Вы находитесь на странице: 1из 289

EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1788
_______________

Meditad profundamente en cuando lo que se llama vuestro nacimiento no se había


producido…˜ Encontraos a vosotros mismos en ese estado en que lo que se llama vues-
tro nacimiento no se había producido…˜ Encontraos a vosotros mismos ahora…˜ en ese
estado verdadero vuestro…˜ en que lo que se llama nacimiento no puede entrar…˜ Un
verdadero comprehensor de lo que él es…˜ nosotros mismos…˜ ahora…˜ en que nos
estamos encontrando a nosotros mismos sin nacimiento…˜ no es más que nadie…˜ sino
menos…˜ Un verdadero comprehensor de su verdadera naturaleza…˜ no está viendo en
sí mismo ni rastro de que un nacimiento de él haya acontecido nunca…˜ ni tampoco está
viendo que lo que el nacimiento ha traído sea suyo en absoluto…˜ Lo que diferencia a
un comprehensor de su verdadera naturaleza de un no-comprehensor de su verdadera
naturaleza…˜ es que el comprehensor no tiene nacimiento…˜ ¿Y que es no tener naci-
miento?…˜ Mirad profundamente lo que el nacimiento ha traído…˜ e inmediatamente
sabréis qué es lo que un comprehensor de su verdadera naturaleza no tiene…˜ ¿Qué es
lo que ha traído el nacimiento?…˜ A cada uno de nosotros…˜ si aceptamos crédulamen-
te que el nacimiento es el nacimiento de nosotros…˜ el nacimiento nos ha traído algo…˜
¿Qué nos ha traído el nacimiento a cada uno de nosotros?…˜
Pero fijaos bien en la sutileza…˜ decir que el nacimiento nos ha traído algo a cada
uno de nosotros…˜ implica que él nos ha venido a nosotros…˜ y que nosotros lo hemos
recibido…˜ No hay coincidencia…˜ no hay identidad entre el que viene y el que reci-
be…˜ Nosotros no podemos decir nunca que somos lo que ha nacido…˜ Lo que ha na-
cido…˜ es como habernos traído algo…˜ Pero nosotros somos siempre lo que nosotros
somos…˜ Lo que el nacimiento trae…˜ no nos aumenta ni nos disminuye…˜ no se suma
a nosotros…˜ no se resta de nosotros…˜ Lo que el nacimiento trae…˜ es precisamente
lo que nosotros no somos…˜ Es más…˜ lo que el nacimiento trae…˜ es precisamente lo
que nosotros no tenemos…˜ Por ello…˜ el comprehensor de su verdadera naturaleza…˜
no es más ni menos que nadie…˜ Es simplemente lo que él es…˜ y lo sabe…˜ y eso es
todo…˜
Bajo el punto de vista del tener…˜ el comprehensor de su verdadera naturaleza es
infinitamente menos que el que cree crédulamente que tiene nacimiento…˜ El compre-
hensor de su verdadera naturaleza sabe que él no tiene nacimiento…˜ que el nacimiento
no es de él…˜ que nada de lo que el nacimiento trae es su propiedad…˜ y que él tampo-
co es propiedad del nacimiento…˜ Sabe que su ser…˜ sabe que su verdadera naturaleza
no se la debe al nacimiento…˜ sabe que el nacimiento no le ha hecho ser lo que él es…˜

2
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

sabe que el nacimiento no le ha hecho comenzar a ser lo que él es…˜ Y sabe también
que nada de cuanto el nacimiento trae es de él…˜
El comprehensor de su verdadera naturaleza es POBRE…˜ el comprehensor de su
verdadera naturaleza no tiene…˜ el comprehensor de su verdadera naturaleza se com-
prende a sí mismo por sí mismo sólo…˜ y sabiendo que él es y lo que él es…˜ todo su
anhelo está satisfecho…˜ todo su deseo está colmado…˜
Su POBREZA consiste en que no tiene nacimiento…˜ No tener nacimiento es no te-
ner comienzo…˜ ni ninguna de las cosas que comienzan…˜ ¿Comienza el crecimien-
to?…˜ ¿comienza el orgullo?…˜ ¿comienza la vanidad de creerse alguien?…˜ ¿comien-
za el sufrimiento?…˜ ¿comienza la sabiduría?…˜ ¿comienza la envidia?…˜ ¿comienza
la vejez?…˜ ¿comienza la enfermedad?…˜ ¿acaso algo de todo esto que comienza es
eterno y no acaba?…˜ ¿No acaba el crecimiento?…˜ ¿no acaba el orgullo?…˜ ¿no acaba
la vanidad de creerse alguien?…˜ ¿no acaba el sufrimiento?…˜ ¿no acaba la sabidur-
ía?…˜ ¿no acaba la envidia?…˜ ¿no acaba la vejez?…˜ ¿no acaba la enfermedad?…˜
¿dónde acaba todo lo que comienza?…˜ Todo lo que comienza acaba en la muerte…˜
No tener nacimiento…˜ no tener comienzo…˜ implica no tener tampoco muerte…˜ im-
plica no tener tampoco fin…˜

3
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1789
_______________

El no comprehensor de su verdadera naturaleza real cree tener algo que el compre-


hensor de su verdadera naturaleza real sabe por sí mismo que él no tiene…˜ este algo se
llama nacimiento…˜
Si hay alguna diferencia entre el comprehensor y el no comprehensor…˜ ella consis-
te en que el comprehensor no tiene…˜ en que es verdadera y realmente POBRE…˜
No corresponde a la realidad de los hechos que el comprehensor de su verdadera na-
turaleza real deba ser admirado o envidiado por tener algo más que el no comprehen-
sor…˜ La realidad de los hechos tampoco es que tenga menos…˜ sino que no tiene en
absoluto…˜
No tener nacimiento es no tener padres…˜ es no tener conocimiento de que uno
es…˜ es no tener cuerpo…˜ ni mente…˜ ni alma…˜ ni espíritu…˜ ni creador…˜ es no
estar en ninguna parte ni en ningún tiempo…˜ es no ser grande ni pequeño…˜ es no ser
susceptible de medida ni de magnitud…˜ es no tener absolutamente nada que pueda ser
codiciado ni admirado…˜ es no tener absolutamente ningún amarre para el apego…˜
Todas las empresas espirituales fomentan la ilusión de que nos falta algo…˜ pero la
simple verdad es que nos sobra…˜
Tener nacimiento es lo que nos sobra…˜ nos sobra el conocimiento de que nosotros
somos…˜ nos sobra el cuerpo…˜ la mente…˜ el alma…˜ el espíritu…˜ el creador…˜
nos sobra este estar en alguna parte y en algún tiempo…˜ nos sobra el tamaño…˜ nos
sobra la medida…˜ nos sobra el anhelo…˜ nos sobra la codicia…˜

4
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1790
_______________

El Mar es POBRE de nacimiento…˜ el Mar no tiene nacimiento…˜ el Mar es el


Mar…˜ una realidad última que es todo para sus peces…˜ Cuando el Mar abre su Ojo
para verse a Sí mismo…˜ a este abrirse su Ojo para verse a Sí mismo…˜ se llama naci-
miento…˜ Pero nadie diría que es el Mar el que nace…˜ Lo que nace…˜ es la visión de
Sí mismo del Mar…˜ Cuando el Mar cierra su Ojo…˜ y ya no se ve a Sí mismo…˜ a
este cerrar su Ojo y no verse más a Sí mismo…˜ se llama muerte…˜ Pero nadie diría
que es el Mar el que muere…˜ El Mar no tiene nacimiento ni muerte…˜
Una indefinidad innumerable de ojos se abren y se cierran incesantemente en el seno
del Mar…˜ Los ojos se llaman a sí mismos “peces”…˜ Ellos no son otros que el Mar
viéndose a Sí mismo…˜ No hay nunca otro que el Mar…˜ Los peces son el Ojo que el
Mar abre para verse a Sí mismo…˜ Con ellos…˜ su único Ojo abierto en ellos…˜ un
único Ojo idéntico a sí mismo en todos…˜ el Mar se ve a Sí mismo…˜ El Mar no tiene
nacimiento…˜ su pobreza es absoluta…˜ El nacimiento es la mano que agarra lo que
parece ser mí mismo y mío…˜ El Mar no tiene mano para agarrar nada…˜ el Mar no
tiene nacimiento…˜
Lo que parece tener nacimiento es la abertura de su Ojo…˜ El único Ojo en todos los
peces siempre está viendo únicamente el Mar…˜ Pero los peces no comprenden que es
un único Ojo el que ve en todos…˜ que su abertura no es el nacimiento del Mar…˜ y
que su cierre no es tampoco la muerte del Mar…˜ Los peces…˜ viéndose a sí mismos
aparentemente muchos…˜ creen crédulamente que también es muchos el que ve por
ellos…˜ Pero su grado de credulidad alcanza su punto máximo cuando creen que son
ellos quienes ven…˜ que su comenzar a ver es su nacimiento…˜ y que su cesar de ver es
su muerte…˜
¿Cómo retener lo que tan crédulamente creemos que es nuestro?…˜ Si nosotros te-
nemos esta profunda creencia de que el nacimiento es nuestro…˜ ¿cómo retendremos
esta propiedad?…˜ El nacimiento es la substancia base de que están hechas todas nues-
tras aparentes propiedades…˜ Debido al nacimiento…˜ somos propietarios de nuestra
hombría o femineidad…˜ Debido al nacimiento…˜ somos propietarios de nuestro cuer-
po-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ Debido al nacimiento…˜ somos propietarios de nues-
tros recuerdos…˜ de nuestras obras…˜ de nuestra juventud…˜ de nuestra madurez…˜ de
nuestra vejez…˜ y de nuestra muerte…˜ En esto consiste nuestra riqueza…˜ debido al
nacimiento no somos POBRES…˜ debido al nacimiento creemos tener todo esto…˜ En
esta riqueza se basa nuestra confianza…˜ y cuando esta riqueza se siente amenazada…˜

5
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nuestro sufrimiento no conoce límites…˜ ¿Pero cómo retener la base de todo?…˜


¿Cómo retener lo que llamamos nuestro nacimiento?…˜
Si nosotros verificamos que no tenemos nacimiento…˜ si no podemos encontrar en
qué ha consistido que nosotros hayamos sido hechos nacer…˜ ¿cómo se sostendrán
nuestras posesiones?…˜
¿Y en qué ha consistido para nosotros lo que nosotros llamamos nuestro nacimien-
to?…˜ Nacimientos y muertes…˜ es posible que hayamos visto muchos…˜ Pero siem-
pre ha sido el nacimiento o la muerte de otros…˜ Nuestro nacimiento…˜ no lo hemos
visto…˜ ni sentido…˜ ni oído…˜ ni padecido…˜ Nunca encontraremos la evidencia de
que nosotros hemos nacido…˜
Pretender que hemos nacido es como pretender que el Mar ha nacido…˜ ¿Quién ha
visto nunca nacer al Mar?…˜ ¿Y de qué madre ha nacido el Mar?…˜ ¿Cómo fue gesta-
do?…˜ ¿Quién conoce cómo es el Mar antes de que el Mar abra este Ojo con el que aho-
ra se está viendo a Sí mismo?…˜
Mar es otro nombre para nuestra verdadera naturaleza real…˜ Como el Mar abre su
ojo para verse a Sí mismo…˜ así…˜ lo que llamamos nuestro nacimiento…˜ es la aber-
tura de nuestro Ojo para vernos a nosotros mismos…˜

6
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1791
_______________

Sólo las palabras que recogen el corazón tienen esa fuerza misteriosa de la Verdad
detrás de ellas…˜ La Verdad detrás de ellas…˜ es nuestro propio canto…˜ el laude anti-
guo…˜ la amadísima sonoridad silente de nuestra verdadera naturaleza sin nacimien-
to…˜
La doctrina de nuestro no-nacimiento no se enseña…˜ Ella no es un conocimiento
que no pueda ser verificado…˜ Si nosotros somos sin nacimiento…˜ entonces…˜ nues-
tro no-nacimiento…˜ no es posible hacerlo nacer…˜ entonces nosotros no somos deve-
nires temporales…˜ entonces nosotros no estamos en ninguna parte…˜ entonces noso-
tros no estamos contenidos…˜
Tampoco somos contenedores…˜ Lo que el nacimiento nombra no nos toca…˜ no se
adhiere a nosotros…˜ no nos modifica ni nos condiciona…˜ Lo que el nacimiento es y
lo que nosotros somos…˜ no es de la misma naturaleza…˜ Un contacto entre el naci-
miento y nosotros…˜ es una imposibilidad absoluta…˜
¿Qué nombra el nacimiento?…˜ El nacimiento nombra todo lo que constituye la
percepción del mundo…˜ El mundo comienza a ser percibido…˜ Nosotros devenimos
conscientes del mundo…˜ y de nosotros mismos percibiéndole…˜ Entonces sabemos
que nosotros somos…˜ Lo que nombra el nacimiento es sólo este acto auto-consciente
de ser nosotros nuestra propia realidad…˜ Sólo el conocimiento de que nosotros somos
está sujeto al tiempo…˜ Pero lo que nosotros somos…˜ no está sujeto al tiempo…˜
Yo os quiero llevar a cuando sois sin nacimiento…˜ Quiero que os comprendáis sin
nacimiento…˜ ¿Cómo es ello posible?…˜ Ello sólo es posible escrutando minuciosa-
mente el nacimiento…˜ ello sólo es posible viendo que no hay nada de nosotros mismos
ni nuestro en el nacimiento…˜
Aunque parece tangible…˜ aunque parece hecho de carne y de sangre…˜ aunque pa-
rece hecho de años…˜ aunque parece visible y audible…˜ el nacimiento está hecho sólo
de evanescencia…˜ sólo de ilusión…˜ sólo de engaño…˜ En el mismo ahora en que
comienza…˜ en ese mismo ahora acaba…˜ y aunque hayamos creído poseer algo de
él…˜ ello desaparecerá esfumado…˜ tragado por su propia falta de realidad…˜ Tener
nacimiento es una creencia crédula…˜ absolutamente inverificable…˜ Es fácil hablar y
enseñar al nacimiento…˜ Hecho de avidez…˜ intentará acumular vida y conocimien-
to…˜ gozos y riquezas…˜ Quien está atrapado por su magia…˜ ve en el nacimiento la
oportunidad de su felicidad…˜ Pero nada en el nacimiento es estable…˜ Lo que hoy es
dulce…˜ mañana resulta amargo…˜ Es fácil enseñar y hablar al nacimiento…˜ Todas

7
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

las doctrinas que enseñan y hablan al nacimiento…˜ fomentan la ilusión y el engaño…˜


En el fondo de nuestros corazones…˜ nuestra verdadera naturaleza sin nacimiento…˜
ríe…˜ como ríe Dios…˜ cuando un médico dice que salvará a un enfermo…˜
¿Por qué hablar del nacimiento…˜ cuando jamás ha acontecido?…˜ Nuestra verda-
dera naturaleza sin nacimiento…˜ de una antigüedad jamás medida…˜ reside en noso-
tros…˜ El Mar no va jamás a ninguna parte a buscar al Mar…˜ El no-nacimiento no se
enseña…˜ El no-nacimiento se comprende en silencio…˜
No se trata de juzgar si nuestro aparente nacimiento es bueno o malo…˜ no se trata
de juzgar si nuestro aparente destino nos hace justicia o no…˜ Se trata de que no es
nuestro nacimiento…˜ se trata de que no es nuestro destino…˜
El nacimiento es la raíz de toda la sed…˜ de toda la ansiedad…˜ de toda la sensación
de incompletud…˜ No se trata de destruirle…˜ se trata de ver que no es nuestro…˜ No
es nuestro nacimiento…˜ Nosotros nunca hemos nacido…˜ Aunque el Mar llena al
pez…˜ el pez cree crédulamente ser pez y no el Mar…˜ Un pez es sólo un poco de Mar
con forma…˜ El Mar en el pez no nace jamás…˜ lo que nace en el pez es la forma que
reviste al Mar…˜
¿Cómo os daréis cuenta de que sois sin nacimiento?…˜ Ved minuciosamente que
nada de lo que creéis que es vuestro nacimiento puede garantizaros que vosotros sois lo
que creéis ser…˜ Preguntaos más bien…˜ “Si esto es mi nacimiento…˜ si esto es el na-
cimiento de mí mismo…˜ ¿cómo es que yo no puedo retenerlo conmigo siempre?”…˜

8
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1792
_______________

¿En qué consiste el destino del nacimiento?…˜ Nos moveremos un poco por aquí y
por allá…˜ tendremos una gran sed que no será satisfecha…˜ y finalmente…˜ ¿quién
sabrá que nosotros fuimos?…˜
Queridos míos…˜ la Verdad de nuestro no-nacimiento es absoluta…˜ Es infinita-
mente más profunda que la doctrina de la no-dualidad misma…˜ la cual…˜ concede que
en nosotros hay dos…˜ hasta que…˜ finalmente…˜ por el esfuerzo sostenido de la auto-
anonadación…˜ nosotros comprendemos que hay solamente uno…˜
La Verdad de nuestro no-nacimiento no acepta nunca que en nosotros haya dos…˜

9
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1793
_______________

Mirad…˜ como es la proposición…˜ así es la realización…˜ como es la doctrina…˜


así es la verificación…˜
Cuando la proposición es una doctrina de recompensa y de castigo…˜ esta proposi-
ción se nos hace dando por supuesto que nosotros somos el nacimiento…˜ Cuando no-
sotros aceptamos ser el nacimiento…˜ con ello aceptamos que nosotros somos el arte-
facto nacido y lo que siente…˜ El nacimiento es la suma de tres estado…˜ sueño pro-
fundo…˜ sueño con sueños…˜ y vigilia…˜ Cuando nosotros aceptamos ser el nacimien-
to…˜ nosotros mismos nos condenamos a la soledad…˜ al aislamiento y finalmente a la
muerte…˜ Todo lo que hagamos o comprendamos tendrá final…˜ Sabiendo esto…˜
nosotros no podemos estar seguros…˜ no podemos tener paz…˜ hay una propensión a
acumular…˜ Pero sólo acumulamos un poco de engaño…˜ Ni nuestras obras…˜ ni
nuestras virtudes…˜ ni nuestra comprensión…˜ si nosotros nos aceptamos a nosotros
mismos nacidos…˜ pueden proporcionarnos un terreno firme para la paz de la certeza
de nuestro corazón…˜
Tampoco la doctrina de la no-dualidad nos toma en serio…˜ ¿Por qué?…˜ La doctri-
na de la no-dualidad parte igualmente de nuestro presunto nacimiento…˜ Lo llama efec-
tivamente nuestro nacimiento…˜ y aunque nos propone la comprensión de que nosotros
debemos verificar que no somos el nacimiento…˜ sin embargo lo llama nuestro naci-
miento…˜ Fijaos bien en las palabras “como es la proposición así es la realización…˜
como es la doctrina así es la verificación”…˜ Por misterioso que resulte de escuchar…˜
tengo que decir que la proposición es todo en esta empresa…˜ uno puede sorprenderse
de escuchar sobre uno mismo que uno es sin nacimiento…˜ Pero esta proposición dice
exactamente lo que realmente ES…˜
Ciertamente nosotros no somos el nacimiento ni lo que el nacimiento siente…˜ tam-
poco somos su esfuerzo ni su comprensión…˜ Nosotros somos sin nacimiento…˜ Lo
verifiquemos o no…˜ nosotros somos sin nacimiento…˜ Fijaos bien…˜ la doctrina de la
no-dualidad…˜ aunque no dice que nosotros hayamos nacido…˜ dice que el nacimiento
es nuestro…˜ Sin embargo…˜ la doctrina del no tener nacimiento…˜ nos propone que
nosotros somos sin nacimiento…˜ No sólo que nosotros no hemos nacido…˜ sino que el
nacimiento mismo no es nuestro…˜ La doctrina de la no-dualidad propone la verifica-
ción de que nosotros somos sin muerte…˜ ¿Pero cómo puede ser otro que sin muerte lo
que es sin nacimiento?…˜ Donde no hay nacimiento ¿qué hay que pueda morir?…˜

10
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Las palabras son muy sutiles…˜ pero muy poderosas…˜ ellas dan forma a nuestra
aspiración…˜ Por ejemplo…˜ la palabra “dinero” no significaba nada para mis hijos
hace una nada de tiempo…˜ Sin embargo ahora sí significa…˜ y lo que significa…˜
como ellos la entienden…˜ promueve en ellos una aspiración poderosa que tiene la for-
ma y el contenido de lo que ellos comprenden por dinero…˜ de manera que no es lo
mismo una proposición que otra…˜ no es lo mismo cómo llamemos a nuestra verdadera
naturaleza real y dónde la situemos…˜
Las religiones llaman a nuestra verdadera naturaleza “Dios”…˜ y la sitúan como re-
compensa o castigo…˜ al final del nacimiento…˜ su propuesta es que nosotros somos el
nacimiento y que seguiremos siendo el nacimiento…˜ como recompensados o castiga-
dos…˜ incluso después de la muerte…˜ La doctrina de la no-dualidad llama a nuestra
verdadera naturaleza el Presenciador en el Corazón…˜ y la sitúa dentro del nacimien-
to…˜ Es con este Presenciador en el corazón…˜ dentro del nacimiento…˜ con quien
nosotros tenemos que verificar la identidad sin dualidad ahora…˜ Este Ahora…˜ sin
embargo…˜ es viejísimo…˜ y ha residido y reside en una indefinidad de nacimientos sin
principio ni fin…˜ Estos nacimientos resultan todos de la mayor o menor proximidad al
hecho central de la verificación de quién somos nosotros realmente…˜

11
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1794
_______________

Mirad…˜ la proposición lo es todo para el corazón que anhela reposo…˜ pues como
es la proposición así es la verificación…˜ y como es lo que verifica el que propone…˜
así es la proposición que hace…˜
El Buddha dice de sí mismo que él es conocedor de todos los nacimientos habidos
desde aquel primer Ahora en que lo que se nombra a sí mismo Yo en nosotros supo de sí
mismo que “YO SOY”…˜ Y yo os pregunto…˜: «¿Qué diferencia alcanzáis a distinguir
vosotros entre el primer Ahora en que lo que se nombra a sí mismo Yo en nosotros…˜ se
nombró a sí mismo Yo…˜ y este Ahora…˜ este mismísimo Ahora en que lo Mismo que
se nombró a sí mismo Yo en aquel primer Ahora…˜ se está nombrando a sí mismo
igualmente Yo…˜ y saboreando de sí mismo este sabor “YO SOY”?…˜ ¿Acaso este
mismo Ahora…˜ en que lo que se nombra en nosotros Yo…˜ no es aquel mismísimo
Ahora…˜ el primerísimo de todos los Ahora…˜ en que este mismo Yo que se nombra a
sí mismo Yo en nosotros se nombró a sí mismo por primera vez?…˜ ¿Cuántos Ahora
separan este Ahora del primero de todos los Ahora?»…˜
¿Qué quiere decir el Buddha cuando nos propone que él es conocedor de todos los
nacimientos?…˜ ¿Cuál es el tiempo real de un nacimiento?…˜ El tiempo real de un na-
cimiento es siempre únicamente Ahora…˜ Ahora…˜ lo que Ahora nombra…˜ es la Pre-
senciación en la que todos los nacimientos tienen lugar…˜ No hay absolutamente nin-
guna diferencia entre el primerísimo de todos los Ahora y este Ahora en que nosotros
saboreamos que nosotros somos…˜
Lo que el Buddha quiere decir es que todos los nacimientos jamás habidos…˜ tienen
como Presenciador este Único Ahora…˜ Este Ahora precioso en que nosotros estamos
sabiendo que nosotros somos…˜ Todos los nacimientos caben en este Ahora…˜ Ningu-
no de ellos ha tenido lugar nunca fuera de este Ahora…˜ No hay absolutamente ninguna
posibilidad de que el nacimiento tenga lugar nunca fuera de Ahora…˜
¿Comprendéis?…˜ Lo que quiero que os preguntéis es en qué puede consistir lo que
se llama el nacimiento…˜ cuando está claro que es un acontecimiento que no está sujeto
al tiempo…˜ Ahora no es tiempo…˜ Ahora no está sujeto al tiempo…˜ Preguntaos…˜
¿cuántos Ahora caben en un millar de años?…˜ Yo os lo diré…˜ Es exactamente al
revés…˜ un millar de años…˜ y un millar de millares de años…˜ todos son Ahora…˜ Ni
un solo instante de ellos ha podido acontecer fuera de la Presenciación de Ahora…˜

12
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Así pues…˜ ¿qué es realmente el nacimiento?…˜ Las doctrinas budistas dicen que el
verdadero nacimiento del Buddha tiene lugar eternamente en el Ahora de la Gran Ilumi-
nación…˜
¿Y qué quiere decir “el Ahora de la Gran Iluminación”?…˜ Ello nombra el Ahora en
que nosotros comprendemos que es verdaderamente y realmente Yo quien se nombra a
sí mismo en nosotros…˜
En estas palabras están contenidas las propuestas de nuestra no-multiplicidad…˜ de
nuestros no-nacimientos…˜ de nuestro no-nacimiento actual…˜ La Iluminación…˜
grande o pequeña nos ilumina…˜ pero no es nosotros…˜
La doctrina de la multiplicidad de los seres no habla de nosotros…˜ la doctrina de la
unidad del único Ahora en todos los seres no habla de nosotros…˜ la doctrina de la no-
dualidad del ahora de nuestra propia Iluminación no habla de nosotros…˜ Nosotros no
estamos en este Ahora…˜ es este Ahora el que está en nosotros…˜

13
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1795
_______________

El mismo Ahora que presenció el comienzo…˜ es este mismo Ahora que presencia
en nosotros el nacimiento…˜ Nosotros podemos afligirnos extremadamente porque el
nacimiento no es nuestro…˜ pero no podemos cambiar los hechos…˜ El nacimiento no
es nuestro…˜ nunca lo ha sido…˜ ni nunca lo será…˜
El nacimiento es el envoltorio de la percepción…˜ Todo lo que tenemos por nues-
tro…˜ todo lo que tenemos por nosotros mismos y nuestro…˜ está contenido en el en-
voltorio llamado nacimiento…˜
Fijaos bien en la desmesura del amor propio…˜ de la auto-vanagloria…˜ del ape-
go…˜ y del sufrimiento que resultan de la creencia en la proposición de que nosotros
somos el nacimiento…˜ ¿Qué nos reporta creer que nosotros somos el cuerpo?…˜ Pri-
mero esa sensación de plentitud que llena la juventud…˜ ¿Y después?…˜ ¿Y ahora?…˜
¿qué nos reporta la creencia de que nosotros somos el cuerpo?…˜ Toda nuestra atención
a él se cambia poco a poco en angustia…˜ Nosotros vemos cómo envejece…˜ cómo se
deforma…˜ cómo es presa de enfermedades…˜ Nuestra falta de posesión real sobre él
nos angustia y nos desespera…˜ Pero son pocos los que verifican que esta falta de pose-
sión real sobre el cuerpo y sus procesos…˜ es la prueba irrefutable de que nosotros no
somos el nacimiento…˜ Nos pongamos como nos pongamos…˜ nosotros no somos el
paquete nacido…˜ No hay en él nada de nosotros ni nada nuestro…˜ Nosotros somos en
realidad el receptor del paquete…˜ Es como estar tranquilamente en casa y recibir un
paquete de correos…˜ Nosotros no somos el paquete…˜ nosotros lo recibimos…˜ En-
tonces lo cogemos…˜ y el paquete está quemando…˜ Repentinamente…˜ nosotros ex-
clamamos presas de agudo dolor…˜ Ese paquete que hemos recibido nos ha hecho ser
conscientes de que nosotros somos…˜ Nosotros no nos sentíamos a nosotros mismos…˜
pero con este contacto del paquete ahora…˜ nosotros estamos sintiéndonos a nosotros
mismos…˜ Pero el paquete no es nosotros…˜ y nosotros no somos el paquete…˜ Igual-
mente que la sensación del contacto a nosotros del paquete puede ser ardiente como una
picadura…˜ así también puede ser extremadamente placentera…˜ Nosotros podemos
devenir adictos a la sensación de nosotros mismos…˜ Nosotros podemos desear que ella
dure siempre…˜ Nuestra identificación con el paquete puede ser tan extrema…˜ que
nosotros…˜ ciegamente…˜ liguemos nuestro destino al destino del paquete…˜ Pero ello
no cambiaría los hechos…˜ Lo real es que nosotros hemos recibido el paquete…˜ lo real
es que nosotros no somos el paquete…˜ lo real es que el paquete no es nosotros…˜

14
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Tenemos que ir a cuando el paquete no nos había encontrado…˜ No importa que en-
tonces no nos sintiéramos…˜ Que no nos sintiéramos no quiere decir que nosotros no
éramos…˜ Nosotros somos siempre…˜ es el paquete el que no es siempre…˜ Y ni si-
quiera ahora es…˜ Toda la consciencia está en nosotros…˜ Somos nosotros quien está
sintiéndose…˜ ¿Por qué decirse a uno mismo “yo me siento ser el cuerpo”?…˜ Esto es
una aberración y una mentira que tiene un efecto de largo alcance…˜
Vayamos a cuando no había sueño profundo…˜ ni sueño con sueños…˜ ni vigilia…˜
Uno tiene que ser agudamente consciente de que cuando no había sueño profundo…˜ ni
sueño con sueños…˜ ni vigilia…˜ uno era igualmente lo que uno es Ahora…˜

15
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1796
_______________

Cuando recibimos este paquete de sueño y despertar…˜ nosotros…˜ que somos sólo
Mismidad…˜ nunca habíamos sabido que nosotros somos…˜ Ahora hemos devenido
tan agudamente adictos a sentir que nosotros somos…˜ que somos casi incapaces de
darnos cuenta de que nosotros somos aunque no lo sepamos…˜ Nos aterra no saber que
nosotros somos…˜ Sin embargo…˜ el hecho es que nosotros no sabíamos que nosotros
somos…˜ ni esto…˜ ni eso…˜ nada…˜ absolutamente ningún conocimiento…˜ Si no
comprendemos esto…˜ jamás seremos libres…˜
Al comienzo…˜ el paquete es sólo un paquete de sueño profundo…˜ No confundáis
el sueño profundo con vuestro verdadero ser real…˜ El sueño profundo es un estado del
paquete nacimiento…˜ no es un estado vuestro…˜ En el sueño profundo…˜ el paquete
nacimiento no quema…˜ de manera que nosotros…˜ su sentidor…˜ no sentimos que
nosotros somos…˜ Es lo más parecido al estado real…˜ pero no es el estado real…˜
La proposición es ésta…˜: Lo queramos o no…˜ nosotros no somos el paquete na-
cimiento…˜ Lo hemos recibido…˜ pero no lo somos…˜ ¿Seréis capaces de compren-
der?…˜ ¿O vuestra adicción a sentir os trastornará tanto que no os dejará reconocer
vuestro ser real?…˜

16
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1797
_______________

La propuesta a nosotros por parte de la doctrina de la no-dualidad…˜ consiste en que


nosotros procedamos a lo que se llama la “anonadación de sí mismo”…˜ Esta propuesta
encierra en ella la proposición de una imposibilidad…˜ Nosotros no podemos anonadar
nunca lo que somos verdaderamente…˜ Nosotros sólo podemos anonadar lo que noso-
tros no somos…˜ ¿Y qué es lo que nosotros no somos?…˜ Lo que nosotros no somos…˜
lo que nosotros no hemos sido…˜ lo que nosotros no seremos nunca…˜ es el nacimien-
to…˜
No hay ninguna anonadación de sí mismo…˜ sólo hay la anonadación del no sí
mismo que nosotros creemos ser cuando aceptamos que el nacimiento es nuestro naci-
miento…˜
Verificad que es una imposibilidad hacer que lo que nosotros somos nazca…˜ El na-
cimiento es como abrir una ventana y comenzar a ver…˜ Nosotros no comenzamos
cuando comenzamos a ver…˜ nosotros no comenzamos cuando se abre la ventana…˜
Lo que comienza es nuestro ver…˜ Lo que comienza es nuestro ver que vemos…˜ Na-
die…˜ delante de quien se abre una ventana…˜ pensará para sí que él es la ventana ni lo
que ve por ella…˜
Igualmente con el nacimiento…˜ Viendo el nacimiento abierto en nosotros…˜ noso-
tros mismos nos hemos convencido de que el nacimiento es nosotros…˜ Desde ese ins-
tante…˜ todos los aconteceres en el nacimiento nos sobrecogen o nos exaltan…˜ Hemos
trasladado nuestro verdadero ser a lo que no es nosotros…˜ llamamos nosotros mismos
y nuestro a lo que ni siquiera es…˜ Desde entonces…˜ nosotros estamos atrapados en
una férrea mandíbula…˜ hecha enteramente de nuestra creencia sólo…˜
La anonadación de sí mismo está mal dicho…˜ Se trata exactamente de la anonada-
ción de lo que no es mí mismo…˜ La anonadación del no sí mismo es mucho más ajus-
tado a la verdad…˜
Uno de nosotros me decía ayer…˜ “¡Qué sorprendente título tiene este libro…˜:
“Sobre el abandono de sí mismo!”…˜ Yo me pregunto…˜ si me abandono a mí mis-
mo…˜ ¿dónde me voy a dejar?”…˜ Ello es exactamente como que el Mar decidiera
abandonarse a sí mismo…˜ ¿dónde se iba a dejar?…˜ ¿en quién iba a hacer su abando-
no?…˜
¿Comprendéis?…˜ Lo que somos…˜ nuestra verdadera naturaleza real…˜ jamás
puede cesar de ser lo que es…˜ Somos nosotros…˜ en nuestra torpeza…˜ quienes pen-

17
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

samos ser otros que lo que somos…˜ Y esta creencia nos tiene cogidos con mandíbulas
de acero…˜
¿Qué es el nacimiento?…˜ Fijaos en la vigilia…˜ fijaos en lo que llamamos estar
despiertos…˜ Dentro de ella misma…˜ la vigilia es indefinidamente extensa…˜ Si yo
olvido que todo acontecer tiene su presenciador sólo aquí y ahora…˜ la vigilia es enton-
ces tan antigua como nos quieran contar…˜ Pero la vigilia no es sólo nuestra vigilia…˜
Por así decir…˜ nosotros heredamos una suma ingente de vigilia…˜ registrada en li-
bros…˜ contada en relatos…˜ consignada en libros sagrados…˜ Todo esto se constituye
en una aparente prueba de que la vigilia viene durando desde hace miles de años…˜
Nosotros creemos ciegamente que otros la han visto…˜ Pero entonces ocurre algo mis-
terioso…˜ Sobreviene el sueño y toda la vigilia…˜ con sus miles de años…˜ con sus
registros…˜ con su historia…˜ con todo sus seres…˜ desaparece integralmente…˜ ¿A
dónde ha ido?…˜ El nacimiento es un maestro en suscitar apariencias…˜
Nosotros no tenemos nacimiento…˜ Es una imposibilidad hacer que lo que nosotros
somos nazca…˜ Sumergidos en la creencia de que los objetos de la vigilia son verdade-
ros objetos…˜ nosotros tenemos la creencia de que el nacimiento es también el naci-
miento de nosotros mismos como un objeto…˜ a saber…˜ este cuerpo de carne y hueso
que llamamos nosotros mismos y nuestro…˜ Pero esto tampoco es verdadero…˜ El na-
cimiento en nosotros…˜ que no es el nacimiento de nosotros…˜ es mucho más como
una ventana que se abre…˜ y nosotros comenzamos a ver…˜

18
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1798
_______________

No hay ningún ir a nosotros mismos…˜ nosotros jamás hemos salido de nosotros


mismos…˜ Nosotros no estamos nunca dentro del nacimiento…˜ ¿Cómo entonces va-
mos a salir de él?…˜
Lo que no se ha producido…˜ ¿cómo va a cesar de producirse?…˜ Me refiero a lo
que somos…˜ me refiero a nuestro verdadero ser…˜ No tiene nacimiento…˜ ¿Cómo
entonces iba a tener muerte?…˜ La muerte no rebasa nunca las fronteras del nacimien-
to…˜ ¿Y qué es la muerte?…˜ La muerte es cesar de ver…˜
¿No podéis sentir que no estáis en vuestra visión…˜ excepto como el que está vien-
do?…˜ Nada de cuanto estáis viendo es vosotros ni vuestro…˜ vosotros sólo sois la Vi-
sión de ello…˜ ¿No podéis sentir que vosotros sois exactamente vosotros mismos ahora
que estáis viendo…˜ e igualmente cuando no veis?…˜ La adicción a sentir es tan fuerte
que quizás os sintáis inclinados a negar la evidencia…˜
La evidencia es que cuando vosotros creéis ser el nacimiento vuestro verdadero ser
está anonadado en el nacimiento…˜ Pero cuando vosotros verificáis quién sois…˜ en-
tonces es el nacimiento el que está anonadado en vosotros…˜ Esto es la anonadación del
no sí mismo de uno…˜

19
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1799
_______________

Mientras alimentemos la creencia de que nosotros somos el nacimiento…˜ la com-


prensión y verificación de nuestro verdadero ser…˜ permanecerá inaccesible para noso-
tros…˜ El gran infortunio es entonces que aunque nosotros somos el estado real…˜ so-
mos incapaces de verlo…˜ El mayor obstáculo a nuestra propia verificación es que que-
remos ver lo que nosotros somos de la misma manera que vemos el mundo…˜ Nosotros
queremos ver lo que nosotros somos con los ojos del nacimiento…˜ Pero el nacimiento
no nos contiene…˜ el nacimiento no puede vernos…˜ La visión y verificación de nues-
tro verdadero ser…˜ sólo es posible por nuestro verdadero ser mismo…˜
Toda nuestra desazón y angustia se debe a que no nos vemos…˜ Pero meditad bien
en esto…˜ Todo lo que ahora nos parece tan conocido…˜ tan familiar…˜ tan acoge-
dor…˜ las gentes en que nuestro amor se regocija…˜ los lugares que nos brindan su
acomodo…˜ la convicción de ser nosotros este hombre o esta mujer…˜ con estos o
aquellos bienes…˜ la alegría de ver el sol…˜ el gozo de expandirse…˜ Todo esto era
completamente desconocido para nosotros…˜ Nosotros no sabíamos que ello era…˜ ello
no sabía que nosotros somos…˜ ¿Cómo ocurrió el encuentro?…˜ ¿Cómo llegamos no-
sotros a amar lo que amamos…˜ a conocer lo que conocemos…˜ a regocijarnos en lo
que nos regocijamos…˜ a repeler lo que repelemos?…˜ Nosotros no sabíamos nada…˜
¿En qué se basa nuestra apreciación de que todo esto es nosotros mismos y nuestro?…˜
Necesariamente tuvo que haber un proceso de adaptación…˜ Todo para nosotros era
desconocido…˜ nunca lo habíamos visto…˜ necesariamente tuvimos que adaptarnos…˜
Podría haber sido otro nacimiento…˜ otro mundo…˜ otros padres…˜ otro cuerpo…˜
Podría haber sido otro mundo absolutamente inconcebible para nosotros…˜ En cual-
quier caso para nosotros…˜ se trataba de partir de cero…˜ Nunca antes lo habíamos
visto…˜ Jamás había surgido en nosotros la expectativa de que el nacimiento pudiera
tener lugar…˜ Por increíble que parezca…˜ nosotros ya éramos cuando el nacimiento no
era…˜ Esto lo sabemos todos debido a que es una verdad absoluta y sin mezcla de men-
tira alguna…˜ Pero éramos sin conocimiento…˜ No había conocimiento en nosotros…˜
En nosotros no había conocimiento ni absolutamente nada susceptible de ser conoci-
do…˜ Si no fuera porque el recuerdo es siempre Ahora…˜ nosotros no podríamos re-
cordar nuestro verdadero estado…˜ Nadie recuerda ayer…˜ El recuerdo…˜ como el
ser…˜ es siempre Ahora…˜ Recordar que no recordamos absolutamente nada antes de
que el nacimiento fuera…˜ es recordar exactamente lo que hay que recodar…˜ No sea-
mos burdos…˜ No podemos recordarnos a nosotros mismos con nacimiento cuando el

20
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nacimiento no era…˜ Nuestro recuerdo de nosotros mismos cuando el nacimiento no


era…˜ es exactamente como nosotros somos…˜ sin nacimiento…˜
¿Cómo puedo daros a saborear lo que las palabras sin nacimiento nombran?…˜ To-
do lo que os digo…˜ os lo digo desde el “sin nacimiento”…˜ “Sin nacimiento” está pre-
sente en mis palabras…˜ “Sin nacimiento” dicta cada una de mis palabras…˜ “Sin na-
cimiento” escucha y verifica cada una de mis palabras…˜ Pero mis palabra no son el
“sin nacimiento”…˜ Es con vuestro propio “sin nacimiento” como tenéis que escuchar
lo que el “sin nacimiento” os dice de vosotros mismos…˜
El “Sin nacimiento” está absolutamente presente en esta escucha…˜ Si no lo escuch-
áis es que queréis cogerlo con el nacimiento…˜

21
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1800
_______________

Saborearse a sí misma no es una posibilidad de la sal…˜ Esto es comprensible…˜ Es


inmediatamente comprensible que no está en la posibilidad de la sal saborearse a sí
misma…˜ Tampoco el nacimiento puede saborearse a sí mismo…˜ El nacimiento no
sabe que nosotros somos…˜ El nacimiento es como un grano de sal…˜ La única posibi-
lidad de conocernos a nosotros mismos está en nosotros…˜
Nuestro sentido del gusto no nace cuando saboreamos…˜: sólo queda revelado…˜
Nosotros tampoco nacemos cuando el nacimiento nace…˜: sólo quedamos revelados…˜
Pero nuestra revelación no es el nacimiento…˜ nuestra revelación de nosotros mismos
es sólo a nosotros mismos…˜

22
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1801
_______________

Como es la proposición…˜ así es la verificación…˜ Cuando la proposición es que


nosotros somos el nacimiento…˜ nosotros estaremos bien cogidos en una trampa mor-
tal…˜ El nacimiento es un conjunto de tres estados…˜ a saber…˜ sueño profundo…˜
sueño con sueños…˜ y estado de vigilia…˜ Cuando el nacimiento se abre en noso-
tros…˜ ello es como poner un grano de sal en la lengua…˜ La sal no tiene posibilidad de
saborearse a sí misma…˜ Nuestro sentido del gusto en reposo no sabe que él es una ca-
pacidad infinita de saborear…˜: su propio sabor de sí mismo en reposo es una ausencia
absoluta de sabor…˜ Pero nuestro sentido del gusto es una facultad de auto-
conocimiento…˜ Cuando es despertado…˜ cuando saborea…˜ con ello…˜ nosotros…˜
que no nos sabíamos ser el que está detrás del saboreador…˜ nos sentimos a nosotros
mismos…˜ por una parte saboreando el sabor…˜ y por otra…˜ la más real…˜ la más
profunda…˜ la única verdadera…˜ sabemos que nosotros ya éramos antes de que el
sabor se produjera…˜ Decir que nosotros ya éramos…˜ antes de que el sabor que nos
despierta al conocimiento de nosotros mismos sea…˜ este Antes no es temporal…˜
Nuestra dormición en nosotros mismos no es temporal…˜ Sólo se revela como anterior
al sabor cuando el sabor se produce…˜ Pero en sí misma es eterna…˜ en sí misma no es
susceptible de duración ni de no duración…˜ El tiempo de nuestra verdadera naturaleza
real…˜ no es tiempo ni no tiempo…˜ es una disponibilidad absolutamente presente a
todos los espacios y a todos los tiempos…˜ Absolutamente ninguna saboreación de la
sal puede producirse…˜ si nosotros no estamos ya ahí para saborearla…˜
De manera que yo no os propongo…˜ ni os propondré nunca…˜ que vosotros sois el
nacimiento…˜ No sois el nacimiento…˜ Podéis no comprenderlo ahora…˜ pero que no
lo comprendáis no invalida esta Verdad Última…˜ Podéis estar enamorados del naci-
miento…˜ podéis querer que la sensación de que vosotros sois dure…˜ podéis querer
que lo que vuestra sensación de ser saborea sea azúcar en lugar de sal…˜ Podéis querer
saborear todos los sabores posibles…˜ y también los que no son posibles ni susceptibles
de ser saboreados…˜ Por querer…˜ que no quede…˜ Pero el nacimiento…˜ el grano de
sal en vuestra boca…˜ es lo que es y sabe a lo que sabe…˜ Si ello os hace gozar o su-
frir…˜ es vuestra falta no ver que vosotros no sois el nacimiento…˜ Nosotros no somos
el nacimiento…˜ y esto nadie lo pude cambiar…˜ ni siquiera el enloquecido amor de
nuestra sed de sentirnos…˜ Es como la sal…˜ La sal no es nuestro sentido del gusto…˜
y esto nadie lo puede cambiar…˜

23
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

No nos hacen ningún favor cuando nos proponen que nosotros somos el nacimien-
to…˜ Son pocos los que logran salir de las garras de esta falsedad…˜
Pero fijaos…˜ la verificación de que nosotros no somos el nacimiento…˜ implica
que absolutamente nada del nacimiento es nosotros ni nuestro…˜ Y aquí no podemos
escoger ni resolver…˜ Absolutamente nada es absolutamente nada…˜ Nada del naci-
miento es nosotros…˜
Si el nacimiento no es nosotros…˜ si el nacimiento no es de nosotros…˜ si no es no-
sotros quien nace…˜ si con el nacimiento nosotros sólo quedamos revelados a nosotros
mismos como la dormición eterna que es despertada por este toque de sabor…˜ decidme
entonces…˜ ¿por qué no mirarnos a nosotros mismos con esta luz y descubrir quién
somos?…˜
Nosotros no vamos a hacernos ser…˜ nosotros somos lo que somos…˜ nosotros sólo
vamos a descubrir quién somos…˜

24
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1802
_______________

Un grano de sal es muy pequeño…˜ pero en la boca produce una conmoción incal-
culable…˜ Una marea de sabor…˜ que ya no es la sal…˜ ocupa completamente la va-
cuidad del recinto interior del saboreador en nosotros…˜ Todo es muy sutil…˜ El sabor
no tiene fronteras…˜ Todo es instantáneo…˜ Inmediatamente…˜ nosotros notamos la
impresión de la marea del sabor…˜ Esta impresión nos revela…˜ Nosotros quedamos
revelados a nosotros mismos…˜ El sabor no nos saborea…˜ Es nosotros mismos quien
saborea al sabor…˜ Es nosotros mismos quien queda así revelado a nosotros mismos…˜
Hasta ese instante nosotros no estabamos revelados a nosotros mismos…˜ Hasta ese
instante nosotros no sabíamos que nosotros somos…˜ Pero con el sabor hemos quedado
revelados a nosotros mismos…˜ El sabor nos está iluminando…˜ El sabor es un elemen-
to activo…˜ el sabor es casi un agresor…˜ Luce en nuestro seno que no se conocía…˜ y
con esa luz nosotros…˜ que no nos conocíamos…˜ ahora estamos siendo iluminados…˜
Esta iluminación no ilumina el sabor…˜ esta iluminación no se ilumina a sí misma…˜
esta iluminación…˜ nos ilumina a nosotros…˜ y con ella…˜ nosotros…˜ que nunca
antes habíamos sido iluminados…˜ ahora estamos iluminados…˜ Iluminado quiere decir
iluminado…˜ Con la iluminación del nacimiento en nosotros…˜ con el encendido del
fuego del nacimiento en nosotros…˜ nosotros…˜ que no sabíamos que nosotros so-
mos…˜ venimos a saber que nosotros somos…˜ Pero nosotros no somos el encendido
del fuego del nacimiento en nosotros…˜ ni somos tampoco la iluminación de nosotros
que este fuego suscita…˜ Es muy simple…˜ antes de que el fuego del nacimiento se
encienda en nosotros…˜ nosotros ya somos…˜ No sabemos que nosotros somos…˜ pero
somos…˜
Es a este somos a donde os quiero llevar…˜ cogido vuestro corazón de esta escu-
cha…˜
Mirad…˜ el encendido del nacimiento en nosotros…˜ es muy semejante a como se
produce un enamoramiento…˜ El relumbrón del amor nos ciega de tal manera que no
nos preguntamos nunca lo que ocurre realmente…˜ Fijaos lo que suele decir un enamo-
rado…˜: “Sin ti…˜ yo no puedo vivir”…˜ Son exactamente las mismas palabras…˜ o el
mismo significado…˜ que el nacimiento tiene para nosotros…˜ ¿Quién comprende que
sin nacimiento uno ya era?…˜ ¿Quién comprende que no son ciertas estas palabras diri-
gidas al propio nacimiento de uno…˜: “Si yo no hubiera nacido…˜ yo nunca hubiera
sido”?…˜ Y sin embargo…˜ estas palabras no son ciertas…˜ Y su no certeza es inme-
diatamente verificable…˜

25
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Nosotros no habíamos visto nunca a esa persona cuyo recuerdo anega completamen-
te nuestro corazón ahora…˜ llenándolo de ardiente querencia…˜ El estar enamorado…˜
el decir a alguien…˜: “sin ti…˜ yo no puedo vivir”…˜ consiste en esto…˜ Nosotros no
habíamos visto nunca a esa persona amada…˜ y sin embargo éramos…˜ ¡Qué misterio
tan grande…˜ qué misterio tan profundo!…˜ Cuando la vimos por primera vez…˜ la
impresión no fue tan grande como para hacernos exclamar…˜: “¡sin ti…˜ yo no puedo
vivir!”…˜ ¿Qué ha ocurrido entonces?…˜ ¿cómo hemos llegado a olvidar que nosotros
no habíamos visto nunca a esa persona…˜ y que sin embargo éramos?…˜
Igualmente con el nacimiento…˜ Nosotros no lo habíamos visto nunca…˜ Cuando
nos fue presentado…˜ ni lo amamos ni no lo amamos…˜ Nosotros habíamos sido siem-
pre sin él…˜ Ni siquiera nos importaba no haber sabido nunca que nosotros somos…˜
El tiempo en que nosotros habíamos sido sin saber que nosotros somos…˜ no hay años
que lo puedan medir…˜ no hay tiempo que lo pueda abarcar…˜ No sabíamos que hubie-
ra nacimiento…˜ ni sabíamos tampoco que nosotros somos…˜ Es exactamente como el
estado en que nunca nos habíamos enamorado…˜

26
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1803
_______________

¿Para qué nos sirve la iluminación…˜ excepto para recordar intensamente cuando la
iluminación no era?…˜ La iluminación…˜ como la misma palabra dice…˜ nos ilumi-
na…˜ La iluminación no es nosotros…˜
Cuando el Buddha presenció su propia iluminación…˜ comprendió inmediatamente
que él era…˜ quién era…˜ y que él era antes de que la iluminación le iluminara…˜ La
iluminación es el nacimiento…˜ El fuego en el corazón es el nacimiento…˜ Pero el Co-
razón es antes…˜ El Corazón es sin nacimiento…˜ El nacimiento no es el nacimiento de
nuestro Corazón…˜ Sólo la iluminación que nos ilumina es el nacimiento…˜ Está aquí
sólo para que sepamos que nosotros somos…˜ para que sepamos quién somos…˜ y para
que sepamos que nosotros somos antes de que la iluminación sea…˜

27
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1804
_______________

Mirad adentro de vosotros mismos…˜ Ved la vacuidad que no conoce límites de


vuestro propio adentro…˜ Es como una caverna sin paredes…˜ sin fondo…˜ sin te-
cho…˜ cuya única luz es vuestra propia visión que la envuelve…˜ Vuestra visión no
está en lo que está viendo…˜ Vuestra visión no es lo que está viendo…˜ Nosotros esta-
mos viendo desde nosotros mismos esta caverna vacía de nuestro propio adentro…˜
Pero nosotros no estamos en ella…˜ nosotros estamos en nosotros mismos sólo…˜ No-
sotros no salimos ni entramos nunca de nosotros mismos…˜ Nosotros envolvemos en
nuestra visión todo…˜ no tenemos necesidad de entrar en la caverna para ver qué ocu-
rre…˜
A esta caverna vacía adentro…˜ envuelta por todas partes por nuestra visión…˜ que
no puede abrirse y ser caverna vacía en ninguna otra parte que en nuestra visión…˜ es a
lo que se llama el Corazón…˜ El corazón y nuestra visión envolvente de él…˜ son una
misma cosa…˜ Nuestra visión envuelve e ilumina el Corazón vacío…˜ y con esta ope-
ración…˜ nosotros quedamos revelados a nosotros mismos como el que envuelve…˜ No
hay reciprocidad…˜ El que envuelve no es envuelto por lo que envuelve…˜ El que en-
vuelve sólo queda revelado por lo que envuelve…˜ Es nuestra propia mismidad la que
nos ilumina…˜ Es como mirarse en un espejo…˜ Es nuestra propia visión sólo la que es
toda la vida de nuestra aparente imagen en el espejo…˜ Nuestra visión es la que envuel-
ve el espejo y nuestra aparente imagen en él…˜ Pero nuestra visión no está en el espejo
ni en la imagen…˜ Nuestra visión está en nosotros mismos…˜ que no estamos en el
espejo ni en la imagen…˜ Es la luz de nuestra propia visión la que…˜ aparentemente…˜
va hasta el espejo…˜ se refleja en él…˜ y volviendo a nosotros nos revela como la vi-
sión que envuelve todo…˜ Nosotros no nos movemos…˜ nosotros no salimos ni volve-
mos a nosotros…˜: Misteriosamente…˜ pero realmente…˜ lo envolvemos todo…˜
Igualmente con este Corazón dentro…˜ Nuestra visión lo envuelve y se refleja en
él…˜ y vuelve como iluminación a nosotros…˜ Entonces nosotros quedamos revelados
a nosotros mismos como el envolvedor y el vidente de todo…˜

Mirad bien…˜ y verificad…˜ cómo son los elementos implícitos en la revelación de


nosotros mismos a nosotros mismos…˜ Dentro de nosotros…˜ en la caverna de nuestra
entraña…˜ en la oquedad de nuestro corazón…˜ sólo hay vacuidad…˜ Esta vacuidad
está hecha en realidad de reflexión…˜ es como un espejo…˜ Nosotros somos siempre el
que envuelve…˜ nosotros somos siempre el que ve…˜ No hay ninguna otra luz que

28
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nuestra propia visión reflejada en la reflexividad de nuestro corazón vacío…˜ La caver-


na de nuestra entraña no nos ve…˜ la oquedad de nuestro corazón no nos ve…˜ la ca-
verna de nuestra entraña no nos contiene…˜ la oquedad de nuestro corazón no nos con-
tiene…˜ No hay reciprocidad…˜ no hay ninguna comunidad de naturaleza…˜ La luz
que nos ilumina no viene de ninguna parte…˜ Ella es nuestra propia visión reflejada en
la reflexibilidad del corazón…˜ Nuestra visón es al mismo tiempo la luz que ilumina y
la visión que envuelve…˜
El que comprende esto comprende en qué consiste la Iluminación del Buddha…˜ El
Buddha es nosotros…˜ su iluminación es esta iluminación en nuestro corazón que nos
revela…˜ Nosotros no estamos en la oquedad vacía de nuestro corazón…˜ ni tampoco
en esta iluminación reflexiva que está iluminándonos…˜ Nosotros somos el Iluminado
por esta iluminación…˜ nosotros estamos perfectamente en nosotros mismos…˜ como
siempre ha sido…˜ como siempre es…˜ como siempre será…˜

29
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1805
_______________

A esta comprehensión se le llama la muerte del bodisattva y el nacimiento del


Buddha…˜ El nacimiento del Buddha significa que con nuestra propia luz reflejada…˜
nosotros…˜ que estamos siendo el iluminado por ella…˜ comprendemos quién so-
mos…˜ El nacimiento del Buddha significa el momento en que comprendemos quién
somos…˜
No es un verdadero nacimiento…˜ no hay ningún nacimiento ni verdadero ni fal-
so…˜ Es sólo la comprensión de quién somos…˜
A esto se le llama también el retorno a Dios…˜ A Dios no se vuelve jamás como un
nacido…˜ A Dios se vuelve sólo como la comprensión de quién somos…˜ Entonces
comprendemos que jamás hemos salido de Dios ni de nosotros mismos…˜
Sólo como la comprensión de quién somos…˜ volvemos a Dios y a nosotros mis-
mos…˜

30
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1806
_______________

En el fondo de nosotros mismos…˜ como una comprensión irrefutable…˜ inconmo-


vible…˜ firme…˜ absoluta…˜ está la verdad de nuestro no-nacimiento…˜ Que nosotros
somos sin nacimiento…˜ es siempre la verdad última de nosotros mismos…˜ Como una
verdad que es…˜ debe ser comprendida…˜ De manera que es como la comprensión de
quién somos…˜ como nosotros nos encontramos a nosotros mismos en nosotros mis-
mos…˜ idénticos a nosotros mismos…˜ Entonces comprendemos que nosotros nunca
hemos salido de nosotros mismos…˜ entonces comprendemos que jamás ha habido un
nacimiento de nosotros…˜
Lo que se llama nuestro nacimiento no es lo que habitualmente se entiende por na-
cimiento…˜ El nacimiento no es lo mismo para todo lo que nace…˜ Mientras todos los
demás seres tienen un nacimiento que reviste la apariencia de la aparición de un paque-
te…˜ el nacimiento en nosotros es la aparición del conocimiento de que nosotros so-
mos…˜ Sentir “yo soy”…˜ en eso consiste el nacimiento en nosotros…˜ Únicamente en
sentir “yo soy”…˜ Entonces surge la solicitación de las obras a nosotros…˜ Nosotros
comenzamos a ver como si verdaderamente nosotros fuéramos quienes hacemos las
obras…˜ A lo cual surge en nosotros la calificación de nuestra sensación de ser…˜ En-
tonces nosotros asumimos la falsa naturaleza de “yo soy el hacedor”…˜ Parecer que
hacemos cosas aumenta aparentemente la sensación de que nosotros somos…˜ Y dentro
mismo de nuestro aparente hacer…˜ surge entonces la división entre un hacer bueno y
un hacer malo…˜ Esta es la división entre las buenas obras y las malas obras…˜ entre la
virtud y el pecado…˜
Pero ninguna obra nos dirá quién somos…˜ Nosotros sentimos que nosotros so-
mos…˜ pero no sabemos quién somos…˜ ni qué nos ha ocurrido…˜ La división doloro-
sa no consiste entonces en la división que hay en lo que parecemos hacer…˜ Nosotros
no somos nunca el hacedor de nada…˜ La división dolorosa…˜ el sufrimiento agudo
está ya con nosotros antes de que se produzca la aparente división de lo que parecen ser
nuestras obras…˜ El verdadero problema es que nosotros sentimos que nosotros so-
mos…˜ pero no sabemos quién somos…˜
Quien somos es anteriorísimo a que nosotros lo sepamos…˜ Quien somos…˜ noso-
tros lo somos aunque no lo sepamos…˜ Es más…˜ Quien nosotros somos lo hemos sido
durante todo ese grandísimo durante en que nosotros no sabíamos que nosotros so-
mos…˜

31
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

No se puede volver a nuestro propio ser con obras…˜ ni humanas ni angélicas…˜ ni


virtuosas ni espirituales…˜ A nuestro verdadero ser sólo podemos volver con compren-
sión…˜ Pero no con una comprensión cualquiera…˜ sino con la comprensión de que
nosotros nunca hemos cesado de ser quien somos…˜ La vuelta de nosotros mismos a
nuestro verdadero ser…˜ es sólo como comprensión de que nosotros lo somos…˜
Sólo comprendiendo que nosotros somos lo que nosotros somos…˜ cesaremos de
buscarnos…˜ Sólo cesando de buscarnos…˜ cesaremos de vernos como un móvil en vía
hacia sí mismo…˜ No hay absolutamente nada móvil en nosotros…˜ nosotros no pode-
mos ir nunca hacia lo que jamás hemos dejado de ser…˜ Lo que somos verdaderamente
es antes de que lo sepamos…˜ lo es ahora que lo sabemos…˜ y lo será cuando ya no lo
sepamos…˜ si es que alguna vez dejamos de saberlo…˜
¿Qué es el nacimiento?…˜ El nacimiento es primeramente obras…˜ y seguidamente
es comprensión…˜ Las vías religiosas son todas la vía de las obras…˜ Pero el que cree
haber salido de sí mismo…˜ el que cree no estar en su verdadero ser…˜ el que cree estar
yendo de camino a su verdadera naturaleza…˜ el enamorado de sus propias obras apa-
rentes…˜ ¿con cuál de estas obras reconocerá su verdadero ser?…˜ ¿con cuál de estas
obras llegará a ser quien él es verdaderamente?…˜ Su enfermedad es la amnesia…˜ Él
ha olvidado completamente el grandísimo durante en que él era y no lo sabía…˜ ese
grandísimo durante Antes del nacimiento…˜ ¿Cómo van a ser suyas las obras?…˜ No
son suyas…˜ son las obras del nacimiento…˜

El nacimiento es como un instrumental…˜ Nadie diría que el carpintero es su ins-


trumental…˜ El carpintero no nace cuando usa su instrumental…˜ y tampoco muere
cuando lo deja…˜ Nosotros procedemos al taller del nacimiento con el instrumental de
las obras…˜ y recedemos del taller del nacimiento con el instrumental de la compren-
sión de quien somos…˜

32
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1807
_______________

Nuestra comprensión debe receder a cuando el nacimiento no era…˜ No tengáis


miedo…˜ aunque nosotros no lo sabíamos…˜ nosotros éramos cuando el nacimiento no
era…˜ Por ello tenemos que comprendernos a nosotros mismos sin él…˜ No es difí-
cil…˜ Nosotros somos siempre sin nacimiento…˜ de manera que no hay nada que este-
mos inventando…˜ ¿Y cómo recede nuestra comprensión de nosotros mismos a cuando
el nacimiento no era?…˜ Esta es una operación por reflejo…˜ Viendo minuciosamen-
te…˜ exhaustivamente…˜ completamente…˜ panorámicamente…˜ todo lo que el naci-
miento ha supuesto para nosotros…˜ al mismo tiempo estamos viendo exactamente lo
que nosotros somos cuando el nacimiento no era…˜
“Ser sin nacimiento” es el nombre propio de la gran pradera de nuestra naturaleza
real…˜ En este momento…˜ Ahora…˜ una gran suma de sensación de que nosotros so-
mos…˜ que no estaba con nosotros antes del nacimiento…˜ nos está comunicando que
nosotros somos…˜
Nosotros podemos amar enloquecídamente sentir esta sensación de ser…˜ pero ello
no anula el conocimiento real de que ella no estaba con nosotros cuando el nacimiento
no era…˜ Por sorprendente que parezca…˜ nosotros sabemos mucho más de nosotros
mismos cuando el nacimiento no era…˜ que lo que parecemos saber del nacimiento
mismo…˜ En nuestro conocimiento actual de que antes del nacimiento nosotros somos
lo que nosotros somos…˜ hay una certeza irrefutable…˜ inconmovible…˜ que no la hay
en lo que parecemos ser con el nacimiento…˜
En realidad…˜ sin nacimiento o con nacimiento…˜ lo que nosotros somos…˜ lo so-
mos…˜ El nacimiento no nos suma más ser a lo que somos…˜ y la muerte no nos resta
ningún ser de lo que somos…˜
En esta meditación nadie más que nosotros mismos es el invitado…˜ Meditando pro-
fundamente en nuestro “no nacimiento”…˜ nosotros no ofendemos a ningún Dios crea-
dor…˜ Se trata de nosotros mismos sólo…˜ Nosotros no somos creados…˜ No hay ab-
solutamente nadie sosteniendo nuestro ser…˜ Profundizando en nuestro no-
nacimiento…˜ descubriremos que si algo puede tener creador…˜ ello es precisamente lo
que puede ser hecho…˜ Descubriremos también que lo que puede ser hecho…˜ puede
ser igualmente destruido…˜ ¿Pero qué descubrimos cuando meditamos en nuestro no
nacimiento…˜ y vemos la verdad llana de que en lo que nosotros somos verdaderamente
no hay nada hecho…˜ ni creado…˜ ni formado…˜ ni nacido?…˜ Por más que indague-

