Вы находитесь на странице: 1из 6

Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;


Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la Tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Si me quieres, quiéreme entera (Dulce María Loynaz)


Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, Y gris, verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras

Esclava mía (Pablo Neruda)


Esclava mía, témeme. Ámame. Esclava mía!
Soy contigo el ocaso más vasto de mi cielo,
y en él despunta mi alma como una estrella fría.
Cuando de ti se alejan vuelven a mí mis pasos.
Mi propio latigazo cae sobre mi vida.
Eres lo que está dentro de mí y está lejano.
Huyendo como un coro de nieblas perseguidas.
Junto a mí, pero dónde? Lejos, lo que está lejos.
Y lo que estando lejos bajo mis pies camina.
El eco de la voz más allá del silencio.
Y lo que en mi alma crece como el musgo en las ruinas.
MI ÁRBOL TENÍA - Antonio García Teijeiro

Mi árbol tenía
sus ramas de oro.

Un viento envidioso
robó mi tesoro.

Hoy no tiene ramas.


Hoy no tiene sueños

mi árbol callado,
mi árbol pequeño.

La calle - Octavio Paz

Es una calle larga y silenciosa.


Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.
Gustavo Adolfo Bécquer

Hijo y hermano de pintores, quedó huérfano a los diez años y vivió su infancia y su adolescencia en
Sevilla, donde estudió humanidades y pintura. En 1854 se trasladó a Madrid, con la intención de
hacer carrera literaria. Sin embargo, el éxito no le sonrió; su ambicioso proyecto de escribir
una Historia de los templos de Españafue un fracaso, y sólo consiguió publicar un tomo, años más
tarde. Para poder vivir hubo de dedicarse al periodismo y hacer adaptaciones de obras de teatro
extranjero, principalmente del francés, en colaboración con su amigo Luis García Luna, adoptando
ambos el seudónimo de «Adolfo García».

Durante una estancia en Sevilla en 1858, estuvo nueve meses en cama a causa de una
enfermedad; probablemente se trataba de tuberculosis, aunque algunos biográfos se decantan
por la sífilis. Durante la convalecencia, en la que fue cuidado por su hermano Valeriano, publicó su
primera leyenda, El caudillo de las manos rojas, y conoció a Julia Espín, según ciertos críticos la
musa de algunas de sus Rimas, aunque durante mucho tiempo se creyó erróneamente que se
trataba de Elisa Guillén, con quien el poeta habría mantenido relaciones hasta que ella lo
abandonó en 1860, y que habría inspirado las composiciones más amargas del poeta.

En 1861 contrajo matrimonio con Casta Esteban, hija de un médico, con la que tuvo tres hijos. El
matrimonio nunca fue feliz, y el poeta se refugió en su trabajo o en la compañía de su hermano
Valeriano, en las escapadas de éste a Toledo para pintar. La etapa más fructífera de su carrera fue
de 1861 a 1865, años en los que compuso la mayor parte de sus Leyendas, escribió crónicas
periodísticas y redactó las Cartas literarias a una mujer, donde expone sus teorías sobre la poesía y
el amor. Una temporada que pasó en el monasterio de Veruela en 1864 le inspiró Cartas desde mi
celda, un conjunto de hermosas descripciones paisajísticas.

Económicamente las cosas mejoraron para el poeta a partir de 1866, año en que obtuvo el empleo
de censor oficial de novelas, lo cual le permitió dejar sus crónicas periodísticas y concentrarse en
sus Leyendas y sus Rimas, publicadas en parte en el semanario El museo universal. Pero con la
revolución de 1868, el poeta perdió su trabajo, y su esposa lo abandonó ese mismo año.

Se trasladó entonces a Toledo con su hermano Valeriano, y allí acabó de reconstruir el manuscrito
de las Rimas, cuyo primer original había desaparecido cuando su casa fue saqueada durante la
revolución septembrina. De nuevo en Madrid, fue nombrado director de la revista La Ilustración
de Madrid, en la que también trabajó su hermano como dibujante. El fallecimiento de éste, en
septiembre de 1870, deprimió extraordinariamente al poeta, quien, presintiendo su propia
muerte, entregó a su amigo Narciso Campillo sus originales para que se hiciese cargo de ellos tras
su óbito, que ocurriría tres meses después del de Valeriano.
Dulce María Loynaz

