
eclíptico. Los cuatro más cercanos, considerablemente más
pequeños, Mercurio, Venus, Tierra y Marte, también conocidos
como los planetas terrestres, están compuestos principalmente
por roca y metal. Mientras que los cuatro más alejados,
denominados gigantes gaseosos o "planetas jovianos", más
masivos que los terrestres, están compuestos de hielo y gases. Los
dos más grandes, Júpiter y Saturno, están compuestos
principalmente de helio e hidrógeno. Urano y Neptuno,
denominados los gigantes helados, están formados
mayoritariamente por agua congelada, amoníaco y metano.
Mercurio es el planeta
del Sistema Solar más
próximo al Sol y el más
pequeño. Forma parte de los
denominados planetas
interiores o terrestres y
carece de satélites. Se
conocía muy poco sobre su
superficie hasta que fue
enviada la sonda
planetaria Mariner 10 y se
hicieron observaciones
con radar y radiotelescopios.
Venus es el segundo planeta del Sistema
Solar en orden de distancia desde el Sol,
y el tercero en cuanto a tamaño, de
menor a mayor. Recibe su nombre en
honor a Venus, la diosa romana del amor.
Se trata de un planeta de tipo rocoso y
terrestre, llamado con frecuencia el
planeta hermano de la Tierra, ya que
ambos son similares en cuanto a tamaño,
masa y composición, aunque totalmente
diferentes en cuestiones térmicas y
atmosféricas. A pesar de estar situado
más lejos del Sol que Mercurio, Venus
posee la atmósfera más caliente, pues
esta atrapa mucho más calor del Sol,
debido a que está compuesta
principalmente por gases de invernadero,
como el dióxido de carbono. Este planeta
además posee el día más largo del
sistema solar: 243 días terrestres.
La distancia media entre el Sol y la
Tierra fue definida por la Unión
Astronómica Internacional en unos 150
millones de kilómetros. La luz solar
recorre esta distancia en 8 minutos y 19
segundos. La energía del Sol, en forma
de luz solar, sustenta a casi todas las
formas de vida en la Tierra a través de
la fotosíntesis, y determina el clima de
la Tierra y la meteorología.
Rotación

La rotación es un movimiento
que efectúa la Tierra girando
sobre el eje terrestre, un eje
imaginario que corta a la
superficie en dos puntos
llamados polos. Una vuelta
completa dura 24 horas (día
solar). Este movimiento
determina el día y la noche.
Traslación
Es el movimiento por el cual el planeta Tierra gira en
una órbita elíptica alrededor del Sol en 365 días y algo
menos de 6 horas. Como el calendario registra 365 días
enteros, el comienzo de cada año se va adelantando, lo que
se compensa haciendo que uno de cuatro años, al que se
denomina año bisiesto, tenga 366 días. La causa del
movimiento de traslación es la acción de la gravedad, y
origina una serie de cambios que, al igual que el día,
permiten la medición del tiempo. Tomando como
referencia el Sol, resulta lo que se denomina año tropical.
Traslación

Como se observa en el gráfico, el eje terrestre forma un ángulo de unos 23,5º respecto a la
normal de la eclíptica. Esta inclinación, combinada con la traslación, produce sendos largos
períodos de varios meses de luz y oscuridad continuadas en los polos geográficos, además de
ser la causa de las estaciones del año, derivadas de los cambios en el ángulo de incidencia de
la radiación solar y en la duración de las horas de luz que esa oblicuidad produce.
La Luna, nuestro único satélite natural.
Marte es el
cuarto planeta del Sistema
Solar más cercano al Sol. Llamado
así por el dios de la guerra de la
mitología romana Marte, recibe a
veces el apodo de planeta
rojo debido a la apariencia rojiza
que le confiere el óxido de
hierro que domina su superficie.
Tiene una atmósfera delgada
formada por dióxido de carbono, y
dos satélites: Fobos y Deimos.
Forma parte de los
llamados planetas telúricos (de
naturaleza rocosa, como la Tierra).
Júpiter es el
quinto planeta del Sistema Solar.
Forma parte de los
denominados planetas exteriores
o gaseosos. Recibe su nombre del
dios romano Júpiter. Se trata del
planeta que ofrece un mayor brillo
a lo largo del año dependiendo de
su fase. Es, además, después
del Sol, el mayor cuerpo celeste
del Sistema Solar, con una masa
318 veces mayor que la de
la Tierra. Júpiter es un cuerpo
masivo gaseoso, formado
principalmente por
hidrógeno y helio, carente de una Tiene más de 60 lunas, entre ellas
superficie interior definida. Europa, Io, Amaltea, Calisto, Ganímedes.
Saturno es el sexto planeta del Sistema Solar,
el segundo en tamaño y masa después
de Júpiter y el único con un sistema de
anillos visible desde nuestro planeta. Su
nombre proviene del dios romano Saturno.
Forma parte de los denominados planetas
exteriores o gaseosos. El aspecto más
característico de Saturno son sus brillantes
anillos, que son la agrupación de millones de
partículas de menor tamaño. Las partículas
que habitan en los anillos de Saturno giran a
una velocidad de 48.000 km/h, 15 veces más
rápido que una bala.