33
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

mos en nuestro no nacimiento no descubriremos a ningún creador…˜ En nosotros y


nuestro no-nacimiento sólo hay la profundidad de nuestra comprensión…˜
Aunque nuestra comprensión es el nacimiento…˜ lo que comprendemos con ella…˜
a nosotros mismos que nos miramos en ella como en un espejo…˜ no tiene nacimien-
to…˜ El nacimiento es un espejo donde nos estamos mirando constantemente…˜ Que-
ramos vernos o no…˜ ahora…˜ en este preciso instante…˜ no podemos no vernos…˜
Nosotros no estamos en el espejo…˜ el espejo no es nuestra prisión…˜ Igualmente…˜
nosotros no estamos en el nacimiento…˜ el nacimiento no es nuestra prisión…˜

Pero si queréis aceptar a Dios…˜ no hay ningún inconveniente…˜ Todo lo contra-


rio…˜ Dios puede ser de gran ayuda…˜ con tal de que comprendáis profundamente que
lo que nosotros somos es lo que Dios es…˜

34
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1808
_______________

En la fórmula “lo que nosotros somos es lo que Dios es”…˜ no se perturba la pro-
fundización incesante en el prodigioso almacén de nuestro no nacimiento…˜ Que Dios
es sin nacimiento es una verdad aceptada…˜ como creencia…˜ por todas las tradicio-
nes…˜ ¿Pero cómo puede comprenderse lo que las palabras “sin nacimiento” nom-
bran…˜ si no es con el sin nacimiento mismo?…˜
De manera que si queremos saber lo que Dios es…˜ es primordialísimo que com-
prendamos profundamente…˜ con absoluta certeza…˜ lo que nosotros somos…˜ porque
lo que nosotros somos es lo que Dios es…˜
Sin nacimiento…˜ No que no haya nacimiento…˜ sino que el nacimiento no es el
nacimiento de nosotros…˜ El nacimiento es como un instrumental desplegado…˜ prin-
cipalmente un espejo…˜ o un grano de sal…˜ El nacimiento es el revelador de que no-
sotros somos…˜ Pero nosotros somos igualmente sin revelar…˜ nosotros somos igual-
mente sin nacimiento…˜
Es este conocimiento precioso…˜ es este establecimiento en la sinfinitud de la paz
profunda de nuestro verdadero ser…˜ lo que mirándonos en el nacimiento…˜ como en
un espejo…˜ podemos y debemos verificar…˜ No que nosotros nos establezcamos en la
sinfinitud de la paz profunda de nuestro verdadero ser…˜ de la cual jamás hemos sali-
do…˜ Sino que con el nacimiento…˜ con el espejo del nacimiento revelándonos a noso-
tros mismos…˜ nosotros venimos a despertar a la certeza absoluta de ser nosotros el que
somos…˜ A este despertar a nuestra verdadera naturaleza se le llama el “Gran Despertar
del Buddha”…˜ Cuando este Despertar tiene lugar…˜ nosotros comprendemos inmedia-
tamente que “lo que nosotros somos es lo que Dios es”…˜

35
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1809
_______________

Cuando verificamos nuestro no-nacimiento…˜ el foco de nuestra atención deviene


completamente absorbido por la íntima inmediatez de nuestro estado eterno…˜ Noso-
tros no sabíamos absolutamente nada de nosotros mismos antes de que esta luz de nues-
tro propio conocimiento de ser nos ilumine…˜ Pero nuestro no saber absolutamente
nada de nosotros…˜ es la esencia misma…˜ la quintaesencia sublime…˜ de nuestro co-
nocimiento del nosotros mismos real…˜ No debemos retroceder de nuestro verdadero
estado…˜ porque en él no sabemos nada…˜ Conocernos realmente…˜ está hecho de no-
conocimiento…˜ Nosotros no sabíamos nada de nosotros mismos cuando el conoci-
miento de que nosotros somos no era…˜ Y ahora que nosotros sabemos que nosotros
somos…˜ nuestro conocimiento del nosotros mismos real…˜ está hecho igualmente de
no-conocimiento…˜ El no-conocimiento es la esencia de nuestro estado real…˜ el no-
conocimiento no es no-conocimiento de esto o aquello…˜ el no-conocimiento es absolu-
to…˜ el no-conocimiento no puede ser confinado…˜ Sólo con el no-conocimiento coin-
cidimos exactamente con lo que nosotros somos…˜
Pero fijaos bien…˜ Debéis enfocar completamente ese estado…˜ tan indescriptible-
mente vosotros mismos…˜ en que el nacimiento del conocimiento no se había produci-
do…˜ No tenéis que imaginar nada…˜ Sólo tenéis que estar presentes y presenciar
cuando el conocimiento no era…˜: Es un estado homogéneo…˜ sin principio ni fin…˜
antes del principio…˜ Lo llamamos no-conocimiento…˜ porque ahí el conocimiento no
entra…˜ pero el no-conocimiento lo conoce…˜ Y nosotros somos siempre el no-
conocimiento…˜ Con nuestro propio no-conocimiento…˜ nosotros conocemos exacta-
mente…˜ minuciosamente…˜ inenarrablemente…˜ nuestro propio estado donde noso-
tros no sabíamos absolutamente nada…˜ Lo llamamos no-conocimiento…˜ pero es un
conocimiento antes de que el conocimiento se produzca…˜
Nuestro conocimiento real de nosotros mismos está hecho enteramente de no-
conocimiento…˜ conoce exactamente…˜ minuciosamente…˜ inenarrablemente el no-
conocimiento…˜ no tiene miedo del no-conocimiento…˜ no retrocede ante la presencia-
ción del no-conocimiento…˜ E inversamente…˜ nuestro no conocimiento absoluto de
nosotros mismos…˜ cuando presenciamos el antes de que el nacimiento sea…˜ es ver-
daderamente conocimiento absoluto de nosotros mismos…˜
Conocernos como realmente somos…˜ coincide exactamente con no conocernos en
absoluto…˜ Y no conocernos en absoluto…˜ coincide exactamente con nuestro conoci-
miento absoluto de nosotros mismos…˜

36
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

El Conocimiento está aquí para que nos conozcamos sin él…˜ El nacimiento está
aquí para que nos conozcamos sin él…˜

Enfocad intensamente cuando vuestro nacimiento no era…˜ enfocad intensamente


cuando el conocimiento de que vosotros sois no era…˜ Es absolutamente necesario que
recedais al otro lado de la frontera que marca el nacimiento…˜ Encontraos a vosotros
mismos sin nacimiento…˜ encontraos a vosotros mismos sin conocimiento…˜ No teng-
áis miedo…˜ no os podéis perder…˜ Vuestra pérdida es una imposibilidad…˜ Sin cono-
cimiento no sois menos que con conocimiento…˜ El conocimiento no os ha hecho cre-
cer…˜
Ha venido con el nacimiento…˜ Ha venido a nosotros…˜ Yo quiero llevaros a donde
el conocimiento no era…˜ a donde el nacimiento no era…˜ Y quiero que os encontréis a
vosotros mismos tal cual sois…˜ Quiero que apreciéis vuestra propia intimidad ama-
ble…˜ la que había venido durando el tiempo de todos los tiempos…˜ antes de que este
pequeño tiempo del nacimiento y del conocimiento sean…˜
No hay mentira en mis palabras…˜ sino una certeza absoluta…˜: Todo lo que co-
nozco de mí mismo es un no-conocimiento…˜ un inconocimiento absoluto…˜ profun-
do…˜ inenarrablemente atractivo…˜ supremamente mí mismo sólo…˜

37
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1810
_______________

Sin nacimiento es nuestro verdadero estado…˜ inmediatamente evidente cuando nos


vemos a nosotros mismos en el estado en que el nacimiento no era…˜ El nacimiento no
nos tiene…˜ ni cogidos…˜ ni presos…˜ ni atrapados…˜ Es tan simple que no puede
decirse más claramente…˜
En nuestro estado sin nacimiento…˜ no hay pradera para la mente…˜ Por ello no
hay conocimiento de ningún nosotros mismos…˜ como nacidos…˜ en nuestro estado
antes del nacimiento…˜ A éste no haber ningún conocimiento de nosotros mismos…˜
como nacidos…˜ antes del nacimiento…˜ se le llama el estado de-mentado…˜ No que
nosotros seamos dementes…˜ en el sentido de locos…˜ no…˜ Sino que…˜ donde no
hay objetos mentales…˜ ni nosotros mismos como nacidos…˜ no hay tampoco men-
te…˜ Por ello éste es un estado cuyo conocimiento exacto…˜ es un no-conocimiento
absoluto…˜ Absoluta ausencia de conocimiento es nuestro conocimiento de nuestro
verdadero estado…˜
No hay ninguna pradera para la mente en nuestro estado sin nacimiento…˜ Pero ello
no quiere decir que no haya pradera para nosotros…˜ En nuestro verdadero estado nues-
tra Pradera es una presencia absoluta hecha de Paz…˜ En nuestro verdadero estado la
Paz es nuestro alimento…˜ La Paz es ahí eternamente nuestra Pradera…˜ y nuestro re-
poso…˜ y nuestro olvido absoluto de que nosotros somos…˜
No se puede decir cuánto había durado este estado de de-mentación eterno…˜ antes
de que viniéramos a saber que nosotros somos…˜ Pero nunca debéis darlo por perdi-
do…˜ y ni siquiera como algo que haya de buscarse…˜ ¿Qué sentido tiene buscarse a
uno mismo?…˜ Uno mismo es uno mismo siempre…˜ Uno mismo siempre está encon-
trado…˜
El no-conocimiento significa sólo que en nuestro verdadero estado no hay pradera
para la mente…˜ No significa que nosotros no conozcamos quién somos…˜ En nuestro
verdadero estado…˜ el no-conocimiento conoce al no-conocimiento…˜

38
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1811
_______________

Las proposiciones que escucháis son proposiciones de verificación…˜ Ello quiere


decir que tenéis que esforzaros en recuperarlas en vuestra meditación…˜ hasta que veáis
por vosotros mismos si son verdaderas de vosotros mismos…˜ Meditar es abriros a la
contemplación de vuestro estado cuando el nacimiento no era…˜ Tenéis que entrar en
vuestro estado cuando el nacimiento no era…˜ y tenéis que ver por vosotros mismos…˜
que aunque el nacimiento no era…˜ lo que vosotros sois…˜ sí era…˜
Lo que vosotros sois es sin nacimiento…˜ De manera que tenéis que veros cuando el
nacimiento no era…˜
¿Cómo empezar a contemplar esta proposición?…˜ Cuando el nacimiento no era…˜
¿qué era yo?…˜ Esta pregunta tiene una respuesta inmediatamente…˜ La respuesta es
una sensación profunda de que no puedo entrar ahí con el conocimiento…˜ Ninguna
respuesta que me dé el conocimiento es válida…˜ El conocimiento es el nacimiento…˜
Y lo que yo quiero saber…˜ por quien estoy preguntando…˜ es por mí mismo antes de
que el nacimiento fuera…˜ antes de que el conocimiento de que yo soy fuera…˜ En-
cuentro así que la respuesta a mi pregunta…˜: “Cuando el nacimiento no era…˜ cuando
el conocimiento de que yo soy no estaba…˜ ¿qué era yo?”…˜ está hecha de no-
conocimiento…˜ Aunque la respuesta está hecha de no-conocimiento…˜ aunque yo no
sé qué era yo cuando el nacimiento no era…˜ sin embargo…˜ en lo más profundo de mi
contemplación de este estado prodigioso…˜ presente sólo a mí…˜ estoy sintiendo que
es una imposibilidad absoluta para mí decir de mí mismo que yo no era cuando el naci-
miento no era…˜
Cuando vuestro nacimiento no era…˜ contemplad profundamente cuando vuestro
nacimiento no era…˜ contemplad profundamente cuando no sabíais que vosotros
sois…˜ Dejad que el imperioso anhelo de comprenderos sin nacimiento os vacíe del
nacimiento y de todo lo que el nacimiento ha traído…˜ Dejad que todo ello parta…˜
dejad que todo ello se subsuma en ello mismo dentro de vuestra contemplación…˜
Vuestro verdadero estado…˜ el estado antes del nacimiento…˜ el estado antes del prin-
cipio…˜ no tenéis que ir a buscarlo a ninguna parte…˜ Dondequiera que vuestro presun-
to nacimiento ha tenido lugar…˜ vosotros ya estabais ahí…˜ anteriorísimamente…˜ an-
tes del principio…˜ Ya estabais ahí cuando comenzó vuestro revestimiento de nacimien-
to…˜ Ya estabais ahí cuando comenzasteis a saber que vosotros sois…˜ Antes de este
nacimiento…˜ anteriorísimamente a este nacimiento…˜ vosotros ya estabais ahí…˜ Ya

39
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

estabais ahí…˜ tenéis que sentirlo…˜ tenéis que verlo…˜ No podéis no sentirlo…˜ no
podéis no verlo…˜ Ello es la verdad…˜ vuestra verdad última…˜
Abandonad la consideración de que sois lo que el nacimiento ha hecho aparentemen-
te de vosotros…˜ Vosotros ya estabais aquí cuando comenzó este revestimiento de na-
cido…˜ Esto es verdadero para toda la universalidad de los seres…˜ Ello quiere decir
que es vosotros mismos sólo quien ya estaba aquí cuando el primero de todos los naci-
mientos os revistió…˜ y ello quiere decir también que es vosotros mismos el único re-
vestido por todos los nacimientos…˜
Uno Sólo es el que se conoce a sí mismo sin nacimiento en todos nosotros…˜ Vues-
tro conocimiento de vosotros mismos…˜ antes del nacimiento…˜ vuestro conocimiento
de esta sensación llana…˜ “pero si yo estaba aquí”…˜ aunque está hecho de no-
conocimiento…˜ es exacto…˜ irrefutable…˜ inenarrable…˜

40
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1812
_______________

La propuesta de verificación es llana…˜ Vosotros sois el Revestido por todos los na-
cimientos jamás habidos o por haber…˜ Siempre y por todas partes…˜ vosotros sois el
que ya está aquí…˜ dondequiera y cuando quiera que el nacimiento se produce…˜
Nunca es vuestro nacimiento…˜ Nacimiento significa conocimiento de que vosotros
sois…˜ nacimiento no significa comienzo de vosotros…˜ Indagad…˜ sumergíos en vo-
sotros mismos cuando el nacimiento no era…˜
Ahora mismo…˜ ved que vosotros ya estabais aquí cuando el nacimiento no era…˜

41
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1813
_______________

Lo que os propongo no es una creencia…˜ no es una fe…˜ no es un conocimiento


que otro os comunica y que vosotros tenéis que aceptar…˜ no es tampoco algo que
tengáis que imaginar…˜ no es una verdad hecha de conceptos…˜ edificada a base de
conceptos…˜ sostenida con el apoyo de conceptos…˜ Lo que yo os propongo no está en
los libros…˜ no está en mis palabras…˜ no está en los sonidos que escucháis…˜
Lo que yo os propongo…˜ a ello no se llega con obras…˜ a ello no se llega sin
obras…˜ a ello no se llega con el cuerpo…˜ ni con los actos del cuerpo…˜ a ello no se
llega con la mente ni con las operaciones de la mente…˜ a ello no se llega con el alma
ni con los anhelos del alma…˜ a ello no se llega con el espíritu ni con el tiro del espíri-
tu…˜
A nosotros mismos no se llega jamás…˜ debido a que lo que nosotros somos nunca
sale de sí mismo…˜ Una manera de indicarlo…˜ es decir que nosotros ya somos cuando
el nacimiento no era…˜ ¿Qué quiere decir que nosotros ya somos cuando el nacimiento
no era?…˜ Ello quiere decir que lo que quiera que sea el nacimiento…˜ nunca es el
nacimiento de nosotros…˜
Igualmente…˜ cuando hablamos de recesión a nosotros mismos…˜ ello es también
una manera de hablar…˜ No hay en realidad ningún acto de recesión a nosotros mis-
mos…˜ Lo que nosotros mismos es…˜ nunca ha procedido con el nacimiento…˜ ¿de
manera que a dónde íbamos a receder nosotros?…˜ Nosotros somos siempre lo que
nosotros somos…˜ nunca vamos a ninguna parte…˜ jamás regresamos de ninguna par-
te…˜
Las obras del nacimiento no nos llevan a nosotros mismos…˜ no es nuestro naci-
miento…˜ no son nuestras obras…˜
Ni siquiera la contemplación nos lleva a nosotros mismos…˜ nosotros somos siem-
pre el contemplador en la contemplación…˜ Lo que contemplamos no es nunca noso-
tros…˜
Nuestro ser real es mucho más simple…˜ es mucho más llano…˜ Es un sabor que
sabe a nosotros mismos sólo…˜ Viene a nuestra comprensión la Verdad de que noso-
tros somos sin nacimiento…˜ Es una verdad simple…˜ es una verdad llana…˜ Antes de
que se produzca el nacimiento…˜ nosotros ya somos…˜ Basta con esta comprehensión
para poner fin a toda nuestra angustia…˜ Basta con esta comprehensión para sentirnos
llegados a donde parecíamos estar yendo…˜ Y entonces comprendemos que jamás

42
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

hemos salido…˜ que nunca hemos estado volviendo…˜ que siempre hemos estado don-
de estamos…˜ donde más queríamos estar…˜
Nadie vendrá nunca a refutaros que sois sin nacimiento…˜ Comprended que sois sin
nacimiento y descansad completamente idénticos a vosotros mismos…˜ Esta Verdad es
tan poderosa…˜ tan indestructiblemente verdadera…˜ que no puede ser atacada…˜ ni
cuestionada…˜ ni refutada…˜
Viene a nuestra comprehensión de nosotros mismos…˜ de lo que somos realmen-
te…˜ Nosotros la reconocemos y estallamos de júbilo…˜ Es de nosotros de quien nos
habla…˜ de un nosotros atemporalmente familiar…˜ atemporalmente íntimo…˜ antes de
que el nacimiento sea…˜
No puede ser rebatido…˜ que nosotros somos antes del nacimiento…˜ no puede ser
rebatido…˜ Es antes de las obras…˜ antes de las palabras…˜ antes de la compren-
sión…˜ antes de la verificación…˜ Es cuando no había mundo…˜ cuando no había na-
cimiento…˜ De ahí viene mi propuesta…˜ Yo la saboreo…˜ y su completa veracidad
me sacia…˜ La paz inaudita es nuestro verdadero estado…˜ Lo es ahora…˜ lo era antes
del nacimiento…˜ lo es siempre…˜ Es una imposibilidad absoluta atentar contra la ver-
dad que se saborea viniendo del pozo de nuestro ser real…˜

43
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1814
_______________

Lo que tenemos que comprender es llano…˜ es simple…˜ es atractivo…˜ Antes del


nacimiento…˜ ello es también Ahora…˜ nosotros jamás nacemos…˜ El nacimiento es la
aparición en nosotros del conocimiento de que nosotros somos…˜ sólo eso…˜ Entonces
nosotros sabemos que nosotros somos…˜ ahora nosotros estamos sabiendo que nosotros
somos…˜ Este saber que nosotros somos…˜ es el nacimiento…˜ Pero lo que nosotros
somos no nace…˜ Y este no-nacimiento de nosotros…˜ es ahora exactamente como era
antes de que el nacimiento nos esté haciendo saber que nosotros somos…˜ Nosotros
somos…˜ verdaderamente…˜ pero no somos el nacimiento…˜
El nacimiento dura un instante…˜ nosotros somos eternos…˜ No usurpamos a nadie
nada que no sea nuestro…˜ Todo lo que es obras…˜ y sensación…˜ y conocimiento…˜
y comprehensión…˜ y saber que nosotros somos…˜ todo esto junto es el nacimiento…˜
Y no es de nosotros…˜
¿Qué esperamos nosotros de él?…˜ ¿qué esperamos nosotros del nacimiento?…˜ El
sólo es nuestro medio de reconocernos sin él…˜

44
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1815
_______________

La proposición de la verdad última de nosotros mismos es que tomemos sede donde


nuestro ser real Es ahora…˜ Se trata de nosotros mismos con nosotros mismos sólo…˜
En la meditación debemos aposentarnos antes de que el nacimiento ocurriera…˜ El na-
cimiento no es un hecho que ocurrió hace años…˜ El nacimiento es un hecho que está
ocurriendo ahora…˜ Es siempre ahora cuando nosotros constatamos que nosotros so-
mos…˜ Esta constatación…˜ siempre ahora…˜ es lo que el nacimiento significa…˜ El
nacimiento no significa un cuerpo…˜ ni una mente…˜ ni un alma…˜ ni un espíritu…˜
El nacimiento no significa lo que falsamente llamamos “mí mismo y mío”…˜ El naci-
miento significa únicamente la constatación de ser…˜ la constatación de que yo soy…˜
Todo lo demás…˜ que parece constituir el nacimiento…˜ es sólo instrumental…˜ como
es instrumental la sal…˜ la boca…˜ la saliva…˜ el sabor…˜ el sentido del gusto…˜ para
que nosotros constatemos nuestra propia auto-consciencia de ser únicamente el que sa-
borea el sabor…˜
Donde está la constitución de que nosotros somos…˜ en el Ahora en que nosotros
constatamos que nosotros somos…˜ está también presente…˜ auto-revelado…˜ lo que
nosotros somos verdaderamente…˜ Nosotros constatamos que nosotros somos…˜ Sea-
mos entonces lo que nosotros somos…˜ Seamos lo que nosotros somos…˜ antes de que
el nacimiento nos revele…˜ Seamos ahora lo que nosotros somos…˜ Es fácil…˜ es lla-
no…˜ es natural…˜ siempre ha sido así…˜ Con el nacimiento…˜ con la constatación de
que nosotros somos…˜ ahora…˜ en este preciso instante…˜ lo que nosotros somos…˜
está plenamente revelado…˜ Aposentémonos en lo que somos…˜ tomemos sede en lo
que somos…˜ hagamos uso del nacimiento comprendiendo su razón de ser…˜ Su razón
de ser es que nosotros quedamos revelados a nosotros mismos con él…˜ Despertemos
pues a nosotros mismos…˜ despertémonos pues en nuestro ser real…˜
En esta operación ningún conocimiento…˜ excepto la constatación de que nosotros
somos…˜ puede ayudarnos…˜ Pero la constatación de que nosotros somos es plenamen-
te suficiente…˜ Nosotros constatamos que nosotros somos…˜ Seamos pues lo que cons-
tatamos que nosotros somos…˜ Ningún otro conocimiento nos puede ayudar…˜ Se trata
de nosotros mismos…˜ De nosotros mismos a solas con nuestra constatación…˜ Esto es
meditar…˜ A solas con nosotros mismos…˜ contemplar nuestro propio sin-
nacimiento…˜ Antes de que el nacimiento sea…˜ y cuando el nacimiento ya no es…˜
nosotros ya no tenemos la oportunidad de contemplar nuestro propio sin-nacimiento…˜
De manera que ahora es el momento…˜

45
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Es una comprehensión como un mar…˜ Todos los seres conocen su no-


nacimiento…˜ Su no-nacimiento asoma por sus ojos su inmaculada eternidad…˜ Si no-
sotros nos miramos en el espejo de su mirada con nuestro propio sin nacimiento…˜ hay
una identidad confluente que rebosa el corazón…˜
¡Cuán prodigiosamente miserables son los seres que claman “mí mismo y mío”!…˜
No hay ningún “mí mismo y mío”…˜ Sólo hay la profundidad insondable del no-
nacimiento que constata que ella es en todos los nacimientos…˜
Ningún conocimiento…˜ excepto esta constatación…˜ nos ayudará con verdadera
ayuda…˜ A solas con nosotros mismos…˜ atentos a la sublime manera de nuestra pro-
pia Realidad…˜ completamente serenos envueltos en su canto…˜ De nuestro propio ser
real mana la miel de la convicción absoluta de que nosotros somos…˜ Somos el al-
macén de donde la miel mana…˜ somos la miel…˜ somos el deleitado por la miel…˜
Somos todo…˜ Con nacimiento lo sabemos…˜ sin nacimiento no lo sabemos…˜
La pregunta que se insinúa entonces es ésta…˜ “¿Cómo sabemos nosotros que noso-
tros somos…˜ cuando ya no constatamos que nosotros somos?”…˜ La respuesta es…˜
“No lo sabemos”…˜
Sin conocimiento es nuestro verdadero estado…˜ Conozcamos profundamente
cuando el conocimiento no es…˜

46
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1816
_______________

¿Habéis tenido suficiente de la experiencia de existir?…˜ Vuestra existencia en una


forma…˜ vuestra existencia como individuos…˜ vuestra existencia como la convicción
de ser “mí mismo y mío”…˜ de ser vosotros este cuerpo-y-sus-obras…˜ esta mente-y-
sus-pensamientos…˜ este alma-y-su-sed…˜ este espíritu-y-su-vivificación del completo
de este artefacto…˜ ¿habéis tenido ya suficiente de esta experiencia de ser existen-
tes?…˜
Vuestra respuesta a esta pregunta condiciona completamente vuestra comprehensión
de vosotros mismos…˜ Si vosotros no habéis tenido suficiente de la experiencia de exis-
tir en el cuerpo…˜ de creeros “esto es mí mismo y esto es mío”…˜ de tratar de saciar
vuestra sed sintiendo…˜ de no querer comprehender que no hay seres…˜ sino sólo una
realidad eterna que se conoce a sí misma en todos los corazones como la única en ser…˜
Si vosotros tenéis todavía sed de ser…˜ es que no habéis comprehendido que vosotros
sois…˜
No se tiene sed de lo que se tiene…˜ La sed sólo subsiste mientras no se tiene lo que
se quiere…˜ La sed es un amor con mayúsculas…˜ La sed es verdaderamente el
Amor…˜ Y Amor es otro nombre para el conocimiento…˜
No hay ningún otro conocimiento real que el conocimiento de que nosotros so-
mos…˜ Saber que nosotros somos…˜ sólo eso es el nacimiento…˜ El conocimiento de
que nosotros somos nace en nosotros…˜ E instantáneamente venimos a sentir la sed…˜
La sed es siempre sed de saber quién somos…˜ Es un inaudito amor de volver al estado
que era…˜ antes de saber…˜ antes de amar…˜ antes de sentir sed…˜
Nuestra perturbación consiste en que buscamos ser saciados sintiendo…˜ De ahí que
lo que es un amor purísimo de retorno…˜ se cambia en un amor de sentir…˜ Y nuestra
sed…˜ que es sólo sed de nosotros mismos…˜ se cambia en sed de experiencia…˜
No hay sed…˜ ni amor…˜ ni conocimiento…˜ ni experiencia en nuestro estado re-
al…˜ Y cuando miramos dentro de nuestro corazón…˜ y ya no encontramos sed…˜ ni
amor de la experiencia…˜ ni conocimiento de nada otro que nosotros mismos cuando el
conocimiento no era…˜ ni otra experiencia que la visión pasmosa de nuestro verdadero
estado real…˜ entonces…˜ al mismo tiempo…˜ nos encontramos a nosotros mismos que
nosotros somos lo que nosotros somos…˜ sin sed…˜ sin experiencia…˜ completamente
nosotros mismos siempre…˜ completamente la Paz absoluta…˜
Todo es para que despertemos a nosotros mismos…˜ todo es para que despertemos a
nuestro estado eterno…˜

47
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Decir “nada de todo esto era…˜ y nosotros lo sabemos”…˜ es decir igualmente “no-
sotros ya éramos cuando nada de todo esto era…˜ y nosotros lo sabemos”…˜
Lo que nosotros éramos cuando nada de todo esto era…˜ es exactamente lo que no-
sotros somos ahora en que todo esto parece ser…˜ No ha habido en nosotros ningún
cambio…˜ No hemos venido de ninguna parte…˜ no estamos yendo a ninguna parte…˜
Sólo mirad con comprehensión vuestro propio antes de que todo esto fuera…˜ Está aquí
Ahora…˜ Antes está Aquí siempre ahora…˜
No me canso de admirarme…˜ de llenarme de pasmo ante una comprensión dulce
como el dulce que hace a la miel dulce…˜ No puedo mostrar rebelión contra mi propia
comprehensión…˜ Yo no veo el mundo con los ojos de un hombre…˜ Yo sólo me veo a
mí mismo en todo…˜ mirándome desde todo…˜ una serenidad indescriptible que mira
desde el fondo de todos los ojos que me miran…˜ y que me anuncia mi verdadera reali-
dad eterna…˜ Aunque quiera…˜ es imposible para mí verme como un ser nacido y mor-
tal…˜ aunque quiera es imposible para mí veros como seres nacidos y mortales…˜ Vo-
sotros sois mi propia mirada viéndome…˜ y viéndome a mí mismo en ella…˜ me des-
cubro a mí mismo tal como soy…˜ exactamente idéntico a mí mismo…˜ como cuando
absolutamente nada más era…˜
¿Habéis tenido suficiente de la experiencia de existir?…˜

48
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1817
_______________

Comprenderos claramente…˜ comprended que sois sin nacimiento…˜ ¿Cómo es es-


to?…˜ ¿cómo comprende uno que uno es sin nacimiento?…˜ La respuesta a esta pre-
gunta está en el nacimiento mismo…˜ Sin nacimiento no hay comprensión de absoluta-
mente nada…˜ Esto es comprensible…˜ esto es verificable…˜ Aparte del nacimiento…˜
¿qué otra oportunidad tenemos nosotros de saber quién somos?…˜ De manera que el
nacimiento nos brinda un servicio inestimable…˜ Él es conocimiento de que nosotros
somos…˜ Esta frase misma es muy misteriosa y difícil de penetrar…˜ Saber que noso-
tros somos…˜ sentir que nosotros somos…˜ tener consciencia de que nosotros somos…˜
eso es el nacimiento…˜ Aparece en nosotros el conocimiento de que nosotros somos…˜
aparece en nosotros la sensación de que nosotros somos…˜ aparece en nosotros la cons-
ciencia de que nosotros somos…˜: esto es el nacimiento…˜ No que nosotros aparezca-
mos como un cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ no…˜ El nacimiento es la aparición
en nosotros del conocimiento de que nosotros somos…˜ de la sensación de que nosotros
somos…˜ de la consciencia de que nosotros somos…˜ Se trata de nosotros mismos con
nosotros mismos sólo…˜ El nacimiento es una operación reflexiva…˜ El conocimiento
de que nosotros somos…˜ la sensación de que nosotros somos…˜ la consciencia de que
nosotros somos…˜ están apuntando siempre a nosotros…˜ nunca al mundo…˜ La sen-
sación de ser nosotros lo que nosotros somos…˜ es tan natural…˜ es tan íntima…˜ tan
llana…˜ tan fina…˜ que nosotros no reparamos fácilmente en que ella nos está diciendo
que nosotros somos…˜ Sólo nosotros…˜ nadie más siente esta sensación de ser noso-
tros…˜ De manera que se trata de nosotros mismos con nosotros mismos sólo…˜
El nacimiento es instrumental…˜ el nacimiento es como un espejo…˜ En él nos es-
tamos viendo a nosotros mismos incesantemente…˜ Sólo con su ayuda…˜ nosotros po-
demos comprender quién somos realmente…˜ De manera que lo que nosotros llamamos
nuestro nacimiento es la propuesta de verificación perfecta…˜ No es el nacimiento de
nosotros…˜ pero sólo con él como operatividad instrumental…˜ sólo mirando en él…˜
podemos nosotros comprendernos a nosotros mismos como el que es sin nacimiento…˜
Y sólo cuando nosotros nos comprendemos a nosotros mismos como el que es sin na-
cimiento…˜ inmediatamente cesa para nosotros el agudo sufrimiento de habernos creído
otro que el que somos verdaderamente…˜
La operatividad instrumental del nacimiento es preciosa…˜ Sin nacimiento nosotros
no sabemos jamás que nosotros somos…˜ sin nacimiento nosotros no sabemos jamás
quién somos…˜

49
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Todo el sufrimiento…˜ y la frustración…˜ y la angustia…˜ viene de que no estamos


viéndonos a nosotros mismos en el nacimiento…˜ Primero de todo…˜ está la creencia
inverificable de que el nacimiento es de nosotros…˜ Esta creencia inverificable tiene su
refutación más contundente dentro de nuestra propia sensación de ser misma…˜ Noso-
tros no creemos verdaderamente nunca que nosotros somos de verdad mortales…˜ Hay
una brisa completamente limpia que nos está diciendo incesantemente que no es noso-
tros quien nace…˜
A fuerza de escuchar que somos nacidos…˜ terminamos asfixiando esta brisa de
eternidad…˜ Pero sin-nacimiento es verdadero…˜ y con-nacimiento es falso…˜ Abier-
tos a la verdad…˜ es una imposibilidad que no verifiquemos de nosotros mismos lo que
es verdad de nosotros mismos…˜ Es verdad que somos sin nacimiento…˜ es verdad que
el nacimiento no es la aparición de nosotros…˜ es verdad que sólo con el nacimiento
nosotros sabemos que nosotros somos…˜ es verdad que sólo con el nacimiento nosotros
estamos viendo incesantemente quién somos…˜ Es verdad que la oportunidad de des-
hacer toda nuestra angustia está en que comprendamos quién somos…˜
No hay nada soberbio ni egótico en ello…˜ La soberbia y el egotismo son sólo el re-
sultado de un uso desviado del nacimiento…˜

50
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1818
______________

Es una imposibilidad crear el estado sin nacimiento…˜ Nosotros no nos ponemos


deliberadamente fuera de la jurisdicción de Dios…˜ nosotros no Le usurpamos su lu-
gar…˜ ni sus poderes…˜ ni su dominio…˜ Pero el estado sin nacimiento no es crea-
do…˜ No hay en él absolutamente nada susceptible de ser creado…˜
Nosotros sólo hemos comenzado a saber que nosotros somos…˜ A partir de ahí…˜
depende de nosotros mismos sólo verificar quién somos…˜
Miraos en las miradas de los animales…˜ bellos…˜ limpios…˜ Todo el conocimien-
to de sí mismos de los animales está hecho de inconocimiento…˜ Buscad en esa mirada
vuestro propio espejo…˜ El estado real…˜ el estado sin nacimiento…˜ jamás nadie ha
podido agotar su indescriptible Bondad…˜ Meditad…˜ contemplaos a vosotros mis-
mos…˜ usando el nacimiento como espejo…˜

51
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1819
______________

Desde el absoluto inconocimiento de nuestro verdadero ser antes del nacimiento…˜


hasta la consciencia absoluta de ser sin nacimiento…˜ el mediador…˜ el instrumen-
tal…˜ el taller…˜ y el trabajo…˜ todo ello es el nacimiento…˜ Hay un abismo de igno-
rancia entre el inconocimiento antenatal de quién somos…˜ y la consciencia absoluta…˜
absolutamente verificada…˜ de que somos sin nacimiento…˜ Y este abismo…˜ desde la
ignorancia absoluta…˜ al conocimiento absoluto…˜ tenemos que llenarlo por completo
para llegar a saber quién somos realmente…˜
En este trabajo de recordación de nosotros mismos…˜ la proposición de verificación
es todo…˜ Es un axioma irrefutable que como es la proposición así es la verificación…˜
La proposición debe ser verdadera…˜ y debe venir de un verificador de ella…˜ Mi-
rad…˜ el nacimiento es la aparición en nosotros del instrumental del conocimiento…˜
Esto es una proposición de verificación…˜ No es nosotros quien nace…˜ lo que nace es
el instrumental del conocimiento…˜
Cuando la proposición de verificación a nosotros…˜ es que nosotros somos el naci-
miento…˜ cuando la proposición de verificación a nosotros…˜ es que nosotros somos
nacidos y mortales…˜ esta proposición es tan grandemente destructiva…˜ tan grande-
mente contraria a la verdad…˜ que si nosotros la aceptamos…˜ todo en nosotros de-
vendrá asfixia y embrutecimiento…˜
El ego nace de la creencia ciega en que el nacimiento es nuestro nacimiento…˜ La
creencia ciega en que nosotros somos el nacimiento hace nacer un intenso anhelo de
escapar de la muerte…˜ de eludir ese fin que no es el nuestro…˜ Cuando un niño acepta
ser el nacimiento…˜ cuando un niño cae en la cuenta de que todo lo que nace muere…˜
y él se acepta y se comprende a sí mismo como el nacido que se le ha venido propo-
niendo que él es…˜ su anhelo de escapar es inaudito…˜
Pero no sólo a los niños se les propone la falsa enseñanza de que ellos son el naci-
miento…˜ Esta falsa enseñanza…˜ se lleva a extremos inauditos por las doctrinas mis-
mas que pretenden proponernos vías de salvación…˜ Si ellas nos proponen que somos
el nacimiento…˜ nuestra verificación será como lo que ellas proponen…˜ Una verdad
absoluta es que el nacimiento no sobrevive a su muerte…˜ Una verdad más absoluta aún
es que lo que es sin nacimiento no puede ser hecho morir…˜ Estas dos verdades son
proposiciones de verificación…˜ Y las dos hablan de nosotros mismos…˜ Es con noso-
tros mismos…˜ es de nosotros mismos…˜ de quien nosotros tenemos que verificar si
somos el sin-nacimiento o somos el nacido…˜

52
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

La proposición verdadera y verificable es que nosotros somos el sin-nacimiento…˜


Pero es igualmente verificable que para verificar esto tenemos que hacer uso del naci-
miento…˜ ¿Cómo hacemos uso del nacimiento para verificar que somos sin-
nacimiento?…˜ El nacimiento es el instrumental del conocedor…˜ Es como un telesco-
pio…˜: Volviéndolo hacia nosotros mismos…˜ nosotros tenemos que conocer de noso-
tros mismos lo que es imposible de conocer con otro que con nosotros mismos…˜ Te-
nemos que penetrar en el Océano de nuestro propio sin-nacimiento…˜ y tenemos que
conocernos a nosotros mismos ser lo que nosotros somos cuando el nacimiento no es…˜
Cuando el nacimiento no es…˜ nuestro conocimiento de nosotros mismos es inconoci-
miento absoluto…˜ Como inconocimiento absoluto…˜ es así como tenemos que cono-
cernos a nosotros mismos…˜ mientras disponemos del nacimiento…˜
Cuando el nacimiento no estaba aquí…˜ nosotros no éramos algo…˜ no éramos al-
guien…˜ no había ego…˜ no había pasiones…˜ no había deficiencia…˜ Deficitarios en
nada…˜ carentes de nada…˜ nosotros no éramos creados…˜ ¿Cómo se puede crear lo
que no es algo?…˜ ¿cómo se puede crear lo que es sin-nacimiento?…˜

53
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1820
______________

Así pues…˜ mi proposición a vosotros es que sois sin-nacimiento…˜ El nacimiento


no es de vosotros…˜ De manera que verificaros sin nacimiento…˜ Miraos en el espejo
del nacimiento y descubríos completamente tales cuales sois sin nacimiento…˜ La in-
conmensurabilísima Paz será entonces vuestra residencia…˜ sin diferencia entre resi-
dencia y residente…˜
Os descubriréis sin pasiones…˜ sin anhelos…˜ sin límites…˜ exactamente idénticos
a la Mismidad Absoluta que nunca comienza a ser ni jamás acaba de ser…˜ Todos los
nacimientos serán entonces vuestro espejo…˜

54
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1821
______________

Recedamos a nuestro verdadero estado…˜ recedamos a nosotros mismos…˜ rece-


damos a la realidad indescriptible donde sólo nosotros somos la totalidad de lo que
es…˜ Recedamos del conocimiento a donde el conocimiento no es…˜ Recedamos con el
conocimiento a donde el nacimiento no es…˜ Puesto que se trata de nosotros mismos…˜
puesto que se trata de nuestro verdadero estado…˜ nuestra recesión es desde la ilusión
de ser el nacimiento…˜ a la verdad de nosotros mismos donde el nacimiento no es…˜
Esta recesión no es un movimiento…˜ esta recesión es una operación hecha de compre-
hensión…˜: Es nosotros mismos quien se está comprendiendo a sí mismo sin nacimien-
to…˜ En esta operación…˜ con lo nacido en nosotros…˜ con el conocimiento comple-
tamente consciente…˜ nos comprehendemos a nosotros mismos sin nacimiento…˜ nos
comprehendemos a nosotros mismos sin conocimiento…˜ Pero fijaos bien…˜ el cono-
cimiento…˜ nuestro conocimiento de ser…˜ está a disposición nuestra…˜ para que co-
nozcamos…˜ para que nos comprehendamos a nosotros mismos…˜ sin él…˜ El cono-
cimiento tiene una realidad evanescente…˜ entre el ser de nuestra verdadera naturaleza
y el no-ser de todo lo que es existente…˜ Desde este punto de mira evanescente…˜ a
solas con nosotros mismos…˜ penetremos nuestra propia mismidad con nuestra propia
mismidad…˜: sepamos…˜ ahora que sabemos…˜ qué somos nosotros cuando el cono-
cimiento no es…˜
El mediador en todo lo que hemos aceptado ser…˜ es el conocimiento…˜ Es a través
de él como nosotros hemos aceptado ser todo lo que no somos…˜ Ha sido al conoci-
miento a quien ha sido presentado lo que llamamos nuestro cuerpo…˜ nuestra mente…˜
nuestra alma…˜ nuestro espíritu…˜ todo…˜ Todo ha sido presentado al conocimien-
to…˜ Nosotros hemos conocido y hemos aceptado…˜ Pero hay un estado en que el co-
nocimiento no estaba…˜ A este estado verdaderamente nosotros…˜ hecho enteramente
de autenticidad…˜ hubo un ahora en que el conocimiento mismo se presentó…˜
Conozcamos pues esta autenticidad verdadera…˜ esta mismidad sin división que es
verdaderamente nosotros…˜ Volvamos el conocimiento hacia nosotros…˜ sentémonos e
indaguemos…˜ preguntemos al conocimiento no por lo que él es…˜ no por lo que él
conoce…˜ sino por lo que nosotros somos cuando el conocimiento no es…˜ Esto es po-
sible…˜ esto es real…˜ Es posible la penetración en nosotros mismos debido precisa-
mente a que se trata de nosotros mismos…˜ Y esta penetración en nosotros mismos es la
recesión de lo que no es nosotros a lo que es nosotros…˜ No se trata de un movimien-
to…˜ se trata de una comprehensión…˜

55
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Dejemos que nos suene profundamente el estado en que la experiencia de nosotros


mismos y del mundo no era…˜ Esta es una recordación universal…˜ inmediatamente
convocada a nuestra comprensión…˜ cuando nos preguntamos con seriedad…˜: “¿qué
era yo cuando yo no lo sabía?…˜ ¿Qué era yo cuando el nacimiento no estaba aquí?”…˜
Sed pacientes y no os respondáis…˜ El conocimiento no sabe la respuesta…˜ el cono-
cimiento no estaba aquí…˜ Y sin embargo todo en nosotros sabe…˜ todo en nosotros
comprehende lo que nosotros somos sin nacimiento…˜

56
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1822
______________

En la pregunta justa está la respuesta justa…˜ Misteriosamente la pregunta misma es


la respuesta…˜
“¿Qué era yo cuando el nacimiento no estaba aquí?”…˜ Esta pregunta tiene una pro-
posición irrefutable…˜ Está diciendo que nosotros somos aunque el nacimiento no
sea…˜ y que nuestra dificultad está sólo en que parecemos no saber qué es lo que noso-
tros somos cuando el nacimiento no es…˜
Sin embargo…˜ en esta otra pregunta…˜ “¿Qué seremos nosotros cuando el naci-
miento ya no sea?”…˜ la proposición sutil es que ahora que el nacimiento es…˜ noso-
tros estamos siendo…˜ y que nuestra dificultad está en que verdaderamente no sabemos
qué es lo que nosotros seremos…˜ si es que entonces somos algo…˜ cuando el naci-
miento ya no sea…˜
La clave está en la pregunta budista…˜ “¿No habéis tenido ya suficiente experien-
cia?”…˜
No quiero que me veáis como quien tiene algo que vosotros no tenéis…˜ Poned mu-
cha atención para no auto-limitaros a vosotros mismos…˜ Es una visión errónea ver al
propositor como a un ser que tiene algo que nosotros no tenemos…˜ Con esta visión
errónea…˜ nos hacemos a nosotros mismos una prisión conceptual…˜ Ciertamente es
así…˜ pues lo que nosotros concebimos que somos…˜ ello deviene nuestra prisión…˜
Cuando nosotros hacemos del propositor de la verdad de nosotros mismos un ser es-
pecial…˜ que ve algo que nosotros no vemos…˜ lo que en realidad ocurre es que noso-
tros nos atribuimos a nosotros mismos un ser defectivo…˜ El propositor de la verdad de
nosotros mismos…˜ sólo está proponiendo la verdad universal de todo…˜ sólo está pro-
poniendo la verdad de nosotros mismos…˜ Lo único que no puede hacer…˜ es verificar-
la por nosotros…˜ Pero él no nos coloca en ningún escalón de una jerarquía inexisten-
te…˜ Él sólo ve su propia realidad…˜ y viéndola…˜ está viendo la nuestra…˜
De manera que él no es en nada diferente de nosotros…˜ excepto que nosotros que-
ramos deliberadamente mantener la diferencia…˜ Pero toda la diferencia está entonces
sólo de nuestro lado…˜ Lo que ocurre generalmente entonces…˜ es que nosotros esta-
mos aceptando ser lo que no somos…˜
Cuando comprendemos que nuestro verdadero estado es sin nacimiento…˜ todo está
consumado…˜ Entonces estamos fuera de la jurisdicción de la conceptualización…˜
Esta comprensión es tan verdadera que nunca más se retrocede de ella…˜ Mirad…˜ lo
que es sin nacimiento es increado…˜ no tiene creador…˜ nada comienza ni acaba nunca

57
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

en ello…˜ Podéis llamarlo nada…˜ pero tenéis que comprender que no es una nada por
deficiencia…˜ sino por plenitud absoluta…˜ Nada se siente faltar ni sobrar en nuestro
verdadero estado…˜ A esta verificación de ser sin nacimiento se la llama paz absolu-
ta…˜ La paz absoluta no se crea ni se destruye…˜ no está sujeta al devenir de los esta-
dos de la existencia…˜
¿Por qué sentís un amor tan extremo de este estado?…˜ Debido a que es vuestro…˜:
pero no por posesión…˜ no como vosotros por un lado y el estado por otro…˜ sino por
identidad…˜ por absoluta sensación de ser Eso siempre…˜ Por ello sentís un amor tan
extremo a su sola mención…˜
¿Cuánto más poderoso no será el amor…˜ cuando lo que se os propone es que sois
sin nacimiento?…˜ Entonces el amor llega a su culmen…˜
Sin nacimiento es lo que somos…˜ Jamás nacidos…˜ jamás en proceso…˜ jamás en
vía de liberación…˜ Sin nacimiento no es creado…˜ sin nacimiento no tiene creador…˜
sin nacimiento no tiene edad…˜ De donde todo procede y a donde todo vuelve…˜ eso es
sin nacimiento…˜
Sin nacimiento es vosotros…˜ sin nacimiento es siempre vosotros…˜ comprehende-
ros sin nacimiento…˜

58
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1823
______________

Sin nacimiento no es un mérito…˜ sin nacimiento no es un privilegio…˜ sin naci-


miento no es una virtud…˜ sin nacimiento no es un don…˜ Nadie esconde de nosotros
la verificación de nuestro sin nacimiento…˜ Dios mismo aguarda vehementemente que
nosotros verifiquemos nuestro propio sin nacimiento…˜
En nuestro sin nacimiento no hay Dios ni servidor…˜ Sin nacimiento no es antes ni
después del nacimiento…˜ en sin nacimiento no hay ninguna referencia temporal…˜ La
proposición antes del nacimiento…˜ todavía es una proposición insuficiente…˜ En ella
parece enteramente como que el nacimiento fuera…˜ Pero en la proposición sin naci-
miento…˜ no hay ninguna posibilidad de atraparnos en una prisión conceptual…˜
Sin nacimiento no es un mérito…˜ ¿Qué es mérito?…˜ Mérito es un merecimiento
del que somos deficitarios…˜ Mérito implica un otorgador de lo merecido…˜ ¿Pero
dónde están el merecedor…˜ el mérito…˜ y el otorgador del merecimiento en el sin na-
cimiento?…˜ ¿Cómo puede merecerse o ser otorgado el sin nacimiento?…˜

59
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1824
______________

La verificación…˜ la toma de consciencia por nosotros…˜ de que somos sin naci-


miento…˜ es también sin nacimiento…˜ Sólo nuestro propio sin nacimiento conoce y es
auto-consciente de que es sin nacimiento…˜
Sin nacimiento es nuestro verdadero estado…˜ Sin nacimiento es la Verdad última
de todos nosotros…˜ Aunque hablemos de nosotros…˜ sin nacimiento…˜ nuestro ver-
dadero estado…˜ es sólo Uno…˜ Misteriosamente es una única Mismidad en todos…˜
Por ello…˜ es sólo con uno mismo como uno escucha esta proposición…˜ Por ello…˜
es sólo de uno mismo como uno siente a su propio sin nacimiento…˜
No aceptéis nunca las proposiciones de comprensión que os tomen como nacidos…˜
Si alguien os propone que sois el nacimiento…˜ tenedle por ignorante de su propio es-
tado verdadero…˜ Siendo él mismo ignorante de su propio estado verdadero…˜ su pro-
posición de sí mismo no puede rebasar su propia ignorancia…˜
Tenedlo por cierto…˜ si aceptáis el nacimiento como vuestro…˜ si aceptáis el naci-
miento como el nacimiento de vosotros…˜ jamás abandonaréis la prisión en la que
jamás habéis entrado…˜
Dice un dicho popular que vale más ser cola de león que cabeza de ratón…˜ Ser cola
de león es aceptar de uno mismo la proposición de que uno es sin nacimiento…˜
Cuando uno acepta la proposición de que uno es sin nacimiento…˜ aunque aparen-
temente no lo verifique…˜ está aceptando su Verdad Última…˜ Que uno es sin naci-
miento…˜ es lo que uno quiere escuchar…˜ y ello se debe únicamente a que es ver-
dad…˜
Si nosotros no fuéramos sin nacimiento…˜ no habría posibilidad de verificarlo…˜
Es con nuestro propio sin nacimiento como nosotros verificamos nuestro sin nacimien-
to…˜ El nacimiento no tiene nada que hacer aquí…˜ el nacimiento no puede proponer-
nos nuestro sin nacimiento…˜ Nadie que se considere nacido os propondrá nunca vues-
tro sin nacimiento…˜ Por ello se dice que por elevados y sublimes que sean los estados
de existencia que uno llegue a verificar…˜ si ellos pertenecen al nacimiento…˜ no son
mejores que el sueño que soñamos anoche…˜
No deis vuestro crédito a ninguna doctrina que os llama nacidos…˜ No deis vuestro
crédito a ninguna apariencia de este mundo afuera y de vuestro propio mundo aden-
tro…˜ Si pertenecen al nacimiento…˜ no son más verdaderaa que los recuerdos de vues-
tra infancia…˜

60
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

El nacimiento solicita nuestra atención…˜ Por todas partes nos muestra felicidades
que podríamos tener…˜ y también lacras y sufrimientos que nos alegramos de no te-
ner…˜ Todo ello es el nacimiento…˜ todo ello pertenece al nacimiento…˜ no es noso-
tros ni de nosotros…˜ no nos verifica…˜ no sabe que nosotros somos…˜
¿Quién no está solo?…˜ se pregunta el nacimiento…˜ y nosotros…˜ que somos tan
crédulos…˜ nos entregamos a la sugestión de que estamos solos…˜ Por falta de atención
hemos aceptado el nacimiento como nuestro…˜ y el resultado es que nos sentimos so-
los…˜ Sintiéndonos solos…˜ pedimos compañía…˜ ¿Quién mejor que el nacimiento…˜
que es la causa de nuestra soledad…˜ para darnos compañía?…˜ Pero contar con la
compañía del nacimiento es contar con la compañía de un sueño…˜ No aceptéis ser na-
cidos…˜ no aceptéis que sois el nacimiento…˜

61
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1825
______________

El sin nacimiento no evoluciona…˜ no viene de ninguna parte…˜ no va a ninguna


parte…˜ Es lo que es…˜ Sin nacimiento es nosotros…˜ ¿Qué hay de más absolutamente
limpio que donde absolutamente nada codicia ni anhela…˜ ni crece ni mengua?…˜
Comparado con lo más grande…˜ el sin nacimiento es nada…˜ Comparado con lo más
pequeño…˜ el sin nacimiento es igualmente nada…˜ ¿De qué vicio puede ser acusado el
sin nacimiento?…˜ ¿Qué virtud puede ser alabada en el sin nacimiento?…˜
Toda nuestra vía de progreso hacia lo que nosotros somos es rigurosamente nula…˜
Al emprenderla…˜ hemos partido de la aceptación de una proposición errónea…˜ Noso-
tros no somos el nacido que responde su edad cuando se nos pregunta nuestra edad…˜
Nuestra verdadera edad es sin nacimiento…˜
Todo este mundo se esfuma en nuestro sin nacimiento…˜ Si aceptamos ser naci-
dos…˜ nunca comprenderemos…˜

62
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1826
______________

Sin nacimiento…˜ si yo comprendo de mí mismo que soy sin nacimiento…˜ ¿en qué
consiste mi comprensión de mí mismo sin nacimiento?…˜ ¿Cuándo…˜ en qué tiempo
está teniendo lugar en mí la comprensión de que soy sin nacimiento?…˜
Esta comprensión no es antes de que el nacimiento sea…˜ Esta comprensión es aho-
ra que el nacimiento es…˜ Fijaos bien…˜ fijaos bien en cuán prodigioso es…˜ que con
el nacimiento presente a mí ahora…˜ yo estoy comprendiendo que soy sin nacimien-
to…˜ No antes del nacimiento…˜ no después del nacimiento…˜ sino Ahora…˜ ahora
que el nacimiento es…˜
Con el nacimiento yo me comprendo a mí mismo sin él…˜ Es una comprensión ver-
dadera…˜ es verdad…˜ es llana…˜ y es absolutamente irrefutable…˜
Ahora…˜ el conocimiento presente a mí es tan abundante…˜ que con sólo que yo le
invite a hablarme de mí mismo…˜ él me presentará evidencias aparentes de que soy el
nacimiento…˜ Me presentará todo lo que el conocimiento me ha contado desde que yo
he sido capaz de comprender…˜ Pero yo no me dejaré engañar…˜ Es a mí a quien se
presenta todo este aparente conocimiento de mí mismo para que yo lo sepa…˜ Yo soy
aquí y ahora…˜ Debido a ello…˜ todo este conocimiento puede presentarse a mí…˜
Yo soy aquí y ahora…˜ verdadero…˜ inmutable…˜ sin nacimiento…˜ Por ello…˜
este nacimiento…˜ que es sólo el conocimiento de que yo soy…˜ puede presentarse a
mí…˜
Una vez tomado consciencia absoluta de que soy sin nacimiento…˜ me abro a mí
mismo…˜ y usando el conocimiento…˜ me conozco y me identifico a mí mismo tal cual
soy…˜ sin nacimiento…˜
Esta es una operación siempre Ahora…˜ Lo que es mí mismo es siempre…˜ el na-
cimiento sólo me revela…˜ Yo conozco el conocimiento…˜ pero el conocimiento no me
conoce…˜ Yo me conozco a mí mismo con el conocimiento…˜ pero lo que conozco de
mí mismo…˜ no me abandona…˜ no deviene distinto de mí…˜ no deviene otro que mí
mismo…˜ Efectivamente…˜ verdaderamente…˜ irrefutablemente…˜ me conozco…˜ sé
quién soy…˜ sé que soy sin nacimiento…˜ Es tan real…˜ tan llano…˜ tan simple…˜ tan
indescriptiblemente bondadoso…˜ y a la vez tan consistente…˜ tan sólido…˜ tan esta-
ble…˜ como una montaña de estabilidad…˜ como una piedra cúbica que no se mue-
ve…˜

63
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1827
______________

Ninguna enseñanza que viene a mí a decirme que el nacimiento es el de mí mismo


es verdadera…˜ Yo acepto el nacimiento sólo como esta sensación…˜ y conocimien-
to…˜ y consciencia…˜ Ahora…˜ de que yo soy…˜ Pero conmigo sólo…˜ en mí mismo
sólo…˜ veo con completa irrefutabilidad que soy sin nacimiento…˜
Soy sin nacimiento…˜ todo lo demás es sueño…˜ está ocurriendo en mí…˜ siempre
Ahora…˜
Entonces sale de mí esta plegaria…˜ “Es verdad…˜ es llano…˜ absolutamente nadie
tiene el poder de crearlo…˜ ni de cambiarlo…˜ ni de substituirlo…˜ ni de manejarlo…˜
A ello no se llega…˜ porque nunca se abandona…˜ Es mi estado…˜ es el vuestro…˜ Es
una única Benignidad sin nacimiento…˜ perfectamente accesible…˜ llanamente accesi-
ble…˜ verdaderamente accesible desde todos los nacimientos…˜ El vuestro como el
mío…˜ no es el nacimiento de nosotros…˜ No se nos hace nacer…˜ es una imposibili-
dad absoluta que lo que somos verdaderamente sea hecho nacer jamás…˜ No se nos
hace nacer…˜ Lo que somos lo somos…˜
Dejad que vuestro sin nacimiento os hable…˜ Queredlo…˜ escuchadlo…˜ compren-
deos en el estado sin nacimiento”…˜

64
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1828
______________

Lo que nosotros somos es lo que nosotros somos…˜ No hay en nuestro ser ni una so-
la deficiencia…˜ Nuestro ser es una montaña de paz eterna…˜ sin crecimiento ni men-
gua…˜ exactamente idéntica a sí misma siempre…˜ Lo que nosotros somos no es gran-
de ni pequeño…˜ no es primero ni último…˜ Lo que nosotros somos es sólo paz…˜ Y
ya sea que lo comprendamos o que no lo comprendamos…˜ lo que nosotros somos es lo
que nosotros somos…˜
No podemos cambiar lo que nosotros somos…˜ Tampoco podemos llegar a ser-
Lo…˜ Es una imposibilidad llegar a ser lo que ya se es…˜ Lo que nosotros buscamos
ser…˜ nunca hemos dejado de ser-Lo…˜ No podemos convertirnos en otro que lo que
somos…˜
Mirad…˜ la sed de existencia…˜ la sed de experiencia…˜ es nosotros quien la sien-
te…˜ Nosotros no somos la sed de existencia…˜ Ella se manifiesta en nosotros…˜ Es
exactamente como un dolor de cabeza…˜ El dolor se manifiesta en nosotros…˜ pero
nosotros no somos el dolor de cabeza…˜ El dolor de cabeza no crea nuestra cabeza…˜
el dolor de cabeza no nos crea a nosotros que lo estamos sintiendo…˜ el dolor de cabeza
es más bien una molestia…˜ un trastorno…˜ una sensación que altera nuestra no sensa-
ción…˜ A una cabeza sin dolor no le falta nada…˜ su no sensación de sí misma es su
estado natural…˜ Si tomamos una aspirina…˜ es porque queremos volver al estado na-
tural sin sensación…˜
Toda nuestra vida consciente ha consistido esencialmente en una empresa imposi-
ble…˜: se trata por todos los medios de ser otro que el que somos…˜ Una suma impo-
nente de propuestas se nos han ido presentando desde que el conocimiento de que noso-
tros somos está aquí…˜ haciendo caso a uno y a otro…˜ nosotros no nos hemos dado
cuenta de un hecho irrefutable…˜: El nacimiento es como un dolor de cabeza…˜ Desde
que se ha presentado a nosotros…˜ nosotros hemos perdido la cordura…˜
Se ha presentado a nosotros…˜ el nacimiento se ha presentado a nosotros…˜ Y no-
sotros que somos sin sensación…˜ que somos sin conocimiento…˜ que somos sin cons-
ciencia…˜ ahora estamos padeciendo esta perturbación…˜ y además le hemos dado
nuestra identidad…˜
Toda la vida trabajando por el logro de una imposibilidad…˜ Nosotros somos…˜ no-
sotros somos lo que somos…˜ lo que somos no está en ninguna parte otra que en noso-
tros…˜ lo que somos lo somos…˜ Lo que somos es como una Mansedumbre sin naci-
miento…˜

65
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Todo nuestro esfuerzo por ser otro que lo que somos es vano…˜ e inútil…˜ y ridícu-
lo…˜ Nosotros no somos el nacimiento…˜ no somos el conocimiento…˜ no somos la
consciencia…˜ Nosotros no podemos obtenernos…˜ no podemos cambiarnos…˜ no
podemos mejorarnos…˜ Nosotros no podemos ser jamás otro que lo que somos…˜ Lo
que somos es una Mansedumbre sin nacimiento…˜ No tenemos que buscarla…˜ la so-
mos…˜ La somos cuando el nacimiento no era…˜ La somos cuando no sabemos que la
somos…˜ la somos cuando no sentimos que la somos…˜ Es simple…˜ es llano…˜ es
natural…˜ y es absolutamente irrefutable…˜
Nuestro tormento es que siempre hemos querido ser otro que el que somos…˜ En-
gañados por la sed de existencia…˜ hemos entrado llenos de avidez en la feria de las
identidades…˜ Ahora nos duele la cabeza…˜ estamos hartos de buscarnos en el laberin-
to de los espejos…˜ y…˜ completamente exhaustos…˜ queremos volver a casa…˜
No hay ningún cómo porque nunca hemos salido…˜ excepto con nuestro esfuerzo
sin medida por ser otro que el que somos…˜

66
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1829
______________

Nuestro verdadero estado no es como la dama más bella del baile a la que todos so-
licitan…˜ ni tampoco como la dama más fea en su rincón a la que nadie mira…˜ No es
como un gran señor en su trono recibiendo tributo…˜ orgulloso de su grandeza sin fron-
teras…˜ ni tampoco como el pobre de los pobres cuya única riqueza es su pobreza…˜
Nuestro verdadero estado no es creado ni increado…˜ Todo esfuerzo por tenerlo…˜ nos
aleja y nos extraña de él…˜ No es pequeño…˜ no es grande…˜ no es magnífico…˜ no es
aprehensible ni inaprehensible…˜ Nosotros lo somos…˜ eso es todo…˜
¿No querríais dejar de buscaros?…˜ ¿acaso alguna vez habéis estado perdidos de vo-
sotros?…˜
Lo que se gana no es nosotros…˜ lo que se pierde tampoco es nosotros…˜

Me miro a mí mismo…˜ y lo que veo es que mi búsqueda de mí mismo ha cesado


por completo en mi encuentro…˜ Entonces comprendo…˜: “lo que soy es lo que soy…˜
nunca ha habido un tiempo en que yo no haya sido lo que soy…˜ Es simple…˜ es lla-
no…˜ es sin nacimiento…˜
Ni dama bonita ni dama fea…˜ ni rey fastuoso ni pobre esclavo…˜ ni creado ni in-
creado…˜ ni con tiempo ni sin tiempo”…˜

