Вы находитесь на странице: 1из 14

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN

AGUSTÍN - AREQUIPA
FACULTAD DE ADMINISTRACIÓN

ESCUELA PROFESIONAL DE GESTIÓN

“VALOR DE LOS RECURSOS ENERGÉTICOS”

PRESENTADO POR:

HUILLCA CHUCHULLO KELLY LUZMILA


LIZANO SILVESTRE JESÚS WILFREDO
LÓPEZ PARI ANGIE RUTH
LÓPEZ SÁNCHEZ MARICRUZ MAEVA
DOC: DR. ADM. GIOVANNI PELÁEZ REVILLA

AREQUIPA- PERÚ

2018
ÍNDICE

CARÁTULA………………………………….….…………………………………………….....…......i

ÍNDICE………………………………………………………………………………….……...………ii

INTRODUCCÍON………………….…………………………………………………………….........iii

RESUMEN…………………………….….………………………………………………….………..iv

ABSTRACT…………………………….….…………………………………………...………………v

CAPÍTULO I: RECURSOS ENERGÉTICOS

1.1. DEFINICIÓN:................................................................................................................. 4

1.2. CLASIFICACIÓN: ......................................................................................................... 5

1.3. EL CARBON: ................................................................................................................. 5

1.4. EL PETRÓLEO: ............................................................................................................. 6

1.4.1. Matizaciones: ........................................................................................................... 7

1.5. EL GAS NATURAL: ..................................................................................................... 7

1.6. MINERALES RADIOACTIVOS. LA ENERGÍA NUCLEAR: .................................... 9

1.6.1. Tipos de reacciones nucleares: .............................................................................. 10

CAPÍTULO II: ENERGÉTICOS EN EL PERÚ

2.1. EL FUTURO DEL SECTOR ENERGÉTICO PERUANO: ........................................ 12

2.2. PAÍS CON POTENCIAL ENERGÉTICO: .................................................................. 12

2.3. ENERGÍA RENOVABLE: ¿POR QUÉ AÚN NO ES PRIORIZADA EN EL PERÚ?:


13

2.4. ENERGÍAS RENOVABLES NO CONVENCIONALES: .......................................... 13

CONCLUSIONES ................................................................................................................... 14
INTRODUCCIÓN
Se considera como recurso energético a toda aquella sustancia sólida, líquida o gaseosa, de la
cual podemos obtener energía a través de diversos procesos. El amplio grupo de sustancias
que conforman el conjunto de los recursos energéticos puede ser agrupado en dos categorías
generales en función de su proceso de formación y de su disponibilidad.

Los recursos energéticos son los que generan energía a un país, continente, etc. Si no tienen
alguno no podrá hacer muchas cosas o tendrá que invertir dinero en algún país para tener
algún recurso (petróleo, gas, etc.). En conclusión, es indispensable.

Los recursos energéticos son usados por el hombre para satisfacer algunas de sus necesidades
básicas en forma de calor y trabajo.

Además, la energía es uno de los recursos más necesarios no solo para el hombre, sino para la
vida entera en el planeta. Actualmente, los recursos energéticos son la base para el desarrollo
de múltiples actividades económicas y sociales.

La energía eléctrica que alumbra nuestras casas, el combustible que usamos para
transportarnos, el gas o carbón que usamos para cocinar son solo algunos ejemplos de usos
domésticos de millones de personas, imaginemos el uso intensivo de energía que realizan las
industrias para elaborar o transformar sus productos y ofrecer sus servicios.

El Perú, una vez más, es un país favorecido con recursos energéticos valiosos, por un lado,
los hidrocarburos, como el petróleo y el gas, con cuantiosas reservas en la Selva y en la Costa
Norte, incluyendo el zócalo continental. Por otro lado, el potencial energético eléctrico,
principalmente proveniente de la energía hidráulica de los ríos, que aporta con la mayor parte
de la electricidad para el país.
CAPÍTULO I: RECURSOS
ENERGÉTICOS
1.1. DEFINICIÓN:

Denominamos recursos energéticos a los medios o recursos que nos ofrece la naturaleza, y a
partir de los cuales, mediante un proceso industrial, se obtiene alguna forma de energía que
puede ser directamente utilizada por el consumidor o por alguna actividad productiva.

La energía es uno de los recursos más necesarios no solo para el hombre, sino para la vida
entera en el planeta. Actualmente, los recursos energéticos son la base para el desarrollo de
múltiples actividades económicas y sociales.

