Вы находитесь на странице: 1из 4

EDUCACIÓN Y LUCHA DE GÉNEROS

“El hombre nace libre y la sociedad lo corrompe” (Rousseau) o “El hombre nace corrupto
y la sociedad le encausa” (Maquiavelo), ambas frases se pueden observar como la
antítesis de una con respecto a la otra pero en realidad la perspectiva puede ser como
el complemento de una a la otra puesto que el hombre siempre se debate entre su lado
instintivo o animal y su persona humana y social, pese a que esta última es
predominante hay muchos elementos inherentes a la forma biológica de cada ser que
se manifiestan en los comportamientos de una persona por ejemplo el instinto maternal
es algo inherente al género femenino basado a que ellas y solo ellas, las mujeres tienen
la habilidad inhata de engendrar a otro ser humano, sin mencionar que tienen también
la manera mas adecuada de desempeñar roles sociales importantísimos como madres,
como profesionales de campos aplicados y demás que hoy día desempeñan las
mujeres. Dentro del proceso de educación y lucha por los derechos en nuestra historia
mas reciente hemos podido ver el constante progreso en la lucha de las mujeres en que
sean reconocidas en igualdad de condiciones y derechos frente a los hombres y es así
como debe ser puesto que su condición de mujeres si bien es especial por lo que
representan y por su naturaleza, no se le deberá desconocer en ningún momento su
derecho al libre desarrollo de la personalidad y el ejercicio de los demás derechos de
que debería gozar cualquier ciudadano en el mundo en las condiciones mas ideales, sin
embargo hoy por hoy vemos que en algunas culturas determinadas por el aspecto
religioso, específicamente aquellas que profesan su credo hacia el Islam denotan una
evidente discriminación y mal trato hacia las mujeres, haciéndolas ver mas como cosas
que como seres humanos bajo la premisa del pecado original que se concibe también
dentro de los textos bíblicos y que en algún período de la historia también fue aplicado
por los países que profesan el cristianismo, el prejuicio religioso trascendió a la esfera
social y política considerando indigna la mujer para el desempeño de roles y cargos
importantes dentro de la estructura de la sociedad en general y del estado y por lo tanto
solo se limitó para que fueran desempeñados por hombres.
Esa es la visión presentada en la edad contemporánea de nuestra historia, aunque si
nos remitimos a las edades antigua y media se observa también que la mujer fue
relegada solamente a las tareas del hogar y sin la capacidad de generar algún tipo de
opinión o juicio acerca de los asuntos sociales, políticos y económicos importantes de
cada cultura a lo largo del transcurso de cada período de la historia.
La lucha de géneros ha sido un elemento constante a través de nuestro desarrollo
como seres sociales, el liberalismo y la evolución del pensamiento humano han
causado enormes cambios que han permitido que la mujer sea reconocida como un ser
igual en derechos y con la competitividad para desempeñarse en cualquier rol, incluso
aquellos que antes solo eran exclusivos para ser ejercidos por hombres y hoy or hoy se
observa que el pensamiento ha cambiado muchísimo mas y hoy nos vemos frente a un
aspecto del comportamiento que para muchas pesonas sigue siendo un tabú
completamente inaceptable, para otros algo muy natural y muy propio de la libertad de
desarrollo en cada persona y se trata de la homosexualidad y los cambios de género.
Desde el punto de vista religioso y para quienes son demasiado radicales en los
dogmas concebidos por las díferentes religiones se trata de algo inaceptable puesto
que hemos sido concebidos bajo un perfíl biológico definido y por lo tanto se debe
asumir el rol social conforme a nuestro aspecto fisiológico y así mismo se orienta la
educación, la formación moral y en valores; por otra parte están las personas mas
tolerantes que consideran que cada persona es libre de desarrollarse y de ser feliz en la
manera que mas lo estime conveniente sin que esto llegase a afectar a sus semejantes,
hoy por hoy hay opiniones muy divididas debido a esto, sobre todo porque hoy se
emprenden luchas políticas en pro de la reclamación de los derechos de los que
gozaría una pareja heterosexual, sin embargo representantes políticos de sectores
conservatistas y líderes sociales afines se oponen de forma rotunda a las pretenciones
de las personas que se hacen denominar comunidad LGBT; es de anotar que frente a
esto surgen muchos conflictos morales, surgen tabús y prejuicios sobre todo en los
países en atraso y del tercer mundo, donde aun hay serios conflictos de aceptación y
de tolerancia frente a esa nueva comunidad dadas las condiciones de educación y de
concepciones políticas, éticas y religiosas que acrecentan un dilema complejo puesto
que por una parte la educación y la formación moral de las familias aun conserva un
espíritu tradicionalista donde se tiene la visión de una familia conformada por una
pareja heterosexual y lo cual es ya pre entendido como lo que debe acontecer de la
forma natural y es como debe estar conformada una pareja.
Observamos que en nuestro país existe un arraigamiento de una manera de pensar y
obrar bastente negativa en muchas personas y se trata del pensamiento doblemente
moral donde se pierde completamente la objetividad del juicio frente a una situación
dado que normalmente hay aceptación para unos comportamientos dependiendo de un
juego de intereses egoístas pero hay rechazo frente a otros comportamientos
obedeciendo a esos mismos intereses, se debe tener en cuenta que hay factores que
simplemente son inherentes de la persona humana y que el homosexualismo y la
transformación de género no es cuestión de educación, posición social o económica,
credo y/o corriente filosófica y es algo que puede influir en cualquier familia sobre el
planeta, la libertad de juicio humana antepone siempre su propia noción de bienestar y
la búsqueda de la realización personal de la manera que lo estima mas conveniente sin
embargo se puede hallar una objeción frente a todo el pensamiento de la libertad de
género y se trata de la aceptación. Cabe considerar que el homosexualismo y la
transformación de género obedecen a una falta de aceptación propia y de
reconocimiento de su propia naturaleza según cual sea femenina o masculina, si bien
sea cual sea nuestro origen debemos dar un sentido a nuestra existencia y buscar una
misión que nos conduzca a nuestra realización personal y a colaborar con la realización
de las demás personas y el mejoramiento de nuestro entorno, siempre se debe tener la
entereza de carácter para hallar la razón de la existencia y con base a ello entender el
porque somos hombres o mujeres, contamos con una estatura, con una complexión
corporal, un color de piel e incluso una condición de discapacidad o de anomalía física
puesto que grandes hombres en la historia nos han dado lecciones de vida porque
sobrepasaron sus límites y las expectativas de su propio progreso frente a la sociedad
que en muchos casos les limitó y cerro las puertas; es cierto, la sociedad tiene la
responsabilidad social de tolerancia y respeto frente a muchas tendencias y
comportamientos que pueden ser inaceptados como un rol de comportamiento usual
pero es responsabilidad de cada ser humano crecer, hacerse útil y comprender que su
existencia y el medio a través del cual materializa todas sus acciones son únicos y que
como el no hay una segunda criatura completamente similar, el proceso de aceptación
inicia a partir de cada uno de nosotros y si nosotros mismos no tenemos la disposición
de aceptar nuestra propia naturaleza, ninguna otra persona tampoco nos aceptará.