Вы находитесь на странице: 1из 154

DISEÑO II Capítulo I

Capítulo I

LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS


1.1.- INTRODUCCIÓN

La lectura de un dibujo consiste en estudiar las vistas, mediante las cuales se ha representado
un objeto, para obtener una imagen mental del mismo.

En este estudio de las vistas se debe determinar el significado de cada línea, deducir la forma de
la superficie del objeto y establecer la posición relativa de sus partes. Para ello será necesario,
además, analizar sus dimensiones mediante la lectura de las cotas correspondientes.

Por otra parte, la ejecución de un dibujo es la operación de describir gráficamente la forma de


un objeto e indicar sus dimensiones.

Luego, en la ejecución de un dibujo se parte del conocimiento de la forma del objeto y sus di-
mensiones para terminar con su representación gráfica. Contrariamente, al leer un dibujo, se co-
mienza por reconocer lo representado, para concluir con la compresión total de su forma y me-
didas.

Para ejecutar y leer un dibujo se requiere dominar la teoría de las proyecciones, la teoría de las
escalas y los sistemas de acotación.
Con el fin de lograr una imagen mental de un cuerpo representado en un dibujo, podemos con-
siderar al mismo de las siguientes formas:

a) Desintegrado en volúmenes parciales con formas de cuerpos elementales.

b) Integrado por volúmenes parciales con formas de cuerpos elementales.

c) Como un volumen limitado por sus superficies exteriores.

1.2.- DESINTEGRACIÓN EN CUERPOS ELEMENTALES

Fig. 1
1
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

En este caso consideramos al objeto representado como compuesto por volúmenes parciales
cuya forma corresponde a la de algún cuerpo elemental, por ejemplo prismas, cilindros, etc.
(Fig. 1)

En esta figura se ha representado, en su parte superior, un objeto que luego es descompuesto,


en la parte inferior de la misma, en los siguientes cuerpos elementales: seis prismas rectangu-
lares, un prisma triangular, una pirámide de base cuadrada y dos cilindros.

Las partes huecas del objeto se consideran como volúmenes negativos compuestos por formas
elementales.
De esta manera logramos entender la forma del cuerpo determinando la forma de sus partes
como cuerpos elementales.

1.3.- INTEGRACIÓN MEDIANTE CUERPOS ELEMENTALES

Contrariamente a lo visto en el punto anterior, en este caso llegaremos a comprender la forma


del objeto representado, considerándolo como la integración de varios volúmenes que tienen la
forma de cuerpos elementales (Fig. 2).

Fig. 2

En esta figura vemos un cuerpo que se puede considerar integrado por:

* Una plataforma prismática rectangular con las aristas verticales redondeadas y cuatro agu-
jeros
(Fig. 2-b).

* Una ménsula, unida a esta plataforma de sección rectangular con los extremos redondeados
(Fig. 2-c).

* Un nervio que refuerza la unión entre la ménsula y la plataforma, de forma triangular (Fig. 2-
d).

* Dos cilindros huecos que sobresalen en ambos lados en los extremos de la ménsula. (Fig. 2-
a)

2
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

1.4.- DEFINICIÓN DE CUERPOS POR LAS SUPERFICIES QUE LOS LIMITAN

Este método de llegar a comprender la forma de un cuerpo consiste en determinar la forma de


su superficie exterior parte por parte.

Para ello se deberá tener en cuenta que las superficies pueden ser:

Fig. 3

* Planas (Fig. 3-a)


* Curvas (Fig. 3-b)
* De doble curvatura suave (Fig. 3-c)
* De doble curvatura brusca (Fig. 3-d)
* Alabeadas (Fig. 3-e)

En la Fig. 3 se han representado en perspectiva y mediante una vista los distintos tipos de su-
perficies.

Los tres métodos descriptos anteriormente nos conducen a entender la forma de un objeto re-
presentado. Ello presupone la interpretación de la forma de las partes del mismo a partir del
análisis de los temas que se verán a continuación.

1.5.- LECTURA DE LAS VISTAS

Entendemos por dimensiones principales del objeto el alto, el ancho y la profundidad (Fig. 4).
Cada vista nos muestra dos de estas dimensiones del objeto y de sus detalles.

Para saber como es el mismo en la otra dimensión hay que consultar la o las demás vistas re-
presentadas.

Examinando la Fig. 4 podemos concluir lo siguiente:

3
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

* La vista de frente nos muestra el ancho y la altura del objeto.

* La vista superior nos muestra el ancho y la profundidad del objeto.

* La vista lateral izquierda nos muestra la altura y la profundidad del objeto.

Fig. 4

En la vista de frente de la Fig. 5 se puede ver que el objeto representado esta compuesto de los
elementos rectangulares (A y B) y un elemento cuadrado (C). Pero esta vista nada nos dice
respecto de como son en profundidad los mismos. Para saberlo debemos consultar la vista su-
perior y la vista lateral izquierda. En este caso resulta más clara la vista superior. Ella nos mues-
tra que el elemento A tiene menor profundidad que los otros dos y se encuentra desplazado
hacia atrás respecto de éstos. El elemento B, en su parte posterior, esta alineado con el A y so-
bresale hacia adelante respecto de éste. Finalmente el elemento C tiene la misma profundidad
que B, esta alineado en la parte posterior con él y su parte anterior limitada por un plano verti-
cal, oblicuo, que parte del extremo anterior de B.

Si iniciamos la lectura del dibujo de la Fig. 5 considerando la vista superior, será necesario con-
sultar la vista de frente o la lateral izquierda para conocer la altura y la forma del objeto en su
parte vertical.

Fig. 5
Por último, si debemos leer la vista lateral izquierda, tendremos que consultar las otras dos para
completar la idea de la forma del objeto representado.

En resumen, para analizar los detalles de una vista, es necesario consultar simultáneamente las
otras dos.
4
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

De lo que surge además que no se puede leer un dibujo de un solo golpe de vista, sino que hay
que ir haciéndolo detalle por detalle.

Véase un ejemplo en la Fig. 6.

1.6.- INTERPRETACIÓN DE LAS LÍNEAS QUE FORMAN UN DIBUJO

Así como se han considerado los cuerpos compuestos por volúmenes parciales, con forma de
cuerpos elementales, los dibujos que los representan pueden considerarse como la combinación
de líneas rectas y curvas, que son la intersección de las superficies que limitan aquellos volúme-
nes parciales o generatrices rasantes.

Fig. 6

Las líneas que forman un dibujo, en cualquier caso, representarán:

1.- La intersección de dos superficies de las que se ve una sola.