Ahora bien, vale indicarse que se trata de recursos que pueden agotarse en algún momento y
por tanto es importantísimo que se los cuide con criterio y su explotación se efectúe en un
marco de absoluta responsabilidad teniendo en cuenta ese agote y otras problemáticas que
amenazan el equilibrio del medio ambiente cuando su uso se realiza de manera
indiscriminada. Por ejemplo, en el preciso caso del petróleo, la generación de energía a partir
de su uso, inevitablemente, genera gases de efecto invernadero que impactan directamente
contra el calentamiento del planeta.

Dentro de los recursos expuestos el que se erige como la gran estrella es el petróleo, siendo
por caso el recurso de energía más demandado en el mundo entero. En tanto, el impresionante
avance y desarrollo que se viene observando en el mundo ha generado una necesidad aún
mayor del mismo.

Por supuesto esta situación fue de la mano del aumento en su valor y también a este hecho
pueden sumársele causas como la reducción en el hallazgo de más yacimientos y la
inestabilidad producto de guerras que se viven en muchas de las zonas productoras del
mismo, tal es el caso de Oriente Medio.
Sin lugar a dudas, los recursos de este tipo son claves a la hora del desarrollo económico de
las naciones y por ello es que son tan preciados cuando en ciertos lugares geográficos se
disponen reservas, pero lamentablemente y como consecuencia del afán que despiertan es que
se producen algunas calamidades.

Una solución a los inconvenientes planteados sería profundizar la búsqueda y desarrollo de


nuevas formas de energía que convivan con las mencionadas y que sean sanas para el planeta.

1.2. CLASIFICACIÓN:

 Sólidos, como el carbón o la biomasa (si se quema para obtener energía)


 Líquidos, como el petróleo o el gas natural.
 La biomasa (si se utiliza para obtener biogás).

Aunque no se quemen también llamamos recurso energético al uranio, al hidrógeno, a la


radiación proveniente del sol (la iluminación y el calor), la energía mecánica que contienen
las masas de aire o el agua y a la energía geotérmica.

Se llevan utilizando muchos años, y su transformación en energía y la posterior utilización de


la misma tienen importantes efectos nocivos sobre el medio ambiente, especialmente por la
contaminación atmosférica que ocasionan y por los residuos que generan.

1.3. EL CARBON:

Se trata de una roca sedimentaria combustible muy rica en carbono, formada por la
descomposición de restos vegetales a lo largo de millones de años. El carbón es el
combustible fósil más abundante.

El poder calórico de los diferentes tipos de carbón depende de su antigüedad:

 Los que tienen un origen en la era primaria, como la antracita y la hulla bituminosa,
son los de mayor poder calórico.
 Los que se originaron en el mesozoico, secundario, como la hulla subbituminosa
(lignito negro) o el lignito pardo tienen menor poder calorífico y son más
contaminantes.
 Otros tipos de carbón son la turba y el coque.

España tiene unas reservas limitadas de carbón y su explotación presenta una serie de
problemas que reducen notablemente el interés económico:

 Los yacimientos ricos ya se han agotado y los que quedan son de baja calidad: las que
quedan son mayoritariamente de hulla subbituminosa o de lignito pardo y tienen
muchas impurezas, lo que obliga a procesos de lavado y transformación para
aumentar su poder calórico y evitar altos niveles de contaminación (especialmente
con dióxido de azufre que es uno de los principales causantes de la lluvia ácida).
 Los yacimientos españoles presentan una disposición de sus recursos en delgados,
profundos y plegados estratos que impide la explotación a cielo abierto y obliga a un
aumento de los costes para excavar profundas galerías subterráneas, entibadas y con
complejos sistemas de transporte y drenaje.
 El elevado coste de la mano de obra minera, ya que al dominar las minas galería la
productividad por minero disminuye considerablemente.

Las reservas de carbón de mayor calidad se localizan en el Macizo Galaicoleonés y en la zona


occidental de la Cordillera Cantábrica, mientras que las de hulla subbitumnosa y lignito pardo
lo hacen en las cuencas turolenses del Sistema Ibérico.

1.4. EL PETRÓLEO:

El petróleo, también llamado "aceite de roca" es un líquido oleaginoso combustible,


compuesto por una mezcla de hidrocarburos y de otras sustancias como oxígenos, azufre y
nitrógeno. Su olor es fuerte y es poco denso porque flota sobre el agua. El origen del petróleo,
y del gas, está en la acumulación y depósito, durante largos períodos de tiempo, de grandes
cantidades de compuestos orgánicos (fundamentalmente zooplancton y algas) en las cuencas
sedimentarias marinas o lacustres en un ambiente anaeróbico o ambiente en el que faltaba el
oxígeno. Estos restos orgánicos contienen carbono e hidrógeno en cantidades abundantes, y
constituyen los elementos fundamentales del petróleo y del gas (hidrocarburos).

