Вы находитесь на странице: 1из 8

Titulo enfermedades sexuales

Las infecciones de transmisión sexual antiguamente conocidas como enfermedades de


transmisión sexual siguen siendo una de las principales causas de morbi-mortalidad en el mundo
afectando especialmente a los adolescentes y adultos con vida sexual activa. Este tipo de
infecciones no respeta raza, edad, sexo,

En el siglo XX ha incursionado buenos y malos hechos dentro de los cuales la liberación femenina
en cuanto al sexo que comparten con diferentes parejas, la pérdida de valores así como la
desintegración familiar han permitido que proliferen las infecciones de transmisión sexual siendo
bastante frecuentes en las mujeres por las siguientes razones: Relaciones sexuales con mayor
precocidad. Tendencia a cambiar de pareja con mucha frecuencia. Generalmente no usan
preservativos para todo acto sexual. En la actualidad la televisión, internet, música, libros, están
orientados hacia la experimentación del sexo ya que los mismos están al acceso de todos,
mostrando imágenes de relaciones prematrimoniales, canciones con contenido obsceno e
incentivando especialmente a los adolescentes a iniciar una vida sexual a temprana edad, creando
desorientación e información confusa, como consecuencia de la falta de comunicación, educación
y orientación por parte de los padres y maestros. La mayoría de personas no saben que están
contagiados debido a que no presentan síntomas, lo que los hace portadores de la enfermedad, su
importancia radica en la trascendencia de tipo social, ya que son infecciones muy frecuentes y de
fácil contagio de persona a persona por vía sexual.1

1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

1
(OLMEDO-BUENROSTRO, 2012 vol. 31)
3.1. Formulación del Problema.

¿QUE NIVEL DE CONOCIMIENTOS SOBRE LAS ENFEMEDADES DE TRASMISION SEXUAL TIENEN LAS
MUJERES JOVENES DE 20 A 40 AÑOS EN EL MUNICIPIO DE COTA CUNDINAMARCA?

3.2. Objetivos

3.2.1 Objetivo general

Generar en las mujeres jóvenes conciencia y responsabilidad sobre los riesgos de transmisión de
enfermedades como el VIH Y VPH en las relaciones sexuales

3.2.2 Objetivos especificos

1.-Definir lo que son Infecciones de Transmisión Sexual y describir las consecuencias que conllevan
las relaciones sexuales a temprana edad.

2.-Descubrir la manera correcta de llevar una vida sexual responsable.

3.-Identificar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres jóvenes

4. Brindar información veraz y correcta sobre las enfermedades de transmisión sexual y su


prevención.

5 Promover valores: libertad, responsabilidad, fidelidad, respeto, solidaridad y amor.


3.3 Justificación

En Colombia, se reportan a través de los RIPS un promedio anual de 98.423 casos de infecciones
de transmisión sexual, de las cuales se estima que el 23% son de tipo ulcerativo, este tipo de
infecciones aumentan la probabilidad de las enfermedades de trasmisión sexual especialmente
VIH Y VPH afectando un alto número de mujeres comprendidas entre 20 y 40 años de edad por
falta de cultura, el poco uso de condón y la promiscuidad sexual además la mínima información
puesto que estas enfermedades no presentan síntomas inmediatamente sino que hasta que la
infección ya ha avanzado y es demasiado tarde para ser control o muchas veces no se diagnostica
acertadamente dado que en su sintomatología no es común o por pena no se consulta a tiempo

Sumado a esto tenemos que por temor a su familia a su compañero y a la sociedad las mujeres
que se encuentran infectadas no lo revelan, por lo tanto se hace necesario un sistema de
detección de estas enfermedades VIH Y VPH para poder dar un rápido diagnóstico y tratamiento
para evitar más daños irreversibles.

Según investigación realizada por la (OMS, 2009), a nivel mundial las Enfermedades de trasmisión
sexual constituyen un grave problema de salud pública en la mayor parte de los países, las cuales
afectan principalmente a la población mujeres jóvenes los que se constituyen como la población
más vulnerables a contraer una Infección de Transmisión Sexual, siendo un indicador de riesgo el
comportamiento sexual de los mismos que los impulsan a tener relaciones sexuales
tempranamente. La misma curiosidad, el deseo de relacionarse con el sexo opuesto, los mismos
compañeros hacen que éstos sean más propensos a estas infecciones; se hace necesario fortalecer
sus conocimientos que les permita un comportamiento sexual más seguro. (M. Díez, 2011 vol.
2
13)

22
El trabajo sexual desde una perspectiva de los derechos humanos: implicaciones del VIH/sida e
infecciones de transmisión sexual Civilizar 14 (27): 97-110, julio-diciembre de 2014
2. MARCO TEORICO

Dada que toda investigación tiene un propósito llamado solución, esta investigación tiene como
objeto concientizar a las mujeres en edad fértil de 20 a 40 años del municipio de cota
Cundinamarca, acerca de las enfermedades de transmisión sexual. Teniendo en cuenta el termino
enfermedades de transmisión sexual (ETS) son enfermedades infecciosas, que tienen diferentes
agentes etiológicos y que las reúne el hecho epidemiológico de adquirirse por vía sexual, sin ser
esta la única de transmisión.