2.- La intersección de dos superficies, ambas vistas.

3.- La generatriz de una superficie curva.

En la Fig. 7 se presentan tres ejemplos en los cuales están todos los casos que pueden represen-
tar las líneas de un dibujo. Los mismos se han indicado con un número que corresponde a la
clasificación antes realizada.

5
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 7
A las líneas del caso 3 las denominamos generatrices rasantes, porque constituyen el límite de
una superficie, que varía según sea la dirección en que se observa el cuerpo, no siendo líneas
del mismo como lo son las aristas.

La representación de algunos cuerpos exige razonar respecto de si corresponde o no dibujar


generatrices rasantes y cual debe ser su posición.

La Fig. 8 muestra cuatro objetos mediante las vistas anterior y superior correspondientes. En
ella se puede ver que no todas las superficies curvas originan generatrices rasantes y como se
ubican éstas en los distintos casos.

Fig. 8

Podemos resumir lo visto hasta aquí diciendo que toda línea que se aparece en un dibujo supo-
ne un cambio de dirección o de radio en la superficie del objeto representado, pudiendo ser ésta
la intersección de dos superficies, o sea una arista, o el límite visible de una superficie curva,
en cuyo caso se trata de una generatriz rasante.

Recordando conceptos expresados anteriormente podemos decir que, si bien una línea en una
vista nos indica un cambio de dirección de la superficie del cuerpo, es necesario consultar otra,
u otras vistas del dibujo, para definir el sentido de ese cambio de dirección.

6
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

1.7.- TANGENCIA ENTRE PLANOS Y SUPERFICIES CURVAS

En la representación de cuerpos cuya superficie exterior presenta planos tangentes a superficies


curvas, en el lugar del empalme no hay arista en el objeto ya que el plano termina en una gene-
ratriz de la superficie curva, la que no se ve por no ser rasante.

Como se ve en la Fig. 9 las líneas que representan las aristas del plano se pierden al llegar a la
superficie curva, como efectivamente ocurre en el objeto.

En los casos muy particulares en los cuales el empalme del plano y la superficie curva se pro-
duce en una generatriz rasante, encontraremos una línea en el dibujo que coincidirá con dicho
empalme (Fig. 10).

Fig. 9

Fig. 10

En la Fig. 11 se dan tres ejemplos de tangencia (a) indicando en otra vista el lugar donde se
produce la misma (b).

Finalmente en el caso en que exista intersección en lugar de tangencia entre el plano y la super-
ficie curva, habrá una línea en el dibujo que marque la misma como se ve en la Fig. 12.

7
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 11

Fig. 12

Por razones de resistencia mecánica y de terminación superficial de las piezas, los empalmes en-
tre superficies planas y curvas en las mismas se realizan mediante una pequeña superficie curva
de transición.
Dicho de otra manera, se redondean los ángulos vivos que resultan de la intersección de super-
ficies (Fig. 13).

Si en los cuerpos mostrados en la Fig. 11 se les redondearan los ángulos de intersección, su re-
presentación será como puede verse en la Fig. 14.

Es necesario aclarar que las reglas a las que se ha hecho referencia anteriormente, tienen excep-
ciones motivadas por la necesidad de lograr representaciones que definan mejor al objeto y aho-
rren trabajo en la ejecución del dibujo.

Fig. 13

8
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 14

Algunas de estas excepciones serán tratadas al referirnos a las convenciones más comunes
adoptadas en dibujo técnico.

1.8.- ELECCIÓN DE LAS VISTAS NECESARIAS PARA REPRESENTAR UNA


PIEZA

En primer término se debe definir cual será la vista anterior, teniendo en cuenta que la misma
debe ser la que de la idea más completa sobre la forma y dimensiones de la pieza.

En el caso de piezas de interior hueco, la vista anterior se puede reemplazar por una representa-
ción mitad vista y mitad corte, o por un corte en el que se muestre la mayor parte posible de
las características internas de la pieza.

La elección de la posición en la que se representará una pieza en la vista anterior, o en el corte


que ocupa su lugar, dependerá del proceso tecnológico de fabricación. Así, por ejemplo, si la
pieza a representar es un árbol o eje, ésta se ubicará en posición horizontal en el plano, ya que
esa es la posición en que se coloca en el torno para su mecanizado.

El número necesario de vistas para la correcta representación de una pieza, dependen de la


complejidad de la misma, cuanto más compleja sea su forma tanto mayor será el número de vis-
tas que será necesario dibujar.

Al elegir las vistas, en cada caso particular, se deberá procurar que su número sea el mínimo
posible para lograr una representación en la que se indique completamente la forma y dimensio-
nes de la pieza.
Dibujar más vistas de las necesarias implica la pérdida de tiempo valioso por parte de quienes
confeccionan los planos, complicando además la representación, con lo que se incrementan las
posibilidades de cometer errores al hacer o al leer los dibujos.

Las Normas IRAM prevén una serie de designaciones convencionales, cuyo empleo permite re-
ducir el número de vistas necesarias para representar algunas piezas. Por ejemplo, si se trata de
representar una pieza de revolución como es un eje, es suficiente con una vista en la que se lo
dibuja longitudinalmente, indicando sus dimensiones transversales acompañadas del símbolo Æ,
con lo que se evita dibujar una vista lateral. En estos casos no se requiere más de una vista si el
eje no tiene detalles que no se ven dibujándolo longitudinalmente.

9
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Otra forma de reducir el número de vistas es utilizar cortes, secciones o vistas parciales en los
cuales solo se representará la parte de la pieza de la que se desea mostrar algún detalle.

Si la pieza a dibujar no posee superficies paralelas a ningún plano de proyección, es preferible


no representar esta parte en las vistas, interrumpiendo el dibujo, y proyectar una vista auxiliar
de dicha superficie.

1.9.- LECTURA ORAL DE PLANOS

De lo expresado anteriormente se concluye que cualquier objeto puede ser representado me-
diante un número adecuado de vistas, vistas auxiliares, cortes o secciones.

Por el contrario, cuando se debe deducir la forma de un objeto por la lectura del dibujo que lo
representa, hay que consultar todas las vistas y cortes. Para ello se ha de tener presente perma-
nentemente la teoría de las proyecciones que se utiliza en dibujo técnico.

Para explicar el desarrollo de la lectura de un dibujo emplearemos un ejemplo tomado del libro
INTERPRETACIÓN DE PLANOS de Carlos Virasoro.

Para representar el objeto de la Fig. 15 indicando todos sus detalles internos y externos, se han
requerido dos vistas de su exterior (anterior y posterior) y tres cortes, dos de ellos vistos de
arriba (Cortes B-B y C-C) y el tercero visto desde la derecha (Corte A-A).