En España los principales yacimientos españoles se encuentran en Tarragona y en Ayoluengo


de la Lora (Burgos).
El petróleo "crudo" es el recurso energético más consumido para crear energía primaria,
eléctrica, consumida en España, ello se observa en el gráfico del consumo de energía
primaria, donde casi el 50% procede del petróleo.

El consumo de petróleo manifiesta una ligera tendencia al crecimiento, que contrasta con una
doble problemática:

 Sus precios mantienen una tendencia al alza


 Los compromisos adquiridos en el protocolo de Kioto (y sus secuelas en Bali)
inducen a reducir el consumo y sustituirlo por otras fuentes de energía.

1.4.1. Matizaciones:

 El consumo de petróleo como energía primaria tiende al descenso, siendo sustituido


por otras energías (gas o biomasa), fundamentalmente para la fabricación de
electricidad en centrales térmicas.
 Trasformado en gasolina, gasoil, gasóleo, fueloil, nafta, queroseno, aceites
lubricantes, asfalto, gases licuados del petróleo (GLP), como el propano o el butano,
el consumo de petróleo como energía final manifiesta un ligero aumento, que se debe
al aumento del consumo del transporte. Sin embargo, en calefacciones y otros usos
domésticos, al amparo de las subvenciones y las políticas restrictivas derivadas de los
compromisos de Kioto, está siendo sustituido por el gas natural y por energías
renovables. Por último, como materia prima para la industria (química y
petroquímica, por ejemplo) se mantiene o disminuye el consumo (producción de
azufre, de amoniaco, de acetona, de fibras para la industria textil, de polietileno u
otros plásticos), en función de los procesos de deslocalización que afectan a los
subsectores industriales más intensivos en mano de obra o de los problemas de
competitividad que pueden tener en el mercado global.

1.5. EL GAS NATURAL:

Se trata de una mezcla de gases (hidrocarburos gaseosos), entre los que predomina (97%) el
metano, que se encuentra en yacimientos subterráneos asociada al petróleo, al carbón o de
forma aislada. Otros gases de la mezcla son el propano y el butano, que son denominados
Gases Licuados del Petróleo por la facilidad con la que pueden pasar a un estado líquido
sometidos a ciertas presiones y temperaturas.

España carece prácticamente de reservas y su producción es escasísima y en disminución,


localizándose los yacimientos más importantes en Huelva y en Sevilla. Esta situación obliga a
depender de las importaciones, fundamentalmente de los países del Golfo Pérsico, Argelia,
Libia, Egipto, Noruega y Portugal. Estas importaciones se realizan por gasoductos desde los
países europeos o desde Argelia, y a través de barcos “metaneros” desde orígenes más lejanos
(el gas viaja licuefactivo y se regasifica en instalaciones situadas cerca de los puertos de
recepción).

Como en el caso del petróleo, la lejanía de Rusia y los países de la antigua URSS hace que
España no tenga a estos países entre sus principales abastecedores, como sucede en la UE,
especialmente en los países situados más al este. No obstante, las políticas europeas de
diversificación de los orígenes y de creación de una red europea de gasoductos que facilite
los intercambios y asegure el abastecimiento, hacen previsible que los orígenes de las
importaciones de gas se modifiquen en los próximos años, ganando peso las procedentes del
coloso ruso.

El consumo de gas natural es cada vez más importante, fundamentalmente porque presenta
cuatro ventajas:

 Es menos contaminante que el carbón y el petróleo: emite un 65% menos CO2 que el
carbón y el petróleo y un 20% de NOx, y prácticamente ningún SO2, siendo un
hidrocarburo de sustitución de otros combustibles fósiles con vistas a cumplir los
objetivos del protocolo de Kioto.
 Su extracción y transporte es fácil; además la cercanía de las reservas rusas y
norteafricanas juega a su favor.
 Su precio es menor que el del petróleo, aunque el aumento de la demanda también
está repercutiendo en el alza de sus precios.
 Es un combustible que se utiliza para aumentar la variedad del mix energético.

Como energía primaria, en España, el 43% del gas se dedica a la producción de electricidad,
bien en centrales térmicas de gas o en centrales de cogeneración, y el 57% restante para el
consumo final en la industria (41,5%) o en los hogares y servicios (14%), en calefacciones,
etc.