Lamentablemente estas enfermedades de transmisión sexual se aun vuelto comunes en las


mujeres adultas que se encuentran en etapa fértil ya que corren el riesgo de contraer algunas
enfermedades de trasmisión sexual, esto es debido a la falta de importancia y promoción de las
mujeres, por lo que estas enfermedades se transmiten principalmente durante las relaciones
sexuales y además las mujeres que se encuentran en estado de embarazo o el parto también
puede transmitir la enfermedad al hijo teniendo el riesgo de parto prematuro y de dar luz hijos
con bajo peso al nacer.

Ademes se determinan algunos factores que aumentan las posibilidades de que una persona
contraiga una enfermedad de trasmisión sexual las cuales son:

- El primer factor es la actividad sexual a temprana edad, ya que es la edad en la que se


comienza a mantener relaciones sexuales y tiene mayor probabilidad de que una persona
contraiga una enfermedad de transmisión sexual.

- El segundo factor es la numerosas parejas sexuales que de las cuales corren mayor riesgo
ya que pueden contraer la enfermedad debido que estas parejas tienen contacto sexual
con diferentes de ellas.

- El tercer factor es tener sexo sin protección, teniendo en cuenta que los condones de látex
son el único método anticonceptivo que reduce el riesgo de contraer una enfermedad de
transmisión sexual y se deben usar siempre. Los espermicidas, diafragmas y demás
métodos anticonceptivos pueden contribuir a prevenir el embarazo, pero no protegen
contra las enfermedades de transmisión sexual.

De acuerdo a lo anterior la prevención es fundamental, ya que prevenir las enfermedades de


transmisión sexual es mucho más fácil que tratarlas. La única forma de prevenir totalmente las
enfermedades de transmisión sexual es abstenerse de toda clase de contacto sexual. Si una
persona va a tener relaciones sexuales, la mejor manera de reducir la probabilidad de contraer
una enfermedad de transmisión sexual es utilizar siempre un condón, además teniendo en cuenta
las encuestas realizadas en el municipio de cota nos arrojó la falta de interés y de conocimiento
sobre el tema la cual hemos decidido realizar una capacitación acerca del tema y así poder
concientizar a las mujeres en estado fértil sobre las enfermedades que pueden llegar a tener en el
momento de tener relaciones sexuales.

A través del tiempo y a medida que avanzaron las investigaciones se encontraron nuevos virus,
hongo y bacterias, que permanecen en el organismo y sin transmitidas por cualquier tipo de
contacto sexual infectan a la persona sin ocasionar síntomas.

Por ese motivo la OMS mediante un convenio cambio el nombre de enfermedades venéreas a
infecciones de transmisión sexual debido a que las enfermedades causan síntomas inmediatos
mientras que las infecciones pueden permanecer en el organismo por un prolongado tiempo sin
que se presente ningún síntoma. (M. Díez, 2011 vol. 13)

Las ITS son un problema de la actualidad sobre todo en los jóvenes debido en la mayoría de los
casos a la falta de información y de importancia que se le dan a estas.3

Las ITS se transmiten principalmente por la relaciones sexuales pero también se pueden pasar de
la mama al hijo en el momento del embarazo o el parto, inclusive se puede adquirir por medio de
la utilización de utensilios que tengan sangre o tejidos, vías no sexuales.

Algunas de las ITS no presentan ningún tipo de síntomas, en la actualidad un 70 % de las mujeres y
un gran porcentaje de hombres que tienen un ITS no presentan síntomas y adicional a esto existen
otro tipo de factores que dificultan el diagnóstico, el tratamiento y el control de estas infecciones,
como son:

 Abandono del tratamiento

 Resistencia del paciente a acudir en busca del tratamiento en su gran mayoría los jóvenes
ya que no aceptan su estado.