El primer paso es la lectura de la forma exterior del objeto.

De la observación de la vista anterior y del análisis del perfil de la pieza, realizado en los cor-
tes, deducimos que la misma tiene forma de un prisma rectangular, limitado en sus partes supe-
rior e inferior por dos superficies cilíndricas.

Luego de interpretar la forma exterior comenzamos la lectura del interior del objeto por lo que
llamaremos "ventana superior", o sea la cavidad que se encuentra representada en la "vista an-
terior", en el Corte A-A y en el Corte B-B.

Esta ventana está limitada superiormente por un plano horizontal que atraviesa la pieza de ade-
lante a atrás, según se ve en la "vista anterior" y en el Corte A-A.

La parte inferior de la cavidad está formada por dos planos horizontales a distintos niveles, el
más alto de los cuales está ubicado hacia la izquierda en la "vista anterior" y penetra menos de
la mitad en la ventana, de acuerdo con lo observado en el Corte B-B. Este plano cubre una sa-
liente de forma prismática irregular que emerge del piso de la cavidad, cuya arista interior dere-
cha está redondeada (Corte B-B). El plano más bajo atraviesa el objeto hasta la cara poste-
rior.
La pared lateral izquierda de la cavidad está constituida por dos superficies planas perpendi-
culares a la cara anterior y dos salientes paralelas a la misma (Corte A-A y Corte B-B). La sa-
liente anterior es más delgada y se encuentra sobre el borde interior de la parte de mayor nivel
del piso de la ventana.
La saliente posterior es más corta y está ubicada en el borde posterior de la ventana. Ambas
salientes se extienden a todo lo alto de la cavidad.

10
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

La pared lateral derecha presenta en toda su altura una superficie curva continua con distintos
radios de curvatura. Esta superficie es tangente a los planos de la cara anterior y posterior, por
lo que no aparecen en el dibujo líneas que indiquen el límite de la pared con ambas caras.

Consideremos ahora la cavidad ubicada en la parte inferior de la vista anterior, a la que llama-
remos "ventana inferior". Para ello leeremos simultáneamente ambas vistas y los Cortes A-A y
C-C.

Esta cavidad se inicia en la cara anterior como una penetración de forma rectangular (Vista an-
terior), desembocando luego en un agujero cilíndrico, el que comunica con un hueco cilíndrico
que llega hasta la cara posterior (Vista posterior Cortes A-A y C-C).

Las paredes superior e inferior de la penetración rectangular son planas (Vista anterior y Corte
A-A).

La mitad derecha de esta penetración es menos profunda que la izquierda (Corte C-C) y posee
una pared plana (Vista anterior y Corte C-C).

La mitad izquierda tiene una pared lateral de forma cilíndrica (Corte C-C).

Dentro del hueco cilíndrico posterior de esta ventana (Vista posterior) existe una costilla circu-
lar con forma de media luna a la izquierda (Vista posterior y Cortes A-A y C-C) y una oreja cir-
cular adherida al fondo del hueco, a la derecha (Vista posterior y Corte C-C).
La mitad izquierda tiene una pared lateral de forma cilíndrica (Corte C-C).

Dentro del hueco cilíndrico posterior de esta ventana (Vista posterior) existe una costilla circu-
lar con forma de media luna a la izquierda (Vista posterior y Cortes A-A y C-C) y una oreja cir-
cular adherida al fondo del hueco, a la derecha (Vista posterior y Corte C-C).

11
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 15

En el fondo de esta ventana encontramos una perforación de forma rectangular que comunica
con el exterior de la pieza atravesando el cuerpo verticalmente (Corte A-A y C-C).

De esta forma hemos leído totalmente el dibujo, obteniendo así un conocimiento total de la
forma del objeto representado.

SIMPLIFICACIONES GRÁFICAS
1. Simplificaciones gráficas

Las simplificaciones gráficas aplicadas en dibujo técnico tienen por finalidad disminuir la canti-
dad de trabajo necesaria para realizar las representaciones. Con ello se logra disminuir el tiempo
empleado en la ejecución de los planos y en muchos casos el espacio requerido por los dibujos.

Frecuentemente, la utilización de simplificaciones gráficas implica apartarse de lo establecido


por el sistema de representación adoptado. Ello se justifica por un doble motivo.

En primer lugar, efectuar la representación real de determinadas piezas obliga a hacer dibujos
engorrosos que dan una imagen falsa de las mismas.

12
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 16

Fig. 17

En segundo lugar, el tiempo insumido por alguno de estos dibujos resulta excesivo.
Las Normas IRAM para dibujo técnico indican varias simplificaciones para dibujo mecánico,
entre las que podemos citar las siguientes:

4518 - Representación para construcciones de estructuras metálicas.


4519 - Representación de elementos para transmisiones mecánicas.
4520 - Representación de roscas y tornillos.
4522 - Representación de engranajes y ruedas dentadas.
4532 - Representaciones simplificadas.
4534 - Símbolos para perfiles laminados, barras y chapas.
4535 - Representación de resortes y ballestas metálicos.

Además de estas representaciones simplificadas, y otras indicadas por las Normas IRAM, exis-
ten aquellas cuyo uso se ha establecido por su utilización a lo largo del tiempo en la confección
de planos. Algunas de ellas se tratan a continuación:

13
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 18

Al representar piezas con elementos iguales dispuestos uniformemente, tales como rayos de po-
leas, agujeros, dientes de engranajes, etc., se dibuja uno o dos de estos elementos indicando
mediante una leyenda la cantidad total de los mismos, o indicando su posición con línea de tra-
zos (Figs. 16, 17, 18 y 19).

En los cortes de poleas, volantes, ruedas o ruedas dentadas, con número de rayos o agujeros
impar, o sea que no es posible efectuar un corte diametral que tome dos rayos, se dibujan éstos
como si realmente estuvieron dispuestos sobre el mismo diámetro.

Fig. 19

Fig. 20

14
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

La finalidad de esta simplificación es evitar la representación de un rayo cuya posición es obli-


cua respecto del plano de proyección, lo que resulta muy engorroso y no aporta mayor claridad
al dibujo (Fig. 20, 21, y 22).

Las piezas que tienen forma acodada, como la que se ve en la Vista Anterior de la Fig. 23, pre-
sentan el inconveniente, al dibujar la Vista Lateral, de que una parte de las misma, parte supe-
rior de la figura, no es paralela al plano de proyección por lo que resulta difícil su representa-
ción.