Saturno tiene 31 lunas, entre ellas Titán,


Mimas, Tetis, Dione y Encélado.
Urano es el séptimo planeta del Sistema Solar, el tercero de mayor tamaño.
Se llama así en honor a la divinidad griega del cielo Urano. Forma parte de
los denominados planetas exteriores o gigantes gaseosos.
Neptuno es el octavo planeta del Sistema Solar, el más lejano al Sol. Su nombre fue
puesto en honor al dios romano del mar (Neptuno). Es otro planeta gigante gaseoso, y
muy similar a su «gemelo» Urano.
Desde el comienzo de la era espacial se han realizado
numerosas misiones no tripuladas de exploración del sistema
solar. La primera sonda espacial que aterrizó en otro cuerpo
del sistema solar fue la sonda rusa Luna 2 que impactó en
la Luna en 1959.
La primera sonda que exploró los planetas exteriores fue la
sonda Pioneer 10 que realizó un sobrevuelo sobre Júpiter en
1973. Pioneer 11 fue la primera sonda que exploró el espacio
cercano a Saturno, en 1979, y poco después las
sondas Voyager 1 y Voyager 2 visitaron las cercanías de Júpiter
y Saturno entre los años 1979 y 1981. Las Pioneer y las
Voyager fueron creadas y lanzadas por la NASA
(Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio, USA).
El 20 de julio de 1969 se produjo el primer alunizaje
tripulado, durante la misión Apolo 11 de la NASA.
Luego hubo 5 alunizajes tripulados más.
• 1971: Mars 3 (rusa)
• 1976: Viking I y Viking II (NASA)
• 1997: Mars Pathfinder (NASA)
• 2004: Mars Exploration Rover
(NASA)
• 2008: Phoenix (NASA)
• 2011: MSL (Mars Science
Laboratory), conocida como
Curiosity (NASA). El fondo de esta
diapositiva es una foto en Marte
del astromóvil de esta misión.
Después de tres décadas y media de servicio, la
Voyager 1 se ha convertido en la primera nave
lanzada por la humanidad que sale del sistema
solar y se adentra en el espacio interestelar. Según
datos presentados en la edición electrónica de la
revista Science, la nave de la NASA se encuentra
ahora en una región del espacio que no está
dominada por partículas emitidas por el Sol sino por
partículas procedentes del espacio exterior.
Analizando retrospectivamente los datos transmitidos
por la nave en los últimos meses, los investigadores
han concluido que cruzó la última frontera del
sistema solar alrededor del 25 de agosto del 2012.
Posible vida en el Sistema Solar

Los científicos aún tienen esperanza de encontrar vida dentro del Sistema
Solar. Sabemos que no hay vida evolucionada fuera del planeta Tierra,
pero es posible que haya algún tipo de vida bacteriana, o que la hubiera en
el pasado.
Las manchas en planetas y satélites ayudan a conocer cómo es su
superficie, qué sucede en su atmósfera, o si pueden contener agua helada.
En los últimos años, el hallazgo de agua helada en algunas zonas del
Sistema Solar abre nuevas posibilidades de exploración. Se han enviado
sondas a estos lugares, con el fin de obtener más datos. Donde hay agua,
la vida tiene una posibilidad de desarrollarse.
Los primeros planetas que exploramos fueron Marte y Venus.
Vida en Venus
Pronto se descartó la posibilidad de hallar vida en Venus.
Las sondas enviadas en los años 60 se encontraron con un
planeta infernal. La primera sonda rusa ni siquiera regresó.
Una densa atmósfera de gases tóxicos impide ver la
superficie. El efecto invernadero es extremo y las
temperaturas altísimas. La superficie de Venus está cubierta
de lava. Las grandes tormentas y erupciones volcánicas son
constantes. La vida no es posible en Venus.
Vida en Marte
Las esperanzas se pusieron entonces en Marte. Durante años se
creyó que su superficie estaba surcada por canales construidos
artificialmente. El malentendido se debió a una mala interpretación
del término italiano "canali", que significa "cauces" pero no implica
que sean artificiales. Las sondas enviadas a la superficie de Marte
no han encontrado ningún rastro de vida. Aún así, sigue siendo el
lugar con más probabilidades. Marte es el planeta del Sistema Solar
más parecido a la Tierra y se cree que, en algún momento, albergó
agua líquida. Al tener una gravedad inferior a la Tierra, fue
perdiendo su atmósfera y se enfrió. Podría haber restos de
bacterias bajo su superficie. Su atmósfera, temperatura y presión
son distintas a las de nuestro planeta. El ser humano no sobreviviría
en Marte, pero sí algunos organismos extremófilos de la Tierra.
Luna helada de Júpiter

El siguiente candidato para albergar vida


es Europa, la luna helada de Júpiter. Por
su distancia del Sol, su superficie no
puede contener agua líquida. Pero se cree
que, bajo el hielo, sí podría haber un
océano de agua líquida, y algún tipo de
vida microbiana.
Lunas de Saturno: Titán y Encelado

Lo mismo ocurre con las lunas de Saturno


Titán y Encelado. Son lugares muy distintos a
la Tierra, pero abundantes en materia
orgánica. Si disponen de agua líquida en su
interior, la vida es posible.
Fin

Похожие интересы