 La dificultad para informar sobre todo a las parejas haciendo que la enfermedad se
propague a más personas

 La desinformación (OLMEDO-BUENROSTRO, 2012 vol. 31)

3
El trabajo sexual desde una perspectiva de los derechos humanos: implicaciones del VIH/sida e infecciones
de transmisión sexual Civilizar 14 (27): 97-110, julio-diciembre de 2014
4.1 Antecedentes

Fernando de la Hoz-Restrepo1, Nelson Alvis-Guzmán2, Javier Narváez1 y Luz A. Chocontá-Piraquive1


(
Evaluación de la Carga de Enfermedad por el Virus del Papiloma Humano en Bogotá) (Rev. salud
pública vol.11 no.3 Bogotá May/June 2009

El VPH es un virus ADN de doble cadena perteneciente a la familia Papovaviridae. Los


papilomavirus fueron descritos por primera vez en 1907 por Giuseppe Ciufo quien descubrió la
naturaleza infecciosa de las verrugas o papilomas, sin embargo no fueron estudiados hasta los
años 70, cuando apareció la virología molecular y zur Hausen inició los estudios acerca de la
génesis infecciosa del cáncer de cérvix (1). La infección por el VPH constituye la ITS más común
entre las mujeres (2). Se estima que alrededor de 291 millones de mujeres son portadoras. De
éstas, 105 millones están infectadas por los VPH 16 y 18. La prevalencia de la infección es máxima
entre las mujeres jóvenes, declinando en mujeres de edad mediana, hasta (Fernando de la Hoz-
Restrepo1, 2009)aún no han sido aclarados (3).

Actualmente existe gran cantidad de evidencia epidemiológica que asocia el VPH al cáncer de
cuello uterino (CCU). El estudio de casos de cáncer de cérvix más grande fue llevado a cabo por la
IARC, participaron alrededor de 1.000 mujeres en 22 países del mundo y se detectó ADN viral en
97,4 % de los casos, lo cual permitió establecer que la infección por el VPH constituye una causa
necesaria, aunque no suficiente, para el desarrollo de esta neoplasia (4).

Para el 2002 se estimaron a nivel mundial 493 000 casos nuevos de CCU y 273 505 muertes por
esta causa, más del 80 % de esta carga pertenece a los países menos desarrollados. En la región de
las Américas se produjeron 80 253 casos de CCU y 35 322 muertes, de los cuales el 81,7 y el 83,6
%, respectivamente, ocurrieron en Centro y Suramérica (5). Esta alta morbimortalidad y el hecho
de que existen medidas tanto preventivas como terapéuticas para controlar el cáncer de cérvix es
lo que urge la puesta en práctica de intervenciones efectivas ya conocidas, así como la evaluación
de nuevas intervenciones.

Recientemente se aprobaron dos vacunas contra el VPH producidas por Merck y Glaxo Smith Kline.
Una bivalente contra los tipos 16 y 18 y otra cuadrivalente que incluye además los genotipos

6 y 11. Estas vacunas inducen anticuerpos contra la principal proteína de la cápside viral, la
proteína L1 y se sabe que inducen una respuesta inmune 10 veces mayor a la de la infección
natural durante al menos 48 meses (6). Los estudios de campo han mostrado que las vacunas
tienen casi 100 % de eficacia contra las lesiones de alto grado producidas por los virus 16 y 18, pero
debido a la historia natural de la enfermedad aún no se ha podido demostrar en qué grado reduce
la frecuencia de cáncer inducida por estos virus. Aunque los beneficios potenciales de la vacuna
generen expectativa, el uso que de ésta pueda hacerse en programas sistemáticos de inmunización
aún no ha sido definido con claridad en Colombia y Latinoamérica debido parcialmente a los altos
costos de la vacuna y a la necesidad de realizar estudios de carga de enfermedad que aclaren cuál
es el impacto de la infección por VPH entre nosotros y cuál sería el impacto potencial de las
vacunas. (Fernando de la Hoz-Restrepo1, 2009)

En la búsqueda de respuestas a este problema, la Secretaría de Salud de Bogotá y la Universidad


Nacional de Colombia, desarrollaron un proyecto de estimación de la carga de enfermedad por
Virus del Papiloma Humano en Bogotá, para apoyar la toma de decisiones con relación a la
introducción de estas vacunas.

1. INSTITUTO NACIONAL DE SALUD. Estudio de prevalencia al VIH con HSH en Bogotá, Liga
Colombiana de Lucha contra el SIDA, 2000.