67
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1830
______________

Es irrefutable que nosotros somos…˜ El nacimiento no es el nacimiento de noso-


tros…˜ el nacimiento es la aparición en nosotros de la sensación de que nosotros so-
mos…˜ Con esta sensación de ser…˜ nosotros tenemos consciencia de que nosotros
somos…˜ pero nosotros no somos el nacimiento ni la sensación de ser…˜ Nosotros so-
mos lo que se siente a sí mismo ser con el nacimiento…˜
Toda nuestra vida nosotros hemos buscado ser otro que el que somos…˜ La sensa-
ción de ser…˜ el nacimiento está hecho de sed…˜ Para mantenerse a sí mismo necesita
comer y beber…˜ De manera que olvidando que el nacimiento sólo nos revela…˜ olvi-
dando que nuestra verdadera naturaleza es ser lo que somos…˜ nosotros nos ponemos a
servir al nacimiento y a su sed de existencia…˜
No le necesitamos para nada…˜ El nacimiento no sabe que nosotros somos…˜ So-
mos nosotros quienes sabemos que nosotros somos con él…˜ No le necesitamos para
nada…˜ Sin el nacimiento…˜ nosotros somos lo que somos…˜ Con el nacimiento…˜
nosotros somos igualmente sólo lo que nosotros somos…˜
Una indescriptible suma de inteligencia se pone a disposición del nacimiento para la
causa de su supervivencia…˜ Engañados por él…˜ nosotros comenzamos a considerar
que nos falta algo…˜ que somos defectivos en algo…˜ Entonces comienza la búsqueda
de ese algo que creemos tan tercamente que nos falta…˜ Olvidando completamente que
nosotros somos lo que el nacimiento sólo revela…˜ comenzamos a preguntar al naci-
miento por nosotros…˜ comenzamos a buscar nuestro ser en el nacimiento…˜ Pero el
nacimiento no sabe nada de nosotros…˜ El símbolo de nuestra búsqueda sin respuesta
se parece a como si el sabor salado buscara en el sabor dulce al saboreador de ambos…˜
Una indefinidad de sabores pueden coexistir…˜ pero ninguno de ellos sabe nada del
saboreador…˜ Ellos son el nacimiento del conocimiento de sí mismo del saboreador de
ellos…˜ pero ellos mismos no saben nada ni son en absoluto sabores sin el saborea-
dor…˜ ¿Qué respuesta creéis vosotros que tendrá el saboreador si pregunta por sí mismo
a los sabores?…˜ ¿Qué respuesta creéis vosotros que tendrá el saboreador si espera que
los sabores le digan quién es él?…˜ No tendrá respuesta…˜ los sabores no saben…˜ los
sabores ignoran todo del saboreador…˜
Igualmente la totalidad de la experiencia que es la suma de los sabores de la subs-
tancia nacimiento…˜ Nosotros no estamos en la experiencia nacimiento…˜ Si le pre-
guntamos por nuestro ser…˜ ella no responderá…˜ ella no sabe…˜ La experiencia na-
cimiento no nos da lo que nosotros nunca hemos dejado de ser…˜ Ella sólo nos reve-

68
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

la…˜ Nosotros comenzamos a saber que nosotros somos…˜ pero nunca comenzamos a
ser…˜
Hay seres que saben todo de las sutilezas indefinidamente variadas de los sabores…˜
pero no saben nada de sí mismos…˜ Ellos creen ciegamente que son lo que saborean…˜
En este servicio pasan sus vidas…˜
Mirad cuán amplio parece el nacimiento…˜ Si nosotros aceptamos la proposición de
ser el nacimiento…˜ entonces toda la historia es nuestra historia…˜ Entonces nos vemos
defectivos…˜ entonces nuestro ser no está en nosotros…˜ Quien ha creado el nacimien-
to es entonces nuestro creador…˜ Esto crea en nosotros la necesidad imperiosa de bus-
car…˜: La necesidad imperiosa de buscar es una sed que corre incesantemente hacia
delante sin detenerse…˜ Entonces nuestra ceguera es total…˜ Vamos como posesos
preguntando al nacimiento por nosotros…˜

69
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1831
_____________

Buscamos lo que somos…˜ Lo que jamás hemos dejado de ser…˜ eso es lo que bus-
camos…˜ Nosotros no somos creados…˜ ni hechos…˜ ni engendrados…˜ ni nacidos…˜
ni mortales…˜ Es así de simple…˜ es así de llano…˜ es verdad…˜ es irrefutable…˜
No faltamos a nadie…˜ no usurpamos nada a nadie…˜ Toda esta creación que ve-
mos es el nacimiento…˜ y lo que nosotros somos es sin nacimiento…˜
No somos de la misma naturaleza y nunca nos tocamos…˜

70
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1832
_____________

Vamos a tomar dos proposiciones de verificación que nos pueden dar mucho trabajo
con pocos resultados o ningún resultado…˜
Una es la proposición de San Pablo al efecto de que el verificador de sí mismo “está
en el mundo…˜ pero no es del mundo”…˜ la otra es la proposición de Sri Nisargadatta
Mahara…˜ que dice de sí mismo…˜ “Con mi hacha…˜ yo he dado un tajo a la raíz del
nacimiento…˜ a la raíz de yo soy”…˜
Nosotros somos muy crédulos…˜ Damos nuestro crédito a proposiciones inverifica-
bles…˜ sin darnos cuenta de que con ello…˜ nos atrapamos a nosotros mismos como un
pájaro en la red…˜ Cuando aceptamos el nacimiento como el nacimiento de lo que no-
sotros somos realmente…˜ con este crédito nuestro a esta proposición falsa…˜ ya no
podremos evitar vernos esclavizados en la servidumbre de la sed de existencia…˜
Cuando aceptamos el nacimiento como el nacimiento de lo que nosotros somos real-
mente…˜ con este crédito nuestro a esta proposición falsa…˜ nosotros quedamos extra-
ñados de nosotros mismos…˜ como desterrados de nuestro verdadero ser…˜ Entonces
se nos presenta la propuesta de la vía de retorno a nosotros mismos…˜ Nosotros tam-
bién la aceptamos…˜ sin darnos cuenta de que esta otra proposición no tendría oportu-
nidad de sernos propuesta si nosotros no hubiéramos aceptado la primera…˜ La verda-
dera proposición es “nosotros somos sin nacimiento”…˜ Sea lo que sea el nacimien-
to…˜ jamás nos toca…˜ Nosotros no entramos jamás en él…˜ De manera que no hay
ninguna vía de retorno a nosotros…˜ Un hecho que nunca se ha producido no tiene que
ser deshecho…˜ Nosotros no tenemos ningún hacha para cortar una raíz inexistente…˜
Por otra parte dice Sri Nisargadatta Mahara…˜ cortar la raíz del nacimiento con su
hacha…˜ es una violencia conceptual completamente innecesaria…˜ debido precisa-
mente…˜ a que el nacimiento jamás ha echado ninguna raíz en él…˜ ¿Comprend-
éis?…˜ Decir que con mi hacha yo he cortado inmisericordemente la raíz del nacimien-
to…˜ es haber aceptado que el nacimiento ha penetrado en mí…˜ que el nacimiento ha
enraizado en mí…˜ Esto es una imposibilidad…˜ como es imposible que la sal penetre
nunca en el sentido del gusto…˜ No son de la misma naturaleza…˜ el nacimiento y lo
que nosotros somos verdaderamente…˜ no son de la misma naturaleza…˜ son absolu-
tamente inmezclables…˜ como somos absolutamente inmezclables el sueño que soña-
mos anoche y nosotros mismos que…˜ yacentes en nuestro lecho…˜ nos aconteció ver-
lo…˜ El sueño que vimos y nosotros…˜ no somos de la misma naturaleza…˜ Entre no-
sotros no hay ningún contacto…˜ ninguna mezcla…˜ El sueño no enraíza en noso-

71
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tros…˜ y nosotros no somos en absoluto su terreno…˜ ¿De dónde…˜ entonces…˜ la


necesidad de un hacha para cortarnos a nosotros mismos del sueño?…˜ ¿o para cortar al
sueño de nosotros?…˜ Es una violencia conceptual que parte de la aceptación de una
proposición errónea…˜ El nacimiento de nuestro verdadero ser…˜ no ha acontecido
jamás…˜ y jamás acontecerá…˜ El nacimiento sólo nos revela…˜
Nosotros no estamos jamás en el mundo…˜ Decir que nosotros estamos en el mundo
es como decir que nosotros…˜ nuestro verdadero ser…˜ estaba dentro del sueño que
soñamos anoche…˜ ¿Dónde estaríamos ahora nosotros…˜ si nosotros hubiéramos esta-
do realmente dentro del sueño que soñamos anoche?…˜ ¿Dónde está ese sueño aho-
ra?…˜
¿Comprendéis lo que implica para nosotros la proposición “estar en el mundo sin ser
del mundo?”…˜ Implica que nosotros aceptamos que el mundo nos contiene…˜ implica
que nosotros estamos en el mundo…˜ ¿Y qué es lo que está en el mundo…˜ y es del
mundo…˜ y es lo que el mundo es?…˜ Eso que está en el mundo…˜ y es del mundo…˜
y es lo que el mundo es…˜ es precisamente el nacimiento…˜

72
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1833
_____________

¿Cómo indicar nuestro verdadero estado?…˜ ¿Cómo haceros comprender…˜ a los


que no acabáis de veros tal cual sois…˜ que sois sin nacimiento?…˜
Contemplad minuciosamente el nacimiento…˜ contemplad minuciosamente lo que
es realmente el nacimiento…˜ Comprended que el nacimiento no estaba aquí…˜ Su-
mergíos profundamente en la comprensión de vosotros mismos cuando el nacimiento no
estaba aquí…˜ Podéis hacerlo…˜ Podéis comprenderos a vosotros mismos sin naci-
miento…˜ podéis comprenderos a vosotros mismos cuando el nacimiento no era…˜
Podéis hacerlo…˜ porque cuando el nacimiento no era…˜ vosotros sí erais…˜ Tenéis
que aceptar la proposición de que sois sin nacimiento…˜ Esto es lo que queréis escu-
char…˜ Escucharos a vosotros mismos deciros que sois sin nacimiento…˜ Ved lo que el
nacimiento significa…˜ y veos sin él…˜
No hay en ello ninguna violencia…˜ no hay en ello ningún esfuerzo de voluntad…˜
Nosotros no nos estamos liberando de nada…˜ la verdad llana es que jamás hemos esta-
do presos…˜
Se puede concebir que un dios haya creado el nacimiento…˜ ¿por qué se puede con-
cebir esto?…˜: Debido a que el nacimiento es algo…˜ debido a que el nacimiento es
cualidades…˜ debido a eso…˜ se puede considerar que un dios haya creado el nacimien-
to…˜ Pero el nacimiento no es nosotros…˜ y no es tampoco el nacimiento de noso-
tros…˜ ¿Cómo podemos verificar que el nacimiento no es nosotros…˜ ni tampoco el
nacimiento de nosotros?…˜ Comprendiendo que el nacimiento se ha abierto en noso-
tros…˜ Tenemos que ver irrefutablemente que nosotros hemos visto y vemos el co-
mienzo del nacimiento…˜ Esto es verdadero…˜ no es una falsedad…˜ El nacimiento no
tiene otro que nosotros para ser visto…˜ Y si nosotros no estamos aquí para ver el na-
cimiento…˜ el nacimiento simplemente no es…˜ Algo que depende enteramente de que
nosotros seamos…˜ para tener su existencia en nosotros…˜ ni siquiera puede decirse
que es verdaderamente…˜ Lo que llamamos nacimiento…˜ comprendamos o no com-
prendamos que no es el nacimiento de nosotros…˜ para tener su existencia…˜ necesita
que nosotros lo presenciemos…˜ Fuera de nuestra presenciación…˜ no tiene existen-
cia…˜ no es el nacimiento de nada…˜
El nacimiento se presenta a nosotros…˜ nosotros lo presenciamos…˜ y presencián-
dolo…˜ somos conscientes de que nosotros somos…˜ Pero nosotros no somos el naci-
miento…˜ ni el nacimiento es el nacimiento de nosotros…˜ No hay ninguna reciproci-
dad…˜ el nacimiento no nos da nuestro ser…˜ sólo lo revela…˜ Al mismo tiempo…˜

73
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nuestro verdadero ser…˜ al presenciar el nacimiento…˜ lo vivifica…˜ El nacimiento no


nos da nuestro ser…˜ toma su existencia del hecho de que nosotros lo presenciamos…˜
Pero nosotros no estamos nunca en el nacimiento…˜ Entre lo Real y lo irreal no hay
contacto ni intercambio…˜ ni mezcla…˜ ni fusión…˜
No hay absolutamente ningún alma que unir a lo que nosotros somos…˜ Nada de
nosotros ha salido nunca de nosotros…˜ De un propositor incompletamente realiza-
do…˜ sólo se pueden esperar propuestas de verificación incompletas…˜ Y decir un pro-
positor incompletamente realizado…˜ equivale a decir un propositor nulamente realiza-
do…˜ ¿Por qué?…˜ Llanamente…˜ porque uno jamás llega a sí mismo…˜ ni despacio
ni deprisa…˜ ni un poco ni un mucho…˜ Uno no llega jamás a sí mismo porque nunca
se ha dejado…˜ No hay ninguna vía que recorrer para llegar a uno mismo…˜ Todas las
proposiciones de recorrido de una vía para llegar a uno mismo vienen de aceptadores de
que el nacimiento es el nacimiento de ellos…˜
Nuestro verdadero estado es sin nacimiento…˜ Nosotros no entramos ni salimos
nunca de nosotros mismos…˜

74
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1834
_____________

Descubrid de inmediato lo que son propuestas verificables y lo que son propuestas


inverificables…˜ En esto consiste meditar…˜
Una propuesta inverificable…˜ si la aceptáis como una propuesta de verificación…˜
se convierte en un callejón sin salida…˜ El propositor de propuestas inverificables…˜
está él mismo preso en la red de lo que propone…˜ La raíz de todas las propuestas inve-
rificables…˜ es la aceptación de que el nacimiento es el de nosotros…˜
A partir de ahí…˜ se nos propondrán propuestas de mejora…˜ propuestas de perfec-
cionamiento…˜ propuestas de viaje…˜ Se nos propondrán modelos a los cuales tenemos
que imitar…˜ con los cuales tenemos que identificarnos…˜
Yo no os acepto como nacidos…˜ para mí no sois creados ni increados…˜ Para mí
jamás habéis sido otro que lo que sois…˜ Mi proposición es que sois sin nacimiento…˜
Ni susceptibles ni insusceptibles de perfección…˜ Nada sale ni entra jamás en lo que es
sin nacimiento…˜ nada es imperfecto ni perfecto en lo que es sin nacimiento…˜ Sin
nacimiento no tiene modelo que imitar…˜ Es lo que es…˜ es lo que sois…˜ Esta propo-
sición jamás os atrapará en un callejón sin salida…˜

75
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1835
_____________

Sin nacimiento es nuestro verdadero estado…˜ sin nacimiento es nuestra verdadera


naturaleza…˜ sin nacimiento es lo que somos…˜ Aposentaos en vuestro verdadero esta-
do…˜ aposentaos en vuestra verdadera naturaleza…˜ aposentaos en lo que sois…˜ Sa-
boread vuestro propio ser sin nacimiento…˜ dejad que este néctar…˜ sin nacimiento…˜
embeba completamente vuestra presencia a vosotros mismos…˜ Conoceos sin naci-
miento…˜ Sed sin nacimiento…˜
En nuestro estado sin nacimiento…˜ todo es completo…˜ En nuestro estado sin na-
cimiento nada está en proceso…˜ En nuestro estado sin nacimiento nada está nacien-
do…˜ nada está muriendo…˜ nada está yendo a ninguna parte…˜ todo es completo
siempre…˜
Nosotros nunca salimos del estado sin nacimiento…˜ No hay nacimiento en el esta-
do sin nacimiento…˜ no hay mundo en el estado sin nacimiento…˜ no hay conocimien-
to de que nosotros somos en el estado sin nacimiento…˜ Para comprender y verificar
todo esto…˜ nosotros no tenemos que ir a ninguna parte…˜ Ello se debe a que el estado
sin nacimiento es lo que somos…˜ Nadie lo puede cambiar…˜ ni tocar…˜ ni modifi-
car…˜ Lo que somos no nace…˜ lo que somos es sin nacimiento…˜
A la sola escucha de esta verdad…˜ nuestro verdadero estado se reconoce a sí mis-
mo…˜ Su propio reconocimiento de sí mismo está hecho de un amor completamente
idéntico a lo que ama…˜ Cuando vemos la verdad de nuestro estado sin nacimiento
nuestro amor de él nos hace reconocernos inmediatamente en él…˜ de manera que cuan-
to más lo vemos más lo amamos…˜ y cuanto más lo amamos más lo vemos…˜ Toda
esta operación no supone ningún tiempo…˜ es siempre instantánea…˜ Ver nuestro esta-
do sin nacimiento y amarlo es el mismo acto…˜
Todo viene de la escucha de la proposición verdadera…˜ En lo que es sin nacimien-
to no hay nada que envidiar…˜ Que nos propongan que nosotros somos sin nacimien-
to…˜ es liberarnos instantáneamente de la sed de existencia…˜ Lo que es sin nacimiento
no tiene sed de existencia…˜ No hay en ello nada ansiando existir…˜ Lo que ansía exis-
tir no tiene su comienzo ni su final en lo que es sin nacimiento…˜ Lo que es sin naci-
miento es sin nacimiento…˜ Nada nacido se parece a lo que es sin nacimiento…˜ Nada
nacido puede llegar nunca a ser sin nacimiento…˜
No tenemos otra opción que ser sin nacimiento desde siempre…˜ incluso cuando nos
creíamos nacidos…˜ Si no somos sin nacimiento desde siempre…˜ nunca verificaremos
esta verdad de nosotros mismos…˜ Nadie que se tiene por nacido puede verificar que él

76
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

es sin nacimiento…˜ Ello es así porque sólo lo que es sin nacimiento verifica y reconoce
lo que es sin nacimiento…˜
Yo os hago esta proposición…˜: Sois sin nacimiento…˜ dejad que esta verdad se re-
vele por sí sola a vosotros…˜ Es verdad…˜ es vuestra verdad…˜ y vosotros estáis se-
dientos de vuestra verdad…˜
Meditad…˜ ved en vosotros mismos…˜ ved por vosotros mismos…˜ lo que esta
verdad de vosotros mismos implica para vosotros mismos…˜ Decios…˜: “Si lo que yo
soy es sin nacimiento…˜ ¿qué implica para mí ser sin nacimiento?…˜ Ahora mismo…˜
¿qué implica para mí ser sin nacimiento?”…˜
La proposición no es “vosotros sois antes del nacimiento”…˜ Si yo soy sin naci-
miento…˜ entonces no hay para mí ningún antes ni ningún después del nacimiento…˜
Quiero llevaros a que veáis por vosotros mismos…˜ de vosotros mismos…˜ lo que
no puede decirse…˜

77
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1836
_____________

Escuchad ahora estas otras dos propuestas…˜ una es del Buddha…˜ la otra es de Srî
Nisargadatta Mahara…˜
La propuesta del Buddha es ésta…˜ “Hay un Innacido…˜ un indevenido…˜ un in-
compuesto…˜ un inhecho…˜ y si no fuera por este Innacido…˜ indevenido…˜ incom-
puesto…˜ inhecho…˜ no habría ninguna posibilidad de escapar del nacimiento…˜ del
devenir…˜ de la composición…˜ y de la hechura”…˜
La propuesta de Srî Nisargadatta Mahara es ésta…˜ “Usted es el Parabrahman…˜
Bra-ma quiere decir yo-soy…˜ y para quiere decir más allá…˜ Decir que usted es el
Parabrahman es decir que usted es más allá de yo soy”…˜
Escuchad bien estas dos propuestas…˜ Sed sutiles…˜: Decíos y decidme ahora en
qué son ellas diferentes de la proposición “vosotros sois sin nacimiento”…˜

78
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1837
_____________

No sólo es importante la propuesta…˜ es más importante aún la forma en que la


propuesta se propone…˜ La aceptación por nosotros de la propuesta de que el nacimien-
to es el nacimiento de nosotros…˜ ha tenido como resultado nuestra identificación con
el producto del nacimiento…˜ Debido a ello…˜ nosotros nos vemos a nosotros mismos
como nacidos y mortales…˜ Sentimos ardientemente una insaciable sed de existencia
que nada sacia…˜ Y devenimos avaros del tiempo…˜ porque el tiempo va comiendo
nuestras posibilidades de tener la experiencia de que nosotros somos…˜ Creyendo que
nuestro ser verdadero depende de que nosotros tengamos experiencia…˜ la avidez de
experimentar nos fustiga incesantemente como un látigo de fuego…˜ No hay para noso-
tros ni saciedad ni reposo en la experiencia…˜ Todo esto es el resultado de la aceptación
por nosotros de la proposición de que el nacimiento es el nacimiento de nosotros…˜
Entonces…˜ en un momento dado…˜ escuchamos esta otra propuesta…˜ “Hay un
Innacido…˜ un Indevenido…˜ un Incompuesto…˜ un Inhecho…˜ un Inmortal…˜ exac-
tamente idéntico a sí mismo siempre…˜ una Montaña de mansedumbre que jamás cam-
bia…˜ que jamás nace ni muere…˜ Y si no hubiera este Innacido…˜ este Indevenido…˜
este Incompuesto…˜ este Inhecho…˜ este Inmortal…˜ no habría para nosotros ninguna
posibilidad de escapar del nacimiento…˜ del devenir…˜ de la composición…˜ de la
hechura…˜ y de la muerte”…˜ O bien escuchamos esta otra…˜ “Usted es el Parabrah-
man…˜ Brah-man quiere decir consciencia de que yo soy…˜ y para quiere decir más
allá…˜ De manera que “usted es el Parabrahaman quiere decir que usted es más allá de
su consciencia de que usted es”…˜
Escuchar estas propuestas puede resolverse en una gran alegría…˜ La primera nos
dice que hay un Innacido…˜ que hay un sin nacimiento…˜ Entonces tenemos que com-
prender lo que el nacimiento nombra…˜ ¿Qué es lo que el nacimiento nombra?…˜ El
nacimiento nombra el hecho de que nosotros comenzamos a saber que nosotros so-
mos…˜ a saber de nosotros mismos que “yo soy”…˜ Entonces viene la segunda pro-
puesta…˜ “Usted es más allá de su propio conocimiento de que usted es…˜ de su propio
conocimiento de que “yo soy”…˜
¿Qué hay en estas dos propuestas de defectivo?…˜ ¿Qué falta en estas dos propues-
tas?…˜
Nosotros…˜ que durante toda una vida hemos aceptado pasivamente…˜ crédulamen-
te…˜ las proposiciones más inverosímiles sobre nosotros mismos…˜ Nosotros que es-
tamos agobiados por la veloz partida del tiempo sin que nuestra sed encuentre sacie-

79
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

dad…˜ sin dejar de ser el nacimiento…˜ ahora escuchamos estas proposiciones que
tampoco nos dicen que el nacimiento no es el nacimiento de nosotros…˜ Y desde el
nacimiento…˜ además de lo que el nacimiento nos ha hecho creer que somos…˜ quere-
mos también obtener ese Innacido…˜ ese Indevenido…˜ ese Incompuesto…˜ ese In-
hecho…˜ ese Inmortal…˜ Desde el nacimiento nos preguntamos…˜ “¿En qué consiste
eso de que yo soy el Parabrahman…˜ de que yo soy más allá de esta consciencia de que
yo soy?…˜
¿Comprendéis a donde quiero ir a parar?…˜ Estas proposiciones son verdaderas…˜
pero están mal formuladas…˜ Si hay un Innacido…˜ ¿quién puede saberlo?…˜ Si yo
soy más allá de esta consciencia de que yo soy…˜ ¿A qué se parece eso?…˜ ¿Cuál es el
modelo de eso?…˜

80
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1838
_____________

Toda proposición de verificación de nosotros mismos que se basa y se apoya en el


nacimiento…˜ se revelará insostenible…˜ e inverificable…˜ y finalmente se revelará un
gran trabajo sin fruto…˜ Nosotros no podemos verificar nunca que además del naci-
miento…˜ somos el Innacido…˜
¿Qué es el Innacido para el nacimiento?…˜ ¿cómo va a saber el nacimiento lo que es
el Innacido?…˜ El nacimiento no puede saber lo que es el Innacido…˜ y como no puede
saberlo…˜ lo imagina…˜ lo crea de sí mismo…˜ y se pone a buscarlo dentro de sí mis-
mo…˜
¿Qué es lo que nosotros tenemos por verificado debido a que lo conocemos…˜ debi-
do a que es nuestra experiencia cotidiana?…˜ Ello es el nacimiento…˜
Por ello mi propuesta no es que hay un Innacido…˜ no es tampoco que vosotros sois
el Parabrahman…˜ Mi propuesta se basa exclusivamente en vosotros sólo…˜ en lo que
es vuestra experiencia de vosotros mismos…˜
Mi propuesta es que nosotros somos sin nacimiento…˜ Yo os propongo que nosotros
somos…˜ y seguidamente os vacío de toda contingencia…˜ “Desde siempre…˜ nosotros
somos…˜ sin nacimiento”…˜

81
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1839
_____________

Todos estos escritos son en vuestro honor…˜ en adoración integral del estado sin
nacimiento en vosotros…˜ Todo mi esfuerzo está hecho de amor…˜ está hecho de la
visión de mi estado real…˜ y de la visión del estado real en vosotros…˜ Un solo estado
real…˜ un solo sin nacimiento…˜ está sabiéndose ser en todos nosotros…˜ En adora-
ción de este Único…˜ todos estos escritos son proposiciones de Su Verdad…˜ El estado
verdadero…˜ el estado sin nacimiento…˜ escucha en vosotros su propia revelación de sí
mismo…˜ y su regocijo es tan extremo…˜ tan verdadero…˜ que quedáis suspendidos de
esta escucha…˜ saboreandoos a vosotros mismos en una dicha sin división…˜
El estado sin nacimiento se conoce a sí mismo sólo…˜ como la gran pradera de sí
mismo sólo…˜ en lo que nosotros llamamos el sueño profundo…˜ Es nuestra propia
mismidad coincidiendo consigo misma…˜ Entonces no hay ningún conocimiento de
que nosotros somos…˜ Y cuando no hay ningún conocimiento de que nosotros so-
mos…˜ la pradera del estado sin nacimiento es todo lo que es…˜ En este estado estamos
cumplidos…˜ acabados…˜ terminados…˜ En este estado…˜ sin conocimiento conoce-
mos mejor que con conocimiento…˜ En este estado…˜ sin nacimiento somos más…˜
infinitamente más…˜ que con nacimiento…˜ Más completos…˜ más enteros…˜ una
completud de dicha…˜ una integralidad de mansedumbre…˜
¿De qué está hecho el nacimiento?…˜ Todos tenemos la respuesta a esta pregun-
ta…˜ El nacimiento está hecho sólo de carencia…˜ No acabamos de obtener una cosa
ansiada…˜ cuando ya estamos ansiando otra…˜ Y ansiar es no tener paz…˜ ni manse-
dumbre…˜ Ansiar es no ser completos…˜ es no ser enteros…˜ es no ser íntegros…˜
¿No conocemos nosotros el estado en que no hay ansia?…˜ ¿No conocemos noso-
tros el estado en que no sentimos en absoluto que nos falta nada?…˜ ¿No conocemos
nosotros el estado sin codicia?…˜ ¿No conocemos nosotros el estado sin jerarquías…˜
sin habitantes…˜ sin anhelo?…˜ Y donde todas estas carencias no están…˜ ¿qué es lo
que reina?…˜ ¿Qué es lo que llena todo?…˜
Os pregunto porque sé que sabéis la respuesta…˜ El estado sin nacimiento es como
una pradera abierta…˜ Durante años y años…˜ nuestro paseo por nuestra pradera no
había sido perturbado…˜ Sin ser conscientes…˜ todo de nuestra pradera de beatitud
estaba registrado en nuestra visión…˜ Nada era más conocido…˜ A fuerza de ser cono-
cido…˜ había devenido tan íntimo como respirar…˜ Respirar es muy importante…˜
pero es tan conocido…˜ es tan íntimo…˜ es tan nosotros mismos…˜ que sólo lo nota-
mos cuando nos falta el aire…˜ La sensación de asfixia es muy penosa…˜ Uno haría lo

82
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

que fuera por hacerla cesar…˜ La asfixia es una carencia…˜ e inmediatamente crea una
avidez…˜ una avidez de aire…˜
Igualmente con nuestro verdadero estado…˜ En nuestra pradera…˜ que es como
nuestra respiración…˜ que no la vemos de tan íntima como es…˜ se ha levantado esta
construcción del nacimiento…˜ Es como si nos faltara el aire…˜ nos asfixiamos…˜ y
debido a ello estamos sintiendo esta aguda avidez de respirar…˜
Queremos nuestra pradera como estaba…˜ sin toparnos continuamente con esta
construcción perturbadora…˜ Queremos nuestro verdadero estado como estaba…˜ una
pradera limpia…˜ abierta al aire abierto…˜ Eso conocemos…˜ eso sabemos de nuestro
verdadero estado…˜

83
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1840
_____________

Sin nacimiento…˜ lo que sin nacimiento es…˜ es perfectamente asentido…˜ perfec-


tamente reconocido…˜ como nuestro verdadero estado…˜ El nacimiento no ha estado
siempre con nosotros…˜ Esta proposición también se asiente y se reconoce perfecta-
mente…˜
Desde su aparición en nosotros…˜ el nacimiento ha desplegado su mundo de cuali-
dades y de atributos…˜ nos ha revestido de esta identidad actual…˜ nos ha cargado de
años…˜ nos ha hecho sumamente interesados…˜ nos ha llenado de astucia y de egoísmo
para nuestros propios intereses…˜ ¿Pero qué es en sí mismo el nacimiento?…˜ Desde
que el nacimiento está aquí…˜ ¿cómo sentimos su impacto?…˜ ¿Qué sentimos que el
nacimiento es para nosotros?…˜
El nacimiento es una sed abrasadora…˜ una sed insaciable…˜ Nosotros conocemos
el estado en que esta sed no era…˜ A ese estado…˜ a ese estado en que esta sed no
era…˜ lo llamamos el estado sin nacimiento…˜ Este estado nuestro es accesible inme-
diatamente ahora…˜ El nacimiento no lo ha expulsado…˜
Nuestro verdadero estado es lo único que amamos…˜ Y lo amamos porque es ver-
daderamente lo que somos…˜ Cuando ya no hay sed…˜ a eso se llama saciación…˜ La
sed es muy activa…˜ busca y busca el agua…˜ Conoce el agua porque la sed es sensa-
ción de ausencia de agua…˜ sensación de necesidad urgente de agua…˜ A ningún ver-
dadero sediento se le puede contener de buscar el agua…˜ Su sed conoce el agua…˜ ¿Y
qué significa el agua para el sediento?…˜ El agua para el sediento significa la cesación
de su sed…˜ el fin de su ansiedad…˜ ¿Y qué significa la cesación de su sed…˜ el fin de
la ansiedad?…˜ La cesación de su sed…˜ el fin de su ansiedad…˜ para un sediento…˜
significa la recuperación de un estado de paz plenamente conocido…˜ Este es el estado
sin nacimiento…˜ este es el estado que la sed nacimiento anhela…˜ este es el estado que
la ansiedad nacimiento busca…˜ El fin de la sed nacimiento…˜ el fin de la ansiedad
nacimiento…˜ lo que la sed nacimiento busca…˜ lo que la ansiedad nacimiento an-
hela…˜ es lo que el estado sin nacimiento es…˜ Esta sed nacimiento buscando…˜ esta
ansiedad nacimiento anhelando…˜ esto es lo que amor es…˜ De manera que lo que no-
sotros amamos siempre…˜ y lo que nunca podemos dejar de amar…˜ es nuestro verda-
dero estado…˜ sin nacimiento…˜ donde esta sed nacimiento no es…˜ donde esta ansie-
dad nacimiento no es…˜
Felicidad es otro nombre para la saciación de la sed…˜ ¿Quién de nosotros no cono-
ce la felicidad perfecta?…˜ Ninguno de nosotros es ignorante de ella…˜ No se busca lo

84
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

que no se conoce…˜ La felicidad…˜ lo que la palabra felicidad nombra…˜ es exacta-


mente idéntico a lo que la palabra agua nombra para el sediento…˜ Aplacar la sed no es
sentir…˜ sino dejar de sentir…˜ La felicidad de aplacar la sed está precisamente en de-
jar de sentir la sed…˜ Donde la sed nacimiento no es…˜ donde la ansiedad nacimiento
no es…˜ la felicidad es completa…˜ Eso es el estado sin nacimiento…˜ eso es nuestro
verdadero estado…˜
¡Cuán profundamente lo amamos!…˜ ¡Qué sed intensa tenemos de él!…˜ Por amor
de él escribo…˜ Todos nosotros somos sólo sed…˜ ansiedad…˜ y anhelo de nuestro
estado sin nacimiento…˜ Todos nosotros somos sólo amor de esa felicidad perfecta…˜
Eso es lo que somos…˜ y eso es lo que amamos…˜: Los dos somos…˜ sin nacimien-
to…˜ y este amor que le ama…˜ Un grandísimo misterio…˜

85
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1841
_____________

Nuestro verdadero estado…˜ el estado sin nacimiento…˜ nuestro reconocimiento de


que el estado sin nacimiento es nuestro verdadero estado…˜ es un reconocimiento in-
mediato…˜ llano…˜ natural…˜ estable…˜ e inmutable…˜ Una felicidad que no está
hecha de sensación llena nuestro ser lo que somos cuando reconocemos nuestro verda-
dero estado…˜
Sin nacimiento quiere decir sin obras…˜ ni virtuosas…˜ ni vituperables…˜ Sin na-
cimiento es nuestro verdadero estado…˜ Todas las obras habidas en el nacimiento…˜
obras que nosotros mismos nos atribuimos o que otros nos atribuyen…˜ sean ellas vir-
tuosas o vituperables…˜ son las obras del nacimiento…˜ No son nuestras obras…˜ no-
sotros jamás las hemos hecho…˜ ellas nunca nos han tocado…˜ Ellas no nos han hecho
ni mejores ni peores…˜
Mirad…˜ ello es como el sueño que soñamos anoche…˜ En ese sueño nosotros nos
veíamos a nosotros mismos haciendo algo loable o deleznable…˜ Pero en realidad…˜
ello se estaba haciendo solo…˜ Nosotros…˜ lo que nosotros somos verdaderamente…˜
sólo estábamos presenciando…˜ No estábamos realmente en el sueño…˜ no estábamos
haciendo realmente nada…˜ ni virtuoso ni deleznable…˜
En nuestro verdadero estado sin nacimiento…˜ el estado que prevalece absolutamen-
te cuando este sueño de lo que nosotros llamamos nuestra vida no es…˜ en ese estado
verdadero…˜ nosotros no disponemos ni de inclinación ni de medios para hacer nada…˜
ni bueno ni malo…˜ En esa Felicidad integral…˜ nadie nos conoce…˜ ni nosotros cono-
cemos a nadie…˜ Éste es el estado real…˜ Éste es nuestro estado real…˜ Nosotros so-
mos siempre sin obras…˜ Esto es comprensible…˜ es una proposición comprensible…˜:
¿Qué obras hacemos nosotros en el estado de sueño profundo?…˜ ¿Qué inclinaciones
tenemos nosotros en el estado de sueño profundo?…˜ ¿Inclinaciones a hacer qué?…˜
¿De qué medios disponemos nosotros en el estado de sueño profundo para hacer
qué?…˜ ¿A quién amamos y odiamos en el estado de sueño profundo?…˜ ¿A qué o a
quién estamos apegados en el estado de sueño profundo?…˜ ¿De quién o de qué depen-
de nuestra vida en el estado de sueño profundo?…˜
Todas nuestras obras son del nacimiento…˜ Sean ellas virtuosas o deleznables…˜ su
ocurrencia es exactamente como ocurre un sueño…˜
Mirad…˜ la aceptación de la propuesta de que las obras del nacimiento son realmen-
te obras hechas por nosotros…˜ implica la aceptación de que nosotros somos el naci-

86
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

miento…˜ Pero nosotros no somos el nacimiento…˜ nosotros no tenemos ni inclina-


ción…˜ ni propensión…˜ ni medio alguno de hacer o no hacer nada…˜
A menudo…˜ el nacimiento mismo nos acusa de ser nacidos…˜ Nos dice a voz en
grito…˜: “Tú eres este cuerpo que estoy viendo y estas son tus obras…˜ tú hiciste esto y
esto…˜ y esto otro también…˜ Tú lo hiciste…˜ yo soy testigo”…˜ Para decirnos esto…˜
el nacimiento se reviste de otro…˜ nos mira con su terrible mirada petrificadora…˜ nos
señala con su incontestable dedo acusador…˜ y en un momento nos empaqueta en el
nacimiento…˜ produciendo en nosotros una gran zozobra…˜ El nacimiento es todo lo
que vemos…˜ todo lo que recordamos…˜ y todo lo que hemos olvidado…˜ Es como un
sueño…˜ Pueden soñarse las cosas más inauditas…˜ Uno puede ser terriblemente asus-
tado por un sueño…˜
Nosotros no esperábamos soñarlo…˜ Yo mismo jamás he sabido a quién iba a cono-
cer cuando se abriera el nacimiento…˜ Yo mismo no conocía a nadie…˜ ni a padre ni a
madre…˜ ni a quién iba yo a amar ni quién me iba a amar…˜ Es prodigiosamente pro-
fundo que estoy comprehendiendo que ni siquiera ahora que los conozco los conozco…˜
Yo no los conozco…˜ Yo no tengo absolutamente nada que ver con el nacimiento…˜ El
nacimiento jamás me toca…˜ Sus obras no son mis obras…˜ sus pasiones no son mis
pasiones…˜ En mi verdadero estado…˜ en mi estado sin nacimiento…˜ yo no sé en ab-
soluto…˜

87
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1842
_____________

Nada de todo cuanto hemos presenciado y estamos presenciando estaba aquí…˜:


AQUÍ…˜ en nuestro verdadero estado sin nacimiento…˜ que es Ahora…˜ como ERA…˜
y como SERÁ…˜ Ninguno de nosotros sabe nunca lo que va a presenciar con la abertura
del nacimiento…˜ El nacimiento tiene padres…˜ pero nosotros no…˜ el nacimiento tie-
ne pasiones…˜ pero nosotros no…˜ el nacimiento tiene obras…˜ pero nosotros no…˜
Ninguno de nosotros sabe jamás nada del nacimiento…˜ Conocemos sus contenidos
durante un instante…˜ y seguidamente ya no los conocemos más…˜
Quien se vio a sí mismo anoche en su sueño amando y obrando…˜ ya fuera virtuo-
samente o deleznablemente…˜ no se dice al despertar que eso que amaba lo amaba y
que eso que hacía lo hacía…˜ Todo se debía al sueño y era sólo sueño…˜
Igualmente ninguno de nosotros sabe nunca lo que contendrá el nacimiento…˜: no
conoce a nadie del nacimiento…˜ no sabe cuáles serán o no serán las obras del naci-
miento…˜

88
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1843
_____________

Cuando se nos propone que creamos…˜ lo que quiera que sea lo que se nos propone
como creencia…˜ lo que nos están proponiendo que creamos verdaderamente…˜ la cre-
encia detrás de la creencia…˜ es que nosotros somos el nacimiento…˜ Toda creencia
necesita un creyente para ser creída…˜ El creyente es esencialmente una actividad…˜:
Hay una escucha…˜ hay una proposición…˜ y hay un asentimiento a lo que se escu-
cha…˜ ¿Pero quién está escuchando en nosotros la propuesta?…˜
Una vez que me he dado cuenta de cuál es mi naturaleza real…˜ por decirlo con pa-
labras suaves…˜ se está produciendo en mí la expulsión violenta de todas las propuestas
que vienen del nacimiento…˜ Esta expulsión se produce espontáneamente a la sola es-
cucha de la proposición falsa…˜ Mi verdadero estado…˜ sin nacimiento…˜ es la vara de
medir la verdad de todo lo que se me propone…˜ No acepto otro amor que el ardiente
anhelo de mi verdadero estado…˜ Soy sin nacimiento…˜ lo soy y lo amo…˜ Esta vigilia
está hecha integralmente de este amor inaudito…˜ Rebasa toda comprensión que yo esté
amando lo que soy…˜ sin que medie separación ni división alguna…˜
¡De qué manera violenta e irrefutable es arrojado el nacimiento!…˜ Arrojado como
un inquilino indeseable…˜ No queda en mí la más mínima duda en cuanto a lo que
soy…˜ Esta verificación es tan verdadera que expulsa violentamente de sí todo lo que
no es ella…˜
Sólo con su propio sin nacimiento reconoce uno su propio sin nacimiento…˜ Enton-
ces comprende que un nacimiento de uno nunca tiene lugar…˜ Sólo habiéndose acepta-
do a uno mismo como nacido…˜ uno se ve a sí mismo como un ser…˜ Pero un nacido
no es un ser…˜ un nacido es un núcleo de actividades…˜ Hay escucha…˜ hay visión…˜
hay sabor…˜ hay olfato…˜ hay tacto…˜ hay pensamiento…˜ Sin nacimiento reconoce
en mí que ninguna de estas actividades es suya…˜ Es una verificación llana…˜ Me veo
a mí mismo sin nacimiento…˜ ¿Cómo me veo a mí mismo sin nacimiento…˜ me pre-
gunto…˜ si en mi estado sin nacimiento no hay visión?…˜ Sin nacimiento me respon-
de…˜: “Con tu propio sin nacimiento te ves sin nacimiento”…˜
Entonces veo la gran pradera de la felicidad amada…˜ El amor me subyuga y me in-
unda de identidad…˜ como cuando algo muy querido se encuentra y uno lo sienta a su
lado y se contenta con su contento…˜
Nadie me presentó nunca las obras del nacimiento…˜ ¿Por cuál razón las iba a creer
yo mías?…˜ No son mías…˜ no son queridas por mí…˜ no son hechas por mí…˜

89
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

El nacimiento no es un ser…˜ no hay en él substancia alguna…˜ Todo en él parece


tangible…˜ parece estar durando…˜ pero es sólo como un poco de niebla entre los de-
dos…˜
Sin nacimiento es firme…˜ sin nacimiento es estable…˜ sin nacimiento no desapare-
ce…˜ Sin nacimiento es la felicidad que amamos…˜ Sin nacimiento no es una proposi-
ción…˜ sin nacimiento no es para creer…˜
Veos sin nacimiento…˜ Eso es lo que sois…˜ Nada de esto estaba aquí…˜ el naci-
miento no estaba aquí…˜ ¿Comprendéis?…˜ El nacimiento no está realmente aquí nun-
ca…˜

90
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1844
_____________

Cuando el nacimiento no era…˜ sin nacimiento sí era…˜ Cuando las escrituras no


eran…˜ sin nacimiento sí era…˜ Cuando el conocimiento del nacimiento no era…˜ el
conocimiento de sin nacimiento sí era…˜: Sin nacimiento se conoce a sí mismo sin na-
cimiento…˜ Sin nacimiento accede a sí mismo sin nacimiento…˜ La felicidad de sin
nacimiento es sin nacimiento…˜
No se trata de ser nada que no seamos…˜

91
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1845
_____________

Haceos la proposición “nada de esto estaba aquí”…˜ Nuestro verdadero estado sabe
que el nacimiento no era…˜ Nosotros estamos sabiendo ahora que el nacimiento no
era…˜ Tenemos un conocimiento de nosotros mismos tan exacto…˜ tan inmediato…˜
tan llano…˜ tan puntual…˜ y tan irrefutable…˜ que nosotros sabemos siempre que el
nacimiento no era…˜
Cuando el nacimiento no era…˜ eso es lo que nosotros somos…˜: sin nacimiento…˜
Veos por vosotros mismos cuando el nacimiento no era…˜ En ese estado…˜ ni siquiera
se sentía la asumición primera…˜ en ese estado nadie pronunciaba “yo”…˜
En ese estado no había escrituras…˜ en ese estado nadie nos había propuesto nunca
que nosotros somos nacidos…˜ en ese estado nadie nos alababa virtudes que no son
nuestras…˜ no nos acusaba de vicios que no son nuestros…˜ En ese estado no había
Señor ni servidor…˜ no había religión…˜ no había creencia…˜ no había mundo ni crea-
ción…˜ Nosotros sólo éramos la totalidad sin división de ese estado…˜ Lo éramos…˜ y
lo sabemos…˜
Es un estado tan verdaderamente nosotros…˜ que con sólo que se nos proponga lo
reconocemos inmediatamente…˜
Es el estado sin nacimiento…˜ Sin nacimiento no tiene principio ni fin…˜ no es pri-
mero ni último…˜ Sin nacimiento no nace jamás…˜ Sin nacimiento es lo que es…˜
Entonces me he dicho…˜ Ciertamente no había Escrituras…˜ Me han propuesto que
el Buddha es muy antiguo…˜ me han propuesto que Cristo es muy antiguo…˜ Pero cier-
tamente no había ningún Buddha ni ningún Cristo…˜ Yo conozco absolutamente ese
estado…˜ Soy sin nacimiento…˜ Y mi conocimiento de mí mismo prevalece absoluta-
mente sobre todo lo que el nacimiento me ha propuesto…˜ Todo es falso…˜ todo es el
grillete asfixiante de la muerte…˜ Comprendo completamente la desesperación de los
ancianos…˜ la de las mujeres…˜ la de los hombres…˜ la de los niños…˜ Comprendo la
desesperación de haber sido engañado por el nacimiento…˜ de no haber tenido inclina-
ción a descubrir quién es uno en realidad…˜ El nacimiento es muy falso…˜ y es una
prisión angosta…˜ hecha de división y de guerra…˜ Codicia y avidez son sus pare-
des…˜ Sus obras…˜ virtuosas o deleznables…˜ son como el entretenimiento del preso
en la cárcel…˜
Nada nos apresa excepto nuestra propia creencia en que nosotros somos el nacimien-
to…˜ No somos el nacimiento…˜ Aceptar ser lo que no somos contraviene a nuestra
naturaleza…˜ Uno no se puede alimentar de una apariencia de comida…˜ O come o

92
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

morirá de hambre…˜ Igualmente…˜ o descubrimos quién somos y comprendemos que


el nacimiento no es el nacimiento de nosotros…˜ o nunca saborearemos la felicidad de
nuestro propio ser real…˜
Nosotros no somos el nacimiento…˜ nunca lo hemos sido…˜ y lo sabemos…˜
Comprended que el nacimiento no tiene solución…˜ Es codicia…˜ es avidez…˜ es
ego…˜ es obras virtuosas y deleznables…˜ es las Escrituras de las religiones…˜ es dios
y su creación…˜ es la aparición del conocimiento de que nosotros somos…˜ es comien-
zo y es final…˜ es nacimiento y es muerte…˜ Y todo esto es como una enfermedad…˜
no es nosotros…˜ nos produce malestar…˜ nos lleva a la desesperación…˜ nos asusta y
llena de espanto…˜
Encontraos a vosotros mismos donde “nada de todo esto estaba aquí”…˜

93
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1846
_____________

Nadie os llamaba hijo…˜ nadie os llamaba padre…˜ el nacimiento no era…˜ ¿No re-
conocéis este estado?…˜
Nadie dará el salto por vosotros…˜ Del nacimiento no se sale…˜ porque nadie ha
entrado nunca en él…˜
Veos cuando el nacimiento no era…˜ conoceos cuando el nacimiento no era…˜
amaos cuando el nacimiento no era…˜

94
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1847
_____________

Para verificar la verdad no tenemos otro instrumento que la verdad…˜ De manera


que por lo que es verdad descubrimos la verdad…˜
Daos cuenta de las profundas implicaciones de la propuesta “nada de esto estaba
aquí”…˜ Nosotros sabemos siempre que “nada de esto estaba aquí”…˜ Todo esto está
aquí…˜ sólo para que nosotros nos demos cuenta de que ello no estaba…˜ Dándonos
cuenta de que ello no estaba…˜ nosotros somos lo que somos…˜ Lo que somos sabe
incesantemente que el nacimiento no estaba aquí…˜ Lo que somos jamás cae en la
trampa de creerse el nacimiento…˜ Sólo nuestra consciencia clara de que el nacimiento
no estaba aquí…˜ nos revela instantáneamente lo que nosotros somos…˜ Revelado o
no…˜ nosotros somos sin nacimiento…˜ pero la propuesta “nada de esto estaba
aquí”…˜ nos revela instantáneamente que es verdad que nosotros somos sin nacimien-
to…˜
Entreguémonos completamente a esta revelación…˜ Sin nacimiento…˜ lo que estas
palabras nombran…˜ es lo que somos realmente…˜ Nosotros conocemos siempre ese
estado en que nada se interponía entre nosotros y nosotros mismos…˜ Ahora mismo lo
conocemos como siempre lo hemos conocido…˜ Nuestro conocimiento de nuestra ver-
dadera naturaleza…˜ nuestro conocimiento de nuestro estado sin nacimiento…˜ consiste
en un asentimiento a ella ardiente…˜ amoroso…˜ exclusivo…˜ Algo en nosotros ama de
esta manera ardiente…˜ exclusiva…˜ el estado en que el nacimiento no era…˜ Es este
amor ardiente…˜ fogoso…˜ el que nos revela todo lo que tenemos que conocer de nues-
tro estado sin nacimiento…˜ Este amor nos lleva a amar escuchar una y otra vez las
mismas propuestas…˜ debido a que estas propuestas son como la sal que revela al sabo-
reador…˜
De esta manera…˜ sin conocer conocemos más que conociendo…˜ Llega un mo-
mento en que conocemos todo de nuestro estado verdadero…˜ de nuestro estado sin
nacimiento…˜ aunque si nos preguntan qué conocemos conociéndonos…˜ nuestra pala-
bra guardará silencio porque nuestro conocimiento de nuestro estado sin nacimiento es
también sin nacimiento…˜ Nosotros tenemos la convicción irrefutable de saber absolu-
tamente todo de nuestro propio estado sin nacimiento…˜ pero no podemos decir una
sola palabra de ello…˜ Todo lo que podemos decir de ello es siempre un “como si…˜”
La propuesta “nada de esto estaba aquí”…˜ su función es que veáis verdaderamente
que “nada de esto estaba aquí”…˜ ¿En qué aquí no había nada de esto?…˜ Este aquí…˜
en que “nada de esto estaba” es este mismo aquí en el que ahora todo esto parece es-

95
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tar…˜ Este aquí es vosotros…˜ Se trata de vosotros…˜ Vosotros sois el aquí en que “no
había nada de esto”…˜

96
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1848
_____________

Saboread detenidamente la proposición “sin nacimiento”…˜ Lo mismo que la sal


despierta en nosotros al saboreador dormido…˜ así también…˜ la proposición “sin na-
cimiento” despierta en nosotros nuestra naturaleza última…˜ Saboread detenidamen-
te…˜ saboread con fruición…˜ Veos sin nacimiento…˜ Sentid cómo el amor de vuestro
verdadero estado cobra arrastre hacia esa aparente nada que era cuando el nacimiento no
era…˜ No os detengáis en la sugerencia de que cuando el nacimiento no es nada es…˜
No dejéis que la proposición “nada” os asuste…˜ Saboread…˜ saboread con la integra-
lidad de vuestro amor este estado sin nacimiento…˜ Deteneos en esta saboreación…˜
penetrad en vuestro propio estado sin nacimiento…˜ Veos sin nacimiento…˜ veos inte-
gralmente fuera del nacimiento…˜ Ved su comienzo…˜ ved su devenir…˜ ved su fi-
nal…˜

97
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1849
_____________

Cuando uno ve “nada de esto estaba aquí”…˜ cuando uno ve que su ser real es “sin
nacimiento”…˜ todo está consumado…˜ Su visión de su propio estado es una eternidad
estable sin comienzo ni fin…˜ Su contento está completo…˜ su felicidad está comple-
ta…˜ Su visión no mira ya a derecha ni a izquierda…˜
Su sed está saciada…˜ su búsqueda está terminada…˜ su corazón es el continente
universal del devenir…˜ pero él mismo no deviene…˜ Entonces se siente un amor
grande…˜ idéntico a lo que está viendo que él es…˜ Lo es y lo ama…˜ lo ama y lo es…˜
Todas estas meditaciones son el resultado de la escrutación del nacimiento…˜ El na-
cimiento es semejante a la grasa en la carne…˜ Nada de grasa en la carne no quiere de-
cir nada de carne…˜ quiere decir exactamente “todo carne sólo”…˜ Igualmente…˜ nada
de nacimiento en nosotros no quiere decir nada de nosotros…˜ sino “todo de nosotros
sólo…˜ sin nacimiento”…˜
¿Cómo se distingue la carne de la grasa?…˜ Por su color…˜ por su textura…˜ por su
sabor…˜
Igualmente el estado sin nada de nacimiento se distingue del estado nacimiento por
su color…˜ por su textura…˜ por su sabor…˜ El nacimiento tiene el color de la mise-
ria…˜ la textura de la miseria…˜ el sabor de la miseria…˜ Como la grasa misma…˜ el
nacimiento levanta pasiones en los glotones de experiencia…˜ Pero comer nacimiento
obnubila el conocimiento y nosotros terminamos no sabiendo quién somos…˜ Entonces
nos llamamos a nosotros mismos hambre y sed…˜ hambre de experiencia y sed de ex-
periencia…˜ Eso es lo que creemos ser y así es como nos identificamos…˜
En sin nacimiento no hay nada de nacimiento…˜ Nosotros conocemos el estado sin
nacimiento porque lo somos…˜ Para conocerlo basta con saber que lo somos…˜ Somos
sin nacimiento…˜
Es simple…˜ es llano…˜ es verdad…˜
Una vez que he comenzado a ver mi verdadero estado…˜ he sabido lo que es verda-
deramente amor…˜ Todo lo que creí amar un día ha desaparecido…˜ Tengo una adic-
ción exclusiva por mi verdadero estado…˜ Por amor de él sólo…˜ os propongo lo que
os propongo…˜ para que este estado prodigioso se vea a sí mismo en vosotros como se
ve a sí mismo en mí…˜
De la claridad de su visión brotan mis propuestas…˜ y siempre estoy buscando
cómo decirlo mejor…˜ cómo indicarlo mejor…˜ cómo promover mejor vuestro desper-
tar a vuestro verdadero estado…˜

98
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

No queda en mí ni rastro de nacimiento…˜ Yo me veo sin nacimiento…˜ sé perfec-


tamente que nada de esto estaba aquí…˜
Mi verme sin nacimiento no es una visión gloriosa…˜ no hay músicas celestiales…˜
no hay incienso…˜ no hay temor reverencial…˜ no hay humildificación ni envaneci-
miento…˜ no hay obras ni recompensa…˜ no hay pecados ni castigo…˜
De tan llano como es…˜ se corre el peligro de no verlo…˜ Pero yo lo amo desnu-
do…˜ sin nada de nacimiento…˜
Sin nacimiento es mi estado…˜ lo veo…˜ lo presencio…˜ lo amo…˜ Mi estado no es
un existente entre los existentes…˜ No hay nada de nacimiento en él…˜ está limpio de
nacimiento…˜

99
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1850
_____________

La toma de consciencia de que sois sin nacimiento…˜ en el instante en que os dais


cuenta de que sois sin nacimiento…˜ todo está consumado…˜ Uno se da cuenta…˜ y ya
está…˜ La supresión de una privación no convierte en nada a lo que es…˜ La supresión
del sufrimiento no convierte en nada a lo que sufre…˜ La supresión de la sed de exis-
tencia no convierte en nada a lo que es…˜ Lo que es es lo que es…˜ La sed de existen-
cia es sólo la sensación de una privación…˜ Si se suprime esta sensación de sed de exis-
tencia…˜ lo que es verdaderamente se siente de inmediato saciado…˜ La supresión de la
prisión del nacimiento es la liberación absoluta…˜ Se trata de nosotros…˜ somos noso-
tros mismos…˜ en nuestra propia intimidad…˜ quienes tenemos que saborear el sabor
de la proposición “sin nacimiento”…˜

100
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1851
_____________

En el sueño profundo el estado nacimiento recede adentro del estado sin nacimien-
to…˜ ¿En qué consiste…˜ para cada uno de nosotros…˜ esta recesión?…˜ Todo vuelve
a ser como realmente es…˜ El estado nacimiento no está en el sueño profundo…˜ Por
ello…˜ nosotros no sabemos que nosotros somos…˜ Y en no saber que nosotros so-
mos…˜ nuestro ser es una totalidad de felicidad sin principio ni fin…˜ sin que haya na-
die sintiéndose como otro que esta felicidad…˜ que reina absoluta…˜ sin tiempo ni es-
pacio…˜ sin ayer…˜ sin mañana…˜ en un mundo que está hecho completamente de
nosotros mismos sólo…˜ donde ninguna privación se siente…˜ donde ninguna limita-
ción se levanta…˜
En nuestro sueño profundo…˜ el estado nacimiento no está…˜ Entonces ocurre este
misterio…˜ y repentinamente…˜ nosotros comenzamos a saborear la substancia naci-
miento…˜ Su sabor es alucinógeno…˜ produce un efecto alucinógeno en nuestra dormi-
ción serena…˜ Nuestra percepción de nosotros mismos como felicidad sólo…˜ se obnu-
bila…˜ Entonces comenzamos a ver como una suerte de movimientos en la serena quie-
tud de nuestro sin nacimiento…˜ Vemos lo que no hay…˜ vemos lo que no estaba
aquí…˜ Sentimos que nosotros somos…˜ Y en nuestra quietud serena se abren las puer-
tas de la percepción…˜ Una substancia sutil…˜ inaprensible…˜ indescubrible…˜ co-
mienza a disolverse en nuestra presencia…˜ Su sabor nos despierta…˜ Y entonces co-
menzamos a saber que nosotros somos…˜ Su sabor cobra apariencia…˜ y la alucinación
de este mundo se levanta íntegramente donde no hay nada más que nosotros…˜
Lo que se llama el nacimiento es sólo la substancia nacimiento disolviéndose en
nuestra eterna serenidad sin nacimiento…˜ Porque somos realmente lo que somos…˜ al
saborear esta substancia nacimiento…˜ venimos a ser conscientes de que realmente so-
mos…˜ Pero nosotros no somos la substancia nacimiento…˜ ni su efecto alucinóge-
no…˜ Nosotros no estamos en la substancia nacimiento…˜ Ella nunca puede devenir lo
que nosotros somos…˜ Lo que tenemos que comprender de nosotros mismos…˜ es que
nosotros somos sin nacimiento…˜ que el nacimiento es sólo como si se hubiera puesto
una substancia soluble en nuestra boca…˜ Nosotros no sabíamos que podíamos sabore-
ar…˜ Sólo cuando la substancia nacimiento ha sido puesta en nuestra boca sin naci-
miento…˜ sin nacimiento…˜ nuestro verdadero estado…˜ lo que nosotros somos real-
mente…˜ ha comenzado a saborear…˜ Entonces nosotros…˜ que no sabíamos ni hab-
íamos sabido nunca que nosotros somos…˜ hemos comenzado a saberlo…˜

101
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

La substancia nacimiento es una sola…˜ pero tiene una capacidad inaudita de susci-
tar sabores…˜: Hay el sabor mundo…˜ hay el sabor “yo soy el cuerpo”…˜ hay el sabor
“esto es mí mismo y esto es mío”…˜ hay el sabor “yo creo que un dios me ha crea-
do”…˜ hay el sabor “estas son mis obras”…˜ Hay el sabor “yo soy nacido y mortal”…˜
hay el sabor “búsqueda de mí mismo”…˜ Hay el sabor “niñez…˜ juventud…˜ madu-
rez…˜ y vejez”…˜ Es una única substancia que va destilando su solubilidad en nuestra
quietud serena…˜ Nosotros…˜ además del sabor principal…˜ que es que nosotros sa-
bemos que nosotros somos…˜ saboreamos incesantemente estas solubilidades peculia-
res…˜ Todas estas solubilidades son propuestas específicas para cada uno de noso-
tros…˜ En estas solubilidades están potencialmente desde nuestras obras más heroi-
cas…˜ a nuestras culpabilidades más nefandas…˜ está nuestro universo y nuestro si-
glo…˜ y el número de lunares de nuestra piel…˜ Todo es sólo una substancia que va
soltando su solubilidad en nosotros…˜

102
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1852
_____________

Viendo esta solubilidad nacimiento en mí…˜ me veo a mí mismo conteniéndola…˜


Me descubro a mí mismo como la serenidad inmutable…˜ Mi consistencia es pasmo-
sa…˜ mi absoluta permanencia queda completamente abarcada en mi propia mismi-
dad…˜ Me sé a mí mismo sin nacimiento…˜ No hay en mí el menor movimiento…˜
todo es perfecto siempre…˜
Entonces me digo…˜: “Esta solubilidad nacimiento jamás devendrá mí mismo…˜
ella no puede tocarme…˜ Es sólo una solubilidad disolviéndose como un grano de sal
en mi boca…˜ ¡Qué indescriptible estado!…˜ ¡Aunque quiero decirlo…˜ no puedo!”…˜
Todos vosotros que escucháis sois el estado sin nacimiento…˜ Lo que llamáis vues-
tro nacimiento es sólo una solubilidad disolviéndose en vuestra boca sin nacimiento…˜

103
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1853
_____________

El punto verdaderamente importante…˜ el instante crucial para nosotros…˜ es cuan-


do nos damos cuenta de que nosotros somos sin nacimiento…˜
¿En qué consiste este darse cuenta uno mismo de que uno es sin nacimiento?…˜
Uno se ve a sí mismo como el mar…˜ En el propio seno de uno…˜ en el seno de este
mar que uno es…˜ una suerte de solubilidad está tiñéndolo…˜ Esta solubilidad, sólo el
mar sabe que está emitiendo su coloración en su seno…˜ Nosotros somos el estado sin
nacimiento cuya imagen es este mar…˜ y el nacimiento es esta solubilidad en nuestro
seno que esta emitiendo sus cualidades…˜ Por un instante…˜ nosotros…˜ que somos sin
nacimiento…˜ parecemos estar teñidos por la solubilidad del nacimiento…˜ Con esta
solubilidad…˜ nosotros nos vemos perfectamente sin ella…˜ Nos vemos porque jamás
somos otro que sin nacimiento…˜ nos vemos porque el nacimiento no tiene otro que
nosotros para emitir su cualidad…˜
Nos vemos…˜ nos sentimos…˜ nos sabemos sin nacimiento…˜ Reposamos inte-
gralmente en la pradera de nosotros mismos…˜ Nuestro amor se ve colmado…˜ Lo que
amamos lo vemos…˜ lo que amamos lo somos…˜ lo que amamos lo sentimos…˜: Es
nosotros mismos…˜ una unidad perfecta…˜ sin nacimiento…˜ Aquí coinciden conoci-
miento y amor…˜ Es un conocimiento de ningún otro que nosotros mismos…˜ es un
amor que ya no es de persecución sino de reposo…˜ completamente idéntico a lo que
ama…˜ Lo está viendo…˜ y lo ama…˜ Lo está sabiendo…˜ y con este conocimiento
abarca la totalidad de sí mismo…˜
Sin nacimiento es nuestro estado…˜ Lo abarcamos absolutamente porque lo so-
mos…˜ lo conocemos absolutamente porque lo somos…˜ lo amamos absolutamente
porque lo somos…˜
Aquí ya no necesitamos mirar al nacimiento para saber lo que no somos…˜ Nuestro
ser se revela absoluto…˜ irrefutable…˜ indiscutible…˜ impenetrable…˜ estable…˜ sin
espacio ni tiempo…˜ una redención absoluta…˜
Cuanto más lo vemos más lo amamos…˜ aunque no hay crecimiento real de nuestra
visión ni de nuestro amor…˜ Sólo tomamos consciencia de la plenitud insondable de
nuestro estado sin nacimiento…˜
Esta toma de consciencia lo abarca todo…˜ No queda en nosotros absolutamente na-
da que no seamos…˜ y que no sepamos y sintamos que lo somos…˜ Y esta verdad come
en un instante toda la apariencia del mundo…˜ toda la virtualidad del nacimiento…˜