Fig. 21

Para superar esta dificultad se dibuja la vista lateral, o la que corresponda entre otros casos,
como si la dos partes de la pieza se encontraran alineadas.

Fig. 22

Dicho de otra manera, se hace girar imaginariamente la parte cuya posición es oblicua respecto
del plano de dibujo, hasta que quede paralela con él, como se muestra en la Fig. 23.

Para lograr una representación más corta de una pieza larga, sin reducir la escala, se puede in-
terrumpir la misma siempre que esto no elimine detalles que sea necesario representar. En este
caso las líneas de cota se dibujan sin interrupción (Fig. 24).

15
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 23

Fig. 24

Las interrupciones de piezas cilíndricas y de tubos se realizan de acuerdo con lo indicado en las
Fig. 25.

En la representación de orificios en cubos de poleas, ruedas dentadas, etc., así como en la re-
presentación de chaveteros, en lugar de dibujar completamente a pieza, se representa solo el
contorno del orificio o de la ranura en la vista correspondiente (Fig. 26).

Al representar tornillos con cabeza ranurada, la ranura se dibuja a 45° respecto de la dirección
horizontal en aquellas vistas donde ésta se ve de frente. Con ello se evita la dificultad que existe
para dibujar la línea horizontal de centro perfectamente simétrica respecto de la ranura (Fig.
27).

El mismo criterio se utiliza para representar agujeros para pasadores (Fig. 27).

16
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 25

Fig.26

Fig. 27
Las intersecciones de superficies de poca importancia no se dibujan como realmente correspon-
de de acuerdo con el método de proyección. En estos casos se aplican simplificaciones que
permiten ahorrar considerable tiempo y no le quitan valor representativo al dibujo (Figs. 28,
29 y 30).

17
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 28

Fig. 29

Fig. 30

18
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 31

Una de las vistas de la representación de algunas piezas, cuyas aristas son redondeadas, dan una
idea falsa de su forma. Es por ello que las aristas imaginarias, que serían reales de no existir el
redondeo, se representan mediante líneas de trazo fino ubicadas en el lugar que correspondería
a las aristas reales.

Si se trata de aristas imaginarias rectas, los trazos de línea fina no deben estar unidos entre sí
ni con las aristas reales de la pieza (Figs. 31, 32 y 33).

Fig. 32

19
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 33
Si al dibujar una vista, algunos de los contornos ocultos, que es necesario dibujar, se superpo-
nen con contornos vistos, se desplaza aquellos dibujándolos junto a éstos últimos (Fig. 34).

Fig. 34
Cuando se representan piezas que se obtienen por doblado de material en planchas o planchue-
las, en una de las vistas se dibujan desarrolladas, o sea con la forma que tienen antes de ser
sometidas al proceso de doblado. La finalidad de este tratamiento es indicar la longitud real de
la pieza y ubicar los agujeros en el lugar donde se encuentran cuando se punzonan o taladran
antes de doblar el material (Fig. 35).

Fig. 35

20
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Con ello se respeta el principio establecido de que el operario que hace la pieza no debe realizar
cálculos para ubicar los elementos de ésta.

En la representación de conjuntos se requiere en algunos casos indicar posiciones alternativas


de piezas, o posiciones límites de partes móviles.

Para ello se dibuja la o las piezas en forma normal en una posición y se dibujan en la otra posi-
ción con línea fina como la empleada para representar ejes (Fig. 36).

Fig. 36

REPRESENTACIÓN DE PIEZAS FUNDIDAS, FORJADAS Y


MECANIZADAS

1.- INTRODUCCIÓN

Las normas sobre dibujo técnico están referidas por lo general a elementos simples de máquinas
y no tienen en cuenta un gran número de detalles que debe considerar quien se enfrenta con el
problema de diseñar piezas mecánicas.
21
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 37

Fig. 38

Teniendo en cuenta los métodos de fabricación más comunes, las piezas se pueden clasificar en
fundidas, forjadas y maquinadas.

Las piezas fundidas se obtienen vertiendo el metal fundido dentro del molde correspondiente.

Las piezas forjadas se logran a partir de un trozo de material, calentado hasta la temperatura
adecuada, obligándolo a tomar la forma de una matriz mediante la aplicación de elevada pre-
sión o por medio de golpes.

A las piezas maquinadas se las forma mediante el corte de viruta a partir del material en bruto o
luego de ser fundidas o forjadas, en un proceso de terminación.

Cada forma de fabricación de piezas tiene aspectos particulares que deben ser tenidos en cuen-
ta cuando se realiza el diseño de las mismas.

A continuación expondremos algunos de estos aspectos particulares de la fabricación de piezas


que se presentan con mayor frecuencia.
22
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

2.- ÁNGULO DE SALIDA.

a) Piezas fundidas.

Para construir el molde para las piezas fundidas se hace previamente un modelo, de la misma
forma que tendrá la pieza. Este modelo se recubre con arena de moldeo compactada adecua-
damente.

El molde está formado por dos o más partes, de forma tal que es posible abrirlo y retirar el
modelo de su interior. Para poder realizar esta operación el modelo, y por lo tanto la pieza, de-
ben poseer sus caras inclinadas un determinado ángulo, caso contrario se rompería el molde.

En la Fig. 37 se da un ejemplo de una pieza fundida en la cual se han indicado los ángulos de
salida correspondientes.

b) Piezas forjadas.

Las piezas forjadas requieren, igual que las fundidas, ser diseñadas con un ángulo de salida para
que puedan ser extraídas sin dificultad de la matriz.

En la Fig. 38 se ha representado un corte de una pieza forjada antes de su mecanizado.

3.- ESPESOR Y FORMA DE LAS PIEZAS FUNDIDAS.

Fig. 39

23
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

En las piezas fundidas se deben tener en cuenta detalles que resulten de gran importancia para
el comportamiento de las mismas en las máquinas.

En primer término se tendrá en cuenta que si se diseñan piezas fundidas con partes de gran es-
pesor se formarán en su interior huecos, denominados "sopladuras", producidas por la forma-
ción de gases durante la fusión.

La fundición se contrae durante la solidificación y durante el enfriamiento, por lo que se debe


incrementar las dimensiones del molde para que la pieza resulte de las medidas deseadas.

Esta tarea suele dejarse al fundidor, pero en algunos casos resulta necesario fijar las medidas
del molde por parte de quien proyecta la pieza.

Los ángulos vivos en la piezas de fundición son lugares donde se localizan las fisuras. Por lo
tanto los cambios de sección en estas piezas se realizarán mediante curvas de enlace o nervios
de refuerzo cuando sea necesario (Fig. 39).