BIOGRAFÍA

Dulce María Loynaz nació en La Habana, Cuba, el 10 de diciembre de 1902. Su padre, Enrique
Loynaz del Castillo era un general del Ejército Libertador autor del Himno Invasor. Nunca asistió a
una escuela formal, aunque recibió una esmerada educación hasta su ingreso en la Universidad de
la Habana donde obtuvo en 1927 el doctorado en Derecho Civil y ejerció la profesión hasta 1961.
Publicó sus primeros versos en 1919 en el periódico cubano La Nación. Publicó el libro Versos
(1920 -1928). Realizó numerosos viajes por Norteamérica y casi toda Europa y medio oriente:

Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto


En los años treinta su casa se convirtió en centro de la vida cultural. Acogió en las llamadas
"juevinas" a gran parte de la intelectualidad del momento, tanto la que residía de forma
permanente como la de tránsito por la isla, entre ellos Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca,
Alejo Carpentier, Emilio Ballagas, Rafael Marquina, Carmen Conde, entre otros intelectuales y
artistas. Viaja por Sudamérica en 1946 y conoció en Montevideo a la poetisa Juana de Ibarbourou.
Escribe crónicas de viaje que se publican en El País con los títulos "Impresiones de un cronista" y
"Crónicas de América del Sur". En 1947 se publicó en Madrid la primera edición de Juegos de agua.
En 1951 se publicó en Madrid su novela Jardín.

Siguió publicando nuevos libros de poesía como Poemas sin nombre y la segunda edición de Carta
de Amor al Rey Tut-Ank-Amen y colaborando en los periódicos El País y Excélsior la serie de
artículos Crónicas de ayer y Entre dos primaveras.En 1958 publicó Últimos días de una casa y Un
verano en Tenerife. En la década de los ciencuenta Loynaz era ya conocida y respetada en los
medios intelectuales y ofreció numerosas conferencias y recitales, y recibió homenajes y
galardones de instituciones hispanas. En 1959 fue elegida miembro de la Real Academia Española
y presidió en Cuba hasta el momento de su muerte la filial local de esa institución. En esta época
murió su esposo.
Falleció el 27 de abril de 1997.

Pablo Neruda

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto nació el 12 de julio de 1904 en Parral, (Chile). Con tan solo
un mes de vida, su madre falleció. Ante esta desgracia, la familia tuvo que trasladarse a Temuco.
Allí desarrollaría su infancia y su pasión por las letras. Con una infancia un tanto extraña sin saber
cuál era su verdadero lugar en la vida, consiguió, finalmente publicar en 1921 su primer poema: La
canción de la fiesta.Lo curioso fue el seudónimo que utilizó: Pablo Neruda. La razón fue que quiso
homenajear al poeta checo Jan Neruda.

Durante su juventud trabajaría en diferentes periódicos como el conocido Claridad, a la vez que
sacaba adelante sus estudios como profesor de francés.Fue en ese mismo diario donde comenzó a
publicar algunos de sus poemas y libros. Su nombre ya sonaba en el país, y con Veinte poemas de
amor y una canción desesperadaalcanzó la fama internacional.
A finales de los años veinte, y debido a una serie de problemas económicos, se vio obligado a
emigrar fuera de Chile. Lugares como Birmania, Ceilán o la exótica Singapur se convirtieron en su
lugar de residencia. Incluso tuvo que vivir en España del 34 al 38. Allí conoció a Federico García
Lorca o Vicente Aleixandre entre otros.Junto a otros autores de la generación del 27, fundó la
revista Caballo Verde para la Poesía. Lo que ahí publicaría, poesía social, iba en consonancia a su
ideología republicana. España en el corazón sería la creación perfecta que reflejaba su etapa en la
península ibérica.

Asentado de nuevo en Chile en 1939, se pudo observar a un Pablo más involucrado en la política.
Se afilió al Partido Comunista, algo que influenció claramente a sus nuevas obras.En 1945 le
llegaría uno de los galardones más importantes de su carrera. Pablo Neruda fue el primer el primer
poeta ganador del Premio Nacional de Literatura de Chile. Fue durante esos años cuando obtuvo
un escaño como senador que utilizó para denunciar las desigualdades del sistema. Una
persecución política le obligó a huir a Argentina.Posteriormente realizaría un viaje por la Unión
Soviética, China y la zona de Europa del Este. En 1956 se casaría con Matilde Urrutia, la mujer con
la que estaría hasta su fallecimiento.