2. INSTITUTO NACIONAL DE SALUD. Estudio Centinela Nacional, 2000.

Situación y tendencias epidemiológicas de la infección por VIH/SIDA en Colombia

La situación Global de la epidemia de SIDA no es tranquilizadora para nadie. En el mundo ya se


sobrepasa la cifra de 40 millones de personas afectadas. La situación en el África subsahariana
tiene proporciones de desastre humanitario con más de 25 millones de casos. En la India y el
sureste asiático se estima que hay más de 5 millones de personas infectadas, y en América Latina
los datos andan cerca de los dos millones de casos. A pesar de las cifras, el SIDA apenas comienza y
su evolución a largo plazo es aún incierta. Su avance o retroceso necesita ser considerado en el
marco de décadas. Países como Sudáfrica que en 1986 contaban con prevalencias menores del
1%, hoy se calcula que pueden tener infectada a más del 20% de la población, entre los 15 y 49
años.

Para definir el tipo de intervención que pueda ser de mayor eficacia, el Banco Mundial ha
propuesto un esquema de clasificación de la epidemia en tres categorías:

• Epidemia incipiente o de bajo nivel (ONUSIDA): prevalencia general de la infección por debajo
del 1% con poblaciones vulnerables con prevalencia menor del 5 %.

• Epidemia concentrada: poblaciones vulnerables con prevalencia mayor del 5% y baja en el resto
de la población.

• Epidemia generalizada: alta en las personas con mayor vulnerabilidad y donde el 5% o más de las
mujeres que reciben atención prenatal se encuentran infectadas.

De acuerdo con el cálculo de prevalencias estimadas, se puede decir que 16 países cuentan con
prevalencias superiores a un 10%, todos ellos en África Subsahariana, 8 países, también del África
subsahariana, cuentan con prevalencias entre el 5% -10%, existen 28 países que están entre el 1%
-5% y en 119 países este indicador está por debajo del 1% (Resto del mundo). Varios países
vecinos cuentan con prevalencias que superan el 1%. Por ejemplo, en la región de Caribe y
Centroamérica, Haití tiene una prevalencia de 5.1%; Bahamas del 4.1%; Guyana está en 3.1%;
República Dominicana en 2.8%; Honduras en 1.9 % y Panamá en 1.5%.4

Situación de la Epidemia en Colombia.

4
INSTITUTO NACIONAL DE SALUD
Según lo descrito hasta aquí, y a partir de la clasificación propuesta por el Banco Mundial,
Colombia entraría en la categoría de epidemia concentrada, pues aunque la prevalencia general
estimada es de 0.4%, en el estudio de cero prevalencia realizado con Hombres que tienen sexo con
Hombres en Bogotá (1) se encontró una prevalencia del 18,4%. En Colombia, a través del sistema
de reporte regular al programa se han notificado 40.072 casos. Sin embargo, teniendo en cuenta
otras fuentes de información, el sub-registro y el retardo en la notificación, se calcula que en la
población entre 15 y 49 años, como grupo poblacional donde se concentra mayormente la
infección, la prevalencia pudiese estar alrededor del 0.7%, con un estimado de 180.982 casos. Para
los menores de 15 años se estiman 3.963 casos. La mortalidad por SIDA, igualmente se calcula en
un número de 3.940 muertes por año, de las cuales 735 corresponden a menores de 14 años.
(Proyección con datos DANE). El 81.33 % de los 40.072 casos reportados son hombres, 18.00% son
mujeres.

En los casos en que se reportó el mecanismo de transmisión, 50,9% fue heterosexual, 28,3%
homosexual y 16,8% bisexual, para un total de 96% transmitidos por vía sexual, 3,1% perinatal,
0,67% transfusional, 0,11% en usuarios de drogas intravenosas y 0,12% por otras formas. Por otro
lado, en el estudio centinela realizado en el año 2000 (2), se encontraron prevalencias por encima
de lo esperado en departamentos de la costa atlántica, lo que sugiere una tendencia a una
epidemia generalizada en estos sitios. Las mujeres representan el 18% de los casos, pero este
número continúa creciendo y la relación hombre-mujer sigue siendo cada vez más cercana, con
una relación de 3:1 promedio en el país, que en algunos departamentos puede ser de 2:1. El 52.86
% de los casos por VIH se presenta en personas entre los 15 y los 35 años, lo que quiere decir que
este grupo poblacional, probablemente, se infectó antes de los veinte años de edad.

La tendencia de la epidemia es creciente y las curvas no parecen aplanarse de la forma como se ha


logrado en otros países. Según las proyecciones, si las intervenciones no logran su efecto o no se
les da la sostenibilidad requerida, para el año 2010 tendremos una prevalencia cercana al 1.5%, lo
que representará un número estimado de 800.000 casos.5

5 Fernando de la Hoz-Restrepo1, Nelson Alvis-Guzmán2, Javier Narváez1 y Luz A. Chocontá-Piraquive1


(Evaluación de la Carga de Enfermedad por el Virus del Papiloma Humano en Bogotá) (Rev. salud
pública vol.11 no.3 Bogotá May/June 2009