4.- APOYOS PARA ELEMENTOS DE UNIÓN.

En las piezas que se unen mediante tornillos o bulones se deben prever asientos cepillados, tor-
neados o espaciados para las tuercas y las cabezas de los tornillos.

Para evitar el mecanizado de grandes superficies al diseñar las piezas se disponen salientes de
material en el lugar donde asentarán los elementos de unión, con lo que se limita al mínimo el
trabajo sobre dichas piezas. A estas salientes se las denomina rosetas (Fig. 40).

En las piezas tubulares terminadas en bridas, se deben diseñar éstas de mayor espesor que el del
tubo.

24
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 40

Fig 41

Además se incrementará el espesor del mismo paulatinamente al llegar a la brida, como se


muestra en la figura, para soportar los esfuerzos que son mayores en esa zona (Fig. 41).

5.- SOBREESPESOR DE MECANIZACIÓN.

En las piezas fundidas y forjadas que luego serán terminadas mediante mecanizado se debe pre-
ver un sobreespesor adecuado para permitir estas operaciones.

Estos sobreespesores se tienen en cuenta al diseñar las matrices para piezas forjadas o los toma
en cuenta el modelista para las piezas fundidas, pero pueden ser indicados en los planos de las
piezas en bruto o de las piezas terminadas, con trazos destinados a tal fin
.
En este último caso se tendrá cuidado de no crear confusión con las acotaciones (Fig. 42).

25
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 42

DISEÑO DE ELEMENTOS DE MÁQUINAS


1.- ENGRANAJES

La teoría de los engranajes corresponde al estudio de los mecanismos.

Luego de efectuados los cálculos para determinar los parámetros de una rueda dentada, es ne-
cesario trazar el perfil del diente. Esta parte del diseño le corresponde a quien ejecuta los planos
de taller.

Se emplean dos sistemas para generar perfiles de dientes de engranajes. Ellos son: sistema en-
volvente y sistema cicloidal.

1.1.- Sistema envolvente:

La curva envolvente ya fue estudiada en el curso anterior. Veremos ahora su aplicación en el


trazado de los perfiles de dientes (Fig. 43).

26
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 43

Para realizar la construcción es necesario conocer, como dato el diámetro del círculo base del
engranaje.

Este será el círculo de desarrollo de la envolvente.


Es necesario conocer, además, el valor del diámetro del círculo interior y del círculo exterior de
los dientes.

Con estos datos se puede trazar un perfil envolvente como se indica a continuación.

Se traza la circunferencia base (Fig. 43). A partir de un punto de esta (punto 0) se marcan sobre
ella los puntos 1 al 6, que determinan arcos iguales de una longitud cualquiera. Seguidamente
por el punto 0 se traza una tangente a la circunferencia base. Sobre esta recta se marcan los
puntos 1' al 6' distanciados entre si una longitud igual a la de cada arco definido sobre la circun-
ferencia base. Por los puntos 1 al 6 se trazan tangentes a esta última. Por los puntos 1' al 6' se
trazan arcos tomando como centro el centro de la circunferencia base. En los puntos 1" al 6"
estos arcos cortan a las tangentes trazadas por los puntos 1 al 6. Uniendo los puntos 1" al 6" se
obtiene la envolvente buscada.

Esta curva constituye el perfil del diente entre el círculo exterior y el círculo base. Entre este
último y el círculo interior el perfil es una línea recta.

27
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

1.2.- Sistema cicloidal:

Este sistema, como su nombre lo indica, da por resultado un perfil de diente de forma cicloidal.

La generación de la cicloide fue estudiada en el primer curso.

El perfil del diente está formado por dos curvas cicloides. Una que rueda por la parte exterior
del circulo fijo (circulo primitivo del engranaje), denominada epicicloide, y otra que lo hace por
su parte interior, llamada hipocicloide. Para efectuar la construcción se debe conocer el radio
del circulo fijo (R) y del circulo rotante (r) (Fig. 44).

Fig. 44

Se traza el círculo fijo, luego con radio R'=R+r se traza un círculo auxiliar concéntrico con
aquel. Sobre el círculo fijo se marcan los puntos 0; 1; 2; 3 y 4 igualmente espaciados. Unien-
do estos puntos con el centro del círculo fijo se determinan semirectas que cortan a la circunfe-
rencia auxiliar en los puntos A, B, C, D y E. Con centro en estos puntos y radio "r" se trazan
arcos de circunferencia. El primer arco se divide en partes iguales: 0-1'; 1'-2'; 2'-3'; etc. de la
misma longitud que 0-1; 1-2; 2-3; etc. Por los puntos 1'; 2'; 3' y 4', con centro en el centro del
círculo fijo se trazan arcos. Donde estos arcos cortan a los trazados por A, B, C; D y E res-
pectivamente, están ubicados puntos de la epicicloide. Uniéndolos se logra el perfil exterior del
diente.

Para trazar la hipocicloide, en la parte interior del perfil del diente, se procede de la misma ma-
nera comenzando por trazar un círculo auxiliar interior de radio R"=R-r.

2.- LEVAS

Una leva es una pieza que animada de un movimiento de rotación u oscilante ejerce una acción
predeterminara sobre otra pieza, denominada seguidor, en contacto con ella.
28
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Una leva puede estar constituida por una placa plana, un cilindro o cualquier sólido que tenga
un contorno curvado o una ranura con forma curvada.

La leva, como elemento de máquina, será estudiado en el curso destinado a mecanismos. Aquí
nos detendremos en el diseño de su contorno para que cumpla una función preestablecida.

El punto de partida para diseñar el contorno de una leva es el conocimiento del movimiento
que debe efectuar el seguidor. Ello se logra mediante el diagrama de desplazamientos, que es la
representación gráfica de las posiciones del seguidor para un ciclo de trabajo de la leva, por
ejemplo un giro completo.

Fig. 45

En la Fig. 45 se ilustra un diagrama de desplazamiento para un movimiento uniforme del segui-


dor, cuyo trazado no requiere de mayores explicaciones.

Fig. 46

En la Fig. 46 se puede ver la representación de un diagrama de desplazamiento para movi-


miento armónico del seguidor.

El trazado de cada tramo de este diagrama se efectúa de igual forma que los gráficos de las
funciones armónicas (senos y cosenos).

Por último, en la Fig. 47, se ha representado parte de un diagrama de desplazamiento para ace-
leración constante.

29
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

En la parte izquierda de la figura se muestra un método para obtener el valor de los desplaza-
mientos del seguidor para cada ángulo de giro de la leva.