El sector del gas, en España, como sucede con el del petróleo, está liberalizado siguiendo las
directivas europeas, pero presenta una fuerte concentración empresarial. A las actividades de
transporte, regasificación y almacenamiento se dedican 12 empresas, pero Gas Natural,
Iberdrola y REPSOL controlan casi el cien por cien del mercado. Las actividades de
distribución y comercialización las realizan un mayor número de empresas (30 y 18,
respectivamente), aunque el peso de las grandes multinacionales es también enorme.

1.6. MINERALES RADIOACTIVOS. LA ENERGÍA NUCLEAR:

Varios son los minerales de los que el hombre se aprovecha para la consecución de un tipo de
energía, la nuclear. Barata y limpia está muy cuestionada por la peligrosidad de sus residuos.

Llamamos energía nuclear a la que se obtiene a partir de reacciones producidas


antrópicamente en el núcleo de algunos isótopos de ciertos elementos químicos, como el
uranio-235, el torio, el plutonio, el estroncio o el polonio, aunque el más frecuente es el
primero. Esta energía se produce en reactores nucleares y se utiliza para producir electricidad.
1.6.1. Tipos de reacciones nucleares:

 La fisión que consiste en la división en cadena del núcleo del átomo (cada núcleo, al
romperse, emite veinte o más neutrones, que impactan en otros núcleos
rompiéndolos), que libera gran cantidad de energía, que se utiliza para convertir agua
en vapor, con el que mover una turbina que produce energía eléctrica. El calor que se
desprende en la reacción es tal que son necesarias importantísimas medidas de
seguridad para controlar el calentamiento de la central nuclear.

 La fusión nuclear consiste en la unión en cadena de dos núcleos atómicos de


hidrógeno, deuterio o tritio, que libera una enorme cantidad de calor (mil millones de
grados centígrados), que se puede transformar en energía eléctrica. El problema
fundamental de este tipo de reacción nuclear es que no se ha conseguido realizar un
reactor que controle esa cantidad de energía-calor.

La energía nuclear presenta como ventajas una gran eficiencia y la ausencia de emisiones de
GEI, además es una fuente de energía primaria que aumenta el mix energético y eleva el
grado de estabilidad en la oferta energética. Estas circunstancias hicieron que comenzase a
desarrollarse en los años setenta, cuando la llamada “crisis del petróleo” elevó el precio del
que entonces era la principal fuente primaria de energía y suscitó problemas de
abastecimiento. No obstante, algunas características de la energía nuclear han limitado su
crecimiento:

 Los combustibles nucleares (fisión), una vez utilizados (y reutilizados y reciclados en


procesos de enriquecimiento o recarga), generan residuos radiactivos, cuya
peligrosidad (emiten radiaciones nocivas para la vida) puede durar cientos de miles de
años. El almacenamiento de estos residuos es muy dificultoso ya que es necesario
asegurar que durante larguísimos períodos de tiempo podrá ser evitada la
contaminación que pueden generar.
 Las centrales nucleares de fisión necesitan importantes y caras medidas de seguridad,
dado el peligro de que puedan producirse accidentes o fugas, como sucedió en la
central de Chernóbil, en 1986.
 La actividad de las centrales nucleares tiene impactos en el medio: afecta al
microclima de la zona, modifica la temperatura de las aguas de los ríos de los que se
abastece, etc.
 Los combustibles utilizados en las centrales nucleares no son renovables y se
encuentran localizados en unos pocos países, lo que ocasiona una fuerte dependencia
de las importaciones.
CAPÍTULO II: RECURSOS
ENERGÉTICOS EN EL PERU
El Perú, una vez más, es un país favorecido con recursos energéticos valiosos, por un lado los
hidrocarburos, como el petróleo y el gas, con cuantiosas reservas en la Selva y en la Costa
Norte, incluyendo el zócalo continental. Por otro lado, el potencial energético eléctrico,
principalmente proveniente de la energía hidráulica de los ríos, que aporta con la mayor parte
de la electricidad para el país.

Asimismo, debido a la realidad del país, con zonas poco accesibles o muy alejadas de la “red
eléctrica”, el empleo de fuentes energéticas no convencionales como la energía solar, eólica
(del viento) y de la biomasa, es cada vez más significativo.