104
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Nos vemos sin nacimiento…˜ ciertamente nos vemos sin nacimiento…˜ No pode-
mos negar nuestra visión…˜ Aunque no lo creamos…˜ lo vemos…˜ aunque es inaudi-
to…˜ lo vemos…˜
Insisto en la visión porque lo vemos…˜ La visión es siempre ahora…˜ Lo que se vio
ayer es sólo recordado…˜ lo que no se ha visto es sólo imaginado…˜ Pero lo que se
ve…˜ se ve…˜ Toda la diferencia está en verlo…˜ Ver nuestro estado sin nacimiento…˜
es lo que siempre estamos viendo…˜ En nuestro seno sin nacimiento…˜ el nacimiento
es como una solubilidad en el mar…˜ La solubilidad produce iridiscencias…˜ Las iri-
discencias tiñen un poco el agua…˜ El agua teñida parece otro agua…˜
¿En qué consiste este darse cuenta uno mismo de que uno es sin nacimiento?…˜
Consiste en este amor que escucha…˜ consiste en esta paz que escucha…˜ consiste en
esta felicidad que escucha…˜
Consiste en esta escucha abierta como un mar…˜ Esto sois…˜ Sin nacimiento
sois…˜
No hay nada que creer…˜ todo es sabor aquí…˜ vuestro propio sabor os dice que
sois sin nacimiento…˜ Instantáneamente este sabor se cambia en amor…˜ Amor com-
prende…˜ amor sabe…˜ amor conoce la totalidad de vuestro estado cuando el nacimien-
to no es…˜ En este mismo instante…˜ vuestro amor ha devenido ciego excepto para lo
que ama…˜ se reposa en lo que ama…˜ lo ama porque lo ama…˜ Esto sois…˜ Sin na-
cimiento sois…˜

105
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1854
_____________

Sin daros cuenta…˜ esta escucha os sumerge…˜ Y cuando queréis daros cuenta os
estáis viendo sin nacimiento…˜
Os veis sin nacimiento porque sois sin nacimiento…˜ Os amáis sin nacimiento por-
que os veis sin nacimiento…˜ Así os veis y así sois…˜ Sin nacimiento sois…˜

106
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1855
_____________

Si se nos hace la siguiente proposición…˜: “Los seres son ojos que el Mar abre en sí
mismo para verse a sí mismo”…˜ nuestra consideración de este símbolo es un acto inte-
lectual que está teniendo lugar en nuestra comprehensión…˜ ¿Qué hay que entender en
este símbolo?…˜ Primero de todo tenemos que comprender que la totalidad del Mar está
en el ojo abierto…˜ Y que esta totalidad vidente en el ojo abierto que parece ser el
pez…˜ no ve otra cosa que a sí misma…˜ En segundo lugar tenemos que comprender
que el pez…˜ no es realmente un ser…˜ sino una instrumentalidad…˜ el vehículo de la
visión de sí mismo del Mar…˜ El pez no es un ser…˜ sino una abertura de la visión del
Mar…˜ A ambos lados de la abertura…˜ sólo el Mar…˜ El Mar viéndose a sí mismo…˜
eso es esencialmente la realidad del pez…˜ No hay ningún ser en el pez…˜ en el pez
sólo hay acto…˜
No se puede verificar nunca que el Mar nazca cuando el pez nace…˜ Llamamos na-
cimiento a la abertura de la visión de sí mismo del Mar…˜ Pero este acto…˜ no es un
verdadero nacimiento…˜ Nosotros entendemos por nacimiento la aparición de nosotros
revestidos de cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ Y lo que acontece en realidad es que
sólo el sin nacimiento abre su visión de sí mismo…˜ Esta apertura de su visión de sí
mismo necesita un ojo…˜ Y ese ojo…˜ esa instrumentalidad de su visión…˜ es lo que
nosotros llamamos falsamente nuestro nacimiento…˜
Proponiéndonos a nosotros mismos como nacidos…˜ nosotros mismos somos nues-
tro mayor problema a la hora de comprender quién somos…˜
Sin nacimiento es nuestro verdadero estado…˜ Su símbolo es como el Mar sin
ningún ojo para verse a sí mismo…˜ Sin nacimiento…˜ por su significación misma…˜
excluye absolutamente todo lo que el nacimiento significa…˜
Por ello…˜ yo no os voy a proponer que sois el pez…˜ el ojo que el Mar abre para
verse a sí mismo…˜ Nosotros somos siempre sin nacimiento…˜ Nosotros somos siem-
pre la Visión en el ojo…˜

107
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1856
_____________

Sólo nuestro verdadero estado…˜ sin nacimiento…˜ es omnisciente de todo lo que


nosotros somos…˜ Comprendeos sin nacimiento…˜ veos sin nacimiento…˜ amaos sin
nacimiento…˜ e inmediatamente sabréis quién sois…˜ Sólo nuestro verdadero estado
sin nacimiento es nuestro gurú verdadero…˜ Es omnisciente de todo lo que nosotros
somos…˜ y también de todo lo que nosotros no somos…˜
Sri Nisargadatta Mahara dice…˜ “Antes de que yo dispusiera de esta conscien-
cia…˜ en ese estado miísimo…˜ yo no tenía conocimiento de nada…˜ No había escritu-
ras…˜ no había escucha…˜ yo no me preguntaba a mí mismo quién soy…˜ Ello no era
necesario…˜ De manera que si en mi verdadero estado no eran necesarias las escritu-
ras…˜ ni la escucha…˜ y tampoco estaba la pregunta “¿quién soy yo?”…˜ yo me pre-
gunto de qué utilidad pueden ser para mí ahora…˜ ¿Qué ha cambiado en mí…˜ qué ha
cambiado en mi verdadero estado sin nacimiento…˜ para que yo encuentre necesario
que otro me diga quién soy?”…˜

Receded a vuestro verdadero estado…˜ receded a cuando el nacimiento no estaba


aquí…˜ Receded…˜ receded…˜ Es fácil…˜ es llano…˜ es natural…˜ Nosotros somos
primero…˜ el nacimiento viene después…˜ Nosotros somos una montaña de estabili-
dad…˜ inconmovible…˜ auto-amada…˜ cuya esencia es felicidad sólo…˜ cuyo ser es
ser eterno…˜ Esto lo sabemos…˜ Lo que estas palabras nombran…˜ nosotros lo cono-
cemos por nosotros mismos…˜ Lo conocemos infinitamente mejor que el nacimien-
to…˜ Lo conocemos infinitamente mejor que el nacimiento…˜ El nacimiento ha sobre-
venido llamando nada a nuestro estado sin nacimiento…˜ Pero es al revés…˜ Es el na-
cimiento el que no estaba aquí…˜

Comprendeos sin nacimiento…˜ veos sin nacimiento…˜ sed omniscientes de voso-


tros mismos…˜ En la pradera atestada del nacimiento…˜ aplicad la medicina de vuestra
naturaleza real…˜
Ved cómo desaparecen todas las construcciones que obstruyen vuestra visión…˜
Aplicad la medicina de vuestro estado sin nacimiento…˜ refugiaos en él…˜ Donde aho-
ra parece haber la construcción furtiva de toda una ciudad ilegal…˜ recordad que sólo
había una pradera sin principio ni fin…˜ Sin nacimiento es como una pradera virgen…˜
natural…˜ fresca…˜ una tierra pura jamás intocada…˜ Recordad y ved…˜ comprendeos
sin nacimiento…˜

108
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Jamás cesareis de ser…˜ Sin nacimiento no nace ni muere…˜ Siguiendo esta escu-
cha…˜ recuperad la recordación de vuestro estado…˜ Nosotros no lo amamos como se
ama a otro…˜ nosotros lo amamos porque lo somos…˜ Descubriros amando lo que
sois…˜ Serlo y amarlo es una misma cosa…˜
Sólo vuestro verdadero estado os revelará quién sois…˜ Entonces comprenderéis
que lo que sois no puede seros dicho por nadie…˜ Nadie más era en vuestro estado ver-
dadero…˜ de manera que nadie más que vosotros sabe lo que tenéis que saber…˜

109
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1857
_____________

El hilo de la recesión adentro de nosotros mismos debe atravesar necesariamente es-


te instante en que nosotros sabemos que nosotros somos…˜ Recediendo aún más aden-
tro…˜ más al interior de nosotros mismos…˜ debemos preguntarnos…˜ con una intensi-
dad total…˜ la pregunta clave…˜ “¿Soy yo o no soy?”…˜ donde el nacimiento no es…˜
¿Era yo o no era…˜ cuando el nacimiento no era?”…˜
No debemos esperar que nadie venga a darnos la respuesta…˜ La respuesta no es la
respuesta que otro ha tenido a esta misma pregunta…˜ La respuesta debe ser escuchada
por nosotros mismos…˜ brotando de nuestra propia realidad…˜ Una respuesta aprendi-
da no nos dará la convicción absoluta de ser lo que somos…˜ Y si la respuesta no nos da
la convicción absoluta de ser lo que somos…˜ entonces no es la respuesta…˜
Ser sin nacimiento no se aprende…˜ ser sin nacimiento se recuerda…˜ Recorde-
mos…˜ si podemos…˜ hasta donde llega nuestro recuerdo del nacimiento…˜ Haciendo
esta recordación llega un punto en que ya no hay más recordación del nacimiento…˜
Misteriosamente…˜ aunque ya no hay más recuerdos…˜ nosotros no sentimos la sensa-
ción de que antes del último recuerdo del nacimiento…˜ nosotros ya no éramos…˜ Cier-
tamente…˜ más atrás del último recuerdo de lo que nosotros venimos llamando nuestro
nacimiento…˜ ya no hay más recuerdos de nosotros mismos como éste que ahora re-
cuerda…˜: veamos profundamente ese estado cuando ya no hay más recuerdos…˜ Por
mí mismo yo estoy viendo que aunque ya no hay más recuerdos…˜ en mí mismo está
completamente ausente la sensación de no ser…˜ No hay en mí la más mínima turba-
ción e inquietud por mí mismo en ese estado en que ya no puedo recordar más que yo
fui esto o aquello…˜
Lo que se llama el miedo de la muerte es el miedo a no sentirse a uno mismo sien-
do…˜ Pero yo no encuentro absolutamente ningún rastro de este miedo en mí cuando
evoco ese estado en que aparentemente yo no era…˜ debido a que ya no hay ningún
recuerdo…˜ Hay en mí ahora una convicción absoluta de que yo soy antes de que los
recuerdos sean…˜ No hay en mí absolutamente ningún miedo de ese estado en que yo
no sé que yo soy…˜
Lo que quiero que comprendamos es el comienzo…˜ Ahora los recuerdos atestan
nuestra memoria…˜ Pero hay un comienzo de todos los recuerdos…˜ Ese comienzo
cada uno lo conoce…˜ Y cada uno conoce también lo que es antes de ese comienzo…˜
“¿Era yo o no antes del comienzo del ego en mí?…˜ ¿Era yo o no antes del comienzo de
los recuerdos en mí?”…˜

110
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Estas preguntas tienen su respuesta en nosotros…˜ y es muy importante que seamos


nosotros mismos quienes encontremos la respuesta…˜
Sin nacimiento nombra el estado en que la mente no es…˜ sin nacimiento nombra el
estado en que los recuerdos no son…˜ sin nacimiento nombra el estado auto-contenido
que se revela en nosotros cuando nos preguntamos…˜ “¿era yo o no era cuando yo no
sabía que yo soy?…˜ ¿era yo o no era antes del comienzo de los recuerdos en mí?”…˜

111
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1858
_____________

Viendo el comienzo de los recuerdos en nosotros…˜ estamos haciendo uso del re-
cuerdo para recordar cuando el nacimiento no estaba aquí…˜ Ved ahora si ese estado es
querido o no…˜ comprobad por vosotros mismos si ese estado es amado o no…˜ Si ese
estado en que el nacimiento no era es querido…˜ si ese estado en que el nacimiento no
era es amado…˜ sabed que esta querencia y este amor es el verdadero amor de sí mis-
mo…˜

112
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1859
_____________

Una propuesta de verificación ha de ser verdadera…˜ ha de ser la expresión vocal de


una recordación…˜ debe evocar esa recordación en nosotros…˜ debe suscitar en noso-
tros la presencia inmediata de eso que la proposición evoca…˜ de eso que la proposición
recuerda…˜ La recordación de nuestro estado real…˜ es semejante a escuchar el nombre
de alguien a quien una vez amamos mucho…˜ y que en el momento de escuchar su
nombre ha caído en nuestro olvido desde hace mucho tiempo…˜ A la sola escucha de su
nombre…˜ la integralidad de su recuerdo queda evocada…˜ se manifiesta a nosotros
como presente…˜ y nosotros recuperamos el sabor de ese alguien…˜
El sabor de ese alguien es su verdad para nosotros…˜ Los recuerdos de los momen-
tos compartidos…˜ la materialidad de esos recuerdos…˜ son sólo el soporte del sabor de
ese alguien…˜ Lo que recordamos de ese alguien es en realidad muy sutil…˜ muy fi-
no…˜ muy inaprensible…˜ Lo que recordamos es su sabor…˜
Si ese alguien fue muy amado…˜ su sabor es muy intenso…˜ Es capaz de reedificar
una imagen hecha sólo de recuerdo de todos los momentos intensos en que el sabor fue
profundo…˜
La recordación del sabor lleva aparejada la reactualización del amor…˜ La sola
mención de su nombre…˜ reactualiza en nosotros el sabor íntegro de lo que una vez
amamos…˜
Igualmente con la mención de nuestro verdadero estado real…˜ Su nombre no es un
nombre…˜ su nombre es un condensado de sabor…˜: “Sois sin nacimiento”…˜
Cuando uno escucha esta proposición…˜ lo que esta proposición evoca…˜ viene a
nuestra presencia como una recordación…˜ Es menester que nosotros recordemos…˜
“¿Era yo o no era…˜ cuando el nacimiento no era?”…˜ Y es menester que prestemos
una buena escucha a la respuesta que brota de nosotros mismos…˜ “¿Era yo o no era…˜
cuando el nacimiento no era?”…˜ ¿Qué evoca…˜ qué suscita esta pregunta?…˜ ¿a qué
sabe?…˜
Dándole nuestra completa hondura…˜ escuchemos atentamente lo que nuestro pro-
pio ser nos dice…˜ Veamos sin miedo la posibilidad de un estado en que nosotros so-
mos sin nacimiento…˜ Prestemos una profunda atención a su sabor…˜ saboreemos pro-
fundamente a qué sabemos nosotros mismo cuando el nacimiento no era…˜ No nos de-
tengamos en los levantamiedos conceptuales que nuestra mente esgrime para asustar-
nos…˜ Centrémonos intensamente en el sabor de nosotros mismos cuando el nacimien-
to no es…˜ Saboreemos ese sabor…˜ comprobemos que sabe completamente a nosotros

113
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

mismos…˜: un fundido de dicha indivisible…˜ sereno…˜ igualmente aquí y ahora y en


la profundidad insondable de nuestro sin nacimiento…˜ Si la evocación de nuestro ver-
dadero estado es lo que debe ser…˜ si ningún levantamiedos nos impide recordarnos a
nosotros mismos aquí y ahora…˜ entonces está también presente el amor…˜ Éste es el
amor real…˜ Amamos lo que estamos viendo…˜ sin nacimiento es lo que estamos vien-
do…˜ Lo sabemos y lo amamos…˜ Todo esto es un sabor…˜ Cuanto más cerca está uno
del lo que ama tanto más importante es el sabor…˜
Por ello no se trata de saber nada del estado sin nacimiento…˜ se trata de saborear a
qué sabe…˜ Su recordación es inmediata en su sabor…˜

114
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1860
_____________

La recordación empieza con la escucha…˜ se verifica con la visión…˜ y se consuma


con la saboreación…˜ La saboreación del estado sin nacimiento es real…˜: un único
fundido saboreándose a sí mismo sin distinción de nacimiento y no nacimiento…˜
Se dice en las doctrinas hindúes…˜ “De lo que el Saboreador entiende por el estado
sin nacimiento…˜ nadie saborea…˜ nadie que se acepta como nacido…˜ saborea jamás
sobre la tierra”…˜

115
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1861
_____________

“De lo que los saboreadores entienden por el estado sin nacimiento…˜ nadie sabo-
rea…˜ nadie que tiene nacimiento…˜ saborea nunca sobre la tierra”…˜
Las etapas de la saboreación del estado sin nacimiento son tres…˜ a saber…˜ prime-
ro la escucha…˜ segundo la visión…˜ y tercero la saboreación…˜ Saborear el estado sin
nacimiento es lo último…˜ Al estado sin nacimiento se le llama también el Néctar de los
Pies del Señor…˜ o también el Néctar de la Inmortalidad…˜ ¿Qué es un néctar?…˜ Un
néctar es un extracto…˜ un néctar es lo más fino…˜ la quintaesencia de una substan-
cia…˜ El néctar de la leche es la mantequilla…˜ El Néctar del estado sin nacimiento es
una saboreación de nuestra propia realidad última…˜ Podemos escuchar la proposi-
ción…˜ “Nosotros somos sin nacimiento”…˜ Comoquiera que escuchemos esta propo-
sición…˜ ya sea viniendo aparentemente de los labios de otro…˜ o ya sea brotando de
nuestro propio corazón…˜ estas palabras son la substancia de un significado que no
puede decirse y que nosotros tenemos que recordar…˜ Cuando estas palabras despiertan
nuestra recordación…˜ entonces se produce la visión de nuestro verdadero estado…˜
Vemos con toda certeza que sin nacimiento es nosotros…˜ Pero esto todavía no es fi-
nal…˜ La visión levanta un amor grande…˜ un anhelo indescriptible…˜ Aquí es menes-
ter recordar que el amor entra por los ojos…˜ pero que su cumplimiento está sólo en la
saboreación…˜ Hay que saborear lo que se ama…˜ El estado sin nacimiento no es una
nada seca y abstrusa para ser pensada…˜ El estado sin nacimiento es una quintaesencia
de quintaesencias que ha de ser saboreado…˜
En esta saboreación…˜ el nacimiento entero deviene la lengua con la que nuestro es-
tado sin nacimiento se degusta y se saborea a sí mismo…˜ El nacimiento es para esto…˜
el nacimiento no tiene otra función…˜
Ello es como dos enamorados que se miran…˜ El amor está en su mutua contempla-
ción recíproca…˜ Pero el amor anhela saborear…˜ Por más que se miren…˜ por más
que se contemplen…˜ la visión sola no es el conocimiento perfecto…˜ Hay una inmensa
atracción a saborearse…˜ Sólo saboreándose el amor encuentra su paz y su reposo…˜
Este amor en la forma es sólo un símbolo del amor real…˜ Por necesidades de ex-
presión tenemos que hacer uso del lenguaje de la dualidad…˜ De manera que lo que
ocurre podría decirse así…˜: Cuando nosotros escuchamos la proposición de que somos
sin nacimiento…˜ sin nacimiento en nosotros escucha…˜ reconoce…˜ y recuerda…˜ Se
escucha…˜ se reconoce…˜ y se recuerda…˜ Entonces se ve a sí mismo…˜ El ojo es
nuestro…˜ pero la visión es suya…˜ lo que ve también es suyo…˜ se ve a sí mismo…˜

116
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

En este momento nosotros le vemos y él nos ve…˜ Una sola visión compartida…˜ En-
tonces surge la atracción irresistible a saborear…˜ la distancia se acorta…˜ la visión
cesa…˜ se produce el contacto…˜ Entonces sobreviene la fusión y desaparición de las
partes…˜ y ya sólo queda la sublime saboreación de la Verdad…˜ No hay aquí ninguna
distinción de humano ni de divino…˜ Nuestra propia mismidad nos embebe…˜

117
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1862
_____________

Sólo la ebriedad exulta en cantos de alabanza…˜ Cuando el sabor de nuestro ser real
nos embebe…˜ nuestro corazón…˜ que ha devenido el Todo…˜ se llena de una explo-
sión de felicidad que rompe en canto…˜ Las plegarias más hermosas corren por nuestras
venas…˜ Entonces comprendemos que este nacimiento mismo es el Sin nacimiento…˜
Como una madre no puede contenerse de saborear a su hijo…˜ como dos enamora-
dos no pueden contenerse de saborearse mutuamente…˜ así es la atracción sublime de
nuestro Ser real a saborearse a sí mismo…˜

118
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1863
_____________

En la proposición “sin nacimiento” está todo lo que necesitamos escuchar sobre no-
sotros mismos…˜ Las escrituras no tienen palabras para expresarlo…˜ Por ello…˜ nues-
tro conocimiento de las escrituras está contenido en el nacimiento…˜ A la escucha de
esta proposición…˜ “sin nacimiento”…˜ en nosotros se produce una recordación inme-
diata de nuestro verdadero estado…˜ Recordamos el estado en que el nacimiento no
era…˜ Nuestra recordación de nuestro verdadero estado no es mental…˜ En nuestro
verdadero estado no había mente…˜ Nosotros nos recordamos a nosotros mismos con el
estado sin nacimiento mismo…˜
No concibáis el estado sin nacimiento…˜ que es vosotros…˜ como carente de al-
go…˜ como falto de algo…˜ que el nacimiento tiene…˜ y que el estado sin nacimiento
no tiene…˜ No hay absolutamente nada en el nacimiento que no esté en el estado sin
nacimiento…˜ Lo que en el estado nacimiento es experiencia y sensación de ser…˜ en el
estado sin nacimiento es mismidad y auto-conocimiento sin dualidad…˜
La recordación…˜ la visión…˜ y la saboreación son una misma operación en el esta-
do sin nacimiento…˜ Nosotros recordamos nuestro estado sin nacimiento…˜ lo ve-
mos…˜ lo saboreamos…˜ y lo amamos…˜ todo en el mismo instante de la escucha…˜
¿Qué es lo que más amamos?…˜ Lo que nosotros más amamos es ser…˜ No debe-
mos confundir existir con ser…˜ Nosotros amamos aparentemente el nacimiento debido
a que el nacimiento…˜ su saboreación…˜ suscita en nosotros la manifestación de nues-
tro estado sin nacimiento…˜ Pero nosotros sólo amamos lo que somos…˜ y lo que noso-
tros somos es sin nacimiento…˜
Saborear nuestro ser real es el fin último del nacimiento…˜ El nacimiento es la bo-
ca…˜ pero el beso es el estado sin nacimiento…˜ Cuando besamos nuestro verdadero
estado…˜ el elixir de la inmortalidad…˜ el elixir de nuestro estado sin nacimiento…˜ se
funde consigo mismo como un mar que se junta después de haber estado aparentemente
separado…˜ Las aguas son tan íntimamente las mismas…˜ que la fusión de su reencuen-
tro estalla en un océano de felicidad…˜ Si nunca antes habíamos comprendido lo que es
dar gracias…˜ ahora lo comprendemos…˜ Las aguas de nuestro verdadero ser se abra-
zan entre sí…˜ se besan…˜ se saborean…˜ Es un abrazo que canta…˜ un abrazo que
agradece…˜ un abrazo que suspira…˜ un abrazo que ríe…˜ Entonces el nacimiento
exulta…˜ y canta…˜ y efunde dicha y felicidad…˜
Es como un hijo que mira a una madre y una madre que mira a un hijo que creía
perdido…˜ Lo besa…˜ lo saborea…˜ y su corazón reposa…˜ O como dos enamorados

119
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

que se encuentran repentinamente después de una larga separación…˜ Se miran…˜ se


besan…˜ y se saborean…˜ Cada uno le sabe al otro exactamente como lo que cada co-
razón anhelaba…˜ y el corazón reposa…˜
Recordar es el despertar del anhelo…˜ ver es el reconocimiento y la verificación de
la verdad…˜ Pero aún queda saborear…˜ Saborear es la última operación del amor…˜

120
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1864
_____________

En todo lo que amamos…˜ lo que amamos es nuestro verdadero estado…˜ En todo


lo que besamos…˜ lo que besamos es nuestro verdadero estado…˜ En todo lo que ala-
bamos…˜ lo que alabamos es nuestro verdadero estado…˜ Toda felicidad viene sólo de
la saboreación de nuestro verdadero estado…˜
Cuando dos enamorados escuchan a sus corazones exultar de felicidad en la fusión
de su beso…˜ esa saboreación es sólo un símbolo del beso y fusión y saboreación de
nuestro verdadero estado…˜ Sin nacimiento no es un montón de nada…˜ Sin nacimien-
to es el reposo de nuestro corazón en la fusión del beso…˜

Este es el Dios al que adoramos…˜ y el Dios que nos adora…˜ Un único fundido de
felicidad…˜ como dos enamorados que se saborean…˜

121
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1865
_____________

Estad bien atentos…˜ bien presentes al maravilloso milagro que tiene lugar incesan-
temente en nuestro corazón…˜ Nosotros podemos recordar…˜ Pero daos cuenta que
nuestra recordación es siempre ahora…˜ Nosotros no retrocedemos jamás al momento
en que tuvo lugar el acontecimiento recordado…˜ Nuestra recordación es siempre una
función del ahora…˜
Cuando recordamos el estado en que nada de esto estaba aquí…˜ nuestra recorda-
ción convoca en este mismo ahora…˜ el estado en que nada de esto estaba aquí…˜ De
esta manera…˜ el estado sin nacimiento y el estado nacimiento…˜ el recordado y recor-
dador…˜ confluyen en este instante único…˜ en este ahora único…˜ A esta confluencia
de los dos estados de nuestro verdadero ser…˜ le llamamos su encuentro…˜ su mutua
visión…˜ y su beso…˜ En esta confluencia…˜ el nacimiento y el sin nacimiento se
abrazan…˜ se mezclan…˜ se saborean…˜ y la paz del corazón se establece…˜
Lo mismo que el corazón amoroso exulta palabras hechas de felicidad en el instante
mismo de la saboreación de lo que ama…˜ así…˜ en el instante de la confluencia de
nuestros dos estados…˜ nuestro corazón exulta palabras hechas de felicidad eterna…˜
Mirad…˜ la vía media es la vía exacta…˜ Ni nacimiento ni sin nacimiento…˜ sino
sólo su confluencia…˜ sólo su beso…˜ sólo su mutuo reconocimiento y saboreación…˜
Nuestro corazón es este lugar elegido…˜ Es en nuestro corazón donde los dos estados se
encuentran…˜
Ciertamente nosotros somos sin nacimiento…˜ pero el nacimiento mismo es también
sin nacimiento…˜ Todo en el nacimiento es perfectamente adecuado para que la recor-
dación…˜ y la visión…˜ y la saboreación tengan lugar incesantemente…˜ Es un taller
perfecto y prodigioso donde la obra de nuestra reintegración a nuestro verdadero estado
tiene lugar siempre ahora…˜
No es verdad que nosotros seamos nada…˜ No debemos proyectar el estado sin na-
cimiento a cuando el nacimiento ya no sea…˜ El estado nacimiento está aquí para al-
go…˜ Es un templo…˜ un ámbito de adoración y de amor…˜ donde nosotros adoramos
al Dios que adoramos y el Dios que adoramos nos adora…˜
Adorar es tocar…˜ adorar es oler…˜ adorar es besar…˜ adorar es saborear…˜ adorar
es sentir el elixir de la certeza clamando en nuestras venas…˜ adorar es escuchar las
plegarias que Dios mismo se hace…˜
No había nacimiento…˜ Ahora el nacimiento está aquí…˜ y con él nosotros recor-
damos que no había nacimiento…˜ De manera que el nacimiento mismo no es otro que

122
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

el no nacimiento…˜ Por ello…˜ nuestro estado sin nacimiento ha aparecido a sí mismo


como este instante en que nosotros somos omniscientes de todo…˜ Con el estado naci-
miento…˜ nosotros somos omniscientes…˜ siempre Ahora…˜ de que el estado naci-
miento no era…˜ Nuestra omnisciencia es el estado sin nacimiento mismo conociéndose
a sí mismo en su propio espejo que es el nacimiento…˜

No habrá paz hasta que comprendamos que Ahora es siempre el momento de la re-
cordación…˜ de la visión…˜ y de la saboreación…˜

A este grandísimo Dios sí podemos suplicarle…˜ Dentro de nuestro propio corazón


está su venerabilísima Presencia…˜ Sin nacimiento es el grandísimo Dios que adora-
mos…˜ Siempre Ahora…˜ aquí…˜ en nuestro corazón recordado…˜ presenciado…˜ y
saboreado…˜
Sin nacimiento es la Vida del nacimiento…˜ Siguiendo el hilo del nacimiento…˜ si-
guiendo el rastro del nacimiento…˜ sumerjámonos en la Vida de nuestra vida…˜

123
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1866
_____________

Mirad…˜ donde está nuestro estado nacimiento…˜ está nuestro estado sin nacimien-
to…˜ Nuestro estado nacimiento no puede ser por sí sólo ni un segundo…˜ Esto quiere
decir que nuestro estado nacimiento no es otro que nuestro estado sin nacimiento…˜
esto quiere decir que Ahora mismo…˜ nosotros somos exactamente el estado sin naci-
miento…˜ Esto quiere decir que nuestro estado nacimiento y nuestro estado sin naci-
miento son un mismo estado…˜
Ahora es siempre el momento de la comprensión…˜ Nosotros no somos otro que el
estado sin nacimiento…˜ y nuestro estado nacimiento mismo no es otro que el estado
sin nacimiento…˜
El nacimiento es un artefacto…˜ el nacimiento es un órgano de saborear…˜ Dentro
de nuestro corazón está la sal de nuestro estado sin nacimiento…˜ Y nuestro estado sin
nacimiento se saborea a sí mismo incesantemente como la sal de sí mismo…˜ Y noso-
tros…˜ que somos el eterno sin nacimiento…˜ sabemos y sentimos que nosotros so-
mos…˜ Pero toda esta operación…˜ auto-contenida en nuestro corazón…˜ que es el
estado sin nacimiento mismo…˜ es siempre Ahora…˜ La eternidad de nuestro sin naci-
miento es siempre Ahora…˜ y como tal tiene que ser aprehendida…˜ Nosotros tenemos
que darnos cuenta de quién somos…˜ No nos falta nada…˜ El nacimiento está aquí para
eso…˜ diciéndonos incesantemente quién somos…˜ El nacimiento y el sin nacimiento
coinciden…˜ cooperan…˜ son una misma realidad…˜
Tenemos que comprender esto…˜ Nuestro estado sin nacimiento no ha quedado allí
atrás…˜ cuando el nacimiento no era…˜ Nuestro estado sin nacimiento no nos espera
allí adelante…˜ cuando el nacimiento ya no sea…˜ Nuestro estado sin nacimiento es
este estado nacimiento mismo…˜ Ahora…˜ siempre Ahora…˜
El estado nacimiento es benigno…˜ es una bendición…˜ El estado nacimiento jamás
puede devenir nuestra prisión…˜ ni nuestra tumba…˜ El estado nacimiento es sólo un
artefacto hecho de sin nacimiento para que haya este sabor que sin nacimiento tiene de
sí mismo…˜
Un artefacto no tiene vida por sí sólo…˜ Un artefacto…˜ cualquiera que sea…˜ su
vida es su razón de ser…˜ su vida es su uso…˜ ¿Usamos nosotros el nacimiento para
saber quién somos?…˜ ¿No para saber quién somos mañana…˜ no para saber quién
somos ayer…˜ sino para saber quién somos Ahora?…˜ Si no lo hacemos…˜ el resultado
es la frustración…˜ y la angustia…˜ la soledad y la incomunicación…˜ ¿Por qué es ello
así?…˜ Ello es así porque nosotros sustituimos nuestro conocimiento y saboreación de

124
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nosotros mismos…˜ que está teniendo lugar siempre Ahora…˜ por el recuerdo de lo que
nunca hemos sido…˜ y por la esperanza de lo que nunca seremos…˜ Nosotros somos
siempre Ahora…˜ Ahora no tiene principio ni fin…˜
No os voy a alentar con la esperanza…˜ tengo algo mejor que proponeros que la fal-
sedad de hacer que os sintáis seres temporales…˜ Fijaos cuán frágil es la consistencia de
los seres que aceptan ser temporales…˜ No se dan cuenta de que sólo cuentan con Aho-
ra…˜ Y aunque Ahora no tiene principio ni fin…˜ Ahora jamás es ayer y nunca será
mañana…˜ ¿Cómo vais a saber quién sois mañana?…˜ Ello no es posible…˜ Vosotros
sabéis quién sois siempre Ahora…˜ Esto es muy importante…˜ hay que hacer cesar
completamente las expectativas temporales…˜
Este es siempre el Ahora de la comprensión…˜ Nosotros somos sin nacimiento…˜
SIN NACIMIENTO…˜ Sin nacimiento es siempre Ahora…˜

125
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1867
_____________

El estado sin nacimiento que no se conoce a sí mismo…˜ y que llamamos ignoran-


te…˜ es el mismo estado sin nacimiento que se conoce a sí mismo…˜ y que llamamos
sabio…˜ El nacimiento de por sí no es más que un instrumento…˜ Su vida consiste en
su uso…˜ su vida es sólo uso…˜
El estado de ignorancia de lo que uno mismo es…˜ se debe únicamente a un uso
erróneo del artefacto nacimiento…˜ Donde está el artefacto está quien lo usa…˜ Cono-
ced a quien usa vuestro artefacto nacimiento…˜ conoceos a vosotros mismos…˜ Voso-
tros sois la vida de vuestro artefacto nacimiento…˜ Vuestro artefacto nacimiento…˜ por
sí mismo sólo…˜ ni nace ni muere…˜ Vuestro artefacto nacimiento…˜ por sí mismo
sólo…˜ sin vosotros que os saboreáis con él…˜ y que sois sin nacimiento…˜ es absolu-
tamente inexistente…˜ No hay artefacto nacimiento sin el estado sin nacimiento que lo
usa…˜
Usadlo para conoceros…˜ usadlo para contemplaros…˜ usadlo para saborearos…˜ Y
recordad incesantemente que uno no se conoce ayer…˜ que uno no se contempla
ayer…˜ que uno no se saborea ayer…˜ El tiempo de nuestro verdadero ser…˜ que es
este incesante instante de encuentro…˜ contemplación…˜ y saboreación de nosotros
mismos en el espejo del nacimiento…˜ es siempre Ahora…˜ Ahora es siempre el tiem-
po…˜ igualmente del estado sin nacimiento y del estado nacimiento también…˜

126
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1868
_____________

Somos sin nacimiento…˜ Lo que estas palabras significan…˜ es el almacén de nues-


tra totalidad…˜ El nacimiento es sólo la recordación de nuestra completud primera…˜
Por ello…˜ está hecho sólo de amor…˜ El nacimiento es siempre este instante…˜ este
siempre Ahora…˜ en que la evocación plena de nuestro verdadero estado está teniendo
lugar…˜ No hay ningún otro nacimiento que la recordación…˜ visión…˜ y saboreación
de nuestro verdadero estado…˜ Y este nacimiento no comienza ni acaba…˜ este naci-
miento verdadero…˜ sólo despierta y se duerme…˜ Despierta con la escucha…˜ des-
pierta a la recordación de sí mismo…˜ despierta a la visión de sí mismo…˜ despierta al
amor profundo de sí mismo…˜ despierta a la saboreación de sí mismo…˜ todo en un
instante…˜ todo en este instante…˜ todo siempre Ahora…˜
No hay ninguna edad para el nacimiento…˜ Nuestro nacimiento…˜ esta oportunidad
bienaventurada de saber y de saborear quién somos…˜ no está en ningún tiempo…˜ no
está en ningún espacio…˜ no está a ninguna distancia del comienzo del tiempo…˜ no
está a ninguna distancia del comienzo del espacio…˜ Nuestro nacimiento es siempre
este instante…˜ Ahora…˜ el instante y el Ahora de nuestro despertar…˜
Por ello…˜ no consideréis que el nacimiento sea mortal…˜ no hay ninguna mortali-
dad en el nacimiento…˜ Lo que el nacimiento es verdaderamente…˜ no es mortal…˜ Lo
que el nacimiento es verdaderamente…˜ este despertar a la recordación de nosotros
mismos Ahora…˜ es de la misma mismidad que Eso a lo que despertamos…˜ recuerda
exactamente Eso a lo que despertamos…˜ contempla integralmente Eso a lo que desper-
tamos…˜ ama y saborea por identidad Eso a lo que despertamos…˜ El nacimiento…˜
este despertar a la recordación integral de nosotros mismos Ahora…˜ es Eso mismo a lo
que despertamos…˜
El nacimiento no es en absoluto el parto de un paquete de mortalidad espacial y
temporal…˜ Lo que llamamos nuestro cuerpo no es lo que parece…˜ no es lo que hemos
aceptado que es…˜ es infinitamente más misterioso y más sutil…˜
Jamás hay un nacimiento de nosotros como lo que entendemos falsamente por naci-
miento…˜
Nacimiento es sólo despertar…˜ nacimiento es sólo comprender…˜ nacimiento es
sólo recordar…˜ y contemplar…˜ y amar…˜ y saborear…˜ lo que somos realmente…˜
Ahora…˜ en este instante…˜ somos los dos…˜ Somos lo que somos…˜ y somos
también lo que está recordando lo que somos…˜ lo que lo contempla…˜ lo que lo
ama…˜ lo que lo saborea…˜

127
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Es como dos hermanos muy queridos entre sí…˜ cuyos brazos abrazan mutuamente
sus hombros…˜ Sólo tienen consciencia de este instante…˜ de este Ahora en que se
tienen mutuamente…˜ Uno es la fuerza y el sostén del otro…˜ Su intimidad no se ex-
presa en palabras…˜ No importa el mundo que les rodea…˜ van por su camino…˜ y no
saben a donde…˜ Su verdadero reposo está en este tenerse mutuamente abrazados por el
hombro…˜
Nuestro estado sin nacimiento y nuestro estado nacimiento son como estos dos her-
manos…˜ Su hermandad nunca cesa…˜ Sin nacimiento es el mayor…˜ sin nacimiento
es primero…˜ Pero su amor de su hermano es tan grande…˜ que lo hará de sí mismo
dándose a él integralmente…˜

128
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1869
_____________

Cuanto más maravillosa es la proposición…˜ tanto más verdadera…˜ Mirad…˜ en


nosotros tiene que desaparecer nuestra propia concepción de nosotros mismos como
seres pequeños y solitarios abandonados en un mundo hostil pleno de amenazas y de
sufrimientos…˜ El nacimiento es el hermano amado del estado sin nacimiento…˜ Esta
es una hermandad real…˜ íntima…˜ verificable…˜ un junto de serenidad indescripti-
ble…˜ Cogidos por el hombro…˜ su reposo es perfecto…˜ El nacimiento es el desper-
tar…˜ su hermano es el Despertado…˜
¿Qué os parece encontrar que los dos hermanos somos uno?…˜

129
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1870
_____________

El nacimiento mismo es lo que sin nacimiento es…˜ Lo que nosotros llamamos


nuestro nacimiento…˜ es la oportunidad gloriosa de la familiaridad íntima…˜ Nuestro
verdadero estado…˜ sin nacimiento…˜ está completamente presente y revelado a noso-
tros mismos Ahora…˜ Y su presencia y revelación…˜ coincide exactamente con este
instante de auto-consciencia que llamamos nacimiento…˜ Sin nacimiento y nacimiento
son dos hermanos inseparables…˜ La felicidad de ambos está en su conocimiento mu-
tuo…˜ Sin su hermano “sin nacimiento”…˜ el nacimiento es huérfano…˜ Sin su herma-
no “nacimiento”…˜ sin nacimiento no sabe que él es…˜
Su encuentro y mutuo abrazo…˜ es nuestra felicidad total…˜ El nacimiento da a sin
nacimiento el conocimiento…˜ y sin nacimiento da al nacimiento su inmortalidad…˜
Ambos coinciden…˜ Ambos se dan uno a otro…˜ como hermanos…˜ como padre a
hijo…˜ como esposo a esposa…˜ Es una totalidad donde no se excluye nada…˜ toda
traspasada de canto de familiaridad íntima…˜
El nacimiento se entrega completamente confiado a su hermano…˜ Sin nacimiento
lo acoge…˜ se muestra a él…˜ le muestra su intimidad llana…˜
Entonces uno comprende que esta hermandad nunca se ha roto…˜ Entonces uno
comprende que esta hermandad es eterna…˜

No hay ningún nacimiento como lo entiende el nacimiento por sí sólo…˜ Ese uni-
verso monstruoso donde se nace para morir no ha existido nunca…˜ El nacimiento no es
lo que se entiende…˜ No hay ningún tiempo ni espacio que comiencen realmente nun-
ca…˜ Nacimiento es otro nombre para este Ahora…˜ en que este nacimiento nos revela
a nosotros mismos sin nacimiento…˜ Cuando nosotros vemos que somos sin nacimien-
to…˜ el nacimiento mismo deviene instantáneamente sin nacimiento también…˜ Ambos
coinciden…˜ Nuestro nacimiento es nuestra propia auto-revelación a nosotros mis-
mos…˜ Abrazándonos estrechamente con el nacimiento…˜ la unión y fusión de am-
bos…˜ de nuestro nacimiento y de nuestro sin nacimiento…˜ coincide en nuestro co-
razón con la Identidad Suprema…˜
Entonces…˜ sin nacimiento acepta la ofrenda…˜ y su aceptación de la ofrenda de
nuestro nacimiento…˜ es la convicción absoluta de esta hermandad eterna…˜

El Canto está presente cantando cantos de familiaridad…˜: “Jamás ha habido un


tiempo…˜ y jamás habrá un tiempo…˜ en que esta hermandad no sea”…˜

130
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

El abrazo es siempre Ahora…˜ Comprenderse a uno mismo sin nacimiento no es to-


do…˜ Hay que comprender también que el nacimiento mismo…˜ con cuya presencia
esta comprensión está siendo posible ahora…˜ es también sin nacimiento…˜
Mi propia comprensión de esto es tan pasmosa que no alcanzo a decirlo…˜ Cuanto
más maravillosa es una propuesta…˜ tanto más verdadera es…˜ Y la Verdad Última es
absolutamente maravillosa…˜ El nacimiento mismo no acaba debido a que no comien-
za…˜ Ahora…˜ este Ahora que es siempre el ahora de la comprensión…˜ no comienza
ni acaba…˜ Ahora es siempre ahora…˜
No concibáis que vuestro nacimiento es el comienzo de vuestra apariencia…˜ Vues-
tro nacimiento es la oportunidad de encontrar en vosotros mismos lo que realmente
sois…˜

131
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1871
_____________

Lo que entendemos por la palabra nacimiento no es otra cosa que el abrazo íntimo a
sí mismo de nuestro verdadero ser real…˜ Creyéndonos seres…˜ creyéndonos pari-
dos…˜ nosotros mismos frustramos el incesante Ahora de este abrazo…˜
Frustrando el incesante Ahora de este abrazo…˜ creemos ser lo que recordamos…˜ y
pensamos que seremos lo que imaginamos…˜ Nuestro modelo para nuestro error es
siempre un parto…˜ una duración temporal…˜ y una muerte…˜
Bienaventurado y felicísimo el que comprende…˜ El nacimiento es el abrazo a sí
mismo de nuestro verdadero ser…˜ De este abrazo que es siempre Ahora…˜ viene el
conocimiento y la consciencia de que nosotros somos…˜ Sin-nacimiento-y-con-
nacimiento es esta Identidad Suprema…˜ siempre Ahora…˜ siempre eterna…˜ sin prin-
cipio ni fin…˜ de la felicidad absoluta de saber quién somos…˜

132
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1872
_____________

Cuando estamos saboreando que somos sin nacimiento…˜ en ese preciso instante
que es siempre Ahora…˜ este nacimiento…˜ este Ojo de comprensión…˜ se identifica y
se sumerge en su verdadera naturaleza…˜ El nacimiento por sí sólo jamás encuentra su
verdadera naturaleza…˜ Es el estado sin nacimiento…˜ nuestro ser más íntimo…˜ nues-
tra casa…˜ nuestra bendición…˜ nuestro amado…˜ y nuestro guía…˜ el que nos encuen-
tra a nosotros cuando nosotros le encontramos…˜ En este encuentro está la bendición
del nacimiento…˜ Es un instante amadísimo que no acaba…˜ Entonces comprendemos
que el nacimiento es también sin nacimiento…˜
Nuestro verdadero nacimiento es el instante en que comprendemos…˜ y contem-
plamos…˜ y saboreamos quién somos…˜ Esto no es una operación mental…˜ es algo
vivo…˜ vivísimo…˜ una completud vital absoluta…˜ Se puede pensar en la sal…˜ pero
este pensamiento “sal”…˜ no despertará en nosotros ningún sabor…˜ Nuestro verdadero
nacimiento es una operación vital eterna…˜ Es con el nacimiento con lo que compren-
demos…˜ y contemplamos…˜ y saboreamos quién somos…˜ El nacimiento…˜ por lo
tanto…˜ no está excluido de nuestra verdadera naturaleza…˜ no es mortal…˜ no es ma-
terial…˜ no es grosero…˜
Sin embargo…˜ cuando nosotros no somos encontrados por nuestra verdadera natu-
raleza…˜ el nacimiento mismo…˜ que no sabe quién es…˜ está como aislado e incomu-
nicado…˜ El nacimiento nunca puede encontrar por sí sólo Eso de lo cual él es el Ojo de
su auto-comprensión…˜ Nuestro nacimiento es siempre el encontrado…˜ el hallado…˜
el bendecido…˜ el llamado…˜ el acogido…˜ el hecho de la misma mismidad que se
comprende y se contempla y se saborea a sí misma con él…˜
Nosotros nacemos verdaderamente en el instante en que nuestro nacimiento es en-
contrado…˜ y hallado…˜ y bendecido…˜ y acogido…˜ y hecho de la misma mismidad
que se comprende y se contempla y se saborea a sí misma con él…˜ Y esta mismidad
prodigiosa es sin nacimiento…˜
¡Cuánto sufrimiento…˜ cuánto dolor…˜ cuánta pena profunda…˜ hasta que somos
encontrados…˜ y hallados…˜ y acogidos…˜ y bendecidos…˜ y hechos de la misma
mismidad que nuestro estado eterno!…˜
El nacimiento encontrado es una bendición incalculable…˜ Está presente en esta re-
cordación…˜ está presente en esta contemplación…˜ está presente en esta saboreación
de nuestro estado eterno…˜

133
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

¿Cómo recordaríamos y qué recordaríamos sin esta recordación que nace en este
mismo instante en que recordamos?…˜ ¿Cómo contemplaríamos y qué contemplaría-
mos sin esta contemplación que nace en este mismo Ahora en que contemplamos?…˜
¿Cómo saborearíamos y qué saborearíamos sin esta saboreación que nace en este Ahora
sublime en que saboreamos?…˜
El estado sin nacimiento y el estado nacimiento son un solo estado…˜ Nuestro na-
cimiento significa únicamente esta recordación…˜ y contemplación…˜ y saboreación de
que nosotros somos sin nacimiento…˜
Bienaventurados los que se recuerdan…˜ y se contemplan…˜ y se saborean a sí
mismos sin nacimiento…˜ Ellos entregan incesantemente su nacimiento a este Ahora
del abrazo sublime de su propia mismidad…˜

134
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1873
_____________

Soy sin nacimiento…˜ y mi nacimiento es este Ahora eterno en que lo sé…˜ Siem-
pre había sabido que mi nacimiento es eterno…˜ exactamente idéntico a lo que recuer-
do…˜ contemplo…˜ y saboreo de mí mismo con él…˜ pero no alcanzaba a decírme-
lo…˜ no alcanzaba a expresármelo…˜ no alcanzaba a contemplarlo…˜ no alcanzaba a
saborearlo…˜ Es una bendición sobrecogedora que mi verdadera naturaleza me haya
encontrado…˜

Sabed que las palabras recordación…˜ contemplación…˜ y saboreación nombran


operaciones vitales que sobrecogen…˜ No tienen nada que ver con la imaginación ni
con la mentación…˜
Cuando se recuerda verdaderamente el estado sin nacimiento…˜ su prevalecencia es
tan sobrecogedora que uno recibe el sello de la certeza…˜ Cuando se contempla…˜ su
omnipresencia rebosa desvaneciendo todo lo que no es sin nacimiento…˜ Su sello es un
amor como un maremoto…˜ A él sólo queremos pertenecer…˜ Cuando se saborea…˜ el
nacimiento se ve a sí mismo como el hermano querido…˜ como el hermano amado…˜
como el hermano buscado…˜ como el hermano encontrado…˜ Su sello es la certeza
absoluta de la eternidad de este Ahora…˜

135
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1874
_____________

Volvamos al comienzo…˜ recedamos a cuando “nada existía”…˜


Ved “nada existía”…˜ Recordad “nada existía”…˜ Saboread “nada existía”…˜ Ved-
lo ahora…˜ recordadlo ahora…˜ contempladlo ahora…˜ saboreadlo ahora…˜ Ahora
podemos recordar Eso…˜ ahora podemos contemplar Eso…˜ ahora podemos saborear
Eso…˜ ¿Por qué es ello así?…˜ Ello es así…˜ debido a que todo esto que ahora está
existiendo…˜ y que es sólo lo que nosotros llamamos nuestro nacimiento…˜ es nuestro
propio órgano de recordación…˜ de contemplación…˜ y de saboreación de nosotros
mismos…˜ Lo que llamamos nuestro nacimiento es sólo esta posibilidad actual de re-
cordarnos…˜ de contemplarnos…˜ y de saborearnos a nosotros mismos…˜
Es un órgano de perfección sublime…˜ en cuyo uso por nosotros…˜ está nuestra
oportunidad de saber quién somos…˜ Saber quién somos es todo lo que tenemos que
saber…˜
El nacimiento es este conocimiento…˜ consciencia…˜ y sensación de ser…˜ El na-
cimiento no es jamás de un alguien…˜ el nacimiento es sólo el comienzo de esta opera-
ción vital de conocernos ser…˜ de ser conscientes de que nosotros somos…˜ de sentir y
saborear que nosotros somos…˜ Pero no es el nacimiento de nosotros…˜ Con el naci-
miento nos conocemos…˜ con el nacimiento nos recordamos…˜ con el nacimiento nos
sentimos ser…˜ Pero el nacimiento no es el nacimiento de nosotros…˜ es sólo una ope-
ración vital que nos revela a nosotros mismos…˜
Nosotros no sabíamos que nosotros somos…˜ y nada nos faltaba…˜ Ahora que sa-
bemos que nosotros somos…˜ tampoco nos falta nada…˜
Mirad bien…˜ mirad profundamente…˜ ¿Cómo vinimos nosotros a saber que noso-
tros somos?…˜ Ello no fue como se gusta pensar…˜ No hubo para nosotros ningún par-
to…˜ Nosotros no fuimos formados jamás en una matriz…˜ Para nosotros mismos…˜
nuestro propio nacimiento…˜ ¿cómo fue?…˜ ¿cuál fue su modelo?…˜ ¿a cuál conoci-
miento previo se pareció?…˜
Para mí mismo…˜ mi propio nacimiento…˜ ese momento en que estoy viniendo a
saber que yo soy…˜ es siempre este momento en que estoy sabiendo que yo soy…˜ Yo
no alcanzó a localizar en ningún tiempo ni en ningún espacio esa primera vez que vine a
saber que yo soy…˜ Yo no me veo a mí mismo siendo gestado en ninguna matriz…˜ no
tengo el menor conocimiento de que haya habido nunca un parto de mí…˜
Sin embargo sí tengo una recordación exacta…˜ perfecta…˜ omnisciente…˜ de
cuando “nada existía”…˜

136
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1875
_____________

Nada existía…˜ ¿cómo lo sabemos?…˜


Contemplemos profundamente “nada existía”…˜ Contemplemos profundamente
“nosotros estamos sabiendo ahora que nada existía”…˜ Comprendamos este conoci-
miento…˜ ahora…˜: “nada existía”…˜ Comprendámonos a nosotros mismos compren-
diendo…˜ ahora…˜: “nada existía”…˜
Veamos profundamente qué es este estado: “nada existía”…˜ ¿Cómo lo sabemos no-
sotros?…˜ ¿cómo lo estamos sabiendo nosotros?…˜
Toda nuestra comprehensión de nosotros mismos…˜ toda la comprensión de noso-
tros mismos…˜ está implícita en esta proposición…˜: “nada existía”…˜
Contemplándonos en el espejo de “nada existía”…˜ lo que nosotros somos…˜ lo que
nosotros somos verdaderamente…˜ sabe de sí mismo…˜ que lo que nosotros mismos
somos…˜ sí era cuando “nada existía”…˜
Esta contemplación de nosotros mismos…˜ en el espejo de “nada existía”…˜ este
sabernos a nosotros mismos prevalecer cuando “nada existía”…˜ nadie puede dárnoslo
sabido…˜ Es el sabor de nosotros mismos…˜ es un sabor de nosotros mismos sólo…˜
prevaleciendo cuando el conocimiento no existía…˜
Cuando “nada existía”…˜ este conocimiento…˜ ahora…˜ de que “nada existía”…˜
tampoco existía…˜ Pero nosotros sabemos con él…˜ ahora…˜ nuestra prevalecencia en
nosotros mismos cuando el conocimiento de que nosotros somos “no existía”…˜
Aunque esto es una letanía hecha de palabras…˜ las palabras no son lo que nom-
bran…˜ “Nada existía”…˜ es el estado de nuestra prevalecencia absoluta…˜ Tiene que
ser recordado…˜ hecho presente…˜ traído a la presenciación ahora…˜ visto completa-
mente ahora…˜ amado integralmente ahora…˜ saboreado sin principio ni fin ahora…˜
“Nada existía” es ahora exactamente idéntico a cuando nosotros no sabíamos que noso-
tros somos…˜ En “nada existía” no está incluido quién está sabiendo ahora que nada
“existía”…˜ ¿Y quién es ese que está sabiendo ahora que nada “existía”?…˜ Ese es el
mismo ahora que el que era cuando nada “existía”…˜
Profundizad mucho en vosotros mismos…˜ descubrid en vosotros mismos a éste que
sabe siempre que “nada existía”…˜ Este…˜ este nosotros mismos dentro de nosotros
mismos…˜ este nosotros mismos de nosotros mismos…˜ es cuando nada más existe…˜

137
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1876
_____________

Todas las noches…˜ en el estado de sueño profundo…˜ ¿qué podemos decir noso-
tros de nuestro estado de sueño profundo?…˜ ¿en qué se distingue un sueño profundo
de otro?…˜ ¿Cómo distinguimos nosotros entre nuestros sueños profundos?…˜ ¿No es
verdad que es más bien un único sueño profundo siempre…˜ en cuyo seno se interca-
la…˜ intermitentemente…˜ por así decir…˜ la ocurrencia de la vigilia?…˜ ¿No es ver-
dad que únicamente el contenido de la vigilia parece ser diferente…˜ de una vigilia a
otra?…˜ ¿No es verdad que el sueño profundo es siempre uno…˜ sin divisiones…˜
exactamente idéntico a sí mismo?…˜ ¿No es verdad que no hay ningún conocimiento de
nosotros mismos en el estado de sueño profundo?…˜ ¿No es verdad que el estado de
sueño profundo no tiene testigo de su comienzo?…˜ ¿No es verdad que el estado de
sueño profundo no es viejo ni joven…˜ ni aburrido…˜ ni fatigoso?…˜
Ciertamente el estado de sueño profundo es uno sólo…˜ exactamente idéntico a sí
mismo…˜ a lo largo de toda la existencia del estado conocimiento…˜ Lo que nosotros
llamamos cada despertar…˜ es sólo una aparente ruptura intermitente en este monolito
de felicidad auto-suficiente…˜
Tradicionalmente se dice que durante el sueño profundo…˜ que en sí mismo es sin
duración…˜ el Dueño del Taller del cuerpo-y-alma-y-mente-y-espíritu recoge sus habi-
lidades y deja abandonados los instrumentos…˜ El cuerpo-y-alma-y-mente-y-espíritu
yace entonces vacío de actividad…˜ El conocimiento ha sido recogido…˜ y absorbido y
hecho uno en la propia mismidad del Dueño del Taller…˜
Ahora yo os pregunto…˜ ¿Podemos aplicar nosotros la proposición “nada existe” a
nuestra propia experiencia del estado de sueño profundo?…˜ Este “nada existe”…˜ ¿qué
nombra en nuestro estado de sueño profundo?…˜
En nuestro estado de sueño profundo…˜ exactamente uno y el mismo siempre…˜
exactamente idéntico anoche a cuando el nacimiento no se había producido…˜ ¿no es
verdad que en nuestro estado de sueño profundo “nada existe”?…˜
¿Es tan difícil comprender que el conocimiento es sólo la habilidad del Dueño del
Taller…˜ una habilidad que retira de su instrumento…˜ que es este cuerpo-y-mente-y-
alma-y-espíritu…˜ cuando su jornada termina?…˜
El cuerpo-mente-alma-y-espíritu no está más vivo que un leño de madera…˜ Es sólo
un taller…˜ una instrumentalidad…˜

138
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1877
_____________

Es un misterio pasmoso que siendo nosotros el estado eterno…˜ al mismo tiempo


parezca enteramente que somos otro…˜ Debido a ello nuestro corazón es un ascua de
anhelo infinito de encontrarnos…˜ Debido a ello…˜ nos buscamos atribulados…˜ Todo
nuestro interior huele al incienso eterno de la presencia sagrada…˜ Es una gran explo-
sión de amor lo que nos lleva a buscarnos…˜ Siéndolo…˜ buscamos lo que somos…˜
Es un misterio de adoración incomprensible…˜ cuya sola explicación es el silencio…˜
Mansamente…˜ el ascua de nuestro corazón va iluminando el rastro de lo que ama-
mos…˜ Sus huellas son cada vez más claras…˜ cada vez más recientes…˜ Repentina-
mente nos encontramos a nosotros mismos donde habíamos venido creyendo que íba-
mos a encontrar a otro…˜ Nuestro ser real es enteramente lo que buscamos…˜ y al en-
contrarlo…˜ lejos de desaparecer…˜ nuestro amor crece…˜ Su crecimiento llena la tota-
lidad de lo que es…˜ Y en sentir este amor sin límites está nuestra paz y nuestro sosie-
go…˜ Sólo este amor traspasa en un instante las fronteras del nacimiento y de la muer-
te…˜ Sólo con él nos comprendemos a nosotros mismos sin nacimiento…˜ Cuando nos
comprendemos sin nacimiento…˜ nos vemos realmente sin nacimiento…˜ Lejos de
disminuir…˜ nuestro amor crece…˜ Crece infinitamente…˜ Coincide exactamente con
lo que somos…˜
El nacimiento es sólo amor de nuestro verdadero estado…˜ Todos los nacimientos
son una tribulación de amor…˜ Todos los nacimientos son nuestro verdadero estado
jugando a esconderse de sí mismo…˜ Nuestro nacimiento es nuestro ascua de amor an-
helante en nuestro corazón…˜ Nosotros sólo somos este ascua cuyo anhelo nos mueve a
la búsqueda…˜ cuyo combustible está hecho de recordación de nuestro verdadero esta-
do real…˜ Nuestro corazón es como un océano vacío de agua anhelando ser llenado…˜
Está siempre lleno…˜ pero misteriosamente se siente a sí mismo vacío…˜ Es muy mis-
terioso…˜ jamás cesa de ser océano…˜ y sin embargo anhela ser el océano…˜ Es muy
misterioso…˜
Todo lo contenemos…˜ y sin embargo parece enteramente que todo nos contiene…˜
A no ser por este ascua de amor en el corazón…˜ ¿en qué consistiría nuestro ser noso-
tros lo que creemos ser?…˜ Pero el ascua es un asbesto…˜ indestructible…˜ hecha del
mismo Fuego que la atrae…˜ hecha de la misma mismidad que ama…˜ Su olor huele
enteramente a nuestra naturaleza real…˜ Por ello nosotros perdemos el sentido…˜ y
aunque somos siempre el Mar…˜ buscamos y buscamos el Mar…˜
La única respuesta real para este “¿por qué es ello así?”…˜ es el silencio…˜

139
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Mi corazón está lleno de un grandísimo pasmo…˜: como pasmo…˜ respiro pas-


mo…˜ siento pasmo…˜ amo indeciblemente este pasmo…˜ Me veo a mí mismo sin
nacimiento…˜ y este mismo ahora…˜ en que me veo sin nacimiento…˜ es mi propio
nacimiento que consiste sólo en pasmo…˜
Y este pasmo es sólo amor…˜
Amor es sólo el estado absoluto amándose a sí mismo…˜ ¿Qué comprensión puede
entender esto?…˜ Acto seguido sobreviene la absorción en el Océano de mismidad
sólo…˜ Todo se absorbe…˜ los estados de vigilia…˜ de sueño…˜ y de sueño profun-
do…˜ Sólo queda la consciencia de no tener principio ni fin…˜

140
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1878
_____________

Lo mismo que amamos…˜ eso somos…˜ de manera que eso mismo que amamos…˜
ha devenido este aparente nosotros para amarse…˜ Debido a que este amor luce en
nuestro corazón…˜ nosotros buscamos anhelantemente lo que nosotros somos…˜ Pero
es eso mismo que buscamos…˜ lo que se busca a sí mismo en este amor…˜ en este an-
helo de nuestro corazón…˜ Es un misterio pasmoso…˜
Amamos lo que somos…˜ y este amor mismo que ama lo que somos…˜ es ya lo que
somos…˜
Por nosotros mismos…˜ sin la luz de este amor ardiente luciendo en nuestra lámpa-
ra…˜ nosotros no existimos…˜ no hemos existido…˜ y nunca existiremos…˜ Esta luz
en nuestro corazón…˜ es la Vida de nuestro vida…˜
Por ello…˜ una vez comprendido lo que nosotros no somos…˜ nuestro corazón em-
prende la contemplación de lo que nosotros somos…˜ Para ello está aquí la lámpara
donde luce el ascua del amor inenarrable…˜ Que nadie diga que no sabe de qué amor se
trata…˜ No hay ningún otro amor que el amor del estado real por el estado real…˜ Pero
es un misterio pasmoso que lo que es sólo Uno se ame a sí mismo pareciendo dos…˜
Por mí mismo comprendo absolutamente lo que soy…˜ mi omnisciencia de mi ver-
dadero estado está completa…˜ siempre ha estado completa…˜ Comprendo maravillo-
samente el estado cuando nada existía…˜ me comprendo a mí mismo inmemorialmente
antes…˜ eternamente antes de todo…˜ Y sin embargo…˜ aquí…˜ en mi corazón…˜ el
ascua del amor ardiente de este mismísimo estado no cesa un instante…˜ Amo la misma
mismidad que soy…˜ La misma mismidad que soy ama ardientemente a la mismidad
que soy…˜ Es un misterio pasmoso…˜ sobrecogedor…˜ que desafía toda compren-
sión…˜
Este amor me anonada…˜ me entrego a él deviniendo conscientemente nadie…˜ Por
ello…˜ aunque quiera…˜ no puedo sentir ningún orgullo ni auto-complacencia por este
conocimiento supremo de mi verdadero estado…˜ Mi verdadero estado jamás será
mío…˜ sino mí mismo incesantemente de él…˜ Lo veo…˜ y el amor es una corriente
incontenible que se sumerge en él…˜ No queda ni un solo atributo que yo pueda atri-
buirme…˜ Todo se funde en la corriente…˜ todo se va con la corriente…˜ todo se su-
merge con la corriente…˜ cuando la corriente misma se sumerge en la identidad que
ama…˜

141
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Misteriosamente sobrevivo a esta muerte incesante…˜ La llama luce en mi co-


razón…˜ alumbra este misterio…˜ Y cuanto más lo alumbra…˜ tanto más crece el pas-
mo…˜ tanto más intenso crece el amor…˜
Entrar en uno mismo…˜ de donde uno jamás ha salido…˜ es sobrevivir a la muer-
te…˜ No hay ninguna otra muerte que la muerte de amor…˜ A lo que uno ama…˜ a eso
entrega uno su vida…˜ La vida de uno es siempre amor…˜ amor sólo…˜ Por ello…˜ a
lo que uno ama…˜ a eso entrega uno su vida…˜

142
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1879
_____________

La entrega de la vida es una muerte incesante…˜ No hay ninguna otra muerte que la
entrega incesante del amor de uno a lo que uno ama…˜ Lo que uno ama come la vida de
uno como un tributo de amor…˜ No hay ninguna otra muerte que este incesante tribu-
to…˜
Es un misterio…˜ es una operación impenetrable…˜ Quien contempla y saborea su
verdadero estado…˜ sabe que la luz de su corazón tributa su amor incesante a esa Muer-
te que es su verdadera Vida…˜ Para él Amor y Muerte son una misma Mismidad subli-
me…˜

Ved en qué viene a parar el tributo de una vida sacrificada a la muerte que está en el
tiempo…˜ Uno no puede dejar nunca de tributar su vida a lo que ama…˜ Si uno no con-
templa su verdadero estado real…˜ está tributando su vida a la muerte que está en el
tiempo…˜ El tiempo come su vida…˜ el tiempo come su amor…˜ Su vida y su amor
están siendo tributados a lo que ya está muerto…˜