Para obtener estos valores se utiliza un segmento auxiliar (0-18). A cada valor del eje de las
abscisas le corresponde sobre dicho segmento un número de divisiones iguales a este valor al
cuadrado (por ejemplo: al punto 2 le corresponden 4 divisiones; al punto 3 le corresponden 9
divisiones).

Esto se cumple hasta el punto de inflexión de la gráfica (punto 3), a partir de allí y hasta el des-
plazamiento máximo, se repiten los valores de la primera parte, tomándolos ahora en sentido
inverso.

Fig. 47

2.1.- Trazado del contorno de una leva

Para ilustrar este procedimiento tomaremos como ejemplo el caso de una leva que produce un
movimiento uniforme del seguidor (Fig. 48).

30
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

Fig. 48

Para comenzar se traza el círculo base con radio igual a la distancia que media entre el eje de
giro de la leva y el eje de la rueda del seguidor.

Se divide este círculo en el mismo número de partes iguales que el eje de las abscisas del dia-
grama de desplazamientos. Sobre una de estas semirectas, a partir del círculo base, se trans-
portan los desplazamientos del seguidor del primer tramo del diagrama (puntos 1 al 6).
Con centro en el eje de la leva se trazan arcos por estos puntos hasta cortar a las semirectas co-
rrespondientes. Los puntos así obtenidos son los centros de las circunferencias que re-
presentan a la rueda del seguidor. Luego de trazadas éstas se puede construir la curva tangente
a las mismas que es el contorno de esta parte de la leva. Para los tramos restantes del contorno
se repiten los pasos antes indicados, en cada etapa del desplazamiento.
31
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo I

32
LECTURA Y EJECUCIÓN DE PLANOS
DISEÑO II Capítulo II

Capítulo II

DIBUJO A PULSO

1.- INTRODUCCIÓN

Se entiende por croquis de una pieza a su representación gráfica trazada a mano (sin
instrumentos de dibujo) en la cual las dimensiones del dibujo deben ser proporcionales a las de
dicha pieza.

Fig. 1

Por su contenido el croquis no se diferencia en nada de los planos de fabricación y se debe


ejecutar teniendo en cuenta todos los requisitos que se observan para la ejecución de aquellos.

De acuerdo con lo dicho, para dibujar croquis es necesario conocer las reglas para proyectar los
cuerpos, para acotar y rotular planos y para indicar los requisitos técnicos que deben cumplir
las piezas terminadas.

El dibujo a pulso encuentra aplicación en distintas circunstancias de la actividad del ingeniero.


Es el lenguaje de quienes tienen la responsabilidad de desarrollar los diseños. En este caso se
emplean para registrar ideas, las que luego serán analizadas descartándose las que no ofrezcan
soluciones adecuadas para el problema planteado.

El croquis se utiliza, además, ampliamente en plantas de producción en casos de reparación


de máquinas, para construir piezas de repuesto o para reparar otras, en el proyecto de
conjuntos o máquinas nuevas y en el perfeccionamiento de las existentes.

Cuando los croquis se trazan a partir de piezas reales se denominan croquis del natural. En este
caso se deben estudiar con atención todos los aspectos de la misma, teniendo en cuenta además
su función en la máquina, el proceso de fabricación por el que se obtiene y el material de que
está hecha.

31
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

En todos los casos el ingeniero deberá tener en cuenta que el dibujo a pulso es una forma de
expresión que le permite presentar sus ideas y decisiones a otras personas en forma
comprensible.

Los croquis pueden ser un dibujo en perspectiva, un dibujo ortográfico (representación


mediante vistas), o ambas cosas (Fig. 1).

Fig. 2

Para hacer un dibujo a pulso solo se necesita el siguiente material: un lápiz, una goma de borrar
y una hoja de papel.
Adoptando técnicas correctas no es necesario el empleo de ningún tipo de instrumento de
dibujo, con lo que se ahorra tiempo en la ejecución de los croquis.

Para personas que no tienen mucha practica en dibujo a pulso resulta de utilidad el papel
cuadriculado para croquis ortográficos (Fig. 2) y papel isométrico para croquis en perspectiva
(Fig. 3).

Las líneas trazadas a pulso son diferentes en su apariencia de las trazadas por medios
mecánicos. Una línea bien trazada a pulso nunca será perfectamente recta ni uniforme en su
espesor, pero deberá intentarse lograr un trazo que tenga la mayor uniformidad posible y la
dirección n correcta.

De la misma forma que en el dibujo con instrumentos, en el dibujo a pulso es necesario


diferenciar los distintos tipos de líneas (Fig. 4). En todos los casos las líneas deberán ser
nítidas, evitándose las líneas anchas y borrosas.

2.- LÍNEAS RECTAS

Los pasos a seguir para lograr líneas rectas correctamente trazadas son los siguientes (Fig. 5).
32
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

Fig. 3

Fig. 4

- Márquese los puntos de los extremos.

- Hágase varios movimientos de prueba con la punta del lápiz entre los puntos marcados para
ajustar el ojo y la mano a la línea que se va a trazar.

33
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

- Trácese una línea ligera entre los puntos, moviendo el lápiz en dos o tres pasadas y situando la
vista sobre el punto al que se dirige el movimiento.

- Finalmente se dará el espesor correspondiente a la línea terminada, la que deberá ser nítida,
negra, uniforme y recta.

Fig. 5

En la Fig. 6 se indica la técnica adecuada para trazar líneas horizontales, verticales e inclinadas
(partes a, b, c, d y e), mostrando además en f y g como pueden transformarse en horizontales o
en verticales las líneas inclinadas, haciendo girar el papel.

Fig. 6

3.- CIRCUNFERENCIAS Y ARCOS

Para bosquejar fácilmente circunferencias y arcos se pueden utilizar los siguientes métodos.

Fig. 7

34
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

- Para trazar circunferencias pequeñas se puede trazar primero, con líneas poco marcadas, un
cuadrado cuyos lados tengan una longitud igual al diámetro (Fig. 7-a). Se marcan los puntos
medios de cada lado y se trazan las diagonales (Fig. 7-b). Luego se marcan sobre las
diagonales los puntos cuya distancia al centro del cuadrado sea igual al radio de la
circunferencia. Finalmente se traza esta por los ocho puntos antes marcados (Fig. 7-c).

Fig. 8

- Otro método para trazar circunferencias consiste en trazar dos rectas perpendiculares que se
corten en el centro de la misma (Fig. 8-a). Por el mismo punto se trazan otras dos rectas que
formen un ángulo de 45 grados con las anteriores (Fig. 8-b). Sobre todas las rectas trazadas se
marcan puntos cuya distancia al centro sea estimada igual al radio. Finalmente se traza la
circunferencia por los ocho puntos marcados (Fig. 8-c).