Pablo Neruda junto a Salvador Allende

El chileno volvió a su país natal tras unos años emigrando de país a país. Su producción de obras
seguía estando muy activa, y eso se vería reflejado en otra de sus creaciones más famosas: Odas
elementales.En el setenta llegó a negar la candidatura presidencial para darle paso a Salvador
Allende – este le nombraría un tiempo después embajador en París -.Un año más tarde,
concretamente en 1971 se le concedió el premio por antonomasia, el Nobel de Literatura.Pablo
Neruda falleció en Santiago el 23 de septiembre de 1973 tras ver, tan solo doce días antes, como
un golpe de estado derrocaba a Salvador Allende.

Octavio Paz

Biografía

Nombre Completo: Octavio Paz Lozano

Nacimiento: 31 de marzo de 1914 México D.F., México.

Nacionalidad: Mexicana.

Ocupación: Poeta, escritor, ensayista y diplomático.

Fallecimiento: Ciudad de México, 19 de abril de 1998.

Octavio Paz Lozano fue un poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano, Premio Nobel de
Literatura 1990. Es considerado como uno de los más grandes escritores del siglo XX y uno de los
más importantes poetas hispanos de la historia. Su obra abarcó diversos géneros, sobresaliendo
sus textos poéticos, ensayos y traducciones.
Octavio nació en plena Revolución Mexicana. Fue criado en Mixcoac por Josefina Lozano, Amalia
Paz e Ireneo Paz (madre, tía y abuelo respectivamente). Su abuelo era un soldado retirado,
intelectual liberal y novelista. Su padre, Octavio Paz Solórzano, trabajó como abogado para
Emiliano Zapata; involucrándose en la reforma agraria que siguió a la Revolución y además fue
diputado. Debido a su apretada agenda su padre se encontraba ausente de su hogar la mayor
parte del tiempo.

Finalizados sus estudios universitarios de Derecho en la UNAM en 1937, viaja a Yucatán como
miembro de misiones educativas. En 1937, fue invitado en España al Congreso Antifascista, en
plena guerra, representando a la delegación mexicana. Allí mostró su solidaridad con los
republicanos.

En 1954, Paz tuvo una participación estrecha en la fundación de la "Revista Mexicana de


Literatura". Diez años más tarde, conocería a su última esposa, la francesa Marie-José Tramini.

Su primera poesía data de 1933 y la última de 1989, mientras que su primer ensayo lo escribió en
1950 y el último, 3 años antes de su fallecimiento, en 1995.

Antonio García Teijeiro

Antonio García Teijeiro (Vigo, 1952), profesor y crítico literario, es autor de más de cincuenta
títulos, fundamentalmente de Literatura Infantil y Juvenil, en gallego y en castellano.

En 2014, su antología Un rato díxolle á lúa de poesía infantojuvenil, con canciones sobre sus
poemas compuestas por Paco Ibáñez, mereció el Premio Fervenzas Literarias al mejor libro infantil
gallego.
Entre sus numerosos reconocimientos destacan el premio Merlín 1996 por Na fogueira dos versos,
con el que entró en la Lista de Honor del IBBY en 1998; y el premio Pier Paolo Vergerio de la
Universidad de Padua, uno de los más prestigiosos galardones literarios de Europa. En 2006 fue
galardonado con el premio Illas Sisargas de poesía, con el poemario Arredor do teu corpo, y en
2007 con el premio de poesía infantil Luna de aire, convocado por la CEPLI / Universidad de
Castilla–La Mancha, con el libro Estelas de versos, escrito en colaboración con el escritor Rafael
Cruz-Contarini.
Su libro Versos de agua fue elegido por la Fundación Sánchez Ruipérez como uno de los 100
mejores del siglo XX, y sus poemas, tanto para niños como para adultos, figuran en diversas
antologías españolas y latinoamericanas.

Otros de sus poemarios son Paseniño, paseniño, Petando nas portas de Dylan, Chove nos versos,
Na agonía dos outonos en silencio, Presenzas marcadas o Versos con alas. En narrativa, ha
publicado, entre otras obras, A teima de Xan, Os peixes de cores, Verbas de sal o A nena do
parque.