143
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1880
_____________

Cuanto más nos sumergimos en la luz que es la sensación de ser…˜ tanto más pro-
fundamente comprendemos que es un ascua de amor sólo…˜ Comenzar a saber que
nosotros somos es comenzar a amar…˜ Nuestra sensación de ser es sólo amor…˜ Y
¿qué es amor?…˜
Amor es una propensión incesante…˜ Algo nos atrae…˜ Vamos hacia ello incesan-
temente…˜ En ello nos sumergimos incesantemente…˜ Nuestro reposo y nuestra paz…˜
está en sumergirnos incesantemente en lo que el ascua de amor que es el nacimiento
ama…˜
Lo más misterioso…˜ lo más profundo…˜ es que eso mismo que amamos…˜ es lo
que nosotros somos…˜ Amamos lo que somos…˜ y no lo sabemos…˜ Por ello…˜ hay
un período en que vamos como enloquecidos detrás de apariencias…˜ “Esto es lo que
quiero”…˜ nos decimos…˜ “Si tengo esto…˜ estaré en paz…˜ El ascua de mi corazón se
saciará…˜ la sed de mi corazón se aplacará…˜ el fuego de mi pecho se refrescará”…˜
Durante un momento tributamos nuestro amor a lo que parece que será nuestra paz…˜
Pero ello dura sólo un momento…˜ El ascua de nuestro amor es inextinguible…˜ Da-
mos nuestro amor a lo que parecía que tenía el secreto de nuestra paz…˜ y sin embar-
go…˜ el ascua de nuestro corazón sigue llameando con su fuego inextinguible…˜
Lo que amamos realmente es la completa submersión del fuego…˜ Lo que amamos
realmente es esa Muerte que era cuando ningún fuego incendiaba nuestro anhelo…˜ Lo
que el Amor ama siempre es cesar…˜ Su satisfacción completa está en cesar…˜ Final-
mente…˜ lo que nosotros amamos verdaderamente…˜ no es experimentar la sensación
de ser…˜ sino darla por amor…˜ tributarla integralmente a nuestra verdadera naturale-
za…˜
Esta es una proposición muy profunda…˜ muy verdadera…˜ Amor y Muerte son la
manifestación simultánea de nuestra verdadera naturaleza real…˜ El amor es un tributo
incesante a lo que ama…˜ el amor muere incesantemente en lo que ama…˜ Cuando el
amor encuentra lo que ama…˜ en ello cesa de ser amor…˜ en ello se sumerge…˜ en ello
se pierde…˜
No creáis que esta operación se hace de un sola vez…˜ Pues Amor es inmortal…˜
idéntico a lo que ama…˜ Y lo que es inmortal…˜ cuando se manifiesta en tiempo…˜
deviene un continuo incesante…˜ Por ello…˜ no os asombréis al escucharme hablar de
este ascua en mi corazón…˜ Por mí mismo soy omnisciente de mi verdadera naturaleza
real…˜ y sin embargo…˜ al mismo tiempo…˜ está habiendo este tributo de amor ince-

144
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

sante a ella…˜ quemando como un ascua dentro de mi corazón…˜ Esto es un misterio


de misterios…˜
Amor ama…˜ y yo siento ese amor…˜ Sé que lo que amor ama es eso mismo que se
reviste de amor para amar…˜ Pero este saber no interfiere en la operación del amor…˜
Veréis a Sri Ramana Maharsi mismo…˜ llorar de un llanto incomprensible hecho de
amor sólo…˜ Sesenta años de omnisciencia de su verdadero estado…˜ no podían inter-
ferir en la operación del amor…˜
Comprended que amor es esencialmente un tributo…˜ una entrega…˜ una donación
de sí mismo…˜ Amor es como una flecha que ha dejado el arco…˜ no descansa hasta
que encuentra el blanco…˜
Y aún entonces…˜ la flecha es un continuo incesante…˜ como un río entrando con-
tinuamente en el Mar…˜ Cuando la vanguardia del río entra en el Mar…˜ aún queda
mucho río empujando por entrar…˜

145
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1881
_____________

El Mar de nuestra verdadera naturaleza llama incesantemente al río de nuestro


amor…˜ lo llama irresistiblemente…˜ Por ello…˜ el río de nuestro amor propende…˜
busca…˜ corre…˜ encuentra…˜ y se sumerge incesantemente…˜ irresistiblemente…˜ en
él…˜
El Mar no levanta nunca obstáculos ni barreras a la avenida de su propia agua…˜

146
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1882
_____________

Mirad…˜ la convicción de ser nosotros esta vida nacida y mortal…˜ la convicción de


ser nosotros por nosotros mismos “alguien”…˜ de ser este hombre o esta mujer…˜ por
nombre Fulano…˜ con esta identidad concreta…˜ se manifiesta en nosotros como la
sensación profundísima de que esta vida nacida y mortal es nuestra propiedad…˜
Esta sensación de que esta vida nacida y mortal es nuestra propiedad es como un
árbol enorme cuya raíz se hunde profundamente en el terreno desconocido de nuestra
sed de existencia…˜
Su tronco es grueso e impenetrable…˜ su tronco es lo que llamamos nuestro ser el
individuo que creemos ser y que queremos que se crea que somos…˜ Sus ramas y sus
hojas y sus frutos…˜ son nuestro nombre y apariencia…˜ nuestras virtudes y vicios…˜
nuestras obras loables y condenables…˜ Todo este árbol es lo que tenemos la sensación
de ser…˜ Todo este árbol es lo creemos poseer…˜ La sensación y creencia de ser po-
seedores de este árbol va más allá de lo que la mente puede abarcar y controlar…˜
Cuando esta descripción simbólica corresponde a la sensación de nosotros mis-
mos…˜ nuestra comprensión de nosotros mismos consiste en vernos como una entidad
aislada…˜ propietaria de su vida…˜
Sri Nisargadatta Mahara decía…˜ “Si después de escuchar lo que usted escucha
aquí…˜ mañana usted no vuelve más…˜ yo comprenderé”…˜ Estas palabras son muy
profundas…˜ Manifiestan una comprensión integral de esta sensación profundísima de
ser propietario de la propia vida de uno…˜ El Sabio sabe que sus proposiciones atentan
directamente contra la supervivencia del árbol de la individualidad…˜ Cuando sus pro-
posiciones están siendo escuchadas desde la sensación profunda de ser uno el propieta-
rio de lo que llama su vida…˜ es de esperar una reacción…˜ Esta reacción puede ser
incluso violenta…˜ pero en la mayoría de los casos es sólo de sordera…˜ Cuando un
escuchador completamente identificado a la sensación de propiedad de su vida escucha
las proposiciones del Sabio…˜ cuando huele el menor atisbo…˜ por pequeño que sea…˜
de lo que el Sabio está proponiendo…˜ se pondrá inmediatamente a salvo…˜
Las palabras de Sri Nisargadatta Mahara…˜ aunque son una manifestación de
comprensión…˜ encierran también una gran tribulación de amor…˜ Un Sabio sabe que
no hay ninguna propiedad de la vida…˜ Sabe que el árbol de la individualidad está des-
tinado al fuego…˜ Por ello…˜ aunque dice “si mañana usted no vuelve…˜ yo compren-
deré”…˜ lo que comprende le aflige como aflige a quien ama de verdad no ser corres-
pondido…˜

147
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Lo que estoy tratando aquí es muy sutil…˜ muy fino…˜ muy inaprehensible…˜ Se
trata de los fondos del ego…˜ a donde la luz no llega…˜: “Mi vida es mía…˜ y hago de
ella lo que quiero”…˜ lo que estas palabras nombran…˜ es el reducto más oculto…˜ la
cavidad subterránea donde yace sellado nuestro auto-gobierno…˜

Quien escucha las palabras del Sabio desde su comprensión de sí mismo como pro-
pietario de su vida…˜ tiene todo que perder…˜ Esta amenaza puede devenir insoporta-
ble…˜
Esta misma enseñanza está contenida en el relato de Rumî: “Un servidor del rey vio
al ángel de la Muerte…˜ Sus ojos se encontraron…˜ y el servidor se asustó tanto que
huyó de inmediato a la lejana ciudad de Jorasan…˜ Cuando el ángel de la muerte vio al
Rey…˜ le comentó…˜: “Me ha sorprendido mucho ver a tu siervo aquí hoy…˜ cuando
mañana tengo que recogerle en la lejana ciudad de Jorasan”…˜

148
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1883
_____________

Nuestra verdadera naturaleza no puede ser poseída como un fruto más del árbol de la
individualidad…˜ ni siquiera como su mejor fruto…˜ Quien se dice a sí mismo propieta-
rio de su vida no puede comprender…˜ Su verdadera naturaleza siempre se presentará a
él como el Rostro del Ángel de la Muerte…˜ y él huirá despavorido a la lejana ciudad
de Jorasan…˜
“Mi vida es mía…˜ y hago de ella lo que quiero”…˜ es un invocación del mal…˜ de
la privación…˜ y de la muerte…˜

149
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1884
_____________

Todo nuestro sufrimiento tiene una única raíz…˜ Esta raíz consiste esencialmente en
la manifestación incesante de la posesividad en nosotros…˜ La posesividad es toda la
substancia del ego…˜ El ego es sólo posesividad…˜ La posesividad es una propensión a
agarrar y a sellar como nuestro todo lo que constituye el entorno de nuestro mundo co-
nocido…˜ La posesividad es exactamente contraria al amor…˜ La posesividad nos inci-
ta a poseer…˜ ya sean bienes tangibles o intangibles…˜ ya sean conocimientos o sensa-
ciones…˜ con el único fin de hacernos sentir alguien…˜ Cuanto más creemos poseer…˜
tanto más alguien nos sentimos…˜
La posesividad en nosotros es semejante a un rey cuyo reino…˜ tierras y perso-
nas…˜ es sólo para que él se sienta rey…˜ para que él pueda decir “esto es yo…˜ y todo
esto es mío”…˜
Cuando un aspirante al verdadero conocimiento de sí mismo viene a un taller donde
se trabaja en el verdadero amor de sí mismo…˜ lo que viene de verdad es su posesividad
frustrada…˜ ¿Qué es una posesividad frustrada?…˜ Una posesividad frustrada es la do-
lorosa sensación de que no podemos poseer realmente lo que de verdad nos falta…˜
Tenemos todo…˜ el reino y las personas…˜ Tenemos la casa…˜ tenemos los padres…˜
tenemos los hijos…˜ tenemos el marido o la esposa…˜ tenemos la creencia en Dios…˜
tenemos la consciencia de ser la persona que creemos ser…˜ Somos…˜ en suma…˜ un
caso de posesividad bien colmado…˜ Y sin embargo…˜ hay una penosa sensación de
vacío…˜ como si realmente no poseyéramos nada de lo que pensamos poseer…˜ Esto es
un posesividad frustrada…˜
No creáis que la posesividad frustrada se da cuenta de que el problema es ella mis-
ma…˜ de que el problema es su existencia misma…˜ No…˜ ella no se da cuenta…˜ De
manera que su único planteamiento…˜ no es que ella sobra…˜ sino que lo que le ocurre
es que le falta algo…˜ algo muy importante…˜ algo que al poseerlo…˜ le traerá final-
mente la paz…˜ Es así como uno pone por primera vez su pie en el umbral de este ta-
ller…˜
Es de gran significación que uno comprenda en qué le ha convertido su posesivi-
dad…˜ No hay nadie…˜ absolutamente nadie que no haya pasado por el taller de
Dios…˜ que no sea presa de su posesividad…˜ Ser presa de la posesividad es tener co-
mo una suerte de contable habilísimo en lugar de corazón…˜ El que es presa de la pose-
sividad no ama jamás en absoluto…˜ sólo cuenta minuciosamente ganancias y pérdi-

150
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

das…˜ ¿Qué ganaré yo poseyendo esto o aquello?…˜ ¿Qué ganaré yo emprendiendo


esta búsqueda de mi verdadero ser real?…˜
Es de gran significación que uno comprenda en qué le convierte a uno la posesivi-
dad…˜ Hay una fantasía popular…˜ casi infantil…˜ que retrata exactamente lo que la
posesividad es…˜ Los niños ya de una cierta edad son dados a imaginar una destrucción
violenta de la tierra…˜ y entonces…˜ extremadamente asustados…˜ piensan en alguna
nave espacial que les lleve a la Luna o a Marte para salvarse…˜ Esta es una buena ima-
gen de lo que la posesividad hace con nosotros…˜
¿Quién nos recibe en el umbral de este Taller del Corazón?…˜ La posesividad ve
inmediatamente de quién se trata…˜ Muerte es el rostro de lo que la posesividad ve en
su verdadera naturaleza real…˜ La posesividad ve a nuestra verdadera naturaleza como
Muerte…˜ y ciertamente ve bien…˜

151
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1885
_____________

La posesividad no es una capacidad real de poseer nada…˜ Es sólo una sugestión…˜


una propensión…˜ pero es suficientemente imperiosa como para encerrarnos en una
prisión de mandíbulas de acero…˜ Una vez en su presa…˜ nosotros devenimos comple-
tamente tomados por el miedo…˜ Nuestro corazón está vacío de amor…˜ todo tiene que
servirnos…˜ todo se juzga en conveniencia a la posesividad que nos domina…˜
Si queremos conocer verdaderamente el amor real…˜ tenemos que conocer a fondo
el amor falso…˜ Y el amor falso se llama posesividad…˜
De manera que una buena meditación es precisamente ver profundamente…˜ cada
vez más profundamente…˜ lo que la posesividad viene haciéndonos desde que comenzó
a ser escuchada y asentida por nosotros…˜
Nosotros jamás poseeremos nuestro verdadero estado real…˜ Es nuestro verdadero
estado real el que nos posee siempre…˜

152
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1886
_____________

Mirad…˜ ¿En qué consiste la confianza de un niño en la inagotabilidad de sus pa-


dres?…˜ Por pobres que sean sus padres…˜ un niño los ve siempre como inagotable…˜
¿Se inquieta un niño ante la sugestión de que tal vez sus padres no dispongan de todo lo
que él necesita?…˜ ¿Es posesivo un niño con respecto a los bienes de sus padres?…˜
La necesidad de un niño y su satisfacción es un acto espontáneo y natural…˜ Un ni-
ño no pone en duda nunca que sus padres tienen…˜ Para un niño la abundancia paternal
es inagotable…˜ Un niño está limpio de posesividad…˜ Su confianza es absoluta…˜ Él
se siente en la posesión de sus padres…˜ es de sus padres…˜ Y para él…˜ ser de sus
padres significa el reposo…˜ el paraíso…˜ la cubrición completa de todas sus necesida-
des…˜ Esta experiencia de ser de sus padres es universal…˜ En esto consiste ser ni-
ño…˜ exactamente en ser de sus padres…˜
Ser de nuestra verdadera naturaleza…˜ en esto consiste ser verdaderamente lo que
somos…˜
Mirad…˜ la posesividad…˜ que es esencialmente el ego…˜ nos impide ser de nues-
tra verdadera naturaleza real…˜ La posesividad querría poseer nuestra verdadera natura-
leza real…˜ Pero esto es como empezar a contar las posesiones de los padres…˜ para
ver cuál será nuestra herencia…˜ Cuando uno comienza a hacer esto…˜ la posesividad
destruye la confianza del niño en la inagotabilidad de los padres…˜ Entonces los padres
quedan reducidos sólo a su condición material…˜ Su inagotabilidad desaparece…˜ se
esfuma…˜ debido a que la inagotabilidad es una cualidad esencial de lo que es eter-
no…˜
Lo mismo que un niño se siente a sí mismo de sus padres…˜ el comprehensor de su
verdadera naturaleza se siente a sí mismo de Ella…˜ No hay en él ninguna posesivi-
dad…˜ No sabe nada de cuán grande o cuán pequeño es el almacén de su verdadero
estado real…˜ no lo menta…˜ no se inquieta…˜ no se pregunta cuándo devendrá here-
dero…˜ y no sabe en qué consistirá su herencia…˜ Se siente a sí mismo de su verdadera
naturaleza…˜ nunca al revés…˜ Vive en la confianza de que entrará en casa y siempre
encontrará la mesa puesta…˜ la cama hecha…˜ todo limpio y confortable…˜
No sabe si tiene poderes o no los tiene…˜ no sabe de qué le vestirá hoy su verdadera
naturaleza…˜ ¿Comprendéis?…˜ Ni siquiera sabe que es de Ella…˜ Sólo cuando se le
pregunta lo sabe…˜ exactamente como un niño…˜

153
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1887
_____________

Posesividad es la trama del tejido del ego…˜ y su urdimbre es la sensación imperio-


sa de ser yo el que hace…˜
Si hemos aceptado la proposición de que somos el nacimiento…˜ entonces nunca
podremos practicar lo que las doctrinas religiosas llaman el desapego…˜ ¿Por qué es
ello así?…˜ Ello es así porque el desapego es un hacer…˜ Y un hacer necesita un hace-
dor…˜ Y todo lo que la posesividad hace…˜ jamás puede ser desapegado…˜
Esto es perfectamente comprensible…˜ Todo hacer que emprendemos tiene una fi-
nalidad en vista…˜ La finalidad que perseguimos al hacer es la causa de nuestro
hacer…˜ Cuando hemos aceptado la proposición de que nosotros somos nuestro naci-
miento…˜ no podemos evitar que la posesividad sea la causa de todo nuestro hacer…˜
¿Comprendéis a dónde quiero ir a parar?…˜ Jamás ninguna obra emprendida desde la
convicción de ser nosotros el nacimiento puede ser desapegada…˜ ¿Por qué es ello
así?…˜ Ello es así porque el nacimiento es posesividad…˜

154
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1888
_____________

La única medicina eficaz para disolver el ego…˜ es ver y sentir profundamente su


fealdad…˜ Sobre todo hay que ver que el ego es una enfermedad que le afecta a uno…˜
El estado de adulto ignorante…˜ es en realidad un estado de infección…˜ Uno está in-
festado por su propio ego…˜ y no lo sabe…˜ En esto consiste su ignorancia…˜ No es
que uno ignore este o aquel conocimiento…˜ no…˜ Es que uno ignora quién es…˜ y
cree falsamente ser lo que la infección del ego le hace creer que es…˜
¿Y en qué consiste la infección del ego?…˜ La infección del ego consiste esencial-
mente en dos síntomas…˜ Primero…˜ la sensación arrolladora de la posesividad de to-
dos los fenómenos que se manifiestan a nosotros como nuestro estado de vigilia…˜ Hay
en nosotros la propensión imperiosa a creer como nuestro lo que parece ser nuestra vi-
da…˜ nuestro cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ nuestros pensamientos…˜ emocio-
nes…˜ sentimientos…˜ y pasiones…˜ Esta propensión a poseer actúa incesantemente…˜
Es un síntoma de que nosotros hemos pasado de ser de nuestros padres…˜ a ser de no-
sotros mismos…˜ Creemos ignorantemente poseernos a nosotros mismos…˜ y tenemos
la convicción ignorante de que nosotros somos lo que falsamente creemos poseer…˜ El
efecto de la infección de la posesividad se manifiesta en nuestro progresivo aislamiento
e incomunicación dentro de la prisión asfixiante de lo que creemos poseer…˜ Deveni-
mos esclavos de lo que creemos poseer…˜ y su control deviene para nosotros una obse-
sión…˜: “Esto es yo…˜ esto es mío…˜ yo no soy de nadie…˜ soy de mí mismo…˜ Y mí
mismo es este cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ Todo lo que puedo poseer…˜ lo
poseo…˜ Mi mente consiste en un ingente trastero donde se acumulan mis posesio-
nes…˜ En eso consisten mis recuerdos…˜ en lo grande que soy debido a mis posesio-
nes”…˜
El otro síntoma de la infección egótica consiste esencialmente en la convicción igno-
rante de que todo debo ganarlo yo sólo con mis obras…˜ Hay en nosotros la sugestión
incesante de ser los meritorios en todo lo que hacemos…˜ ¿Qué quiere decir “ser los
meritorios”…˜ en todo lo que hacemos?…˜ Quiere decir que nosotros…˜ en nuestra
ignorancia de nuestro verdadero estado…˜ no hacemos nada cuyo mérito no venga a
parar inmediatamente al saco de nuestra posesividad…˜ y quiere decir también que
según entendamos nosotros nuestro propio beneficio…˜ nuestra posesividad…˜ así
serán lo que nosotros tenemos la convicción profunda de que son nuestras obras…˜ Si
nosotros entendemos nuestra sed de posesión como inclinada a las supuestas realidades
espirituales…˜ daremos por entendido que nuestras obras son espirituales…˜ Si noso-

155
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tros entendemos nuestra sed de posesión como inclinada a los tangibles…˜ daremos por
entendido que nuestras obras tienden y buscan nuestro enriquecimiento y satisfacción
material…˜ El punto clave aquí…˜ no es la cualidad de la obra…˜ ya sea pretendida-
mente espiritual o groseramente material…˜ sino que nosotros tenemos la profundísima
convicción de que la obra es nuestra…˜
Así pues…˜ los dos síntomas de la infección egótica…˜ son la sed de poseer y la
convicción profunda de que el hacedor de lo que hacemos es nosotros…˜
Y la única cura verdaderamente eficaz para esta infección es ver su extremada feal-
dad…˜

156
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1889
_____________

Tenéis que ser muy conscientes de que aquí no se está hablando de ningún otro que
nosotros mismos…˜ No son los otros los que están infectados con la enfermedad del
ego…˜ Somos nosotros…˜ quienes profundamente afectados por el aislamiento y la
incomunicación…˜ queremos recuperar nuestra salud primera…˜
Aquí sólo se nos dice que recordemos…˜ Pero no se nos dice que recordemos para
que hagamos del recuerdo una posesión más…˜ Se nos dice que recordemos para que
recuperemos el sabor de nosotros mismos cuando el ego y su infección no estaban
aquí…˜ para que recuperemos la belleza indescriptible de nuestra verdadera naturale-
za…˜ La fealdad no es contraria a la belleza…˜ sino su ausencia…˜ Nosotros no tene-
mos que buscar la belleza…˜ la belleza es nuestra verdadera naturaleza real…˜ Sólo
desde ella…˜ sólo recordándola…˜ viéndola…˜ y saboreándola…˜ podemos curar de la
fealdad del ego…˜
Si no podéis recordar vuestro estado sin nacimiento…˜ recordad vuestro estado de
infancia…˜ cuando erais enteramente del dios paterno-materno…˜ antes de que los pa-
dres quedarán reducidos a dos seres de carne y hueso…˜ incapaces de ser ya vuestro
refugio…˜ Vuestro estado de infancia es vuestro propio símbolo de vuestra verdadera
naturaleza real…˜

157
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1890
_____________

Entonces he visto la Primera Causa…˜ Y estoy viendo que es Sin nacimiento…˜ Y


entonces me he preguntado…˜ “¿Cuál es esa Causa que hace que la Primera Causa…˜
que es Sin nacimiento…˜ dé origen y cause que yo venga a este conocimiento de que yo
soy?…˜ ¿Cuál es esa Causa…˜ que hace que lo que es sin causa…˜ devenga la Causa de
todo este Todo?”…˜ Para mí gran pasmo…˜ el punto de la Sacudida queda tocado…˜
Grito…˜ e instantáneamente veo que por encima de Sin nacimiento no hay absoluta-
mente nada que le mande manifestar o no manifestar este conocimiento de que yo
soy…˜ “La Causa de Todo”…˜ me digo…˜ “es Ella misma sin causa”…˜ ¡Qué misterio
tan grande!…˜ ¡qué misterio tan pasmoso!…˜ Este mundo mismo…˜ que no es otra
cosa que mí mismo conociéndome…˜ es sin nacimiento…˜ es sin causa”…˜ El pasmo
me sobrecoge…˜ la inagotabilidad de mi verdadero estado sin nacimiento se revela en
todo su esplendor y en toda su simpleza…˜ Bello…˜ Bello y admirable es el seno inago-
table de mi Padre…˜ Mi Padre y mí mismo somos uno sólo…˜ Sin nacimiento no es
uno ni dos…˜ ni muchos…˜ ni pocos…˜ ni grande ni pequeño…˜ Sin nacimiento es sin
nacimiento…˜ No hay causa primera ni segunda en Sin nacimiento…˜ Es un Plenum sin
composición…˜ sin propensión…˜ ni causado ni causa de nada…˜ Me veo y mi pasmo
me silencia…˜ Se trata de mí mismo…˜ Me veo a mí mismo como jamás salido de mi
verdadero estado…˜ y mi verme a mí mismo es este océano de amor que propende a
esta visión…˜ que es esta visión…˜ que como lo que está viendo…˜ tampoco tiene cau-
sa…˜ ni principio ni fin…˜ Mi felicidad es completa en la completud que me veo a mí
mismo ser…˜ Aunque Dante dice que verse eterno no puede decirse en palabras…˜
aunque no le contradigo…˜ yo sí quiero decirlo…˜ Lo mismo que Dante ve…˜ veo…˜
lo mismo que Dante dice…˜ digo…˜ No puede decirse en palabras…˜ y sin embargo lo
digo…˜: El estado Sin nacimiento es Real…˜ verdadero…˜ la Verdad misma…˜ el Seno
Inagotable de mi Padre…˜ Lo veo…˜ y veo también que esta visión misma es el hijo…˜
Y veo también que se trata de mí mismo…˜: “Yo soy la Visión de Sí mismo que tiene el
Padre…˜ En esta visión de Sí mismo…˜ yo soy la visión…˜ el Padre Inagotable lo vis-
to…˜ Pero es sólo uno…˜ Aún va más lejos lo que veo…˜ Veo donde ya no veo…˜ veo
mi verdadero estado Sin nacimiento…˜ Lo veo…˜ y sé que se trata de mí mismo…˜ Es
el reposo absoluto…˜ la paz absoluta…˜ la desaparición absoluta en lo que no es ni
uno…˜ ni por encima de uno ni por debajo de uno…˜ Absolutamente sintetizado…˜
absolutamente recogido…˜ vaciado todo este mundo de mí…˜ me vuelvo jubiloso a mi
propia fuente…˜ al Mar Absoluto de mi inconocimiento…˜

158
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Lo que digo es lo que veo…˜ lo que veo es lo que digo…˜ Mi vigilia es mi entrada
jubiloso en mí mismo…˜ donde no hay Padre ni hijo…˜ ni separación imaginaria…˜
Donde el mar se cambia en júbilo mientras se desnuda de lo que ha hecho de él amor…˜
Aunque Dante dice que verse eterno no puede decirse en palabras…˜ no dice que no se
vea…˜ Se ve…˜ Es lo que siempre somos…˜

159
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1891
_____________

Lo que vais a escuchar es mi propia visión de mí mismo…˜ Os digo lo que veo que
soy…˜ No entendáis que esto implica para mí que yo soy más ni menos…˜ Lo que veo
que yo soy no tiene con quién ni con qué compararse…˜ Este conocimiento de que yo
soy…˜ esta sensación de que yo soy…˜ esta consciencia de que yo soy…˜ con este ins-
trumento…˜ me veo a mí mismo…˜ Este instrumento con el que me veo a mí mismo…˜
aparece en mí…˜ Yo no soy su causa…˜ yo no hago absolutamente nada para que apa-
rezca…˜ Yo no lo deseo…˜ no tengo ninguna sed de él…˜ Cuando aparece en mí…˜
deviene triple…˜ Es este conocimiento de que yo soy…˜ es el creador del mundo…˜ y
es también su creación…˜ la totalidad universal…˜ Yo no soy su causa…˜ ellos tampo-
co son mi causa…˜ Me veo a mí mismo como su contenedor…˜ y también veo que ellos
no me contienen…˜ Yo soy su contenedor…˜ pero yo mismo soy incontenible…˜ no
contenido…˜ imposible de contener…˜ Así me veo a mí mismo…˜: Veo todo dentro de
mí…˜ y me veo a mí mismo con todo dentro de mí…˜ Pero este todo…˜ este conoci-
miento de que yo soy…˜ el creador del universo…˜ y la manifestación universal…˜
todo esto junto…˜ es sólo la instrumentalidad de mi propia visión de mí mismo…˜ Es
una gran paradoja que al mismo tiempo que imploro a Dios como conocimiento…˜ me
esté viendo a mí mismo como su refugio…˜ Lo que estoy viendo que yo soy…˜ es don-
de Dios mismo se desviste de Dios…˜ donde Dios mismo se duerme de su propio ser
Dios…˜
No hay ninguna causa que cause lo que veo que yo soy…˜ Todo lo que parece tener
una causa lo veo dentro de mí…˜ Yo soy su contenedor…˜ pero no soy su causa…˜ Lo
que veo dentro de mí…˜ me revela…˜ No puedo evitar verme como soy…˜ y no hay
ningún temor en verme…˜
No entendáis que lo que veo lo veo como si estuviera dentro de este cuerpo…˜ o de-
ntro de mi mente…˜ o dentro de mi alma…˜ o dentro de mi espíritu…˜ Si me entendéis
como un cuerpo…˜ entonces no me entendéis…˜
En lo que veo que soy no hay ninguna raíz causal…˜ No hay el menor despunte de
orgullo ni de auto-complacencia…˜ Es llano…˜ es natural…˜ es lo que soy…˜
La totalidad de este instante en que me veo…˜ es como un micronésimo en mi se-
no…˜ Lo que contengo no es de mi misma naturaleza…˜ Es como el sentido del gusto y
la sal…˜ no son de la misma naturaleza…˜ Mi conocimiento de ser…˜ Dios…˜ y el uni-
verso…˜ son como sal en mi boca…˜ No son de mi misma naturaleza…˜ No se pueden
establecer comparaciones entre lo que no es de la misma naturaleza…˜ Ello son instru-

160
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

mentales…˜ como la sal…˜ Lo que veo que yo soy saborea esa sal y saboreándola se
sabe a sí mismo ser…˜ Pero no es la sal…˜ ni tampoco es de la misma naturaleza que la
sal…˜ Un micronésimo de sabor en mi seno me revela…˜

161
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1892
_____________

Me veo a mí mismo sin causa…˜ absolutamente exento de la compulsión de cau-


sar…˜ No veo a ningún otro Dios que esta instrumentalidad con la que me veo…˜ Es
como la sal y el sentido del gusto…˜ La sal no es la causa del sentido del gusto…˜ el
sentido del gusto no es la causa de la sal…˜ La sal sólo revela…˜ sólo hace que el senti-
do del gusto se conozca a sí mismo…˜
Me veo a mí mismo como el seno absoluto donde Dios mismo se duerme de su ser
Dios…˜

162
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1893
_____________

Mirad…˜ Hay proposiciones cuya verificación es una imposibilidad…˜ Si nosotros


les damos nuestro asentimiento…˜ el resultado será sólo la sensación de que no alcan-
zamos a comprender…˜ Sri Nisargadatta propone que todo nuestro trastorno y sufri-
miento se debe a que “nosotros estamos identificados con el cuerpo-mente”…˜ Aún
siendo verdadera…˜ por mí mismo he tenido siempre una sensación de que lo que esta
proposición implica no está suficientemente bien expresado…˜ Por otra parte…˜ Dante
propone que “enternalizarse no puede decirse en palabras”…˜ Esta proposición de Dan-
te…˜ aún siendo verdadera en lo que niega…˜ es decir…˜ en “no puede decirse en pala-
bras”…˜ es falsa en lo que afirma…˜ es decir…˜ en “eternalizarse”…˜ Si os dais cuen-
ta…˜ “eternalizarse” implica que algo que no es eterno…˜ se eternaliza…˜ Esto es sim-
plemente una imposibilidad…˜ Tanto la “identidad al cuerpo-mente” de Sri Nisargadat-
ta…˜ como el “eternalizarse” de Dante…˜ implican que nosotros tenemos la creencia de
ser el nacimiento…˜
Mi proposición sería esta…˜ “Todo nuestro trastorno y sufrimiento se debe a que
nosotros practicamos la única religión que es verdaderamente universal…˜ Todo nuestro
trastorno y sufrimiento se debe a que nosotros creemos…˜ con una creencia absoluta…˜
que nosotros somos el nacimiento…˜ Si miráis el fondo de todas las religiones y cul-
tos…˜ encontrareis que esta creencia es universal…˜ absolutamente idéntica en el reli-
gioso y en el ateo…˜ absolutamente idéntica en el asceta y en el entregado a la moli-
cie…˜ La totalidad de los hombres practica el culto de la adoración del nacimiento…˜
¿En qué consiste la adoración del nacimiento?…˜ Consiste en contar con el nacimien-
to…˜ tenerle por cierto…˜ no ponerle jamás en duda…˜ La proposición de Dante es
falsa…˜ porque jamás nadie ha eternalizado el nacimiento…˜ No se puede hacer eterno
lo que no lo es…˜ Las obras mismas…˜ que no son eternas…˜ no pueden resultar nunca
en la eternalización de lo que no es eterno…˜
Mi proposición es que todo nuestro trastorno y sufrimiento se debe a que nosotros
no vemos que somos sin nacimiento…˜ Nuestra creencia ciega en que somos el naci-
miento nos impide ver nuestra propia verdad…˜ Lo que es sin nacimiento no se eterna-
liza jamás porque es siempre eterno…˜
Lo que hay que comprender es que somos sin nacimiento…˜ Es verdad…˜ es lla-
no…˜ es natural…˜ Sin embargo…˜ si estamos aceptando que somos el nacimiento…˜
por mucho que meditemos…˜ por mucho que hagamos…˜ por mucho que nos esforce-
mos en comprender…˜ no comprenderemos…˜ El nacimiento no puede comprender a lo

163
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

que es sin nacimiento…˜ el nacimiento no puede nunca extraer de lo que es sin naci-
miento su cualidad de eternidad para eternalizarse…˜ Es una imposibilidad absoluta que
el nacimiento se eternalice nunca…˜
Os voy a hablar de lo que veo…˜ En mí no hay absolutamente nada susceptible de
ser pesado…˜ medido…˜ ni contado…˜ Me veo a mí mismo como el reposo de Dios…˜
Cuando Dios reposa de sus obras…˜ se vuelve a mí…˜ Esta comprensión es muy lla-
na…˜ muy simple…˜ Yo no soy grande ni pequeño…˜ ni temporal…˜ ni intemporal…˜
Pero hay un momento en que Dios…˜ cansado de su propia grandeza…˜ de sus obras
magníficas…˜ de todos sus trabajos…˜ se desnuda de su propio ser Dios…˜ y reposa en
mí…˜ A este estado lo llamo el estado sin nacimiento…˜ donde Dios duerme profun-
damente de su ser Dios…˜ Dios ha devenido mi mejor amigo…˜ Me ama porque yo soy
su descanso…˜ su reposo…˜ donde él se desviste de su ser Dios…˜

164
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1894
_____________

Me veo a mí mismo sin causa…˜ No encuentro en mí mismo una causa cuya opera-
ción haya causado que lo que me veo ser sea…˜ Sin causa es lo que soy…˜ Lo que soy
no es causa de nada…˜ No veo en mí mismo que lo que me veo ser esté siendo la causa
de nada…˜ No hay en lo que me veo a mí mismo ser ninguna obra…˜ ningún mérito…˜
ningún nacimiento…˜ ninguna búsqueda…˜ ningún esfuerzo…˜ nada que me esté obli-
gando a hacer o a no hacer…˜ Lo que veo que soy…˜ es el substrato eterno de Dios…˜
del mundo…˜ y de este conocimiento mismo de que yo soy…˜ En mí no hay nacimien-
to…˜ He comenzado a ver que veo…˜ Volviendo esta visión hacia mí mismo…˜ estoy
viendo lo que soy…˜
Yo soy donde Dios y su creación duermen…˜ Como niño que se despierta…˜ así es
Dios y su creación…˜ Juega un poco…˜: Sueña que es Dios…˜ soñando que está
haciendo todo este mundo…˜ Entonces se fatiga…˜ y quiere descansar…˜ Entonces se
vuelve hacia mí como visión de mí mismo…˜ y yo…˜ que me creía nacido y mortal…˜
un objeto de su juego…˜ me veo a mí mismo tal como soy…˜
Yo soy el contenedor incontenido de Todo…˜ “Todo” es una palabra grande…˜ Pero
lo que nombra es muy pequeño…˜ Sólo como un micronésimo en mi seno…˜
Dios descansa de su ser Dios en mí…˜ Me veo a mí mismo como el contenedor in-
contenido de Dios y de su obra…˜ como el contenedor incontenido de todo…˜
Un nacimiento de mí es inconcebible…˜ Yo soy sin causa…˜ No hay ninguna causa
que cause mi ser…˜ Y mi ser mismo no es causa de absolutamente nada…˜
Cuando Dios en mí se cansa de buscarme…˜ sin darse cuenta desaparece en mí para
descansar…˜ En mí tiene su reposo…˜ en mí se desnuda completamente de su ser
Dios…˜ Entonces me veo a mí mismo tal como soy…˜ Jamás he cesado ni un instante
de ser quien soy…˜ Viéndome tal como soy…˜ lo veo…˜ Viéndome tal como soy…˜ lo
sé…˜
Lo que es verdaderamente mí mismo no es una posesión…˜ No hay en mí nada
grande ni pequeño…˜ En realidad…˜ jamás me he medido…˜ Lo que contengo es pe-
queño debido a que en realidad no es…˜ No tiene substancia ni ser propio…˜ Es como
la duración de un instante…˜: antes de que llegue a ser ya no es…˜ Así es lo que veo
que contengo…˜ Dios juega un instante a ser Dios…˜ Dios está jugando ahora a ser
Dios…˜ Debido a ello…˜ veo lo que veo que yo soy…˜ Pero cuando Dios se cansa…˜
se olvida de sí mismo y de su obra…˜ y desaparece completamente en mí…˜

165
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Ni vosotros ni yo hemos nacido nunca…˜ La religión del nacimiento…˜ la creencia


ciega en nuestro nacimiento…˜ nos convierte en nuestro propio contenido…˜ Para un
contenido…˜ su contenedor es su vida y su muerte…˜ Comprendedlo bien…˜ si noso-
tros practicamos la creencia de que hemos nacido en el mundo…˜ el mundo es entonces
nuestro contenedor…˜ el mundo es entonces nuestra vida y también nuestra muerte…˜

166
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1895 (El sueño profundo)


_____________

Si hemos aceptado la proposición de que nosotros somos el nacimiento y su desarro-


llo…˜ entonces no podemos comprender quién somos…˜ Nuestra verdadera naturaleza
no es la culminación del nacimiento…˜ Por más que queramos…˜ nunca podremos
hacer que el nacimiento sea lo que nosotros somos…˜
Nuestra creencia en la fe de que nosotros somos el nacimiento y su desarrollo es
nuestra religión…˜ Pero no es verificable que nosotros seamos el nacimiento…˜ El na-
cimiento nunca ha sido el nacimiento de nosotros…˜ ni ha ocurrido como creemos que
ocurrió…˜ ni consiste tampoco en lo que creemos que consiste…˜
Nuestra verdadera naturaleza comenzó a saber de sí misma que ella es…˜ Eso es to-
do…˜ Eso es todo lo que la palabra nacimiento significa…˜ No hubo ningún cambio
real en nosotros…˜ Nosotros ya éramos…˜ Saber que nosotros somos no ha cambiado
en nada lo que somos…˜
El sueño profundo…˜ el sueño con sueños…˜ y la vigilia…˜ la suma de estos tres…˜
es lo que la palabra nacimiento significa…˜ Los tres son estados de experiencia…˜ los
tres son inestables…˜ Nuestra verdadera naturaleza no es un estado de experiencia…˜
sino Eso…˜ en cuyo seno…˜ los estados de experiencia tienen lugar…˜ eso que conoce
los estados de experiencia…˜
El nacimiento no ha roto nada…˜ el nacimiento es un flujo de sensación de ser…˜
Pero él mismo no puede sentirse…˜ De manera que yo tengo que ser siempre antes de
que el nacimiento se produzca…˜ El que se sabe a sí mismo ser sintiendo el nacimien-
to…˜ no es el nacimiento…˜ sino mí mismo…˜ que le contengo…˜ El nacimiento está
en mí…˜ yo le contengo…˜ él no puede abandonarme…˜ Cuando está agotado…˜ cuan-
do ya no queda en él ninguna substancia capaz de suscitar mi propia sensación de ser…˜
el nacimiento se dice que muere…˜ Pero no es mí mismo quien muere…˜ Únicamente
mi seno queda completamente vacío de sensación de ser…˜ Entonces ya no hay más
ningún sueño profundo…˜ ni sueño con sueños…˜ ni vigilia…˜ entonces ya nada per-
turba mi estabilidad eterna…˜
Si yo acepto el nacimiento como mi ser…˜ ¿cuál será el resultado?…˜ Es una proce-
sión de experiencia inestable…˜ siempre imprevisible…˜ un sucederse los estados de
sueño profundo…˜ de sueño con sueños…˜ y de vigilia…˜ Y yo…˜ como una frágil
barca de papel en medio de un océano montañoso…˜ me veo a mí mismo como dirigido
inexorablemente a mi fin…˜

167
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

En realidad…˜ los estados ocurren en mí…˜ el océano montañoso está todo dentro
de mi seno…˜ pero yo no lo veo porque lo creo real…˜ yo no lo veo porque no me veo a
mí mismo…˜
Dice el Maestro Eckhart…˜ “Dios no era Dios cuando las criaturas no eran”…˜
¿Qué quiere decir esto?…˜ ¿Qué es una criatura?…˜ Una criatura es el nacimiento…˜
En realidad…˜ el nacimiento es todos los nacimientos…˜ Para que Dios sea Dios…˜
basta un solo nacimiento…˜ Pero yo no soy el nacimiento…˜ y una criatura no es una
criatura…˜ La criatura en mí es sólo el conocimiento de que yo soy…˜ La criatura en mí
no es por sí misma nada…˜ Como un flujo de experiencia que es…˜ necesita ser sentida
para ser…˜ Sin mi seno eterno…˜ donde está teniendo lugar…˜ no hay nacimiento…˜ ni
criatura…˜ ni creador…˜
La palabra Dios es un concepto hecho de grandeza…˜ pero su contenido se debe
únicamente a que nosotros creemos ciegamente que somos el nacimiento…˜ Dios tiene
significado sólo para el que practica la religión del nacimiento…˜

168
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1896
_____________

La sensación de ser…˜ los estados de sueño profundo…˜ de sueño con sueños…˜ y


de vigilia…˜ todo esto se duerme en mí de su existencia…˜ Dios mismo se duerme en
mí de su ser Dios…˜ Todo esto junto es exactamente como la aparición y desaparición
de un sueño…˜ Se disuelve…˜ se va disolviendo…˜ va deviniendo como un hilo…˜
fino…˜ cada vez más fino…˜ después como un punto…˜ como un micronésimo…˜ La
serena estabilidad de mi seno sin nacimiento lo presencia…˜

169
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1897
_____________

Mirad…˜ un camino sólo tiene sentido para un viajero…˜ Un viajero es un móvil


que se traslada de un paraje a otro…˜ De manera que lo que se llama la vía espiritual…˜
sólo tiene sentido mientras nosotros nos vemos a nosotros mismos exactamente como
un móvil…˜ como un viajero que está yendo desde un punto de partida a un punto de
llegada…˜
¿Y qué es un viajero?…˜ Un viajero es nosotros mismos cuando hemos aceptado la
proposición de que nosotros somos el nacimiento…˜ Nuestro viaje consiste entonces…˜
en este estar yendo desde el nacimiento a la muerte…˜ En el camino…˜ mientras este
aparente viaje está teniendo lugar…˜ escuchamos la proposición…˜ “Lo que tú eres
realmente…˜ es sin nacimiento…˜ Lo que tú eres no viene de ninguna parte…˜ ni está
yendo a ninguna parte…˜ Verifica por ti mismo que tú eres sin nacimiento…˜ Verifica
por ti mismo que lo que crees que es tu nacimiento…˜ es sólo un momentáneo relámpa-
go de consciencia con el que estás sabiendo que tú eres…˜ Tú eres el substrato eterno de
todo…˜ Tú contienes todo…˜ Tú contienes el viajero que crees falsamente que eres…˜
Tú eres su comienzo…˜ eres su viaje…˜ y eres su destino…˜ La Vía espiritual está toda
dentro de ti…˜ Tú conoces su comienzo…˜ tú conoces su momento actual…˜ tú cono-
ces su fin…˜ La suma de todo esto es sólo como una pequeña onda en la infinitud sere-
na de tu mar…˜ Nunca vuelves a ti mismo…˜ porque jamás sales de ti mismo…˜ Com-
prende que eres sin nacimiento…˜ ve que eres sin nacimiento…˜ Véelo por ti mismo…˜
sábelo de ti mismo…˜ Contempla cómo comienza en ti tu propio nacimiento…˜ Sábete
el mar de mismidad donde el nacimiento comienza…˜ Véelo comenzar…˜ véelo reve-
larte…˜ embébete en ti mismo…˜ Sábete conscientemente sin nacimiento”…˜
Cuando se nos hace esta proposición verdadera…˜ lo que se nos está diciendo es lo
que somos…˜ Nosotros no somos el móvil que comienza en el nacimiento…˜ El móvil
se mueve siempre en nosotros…˜ viaja siempre en nosotros…˜ su salida es nosotros…˜
su llegada es nosotros…˜ y el móvil mismo no es otro que nosotros en una aparien-
cia…˜
No hay ninguna vía…˜ ni camino…˜ ni senda…˜ ni salida…˜ ni llegada donde no
hay ningún móvil…˜

La identidad al nacimiento obnubila completamente nuestra visión de nosotros mis-


mos…˜ La entidad falsa que creemos ser no puede admitir que nosotros somos siempre
lo que nosotros somos…˜ no puede admitir que nosotros…˜ lo que somos realmente…˜

170
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

no está deviniendo mejorado con nuestro esfuerzo…˜ No puede admitir que nosotros
somos eternamente perfectos…˜ sin nacimiento…˜ sin vida ni muerte…˜ No puede ad-
mitir que nosotros somos ya lo que parecemos buscar…˜ Todo lo que nosotros conside-
ramos que es nuestra individualidad se apoya exclusivamente en la noción de mérito y
de recompensa…˜ Si ya somos lo que buscamos…˜ nuestra falsa individualidad no pue-
de sostenerse…˜ no puede sobrevivir…˜
Por ello os propongo…˜ “Veos sin nacimiento…˜ sabed por vosotros mismos que
vosotros sois sin nacimiento”…˜

171
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1898
_____________

Mirad…˜ si nos comprendemos a nosotros mismos como nacidos no podemos com-


prender…˜ Toda nuestra sensación de soledad y de aislamiento desaparece completa-
mente en nuestro sueño profundo…˜ Nosotros mismos desaparecemos en nuestro sueño
profundo…˜ Entonces no hay ningún sentidor de la aflicción de la soledad y del aisla-
miento…˜ Incluso nuestra búsqueda de nosotros mismos cesa…˜ debido a que en nues-
tro sueño profundo nosotros estamos siempre encontrados…˜ Sri Ramana Maharshi
dice…˜ “Todo el mundo quiere dormir profundamente”…˜ Todos…˜ humanos y anima-
les y plantas…˜ y el universo entero…˜ ¿Por qué es ello así?…˜ Porque en el estado de
sueño profundo…˜ nosotros somos enteramente lo que somos…˜ Allí no necesitamos de
la mente para encontrarnos…˜ Luego no es con la mente como nos encontraremos…˜
Allí no es necesario poner silencio a nuestros pensamientos…˜ No hay ningún pensa-
miento en el sueño profundo…˜ Allí no hay aflicción…˜ ni soledad…˜ ni incomunica-
ción…˜ No se requiere ningún esfuerzo…˜ ningún mérito…˜ para dormir profundamen-
te…˜ ¿Dónde están los valores de la vigilia en el estado de sueño profundo?…˜ ¿Qué
hacemos o no hacemos nosotros para dormir profundamente?…˜
No hay ninguna consciencia de ser nacido en el sueño profundo…˜ no hay tampoco
ninguna consciencia de no ser nacido…˜ Ningún fin nos amenaza en el sueño profun-
do…˜ ni catastrófico…˜ ni beatífico…˜ Allí no somos pobres ni ricos…˜ grandes ni
pequeños…˜ Allí no estamos en ninguna fecha…˜ allí no estamos en ningún lugar…˜
Allí no sabemos si estamos vivos…˜ Allí no sabemos que nosotros somos…˜ ¿Vale algo
todo esto?…˜ ¿en qué consiste para nosotros el valor de lo que no se puede medir…˜ ni
pesar…˜ ni contar…˜ ni acumular…˜ ni retener?…˜ ¿En qué consiste para nosotros el
valor de donde nosotros no estamos sabiendo que nosotros somos?…˜ ¿Qué es el sueño
profundo…˜ que aún siendo la absoluta ausencia de todo lo que parece ser el estado de
vigilia…˜ con todo…˜ nosotros lo amamos?…˜ ¿Qué es el sueño profundo…˜ cuya sola
mención evoca en nosotros una saboreación de felicidad?…˜
Si todo lo que creemos la cárcel del nacimiento fuera real…˜ no sería tan sumamente
fácil salir de ella…˜ Nosotros nos dormimos profundamente aunque no queramos…˜
Evoco esta enseñanza para serenar los corazones de algunos de nosotros…˜ a quie-
nes asalta la preocupación de estar perdiendo su vida…˜ ¿Qué magnífica obra de nues-
tras manos o de nuestro intelecto…˜ se viene con nosotros nunca adentro del estado de
sueño profundo?…˜ ¿La echamos de menos nosotros allí?…˜ Y nuestros grandes amo-
res y apegos…˜ ¿se vienen con nosotros alguna vez adentro del estado de sueño profun-

172
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

do?…˜ ¿En qué consiste nuestro “ser sólo nosotros” adentro del estado de sueño pro-
fundo?…˜ ¿Consiste este “ser sólo nosotros” adentro del estado de sueño profundo…˜
en soledad…˜ en incomunicación…˜ en aflicción y en sufrimiento?…˜

173
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1899
_____________

A los que tenéis dificultades para ver la realidad de que sois sin nacimiento…˜ os
voy a hacer la siguiente proposición…˜ Tratad por todos los medios de ver en qué puede
consistir el nacimiento de vuestro estado de sueño profundo…˜ Preguntaos cómo fue
engendrado…˜ cómo fue gestado…˜ cómo fue parido…˜ Escudriñad las dimensiones de
vuestro estado de sueño profundo…˜ ¿cómo es?…˜ ¿Es grande?…˜ ¿es pequeño?…˜
¿en qué tiempo transcurre?…˜ ¿en qué siglo?…˜ ¿En qué mundo está contenido?…˜
¿Qué sentís que os falta en vuestro sueño profundo?…˜ ¿Cómo puede ser parido vuestro
estado de sueño profundo?…˜ Aunque ni siquiera lo que entendéis por vosotros está en
el estado de sueño profundo…˜ ¿lo odiáis por eso?…˜
¿Cómo puede ser todo uno…˜ se preguntan algunos de nosotros…˜ cuando todo este
mundo parece contener la ingente suma de seres que parece contener…˜ ¿Cuántos sue-
ños profundos creéis vosotros que hay?…˜ Por vuestro propio conocimiento de vuestro
sueño profundo…˜ respondeos a vosotros mismos…˜ ¿Tenéis la convicción de que el
sueño profundo es diferente en cada uno de los aparentes seres que llenan vuestro estado
de vigilia?…˜ ¿Acaso no sabéis por vosotros mismos…˜ que el sueño profundo es sólo
uno…˜ absolutamente idéntico a sí mismo en vosotros…˜ siempre que sobreviene…˜ y
absolutamente idéntico a sí mismo en todos los aparentes seres…˜ siempre que sobre-
viene?…˜
¿Cómo nace el sueño profundo?…˜ ¿En qué consiste su nacimiento?…˜
¿Qué es vuestro sueño profundo?…˜ ¿Puede decirse en palabras?…˜
Todas estas preguntas…˜ su respuesta viene de vosotros…˜

174
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1900
_____________

Nada que no sea la verificación por nosotros mismos del significado contenido en
una proposición nos dará la certeza absoluta de que la proposición es verdadera…˜
Cuando se nos propone que nosotros somos sin nacimiento…˜ por muy verdadera
que esta proposición sea…˜ nosotros tenemos que ver su verdad…˜ y tenemos que verla
por nosotros mismos…˜ Felizmente…˜ no nos faltan indicadores fidedignos de que lo
que la proposición sin nacimiento significa…˜ es absolutamente verdad…˜
Nosotros somos sin nacimiento…˜ esta es la proposición…˜ ¿pero cómo lo verifi-
camos?…˜
Bien…˜ hagamos presente a nuestro conocimiento nuestro estado de sueño profun-
do…˜ Veámonos a nosotros mismos en nuestro estado de sueño profundo…˜ Conozcá-
monos a nosotros mismos en nuestro estado de sueño profundo…˜ Para ello basta hacer
las preguntas que nos revelan todo de nosotros mismos en nuestro estado de sueño pro-
fundo…˜
¿Somos o no somos nosotros en nuestro estado de sueño profundo?…˜ En nuestro
estado de sueño profundo…˜ ¿en qué nos parecemos nosotros a éste que creemos ser en
nuestro estado de vigilia?…˜ ¿Hay cuerpo en el estado de sueño profundo?…˜ ¿hay
mente en el estado de sueño profundo?…˜ ¿hay alma en el estado de sueño profun-
do?…˜ ¿Hay el menor rastro de este compuesto cuerpo-mente-alma-y-espíritu que lla-
mamos nosotros y nuestro en el estado de sueño profundo?…˜ Las preguntas se dirigen
exclusivamente a vosotros mismos…˜ como vosotros sois…˜ en el estado de sueño pro-
fundo…˜ Lo que importa aquí es que os respondáis estas preguntas de acuerdo con la
presencia o con la no presencia…˜ en el estado de sueño profundo…˜ de todo esto que
parece que somos en el estado de vigilia…˜
Se puede concebir perfectamente el nacimiento de un cuerpo…˜ Se puede concebir
incluso el nacimiento o la aparición del conocimiento en nosotros…˜ Pero tratad de ver
por todos los medios el nacimiento de vuestro sueño profundo…˜ Cada día…˜ el sueño
profundo desaloja la vigilia entera…˜ Tratad de ver…˜ por todos los medios…˜ cómo
ocurre este desalojo…˜ Ved el nacimiento de vuestro sueño profundo…˜ ¿quién lo pa-
re?…˜ ¿quién lo gesta?…˜ ¿Encontráis que vuestro sueño profundo se parece en algo a
este pequeño individuo que aparece cada día en vosotros?…˜
¿En qué se diferencia un sueño profundo de otro?…˜ ¿Cómo es de grande o de pe-
queño el sueño profundo?…˜ ¿Dónde está éste que creéis ser en el sueño profundo?…˜
¿Dónde está el sueño profundo mismo?…˜ ¿en qué espacio?…˜ ¿en qué mundo?…˜ ¿En

175
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

qué consistís en el estado de sueño profundo?…˜ ¿Cuál es vuestra substancia?…˜ ¿cuá-


les son vuestras medidas?…˜ ¿Cómo ha ocurrido su nacimiento?…˜ ¿Cómo ocurre cada
día su nacimiento?…˜ ¿Hay algo en vuestro sueño profundo que se parezca a un naci-
miento?…˜ ¿Sois o no sois en vuestro estado de sueño profundo?…˜ ¿Podéis decir si-
quiera que es vuestro?…˜
No hay ningún nombre ni apariencia de nosotros en nuestro estado de sueño profun-
do…˜
¿No es verdadero que nuestro estado de sueño profundo es sin nacimiento?…˜

176
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1901
_____________

¿Es real nuestro sueño profundo?…˜ ¿es verdadero nuestro sueño profundo?…˜
¿Cómo sabemos que es real?…˜ ¿cómo sabemos que es verdadero?…˜ ¿Lo sabe otro en
nuestro lugar?…˜ ¿Lo está sabiendo otro en nuestro lugar ahora?…˜ Para que nuestro
sueño profundo sea…˜ ¿es necesario que nosotros sepamos que estamos en sueño pro-
fundo?…˜ ¿Qué evacua de nosotros nuestro estado de sueño profundo?…˜
Yo me pregunto adónde va todo este universo en mi propio sueño profundo…˜ Me
busco a mí mismo en él y no me encuentro…˜ No encuentro en él ni rastro de espa-
cio…˜ ni rastro de tiempo…˜ ni noche…˜ ni día…˜ no encuentro en él mi nacimien-
to…˜
No somos en él ningún habitante…˜ no hay en él reinos mineral…˜ ni vegetal…˜ ni
animal…˜ ni humano…˜ ni angélico…˜ ni divino…˜ No hay en él visiones ni audicio-
nes…˜ no hay sensación de que yo soy…˜ no hay sed…˜ no hay fuego…˜ no hay escla-
vitud ni liberación…˜ no hay comienzo ni fin…˜
La mejor sugerencia posible de nuestra verdadera naturaleza es nuestro propio esta-
do de sueño profundo…˜ Pero para ver en él…˜ tenemos que cesar de creer que no hay
nada que ver en él…˜ Si tal fuera el caso…˜ nadie querría dormir nunca…˜ Ver el sueño
profundo…˜ es ver lo que no hay…˜ Ver lo que no hay…˜ comienza por nosotros mis-
mos…˜: Nosotros mismos…˜ como creemos conocernos en la vigilia…˜ somos comple-
tamente evacuados de nuestro propio sueño profundo…˜

177
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1902
_____________

La prueba de que nosotros somos sin nacimiento está siempre en nosotros mis-
mos…˜ en nuestra percepción real de nosotros mismos…˜ ¿En qué consiste nuestra per-
cepción real de nosotros mismos?…˜ Por todos los medios tenemos que buscar en noso-
tros mismos el rastro de nuestro propio comienzo…˜ Si ha habido nunca un comienzo
de nosotros…˜ ese comienzo tiene que estar registrado…˜ Si hay ese comienzo de noso-
tros…˜ sólo nosotros podemos tener acceso a él…˜ Busquemos ese comienzo…˜ En-
contremos el registro de nuestro propio nacimiento…˜ Si lo hay…˜ tiene que estar en
nosotros…˜

178
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1903
_____________

Concibámonos presenciando un sueño…˜ ¿Hay alguna parte de ese sueño que esca-
pe a nuestra presenciación de él?…˜ Daos cuenta de que la totalidad del sueño está te-
niendo lugar dentro de nosotros…˜ Nosotros somos a la vez su contenedor y su presen-
ciador…˜ Ninguna parte del sueño puede eludir nuestra visión de ella…˜ Nosotros so-
mos omnividentes del sueño…˜
Un sueño es como un germen de contenidos hechos de visión que se abre dentro de
nuestra serenidad eterna…˜ El sueño tiene su propio espacio y su propio tiempo…˜ Pero
aunque tiene lugar integralmente dentro de nosotros…˜ sus bordes no nos tocan…˜ No-
sotros le contenemos…˜ aunque en realidad él no ocupa ningún espacio dentro de noso-
tros…˜ Nosotros le estamos viendo…˜ aunque en realidad él no ocupa ningún lugar
dentro de nuestra visión…˜
Cuando aparece un sueño…˜ ¿se puede decir que nace dentro de nosotros?…˜ ¿Hay
en la aparición de un sueño algo que corresponda con el hecho que nosotros llamamos
nacimiento?…˜
Por mí mismo…˜ yo no sabría explicar en qué consiste…˜ ni cómo sucede la apari-
ción de un sueño en mí…˜ Tengo la sensación de que la aparición del sueño y mi verle
aparecer son simultáneos…˜ Veo que el sueño aparece sin pasar por ningún nacimien-
to…˜ veo que su ámbito aparece sin que le preceda ningún desarrollo…˜ veo que las
gentes y los actos y las sensaciones que contiene aparecen igualmente sin que les prece-
da ningún desarrollo…˜ Aparecen como aparecen…˜ repentinamente…˜ cada cosa con
el estado de desarrollo aparente que parece tener en el momento de su aparición…˜
Ningún nacimiento les precede…˜
El sueño no tiene otro lugar de aparición que nuestra visión de él…˜ Igualmente con
nuestra vigilia…˜ Veo que mi vigilia aparece en mí sin pasar por ningún nacimiento…˜
veo que su ámbito de ocurrencia aparece sin que le preceda ningún desarrollo…˜ veo
que las gentes y los actos y las sensaciones que contiene aparecen igualmente sin que
les preceda ningún desarrollo…˜

179
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1904
_____________

Cuando sobreviene el sueño profundo…˜ es nuestra naturaleza real la que se duerme


de nosotros…˜ Lo que nosotros aceptamos que nosotros somos en el estado de vigi-
lia…˜ jamás se duerme…˜ Lo que se duerme de nosotros…˜ es nuestra verdadera natu-
raleza real…˜ En nuestro sueño profundo no hay el menor rastro de este nosotros que
aparentamos ser en nuestra vigilia…˜
Nuestra naturaleza real se duerme en sí misma…˜ ¿Cómo se siente esto?…˜ El co-
nocimiento en términos de conocedor y conocido…˜ no pasa jamás adentro de las fron-
teras del sueño profundo…˜ Nadie sabe cómo es el sueño profundo…˜ nadie sabe en
qué consiste…˜ nadie puede dar a saborear el sueño profundo…˜ Nosotros mismos…˜
como nosotros aparecemos en la vigilia…˜ desaparecemos absolutamente en el sueño
profundo…˜ No hay en el sueño profundo el menor rastro de nada que nosotros poda-
mos reconocer como nosotros mismos y nuestro…˜ No hay cielo ni tierra…˜ no hay sol
ni luna…˜ no hay seres…˜ no hay pasiones…˜ no hay sabiduría…˜ no hay conocimiento
de que nosotros somos…˜ no hay cuerpo-ni-mente-ni-alma-ni-espíritu…˜ no hay naci-
miento…˜ no hay dimensiones…˜ no hay espacio ni tiempo…˜ no hay sufrimiento…˜
no hay anhelo…˜ no hay vía ni meta…˜: Nuestra verdadera naturaleza se ha dormido de
nosotros…˜
Sobreviene el sueño…˜ y mi verdadera naturaleza se recoge de mí…˜ ¿Qué quiere
decir esto?…˜ Mi verdadera naturaleza vacía de visión mis ojos…˜ y entonces yo ya no
veo más el mundo…˜ Mi verdadera naturaleza vacía de audición mis oídos…˜ y enton-
ces yo ya no escucho a ningún conocimiento explicándome lo que yo soy…˜ Mi verda-
dera naturaleza vacía de sensación y de consciencia de ser mi corazón…˜ y entonces yo
ya no siento ni soy consciente de que yo soy…˜ Todo de mi falsa identidad es vacia-
do…˜ Todo vuelve a ser como era…˜ cuando nada de todo esto era…˜ Mi verdadera
naturaleza se duerme en sí misma de mí…˜