En todos los casos las líneas auxiliares de construcción deben ser muy tenues de manera que no
sea necesario borrarlas luego de terminar el dibujo.

Existen otros métodos para trazar circunferencias a pulso, los que se pueden encontrar en la
bibliografía recomendada.

4.- ELIPSES

Para trazar elipses a pulso puede utilizarse el mismo método que para las circunferencias,
empleando un cuadrilátero en lugar de un cuadrado.

El lado mayor del cuadrilátero tendrá una longitud igual al eje mayor de la elipse y el otro lado
será del mismo largo que el eje menor (Fig. 9).

En primer lugar se trazarán los ejes se la elipse, luego el cuadrilátero y sus diagonales.
Seguidamente se une mediante cuatro rectas los extremos de los ejes mayor y menor. Sobre las
diagonales del cuadrilátero se marcan los puntos 1, 2, 3 y 4 los cuales distan de A el 40% de la
distancia AB (Fig. 9). Finalmente se forma la elipse uniendo con línea suave los puntos
marcados y los extremos de los ejes mayor y menor.

5.- ETAPAS EN LA EJECUCIÓN DE LOS CROQUIS

La calidad y rapidez del trazado de los croquis depende de que sea correcto el orden en que se
realicen las distintas etapas.

Los croquis de piezas ya existentes se ejecutan en las siguientes etapas.

35
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

Fig. 9

a. Preparación para el trazado del croquis

En esta etapa se aclara la denominación de la pieza, su función y las condiciones de trabajo,


material de que ha sido fabricada y método de fabricación. Se analiza atentamente la pieza
registrando todos los agujeros, ahuecamientos y cavidades interiores, se verifica si existen ejes
de simetría, se determina el número de vistas, cortes y secciones necesarias para representar la
pieza, se define la proporción en la que se realizará el croquis respecto de la pieza, teniendo en
cuenta que en una representación mayor es más fácil mostrar los elementos de ésta y efectuar
su acotación. Por último se determina el formato del papel a utilizar, trazando el recuadro y el
rótulo.

b. Dibujo de la pieza

Se determina la ubicación de las vistas trazando en línea fina rectángulos en cuyo interior se
dibujaran las mismas (Fig. 10-a).

Estos rectángulos tendrán dos de sus lados de una longitud igual a dos de las tres dimensiones
máximas de la pieza (altura, ancho y profundidad), según a que vista correspondan. Entre los
mismos se dejará el espacio necesario para la acotación. Se trazarán luego los ejes de simetría,
las líneas de centros y auxiliares de los elementos fundamentales de la pieza.

36
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

En todas las vistas se delinean los contornos exteriores de la pieza y los cortes y secciones
elegidos, se efectúa la representación convencional de las rocas y se trazan todas las particulari-
dades constructivas de la pieza como ser ranuras, chaflanes, redondeos, etc. (Fig. 10-b).

Fig. 10

Seguidamente se comprueba si está completamente representada la forma de la pieza, de ser así


se borran la líneas auxiliares empleadas como guía para el dibujo y se marcan los contornos de
acuerdo con los requisitos de las Normas de Dibujo.

Para efectuar la acotación de la pieza se trazan primero las líneas de cota para las dimensiones
exteriores y para las dimensiones de todos los

elementos de la misma, así como las líneas de cota para indicar la posición de los mismos (Fig.
10-c). Luego se mide la pieza y se rotulan las cotas y se indica la terminación superficial en
aquellas partes que así lo requieran (Fig. 10-d).

Una vez terminado el croquis se indicará el material con que se ha construido la pieza y su
denominación en el lugar correspondiente del rótulo, agregando además todas las indicaciones
que sean necesarias.

6.- BOSQUEJOS EN PERSPECTIVA

Para realizar dibujos a pulso en perspectiva se debe tener en cuenta lo visto para bosquejar las
vistas de los objetos. En este caso, además, deberán considerarse los ángulos con que se

37
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

trazarán las líneas en cada caso, los que tendrán valores lo más aproximados posible a los
normalizados.

Como ejemplo de procedimiento para todos los tipos de perspectiva analizaremos el


BOSQUEJADO EN PERSPECTIVA ISOMETRICA.
Se comienza trazando los tres ejes isométricos: uno vertical y los otros dos a 30 grados con la
horizontal. Estos tres ejes constituirán tres aristas de una caja que contendrá el objeto a dibu-
jar, por lo cual sus medidas serán iguales al ancho, altura y profundidad del mismo (Fig. 11-
paso I).

Las aristas de la caja deberán ser paralelas a alguno de los tres ejes isométricos trazados en
primer término.

Sobre cada cara de esta caja se dibujan los detalles de la vista correspondiente, por ejemplo, en
la cara superior de la caja se dibujará la vista superior del objeto (Fig. 11- paso III).

Finalmente se borran las líneas que no corresponden y se completa el dibujo (Fig. 11- paso III).

. Fig 11

Para representar objetos de forma mas compleja se puede ir integrándolos en el dibujo mediante
bloques (Fig. 12).

Estos bloques tendrán forma de prismas isométricos con las medidas máximas iguales a las del
elemento que contendrán. De la misma forma cada de talle de la pieza tendrá como marco un
cuadrado isométrico.

38
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo II

Fig. 12

Fig. 13

Cuando se deben representar circunferencias en perspectiva, estas resultan elipses. Para


bosquejar elipses se dibuja un cuadrado (un rombo en perspectiva) en el que estará inscripta la
elipse (Fig. 13).

Cada lado del rombo será igual, aproximadamente, al diámetro de la circunferencia a


representar.
Obtenido el rombo, se trazan dos ejes que unen los puntos medios de sus lados (Fig. 13 paso
I).

Se trazan pequeños arcos tangentes a los puntos medios de cada lado (Fig. 13- paso II).

Finalmente se completa la elipse con un trazo grueso y bien marcado (Fig. 13- paso III). Debe
tenerse en cuenta la orientación de los ejes de la elipse en perspectiva, estudiada al realizar el
dibujo con instrumentos.

39
DIBUJO A PULSO
DISEÑO II Capítulo III

Capítulo III

DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO


1.- DIBUJOS DE CONJUNTO

Un dibujo que muestra una máquina o partes de una máquina montadas en sus posiciones relati-
vas de trabajo es un dibujo de conjunto (Fig. 1).