El aprovechamiento de los recursos energéticos se puede dar:

 Como energía primaria, referidas a las energías provistas por la naturaleza en forma
directa, como la hidroenergía, el petróleo crudo, el gas natural, el carbón mineral, la
leña, residuos vegetales y animales, bosta y yareta, bagazo.
 Como energía secundaria, que consisten en productos y formas de energías resultantes
de los diferentes centros de transformación y tiene como destino los diversos sectores
de consumo, así como: coque, carbón vegetal, gas licuado, gasolina, kerosene, turbo
combustible, diesel oil, petróleo residual, productos no energéticos, gas distribuido,
gas de refinería, gases industriales y energía eléctrica.

2.1. EL FUTURO DEL SECTOR ENERGÉTICO PERUANO:

Nuestro país posee una diversidad de recursos naturales que favorecen nuestro potencial
energético, a pesar de que aún no se aprovecha en su totalidad. La formación de especialistas
en el sector ayudará a revertir esta situación.

Es importante analizar el sector energético peruano a largo plazo, no solo de manera


coyuntural. Este 2018 se cumplen 25 años de reforma y eso debe llevarnos a reflexionar sobre
todo lo que se hizo en este período.

2.2. PAÍS CON POTENCIAL ENERGÉTICO:


En Sudamérica, alrededor del 25 % de energía primaria ya es renovable. Han surgido también
las energías renovables no convencionales, como solar y fotovoltaica. Aunque la región
mantiene su liderazgo en aprovechamiento de energía renovable, la tendencia de los últimos
años ha sido la innovación de esas fuentes de energía, algo en lo que recién estamos
avanzando.

La tendencia global se enfoca en desarrollar esas nuevas fuentes que ganan competitividad
cada año, porque sus costos se han reducido de manera notable. En este contexto, el 50 % de
la energía eléctrica en el Perú es renovable y se proyecta llegar al 60 % para el 2025. El
petróleo, en la matriz eléctrica de casi todo el planeta, ha desaparecido o es muy escaso como
en el caso peruano donde solo podemos usarlo solo para emergencias.

Nuestro país tiene un gran potencial en el sector energético, gracias a nuestros recursos
naturales. Solo en hidroeléctricas se estima que es de 70 000 MW. Hoy, la demanda es solo
del orden de 7 000 MW. En energía eólica podemos producir alrededor de 23 000 MW. En
energía solar, si bien no hay un índice propio, podríamos hablar de cerca de 20 000 MW. Lo
importante es poner en valor todo ese potencial en tanto cuenten con competitividad.

2.3. ENERGÍA RENOVABLE: ¿POR QUÉ AÚN NO ES PRIORIZADA EN EL PERÚ?:

En el Perú, solo el 2,7% de la energía proviene de fuentes renovables no convencionales. Una


mayor diversificación será imperativa para el 2021, de lo contrario, economía y medio
ambiente se dañarían

Chile, Colombia y Ecuador proyectan que, para el 2025, el 20% de su matriz energética
deberá estar basada en energías renovables no convencionales (eólica, solar, geotérmica,
entre otras). Mientras tanto, el Perú mantiene una meta más humilde para los próximos cinco
años: el 5%; un número que, sin embargo, tampoco alcanza. Y es que la producción a través
de estas fuentes era de 2,7% a finales del 2017, según la Sociedad Peruana de Energías
Renovables (SPR).

La demanda de energía va a aumentar considerablemente. Si no diversificamos las fuentes,


vamos a tener que usar nuestras reservas de petróleo, lo que es altamente contaminante y,
además, tiene un alto precio

2.4. ENERGÍAS RENOVABLES NO CONVENCIONALES:

En Chile la legislación eléctrica reconoce a las energías renovables y energías renovables no


convencionales. Estas últimas se consideran como la energía eólica, solar, biomasa, geotérmica, de los
mares e hidráulica menor a 20 MW.

El año 2013, China concentró el 24% de la capacidad de energía renovable mundial, y las fuentes
renovables rebasaron por primera vez a las fuentes fósiles y nucleares en términos de nueva capacidad
eléctrica.
CONCLUSIONES

PRIMERA.- No debemos despreciar el impulso que se ha dado a las tecnologías de


carácter renovable, que permita un mayor aprovechamiento de los recursos, como por
ejemplo mejorar la capacidad de almacenamiento de la energía, constituirá un hito importante
en la historia de la humanidad, reduciendo progresivamente la utilización de los recursos
fósiles, eliminando la importancia geoestratégica de dichas materias primas y el riesgo
económico para los países que carecen de las mismas, abaratando simultáneamente la
energía, incrementando la productividad y reduciendo la contaminación y los posibles efectos
sobre el calentamiento terrestre.