180
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1905
_____________

Cuando estamos presenciando que en el estado de sueño profundo no hay nada de


todo lo que ahora parece haber…˜ a esta visión de nosotros mismos…˜ vacíos de todo
contenido…˜ se le llama el Cuarto estado…˜ Para el que es ignorante de su verdadera
naturaleza…˜ sólo parece haber tres estados…˜ Estos tres estados parecen gravitar y
estar contenidos en lo que el ignorante de su verdadera naturaleza llama su cuerpo…˜
Para el ignorante…˜ su cuerpo se despierta contenido en este mundo espacial…˜ A este
despertar de su cuerpo en este mundo espacial…˜ el ignorante lo llama estar vivo…˜ El
estado de sueño con sueños…˜ y el estado de sueño profundo…˜ se considera entonces
como una suerte de alteraciones en el curso temporal de la vida…˜ Ni siquiera se repara
en ellos…˜ No son significativos…˜ En ellos no pueden ejercerse la sugestión de que yo
soy el autor de mis obras…˜ Y el ignorante se concibe a sí mismo como un autor de
cosas…˜ Cuantas más cosas pueda atribuirse falsamente un ego ignorante…˜ tanto más
ego será…˜ Pues el ego es esencialmente lo que el ignorante cree estar haciendo…˜ De
ahí la angustia que genera la ausencia de obras…˜ Un ego es lo que uno se atribuye co-
mo sus obras…˜ Un ego es siempre “Yo hago…˜ yo pienso…˜ yo comprendo…˜ Estos
hechos es yo quien los hace…˜ estos pensamientos es yo quien los piensa…˜ estas ideas
es yo quien las comprende”…˜
Sin la multiplicidad del estado de vigilia…˜ el ego no puede sobrevivir…˜ El ego
sobrevive gracias a la comparación y a la diferencia…˜ Donde no hay multiplicidad…˜
donde no hay comparación…˜ donde no hay diferencia…˜ donde no hay más grande ni
más pequeño…˜ donde no hay más feliz ni más desgraciado…˜ donde no hay más bue-
no ni menos bueno…˜ donde no hay más santo ni menos santo…˜ el ego no puede so-
brevivir…˜
Nosotros podemos presenciar perfectamente ese estado donde el ego no sobrevi-
ve…˜ ese estado donde no hay multiplicidad…˜ ni comparación…˜ ni diferencia…˜
Nosotros podemos presenciar perfectamente ese estado donde nuestro propio ego…˜
donde nuestro propio llamarnos “yo” a nosotros mismos no está…˜ Ese estado es el
sueño profundo…˜ Cuantísimo más poderoso…˜ cuantísimo más vasto…˜ cuantísimo
más inescrutable es nuestro sueño profundo…˜ que esta sumarísima pequeñez de nues-
tra vigilia y sueño con sueños…˜ ¿Por qué es ello así?…˜ La experiencia misma habla
de lo que tiene lugar en el sueño profundo…˜ Lo que llamamos falsamente nuestra vi-
da…˜ la totalidad de la historia de nuestro ego…˜ todas sus obras auto-atribuidas…˜ sus
grandezas y sus miserias…˜ su auto-orgullo…˜ su desmedida infatuación…˜ toda nues-

181
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tra vigilia…˜ la totalidad de nuestra vigilia…˜ desaparece absolutamente absorbida en la


disolución del sueño profundo…˜ Simplemente no está aquí…˜ Y no está aquí ahora…˜
en que estamos tomando consciencia de que esto es un hecho absolutamente irrefuta-
ble…˜ ¿Veis por vosotros mismos…˜ que el sueño profundo os traga absolutamente…˜
integralmente…˜ sin que quede el más pequeño rastro de lo que vosotros conocéis fal-
samente como yo y mío?…˜ ¿No es lo que traga mayor que lo que es tragado?…˜ Si la
vigilia fuera real…˜ si fuera lo que parece ser…˜ no podría devenir instantáneamente
nada…˜ no podría ser tragada y hecha ser sueño profundo…˜ no podría ser vaciada de
su aparente constitución material…˜

182
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1906
_____________

El sueño profundo es siempre el envolvente de los estados de sueño con sueños y de


vigilia…˜ Debido a que no está sujeto a la condición temporal ni espacial…˜ dondequie-
ra y cuando quiera que el sueño con sueños y vigilia se abren…˜ el sueño profundo es
siempre antes…˜ siempre primero…˜ y siempre es el contenedor y el presenciador de
ambos…˜ El sueño profundo nunca duerme…˜
Sin embargo…˜ para el ignorante de su verdadera naturaleza…˜ lo primero es siem-
pre la vigilia…˜ Cuando se habla de nacimiento…˜ se quiere decir vigilia…˜ Y puesto
que la vigilia está sujeta a la condición temporal…˜ después de ella…˜ en sucesión con-
catenada…˜ viene el sueño con sueños…˜ y el sueño profundo…˜ El ignorante de su
verdadera naturaleza ve el sueño con sueños y el sueño profundo como funciones de su
vigilia…˜ como funciones de su cuerpo…˜
El cuarto estado es ver el sueño profundo…˜ Ver el sueño profundo…˜ es este estar
viendo cómo traga enteramente la totalidad de la ilusión de que nosotros somos el na-
cimiento…˜

183
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1907
_____________

¿Qué es lo que se llama el Cuarto estado?…˜ El Cuarto estado es contemplar la


consciencia con la consciencia misma…˜ El Cuarto estado es volver nuestro conoci-
miento a cuando el conocimiento no estaba aquí…˜ El Cuarto estado es dar la voz del
conocimiento para que nos hable de nosotros, el Estado cuando la voz no era…˜ El
Cuarto estado es volver nuestro conocimiento a cuando el conocimiento de que nosotros
somos no era…˜ y conocer Eso que Es…˜ Eso que somos…˜ cuando no sabemos que
nosotros somos…˜
Contemplo mi verdadera naturaleza…˜ Vuelvo este conocimiento de mí mismo a
cuando no hay en mí ningún conocimiento…˜ Doy este conocimiento para que Eso
donde no hay ningún conocimiento…˜ me enseñe todo de mí mismo…˜ Siempre más y
más adentro…˜ hasta el corazón mismo del Gran Océano de Mismidad sublime…˜
¿Qué me lleva a la empresa que tiene lugar toda dentro de mí?…˜ Es un néctar que em-
briaga…˜ es una saboreación que arrebata…˜ Cuanto más y más profundo contem-
plo…˜ tanto más y más amo…˜ Me pierdo completamente sumergido en este amor…˜
Es un amor hecho exclusivamente de lo que veo que es mí mismo…˜ Lo que veo que
soy…˜ Eso amo…˜ Lo que veo que soy…˜ eso bebo…˜ Lo que veo que soy…˜ me be-
be…˜ Es una sed y un anhelo que se alimenta siendo saciado…˜ Se sacia…˜ y sobrevive
a su propia saciación completamente idéntico a lo que ama…˜
Ciertamente el Cuarto estado es entrar con la luz del conocimiento en el sueño pro-
fundo…˜ El Cuarto estado es el matrimonio integral de la vigilia y el sueño profundo…˜
Mirad…˜ no hay ningún nosotros en el estado de sueño profundo…˜ El estado de
sueño profundo es el frente y la vanguardia de nuestro verdadero estado real…˜ ¿Qué es
un frente y una vanguardia?…˜ Un frente y una vanguardia es lo que se ve…˜ la espalda
es lo que no se ve…˜ Nuestro verdadero estado real queda completamente a la espalda
del sueño profundo…˜
Siempre lo somos…˜ Pero nuestra amnesia de lo que más amamos es completa…˜
Contemplamos el sueño profundo…˜ y aún siendo nuestra única propiedad verdade-
ra…˜ somos incapaces de ver nada…˜ ¿Qué queremos ver donde sólo nosotros so-
mos?…˜ Todo lo que podemos ver de nuestro sueño profundo…˜ es lo que no hay en
él…˜ ¡Y qué grandes ausencias son las que no hay en nuestro sueño profundo!…˜ La
primera y la más grande…˜ es la ausencia absoluta de lo que nosotros hemos aceptado
ser en el estado de vigilia…˜ ¡Con qué confianza extraordinaria desechamos todo de
nosotros cuando sobreviene el sueño profundo!…˜ Este mundo y lo que creemos ser

184
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

devienen absolutamente desaparecidos…˜ olvidados…˜ ausentes…˜ Y sin embargo…˜


no estamos muertos…˜ ¿Cómo lo sabemos?…˜ ¿cómo sabemos esto?…˜ Lo sabe-
mos…˜ lo vemos…˜ lo contemplamos…˜ debido a que el Cuarto estado está presente
ahora…˜
Lo que no está en nuestro sueño profundo no es nosotros ni nuestro…˜

185
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1908
_____________

¿Dónde está mi nacimiento?…˜ me pregunto…˜ No veo nada de mí mismo ni de


mío en mi sueño profundo…˜ No veo mi comienzo…˜ Un grandísimo misterio me so-
brecoge…˜ No veo nada de mí mismo ni mío…˜ y sin embargo me veo…˜ Me veo esta-
ble…˜ eterno…˜ una montaña silente sin cima ni falda…˜ Nada me contiene…˜ Enton-
ces veo mi propia espalda…˜ recediendo siempre más y más atrás…˜ Mi corazón rompe
en un maremoto de amor…˜ Donde con el conocimiento no llego…˜ este amor prosi-
gue…˜ una flecha de júbilo que conoce su Blanco…˜ A esto se llama el Cuarto esta-
do…˜

186
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1909
_____________

La proposición “sin nacimiento”…˜ La proposición a nosotros de que nosotros so-


mos “sin nacimiento”…˜ la proposición escuchada por nosotros de que nosotros somos
“sin nacimiento”…˜ la proposición asentida por nosotros…˜ saboreada por nosotros…˜
descubierta verdadera por nosotros…˜ de que nosotros somos “sin nacimiento”…˜ es la
síntesis absoluta de toda la sabiduría sobre nosotros mismos…˜ “Sin nacimiento”…˜ es
el mapa…˜ y la dirección…˜ y la meta de nosotros mismos…˜ Cuando encontramos que
somos “sin nacimiento”…˜ lo que encontramos es a nosotros mismos…˜ “Sin nacimien-
to” es el nombre de nuestra Casa…˜ en el país de nosotros mismos…˜ en la era sin
tiempo de nuestra permanencia eterna…˜ “Sin nacimiento” destila una sabiduría que se
saborea…˜ Bebiendo incesantemente esta sabiduría…˜ curamos milagrosamente de la
sugestión del nacimiento…˜ Nuestra visión se abre por donde nunca hubiéramos espe-
rado que podría abrirse…˜ hacia nosotros mismos…˜ Entonces nos vemos…˜ exacta-
mente como somos…˜ Sin vernos nos vemos…˜ y lo que vemos nos convierte instantá-
neamente en un único estado donde tiene lugar el prodigio de lo que vemos que so-
mos…˜ eso mismo amamos…˜ Este es un amor incalculable donde nuestra propia Mis-
midad eterna se abraza a sí misma Ahora…˜ Este Amor canta con una suspiración silen-
te hecha sólo de visión…˜ y de contacto estrecho…˜ y de interpenetración extática…˜
Amamos lo que vemos que somos…˜ Y lo que vemos que somos nos ama…˜ Y este
amor es un Amor único…˜ como un mar con dos orillas…˜ Por una orilla la visión y la
saboreación y el Amor hecho de suspiración de lo que estamos viendo que somos…˜
Por la otra orilla…˜ Lo que somos…˜ sirviéndose de esta visión y de esta saboreación y
de este Amor hecho de suspiración para verse a sí mismo tal cual es…˜ Misteriosamente
parecemos dos orillas de un mismo Mar…˜ pero nosotros sabemos que es un Mar sin
orillas…˜ No nos importa nada que nuestro propio Ser Eterno nos recoja…˜ Lo desea-
mos ardientemente…˜
Toda nuestra sabiduría verdadera…˜ sólo la podemos mamar de la teta sublime de la
proposición “sin nacimiento”…˜ Pero fijaos bien…˜ la sabiduría es sólo la guía a la vi-
sión…˜ a la saboreación…˜ al Amor…˜ a la fusión…˜ y a la desaparición…˜ Una guía
no vale nada si no se usa…˜ y tampoco vale nada cuando ya se ha usado…˜
Nosotros no sabremos siempre que nosotros somos…˜ Sólo lo sabemos Ahora…˜ La
sabiduría que tenemos que aplicar Ahora…˜ es que somos “sin nacimiento”…˜ Son sólo
dos palabras…˜ su esencia es una negación…˜ Nos negamos a aceptar ser todo lo que el
nacimiento significa…˜ El nacimiento es sólo instrumental…˜ no es nosotros…˜ El na-

187
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

cimiento es el órgano de nuestro propio amor de nosotros mismos…˜ Es un alumbra-


miento con el que nos estamos viendo…˜ Nunca vemos otro que nosotros mismos…˜
“Sin nacimiento” es el plumaje en nuestras alas para volar adentro de nosotros mis-
mos…˜

188
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1910
_____________

Me veo a mí mismo sin nacimiento…˜ y en mi centro…˜ abierto como un abierto


hecho de amor extático…˜ este Ojo con el que me veo…˜ No conozco mis límites…˜
jamás los he encontrado…˜ Amor incandesce en mi centro…˜ abierto como un ojo…˜
Yo no tengo nacimiento…˜ no conozco mi principio ni mi fin…˜ El esplendor de mi
propia visión es una corriente de atracción que me traga en mí mismo…˜ Es un Amor
bienaventurado que arde incesantemente en mi corazón…˜
Tres estados son la suma y la concurrencia del punto luminoso en mi centro…˜ Todo
alrededor del punto…˜ mi Ser eterno se regocija en su propia visión…˜ Nunca ha exis-
tido ni existe este nosotros que creemos nacido…˜ El nacimiento es el punto incandes-
cente en el centro de la Eternidad…˜ La Eternidad se está viendo a sí misma Eterna con
esta incandescencia…˜ El nacimiento es sólo un ojo sin visión…˜ La visión en él es
nuestra propia naturaleza verdadera viéndose a sí misma…˜
Se ama a sí misma…˜ Todo este nacimiento resuena con una suspiración de amor
unánime de mi verdadera naturaleza…˜ ante la visión estática de mi verdadera naturale-
za…˜
¿Queréis saber lo que es “sin nacimiento”?…˜ “Sin nacimiento” es todo…˜ No hay
ningún nosotros nacido…˜

189
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1911
_____________

Me pongo a contemplar mi naturaleza verdadera…˜ y yo mismo me sorprendo y me


pasmo de lo que veo que soy…˜ ¿Cómo es posible que yo esté comprendiendo esto de
mí mismo?…˜ Yo no me puedo sacar del cosmos…˜ yo nunca he entrado en él…˜ ¿Qué
podría hacer yo entonces para sacarme a mí mismo del cosmos?…˜ Me comprendo y
me veo sin nacimiento…˜ Me comprendo y me veo sin sabiduría…˜ Toda la sabiduría
me sirve…˜ Toda la sabiduría es este punto de incandescencia en mi seno…˜ Como un
sueño se abre el cosmos en mí…˜ El cosmos está lleno de obras…˜ el cosmos está lleno
de sabiduría…˜ Parece grandioso…˜ parece antiquísimo…˜ Sin embargo…˜ yo lo veo
sólo como una minúscula luciérnaga en mi seno…˜ Yo no estoy dentro de él…˜ Yo
nunca he estado dentro de él…˜ Estoy viendo a esta minúscula luciérnaga dentro de mi
seno…˜ Y dentro de ella…˜ estoy viendo todo este cosmos…˜ todos sus seres…˜ todas
sus obras…˜ su comienzo y su fin…˜ Me veo a mí mismo viendo esta minúscula luciér-
naga dentro de mi seno…˜ y el pasmo me sobrecoge…˜ “No tengo que venir a mí mis-
mo”…˜ me digo…˜ “Yo nunca he salido de mí…˜ A mí mismo no se llega…˜ Todo lo
contengo”…˜ ¡Qué pasmosa comprensión!…˜ Aunque quiera…˜ no puedo negarlo…˜
Jamás he peleado por ser lo que soy…˜ Lo que soy no es un galardón que yo haya dis-
putado nunca a ningún otro pretendiente…˜ Lo que soy no es Dios…˜ lo que soy no es
hombre…˜ lo que soy no es el Cielo y la Tierra…˜ lo que soy no es cosmos…˜ Lo que
soy es lo que soy…˜ Yo no se lo disputo a nadie…˜ no corro ninguna carrera para obte-
ner el premio de lo que soy…˜ Todas las grandes palabras me sobran…˜ Donde me veo
ser…˜ lo que yo soy es todo lo que es…˜ Lo más pasmoso es que no puedo contradecir
lo que veo que soy…˜ Dentro de mi seno…˜ luce esta pequeña luciérnaga…˜ Dentro de
esta pequeña luciérnaga…˜ todo este cosmos se abre…˜ Pero es absolutamente irreal…˜
absolutamente inexistente…˜
¿Cómo he llegado a saber esto de mí?…˜ No hay ningún cómo…˜ Estoy viendo que
jamás ha habido ni hay ni habrá ningún tiempo ni ningún espacio…˜ que no tenga su
acontecer en mi seno…˜ No hay ningún cómo he llegado yo a saber esto de mí…˜ Este
conocimiento de mí mismo nunca me ha faltado…˜ Yo no lo estoy inventando…˜ Sólo
lo estoy viendo…˜ y viéndolo…˜ mi pasmo es extremo…˜
Yo no me parezco para nada a un hombre…˜ ni a un dios…˜ ni a un sabio…˜ ni a su
sabiduría…˜ Yo no me parezco para nada a las obras de los virtuosos ni a los pecados
de los pecadores…˜ Yo no puedo ser encontrado…˜ nunca he estado perdido…˜ Ningu-
na palabra…˜ grande ni pequeña…˜ me califica…˜ Yo no estoy en el cosmos…˜ no soy

190
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

el cosmos…˜ El cosmos entero está dentro de mi seno…˜ como un pequeño punto in-
candescente…˜ como una minúscula luciérnaga luciendo…˜
¿Cómo he llegado yo a darme cuenta?…˜ Esto es prodigioso…˜

191
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1912
_____________

No está habiendo por parte de nadie un decirme lo que soy…˜ Lo que veo que soy
no es una recompensa…˜ Me conozco…˜ eso es todo…˜ No me reconozco en el hom-
bre…˜ no me reconozco en ninguna proposición nacida…˜ no me reconozco en el cos-
mos…˜ El conocimiento me sirve…˜ la consciencia me sirve…˜ los tres estados me
sirven…˜ Pero yo no me parezco a ellos…˜ yo no estoy en ellos…˜ yo no nazco jamás
en ellos…˜
Yo no me parezco a lo que dura…˜ yo no me parezco a lo que no dura…˜ No soy
grande ni pequeño…˜ Me veo a mí mismo porque el conocimiento está aquí…˜ pero yo
no soy el conocimiento…˜ no estoy en él…˜ no me parezco a él…˜ él no me abarca…˜
Ni siquiera con él conozco yo mis límites…˜ Yo jamás me toco…˜ yo no sé dónde co-
mienzo ni dónde acabo…˜ yo no conozco mi propia esencia…˜ Sólo este pasmoso ins-
tante me revela…˜ Dentro de mi seno…˜ esta minúscula luciérnaga luciendo…˜ No está
habiendo por parte de nadie este decirme lo que yo soy…˜ Lo sé por mi ser mismo…˜
No es una recompensa…˜ no es un merecimiento…˜ Nadie esconde de mí mi propio
conocimiento de mí mismo…˜ Todo lo que el cosmos entero significa es sólo este ins-
tante en que sé quién soy…˜
No esperéis ninguna otra luz que la luciérnaga que luce dentro de vuestro propio se-
no para veros…˜ Nadie os esconde de vosotros mismos…˜

192
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1913
_____________

Queridos míos…˜ contemplad vuestro propio adentro…˜ Sed agudamente conscien-


tes de que está vacío…˜ Contemplando mi propio adentro…˜ yo tengo la certeza absolu-
ta de que estoy contemplando lo que vosotros mismos contempláis…˜ Hay un solo
adentro…˜ Hay una sola visión que lo contempla…˜ No es mi adentro…˜ no es vuestro
adentro…˜ Es sólo visión de un adentro que es exactamente idéntico en todos…˜
Contemplemos nuestro propio adentro…˜ veamos que está vacío…˜ Seamos cons-
cientes de la visión que lo contempla…˜ ¿Somos nosotros este vacío adentro?…˜ ¿so-
mos nosotros la visión que lo contempla?…˜ Sed agudamente conscientes de que la
visión que lo contempla…˜ al mismo tiempo que lo contempla…˜ lo contiene…˜ Sed
agudamente conscientes de que vuestra visión contiene vuestro vacío interior…˜ Sed
agudamente conscientes de que vuestra visión de vuestro propio adentro no tiene como
soporte ningún órgano físico…˜ Una totalidad está viéndose como vacía dentro de voso-
tros…˜ Vosotros no estáis en ninguna parte de lo que vuestra visión contiene…˜ Voso-
tros sois siempre el contenedor vidente de vuestro propio interior vacío…˜
Sin embargo…˜ vuestra sensación de presencia es total…˜ Vuestro interior está vac-
ío…˜ Vosotros estáis viendo que sois el contenedor de todo…˜ Por ello…˜ vuestra sen-
sación de presencia es total…˜ completamente independiente de que haya o no haya un
contenido en vuestro adentro…˜ Esta sensación de presencia es el clamor de nuestra
naturaleza real…˜ Es completamente independiente de todo contenido…˜ No depende
de los tres estados…˜ Es perfectamente accesible por nosotros siempre…˜
Lo que veo de mí mismo…˜ lo veo de vosotros…˜ Veos como el contenedor incon-
tenido de todo…˜ Aunque no queráis…˜ vosotros sois sin nacimiento…˜ Ser sin naci-
miento es natural…˜ es completamente llano…˜ es verdadero…˜ es verificable…˜
Viéndose uno mismo como el contenedor de todo…˜ uno siente de una manera llana y
natural que uno es sin nacimiento…˜ Sólo cuando esperamos que el estado cuerpo-
mente-alma-y-espíritu nos dé satisfacciones…˜ sólo entonces no podemos aceptar que
somos sin nacimiento…˜
El nacimiento se abre en nosotros como una flor se abre vivificada por los rayos del
sol…˜ El nacimiento se abre en nosotros…˜ y nosotros lo contenemos…˜ lo presencia-
mos abrirse…˜ El nacimiento se abre en nuestro adentro vacío…˜ No es otra cosa que
nuestro propio adentro vacío…˜ No había nada adentro de nosotros…˜ Nuestro adentro
es siempre exactamente tan vacío…˜ tan limpio como estamos contemplando ahora…˜
De manera que el nacimiento se abre y se alimenta de este mismo vacío eterno de nues-

193
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tro adentro…˜ Vacío no quiere decir privado de contención…˜ Nuestro adentro está
vacío únicamente de otro que nosotros mismos…˜ Pero está completamente lleno de
nosotros…˜ de lo que nosotros somos realmente…˜ Debido a ello está siendo sentida
esta fuerte sensación de presencia…˜ Esta sensación de presencia…˜ este reconocimien-
to absoluto de nuestro estar presentes a nuestro propio interior vacío…˜ es nuestra ver-
dadera naturaleza…˜ Presencia…˜ sólo presencia…˜

194
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1914
_____________

La continuidad de nuestra presencia no se rompe por la aparición de los tres esta-


dos…˜ Nosotros los contenemos…˜ y ellos nos revelan…˜ Sólo uno mismo puede darse
cuenta de que es sin nacimiento…˜ ¿Por qué es esto así?…˜ Ello es así porque es en uno
mismo donde el nacimiento se abre…˜ El nacimiento es los tres estados…˜ sueño pro-
fundo…˜ sueño con sueños…˜ y vigilia…˜ En la vigilia vemos a muchas gentes…˜ an-
tiguas y actuales…˜ pero todas están contenidas dentro de nosotros…˜ están hechas de
nosotros…˜ De manera que ninguna de ellas puede darse cuenta por nosotros de que
nosotros somos sin nacimiento…˜ Todas ellas tienen su apariencia sólo dentro de nues-
tra presencia…˜ Nosotros somos siempre su contenedor y su presenciador…˜
La continuidad de nuestra presencia no se rompe por la aparición del nacimiento…˜
El nacimiento sólo nos revela…˜

195
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1915
_____________

Los tres estados…˜ sueño profundo…˜ sueño con sueños…˜ y vigilia…˜ se abren en
nosotros…˜ No son grandes ni pequeños…˜ Necesitan de nosotros como las plantas
necesitan de la tierra…˜ Nosotros somos su contenedor…˜ su presenciador…˜ y su ali-
mento…˜ Ellos se abren en nosotros…˜ nosotros no somos los tres estados…˜
Una inconnumerabilidad de universos…˜ abriéndose en nuestra presencia…˜ equi-
valen sólo a este instante de auto-consciencia en que nosotros sabemos que nosotros
somos…˜ Este sentido de presencia…˜ esta sensación de presencia…˜ es la vida de los
tres estados…˜ la vida universal…˜ Es nosotros…˜ No se trata de ningún dios…˜ no se
trata de ser más ni menos…˜ no se trata de poseer nada…˜ Nosotros no tenemos medio
de tocar nuestros propios límites…˜ nosotros no tenemos límites…˜ No comenzamos
con el tiempo…˜ no acabamos con el tiempo…˜ Somos por todas partes y siempre…˜
Lo grande y lo pequeño se abre en nosotros…˜ se abre en nuestra presencia…˜ Nosotros
somos el lugar universal…˜ Pero el universo no nos contiene…˜ Sus medidas no son
nuestras medidas…˜ su tiempo no es nuestro tiempo…˜
Nosotros no hacemos nada para que el conjunto de los tres estados se abra en noso-
tros…˜ Ello no es el resultado de nuestras obras…˜ Nosotros no ordenamos ni manda-
mos nada…˜ nosotros no somos dios…˜ nosotros no manifestamos ni reabsorbemos los
tres estados…˜ Nosotros sólo somos la Presencia en quien los tres estados se abren…˜
Hay esa fuerte inclinación a creernos hacedores…˜ a creernos meritorios o culpa-
bles…˜ a creernos un pequeño ser nacido y mortal a quien mueve el motor de sus pe-
queños fines…˜ Si cedemos a esta inclinación…˜ nunca comprenderemos quién so-
mos…˜ No se trata de una invención…˜ Nosotros no tenemos que inventarnos a noso-
tros mismos como un ideal que tenemos que alcanzar…˜ Lo que somos lo somos…˜ Lo
que somos lo somos siempre…˜ Los tres estados se abren en nosotros…˜ Nosotros so-
mos su contenedor…˜ su presenciador…˜ y su alimento…˜ Ellos transcurren en noso-
tros…˜ Debido a ello…˜ nuestra propia presencia se revela a nosotros…˜ Nuestra Pre-
sencia no tiene comienzo ni fin…˜ Nosotros no podemos abarcar nuestra propia reali-
dad…˜ debido a que no hay cuando ni donde…˜ donde nuestra realidad no sea…˜ Noso-
tros sólo podemos quedar revelados por la apertura de los tres estados en nosotros…˜
Sabiendo que nosotros somos el Océano donde la isla del nacimiento emerge…˜ seamos
plenamente conscientes de ser lo que somos…˜
No se trata de ser dioses…˜ nosotros no tenemos otra necesidad que ser lo que noso-
tros somos…˜ ¿Para qué querríamos nosotros ser dioses…˜ si los dioses mismos necesi-

196
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

tan nuestra presencia para emerger…˜ los dioses mismos son como islas que emergen
en el Océano de nuestra mismidad…˜ Nosotros no somos de ellos…˜ nosotros no hace-
mos nada…˜ La oceanidad de nuestra Presencia no hace otra cosa que presenciar…˜
está limpia de actos…˜ está limpia de obras…˜ Nosotros no somos mejorables…˜ no
somos susceptibles de mejora…˜ Para hacer…˜ para obrar…˜ es necesario ser un cuerpo
dentro de un espacio…˜ Esto no tiene nada que ver con nosotros…˜ Nosotros somos la
abertura donde el lugar del espacio se abre…˜ Sólo Presencia…˜ Nosotros no hacemos
jamás otra cosa que presenciar…˜

197
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1916
_____________

No se trata de ser teistas o ateos…˜ se trata sólo de abarcarnos comprendiéndo-


nos…˜ se trata sólo de ser lo que nosotros somos…˜ y de saberlo…˜ Nosotros no usur-
pamos absolutamente a nadie el hecho irrefutable de que somos la Presencia donde se
abren los tres estados…˜ Dios mismo…˜ por grande e indescriptible que sea lo que esta
palabra significa…˜ necesita nuestra Presencia para abrirse…˜ Si Dios es la Luz…˜ no-
sotros somos la Presencia que la ve…˜ Si Dios es la Vida…˜ nosotros somos la Presen-
cia que la siente…˜ Si Dios es la Vía…˜ nosotros somos la Presencia donde la Vía dis-
curre…˜ De nosotros a nosotros no hay ninguna vía…˜ No hay ninguna usurpación en
comprender lo que somos…˜ Lo que somos no está en necesidad de nada…˜ Lo que
somos es una montaña de mansedumbre…˜ siempre eterna…˜ siempre por todas par-
tes…˜ Dondequiera y cuandoquiera que los tres estados se abren…˜ este sentido de Pre-
sencia se siente…˜ este sentido de Presencia nos revela…˜
Es un error fatal identificarse con los tres estados…˜ Habiendo aceptado la proposi-
ción falsa de que nosotros somos lo que se ha abierto en nosotros…˜ nuestra falsa sepa-
ración de nuestro verdadero estado…˜ nos convierte en buscadores de nosotros mis-
mos…˜ Este es un estado doloroso…˜ Nuestra búsqueda dura mientras nos busca-
mos…˜ Lo que hay que comprender en nuestra búsqueda…˜ no es que nosotros estamos
buscándonos…˜ sino la presencia…˜ este sentido de presencia…˜ donde la búsqueda
está teniendo lugar…˜ Sin este sentido de nuestra Presencia…˜ ¿dónde están el buscador
y lo que busca?…˜

198
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1917
_____________

Seamos plenamente conscientes de nuestra propia presencia…˜ Los tres estados…˜


sueño profundo…˜ sueños con sueños…˜ y vigilia nos revelan…˜ Ellos no nos presen-
cian…˜ ellos no saben que nosotros somos…˜ No hay nada corporal…˜ no hay nada
mental…˜ no hay alma…˜ no hay espíritu en nuestra presencia…˜ El cuerpo…˜ la men-
te…˜ el alma…˜ el espíritu…˜ todo este conjunto está siendo presenciado por noso-
tros…˜ Incluso estas divisiones de cuerpo…˜ mente…˜ alma…˜ y espíritu…˜ son iluso-
rias…˜ no existen en realidad…˜ Sólo la Presencia es…˜ Los tres estados la revelan…˜
Sólo la Presencia sabe que ella es…˜ Seamos absolutamente conscientes de nuestra pro-
pia presencia…˜ Nosotros no somos dios…˜ Dios se abre en nuestra presencia…˜ Noso-
tros no somos tampoco los tres estados…˜ Los tres estados se abren en nuestra presen-
cia…˜ ¿Qué somos nosotros entonces?…˜ La sensación de presencia…˜ el hecho pas-
moso de que estamos presenciando y conteniendo todo lo que presenciamos y contene-
mos…˜ nadie más la siente…˜ Nadie está presenciando por nosotros…˜
Preguntaos por el destino de todo lo que presenciáis…˜ ¿Preguntaos dónde estaba
Dios…˜ cuando no se había abierto en nosotros…˜ cuando nosotros no éramos cons-
cientes de nuestra propia presencia?…˜ ¿Preguntaos dónde estaban los tres estados…˜
cuando no se habían abierto en nosotros…˜ cuando nosotros no nos sentíamos a noso-
tros mismos presenciando su devenir?…˜ Son irreales…˜ no existen sin nuestra presen-
cia…˜ Nosotros los presenciamos…˜ y olvidamos que es únicamente en nuestra presen-
cia donde ellos están teniendo su instante de abertura efímero…˜ Nosotros olvidamos
presenciarnos a nosotros mismos presenciando…˜
Nuestra verdadera naturaleza es tal que sólo podemos ser-la siéndola…˜ Sólo pode-
mos conocer de ella que eso es lo que somos…˜ Nada más…˜ Todo…˜ excepto nuestra
presencia a ello…˜ es irreal…˜ Sólo nosotros podemos darnos cuenta de que somos lo
que somos…˜ No hay ningún ser real otro que el que se revela a nosotros…˜ como no-
sotros mismos…˜ con la abertura de los tres estados…˜ Los tres estados pasan conti-
nuamente…˜ no hay nada en ellos que podamos atrapar…˜ Es como si estuviera pasan-
do un cúmulo de niebla…˜ Nuestra visión es clara…˜ Sólo nuestra presencia sabe que lo
que está pasando está pasando…˜ Nosotros nunca nos movemos…˜ la sensación de pre-
sencia no viaja con los tres estados…˜ Los tres estados vienen de ninguna parte…˜ van
a ninguna parte…˜ Sólo la presencia no va ni viene…˜
Nosotros no somos grandes ni pequeños…˜ Por grande que sea lo grande…˜ sólo
nuestra presencia lo contiene…˜ Es completamente vano que queramos encontrarnos en

199
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

ninguno de los tres estados…˜ simplemente no estamos en ellos…˜ También es comple-


tamente vano que queramos encontrarnos con una identidad…˜ aunque sea la del Dios
más alto…˜ en su paraíso supernal…˜ Vayamos donde vayamos…˜ nosotros somos
siempre la presencia y el contenedor…˜ nunca lo presenciado y lo contenido…˜ De ma-
nera que es completamente vano también que queramos encontrarnos a nosotros mis-
mos como un gozador en un paraíso de delectación…˜ El juego de las identidades debe
desvanecerse…˜ Nosotros no somos jamás lo que se mueve…˜ nosotros no somos
jamás los tres estados…˜

Los tres estados parecen muy grandes…˜ pero nosotros los contenemos…˜ Los tres
estados revelan nuestra presencia…˜ pero sólo nosotros sabemos que somos la presen-
cia…˜ Ellos no son sin nosotros…˜ Sólo nosotros sabemos que nosotros somos…˜

200
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1918
_____________

Así pues…˜ presenciad…˜ Todo en vosotros es sólo presencia…˜ Los tres estados
no nacen…˜ no vienen de ninguna parte donde nuestra presencia no esté…˜ Los tres
estados no tienen nacimiento…˜ Es un prodigio pasmoso que los tres estados estén reve-
lando nuestra presencia…˜ Es un instante único en el que nosotros estamos sabiendo
que nosotros somos…˜ Nada nace y nada muere jamás…˜ Los hechos son mucho más
sutiles que esta explicación grosera…˜
Pasmados ante el prodigio de presenciar la abertura de los tres estados…˜ nosotros
nos olvidamos de presenciarnos a nosotros mismos…˜ Toda la realidad está con noso-
tros…˜ es nosotros…˜
Presenciad llanamente vuestro interior vacío…˜ ¿Veis?…˜ No hay nada…˜ Sin em-
bargo…˜ está presente la consciencia irrefutable de nuestra propia presencia…˜ Sed lo
que sois…˜ Sed la presencia que contiene y que presencia vuestro interior vacío…˜ A
esto se llama meditar…˜
Poco a poco os iréis dando cuenta de que os es imposible comprenderos como un
individuo…˜ poco a poco os iréis dando cuenta de que aunque queráis no podéis conce-
biros como habiendo nacido…˜ Todo el cosmos se vaciará de su contenido aparente-
mente material…˜ Veréis de vosotros mismos que no sois grandes ni pequeños…˜ ni
nacidos ni mortales…˜ Poco a poco comprenderéis que absolutamente todo está conte-
nido en vuestra presencia…˜

201
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1919
_____________

Una muerte de nosotros es inconcebible…˜ Nosotros somos siempre la presencia en


quien se abren los tres estados…˜ Nosotros no somos nunca los tres estados…˜ Desde el
momento en que comprendemos profundamente que nosotros somos únicamente la pre-
sencia en quien se abren los tres estados…˜ desde el momento en que nos vemos a no-
sotros mismos sólo como la presencia en quien se abren los tres estados…˜ ya nunca
podremos aceptar que nosotros somos el nacimiento…˜ Nuestra propia Verdad hará
imposible que la proposición de que nosotros somos nacidos pueda penetrar en nuestra
aceptación…˜ Como agua que se escurre por el cristal…˜ sin jamás entrar en él…˜ así
vemos nosotros el discurrir de los tres estados cuando nos reconocemos como su pre-
senciador sólo…˜
Es verdad que somos su presenciador sólo…˜ No es una invención de un loco que
quiere se inmortal…˜ En nosotros mismos está el asentimiento a nuestra propia ver-
dad…˜ Contemplaos bien y respondeos a estas preguntas…˜ ¿No es verdadero que los
tres estados son un flujo en movimiento incesante?…˜ Primero es el sueño profundo…˜
¿En quién se abre vuestro sueño profundo para ser lo que él es?…˜ ¿Quién presencia en
vosotros vuestro sueño profundo?…˜ ¿Quién tiene conocimiento en vosotros de que
vosotros habéis dormido profundamente?…˜ ¿No es verdad que el que sabe en vosotros
que habéis dormido profundamente ha debido estar presenciando lo que estaba teniendo
lugar?…˜ Hay un vosotros que presencia el sueño profundo…˜ hay un vosotros en quien
se abre el sueño profundo…˜ Este vosotros no es el sueño profundo…˜ El sueño pro-
fundo se abre en vosotros y os convierte en su presenciador…˜ Pero vosotros…˜ lo que
vosotros sois…˜ el sueño profundo no lo presencia…˜ el sueño profundo no sabe que
vosotros sois…˜
Viene después el sueño con sueños…˜ ¿En quién se abren vuestros sueños para ser
lo que ellos son?…˜ ¿Quién presencia en vosotros vuestros sueños?…˜ ¿Quién tiene
conocimiento en vosotros de que vosotros habéis presenciado un sueño?…˜ Si vosotros
sois el sueño que habéis presenciado…˜ ¿cómo es que el sueño ya no está y vosotros
sí?…˜ ¿Saben vuestro sueños que vosotros los soñáis…˜ que vosotros los veis…˜ que
vosotros los presenciáis?…˜ Y si los sueños son lo que son…˜ sólo un flujo de visiones
en vuestro seno…˜ ¿qué veis que sois vosotros…˜ que sólo los presenciáis?…˜
Y la vigilia…˜ ¿Qué tenéis que deciros a vosotros mismos sobre lo que ocurre real-
mente en la vigilia?…˜ ¿Qué es la vigilia…˜ vuestra vigilia…˜ el cosmos que vosotros
presenciáis…˜ si vuestra presencia no está presenciando?…˜

202
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Todo lo que se llama mortal…˜ su mortalidad…˜ que es sólo una palabra vacía…˜
tiene lugar en uno solo de los tres estados…˜ a saber…˜ el estado de vigilia…˜

203
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1920
_____________

Basta con que lo veáis una sola vez…˜ Ved que vosotros no sois los tres estados…˜
Veos siendo la presencia en quien se abren…˜ Una vez vista vuestra propia verdad…˜
veréis que es vuestra propia verdad…˜ veréis que es absolutamente imposible de refu-
tar…˜
Los tres estados constituyen una rueda sin comienzo ni fin…˜ Como contenidos y
presenciados en nosotros…˜ como abiertos en nosotros…˜ son el espejo de nuestra pro-
pia presencia…˜ Entonces nos conocemos a nosotros mismos como el lugar de su flu-
jo…˜ entonces nos vemos a nosotros mismos viéndolos…˜ entonces nos vemos a noso-
tros mismos como absolutamente fuera de los tres estados…˜ una visión absoluta…˜
imposible de alcanzar…˜ imposible de tocar…˜ imposible de empañar…˜ Entonces
comprendemos que es imposible que la ilusión de los tres estados toque nunca a la rea-
lidad que la presencia…˜ Esa presencia…˜ que presencia en su seno la ilusión fugaz de
los tres estados…˜ Eso es lo que somos…˜

204
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1921
_____________

Centrémonos en el acto de estar presenciando un sueño…˜ Cuando nosotros estamos


presenciando un sueño…˜ ¿Desde dónde lo estamos presenciando?…˜ ¿En qué consis-
timos nosotros?…˜ ¿Cuál es nuestra naturaleza?…˜ El sueño está siendo presenciado…˜
Fluye incontenible dentro de nuestra presencia…˜ Nosotros presenciamos su fluen-
cia…˜ no sabemos qué presenciaremos de un instante a otro…˜ El sueño no está vinien-
do de ninguna parte…˜ el sueño no está yendo a ninguna parte…˜ Está viniendo a nues-
tra presencia desde ninguna parte…˜ y está saliendo de nuestra presencia a ninguna par-
te…˜ El sueño no nos ve…˜ el sueño no nos presencia…˜ Veamos por nosotros mismos
que esto es así…˜
Ahora…˜ probemos a apoderarnos de algo de ese flujo…˜ Consideremos esa parte
del sueño que nos es especialmente atractiva…˜ y hagámosla nuestra…˜ Cojámosla…˜
apoderémonos de ella…˜ Ejerzamos nuestra posesividad sobre ella…˜ hagámosla nues-
tra…˜ Hagámosla entrar en nosotros…˜ hagámosla de nuestra misma naturaleza…˜
Convirtámosla en lo que nosotros somos…˜ Sintámonos a nosotros mismos poseedores
verdaderos del sueño…˜ de esa parte tan querida de nuestro propio sueño…˜ ¿Podemos
hacerlo?…˜ ¿Podemos hacer nuestra la más mínima porción del sueño?…˜ ¿Podemos
ejercer la más mínima posesión real sobre absolutamente nada del sueño?…˜
¿Y en qué consistimos nosotros mismos…˜ nosotros…˜ que estamos presenciando el
sueño?…˜ ¿Somos nosotros para nosotros mismos…˜ en el momento de nuestra presen-
ciación del sueño…˜ lo que se entiende por un apacible durmiente…˜ plácidamente ten-
dido en su cama?…˜ ¿Es desde un apacible durmiente…˜ plácidamente tendido en su
cama…˜ desde donde nosotros estamos presenciando el sueño?…˜ ¿cómo somos real-
mente nosotros…˜ cuando estamos presenciando un sueño?…˜ Veámonos presenciando
un sueño…˜ y volvamos nuestra presenciación hacia nosotros mismos…˜ ¿Qué vemos
que somos nosotros?…˜ ¿cómo somos de grandes?…˜ ¿cuál es nuestra envergadura?…˜
¿cuál es nuestro color?…˜ ¿dónde estamos localizados?…˜ ¿en qué consistimos?…˜
¿En qué es nuestro verdaderamente…˜ el sueño que presenciamos?…˜ ¿Con qué lo po-
seemos?…˜
Su flujo…˜ el flujo del sueño prosigue…˜ viniendo de ninguna parte…˜ yendo a
ninguna parte…˜ ¿Y nosotros?…˜ ¿de dónde estamos viniendo nosotros…˜ en el mo-
mento de nuestra presenciación del sueño?…˜

205
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Yo me pregunto ¿cómo podemos nosotros ejercer la posesión real de algo que viene
incesantemente de ninguna parte…˜ y que no ha acabado de venir…˜ cuando ya se ha
ido de nuevo a ninguna parte?…˜ Yo me pregunto ¿cómo podemos nosotros ejercer la
posesión real del cuerpo…˜ de la mente…˜ del alma…˜ del espíritu?…˜ Yo me pregun-
to ¿con qué los poseemos?…˜ Es algo prodigioso que nosotros creamos poseer lo que es
sólo un flujo incesante de revelación de nosotros mismos a nosotros mismos…˜ No hay
nada en nuestro sueño que podamos poseer…˜ Hemos visto que no podemos…˜ que es
una imposibilidad coger la más mínima parte de un sueño y hacerla ser nosotros…˜ Yo
me pregunto ¿cómo podemos asumir que es diferente con nuestro estado de vigilia?…˜
¿Y de nosotros mismos?…˜ ¿Qué hemos averiguado de nosotros mismos…˜ vol-
viendo nuestra presenciación a nosotros mismos?…˜ El flujo del sueño cesa…˜ ¿En
quién cesamos nosotros cuando el flujo del sueño cesa?…˜

206
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1922
_____________

Los tres estados se abren en nosotros…˜ No se puede concebir una abertura de los
tres estados…˜ si ello no ocurre en nosotros…˜ Nosotros no somos el estado sueño pro-
fundo…˜ nosotros no somos el estado de sueño con sueños…˜ nosotros no somos el
estado de vigilia…˜ Nosotros no somos los tres estados…˜ y tampoco podemos poseer-
los…˜ ¿Por qué es ello así?…˜ Ello es así porque no hay en los tres estados nada que
pueda ser realmente poseído…˜ Ellos son un flujo incesante…˜ jamás idéntico a sí
mismo…˜ Sólo la presencia que contempla su fluir…˜ es perfectamente inmutable…˜
No podemos descubrir desde dónde presenciamos nuestro propio sueño…˜ Nosotros
sabemos que estábamos acostados apaciblemente en nuestra cama…˜ sólo cuando nos
despertamos…˜ Pero cuando estamos presenciando un sueño…˜ nosotros no tenemos
medio de saber desde dónde está siendo presenciado realmente el sueño…˜ Sólo vemos
el sueño…˜ su fluir lo ocupa todo…˜ La presencia que lo está viendo no está en el sue-
ño…˜ no está en ningún lugar…˜ El sueño es una abertura de nuestra presencia…˜ pero
el espacio y el tiempo del sueño…˜ están sólo en el sueño…˜ Nosotros…˜ que lo pre-
senciamos…˜ no estamos en el sueño…˜ y no hay ninguna posibilidad de descubrir
dónde estamos realmente…˜
Toda nuestra identidad como personas está hecha de ilusión…˜ no tiene ninguna
consistencia…˜ Presenciar la vigilia es como presenciar un sueño…˜ Hay un flujo de
aconteceres que nos está revelando…˜ Nosotros somos su único presenciador…˜ noso-
tros no estamos en el flujo…˜ nosotros no fluimos con él…˜ Viendo el flujo de nuestra
vigilia…˜ volvamos hacia nosotros mismos nuestra presenciación…˜ ¿Desde dónde
estamos nosotros viendo nuestra vigilia?…˜ Hay una creencia muy arraigada de que
nosotros presenciamos la vigilia desde el cuerpo…˜ hay una creencia muy arraigada de
que es el cuerpo el que se despierta…˜ y de que nosotros nos despertamos como el cuer-
po…˜ Pero el cuerpo mismo está siendo presenciado…˜ El cuerpo…˜ y la mente…˜ y el
alma…˜ y el espíritu…˜ están siendo presenciados…˜ Son objetos en el flujo…˜ o son
más bien el flujo mismo…˜ Es una imposibilidad que nosotros nos despertemos a nues-
tro estado de vigilia como el cuerpo…˜ Tampoco nos despertamos a nuestra vigilia co-
mo lo que se llama la mente…˜ ni como lo que se llama el alma…˜ ni como lo que se
llama el espíritu…˜ La suma y totalidad de estos cuatro es lo que constituye el flujo…˜
Y es el flujo lo que se abre en nosotros…˜

207
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Nuestra verdadera naturaleza es tal…˜ que se abra donde se abra el flujo…˜ nosotros
estamos siempre ahí para presenciarlo…˜ ¿Desde dónde…˜ entonces…˜ presenciamos
nosotros el flujo?…˜
El flujo de los tres estados nos revela…˜ Sólo nosotros sabe que nosotros somos…˜
Aunque queramos…˜ jamás podremos ser lo que no somos…˜ No hay ningún ser nues-
tro en el flujo…˜ El ser del flujo consiste únicamente en que está siendo presenciado…˜
Es como una obra de teatro…˜: si nosotros no la presenciamos…˜ ¿cómo sabremos que
está teniendo lugar?…˜ Nuestra presenciación del flujo constituye toda su realidad…˜
Como él es en sí mismo es absolutamente inexistente…˜ exactamente como un sueño
que no presenciamos…˜
Miro profundamente el misterio de un sueño…˜ Sólo yo lo presencio…˜ él no me
presencia…˜ y si yo no lo presencio…˜ es absolutamente inexistente…˜ ¿Qué soy yo
cuando no presencio el flujo…˜ y el flujo no me revela?…˜ ¿Qué mí mismo es ése…˜
cuando no presencio el flujo…˜ y el flujo no me revela?…˜

208
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1923
_____________

Al presenciar un sueño…˜ nuestra presencia no forma parte de él…˜ Aunque noso-


tros decimos que estamos apaciblemente tumbados en nuestra cama…˜ esto no es la
verdad de lo que tiene lugar cuando presenciamos un sueño…˜ En realidad…˜ noso-
tros…˜ lo que nosotros somos realmente…˜ está completamente ocultado por el flujo de
visiones que es un sueño…˜ Nosotros…˜ como presenciadores del flujo del sueño…˜ no
estamos en ninguna parte…˜ Comprobad que esta proposición es cierta…˜ ¿Desde
dónde estamos viendo realmente nosotros nuestro sueño?…˜ ¿Lo estamos viendo desde
un cuerpo dormido?…˜

Veamos ahora nuestro propio interior vacío…˜ Nuestro propio interior vacío es ab-
solutamente idéntico al lugar donde el flujo del sueño discurre…˜ Ahora que estamos en
el estado de vigilia…˜ con nuestra presencia abierta a nuestro propio interior vacío…˜
en este Cuarto estado…˜ que no es el estado de sueño profundo…˜ que no es el estado
de sueño con sueños…˜ que no es el estado de vigilia…˜ en este Cuarto estado en el que
somos voluntariamente conscientes de nosotros mismos…˜ como el Presenciador y
Contenedor de todo…˜ volvamos nuestra propia Presencia hacia nosotros mismos…˜ y
preguntémonos…˜ ¿Desde dónde estoy presenciando yo mi propio interior vacío?…˜
Descubríos como el Presenciador de todo…˜ No hay vigilia…˜ ni sueño con sue-
ños…˜ ni sueño profundo…˜ si vosotros…˜ que sois su presenciador y su contenedor…˜
no sois primero…˜ Que vosotros sois…˜ esto es lo que revela el flujo de los tres esta-
dos…˜ Pero no encontrareis nunca en los tres estados la respuesta a la pregunta…˜ ¿qué
somos nosotros?…˜ Los estados no saben que nosotros somos…˜ Ellos no tienen modo
alguno de saber…˜ Son un flujo…˜ no son reales…˜ Cuando digo que nosotros somos
el Presenciador y contenedor de todo…˜ quiero decir exactamente que somos el Presen-
ciador y contenedor de todo…˜ “Todo” parece una palabra muy grande…˜ “Todo” pa-
rece ser mucho…˜ muchísimo…˜ muy grande…˜ Pero también un sueño es muy gran-
de…˜ y cabe todo en ninguna parte…˜ Todo…˜ nuestro todo…˜ lo que la palabra todo
nombra para nosotros…˜ es la totalidad de un flujo…˜ No ha habido nunca un pasa-
do…˜ y nunca habrá un futuro sin el ahora de este instante en que nosotros lo presen-
ciamos…˜ De manera que…˜ por grande que sea el Todo…˜ cabe exactamente en este
ahora de nuestra presenciación…˜
El universo parece muy grande…˜ muy antiguo…˜ inabarcable…˜ pero en realidad
su lugar de aparición…˜ como ocurre con nuestro sueño…˜ es este adentro completa-

209
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

mente vacío que estamos presenciando ahora…˜ Un adentro completamente vacío…˜


debido a que el universo entero es de la misma cualidad que un sueño…˜ En realidad no
es tan tangible…˜ no es extenso…˜ no es antiguo…˜ En realidad no tiene otra existencia
que nuestra propia presencia a él…˜ está hecho sólo de nuestra propia presencia a él…˜
está hecho sólo de nuestra propia presencia…˜ viene de nuestra propia presencia…˜ y se
reabsorbe en nuestra propia presencia…˜
Cuando nuestra Presencia no se ve a sí misma presenciando…˜ nuestra paz es abso-
luta…˜
No temáis…˜ el trasfondo de todo…˜ incluida vuestra propia presencia…˜ es voso-
tros…˜ Nunca hay nacimiento ni muerte de nada…˜ Nacimiento y muerte son palabras
que no nombran ningún acontecimiento real…˜ Por muy convencidos que estéis de que
nacimiento y muerte nombran acontecimientos reales…˜ vuestra verdadera naturaleza
real…˜ que es antes de todo…˜ que presencia todo…˜ que contiene todo…˜ sabe que
este todo depende enteramente de su Presencia…˜

210
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1924
_____________

No hay ningún adentro de nosotros vacío si nuestra Presencia no está conteniéndolo


y presenciándolo…˜ No hay el flujo de los tres estados…˜ si nuestra Presencia no está
presenciándolos…˜
Nuestra Presencia es este prodigioso Ahora en que nosotros sabemos que nosotros
somos…˜ Preguntemos a nuestra propia Presencia qué somos nosotros…˜ Despertemos
a lo que nosotros somos…˜

211
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1925
_____________

¡Oh prodigiosa Puerta del Despertar!…˜ Los ríos de mi llanto remontan a este Fuen-
te de mi anhelo…˜ Como una víctima voluntaria…˜ hecha absolutamente de amor de
Ti…˜ mi súplica resuena como un canto que me sobrecoge…˜ Tu Nombre Eterno me
sabe a resurrección…˜ y me veo a mí mismo totalmente devuelto a tu seno…˜
¡Oh Madre de mi Despertar…˜ escucha la súplica que Tú mismo pones en mis la-
bios…˜ Resucítame en Ti…˜ Cómeme…˜ devórame…˜ absuélveme de la experiencia
de sentirme siendo…˜ dame el quietus de Tu paz con tu dulce mano!…˜
Amor me ha cambiado…˜ no me conozco como nacido…˜ Amor me ha convertido
en un puro suspiro de anhelo de Ti…˜
Me veo a mí mismo hecho ser exactamente de la misma Mismidad gloriosa que es
Tu esencia…˜ me veo a mí mismo traspasando la puerta de tu nombre Muerte…˜ y tu
Nombre Muerte me sabe a resurrección en Ti como Tú misma…˜
Tengo mi respuesta por si me preguntas qué prefiero…˜ si ser como yo soy en mí
mismo…˜ o ser como yo soy en Ti…˜
Por la Puerta gloriosa de Tu aceptación…˜ remontan y entran los ríos de mi llan-
to…˜ Me escucho cantar el Canto de los bienaventurados…˜ mientras soy comido…˜
absuelto…˜ matado…˜ y hecho ser solamente la misma Mismidad que Tú eres…˜
Mi Canto es un rugido de alabanza…˜ recamado de lágrimas…˜ expresándose en
suspiros hondos…˜
¿Quién puede comprender que tu nombre más sublime es Muerte?…˜ Sólo quien Te
ve comprende…˜ Sólo quien Te ve se prefiere a sí mismo muerto en Ti…˜ que eres la
Resurrección…˜ antes que vivo en esta muerte a Ti que es la verdadera muerte…˜
Te veo como Muerte…˜ y en mi corazón sólo hay un amor desmedido…˜ Ser ente-
ramente de Ti…˜ ser enteramente lo que Tú eres…˜ eso es lo que anhelo…˜ y mi anhelo
me quema y me abrasa…˜
Los ríos de mi llanto remontan hasta la Puerta prodigiosa del Despertar…˜ “¿Quién
está ahí?”…˜ escucho…˜ “Aquí está el matado de amor y de anhelo de Ti…˜ Aquí está
quien Te conoce y Te ama en tu nombre de Muerte…˜ Amor ardiente es todo lo que
llama a Tu Puerta…˜ El amor de Tu Belleza no me deja parpadear…˜ Tu Rostro más
Bello es mi resurrección…˜ En Ti me veo a mí mismo…˜ una Mismidad que me resca-
ta…˜ una Mismidad que me absuelve…˜ una Mismidad que mata…˜ Todo ha ardido
como Amor instantáneo que Te ve…˜ Puesto que mi corazón está sumergido en Tu re-
surrección…˜ haz que Tu Puerta me trague en el Océano Infinito de Tu Vida…˜

212
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1926
_____________

La meditación es como un profundo valle donde está fluyendo el río de los tres esta-
dos…˜ Ser la totalidad no está sujeto a elección…˜ Ser la mejor parte no es ser todo…˜
Y nosotros somos la totalidad…˜ No somos los tres estados…˜ pero los tres estados nos
revelan…˜ Somos el Ojo del Aguila en medio del Cielo que cubre y envuelve el va-
lle…˜ pero sin la fluencia de los tres estados…˜ no lo sabemos…˜
No podemos concebir cómo somos nosotros cuando no sabemos que nosotros so-
mos…˜ El hecho es que ahora sabemos que nosotros somos…˜ Y este hecho mismo es
un prodigio incalculable…˜
Sentimos abrasar el Fuego sagrado en nuestro corazón…˜ y al mismo tiempo somos
su combustible…˜ su ardor…˜ su contenedor…˜ y su presenciador…˜ Unas veces cla-
mamos suplicantes…˜ y al instante siguiente comprendemos que sólo nosotros somos el
suplicante y el suplicado…˜

Se me ha mostrado la Belleza más bella que yo haya contemplado nunca…˜ Mi ca-


beza se inclinaba voluntariamente para ser cortada…˜ Un amor desconocido me llevaba
a querer ser comido…˜ tragado…˜ hecho desaparecer en ese Seno de Belleza indescrip-
tible…˜ Yo estaba amando mi propia muerte por causa de ser integralmente de esa Be-
lleza irresistiblemente convocativa…˜ Me escuchaba a mí mismo clamar y suspirar…˜
los ríos de mi llanto corriendo por el valle profundo de mi corazón…˜ No llegaba a arti-
cular otra palabra que “De Ti…˜ ¡oh Señor!…˜ de Ti sólo…˜ De tu misma Belleza…˜
de tu misma Mismidad…˜ Hazme de Ti sólo…˜ cómeme…˜ trágame…˜ devuélveme a
Ti…˜ absuélveme en Ti…˜ Por la Puerta de tu gran Nombre de ‘Muerte’…˜ hazme en-
trar adentro de la Resurrección en Ti”…˜
Mi verme a mí mismo amando de esta profunda manera…˜ ¿a qué se debía?…˜ Re-
pentinamente el estado de suplicante se había apoderado de mí…˜ Mi corazón ardía…˜
mis ojos manaban ríos calientes…˜ Toda la Belleza estaba abierta ante mí…˜ Lo que
veía no puede describirse…˜ Todo mi ser se inclinaba amando ser comido…˜ traga-
do…˜ Todo en mí consentía y amaba consentir…˜
¿Qué estado profundo es éste me preguntaba?…˜ ¿Cómo no puedo impedirme amar
de esta manera lo que me atrae porque me mata?…˜ No quiero mi vida como indivi-
duo…˜ Quiero ser de esta Joya Bienaventurada que incendia mi corazón…˜

213
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1927
_____________

No hay ninguna muerte para el que ve la Belleza de su verdadera naturaleza real…˜


¿Por qué es ello así?…˜ Ello es así…˜ porque la totalidad de los tres estados se cambia
en consentimiento y en amor de consentir…˜ La Belleza es una Espada que decapita
todo nuestro sufrimiento…˜ Nadie quiere morir nunca como un individuo…˜ Si queréis
saber lo que es querer morir…˜ debéis ver la Belleza que os come…˜ la Belleza que os
traga…˜ la Belleza que os asimila y os convierte en Belleza…˜ Ella es el Rostro inolvi-
dable de vuestra propia naturaleza real…˜
No conviene al meditante forzar los acontecimientos…˜ No conviene al meditante
racionalizar lo que escucha…˜ No es muriendo como individuo como podremos ver
nunca la Belleza que hace que amemos que nos mate…˜ Es viendo la Belleza como
todo en nosotros deviene instantáneamente Amor…˜ consentimiento…˜ entrega confia-
da…˜ suprema dulzura…˜ suprema Paz…˜
El verdadero Sacrificio de sí mismo es un acto dulce…˜ es una auto-entrega hecha
de amor total a la Belleza plenamente abierta de nuestra verdadera naturaleza real…˜

214
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1928
_____________

Hay en nosotros esta Vida Universal a la que consciente y voluntariamente…˜ esta


otra apariencia de vida…˜ que son los tres estados…˜ se entrega movida por Amor…˜
Amor es una presenciación extática de nuestra propia Belleza…˜ Envueltos completa-
mente en este Seno de Beatitud…˜ ya nada en los tres estados se ve como independiente
de esta Belleza…˜ En un movimiento sin movimiento…˜ en un anhelo que no se mue-
ve…˜ todo en nosotros se cambia en plegaria…˜ en canto…˜ en adoración consumada
por la aceptación del relámpago…˜
Nuestra propia tierra tiembla y arroja las joyas de diamante de la comprensión…˜
Nuestra propia tierra se reabsorbe y se cambia en lo que presenciamos…˜ No hay
ningún nacimiento ni muerte de lo que somos…˜ Sólo hay este juego bienaventurado de
la Vida Universal comprendiéndose a Sí misma…˜ No hay ningún nosotros…˜ El mis-
terio más grande…˜ el misterio más pasmoso…˜ el misterio que hace temblar y suspirar
y gemir…˜ y cantar…˜ y llorar cantando…˜ este misterio de misterios…˜ es que noso-
tros somos exactamente lo que estamos viendo que amamos…˜
Ninguno de nosotros está excluido de este prodigioso misterio…˜ Pero viendo la Be-
lleza indescriptible de nuestro verdadero estado…˜ comprendiendo que nosotros somos
el Presenciador y su imagen en los tres estados…˜ los tres estados se sumergen en una
operación de Amor extático…˜ Este Amor extático es lo que abrasa y quema y consume
los tres estados…˜ Voluntariamente…˜ anhelantemente…˜ amorosamente…˜ nosotros
sentimos que hemos sido cambiados en consentimiento…˜ Adelantamos nuestra cabeza
al tajo…˜ para que Amor nos decapite…˜ nos dé muerte completamente en Él…˜ y nos
entierre en lo más profundo de su propia esencia…˜ Lo llamamos Amor como si fuera
otro que nosotros mismos…˜ Pero no hay ningún otro que Amor sólo…˜ ensimismado
en su propio amar-Se…˜ Y nosotros…˜ lo que nosotros somos verdaderamente…˜ es
Amor sólo…˜ ensimismado en su propio amar-Se…˜

Estoy hablando del misterio de cómo siendo nosotros sin nacimiento…˜ al mismo
tiempo…˜ abiertos en nosotros los tres estados…˜ parece enteramente que nosotros nos
estamos buscando…˜ que estamos siguiendo nuestro propio rastro…˜ que estamos
oliendo nuestras propias huellas…˜ que estamos amando nuestra propia Belleza…˜

215
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1929
_____________

Abierta la Puerta de la Belleza adentro de nosotros…˜ los tres estados devienen el


Peregrino del Amor…˜ Amor anhela…˜ Amor alimenta y consume…˜ Amor canta y
escucha…˜
Su visión se vuelve la Presenciación de todo…˜ La Presenciación de la presencia-
ción es la Belleza…˜
En su aspecto de Comprensión nuestra naturaleza real sabe que somos sin nacimien-
to…˜ En su aspecto de Amor…˜ los tres estados abiertos en nosotros…˜ son una suma
de anhelo totalmente embebida en la Belleza…˜
Una comprensión sin conmoción…˜ es una comprensión que no ve la Belleza de lo
que comprende…˜ Esta comprensión no es suficiente…˜ debido a que sólo la Belleza
tiene la espada adorada de la decapitación…˜ Adorar ser decapitado…˜ adorar ser co-
mido…˜ adorar ser tragado y hecho desaparecer en el seno de la Belleza…˜ eso es ver la
Belleza de nuestra verdadera naturaleza real…˜ La visión de la Belleza anonada y ob-
nubila completamente a los tres estados…˜ Nuestra cabeza…˜ se inclina voluntariamen-
te…˜ anhelantemente…˜ para ser decapitada…˜

216
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1930
_____________

Nosotros jamás somos el móvil cuyo movimiento en nosotros nos revela…˜ Por
ello…˜ es enteramente falso que estemos en un proceso de mejora…˜ La presencia que
somos…˜ no es susceptible de mejora…˜ no es susceptible de más ni de menos…˜ no
presenciará mejor mañana que Ahora…˜
Todo nuestro trabajo…˜ que es sin trabajo…˜ consiste en consentir que nuestra pre-
sencia se presencie a sí misma…˜
Esta es una operación completamente interior…˜ dentro de nuestro corazón vacío…˜
Nuestra presencia se vuelve hacia sí misma…˜ descubre que coincide consigo misma…˜
se encuentra a sí misma siendo absolutamente todo lo que es…˜
Un solo micronésimo de nuestra verdadera naturaleza real…˜ queda revelado como
presencia con la abertura en nosotros de los tres estados…˜ Entrando adentro de noso-
tros mismos por este micronésimo de presencia…˜ sin que medie un solo movimien-
to…˜ sin que nada esté entrando realmente en nada…˜ la verificación absoluta de ser
nosotros la realidad última…˜ nos inunda…˜ al tiempo que nosotros nos sumergimos
integralmente en ella…˜
Es nosotros…˜ es lo que nosotros somos…˜ Un Tremendum eternamente estable de
realidad indescriptible…˜ donde el conocimiento no penetra nunca…˜ Eso es lo que
somos…˜ y así lo sentimos…˜ La presencia se está presenciando a sí misma…˜ La pre-
sencia está presenciando que sólo ella es…˜ Y nosotros estamos sabiendo que nosotros
somos sólo la Presencia…˜ el Tremendum eternamente estable…˜ en el que estamos
viéndonos entrar…˜ eternamente estabilizados…˜

217
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1931
_____________

La Puerta adentro de nosotros es nuestra propia presencia…˜ Hemos sido abiertos


sin saber…˜ y sólo sin saber podemos sumergirnos integralmente en la indescriptible
Belleza última…˜
Todo nuestro conocimiento de nosotros mismos es sólo la cuerda tensada del ar-
co…˜ Se necesita la conmoción del disparo…˜ para que la flecha vuele adentro de su
propia Mismidad…˜ La cuerda y el arco no acompañan a la flecha…˜ Todo nuestro co-
nocimiento de nosotros mismos se queda en el lugar del disparo…˜ El Tremendum de
nuestra realidad última…˜ sólo es accesible por nuestra propia flecha hecha de la Mis-
midad misma del Tremendum…˜
La conmoción suelta la flecha…˜ Toda nuestra comprensión de nosotros mismos se
queda en el lugar del disparo…˜

218
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1932
_____________

La comprensión sin conmoción no es suficiente para operar el milagro de nuestra


adhesión incondicional a nuestra verdadera naturaleza…˜ Y la conmoción no es posi-
ble…˜ si no presenciamos la Verdad última de nuestro verdadero Estado…˜ Esta Ver-
dad última es la Belleza…˜
A su contemplación…˜ un movimiento incontenible hecho enteramente del placer
convocativo de la Belleza…˜ recoge los tres estados…˜ y deviniendo nuestra propia
consciencia un relámpago de conmoción…˜ la Puerta de nuestra propia Verdad nos tra-
ga integralmente en el más profundo seno del Tremendum eternamente estable…˜
A la sola visión de la Belleza…˜ nosotros nos olvidamos integralmente de nosotros
mismos…˜ nos olvidamos instantáneamente de todo lo que hemos creído compren-
der…˜ Olvidamos quién somos…˜ quién fuimos…˜ Los tres estados se recogen apresu-
radamente…˜ presas de amor intenso de desaparecer…˜ Convertidos nosotros mismos
en fascinación sólo…˜ dentro de la intensa negrura de la concentración extrema de
nuestra presenciación…˜ el relámpago del Amor incondicional salta…˜ Está hecho de
plegaria…˜ está hecho de fuego…˜ está hecho de luz deslumbradora…˜ está hecho de
un llanto desconocido que jamás se llora en el mundo de los hombres…˜ Es un relám-
pago hecho de adhesión incondicional a lo que en nuestro propio corazón atrae…˜
Conmoción…˜ un movimiento de amor incondicional hacia el sacrificio…˜ Vemos
la Belleza supernal…˜ nuestra propia Verdad última…˜ y convertidos en un relámpago
de anhelo…˜ saltamos adentro de Ella…˜
“Mátame”…˜ me escucho suplicar…˜ “dame esta muerte que eres tú misma…˜ ¡oh
Belleza jamás intuida…˜ jamás pensada…˜ jamás sospechada…˜ Ábreme tu Puerta…˜
Que yo entre en Ti con Tu misma en Ti misma…˜ Anhelo ardiente de mi corazón…˜
como una flecha…˜ siempre adentro…˜ siempre más adentro…˜ perdido de Amor…˜
guiado por Amor…˜ sostenido por Amor…˜ en una conmoción hecha de Amor…˜
atraído inconteniblemente hacia Amor…˜ Bello…˜ Bellísimo…˜ en el fondo jamás es-
crutado de mi propio Ser”…˜

Sólo abrasados de Amor…˜ nuestra adhesión a nuestra verdadera naturaleza real…˜


deviene completamente los tres estados…˜ Entonces…˜ los tres estados se convierten en
el órgano de un Canto de alabanza sin fin…˜ En la alabanza cantamos lo que vemos…˜
Es un Canto de Intimidad cuyas notas son relámpagos de penetración incontenible en el
Tremendum eternamente estable de nuestra verdadera naturaleza…˜

219
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Entramos como relámpago en el Seno de la Suprema Obscuridad…˜ más deslum-


brante que un millar de Soles…˜ Entonces nuestro corazón queda verdaderamente en
paz…˜
Nuestra muerte por Amor de morir matados por nuestra propia Belleza…˜ es nuestra
resurrección real como la Belleza misma…˜
Nadie que no ama querrá nunca ser sacrificado…˜ Comprender no es suficiente…˜
Mientras no vemos la Belleza…˜ nuestro corazón no puede reposar…˜

220
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1933
_____________

La flecha es del arco sólo mientras se tensa la cuerda…˜ Entonces viene la conmo-
ción del disparo…˜ Hecha un vector de adhesión incontenible hacia su blanco…˜ la
flecha vuela libre en el seno de la Belleza indescriptible…˜ Como a un relámpago en el
seno de la Noche obscura…˜ el Gran Tremendum de nuestra verdadera naturaleza…˜ le
abre la Puerta de su propia Verdad…˜ ¿Y cuál es esta Verdad?…˜ Esta Verdad es como
Amor que entra en Amor…˜

Ciertamente…˜ la comprensión sin conmoción es como una flecha que no se dispa-


ra…˜ como un barco que no se echa al mar…˜ como un pájaro sin alas…˜
La flecha de la comprensión no es del arco de nuestra individualidad…˜ Sólo nos
pertenece…˜ mientras se tensa la cuerda…˜

221
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1934 (la no abertura de los tres estados)


_____________

Estoy viendo dentro de mí la abertura de los tres estados…˜ Ello no es como cuando
se introduce un cuerpo sólido en agua…˜ que desaloja tanta agua como volumen…˜ La
abertura en mí de los tres estados…˜ no desaloja absolutamente nada de mí…˜ Ni un
solo micronésimo de mi naturaleza real es desalojado de mí mismo por la abertura de
los tres estados…˜
Lo llamo la abertura en mí de los tres estados…˜ pero esta abertura no está teniendo
lugar verdaderamente…˜ En mi interior…˜ el flujo de los tres estados…˜ parece estar
ocupando un espacio y un tiempo…˜ Pero no hay nada de tal…˜ Al presenciar atenta-
mente…˜ veo que la totalidad de los tres estados es evanescente…˜ que no está ocupan-
do ningún tiempo ni ningún espacio real en mí…˜ No veo por ninguna parte que yo esté
siendo abierto con la abertura en mí de los tres estados…˜ Ellos no desalojan absoluta-
mente nada de mí…˜ ellos no están abriéndose realmente en mí…˜
Los tres estados no están ocupando ninguna parte ni porción de mí mismo…˜ ni un
solo micronésimo de mí mismo está siendo abierto…˜ Los tres estados nunca interfieren
conmigo…˜ los tres estados jamás me tocan…˜ No son reales…˜ Los presencio dentro
de mí…˜ Pero ellos no ocupan ningún lugar en mí…˜ Nada de mí mismo está siendo
llenado con ellos…˜ nada de mí mismo está siendo ocupado por ellos…˜
Me veo a mí mismo conteniéndolos…˜ y al mismo tiempo no hay en mí mismo la
más pequeña abertura…˜ no hay en mí mismo el más pequeño hueco donde ellos estén
realmente…˜ No hay en mí mismo el menor desalojo de mí mismo de manera que yo
pueda decir que los tres estados están ocupando una parte de mí…˜ Están dentro de
mí…˜ pero no me rompen…˜ no me abren…˜ no me dividen…˜ no me separan…˜ Ni
un solo micronésimo de mí mismo sale de mí mismo para hacerles hueco…˜

222
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1935
_____________

La Ciencia de la Totalidad es este verme a mí mismo como jamás abierto…˜ como


jamás dividido…˜ como jamás separado en dos en mi propio centro…˜ He estado
hablando de la abertura en nosotros de los tres estados…˜ Ello podría inducir a conside-
rar que esta abertura es real…˜ En efecto…˜ parece enteramente que los tres estados se
abren en nosotros…˜ Pero la realidad…˜ en este verme a mí mismo como soy realmen-
te…˜ los tres estados…˜ su abertura aparente en mí…˜ su simultaneidad y su rotación
aparente en mí…˜ no desalojan fuera de mí mismo ni un solo micronésimo de mi verda-
dera naturaleza…˜ Los tres estados…˜ la totalidad universal aparentemente abierta en
mi seno…˜ no me rompe…˜ no me desgarra…˜ no me hiende…˜ no me separa…˜ Me
veo a mí mismo ser integralmente lo que soy…˜ Y aunque la totalidad universal está
abierta…˜ aparentemente en mí…˜ su estar abierta aparentemente en mí…˜ no desaloja
de mí ni un solo micronésimo de realidad…˜
Lo que estoy diciendo es muy profundo…˜ Lo que estoy diciendo es el Completo de
la Ciencia de la Totalidad…˜ Lo veo de mí mismo…˜ y para mí no hay ninguna dife-
rencia en verlo de vosotros…˜ No hay para mí ninguna separación de vosotros…˜ Me
conozco y me veo a mí mismo en vosotros…˜ exactamente como me conozco y me veo
a mí mismo en mí mismo…˜ Los tres estados no son reales…˜ no tienen substancia al-
guna…˜ no son de la misma naturaleza que nosotros…˜ ¿Cómo iban entonces a desalo-
jar ni un solo micronésimo de realidad de la montaña impenetrable de nuestro ser re-
al?…˜ La abertura de los tres estados en nosotros…˜ no es como introducir una piedra
en el agua…˜ Todo el mundo sabe que si mete una piedra en un barreño lleno…˜ el
agua se saldrá…˜ La piedra desalojará una suma de agua igual al agua que ella ocupa…˜
Los tres estados no son del mismo orden de realidad que nosotros…˜ Mientras noso-
tros somos absolutamente reales…˜ ellos son absolutamente irreales…˜ Por ello…˜ yo
no me veo a mí mismo como un agua en cuyo seno se ha introducido una piedra…˜ Veo
los tres estados y sólo encuentro evanescencia…˜ ¿Qué es evanescencia?…˜ Evanes-
cencia es que no puedo coger una porción de sueño profundo y decirme a mí mismo
“ahora lo he hecho realmente mío…˜ Lo que hay en él de idéntico conmigo…˜ ahora lo
he fundido conmigo y lo he hecho ser de mi misma naturaleza…˜ de mi misma ver-
dad”…˜ Evanescencia es que no puedo coger una porción de mi sueño con sueños…˜ ni
un sueño entero…˜ ni todos los sueños que yo haya podido ver…˜ y decirme a mí mis-
mo “voy a hacer que esto sea realmente mí mismo…˜ voy a hacerlo entrar en mí mis-
mo…˜ voy a hacerlos ser de mi misma naturaleza…˜ Quiero conservarlos tales cuales

223
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

han sido presenciados”…˜ Evanescencia es que no puedo coger una porción de mi vigi-
lia…˜ ni la totalidad de una vigilia…˜ ni la integralidad de todas las vigilias que yo haya
presenciado o que yo presenciaré…˜ y decirme a mí mismo…˜ “Esto es verdaderamente
real…˜ esto es sólido…˜ esto es estable…˜ esto es siempre idéntico a sí mismo…˜ Voy
a convertir esta piedra de experiencia en mi seno…˜ en el agua eterna de mi naturaleza
real”…˜

224
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1936
_____________

En el seno magnífico de nuestro interior vacío…˜ ahora mismo…˜ mientras esta


piedra hecha de palabras cobra significado en nuestra escucha…˜ sed agudamente cons-
cientes…˜ de que esta escucha no os rompe…˜ no os divide…˜ no os separa…˜ no se
convierte en vosotros…˜ Esta escucha es evanescencia en vosotros…˜ en vuestro seno
vacío…˜ Ella no desaloja ni un micronésimo de vuestra realidad…˜ ella no se cambia en
vosotros…˜ ella no es vosotros…˜ Ella es escuchada…˜ y vosotros sois la presencia que
escucha…˜
Descubríos como la Montaña de realidad que escucha…˜ a la vez absolutamente in-
material y absolutamente estable…˜ absolutamente idéntica a sí misma siempre…˜ im-
posible de desalojar…˜ imposible de romper…˜ imposible de dividir…˜ No conocéis ni
su principio ni su fin…˜ Su seno es esta vacuidad inaprensible que sois realmente…˜
Los tres estados no la abren…˜ no la rompen…˜ no la desgarran…˜ Los tres estados son
absolutamente evanescentes…˜ como volutas de humo en una atmósfera diáfana que no
conoce sus horizontes…˜
Descubríos en esta escucha…˜ La escucha suena en vuestra vacuidad…˜ está sonan-
do en vuestra vacuidad…˜ está silenciándose en vuestra vacuidad…˜ Pero ella no os
hace sonar…˜ no hace que vuestra vacuidad se convierta en sonido…˜ no desaloja vues-
tro silencio…˜ Ella se silencia en vuestro silencio…˜ Ella no lo toca…˜ no se funde en
él…˜ no lo hace más grande…˜ no lo hace más pequeño…˜
En este seno magnífico de nuestro interior vacío…˜ los tres estados son exactamente
como esta escucha…˜ Conoceos como el Silencio que los escucha…˜ conoceos como el
Silencio en que se silencian…˜

225
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1937
_____________

Presenciemos nuestro propio interior vacío…˜ Seamos plenamente conscientes de


que nosotros somos sólo la presencia que envuelve nuestro propio interior vacío…˜
Sintámonos ser sólo la presencia que envuelve…˜ que contiene…˜ y que ve este interior
vacío…˜ que es nuestro verdadero cuerpo…˜ Nada de este interior nos toca…˜ nada de
este interior vacío nos alcanza…˜ Nada de este interior vacío nos ve…˜ La relación de
nosotros con nuestro propio interior vacío…˜ no es una relación de reciprocidad…˜ No-
sotros contenemos…˜ pero no somos contenidos…˜ nosotros envolvemos…˜ pero no
somos envueltos…˜ nosotros presenciamos…˜ pero no somos presenciados…˜ Nuestro
interior está vacío…˜ pero no es un hueco que abre nuestra continuidad imposible de
romper…˜ Nuestro interior está vacío…˜ pero no nos abre realmente…˜ no es una aber-
tura que nos desaloja…˜ Nada de nosotros mismos es desalojado jamás de nosotros
mismos…˜
La relación entre nosotros y nuestro propio interior vacío…˜ es la relación de envol-
vente y envuelto…˜ de contenedor y contenido…˜ de presenciador y presenciado…˜ de
escuchador y escuchado…˜ de sentidor y sentido…˜ de Ser verdadero y existencia eva-
nescente…˜
Por mí mismo…˜ de mí mismo…˜ de la Identidad y reconocimiento absoluto de mí
mismo…˜ en el espejo de mi propio interior vacío…˜ estoy viéndome a mí mismo como
La Permanencia Absoluta que envuelve y presencia todo…˜ Yo no doy ningún crédito a
ningún espectáculo que aparece en mi interior vacío…˜ Sea la vigilia…˜ sea el sueño
con sueños…˜ sea el sueño profundo…˜ sea este conocimiento de que yo soy…˜ todos
ellos son evanescentes…˜ todos ellos son como una voluta de humo en la habitación de
mi propio interior vacío…˜
La vigilia no me toca…˜ no me ve…˜ no me siente…˜ no hay ninguna reciprocidad
entre la vigilia y mí mismo…˜ Aunque la vigilia quiera…˜ no puede descubrirme…˜ Yo
me descubro a mí mismo sólo por mí mismo…˜ En realidad…˜ los tres estados no me
abren…˜ no ocupan ningún lugar en mí…˜ no hay en mí mismo absolutamente ningún
lugar que no sea idéntico a mí mismo…˜ Yo no niego que los tres estados sean…˜ Lo
que niego es que ellos hagan sombra nunca a mi verdadera naturaleza real…˜ Yo no soy
los tres estados…˜ no estoy en ellos…˜ No hay ninguna comunión ni reciprocidad de
naturaleza…˜
Es como el sabor salado…˜: es una evanescencia en el seno del sentido del gusto…˜
no rompe el sentido del gusto…˜ no ocupa ningún lugar verdadero en el seno del senti-

226
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

do del gusto…˜ no abre el sentido del gusto…˜ no lo desgarra…˜ no lo divide…˜ no lo


separa…˜ No hay ninguna reciprocidad de naturaleza entre el sabor salado y el sentido
del gusto…˜ El sabor salado no toca realmente en ninguna parte al sentido del gusto…˜
no ocupa ningún lugar verdadero en él…˜ no desaloja ninguna parte de él…˜

227
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1938
_____________

Presenciad vuestro propio interior vacío…˜ Presenciadlo…˜ presenciadlo exacta-


mente como es…˜ Vacío…˜ Vuestro propio interior no os rompe…˜ no os divide…˜ no
os separa…˜ Es sólo pura presenciación de todo lo que cobra forma dentro…˜ El mode-
lo universal de todo lo que cobra forma dentro de vosotros…˜ es la ronda de los tres
estados…˜ Ellos sólo pueden cobrar forma dentro de vosotros…˜ dentro de este Vac-
ío…˜ lleno únicamente de vosotros mismos…˜ que sois el Presenciador…˜ La ronda de
los tres estados no tiene otro lugar donde acontecer…˜ la ronda de los tres estados no
puede acontecer jamás excepto en vuestro propio interior vacío…˜ La ronda de los tres
estados no os toca…˜ no puede tocaros jamás…˜ La ronda de los tres estados no os co-
noce…˜ no puede conoceros jamás…˜ La ronda de los tres estados no sabe quién
sois…˜ no puede saber quién sois jamás…˜ La ronda de los tres estados no es de vuestra
misma mismidad…˜ No es otra mismidad que vosotros…˜ pero no puede subsistir como
otra mismidad que vosotros…˜ La ronda de los tres estados está en vuestro interior Vac-
ío…˜ es sólo como una formación evanescente que os revela…˜
Sois sólo vosotros quien sois auto-conscientes de vosotros mismos…˜
Si tenéis un cuerpo…˜ vuestro cuerpo es este interior Vacío…˜ Envolviendo por to-
das partes vuestro interior Vacío…˜ vuestra Presencia conoce inmediatamente que ella
es…˜ conoce inmediatamente que ella es toda la realidad de lo presenciado…˜ conoce
inmediatamente que ella es igualmente cuando no se presencia…˜ Sabéis por vosotros
mismos que ninguna ronda de los tres estados os está esclavizando…˜ ni colonizan-
do…˜ ni haciendo sufrir verdaderamente…˜ Sabéis por vosotros mismos que no hay
ningún cuerpo ni mente ni alma ni espíritu otros que la ronda de los tres estados en
vuestro interior vacío…˜
Estáis viendo que vosotros no sois el móvil que padece la ronda intermitentemente
continua de los tres estados…˜ estáis viendo que vosotros no estáis dentro de los tres
estados…˜ estáis viendo que son los tres estados los que están dentro de vosotros…˜
Estáis viendo que los tres estados son evanescentes…˜ estáis viendo que vosotros no
habéis estado nunca dentro de los tres estados…˜

228
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1939
_____________

Repentinamente viene a mí la pregunta…˜ “¿Cómo hago yo para ser lo que yo


soy?…˜ ¿Qué arte…˜ aprendido dónde…˜ practicado en qué taller…˜ transmitido por
qué maestro…˜ a la imagen de qué modelo…˜ estoy poniendo yo en práctica para ser lo
que yo soy?…˜ Para ser lo que yo soy…˜ ¿cómo lo hago?…˜ ¿Cómo hago yo para ser lo
que yo soy?”…˜
Escucho esta pregunta…˜ hecha de mí mismo a mí mismo…˜ y viene a mi recorda-
ción la pregunta de Abraham a Dios…˜ “¿Vida de mi vida…˜ dime…˜ dime cómo haces
que Tú eres Dios?…˜ Enséñame tu arte…˜ haz de mí tu taller…˜ que yo te vea traba-
jar…˜ que yo te vea cómo haces que Tú eres el Dios…˜ el Gran Dios que mueve mi
Canto…˜ el Movedor de mis miembros…˜ el Aliento de mi aliento…˜ Vida de mi vi-
da…˜ ¿dime…˜ dime cómo haces que Tú eres Dios…˜ que Tú eres Eterno…˜ que Tú
eres estable…˜ que Tú eres el Amado irresistible en el trono de mi corazón?…˜ Di-
me…˜ ¿cómo haces que Tú eres Dios?”…˜
¿Cómo hago yo para ser lo que yo soy?…˜ ¿Cómo hacemos nosotros…˜ cómo
hacemos cada uno de nosotros para ser lo que nosotros somos?…˜ ¿Qué arte…˜ apren-
dido dónde…˜ practicado en qué taller…˜ transmitido por qué maestro…˜ a la imagen
de qué modelo…˜ estamos poniendo nosotros en práctica para ser lo que nosotros so-
mos?…˜
Yo no me pregunto ¿quién soy yo?…˜ Ahora mi pregunta es mucho más profun-
da…˜ ahora mi pregunta está tocando la raíz misma de mi ser real…˜ ¿Cómo hago yo
para ser lo que yo soy?…˜ ¿Cómo hacemos nosotros…˜ cómo estamos haciendo noso-
tros…˜ para ser lo que nosotros somos?…˜

Escuchemos profundamente la pregunta…˜ abrámosle paso hasta el fondo de nues-


tro ser…˜ “¿Cómo hago yo para ser lo que yo soy?…˜ ¿Dónde he aprendido yo a ser lo
que yo soy?…˜ ¿Quién me ha enseñado el arte de ser lo que yo soy?”…˜
Cuando nosotros nos preguntamos a nosotros mismos quién somos…˜ lo que noso-
tros somos…˜ lo que nosotros somos realmente…˜ ya está aquí…˜ ¿Cómo lo hemos
hecho?…˜ ¿cómo hemos hecho para estar ya aquí?…˜ ¿cómo hemos hecho para ser lo
que nosotros somos?…˜

229
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1940
_____________

Cuando nosotros nos preguntamos a nosotros mismos “¿quién soy yo?”…˜ lo que
nosotros somos…˜ lo que nosotros somos realmente…˜ ya está aquí…˜ ya lo somos…˜
¿Cómo lo hacemos?…˜ ¿cómo hacemos nosotros este ser aquí y ahora lo que nosotros
somos?…˜
Abraham preguntaba a Dios cómo hacía él para ser lo que él es…˜ y yo me pregun-
taba a mí mismo cómo hago yo para ser lo que yo soy…˜
Yo no me pregunto “¿quién soy yo?”…˜ Yo me pregunto cómo hago yo para ser lo
que yo soy…˜
Mi pregunta por mi propio arte de ser…˜ vuelve instantáneamente a mí…˜ No en-
cuentro el más mínimo rastro de que lo que yo soy sea el resultado de ningún hacer…˜
Es un conocimiento absoluto de la eternidad de lo que yo soy…˜ No he ido jamás a
ningún taller a aprender a ser lo que yo soy…˜ Ningún maestro me ha transmitido nunca
el arte de ser lo que yo soy…˜ No tengo modelo…˜ jamás he sido a la imagen y seme-
janza de nadie…˜ Yo no sé cómo hago para ser lo que yo soy…˜
Cuanto más profundo es mi no saber cómo hago para ser lo que yo soy…˜ tanto más
intenso es mi conocimiento de ser siempre exactamente idéntico a lo que yo soy…˜
Cuando uno se comprende a sí mismo como hecho…˜ como creado…˜ como pro-
creado…˜ como parido…˜ como nacido y mortal…˜ tendrá que preguntarse…˜: ¿quién
me hace?…˜ Seguidamente…˜ como Abraham…˜ tendrá que preguntar…˜: “¿Vida de
mi vida…˜ dime…˜ dime cómo haces que Tú eres el Dios que me hace?”…˜ Seguida-
mente…˜ como Sri Ramana…˜ tendrá que preguntar…˜: “¿Quién soy yo?”…˜ ¿Cómo
es que yo soy?”…˜
Mi pregunta es sólo por mi propio arte de ser…˜: “¿Cómo hago yo para ser lo que
yo soy?”…˜

230
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1941
_____________

Me pregunto a mí mismo…˜ ¿cómo hago yo…˜ cuál es ese hacer mío…˜ en qué
consiste mi hacer que yo soy lo que yo soy?…˜ Yo no necesito saber cómo hace Dios
para ser Dios…˜ yo no necesito saber cuál es ese hacer de Dios que hace de Dios
Dios…˜ En el taller abierto de mi interior vacío…˜ la pregunta que resuena me concier-
ne sólo a mí…˜
Me veo a mí mismo con esta fragua de mi interior incandescente…˜ Es un taller to-
do interior donde se forjan sólo preguntas…˜ Preguntas como espadas…˜ Preguntas
sobre mí mismo sólo…˜ concernientes a mí mismo sólo…˜ cuya respuesta es mí mismo
sólo…˜
Cada vez que una pregunta queda terminada…˜ su brillo deslumbrante corta de un
tajo la ilusión de que yo haya sido nunca alguien…˜ La pregunta se vuelve hacia mí…˜
me pregunta por mí mismo siempre más adentro…˜ siempre más profunda…˜ Cuando
cobra forma…˜ cuando queda expresada en palabras…˜ lo que la pregunta pregunta…˜
ya ha sido respondido…˜ La respuesta nunca es de la misma naturaleza que la pregun-
ta…˜ Lo que la pregunta pregunta…˜ queda inmediatamente revelado…˜ Entonces
comprendo que se trata de mí mismo…˜ de mí mismo sólo…˜
Nada se interpone entre nosotros mismos y nosotros mismos…˜ Las preguntas me
han abierto al conocimiento final de mí mismo…˜ como la totalidad…˜ a la vez inmani-
festada y manifestada…˜ La pregunta es manifestada…˜ la respuesta no puede decir-
se…˜ La respuesta no es palabras…˜ Mí mismo es la respuesta…˜ “¿Cómo hago yo…˜
cuál es ese hacer mío…˜ en qué consiste mi hacer que yo soy lo que yo soy?”…˜
Finalmente me comprendo a mí mismo como la respuesta…˜ Mi respuesta es…˜
“Yo no sé cómo hago yo…˜ yo no sé en qué consiste ese hacer mío…˜ yo no sé en qué
consiste mi hacer que yo soy lo que yo soy…˜ Sólo sé que entre mí mismo y mí mismo
no hay ningún hacedor…˜ no hay ningún obrador…˜ no hay ningún creador…˜
El Taller de nuestra propia comprensión…˜ la fragua incandescente de la espada que
nos abre a nuestra propia comprensión…˜ está abierto dentro de nosotros…˜ Nuestro ser
real…˜ nuestra verdadera naturaleza…˜ espera anhelante nuestra pregunta…˜ esa pre-
gunta cuya respuesta inmediata es nuestro ser real mismo…˜ Al hacer esa pregunta ful-
minante…˜ repentinamente comprendemos…˜ Nosotros somos siempre lo que nosotros
somos…˜ Para ser siempre lo que nosotros somos…˜ no ha mediado…˜ ni está median-
do ahora…˜ ningún hacer nuestro…˜ ningún hacer de nadie…˜ Nosotros no somos
creados ni increados…˜ nosotros no somos hechos ni no hechos…˜ nosotros no somos

231
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

engendrados ni no engendrados…˜ Jamás ha habido un hacernos nosotros ser lo que


nosotros somos…˜ jamás ha habido un hacernos otro ser lo que nosotros somos…˜
El taller de nuestra propia comprensión…˜ la fragua incandescente de la espada ful-
gurante que nos abre a nuestra propia comprensión…˜ está abierto y no está abierto de-
ntro de nosotros…˜ Su estar dentro de nosotros es como posarse un pájaro en la superfi-
cie del océano…˜ Es visto y no visto…˜ Es sumamente evanescente…˜

232
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1942
_____________

El Abraham de la fragua incandescente de nuestro propio corazón…˜ forja incesan-


temente la espada fulgurante de su pregunta a Dios…˜ “¡Oh Dios mío!…˜ Dime ¿cómo
haces?…˜ dime ¿cómo haces que tú eres Dios?”…˜ La respuesta de Dios está en nuestra
pregunta misma…˜: Dios no sabe cómo hace que él es Dios…˜
La fragua incandescente de nuestro propio corazón…˜ dentro de ella está la pregunta
y la respuesta…˜ Nosotros somos siempre el lugar donde se posa el pájaro…˜ un océano
jamás abierto…˜ jamás separado…˜ jamás dividido…˜ En este mismo Ahora…˜ el cielo
entero parece abierto dentro de nosotros…˜ Pero es una ilusión…˜ No es otro que noso-
tros…˜ Todos los sabores caben en el sentido del gusto…˜ que no es un sabor…˜ Hay
sabores magníficos…˜ superlativos…˜ sabores que saben a Dios mismo…˜ y hay tam-
bién sabores indescriptiblemente sombríos…˜ Todos ellos…˜ todos los sabores…˜ ca-
ben en el sentido del gusto…˜ que no es un sabor…˜ que no es magnífico…˜ que no es
superlativo…˜ que no es sombrío…˜ Preguntemos al sentido del gusto cómo hace él…˜
cuál es ese hacer suyo…˜ en qué consiste su hacer que él es el sentido del gusto…˜
Durante un instante la fragua del sabor se posa en el océano del sentido del gusto…˜
Este es ese instante…˜ Este es el instante de preguntar a nuestra verdadera naturaleza
real…˜ ¿cómo hago yo…˜ que estoy saboreando esta substancia nacimiento…˜ que es-
toy saboreando esta sensación de ser lo que yo soy…˜ cuál es ese hacer mío…˜ en qué
consiste mi hacer que yo soy este océano incógnito que no sabe cómo hace para ser lo
que yo soy?…˜

233
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1943
_____________

La pregunta “¿cómo hacemos nosotros…˜ cuál es ese hacer nuestro…˜ en qué con-
siste nuestro hacer que nosotros somos lo que nosotros somos?”…˜ esta pregunta es el
taller adentro de nuestro propio corazón…˜ adentro de nuestra consciencia de ser…˜ Un
taller es un lugar de trabajo…˜ En este taller…˜ la materia prima es que nosotros sabe-
mos que nosotros somos…˜ En este taller la herramienta es la pregunta…˜ dirigida a
nosotros mismos…˜ “¿en qué consiste nuestro estar haciendo que nosotros somos lo que
nosotros somos?”…˜ En este taller la obra terminada es que nosotros tengamos la res-
puesta a nuestra pregunta…˜
La pregunta “¿en qué consiste nuestro estar haciendo ahora mismo que nosotros
seamos lo que nosotros somos?”…˜ se aplica a todos los niveles concebibles de lo que
nosotros creamos ser…˜ Si nosotros hemos aceptado el nacimiento…˜ si nosotros
hemos aceptado ser el nacido y mortal que parecemos…˜ preguntémonos entonces…˜:
“Como nacido y mortal que yo acepto ser…˜ ¿en qué consiste mi estar haciendo ahora
que yo soy nacido y mortal?…˜ ¿cómo lo hago?…˜ ¿cómo hago yo que yo soy nacido y
mortal?…˜ ¿estoy yo haciendo verdaderamente algo?…˜ ¿es mi aparente ser nacido y
mortal el resultado de mi estar haciendo algo?…˜ ¿Lo que hago para ser yo aparente-
mente nacido y mortal…˜ cómo lo hago?…˜
Quien no ha trabajado con esta pregunta…˜ imagina que lo que considera su
hacer…˜ contribuye a su ser lo que él es…˜ Los ricos son ricos…˜ los santos son san-
tos…˜ los piadosos son piadosos…˜ Todos ellos consideran que su hacer está haciendo
su ser…˜ ¿Qué hace un nacido y mortal…˜ cómo hace un nacido y mortal…˜ para ser
nacido y mortal?…˜
El comprehensor de su verdadera naturaleza real entra en el taller de su propio co-
razón…˜ en el Templo insondable de su propio Adentro…˜ y se hace a sí mismo ser la
pregunta que ofrenda en adoración suprema a su verdadera naturaleza real…˜: “¿cómo
hago yo…˜ cuál es ese hacer mío…˜ en qué consiste mi estar haciendo que yo soy lo
que veo que yo soy?”…˜
Entremos pues en el taller de nuestro propio corazón…˜ en el templo insondable de
nuestro propio Adentro…˜ hagámonos a nosotros mismos ser sólo pregunta…˜ ofren-
demos en adoración suprema a nuestra verdadera naturaleza real la pregunta de nuestra
anonadación absoluta como hacedores…˜: “¿cómo hago yo…˜ cuál es ese hacer mío…˜
en qué consiste mi estar haciendo Ahora…˜ que yo soy lo que yo veo que yo soy?”…˜

234
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Escuchemos profundamente la respuesta…˜ La respuesta no es palabras…˜ la res-


puesta es la verificación…˜ y visión…˜ y saboreación…˜ de la ausencia absoluta de un
hacer nuestro…˜ No hay absolutamente ningún hacer nuestro…˜ no hay absolutamente
ningún estar haciendo Ahora nuestro…˜ este ser nosotros lo que nosotros somos…˜ No
lo hay Ahora…˜ y jamás lo ha habido…˜
La respuesta es idéntica para el comprehensor de sí mismo y para el ignorante de sí
mismo…˜ Para el comprehensor la respuesta es su reposo inmediato y eterno en su des-
aparición como hacedor dentro de su ser real…˜
Abraham preguntaba a Dios…˜ “Dime ¿cómo haces?…˜ dime ¿cómo haces que Tú
eres Dios?”…˜ Y yo os pregunto a vosotros…˜ “¿Decidme cómo hacéis…˜ decidme
cómo hacéis que vosotros sois lo que vosotros sois?”…˜

235
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1944
_____________

No hay ningún “¿cómo hago yo que yo soy lo que yo soy?”…˜ No hay ningún “¿en
qué consiste mi hacer que yo soy lo que yo soy?”…˜ Jamás se ha hecho que yo soy lo
que yo soy…˜ No ha habido nunca un hacer que yo soy lo que yo soy…˜ Es eterno…˜
irrefutable…˜ insondable…˜ jamás abierto…˜ jamás desalojado…˜ jamás hecho receder
al fondo del olvido…˜
Estamos viendo aparentemente abiertos en nosotros los tres estados de vigilia…˜
sueño con sueños…˜ y sueño profundo…˜ Pero no es una abertura real…˜ Ellos no des-
alojan de nosotros mismos ni un solo micronésimo de nosotros mismos…˜ Es muy im-
portante que veamos los tres estados como lo que son…˜ un grumo de nada…˜ Apenas
vistos cuando ya nunca más vuelven a ser vistos de nuevo…˜ Cifrar nuestra realidad en
los tres estados…˜ es perder constantemente el tren…˜ Su poder de sugestión es gran-
de…˜ pero por grandes que parezcan…˜ no pueden desalojar ni un solo micronésimo de
la completud absoluta de nuestro estado real…˜
Nuestro estado real nadie lo ha hecho jamás…˜ Por inalcanzable que sea la fuente de
nuestro propio ser lo que nosotros somos…˜ ella solo parece inalcanzable…˜ debido
precisamente a que nosotros buscamos esa fuente…˜ No hay esa fuente…˜ Nosotros…˜
nuestro ser nosotros lo que nosotros somos…˜ no tiene fuente…˜ no tiene origen…˜ no
tiene transcurrir…˜ no viene de ninguna parte…˜ no va a ninguna parte…˜
El estado de vigilia nos engaña haciéndonos creer que nosotros somos este móvil
temporal…˜ por nombre Fulano…˜ cuyos puntos de referencia son el hecho de su apa-
rente nacimiento en este tiempo y en este espacio…˜ Parece haber gentes…˜ registros
históricos…˜ yacimientos prehistóricos…˜ Parece haber un sol…˜ y estrellas…˜ y pla-
netas…˜ Parece haber padres e hijos…˜ Todo está perfectamente urdido para hacernos
creer que somos este móvil entre lo que se llama el nacimiento y la muerte…˜ Y luego
está también la poderosa sugestión de que nosotros somos hacedores de obras…˜ Parece
enteramente que nosotros nos estuviéramos haciendo ser a nosotros mismos lo que no-
sotros somos con nuestras aparentes obras…˜ El estado de vigilia es sólo esto…˜:
Obras…˜ la apariencia engañosa de que nosotros podemos hacernos ser…˜
Entonces viene la opresión…˜ y la frustración…˜ y el descontento…˜ Nuestro reme-
dio es igualmente obras…˜ La creencia en que nosotros podemos hacernos ser es tan
profunda…˜ que lo primero que preguntamos al llegar al taller del corazón es qué hay
que hacer…˜

236
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

¿Qué hay que hacer para ser lo que nosotros ya somos?…˜ ¿A qué hacer nuestro…˜
a qué arte nuestro se debe que nosotros somos lo que nosotros somos?…˜
El verdadero taller del corazón es una fragua de preguntas…˜ no de obras…˜ El es-
tado de vigilia no es los mundos que vemos…˜ es el taller del corazón donde se forjan
las preguntas sobre este ser lo que nosotros somos…˜ Todo nuestro trabajo está hecho
sólo de preguntas…˜ El arte de preguntar lo que hay que preguntar es la Vía Inmediata a
nuestra Realidad Absoluta…˜ Las preguntas completamente acabadas conmueven la
tierra de los tres estados…˜ abren completamente su superficie aparentemente impene-
trable…˜ nos desfondan instantáneamente hacia el Adentro sublime de nuestro propio
ser eterno…˜ y entonces sabemos absolutamente que lo que nosotros somos no tiene
hacedor…˜
Este sabernos nosotros lo que nosotros somos…˜ es irrefutable…˜ infinito…˜ indes-
tructible…˜ sin comienzo ni fin…˜ no está en los tres estados…˜ Nuestro ser lo que no-
sotros somos no puede decirse en palabras…˜

237
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1945
_____________

No hay ningún hacernos a nosotros mismos ser lo que nosotros somos…˜ no hay
tampoco ningún hacedor de este ser nosotros lo que nosotros somos…˜
Esta Verdad absolutamente irrefutable…˜ es verdadera tanto de nuestra verdadera
naturaleza real como de los tres estados…˜ No hay peor sugestión que la de creernos
hacedores de lo que creemos ciegamente que son nuestras obras…˜ “Yo hago…˜ yo soy
un hacedor de obras…˜ con mis obras yo me hago a mí mismo”…˜ esta creencia nos
encierra inexorablemente en la prisión del estado de vigilia…˜ El estado de vigilia de-
viene una prisión sólida…˜ hecha enteramente del recuerdo de nosotros mismos como
hacedores de nosotros mismos…˜ Entonces surge la ilusión de que nosotros hemos ele-
gido hacer o rechazado hacer…˜ Esta ilusión es una sugestión muy poderosa…˜ cuya
madurez adulta resulta en lo que se llama el Ego…˜
El Ego está hecho exclusivamente de nuestra profunda creencia de que nosotros
hemos sido y somos hacedores de obras…˜ “Yo hago…˜ yo soy el hacedor de mis
obras…˜ yo elijo y rechazo mis obras…˜ con mis obras yo me hago a mí mismo este
estar siendo lo que yo estoy siendo…˜ Por mis obras buenas se me debe agradecimien-
to…˜ A mis obras malas procuro esconderlas detrás de la cortina de la ocultación”…˜
—Esta proposición es el Ego…˜
¿Cómo hago yo para estar deviniendo lo que yo estoy deviniendo?…˜ ¿Qué arte…˜
aprendido de quién…˜ estoy poniendo yo en práctica para que los tres estados que están
deviniendo en mí…˜ estén deviniendo lo que están deviniendo?…˜ ¿Cómo hago yo para
que la vigilia de este hombre…˜ Fulano…˜ que yo llamo falsamente mí mismo…˜ des-
pierte en mí cada día…˜ como lo que yo llamo falsamente mí mismo?…˜

238
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1946
_____________

La montaña sagrada de nuestro propio corazón…˜ adentro de nuestra presencia des-


pierta a nosotros mismos…˜ en esta caverna sin paredes y sin techo…˜ sin entrada y sin
fondo que es este conocimiento de ser lo que nosotros somos…˜ en esta caverna…˜
hecha sólo de comprensión…˜ se encuentra la fragua de todas nuestras preguntas…˜
Me he encontrado a mí mismo que yo soy antes de que las obras fueran…˜ antes de
que el hacer mismo fuera…˜ Me he encontrado a mí mismo que yo soy antes de que
ningún hacer y su hacedor fueran…˜ Por ello confieso…˜ sumido en un grandísimo
pasmo…˜ que mi ser lo que yo soy no se debe a ningún conocimiento mío…˜ a ningún
arte mío…˜ a ninguna acción u operación mía…˜ No hay ningún hacedor de nada donde
yo soy…˜ En el Taller de mi corazón…˜ en la Fragua de la Montaña de mi Ser…˜ no se
hacen obras…˜ sólo se hacen preguntas…˜
¿Cómo he hecho yo…˜ en qué ha consistido mi arte…˜ donde estuvo mi aprendizaje
de este ser yo lo que yo soy?…˜ ¿Cómo hice yo…˜ cómo aprendí yo a sentir esta sensa-
ción de que yo soy…˜ a saborear este conocimiento de que yo soy?…˜
Me sumerjo en mí mismo…˜ y me contemplo…˜ Veo la ronda sin comienzo ni fin
de los tres estados…˜ la veo exactamente como si siempre hubiera estado aquí…˜ Pero
no me veo a mí mismo en ella…˜ y tampoco la veo a ella en mí…˜ Me veo a mí mis-
mo…˜ ¿Cómo me veo a mí mismo?…˜ No lo sé…˜ Mi respuesta es “me veo a mí mis-
mo por mí mismo…˜ pero en realidad no sé cómo me veo…˜ Me veo eterno…˜ silen-
te…˜ en ningún tiempo…˜ en ningún espacio…˜ Los tres estados no me abren…˜ los
tres estados no están en ninguna parte de mí…˜ los tres estados no están desalojando ni
un solo micronésimo de mí mismo…˜ los tres estados no me tocan…˜ no están en mí…˜
Es claro como el cristal puro…˜ No hay la menor duda en esta visión de mí mismo…˜
¿Es concebible este ser yo quien yo soy…˜ que no está en ningún lugar ni en ningún
tiempo…˜ que jamás ha hecho nada para ser lo que yo soy…˜ en quien la ronda de los
tres estados no se abre…˜ a quien la ronda de los tres estados no toca…˜ que no está en
los tres estados…˜ y en quien los tres estados no están?…˜ No…˜ este ser yo quien yo
soy no es concebible…˜ pero sí es visible…˜
Es menester entrar en la montaña…˜ A medida que se entra…˜ tanto mayor es la
revelación de que jamás hemos salido…˜ Éramos peregrinos sólo porque queríamos ser
seres…˜ Los seres sólo son sus obras…˜ A obras distintas seres distintos…˜ La vigilia
es muy poderosa para engañar…˜ Puede convencernos de que nosotros somos nacidos y
mortales…˜ puede convencernos de que este mundo hecho sólo de obras es viejo…˜

239
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

puede convencernos de que ella nos contiene…˜ Por ello es menester entrar en la mon-
taña de nuestro verdadero ser…˜ Entonces vemos realmente lo que nosotros somos y lo
que la ronda de los tres estados es…˜

240
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1947
_____________

El ser…˜ el ser nosotros lo que nosotros somos…˜ no se da ni se toma…˜ No hay


ningún dilema en nuestro ser nosotros lo que nosotros somos…˜ Nuestro ser nosotros lo
que nosotros somos es eterno…˜ Jamás ha habido un no ser nosotros lo que nosotros
somos…˜
En nosotros no hay ningún registro de que se nos haya dado el ser nosotros lo que
nosotros somos…˜ Si buscamos un registro…˜ sólo encontraremos que nosotros hemos
comenzado a saber que nosotros somos…˜ Ello es así…˜ debido a que el ser nosotros lo
que nosotros somos no se da ni se toma…˜
Nunca encontrareis la prueba de vuestro nacimiento…˜ La prueba de vuestro ser vo-
sotros lo que vosotros sois…˜ sí la encontrareis…˜ Vuestro ser no se da ni se toma…˜
Su símbolo es el sentido del gusto…˜ El sentido del gusto no se da ni se toma…˜
sólo es despertado a su propia consciencia de ser él lo que él es por la sal…˜ La sal es la
ronda de los tres estados…˜ La sal jamás toca el sentido del gusto…˜ La sal jamás da el
ser al sentido del gusto…˜ La sal jamás ocupa un verdadero lugar en el sentido del gus-
to…˜ La sal jamás entra en el sentido del gusto…˜ La sal jamás desaloja ni un solo mi-
cronésimo del sentido del gusto…˜ La sal jamás está en el sentido del gusto…˜ el senti-
do del gusto jamás está en la sal…˜
¿Cómo haría yo para que vierais que vuestro ser lo que vosotros sois no se da ni se
toma?…˜ La evidencia de que sois sin nacimiento está en vosotros mismos…˜ La ronda
de los tres estados es sólo como un grano de sal que os despierta a la consciencia de que
vosotros sois…˜
Nuestro ser jamás se debe a nuestro hacer…˜ No hay ningún “¿Cómo he hecho yo
que yo soy lo yo soy?”…˜

241
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1948
_____________

No encuentro en mí mismo ningún “¿Cómo he hecho yo que yo soy lo que yo


soy?”…˜ No encuentro en mí mismo ningún arte…˜ ni transmitido…˜ ni aprendido…˜
por cuya puesta en operación…˜ mi ser lo que yo soy haya comenzado nunca…˜ Mi ser
lo que yo soy no es el resultado de ninguna obra…˜ de ningún mandato…˜ Mi ser lo que
yo soy es insondable…˜ jamás comenzado…˜ sin precursor…˜ sin sucesor…˜ sin hace-
dor…˜ Mi ser lo que yo soy no tiene modelo…˜ no tiene predecesor…˜
Me veo a mí mismo una insondabilidad jamás tocada…˜ jamás abierta…˜ No hay
ninguna separación en mí mismo…˜ Nada me abre jamás…˜ Abrirme es una imposibi-
lidad…˜ Yo no tengo adentro ni afuera…˜ yo no tengo exterior ni interior…˜ Soy abso-
lutamente Real…˜ Lo sé y lo confirmo…˜
No es posible obrar mi ser yo lo que yo soy…˜ De esta verificación…˜ viene la pro-
funda certeza irrefutable de que mi ser yo lo que yo soy no tiene causa…˜ no tiene cau-
sador…˜ ni tiene modelo…˜
Mi ser yo lo que yo soy resuena exactamente idéntico a sí mismo en todos vuestros
corazones…˜ Mi ser yo lo que yo soy no es un privilegio…˜ mi ser yo lo que yo soy no
es un mérito…˜ mi ser yo lo que yo soy no es una distinción…˜
No es el resultado de mis obras…˜ no es el resultado de mis meditaciones…˜ no es el
resultado de mis verificaciones…˜ Mi ser yo lo que yo soy no es una posesión…˜ no es
mi posesión…˜ Es exactamente lo que yo soy…˜
Antes de nuestro hacer…˜ antes de nuestro comprender…˜ antes de nuestro verifi-
car…˜ anteriorísimo a todo esto…˜ es lo que nosotros somos…˜ Nosotros no lo hemos
hecho…˜ nadie ha hecho nuestro ser nosotros lo que nosotros somos…˜ Nuestro ser
nosotros lo que nosotros somos no es el resultado de la operación de Nadie…˜
La prueba y verificación de esta verdad está en nosotros mismos…˜ en la cámara de
la comprensión de nosotros mismos…˜ donde lo que somos realmente…˜ es inmedia-
tamente accesible…˜
Subyugados por el estado de vigilia…˜ nosotros aceptamos ciegamente la creencia
de que todo es el resultado de obras…˜ Como consecuencia de ello…˜ asignamos a
nuestro propio ser un hacedor…˜ No nos damos cuenta de que el ser no se divide…˜ O
nosotros somos lo que nosotros somos…˜ o si nos creemos seres por participación en-
tonces no somos ni hemos sido nunca…˜

242
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Es una proposición falsa aceptar que hemos recibido el ser…˜ Tener ser por otro no
es tener ser…˜ Es el otro quien lo tiene…˜ De ahí el gran terror a que el otro recoja lo
que es suyo…˜
Mirad…˜ nosotros no hemos hecho absolutamente nada para que la operación de los
tres estados en nosotros haya comenzado…˜ Nosotros no hemos hecho el cuerpo-ni-la-
mente-ni-el-alma-ni-el-espíritu…˜ Nosotros no tenemos ese arte de hacer…˜ Parecen
sólidos…˜ pero tienen su devenir por otro…˜ Parecen duraderos…˜ pero comienzan y
acaban…˜ Son el resultado de una obra…˜ son el resultado de un arte que no es nues-
tro…˜ ¿Comprendéis?…˜ En la aparición en nosotros del artificio cuerpo-mente-alma-
y-espíritu no hay absolutamente nada nuestro…˜ no hay absolutamente ni un solo mi-
cronésimo de nuestro verdadero ser…˜
Lo que nosotros somos verdaderamente…˜ lo que nosotros somos realmente…˜ no
aparece ni desaparece…˜ no se abre ni se cierra…˜

243
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1949
_____________

¿Cómo hago yo…˜ entonces…˜ que yo soy lo que yo soy?…˜ ¿Qué arte…˜ aprendi-
do donde no hay ningún donde ni cuando…˜ practicado donde no hay práctica ni no
práctica…˜ transmitido donde no hay nadie ni no nadie…˜ a la imagen de quién donde
no hay antecesor ni sucesor…˜ estoy poniendo yo en práctica donde no hay obras ni no
obras…˜ para ser lo que yo soy?…˜
En este estado verdadero…˜ donde mi única realidad es ser lo que yo soy…˜ no en-
cuentro en mí mismo absolutamente ningún hacer…˜ Jamás ha habido un mí mismo que
esté haciendo que yo soy lo que yo soy…˜
Por profundas que sean estas palabras…˜ que declaran sólo mi propia visión de mí
mismo…˜ no hay en mí el menor rastro de auto-orgullo…˜ Yo no soy nadie de este
mundo ni de ningún mundo…˜ No tengo poder…˜ ni para hacerme a mí mismo ni para
hacer este no mí mismo que es la ronda de los tres estados…˜ No tengo poder para
haber hecho este cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu…˜ y a mí mismo…˜ jamás me he
hecho ser lo yo soy…˜
¿En qué podría basarse entonces el menor rastro de auto-orgullo en mí?…˜ Sólo
donde hay obras hay auto-orgullo…˜
¿Comprendéis?…˜ Nosotros somos tales…˜ que ni nos hemos hecho a nosotros
mismos ser lo que nosotros somos…˜ ni tampoco hemos hecho ni hacemos absoluta-
mente nada en esta ronda de los tres estados que nos revela…˜

244
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1950
_____________

No encuentro absolutamente que mi ser lo que yo soy se deba a ningún hacer…˜ ni


mío ni de nadie…˜ Ningún hacer mío ni de nadie ha precedido jamás a mi ser yo lo que
yo soy…˜ ¿Qué quiere decir esto?…˜ ¿Cuál es para mí la significación de esto?…˜
Yo no soy el hacedor del cuerpo…˜ yo no soy el hacedor de la mente…˜ yo no soy
el hacedor del alma…˜ yo no soy el hacedor del espíritu…˜ yo no soy el hacedor de la
ronda de los tres estados…˜ Jamás he hecho la vigilia…˜ ni el sueño con sueños…˜ ni el
sueño profundo…˜ Jamás me he hecho a mí mismo ser lo que yo soy…˜ Mi ser lo que
yo soy no tiene nacimiento…˜ no ha sido engendrado…˜ no ha sido hecho…˜ no es el
resultado de ninguna paternidad…˜ no es el resultado de ninguna creación…˜
¿Qué es mi ser lo que yo soy?…˜ Me veo a mí mismo por mí mismo…˜ Aunque me
estoy viendo Ahora…˜ lo que veo de mí mismo contiene todos los tiempos…˜ todas las
duraciones…˜ Mi ser lo que yo soy…˜ no se da ni se quita…˜ Mi ser lo que yo soy…˜
no se debe a ningún mérito…˜ no ha sido ganado…˜ Nadie…˜ absolutamente nadie…˜
precede a mi ser yo lo que yo soy…˜
Mi contener todos los tiempos…˜ mi estar conteniendo Ahora-Siempre todas las du-
raciones…˜ es una visión llana…˜ natural…˜ Ellos parecen estar abiertos en mí…˜ esta
vigilia actual…˜ en que estoy presenciando este universo…˜ parece estar abierta en
mí…˜ Pero en realidad no está abierta en mí…˜ Yo soy absolutamente indivisible…˜
impenetrable…˜ indescifrable…˜ una suprema convicción de ser yo lo que yo soy…˜
eternamente sedente…˜ siempre más y más idéntica a mí mismo…˜
Podéis tener la seguridad de que yo no usurpo absolutamente ninguna cualidad a na-
die…˜ Yo no reclamo para mí el estatuto de ningún dios…˜ yo no reclamo para mí el
mérito de absolutamente ningún hacer…˜ Yo no me autotitulo creador…˜ ni hacedor…˜
ni obrador de nada…˜ no pido tributo por mi grandeza…˜ no pido consentimiento a mi
autoridad…˜

245
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1951
_____________

Sólo expongo lo que es…˜ Por mí mismo…˜ con mi propia mismidad sólo…˜ he
descubierto mi propia mismidad…˜ Yo jamás he sido hecho…˜ ni creado…˜ ni engen-
drado…˜ Yo soy sin nacimiento…˜ Sólo el auto-orgullo de ser un hacedor…˜ me im-
pedía ver la verdad llana…˜ En cuanto se nos propone hacer esto o aquello para obtener
esto o aquello…˜ y nosotros lo aceptamos…˜ nuestra verdadera naturaleza recede de
nosotros…˜ Entonces…˜ nosotros mismos nos convertimos a nosotros mismos en egos
meritorios a la busca de nuestra recompensa…˜
Mi propia mismidad me anega…˜ repeliendo absolutamente todas las proposiciones
falsas…˜ Llega hasta mí la visión de la ronda de los tres estados…˜ pero yo me veo a mí
mismo…˜ simultáneamente…˜ a la vez completamente fuera de ellos y absolutamente
en su interior…˜ Entonces veo que ellos no me tocan…˜ entonces veo que ellos no ocu-
pan en mí un solo micronésimo de lo que yo soy…˜ “No tienen ser”…˜ me digo…˜ “no
son reales…˜ no hay en ellos ninguna substancia real”…˜ Entonces veo su comienzo…˜
y veo también su fin…˜ siempre Ahora…˜ Y en este Ahora…˜ me veo a mí mismo
exactamente como yo soy…˜ No me imagino…˜ no me veo por especulación…˜ Me
veo con mi propia mismidad…˜ me descubro con mi propia mismidad…˜ En mi verme
no hay dos…˜ No tengo referencia…˜ no puedo calificarme…˜ No tengo cualidades…˜
No hay en mí mismo absolutamente ningún orgullo…˜ Yo jamás me he hecho a mí
mismo ser lo que yo soy…˜ Soy sin obras…˜ sin arte…˜ sin transmisión…˜ sin genea-
logía…˜ sin historia…˜ una insondable montaña de paz sin falda ni cima…˜ Nada me
puede penetrar…˜ Nada aparte de mí es…˜ ni fuera ni dentro de mí…˜ Y lo que parece
ser conmigo…˜ la ronda de los tres estados…˜ tampoco es…˜

246
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1952
_____________

Me veo a mí mismo sin dentro ni afuera…˜ Jamás ha habido un hacerme yo a mí


mismo ser…˜ jamás ha habido un hacerme otro a mí mismo ser…˜ No hay ningún hacer
que preceda a mi ser…˜ Yo no tengo creador…˜ nadie me ha ideado nunca…˜ Yo no
respondo a ningún plan…˜
La ronda de los tres estados está muy bien urdida…˜ pero toda junta no equivale ni a
un solo micronésimo de mi realidad…˜ Mi benigno ser…˜ prevalece siempre…˜ Mi
benigno ser es siempre…˜
No hay ningún hacer mío en este ser yo lo que yo soy…˜ No hay tampoco ningún
hacer mío en este devenir los tres estados lo que ellos devienen…˜ ¿Cómo puede ser
esto?…˜ Me hago a mí mismo esta pregunta…˜ y mi conocimiento no alcanza a expli-
car…˜
Sin embargo veo que ello es así…˜ Yo no tengo comienzo ni fin…˜ yo soy sin na-
cimiento y sin muerte…˜ Sólo con símbolos puede aludirse a lo que está ocurriendo…˜
En realidad no hay seres…˜ nunca ha habido seres…˜ De los tres estados…˜ el estado
de vigilia es el más engañoso…˜ Sólo en el estado de vigilia estamos afectados por la
enfermedad de creernos hacedores de obras…˜ Sólo en el estado de vigilia parece que
hay un universo que nos contiene…˜ un universo antiguo…˜ un universo lleno de se-
res…˜ Pero el estado de vigilia no es real…˜ Todo junto se sumerge en nosotros…˜ To-
do junto estaba sumergido en nosotros…˜ Entonces nuestro conocimiento del estado de
vigilia era que nada del estado de vigilia había sido presenciado nunca…˜
Sólo nuestro amor desmedido de creernos hacedores nos impide comprender que la
totalidad del estado de vigilia es en realidad muy pequeña…˜ Para ser alguien…˜ para
dar nuestro asentimiento a la creencia de que nosotros somos alguien…˜ nosotros nece-
sitamos el estado de vigilia…˜ Sólo en el estado de vigilia somos hacedores…˜ Sólo en
el estado de vigilia nuestra falsa creencia en que nosotros somos hacedores…˜ hace sur-
gir y prosperar en nosotros la enfermedad del Ego…˜ No había ningún Ego…˜ ni el Ego
que nosotros creemos falsamente ser…˜ ni el Ego de nadie…˜ Nosotros conocemos per-
fectamente el estado real en que no había ningún Ego de nosotros…˜ No había ningún
Ego ni hacedor de absolutamente nada…˜ nada de cuanto ahora parece ser era…˜ Noso-
tros lo sabemos…˜ Nuestro Benigno ser ha sido y es siempre…˜ Por ello sabemos que
no había ningún Ego…˜ ni nuestro ni de nadie…˜
¿Cómo…˜ entonces…˜ ha ocurrido que hemos llegado a creer que nosotros somos
este pequeño miserable que cree que se está haciendo a sí mismo…˜ que se envanece

247
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

cuando cree que hace bien…˜ que confiesa que no se conoce…˜ que se acepta como
nacido y mortal…˜ cuando no tiene el menor conocimiento de lo que es el nacimiento y
de lo que es la muerte?…˜ ¿Cómo entonces…˜ ha ocurrido que hemos llegado a creer
que nosotros somos este pequeño Ego banal encerrado en la prisión de la vigilia…˜ en-
cadenado a este pequeño tiempo que cada año caduca…˜ que cada día caduca…˜ que
cada instante caduca?…˜
Esta es una fragua donde se forjan preguntas…˜ preguntas tajantes como espadas…˜

248
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1953
_____________

El tiempo verdadero de Dios es cuando uno se conoce a sí mismo…˜ El Amor fulgu-


rante se abre en la oquedad de nuestra espalda…˜ y nos traga íntegramente adentro de
nuestra propia mismidad…˜ La gran comprensión de que nunca hemos sido otro que
nuestra propia mismidad…˜ se reviste de Amor…˜ Amor refulge…˜ Amor succiona…˜
Amor traga todo el sufrimiento…˜ Amor nos convierte en Visión sólo…˜ La ronda de
los tres estados se ve en nuestro seno como un glomérulo evanescente…˜ Establecidos
en nuestro propio Ser…˜ nuestra expansión no conoce nacimiento ni muerte…˜ Enton-
ces nos sabemos a nosotros mismos ser lo que nosotros somos…˜ No vemos hacedor de
nuestro ser…˜ No hay causa que cause nuestro Ser…˜ Enmudecidos de fortaleza…˜
sabemos que este es el verdadero instante de Dios…˜
Dios es nuestra verdadera naturaleza real…˜ No que nosotros seamos como Dios…˜
sino que como seres…˜ nosotros no somos…˜ no hemos sido…˜ y nunca seremos…˜
¿Por qué…˜ pues…˜ darle más vueltas?…˜
Amemos ser decapitados…˜ Odiémonos como estos pequeños seres banales que
obstinadamente creemos ser…˜ Odiémonos como estos usurpadores del ser que se con-
sumen en el infierno de la deseación y de la avidez…˜ La ronda de los tres estados es
sólo hambre y sed…˜
Amemos ser decapitados…˜ amemos ser des-egoizados…˜ Démonos al consenti-
miento…˜ démonos a nuestra verdadera naturaleza real…˜

249
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1954
_____________

La fragua es nuestro propio corazón…˜ Nuestro propio corazón quiere decir la tota-
lidad de nuestro ser nosotros lo que nosotros somos…˜ Nada era quiere decir que la
fragua de nuestro propio corazón no había comenzado a incandescer con la llama del
conocimiento de que nosotros somos…˜ Por ello…˜ durante un siempre sin comienzo ni
fin…˜ nosotros no sabíamos que nosotros éramos…˜ No saber que nosotros somos…˜
no es tan temible…˜ No saber que nosotros somos…˜ es nuestro estado real…˜
En la fragua de nuestro propio corazón…˜ nuestra verdadera naturaleza es la ampli-
tud vacía en cuyo centro arde la llama…˜ La amplitud vacía es el lugar de la llama…˜
La llama revela e ilumina a la amplitud vacía…˜ La llama es la amplitud vacía misma
con una forma…˜ Cuando nosotros sentimos arder esta llama…˜ entonces decimos
“yo”…˜
Es un grandísimo misterio que nosotros somos lo que nosotros somos…˜ sin que
haya mediado un hacernos nadie…˜ Quien se comprende a sí mismo sin hacedor…˜
sabe que es sin nacimiento y sin muerte…˜ Esta comprensión no es un privilegio…˜
esta comprensión es enteramente inherente a nuestra naturaleza real…˜ Todo es un pro-
fundo misterio impenetrable…˜ Sólo con nuestra naturaleza real podemos comprender
nuestra naturaleza real…˜ Pero no podemos traer ni una mínima muestra de ella adentro
de la vigilia…˜ Ello es como pretender meter el océano en un solo pez…˜ Es el pez el
que es del océano…˜ Igualmente nuestra verdadera naturaleza no es de nuestra vigi-
lia…˜ es nuestra vigilia la que es de nuestra verdadera naturaleza…˜
Todo el misterio de una plegaria consiste sólo en conmoción…˜ Revestida de vigi-
lia…˜ nuestra verdadera naturaleza misma se vuelve anhelantemente hacia la llama ar-
diente dentro de nuestro corazón…˜ Revestida de vigilia…˜ nuestra verdadera naturale-
za misma ve su propia Belleza en el espejo de la fragua…˜ Entonces se cambia en
Amor…˜ Amor es la conmoción…˜ Amor es la Plegaria…˜ Sólo Amor puede pedir el
Sacrificio voluntario…˜ Sólo Amor ve lo que la comprensión sólo comprende…˜
¿Qué ve Amor de Sí mismo…˜ que la comprensión sólo comprende?…˜ Amor ve de
Sí mismo la infinitud de su propia Belleza…˜ la Realidad Suprema…˜ Viéndola…˜
Amor resuena en la vigilia como un Fuego impetuoso hecho de palabras que queman…˜
Lo que Amor ve se cambia en Plegaria instantáneamente…˜: “Devuelve a Ti esta inte-
gralidad de conocimiento…˜ sumerge en Ti esta integralidad de visión…˜ Mi cabeza se
inclina voluntariamente para ser cortada…˜ Como me estoy viendo en Ti…˜ ¡oh Amado
mío!…˜ hazme enteramente ser sólo en Ti como me estoy viendo en Ti…˜ Toda esta

250
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

vigilia…˜ toda esta comprensión…˜ toda esta visión…˜ es sólo para este instante en
que me veo como realmente soy en Ti…˜ Absuélveme de los tres estados…˜ Tú mismo
a tu Puerta…˜ Tú mismo prosternado ante tu llama…˜ Tú mismo suplicando a Ti mis-
mo…˜ Tú mismo arrebatado y absuelto por Tu propia Belleza”…˜
Amor suplica…˜ ¿comprendéis?…˜ A esto se llama conmoción…˜ Comprenderse a
uno mismo no es todo…˜ La comprensión sin la conmoción…˜ todavía necesita un
vuelco…˜

251
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1955
_____________

La Verdad de nosotros mismos sin Belleza…˜ no es la Verdad adorable…˜ adora-


da…˜ atesorada…˜ suplicada en la llama del Corazón…˜ con la totalidad de nuestro
ser…˜ con la totalidad de la contención de nuestro ser…˜ con la totalidad de la adhesión
absoluta de nuestra visión convertida en Amor…˜ Me escucho a mí mismo decir…˜
“Tómame de la mano…˜ tómame de la mano…˜ ¡oh Belleza arrolladora en el fondo de
mi ser!”…˜ Todo mi ser se enrolla…˜ se empequeñece…˜ se recoge…˜ deviene comple-
tamente sólo conmoción…˜
Toda la comprensión se conmueve…˜ todo el conocimiento estalla en Belleza…˜ No
queda ningún reducto de mí que no ame a borbotones ser completamente de esta Verdad
inmensurablemente bella…˜ La conmoción es el esplendor de la Verdad…˜

Comprender lo que nosotros somos no es todo…˜ Sólo la Belleza…˜ nos hace amar
instantáneamente el Retorno adentro de nosotros mismos…˜ A este amor instantáneo se
llama Conmoción…˜
Aunque nosotros no hemos salido jamás de nosotros mismos…˜ comprender esta
verdad no es suficiente…˜ Lo que se llama el Retorno es verla…˜ es ser absolutamente
anonadado por la conmoción de Su Belleza…˜ Cuando se ama infinitamente ser de
Ella…˜ absuelto por Ella…˜ comido por Ella…˜ tragado por Ella…˜ desaparecido por
Ella…˜ cuando este Amor anonada y hace suplicar…˜ entonces la comprensión está
completa…˜
Nosotros no hemos emprendido este trabajo para ser más como egos…˜ El ego sólo
suplica para ser más como él es en sí mismo…˜ Ningún ego ama jamás el Retorno…˜
Sin Conmoción…˜ la comprensión de nosotros mismos tampoco ama el Retorno…˜

252
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1956
_____________

“¿Cómo nos hemos hecho ser lo que nosotros somos?”…˜


Esta pregunta se aplica igualmente a lo que nosotros somos realmente…˜ y a lo que
nosotros parecemos ser…˜
No había nada de cuanto ahora parece ser…˜ Nosotros no presenciábamos nuestra
propia sensación de ser…˜ Ninguna substancia nacimiento estaba siendo saboreada…˜
Ninguna ronda de los tres estados estaba siendo presenciada…˜ Nosotros no sabíamos
que nosotros somos…˜ Nosotros no teníamos creador…˜ ni hacedor…˜ ni engendra-
dor…˜ Nosotros no crecíamos ni menguábamos…˜ nosotros no envejecíamos…˜ No
había en nosotros el menor conocimiento de haber comenzado…˜ ni tampoco de haber
sido hechos comenzar…˜ Nuestro estado no transcurría…˜ nuestro estado no cambia-
ba…˜ nuestro estado no iba del nacimiento a la muerte…˜ Nosotros no escuchábamos
proposiciones…˜ ni verdaderas ni falsas…˜ No había en nosotros el menor anhelo…˜ no
había en nosotros la más mínima sensación de falta…˜ Nosotros no buscábamos…˜ no
nos preguntábamos quiénes somos…˜ Nosotros no éramos muchos…˜
Todo este conocimiento exacto de nosotros mismos…˜ cuando los tres estados
eran…˜ es la Verdad de nuestra verdadera naturaleza…˜ Todo este conocimiento de
nosotros mismos…˜ tal cual somos…˜ está en nosotros…˜ Somos nosotros quien sabe-
mos lo que era cuando la ronda de los tres estados no era…˜ Ahora que la ronda de los
tres estados es…˜ nosotros podemos vernos a nosotros mismos sin ellos…˜ Veámo-
nos…˜ Veámonos a nosotros mismos sin la ronda de los tres estados…˜ veámonos a
nosotros mismos cuando la ronda de los tres estados no era…˜
Dejad que la visión de vosotros mismos sin los tres estados sea lo que ella es…˜ Ve-
os vacíos de los tres estados…˜ Reposaos completamente en la visión de vuestro propio
ser lo que vosotros sois…˜ Sin la ronda de los tres estados…˜ vacíos completamente de
toda existencia…˜ ¿podéis ver el punto de vuestro propio comienzo?…˜ Sin la ronda de
los tres estados…˜ vacíos absolutamente de todo excepto de vosotros mismos…˜ ¿cómo
os habéis hecho a vosotros mismos ser lo que vosotros sois?…˜ ¿dónde comienza vues-
tra edad?…˜ ¿dónde está vuestro nacimiento?…˜
¿Qué es la ronda de los tres estados?…˜ Yo no quiero la respuesta que hay en los li-
bros…˜ quiero vuestra respuesta…˜ ¿Qué es para vosotros…˜ que la presenciáis…˜ la
ronda de los tres estados?…˜ ¿En qué consiste para vosotros la ronda de los tres esta-
dos?…˜ ¿de qué están hechos?…˜ Ellos no eran…˜ Vosotros sabéis por vosotros mis-
mos…˜ vosotros conocéis por vosotros mismos…˜ ese estado anteriorísimo vuestro en

253
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

que la ronda de los tres estados no era…˜ Así pues…˜ es a vosotros…˜ sólo a voso-
tros…˜ a quienes la ronda de los tres estados se ha presentado…˜ Usando uno de
ellos…˜ el estado de vigilia…˜ estamos haciéndonos ahora estas preguntas…˜

254
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1957
_____________

Ved ese verdadero estado vuestro donde la ronda de los tres estados no era…˜ Veos
así…˜ tal cual sois…˜ anteriorísimos…˜ Veos sin la ronda de los tres estados…˜ Reca-
lad en el océano llano de vuestra propia mismidad…˜ Preguntaos ahora…˜ ¿Acaso no
amáis lo que sois?…˜ ¿Acaso no amáis ser sin nacimiento?…˜ Ved lo que vosotros
sois…˜ No había ronda de los tres estados…˜ Lo que es…˜ lo que vosotros sois…˜ es
sin nacimiento…˜
Vedlo…˜ se trata de vosotros mismos…˜ se trata de lo que vosotros sois…˜ ¿No
amáis lo que veis?…˜ ¿No amáis lo que sois?…˜
A este amar lo que estáis viendo se llama conmoción…˜ Siempre van juntos…˜ La
visión y el amor de lo que nosotros somos…˜ van siempre juntos…˜
Los tres estados suenan incesantemente a nosotros mismos…˜ Los tres estados can-
tan incesantemente el canto del retorno…˜ Son como un juguete imaginario hecho ente-
ramente de nosotros…˜ El enigma del juego es que con ellos tenemos que vernos sin
ellos…˜
El enigma queda instantáneamente resuelto cuando nos vemos sin ellos…˜

255
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1958
_____________

En alguna ocasión he propuesto falsamente que la ronda de los tres estados “se abre”
en nosotros…˜ No hay nada de tal…˜ Una abertura en nosotros es una imposibilidad…˜
La ronda de los tres estados no desaloja ni un solo micronésimo de nuestra realidad…˜
Nosotros conocemos exactamente…˜ minuciosamente la mismidad que somos cuando
la ronda de los tres estados no es…˜ Ahora mismo…˜ nosotros estamos viendo la mis-
midad que somos cuando la ronda de los tres estados no es…˜ ¿Cómo está siendo abier-
to lo que nosotros somos…˜ la mismidad que nosotros somos…˜ por esta ronda de los
tres estados actualmente presente?…˜ ¿En dónde…˜ en qué donde de nosotros…˜ en
qué lugar de nosotros…˜ está teniendo lugar…˜ realmente…˜ la ronda de los tres esta-
dos?…˜

256
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1959
_____________

Presencio cuando la ronda de los tres estados no era…˜ Lo que veo que yo era…˜ lo
estoy viendo ahora…˜ Lo que veo que yo era es lo que estoy viendo que yo soy…˜ No
ha habido en mí mismo ningún cambio…˜ Nada me ha tocado…˜ Nada de mí ha deve-
nido nacido…˜ La ronda de los tres estados no ocupa ningún espacio ni tiempo real en
mí…˜
He venido a saber que yo soy…˜ eso es todo…˜ Este saber que yo soy no estaba
conmigo…˜ ¿Por qué…˜ entonces…˜ voy yo a querer conservarlo siempre?…˜ Este
saber que yo soy no es de mi misma naturaleza…˜ es transitorio…˜ Este saber que yo
soy es sólo instrumental…˜ Es como un cobijo mientras pasa la tormenta de los tres
estados…˜ Me cobijo y me refugio en mi verdadera naturaleza…˜ Accedo a este cobijo
y a este refugio viendo exactamente…˜ minuciosamente…˜ ahora…˜ que lo que yo era
cuando los tres estados no eran…˜ es lo que yo soy…˜
¿Es difícil receder a cuando la ronda de los tres estados no era?…˜ ¿Es difícil ver
que lo que nosotros somos…˜ cuando la ronda de los tres estados no es…˜ es lo que
nosotros somos ahora?…˜ ¿Es difícil ver que la única continuidad real es la continuidad
eterna de nuestro verdadero ser…˜ que es siempre idéntico a sí mismo…˜ tanto cuando
la ronda de los tres estados no es…˜ como ahora que la ronda de los tres estados es?…˜
¿Cómo de difícil es ver lo que nosotros somos?…˜ ¿No está en nosotros el conoci-
miento de que la ronda de los tres estados no estaba…˜ que la ronda de los tres estados
no ha estado siempre con nosotros?…˜ ¿Cómo de difícil es ver este conocimiento?…˜
Presenciemos cuando la ronda de los tres estados no era…˜ Cuando la ronda de los
tres estados no era…˜ ese cuando…˜ es este ahora…˜ Presenciemos…˜ presenciemos
ahora cuando la ronda de los tres estados no era…˜
¿No es amable nuestro verdadero ser?…˜ ¿no es benigno nuestro verdadero ser?…˜
¿no es querido nuestro verdadero ser?…˜
¿Quién nos hacía ser lo que nosotros somos…˜ cuando la ronda de los tres estados
no era?…˜ ¿De cuánto tiempo disponíamos?…˜ ¿Dónde estaba nuestro comienzo y
nuestro fin?…˜ ¿En qué consistía nuestro hacernos ser lo que nosotros somos?…˜
Presenciémonos…˜ presenciémonos ahora exactamente idénticos a cuando la ronda
de los tres estados no era…˜
Nosotros no hemos hecho los tres estados…˜ Los tres estados no nos están haciendo
a nosotros…˜ Los tres estados no nos tocan…˜ los tres estados no nos abren…˜ los tres
estados no saben que nosotros somos…˜

257
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Todo el conocimiento está en nosotros…˜ Benignidad absoluta es nuestro verdadero


ser…˜

258
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1960
_____________

¿Por qué podemos ver exactamente…˜ minuciosamente…˜ lo que nosotros éra-


mos…˜ cuando la ronda de los tres estados no era?…˜ ¿Por qué estamos viendo aho-
ra…˜ en este instante mismo…˜ que nosotros somos ahora exactamente lo que nosotros
éramos…˜ cuando la ronda de los tres estados no era?…˜
¿Qué es la ronda de los tres estados?…˜ ¿Qué es la vigilia…˜ el sueño con sue-
ños…˜ y el sueño profundo?…˜ ¿De qué están hechos?…˜ ¿en qué consisten?…˜
¿Cómo nos ocurre verlos?…˜
La ronda de los tres estados se llama así debido a que su continuidad no tiene ruptu-
ra…˜ Puesto que su continuidad no tiene ruptura…˜ nuestra presencia está ocupada in-
cesantemente en la presenciación de su círculo…˜ Una suerte de amnesia sobreviene…˜
y entonces nosotros nos perdemos de vista a nosotros mismos…˜ dejamos de ver que la
existencia de la ronda de los tres estados…˜ consiste únicamente en que nosotros la es-
tamos presenciando…˜ Toda la presencia está únicamente en nosotros…˜ Nosotros po-
demos ver exactamente…˜ minuciosamente…˜ lo que nosotros somos cuando la ronda
de los tres estados no es…˜
Veámoslo…˜

259
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1961
_____________

Lo que era…˜ lo que es…˜ lo que será…˜ Eso…˜ que es lo que nosotros somos…˜
es esta consciencia absoluta de ser lo que nosotros somos…˜
Durante un inconmensurable instante…˜ la totalidad de nuestro ser…˜ no ha estado
sabiendo que ella es…˜ En ese estado eterno…˜ todos los tiempos equivalen a un solo
instante…˜ y ese instante es este Ahora…˜ en que misteriosamente…˜ enigmáticamen-
te…˜ repentinamente…˜ sorpresivamente…˜ nosotros estamos sabiendo que nosotros
somos…˜ Nuestro verdadero estado…˜ es Ahora exactamente el que era…˜ Nada ha
cambiado en nuestro verdadero estado…˜ Nada puede ser cambiado jamás en nuestro
verdadero estado…˜
Este conocimiento de que nosotros somos…˜ es sólo para que nosotros sepamos con
él quién somos…˜ El estado eterno…˜ nuestro verdadero estado…˜ es el mismo…˜
siempre idéntico a sí mismo…˜ impenetrable…˜ insondable…˜ sin partes…˜ Su tiempo
es este instante eterno…˜ su espacio es esta presencia que abarca todo…˜ Este estado
eterno no puede ser desalojado…˜ no puede ser ocupado…˜ no puede ser poseído…˜ no
puede ser arrinconado…˜ Su inmediata actualización en nosotros…˜ disuelve instantá-
neamente la apariencia de realidad de la ronda de los tres estados…˜ ¿Cómo actualiza-
mos nuestro propio estado eterno?…˜ ¿cómo lo vemos?…˜ ¿cómo sabemos nosotros
que lo somos?…˜
Basta una proposición verdadera…˜ basta una sola pregunta para hacernos volver en
sí:
Antes de que el conocimiento de que nosotros somos haya venido a nosotros…˜ re-
flejado en el espejo de los tres estados…˜ nosotros…˜ que jamás no hemos sido…˜ que
jamás no somos…˜ y que jamás no seremos…˜ nosotros…˜ cuyo ser consistía…˜ con-
siste…˜ y consistirá sólo en ser lo que nosotros somos…˜ antes de que el conocimiento
nos hiciera saber que nosotros somos…˜ nosotros no sabíamos…˜
No había ningún conocimiento en nosotros…˜ Nosotros no sabíamos…˜ Nuestra
única idiosincrasia era Ser…˜ Nadie medía nuestro tiempo…˜ Nadie había presenciado
jamás nuestro comienzo…˜ Nadie conocía nuestra localización…˜ Nadie más era…˜ No
había comparación…˜ No había consciencia…˜ Nosotros mismos…˜ no sabíamos nada
de nosotros mismos…˜ No éramos grandes ni pequeños…˜ no éramos jóvenes ni vie-
jos…˜ no éramos hombres ni mujeres…˜ No conocíamos en qué consistíamos…˜ No
había ningún conocimiento en nosotros…˜

260
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

¿Hay ahora algún conocimiento en nosotros?…˜ Sí…˜ hay el conocimiento de que


lo que se propone es la verdad…˜ hay el conocimiento de que el conocimiento no era…˜
hay el conocimiento de todo lo que no era cuando el conocimiento no era…˜ ¿No éra-
mos nosotros cuando el conocimiento no era?…˜
¿Y por qué hablar en pasado?…˜ En este Instante mismo…˜ la Realidad Última de
nuestro ser está prevaleciendo…˜ es enteramente presente…˜ Nosotros estamos sabien-
do Ahora que el conocimiento no era…˜ ¿Somos terribles para nosotros mismos…˜
cuando el conocimiento no era?…˜ Aposentémonos en nuestro verdadero Ser…˜ Vea-
mos lo que somos cuando el conocimiento no es…˜ ¿Qué hay de terrible en no saber
que nosotros somos?…˜

261
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1962
_____________

Esta proposición es verdadera…˜ esta proposición no puede ser refutada…˜ Apode-


rados en la absoluta presencia de nuestro verdadero ser…˜ preguntémonos…˜ ahora que
sabemos quién somos…˜ a quién propende y se inclina el océano de amor de nuestro
corazón…˜ preguntémonos en quién vamos a desnudarnos completamente de lo que
nosotros no somos…˜ ¿Qué hay de más amado que lo que estamos viendo que nosotros
somos?…˜
Este Ahora en que estamos sabiendo quién somos…˜ se resuelve instantáneamente
en una propensión de amor…˜ Cuando vemos realmente quién somos…˜ Amor nos im-
pide absolutamente envanecernos…˜ No hay ninguna posibilidad de supervivencia para
la auto-vanidad en la visión de quién somos…˜ ¿De qué nos envaneceríamos y ante
quién?…˜ En la visión de quién somos…˜ el conocimiento de quién somos…˜ se cam-
bia instantáneamente en Amor…˜ En la visión de quién somos…˜ conocimiento y amor
son una misma propensión…˜ y adhesión…˜ y sacrificio voluntario inmediato…˜ No
nos queda tiempo para mirar atrás…˜
Haced presente vuestro estado eterno…˜ ved que el conocimiento no era…˜ La
sombra de los tres estados es sólo un espejo…˜ Con el mismo conocimiento con que
conocéis la ronda de los tres estados…˜ conoceos a vosotros mismos sin conocimien-
to…˜ Dejad que el amor de vosotros mismos os revele la felicidad de vuestro propio
estado eterno…˜ Dejad que el conocimiento de quién sois se cambie en amor…˜ Sólo
así olvidareis completamente la ronda de los tres estados…˜

262
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1963
_____________

Hagámonos presentes a nuestra verdadera naturaleza…˜ Nuestra verdadera naturale-


za es siempre Ahora…˜ Es el conocimiento el que es errático…˜ Cuando nosotros no
sabemos cómo hacer uso del conocimiento…˜ cuando nosotros no sabemos hacernos
presentes a nuestra verdadera naturaleza…˜ entonces…˜ la ronda de los tres estados
absorbe y sumerge nuestra presencia…˜ y nosotros nos creemos nacidos y mortales…˜
¿Cómo nos hacemos presentes a nuestra verdadera naturaleza?…˜ Ciertamente sólo
con la recordación…˜ Hacernos presentes a nuestra verdadera naturaleza es ir a donde
ella está…˜ Pero no hay ningún donde…˜ no hay ningún cuando…˜ donde nuestra ver-
dadera naturaleza no esté…˜ De modo que…˜ consciente o inconscientemente…˜ sa-
biéndolo o sin saberlo…˜ nosotros siempre estamos en la presencia de nuestra verdadera
naturaleza…˜
La recordación de quién somos nos restaura instantáneamente la consciencia de
quién somos…˜ ¿Y qué es la recordación de quién somos?…˜ La recordación de quién
somos es hacer presente en nuestro corazón Ahora…˜ lo que nosotros somos cuando el
conocimiento no es…˜ Este estado verdadero…˜ esta verdadera naturaleza nuestra…˜ es
llanamente accesible…˜ claramente visible…˜ porque es lo que nosotros somos…˜
La recordación está hecha de conocimiento…˜ En este momento…˜ Ahora…˜ el co-
nocimiento está a nuestra disposición…˜ Hagamos uso de él para conocernos a nosotros
mismos…˜ hagamos uso de él para recordar…˜ Volvamos el conocimiento hacia quien
está conociéndose a sí mismo en nosotros…˜ Preguntemos por el Conocedor en noso-
tros…˜ Preguntémonos por cuando el Conocedor no conocía que nosotros somos…˜
Parece pasado…˜ pero es Ahora…˜ Ahora es el momento de hacernos presentes a
cuando nosotros no sabíamos que nosotros somos…˜ Este “cuando nosotros no sabía-
mos que nosotros somos” es siempre actual…˜ siempre Ahora…˜ Es una proposición
falsa que nosotros recordemos jamás el pasado…˜ Recordar quiere decir en realidad
hacernos presentes al recuerdo…˜
Cuando absolutamente nada de la ronda de los tres estados era…˜ parece enteramen-
te como si fuera pasado…˜ Ciertamente…˜ la ronda de los tres estados parece haber
relegado al pasado ese cuando absolutamente nada de todo esto era…˜ Sin embargo…˜
nuestra recordación de ese estado…˜ verdaderamente nuestro…˜ cuando nosotros no
sabemos que nosotros somos…˜ es absolutamente Ahora…˜ Nosotros no vamos hacia
atrás en el tiempo…˜ a cuando el tiempo no era…˜ para saber exactamente…˜ minucio-
samente…˜ todo de nosotros cuando el tiempo no era…˜ Este saber exacto…˜ minucio-

263
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

so…˜ de nosotros…˜ cuando el tiempo no era…˜ está teniendo lugar Ahora…˜ A esta
visión de nosotros mismos…˜ cuando nosotros somos y nada más es con nosotros…˜ se
llama recordación…˜
Es un prodigio que con el conocimiento…˜ que no era con nosotros…˜ nosotros nos
estemos viendo ahora…˜ exactamente como somos cuando el conocimiento no es…˜ El
conocimiento es un fiel aliado…˜ el conocimiento es nuestro espejo temporal…˜ Inter-
roguemos a este espejo fiel…˜ hagámosle sólo las preguntas que nos conciernen…˜ sólo
las preguntas cuya respuesta es nuestra propia recordación…˜

264
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1964
_____________

¿Cuáles son esas preguntas cuya respuesta es nuestra propia recordación?…˜ Son las
que preguntan por nuestro estado cuando el conocimiento no era…˜ cuando el conoci-
miento no estaba con nosotros…˜
Lo que nosotros somos no tiene antes…˜ ni después…˜ Es siempre Ahora…˜ Nues-
tras preguntas tienen siempre su respuesta inmediata…˜ siempre Ahora…˜ Cuando el
conocimiento no estaba con nosotros…˜ es también siempre Ahora…˜ Si el conoci-
miento de que nosotros somos tiene un conocedor…˜ ello se debe a que nosotros somos
lo que nosotros somos aunque el conocimiento no sea…˜ Saber que nosotros somos es
efímero…˜ Ser lo que nosotros somos es eterno…˜
¿Cuáles son esas preguntas cuya respuesta es nuestra propia recordación?…˜ Úni-
camente las que preguntan por nuestro ser…˜

265
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1965
_____________

No alcanzo a decir en qué consiste el ser de la ronda de los tres estados…˜ Me veo a
mí mismo cuando la ronda de los tres estados no era…˜ y lo que veo de mí mismo es
completamente llano…˜ completamente lo que yo soy sólo…˜ Entonces me pregun-
to…˜ “¿En qué consiste mi hacer que yo soy lo que yo soy?”…˜ La respuesta a mi pre-
gunta sobre mí mismo…˜ cuando la ronda de los tres estados no era…˜ es que lo que no
es el resultado de obras no puede hacerse…˜ ¿En qué consiste mi ser yo lo que yo soy
cuando la ronda de los tres estados no es?…˜ Me hago a mí mismo esta pregunta…˜
pero todos nosotros debemos hacérnosla…˜ ¿En qué consiste nuestro ser nosotros lo
que nosotros somos cuando la ronda de los tres estados no es?…˜
Veos sin los tres estados…˜ veos sin vigilia…˜ veos sin sueños…˜ veos sin sueño
profundo…˜ veos sin cuerpo…˜ sin mente…˜ sin alma…˜ sin espíritu…˜ sin nombre ni
forma…˜ sin principio ni fin…˜ Veos sin conocimiento de que vosotros sois…˜ No os
digáis que no podéis veros…˜ Podéis veros…˜ Veos sin conocimiento de que vosotros
sois…˜ El conocimiento no es un ser por sí mismo…˜ necesita un conocedor…˜ De ma-
nera que podéis veros sin conocimiento…˜ porque…˜ para saber que vosotros sois…˜
primero tenéis que ser…˜ Ved el ser que sois…˜ veos sin la ronda de los tres estados…˜
¿En qué consiste vuestro haceros ser lo que vosotros sois?…˜ ¿Cómo ocurrió que voso-
tros sois lo que vosotros sois?…˜ No os confundáis con ningún producto de la ronda de
los tres estados…˜ Estamos hablando de cuando los tres estados no eran…˜ de cuando
vosotros no sabíais que vosotros sois…˜ de cuando no había cuerpo-ni-mente-ni-alma-
ni-espíritu…˜ ¿Cómo ocurrió que vosotros sois lo que vosotros sois?…˜
La ronda de los tres estados jamás deviene lo que nosotros somos…˜ La ronda de los
tres estados jamás se abre en nosotros…˜ La ronda de los tres estados jamás desaloja
realmente ni un solo micronésimo de nuestra realidad…˜ ¿Qué son entonces la ronda de
los tres estados?…˜ No esperéis que yo os responda…˜ Lo que quiero es que veáis que
mi proposición es verificable…˜ que es verdadera…˜
Lo que no está con nosotros cuando la ronda de los tres estados no es…˜ jamás está
realmente con nosotros…˜ no es nosotros…˜ no es de la misma mismidad que noso-
tros…˜

266
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1966
_____________

En una de sus proposiciones más punzante…˜ Sri Nisargadatta Mahara dice de su


trabajo…˜: “Todo mi esfuerzo está dirigido a elevar el amor de ustedes a su grado más
alto”…˜
Estas palabras tienen una significación muy profunda…˜ Efectivamente no basta con
comprender…˜ El estado en que nada devenía…˜ el estado en que nada existía…˜ sólo
puede dejar de ser temido cuando es amado…˜ Sólo el amor nos cura del temor…˜ Pero
el amor entra por los ojos…˜ Hay que ver o haber visto para amar…˜ Cuando Sri Nisar-
gadatta Mahara dice que “Todo su esfuerzo está dirigido a elevar el amor a su grado
más alto”…˜ está diciendo que su objetivo verdadero no es sólo que se comprenda nues-
tra verdadera naturaleza real…˜ sino que se descubra en el corazón el amor de ella…˜
Es completamente insólito que nosotros…˜ que en nosotros mismos sólo somos avi-
dez de existir…˜ lleguemos a amar ese estado sublime en que ni esta existencia ni su
avidez de existir existían…˜ Pero si realmente queremos ser lo que nosotros somos…˜
el temor de ese estado en que nada existía…˜ en que nada devenía…˜ en que nosotros
no sabíamos que nosotros somos…˜ debe desaparecer…˜
Sólo viendo lo que realmente es…˜ desaparece el temor…˜ Nuestro miedo es siem-
pre a dejar de ser…˜ Habiéndonos identificado a esta avidez de existir…˜ nuestro terror
es máximo cuando consideramos el hecho de que habrá un momento en que esta avidez
de existir cesará…˜ Lo que importa entonces no es qué devendrá o qué no devendrá la
sed de existir…˜ Comprended que la sed de existir no era…˜ comprended ese estado en
que la sed de existir no estaba con nosotros…˜ Comprendeos cuando la sed de existir no
era…˜ cuando no existía…˜ cuando no devenía…˜ ¿No conocemos nosotros ese esta-
do?…˜ ¿No estamos viendo nosotros ahora ese estado?…˜ En ese estado nosotros no
sentíamos ninguna existencia nuestra…˜ en ese estado nosotros no sufríamos ninguna
avidez de existir…˜ No viendo en nosotros nada perecedero…˜ no éramos asaltados por
ninguna ansiedad ni temor del fin…˜ No digáis que no conocéis ese estado…˜ Ese esta-
do lo conocéis…˜ Ese estado es verdaderamente vosotros…˜ Ese estado es siempre…˜
Ese estado es Ahora…˜ Nuestra recordación de él es perfecta…˜ Es lo que somos…˜
Ese estado no es una nada inerte…˜ Su sola visión genera un amor indescriptible…˜
Por amor de nuestro verdadero estado…˜ viendo nuestro verdadero estado…˜ nuestra
egolatría inclina su cabeza voluntariamente para ser decapitada…˜ Este amor es el amor
llevado a su grado más alto…˜

267
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Nosotros hacemos renuncia entonces de nuestra avidez de existir…˜ Ella deviene pa-
ra nosotros completamente extraña…˜ No la conocemos…˜ No nos reconocemos más
en el mísero individuo que tan ciegamente habíamos creído ser…˜ La tiranía de la avi-
dez de existir está cortada…˜

268
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1967
_____________

Veamos cómo es la avidez de existir…˜ Traigamos a nuestra presencia lo que hemos


creído falsamente que es nuestra propia avidez de existir…˜ sintámosla profundamen-
te…˜: Es una sed insaciable…˜ Es perentorio que la sintamos…˜ es indispensable que
no la revistamos de valores…˜ Tenemos que verla desnuda…˜: Avidez de existir a se-
cas…˜
¿Qué hay de verdaderamente placentero en ella?…˜ Esta hecha totalmente de caren-
cia…˜ Ahora queremos esto…˜ No acabamos de tenerlo…˜ cuando ya estamos querien-
do eso otro…˜ ¿Somos nosotros realmente esta avidez de existir?…˜ ¿No estamos co-
nociendo nosotros ahora mismo…˜ el estado en que esta avidez de existir no existía?…˜
¿Cómo podemos nosotros consentir a esta tiranía feroz?…˜ Nuestro verdadero esta-
do está sabiéndose ahora mismo absolutamente libre de la avidez de existir…˜ Nuestro
verdadero estado es lo que es…˜ nuestro verdadero estado no deviene jamás otro que sí
mismo…˜
Conocer y amar nuestro verdadero estado es vernos cuando la avidez de existir no
existía…˜ Eso es siempre Ahora…˜
Seguir la tiranía feroz de la avidez de existir no nos llevará a ninguna parte…˜ Pri-
mero…˜ porque nosotros no somos la avidez de existir…˜ y segundo porque lo que no-
sotros somos ni viene ni va jamás a ninguna parte…˜
Si nosotros morimos como esclavos de la avidez de existir…˜ eso no afectará para
nada a nuestro ser real…˜ pero nosotros habremos perdido la oportunidad de saber
quién somos…˜ La avidez de existir está aquí para enseñarnos todo de nosotros…˜ no
para que la sigamos como esclavos ciegos…˜ En todas y en cada una de sus carencias se
revela incesantemente la plenitud absoluta de nuestro ser real…˜: Ella nos dice…˜ “ca-
rezco de esto…˜ me falta eso…˜ tengo ganas de aquello”…˜ e inmediatamente…˜ en el
mismo ahora en que está teniendo lugar esta sensación…˜ nosotros estamos viendo de
que no carecemos cuando la avidez de existir no existe…˜

269
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1968
_____________

La palabra de bienvenida al adentro de nosotros mismos de donde jamás hemos sa-


lido…˜ es la respuesta…˜ es nuestra respuesta a una pregunta…˜
¿Éramos o no éramos nosotros…˜ cuando este conocimiento de que nosotros so-
mos…˜ no estaba existiendo con nosotros?…˜ Comprended bien que el conocimiento de
que nosotros somos no es nuestro ser…˜ Comprended bien que el conocimiento de que
nosotros somos no se tiene por sí sólo…˜ El conocimiento de que nosotros somos nos
necesita para ser conocido…˜ Nosotros somos el conocedor del conocimiento…˜ Lo
único móvil en nosotros es este conocimiento de que nosotros somos…˜ Móvil quiere
decir existente…˜
Estar sabiendo que nosotros somos…˜ no nos hace ser lo que nosotros somos…˜ Es-
te estar sabiendo que nosotros somos no nos ha creado…˜ no nos ha hecho…˜ no nos
hace comenzar con su comienzo…˜ y tampoco nos hace acabar con su final…˜ El cono-
cimiento amanece y se pone en nosotros…˜
¿No éramos nosotros cuando el conocimiento no era?…˜ ¿A quién se hubiera pre-
sentado el conocimiento de que nosotros somos para ser conocido…˜ si nosotros…˜ lo
que nosotros somos…˜ no hubiera sido ya cuando el conocimiento no era?…˜ ¿Y cómo
saber desde cuándo veníamos siendo nosotros…˜ cuando el conocimiento de que noso-
tros somos no estaba con nosotros?…˜
¿Éramos o no éramos nosotros…˜ cuando el conocimiento no era?…˜
No hay ninguna posibilidad de responder a esta pregunta…˜ si nosotros nos hemos
aceptado como nacidos y mortales…˜ Tampoco hay ninguna posibilidad de que noso-
tros comprendamos quién somos…˜ si nosotros nos hemos aceptado como nacidos y
mortales…˜
No hay nada de prodigioso en nuestro verdadero estado…˜ Es completamente su na-
turaleza propia ser sin nacimiento…˜ Ello es tan simple…˜ tan llano…˜ tan irreversi-
ble…˜ como que un manzano dé manzanas…˜ Lo verdaderamente prodigioso…˜ por
increíble…˜ es que nosotros hayamos llegado a vernos como nacidos y mortales…˜
Ningún manzano creerá nunca que está dando peras…˜ y comenzará un arduo trabajo
espiritual para conseguir dar manzanas…˜
Todas las propuestas dichas espirituales…˜ vengan de donde vengan…˜ que asuman
la mentira de que nosotros somos nacidos…˜ son como el manzano…˜ que se está vien-
do falsamente como un peral…˜ Él es siempre un manzano…˜ él da siempre manza-

270
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

nas…˜ pero…˜ prodigiosamente…˜ se está viendo como un peral…˜ y está creyendo


firmemente que da peras…˜
No hay nada difícil…˜ ni esforzado…˜ en que un manzano sea un manzano y no un
peral…˜ Igualmente…˜ no hay nada difícil…˜ ni esforzado…˜ en que nosotros somos lo
que nosotros somos y no este nacimiento y muerte…˜
Jamás se ha visto un manzano que dé peras…˜ Jamás se ha visto que lo que nace re-
sulte en otra cosa que lo que muere…˜ El fruto de la inmortalidad sólo puede darse en el
árbol del sin nacimiento…˜
Jamás se ha visto que lo que es sin nacimiento resulte del árbol del nacimiento…˜

271
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1969
_____________

La palabra de bienvenida al adentro de nosotros mismos es la visión inmediata de no


haber salido nunca…˜
¿Cómo recupera un manzano…˜ que jamás ha sido un peral…˜ su verdadera identi-
dad como manzano?…˜ ¿Cómo hace un manzano que él es un manzano?…˜ ¿en qué
consiste su hacer que él es un manzano?…˜
Como es el árbol así es el fruto…˜

Del árbol del nacimiento no puede esperarse el fruto de la inmortalidad…˜ Tampoco


se puede cambiar la naturaleza del árbol…˜ De manera que la única posibilidad que nos
queda es ver que nosotros no somos y no hemos sido nunca el árbol del nacimiento…˜
En un manzano que nunca ha sido un peral…˜ no hay nada que cambiar para hacer de él
un manzano…˜

272
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1970
_____________

Es una imposibilidad que el árbol del nacimiento dé nunca otro fruto que la muer-
te…˜ Por ello…˜ ni con obras ni sin ellas…˜ lograremos nunca injertar el árbol del na-
cimiento…˜ El árbol del nacimiento no puede ser transformado en lo que no es…˜ La
proposición de la gran mayoría de las espiritualidades es precisamente el injerto del
árbol del nacimiento…˜ Aceptan la proposición de que nosotros somos nacidos…˜
Aceptan la proposición de que nosotros hemos comenzado con el nacimiento…˜ Impo-
nen sobre nosotros la falsedad de que nosotros somos hacedores de obras…˜ y de que
está en nuestra mano transformarnos…˜ de la mortalidad a la inmortalidad…˜
Todos nosotros vemos que todo lo que nace muere…˜ Todos nosotros vemos que el
árbol del nacimiento cosecha el fruto de la mortalidad…˜
Todas estas espiritualidades son la expresión de ciegos…˜ No ven que lo igual sólo
puede generar lo igual…˜ no ven que el nacimiento no era…˜ no ven que el árbol de su
propio nacimiento no era…˜ Y que aunque ahora parece ser…˜ con su tronco grueso de
años y su copa cuajada de obras…˜ su fruto final…˜ en el punto de su madurez comple-
ta…˜ es la muerte…˜ la desaparición…˜ Esta desaparición coincide exactamente con
ese cuando en que el árbol del nacimiento no era…˜
Por consecuencia…˜ la proposición que se hace aquí…˜ va directamente al otro
árbol…˜ el árbol del sin nacimiento…˜ Sin nacimiento es el árbol eterno cuyo fruto es
su propia eternidad…˜ El árbol del sin nacimiento no se engendra…˜ no se gesta…˜ no
tiene nacimiento…˜ no tiene tiempo ni espacio…˜ no tiene obras…˜ no tiene crecimien-
to ni desarrollo…˜ no tiene meta ni nada que alcanzar…˜ Su fruto incesante es esta
consciencia…˜ esta recordación sublime…˜ de que el árbol sin nacimiento es lo que
nosotros somos…˜
Plantado en la eternidad…˜ el árbol sin nacimiento es la eternidad…˜ su crecimiento
es eternidad…˜ su fruto es eternidad…˜ Su sabor indescriptiblemente a nosotros mis-
mos…˜ La realización y visión de que somos eso…˜ provoca nuestra desaparición ins-
tantánea como hacedores…˜
Fijaos bien que haber aceptado que nosotros somos el árbol del nacimiento ha hecho
de nosotros “hacedores de obras”…˜ Todas las proposiciones provenientes del árbol del
nacimiento son necesariamente creadoras de angustia…˜ debido a que nos corporifican
como hacedores de obras…˜: “Haz esto y tendrás esto…˜ medita y te transformaras…˜
contempla y te rebasarás…˜ Ve y te descubriras”…˜

273
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

En la creencia falsa de que nosotros somos hacedores de obras…˜ hay un veneno


muy sutil…˜ Parece enteramente que se debe a nosotros…˜ que se debe a nuestro hacer
lo que nosotros creemos estar haciendo…˜ ya sea hacer el bien…˜ o meditar…˜ o con-
templar…˜ o verificar…˜ o ver…˜ que en nosotros tenga lugar lo que se llama falsamen-
te un “crecimiento espiritual”…˜
No hay ningún hacedor de nada en nosotros…˜ Lo que nosotros somos verdadera-
mente…˜ es eternamente idéntico a sí mismo…˜ no crece ni mengua…˜ y no necesita
nuestro hacer…˜ ni nuestro meditar…˜ ni nuestro contemplar…˜ ni nuestro verificar…˜
ni nuestro ver…˜ Su sola visión provoca instantáneamente nuestra desaparición absoluta
como hacedores…˜

274
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1971
_____________

Lo que hay que comprender es tan simple como esto…˜ “el nacimiento no puede
devenir jamás sin nacimiento”…˜
Aceptándonos a nosotros mismos como nacidos…˜ nosotros no podemos evitar ver-
nos como hacedores…˜ Entonces…˜ parece enteramente que nuestro hacer estuviera
contribuyendo realmente a nuestro ser nosotros lo que nosotros somos…˜ Esto es radi-
calmente falso…˜ En esto consiste esencialmente la proposición de todas las espirituali-
dades que nos corporifican como nacidos…˜
Lo que hay que comprender es tan llano como esto…˜ “Nosotros somos eternamente
ya lo que nosotros somos…˜ Nuestro hacer no añade ni mengua en nada a nuestro
ser…˜ Nuestro ser lo que nosotros somos…˜ no necesita para nada nuestro hacer…˜
Nuestro hacer es sólo como el mirarse en un espejo de nuestro ser…˜ Cuanto más claro
se ve nuestro ser…˜ tanto más absorbe nuestro hacer…˜ En el punto del reconocimiento
de quién somos…˜ todo nuestro hacer desaparece…˜ Entonces comprendemos que el
árbol del nacimiento…˜ en tanto que árbol del nacimiento…˜ es completamente inexis-
tente”…˜

Comprended bien esto…˜ Hacer depender nuestro Ser de nuestro hacer es la raíz de
la angustia…˜ Esta es la proposición de todos cuantos nos consideran nacidos…˜

275
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1972
_____________

Cuando hemos aceptado la proposición de ser nacidos…˜ ya no hay para nosotros


sosiego ni visión…˜ Al aceptar la proposición de ser nacidos…˜ nosotros mismos nos
convertimos en hacedores de obras…˜ Entonces…˜ parece enteramente que nuestro ser
depende de nuestro hacer…˜ Hacemos un registro de nuestro hacer…˜ y para nosotros
mismos consistimos en nuestro hacer…˜ Creemos falsamente que nuestro hacer nos
acrecienta…˜
Que nosotros somos hacedores de obras…˜ es la proposición de todas las espirituali-
dades privadas de visión…˜ Su propuesta es siempre un hacer…˜ Pero un hacer privado
de visión no nos conducirá afuera del nacimiento…˜
Para no ser el nacimiento…˜ hay que ser sin nacimiento…˜ Esto es así desde el co-
mienzo del nacimiento mismo…˜ Si el nacimiento es un árbol…˜ el sin nacimiento es la
tierra que le sustenta…˜ si el nacimiento es una rama…˜ el sin nacimiento es el árbol…˜
Concebid un árbol sin terreno…˜ concebid una rama sin árbol…˜ Ello no es posi-
ble…˜ Igualmente…˜ es inconcebible el nacimiento sin el estado que es siempre…˜
¿Qué es siempre…˜ y qué es sólo pasajero?…˜ Sin nacimiento es siempre…˜ el naci-
miento es sólo pasajero…˜
¿Qué puede hacer la rama para acrecentar el árbol?…˜ ¿Qué puede hacer el naci-
miento para ver el estado sin nacimiento?…˜ Si las obras…˜ si nuestro hacer…˜ viene
del nacimiento…˜ si la rama en tanto que rama…˜ tiene la creencia ciega de que ella
sostiene el árbol…˜ nunca comprenderemos…˜
El estado nacimiento no hace jamás nada por sí mismo…˜ no es independiente…˜
no puede alejarse ni acercarse al estado sin nacimiento…˜ El estado nacimiento sim-
plemente no existe sin el estado sin nacimiento…˜ ¿Es difícil de comprender esto?…˜
Preguntémonos entonces si es posible un árbol sin tierra…˜ o una rama sin árbol…˜
¿Son posibles?…˜ ¡Claro que sí!…˜ Pero están muertos…˜ cortados…˜ Su independen-
cia de su estado raíz…˜ consiste en eso…˜ en estar muertos…˜
Todas las obras del estado nacimiento son como un árbol sin tierra…˜ o como una
rama sin árbol…˜: ya están muertos…˜ El precio de nuestra aparente independencia es
nuestra muerte anticipada…˜ Sólo nuestro verdadero estado…˜ sólo el terreno en que se
soporta este estado nacimiento es la garantía incesante y el cobijo eterno…˜

No podemos considerar…˜ ni por un instante…˜ que las obras hechas desde la con-
vicción falsa de que nosotros somos nacidos…˜ nos vayan a revelar nunca lo que jamás

276
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

hemos cesado de saber…˜ No hay ninguna obra…˜ no hay ningún hacer nuestro…˜ que
pueda hacernos ser lo que ya somos y nunca hemos dejado de ser…˜ ¿Por qué es incon-
cebible un árbol sin tierra?…˜ Es inconcebible porque un árbol no es un ser por sí mis-
mo…˜
El nacimiento no es un ser por sí mismo…˜ ningún nacimiento es otra cosa que lo
que lo manifiesta…˜ Si queréis comprenderos verdaderamente…˜ tenéis que ir a voso-
tros mismos…˜
Ved que sois sin nacimiento…˜

277
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1973
_____________

Como el árbol manifiesta a la tierra…˜ como la rama manifiesta al árbol…˜ así el


nacimiento manifiesta al estado sin nacimiento…˜ Pero la tierra sigue siendo sin
árbol…˜ y el árbol sigue siendo sin rama…˜
Una independencia de nuestro verdadero estado es inconcebible…˜ El nacimiento
jamás es independiente…˜ el nacimiento no es un ser por sí mismo…˜ Concebirnos a
nosotros mismos como nacidos…˜ es cortarnos a nosotros mismos de nuestro árbol…˜
arrancarnos a nosotros mismos de nuestra tierra pura…˜ Este acto es una imposibilidad
real…˜ pero es una posibilidad conceptual…˜ ¿Qué quiere decir esto?…˜ Esto quiere
decir que el árbol del nacimiento nace donde nace…˜ deviene como deviene…˜ hace lo
que hace…˜ medita lo que medita…˜ y todo esto junto…˜ es sólo para revelar el lecho
infinito que le sustenta…˜ la tierra pura del estado sin nacimiento…˜ El árbol del naci-
miento no es como él quiere…˜ ni cuando él quiere…˜ No puede acercarse ni alejarse
de su terreno…˜ no puede cortarse y devenir independiente…˜ Pero esto…˜ que es co-
mo es…˜ que es real…˜ y sumamente beatífico…˜ puede sufrir un trastorno doloroso…˜
si nosotros…˜ conceptualmente…˜ por falta de visión…˜ nos cortamos y talamos de
nuestra propia realidad…˜ y aceptamos ser el nacimiento sólo…˜
Un árbol cortado todavía mantiene una cierta vida…˜ pero ya está muerto…˜
El nacimiento y la muerte sólo significan “nacimiento y muerte” si nosotros nos
hemos aceptado como nacidos…˜ En el estado sin nacimiento no hay jamás nacimiento
ni muerte…˜

278
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1974
_____________

Sin el terreno…˜ un árbol vivo es inconcebible…˜ Sin el árbol…˜ una rama viva es
inconcebible…˜
Sin el terreno original…˜ sin la Tierra Pura del estado sin nacimiento…˜ el árbol del
nacimiento es inconcebible…˜ El árbol del nacimiento tiene su savia de la Tierra Pu-
ra…˜ La savia de la Tierra Pura…˜ es todo lo que el árbol del nacimiento es…˜
Considerarnos seres por nosotros mismos…˜ es darnos muerte…˜ Considerarnos se-
res por nosotros mismos…˜ es arrancarnos de nuestra verdadera naturaleza original…˜
para consumir en una angustia sin fin la vitalidad que jamás ha sido del nacimiento…˜
El nacimiento es un árbol cuyas raíces se funden en nuestra verdadera naturaleza re-
al…˜ Un árbol no hace nada para ser el árbol que es…˜ Ninguna obra del árbol mejora
ni empeora lo que él es…˜ Igualmente…˜ el nacimiento no hace nada para ser lo que él
es…˜ Ninguna obra del nacimiento le hará ser nunca lo que ya es…˜ ¿Y qué es ya el
nacimiento?…˜ Mis ojos se llenan de lágrimas de ver lo que veo…˜
El nacimiento es ya el estado eterno…˜ No hay nada en el nacimiento que no sea el
estado sin nacimiento siempre…˜ Pero nosotros…˜ con nuestra inmensa tozudez al ser-
vicio de nuestra penosa independencia…˜ no podemos ver que somos siempre lo que
somos…˜ Y no podemos verlo debido a que ser siempre lo que nosotros somos…˜ ex-
cluye absolutamente nuestra querida concepción de nosotros mismos como hacedo-
res…˜ Nosotros amamos pensar que podemos ayudarnos a nosotros mismos a ser lo que
ya somos…˜ Es una afrenta enorme para el ego…˜ una afrenta insoportable…˜ que todo
lo que él cree estar haciendo…˜ el mérito que él cree estar ganando…˜ es exactamente
idéntico a todo lo que está haciendo un árbol para ser un árbol…˜ ¿Qué ha hecho nues-
tro presunto nacimiento para ser lo que él es?…˜ ¿Cómo hemos hecho nosotros…˜ para
que nuestro presunto nacimiento sea lo que él es?…˜ ¿Cómo estamos haciendo nosotros
ahora para que nuestro presunto nacimiento esté haciendo lo que él es?…˜
¿Por qué…˜ entonces…˜ seguimos manteniendo la tozuda creencia de que nuestro
hacer nos está ayudando a ser lo que nosotros somos?…˜

279
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1975
_____________

Lo mismo que el árbol es sólo la savia que le vivifica…˜ así…˜ nuestro nacimiento
es sólo el estado eterno que le vivifica…˜ No hay jamás ningún nosotros ni nuestro…˜
No hay jamás ningún hacer nuestro…˜ Nosotros no estamos sosteniendo la montaña de
nuestro ser lo que nosotros somos…˜
En lo que es sin nacimiento no hay ninguna angustia…˜ en lo que es sin nacimiento
no hay hacedor ni hecho…˜ Nosotros nunca nos haremos ser lo que ya somos…˜ El
árbol del nacimiento es lo que es debido a que el estado eterno es lo que es…˜ La apa-
rente separación se debe únicamente a que nosotros creemos ciegamente que somos
seres por nosotros mismos…˜ Nosotros nos asignamos nuestro propio comienzo…˜
nosotros nos decimos nacidos…˜ y viendo que todo lo que nace muere…˜ creemos cie-
gamente ser mortales…˜
Nuestra creencia en que somos nacidos es el único obstáculo a nuestra comprensión
de nosotros mismos…˜ El nacimiento no puede comprender lo que es cuando el naci-
miento no es…˜ A no ser que veamos que el nacimiento es el estado sin nacimiento que
le vivifica…˜ nosotros no podemos comprender lo que nosotros somos…˜
En realidad no hay jamás ningún nacimiento…˜ Nuestro estado real se vivifica a sí
mismo…˜ y entonces…˜ lo que nosotros llamamos falsamente nuestro nacimiento…˜ se
manifiesta como un árbol…˜ Pero la vida en el árbol y la vida donde el árbol no era…˜
es una única y misma vida…˜ No hay ninguna discontinuidad en el estado eterno…˜

280
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1976
_____________

Miremos adentro…˜ ¿Cómo hacemos nosotros para ver nuestro propio adentro?…˜
¿En qué consiste nuestro ver nuestro propio adentro?…˜ ¿Cómo hacemos nosotros
nuestro ver este adentro?…˜ ¿Desde dónde lo estamos viendo?…˜ El nosotros que está
viendo nuestro propio adentro…˜ ¿dónde está?…˜ El nosotros que está viendo nuestro
adentro…˜ ¿es una parte de este adentro mismo que estamos viendo?…˜
Tratad de identificaros…˜ Tratad por todos los medios de ver al vosotros que ve
vuestro propio adentro…˜ ¿Cómo es el vosotros que está viendo ahora vuestro propio
adentro?…˜ No se pide que os imaginéis viendo…˜ lo que se pide es que os veáis vien-
do…˜
Estáis viendo vuestro propio adentro…˜ pero a vosotros…˜ no os veis…˜ Vosotros
no estáis en ninguna parte de vuestro propio adentro…˜ Aunque estáis perfectamente
presentes…˜ sois inlocalizables para vuestra visión…˜
¿Cómo hacemos nosotros para estar viendo ahora nuestro propio adentro?…˜ ¿Qué
arte…˜ qué tipo de trabajo estamos haciendo nosotros…˜ para estar viendo nuestro pro-
pio adentro?…˜
No se trata de que veamos el contenido de nuestro adentro…˜ se trata de que veamos
el adentro…˜ sólo el adentro…˜ y de que seamos completamente conscientes de que
nosotros no estamos dentro de él…˜ Nosotros no somos nunca el contenido de nuestro
adentro…˜ somos siempre el contenedor…˜
Ved que nuestro adentro está vacío…˜ Es una amplitud vacía…˜ No hay órganos…˜
no hay cuerpo…˜ no hay mente…˜ no hay alma…˜ no hay espíritu…˜ no hay nada…˜
Veos vacíos…˜ Sólo hay visión y una amplitud vacía…˜ Sabeos viendo…˜ Sabed que
sois el contenedor y presenciador de vuestro propio adentro vacío…˜
Cuando vengan los contenidos de esta inmensa sala…˜ veos y sabeos siempre vac-
íos…˜ Vienen entonces los pensamientos…˜ y vosotros los leéis…˜ Ellos son sólo obje-
tos en vuestro interior vacío…˜ Vosotros los leéis…˜ pero ellos no os leen…˜ Aconte-
cen un instante…˜ y desaparecen…˜ No os traen con ellos…˜ no os descubren…˜ no
saben dónde estáis…˜ no os encuentran…˜ no os explican…˜
Viene entonces la sugestión de que vosotros sois nacidos…˜ Vosotros la leéis…˜
Ella no tiene otro lugar para ser leída que vuestro propio adentro vacío…˜ Pero vosotros
no sois nacidos…˜ La sugestión de que sois nacidos es exactamente como todo otro
pensamiento…˜: es como un objeto más aparecido en vuestro adentro…˜ La sugestión
de que sois nacidos es una información…˜ vosotros la leéis…˜ Ella no os hace nacer…˜

281
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

ella no sabe nada de vosotros…˜ ella no sabe dónde estáis…˜ no os detecta…˜ no os


ve…˜ no tiene el menor conocimiento de en qué consistís…˜
Entonces ocurre que vosotros la creéis…˜ Es sólo una lectura…˜ pero vuestra creen-
cia y aceptación la vivifica…˜: Ser nacidos…˜ que aceptemos que nosotros somos naci-
dos…˜ es sólo una creencia…˜ no puede ser verificado…˜
Todo lo que ocurre…˜ ocurre dentro de nuestro adentro vacío…˜ Nosotros lo pre-
senciamos…˜ y eso es todo…˜ Todo lo que ocurre…˜ su suma total…˜ es la ronda de
los tres estados…˜ la ronda de los tres estados ocurre dentro de nuestro adentro vacío…˜
Nosotros la presenciamos ocurrir…˜ y eso es todo…˜

282
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1977
_____________

“Esto es todo” quiere decir que no hay ninguna reciprocidad…˜ Nosotros presen-
ciamos la ocurrencia de la ronda de los tres estados…˜ pero la ronda de los tres estados
no opera nuestra ocurrencia…˜
Los bailarines en una sala de baile no hacen con su baile que la sala de baile sea…˜
Su ronda de bailes comienza y acaba…˜ pero la sala permanece…˜
Ninguno de nosotros ha visto nunca que la visión de algo haya penetrado en la vi-
sión…˜ Ni el agua ni el aire entran nunca en la visión…˜ ¿Qué quiere esto decir?…˜
Esto quiere decir que la visión es el adentro de nosotros mismos…˜ Vacío…˜ siempre
vacío…˜ Nada de lo que presenciamos ocurrir entra jamás a formar parte del presencia-
dor…˜ Nada visto se hace nunca visión…˜ No hay ninguna reciprocidad…˜ Como los
bailarines no hacen la sala de baile…˜ la visión de la ronda de los tres estados no hacen
jamás al presenciador…˜
Sentíos el presenciador inmutable de todo…˜ y todo el sufrimiento habrá termina-
do…˜
Lo que se llama el nacimiento no os ha hecho nacer…˜ No hay ninguna reciprocidad
entre lo que vosotros sois y lo que el nacimiento es…˜ El nacimiento es como abrir la
sala de baile…˜ Los danzarines de la ronda de los tres estados aparecen en la amplitud
de vuestro adentro vacío…˜ Ellos no os traen con ellos…˜ ellos no os hacen comen-
zar…˜ No es vuestro nacimiento…˜

283
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1978
_____________

Nuestra verdadera naturaleza es siempre…˜ Cuando el nacimiento no estaba aquí…˜


nosotros no sabíamos que nosotros somos…˜ Eso es todo…˜ ¿Qué quiere decir que el
nacimiento ha acontecido?…˜ Quiere decir que nosotros estamos siendo auto-
conscientes de ser…˜ Pero el nacimiento no es nosotros…˜ Es sólo como una irritación
en nuestro seno…˜ de otro modo eternamente sereno…˜
Es un error amar este estar sabiendo que nosotros somos…˜ Nuestra verdadera natu-
raleza está ahora plenamente revelada…˜ Nosotros estamos sabiendo ahora que nosotros
somos…˜ pero en lugar de amar lo que somos…˜ estamos amando sólo esta sensación
de ser que nos revela…˜ Esta sensación de ser…˜ que es lo que el nacimiento es…˜ no
estaba con nosotros…˜ En un instante imprevisible…˜ ya no estará más con nosotros…˜
Es ella…˜ esta sensación de ser…˜ la que no estará con nosotros…˜ Pero lo que noso-
tros somos…˜ lo que se saborea a sí mismo con esta sensación de ser…˜ está siempre
con nosotros…˜ debido a que es nosotros…˜
Nadie ha hecho el nacimiento…˜ Nosotros no podemos rastrear su comienzo…˜ Sa-
bemos que aparentemente viene durando…˜ Pero toda su duración cabe en un instan-
te…˜ Este instante es muy efímero…˜ muy inaprensible…˜ De un instante a otro…˜ ya
no estará con nosotros…˜ y nosotros seremos exactamente lo que siempre hemos si-
do…˜ un idéntico de mismidad sin conocimiento…˜ un idéntico de mismidad sin naci-
miento…˜
En realidad sólo podemos amar lo que somos…˜ Parecemos amar el nacimiento de-
bido solamente a que no sabemos quién somos…˜ Pero desde el momento en que com-
prendemos que el nacimiento no estaba con nosotros…˜ nuestro amor se vuelve incon-
teniblemente hacia lo que somos realmente…˜
Nuestra verdadera naturaleza es como la visión en el ojo…˜ Yo nunca he visto por
mí mismo que sea posible ver lo que la visión es…˜ Tampoco he visto nunca por mí
mismo que nada de cuanto estoy viendo entre jamás en mi visión…˜ Por más imágenes
que veo…˜ ellas nunca tocan a mi visión…˜ no entran en ella…˜ no se hacen como
ella…˜ no ocupan ningún lugar en ella…˜ no la llenan…˜ No hay ninguna comunidad
de naturaleza entre la visión y lo visto…˜
Igualmente…˜ nada de la ronda de los tres estados entra jamás en nosotros…˜ el na-
cimiento no entra en nosotros…˜ no nos toca…˜ no penetra en nosotros…˜ Lo que no-
sotros somos es absolutamente intocable…˜ impenetrable…˜ insondable…˜ Lo que no-
sotros somos es siempre…˜

284
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

Preguntaos cómo penetra la temperatura en el termómetro…˜ No hay ninguna pene-


tración…˜ ningún contacto…˜ Ellos no son de la misma naturaleza…˜ ellos no son de la
misma mismidad…˜
Igualmente el nacimiento y nosotros…˜ El nacimiento no nos toca…˜ Es como la
imagen que estamos viendo…˜: ella no toca verdaderamente a la visión…˜
Todo nuestro amor está volcado a sentir que nosotros somos…˜ debido solamente a
que no sabemos quién somos…˜ Cuando el nacimiento no era…˜ no era necesario saber
quién somos…˜ Pero ahora que el nacimiento está aquí…˜ es necesario saber quién so-
mos…˜ ¿Por qué es ello así?…˜ Ello es así porque este amor de sentir nos está arras-
trando al abismo de la muerte…˜

285
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1979
_____________

Sólo tendremos paz volviendo al estado cuando el nacimiento no era…˜ Este volver
al estado cuando el nacimiento no era…˜ no es un movimiento…˜ Nosotros no somos
un móvil…˜ El estado cuando el nacimiento no era…˜ ES ahora…˜
No dejemos que el amor de sabernos ser…˜ nos arrastre encadenados a su destino…˜
El nacimiento es el conocimiento…˜ Cuando el nacimiento no era…˜ el conocimiento
de que nosotros somos tampoco era…˜ El destino del nacimiento es desaparecer…˜
Nuestro amor de sentirnos ser…˜ de sabernos ser…˜ nos perderá completamente…˜ El
nacimiento es como una bola soltada desde lo alto de un abismo…˜ Si nuestro amor nos
encadena a él…˜ compartiremos su destino…˜
No había ningún nacimiento…˜ Reconozcamos esta verdad de nosotros mismos…˜
y amemos sólo a eso…˜ Volvamos ahora a nuestro estado cuando el nacimiento no
era…˜
No es necesario que el nacimiento no esté para ser lo que nosotros somos…˜: Noso-
tros no somos jamás el nacimiento…˜

286
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1980
_____________

Me veo a mí mismo sin nacimiento…˜ y estoy viendo también el nacimiento…˜ Me


veo a mí mismo completamente aparte del nacimiento…˜ Veo el nacimiento…˜ y veo
que nada de él me toca…˜
Yo sé que esta visión es universal…˜ yo sé que ella es idéntica en todo lo que palpita
y alienta…˜ ¿Pero cómo daros la dirección exacta de vuestra verdadera naturaleza re-
al?…˜
Sois vosotros quienes tenéis que veros sin nacimiento…˜ sois vosotros quienes ten-
éis que veros completamente aparte del nacimiento…˜
El instrumento de nuestro conocimiento de nosotros mismos…˜ se ha convertido en
nuestra identidad…˜ El nacimiento ha sido aceptado como el nacimiento de nosotros…˜
Debido a ello…˜ por amor de este instrumento…˜ nosotros mismos nos hemos encade-
nado a su destino…˜ Pero es una imposibilidad que nosotros seamos el instrumento que
nos está revelando…˜
Cuando el nacimiento no era…˜ yo no sabía que yo era…˜ ¿Es esto no ser?…˜ ¿es
esto estar muerto?…˜ El amor de experimentar…˜ el amor de sentirnos ser…˜ nos ciega
completamente a la verdad…˜ El único obstáculo al conocimiento real de nosotros
mismos es que estamos amando lo que no somos…˜
Si realmente fuéramos el nacimiento…˜ el nacimiento nos tocaría…˜ habría entrado
en nosotros…˜ sería de la misma mismidad que nosotros…˜ Pero el nacimiento es com-
pletamente exterior a nosotros…˜ no nos toca…˜ no entra en nosotros…˜ no es de la
misma mismidad que nosotros…˜ Nosotros somos como el jefe de estación…˜: estamos
viendo pasar el tren del nacimiento…˜ Antes de que hayamos entrado en la posesión
real de algo de lo que está pasando…˜ ya ha pasado y ha desaparecido…˜ ¿Cómo po-
demos aceptar que somos lo que está pasando?…˜ Ayer nuestro estado era el que era…˜
hoy nuestro estado es el que es…˜ Si ni ayer ni hoy hay ningún estado…˜ ¿es acertado
decir que nosotros no somos?…˜
Cuando uno se dice a sí mismo…˜ ¿Para qué quiero saber si yo soy o no soy cuando
el nacimiento no es…˜ si cuando el nacimiento no es yo no sé que yo soy?…˜
Esta propuesta es la declaración formal de amor incondicional a la experiencia de
sentirse ser…˜ El apego a la experiencia de sentirse ser no estaba aquí cuando el naci-
miento no era…˜ El apego a la experiencia de sentirse ser nos ata con cadenas sólidas al
destino de la experiencia de sentirse ser…˜

287
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

No podemos tener paz mientras no sabemos quién somos…˜ Creer que somos el na-
cimiento es como estar subido en un tren que se dirige sin control hacia un abismo…˜
No podemos retener nada del nacimiento…˜ Por muy cómodamente instalados que es-
temos en el tren…˜ todos estamos viendo cómo avanza hacia el abismo…˜

288
EL LIBRO DE LA PROPOSICIÓN “SIN NACIMIENTO”

1981
_____________

Por mucho que lo amemos…˜ no somos el nacimiento…˜ El amor más grande jamás
sentido…˜ no podrá hacer nunca que nosotros seamos lo que no somos…˜ Todo nuestro
amor…˜ volcado intensamente en el nacimiento…˜ no conseguirá nunca que el naci-
miento sea nuestro…˜ Ninguna suma de amor…˜ por ingente que sea…˜ conseguirá
nunca detener el tren del nacimiento…˜

289

Похожие интересы