Fig. 1

En el caso en que se represente una máquina o mecanismo por partes, a estos dibujos se los de-
nomina dibujos de subconjunto.

Fig. 2
41
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

CLASIFICACIÓN

Existe disparidad de criterios entre los distintos autores respecto de la clasificación de los dibu-
jos de conjunto. Adoptaremos aquí una clasificación que tiene en cuenta la utilización que se
hace de los mismos.
a) Dibujos de conjunto de diseño.

Se emplean en la primera etapa del desarrollo de un proyecto. Se realiza por lo general a partir
de los bosquejos a mano alzada en los que el diseñador ha registrado sus ideas. Se hacen a
lápiz, con instrumentos y, de ser posible, en tamaño natural.

Estos planos deben permitir el estudio de las posiciones de las partes (análisis de interferencias),
la accesibilidad para el mantenimiento, los requerimientos de lubricación y la forma de armar el
conjunto (Fig. 2).

Los dibujos de diseño no son representaciones completas del conjunto en estudio, solo se re-
presentan las partes principales necesarias para el análisis en esa etapa del proyecto, dejando los
detalles para los dibujantes que elaboren los planos de conjuntos generales.

b) Dibujos de conjuntos generales.

Son las representaciones completas, mediante dibujo ortográfico, de máquinas o mecanismos


que muestran las piezas de que están compuestos, como se arman éstas y como funciona el
conjunto.
El dibujo de conjunto general es el punto de partida para la realización de los planos de las
piezas (despiezo) y el documento que los relaciona.

Cuando se trata de máquinas grandes o complicadas se hace imposible mostrar todas las piezas
en el plano de conjunto. En este caso se efectúan representaciones por separado de grupos de
piezas relacionadas entre sí por su montaje o función. Estos planos se denominan dibujos de
subconjunto.

Cuando se utiliza esta metodología, en el plano de conjunto se representan los subconjuntos en


lugar de las piezas. La relación entre los dibujos de conjunto y los de subconjunto y los de des-
piezo se establecerá mediante la numeración asignada a estos últimos planos, la que deberá
figurar en la lista de materiales de aquel del que provienen.

En los dibujos de conjunto carecen de importancia los detalles de cada pieza, los cuales deberán
encontrarse en los planos individuales de éstas.

El dibujo de conjunto y el de cada una de las piezas pueden ejecutarse en un solo plano o ha-
cerse un plano por pieza, o representar las piezas por grupos en planos diferentes.

Si el conjunto a representar está integrado por pocas piezas, puede adoptarse el primer
criterio.

Si al conjunto lo componen un número importante de piezas, serán aplicables el segundo o el


tercer criterio.

42
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

Cuando el plano de conjunto se ejecuta por separado de los planos de las piezas, aquél incluirá
una lista de todas las piezas que lo integran.

Esta lista de piezas o lista de materiales deberá contener, según la norma IRAM 4508, la si-
guiente información:

- Cantidad de cada pieza que se emplean en el conjunto.


- Denominación de cada pieza.
- Ubicación en el plano de cada pieza mediante coordenadas modulares.
- Número de la pieza con el que se identifica a ésta en el conjunto.
- Material que se emplea en la fabricación de cada pieza.
- Número de orden de cada pieza con el que se identifica a éstas en el plano.
- Forma de provisión de cada pieza. La provisión puede ser comercial cuando la pieza se
adquiere hecha en el comercio, por ejemplo rodamientos, elementos de unión, etc., o por fabri-
cación propia, en cuyo caso se indican datos referentes a la misma.

Fig. 3

- Masa de la pieza terminada expresada en Kg.


- Alguna observación que se estime necesaria para alguna pieza.

El número de orden de cada pieza figurará en el plano, ligado con una línea fina a la pieza co-
rrespondiente. Esa línea terminará en una flecha indicando el contorno, si la pieza está re-
presentada en vista, o en un punto sobre el cuerpo si la pieza está en corte.

43
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

Los números de orden se ubican alineados sobre el dibujo de conjunto, debajo de éste y a
ambos lados. Estos números se los coloca dentro de un pequeño círculo.

En los planos de conjunto deberá consignarse el número de plano de cada pieza que no sea de
provisión comercial.

Los dibujos de conjunto contienen generalmente las cotas principales que dan idea del tamaño
del mecanismo representado, a las que suele agregarse otras que indican el desplazamiento
máximo de alguna parte importante.
En estos planos se omiten, como regla general, todas las líneas ocultas y, si la escala es reduci-
da, se omiten los detalles de poca importancia (Fig. 3).

En ciertos casos, para mostrar parcial o totalmente todas las piezas en un dibujo de conjunto,
es necesario recurrir a cortes parciales del conjunto.

Fig. 4

c) Dibujos de conjunto de taller.-

Son dibujos combinados de conjunto y de detalle que se emplea en algunos casos para repre-
sentar mecanismos o máquinas muy simples.

44
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

Las piezas se muestran y se acotan en el plano de conjunto, pudiendo complementarse con


algunas representaciones por separado de las piezas cuando aquello no es posible (Fig. 4).

Estos dibujos, cuando es posible utilizarlos, eliminan el costo de confección de los dibujos de
detalle

Fig. 5

d) Dibujos de conjunto de contornos.-

Representan en una o más vistas el conjunto dibujado solo mediante sus contornos,
con el fin de comunicar información referente a la forma y dimensiones exteriores de la unidad
, necesarias para su instalación. Se pueden utilizar cortes si fuesen necesarios, pero por lo ge-
neral no se emplean en este tipo de documento.

En los dibujos de conjunto de contornos se omiten los detalles de pequeña importancia como
son, por ejemplo, las cabezas de los tornillos.

Las acotaciones que deben figurar son aquellas que se utilizarán para la instalación,
omitiéndose las demás. Cuando se trata de series de máquinas o mecanismos que difieren unos
de otros solo en el tamaño, se dibuja solo un tamaño y se acota mediante letras, indicándose en
tablas adjuntas al dibujo los valores de las cotas para cada unidad de la serie (Fig. 5).

45
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

2.- ACOPLAMIENTO DE PIEZAS CONJUGADAS

Todas las máquinas poseen piezas acopladas por la unión de sus superficies, las que pueden
tener distintas formas geométricas.

Por otra parte, las uniones entre las superficies pueden ser de distinto tipo:
- fijas o
- móviles,
las primeras unidas en forma definitiva, las segundas unidas en forma que se puedan des-
montar.

Cuando se hace o cuando se lee un dibujo de conjunto es necesario, para entender la forma de
acoplamiento de las piezas, determinar la forma geométrica de las superficies de conjugación
de estas y el carácter de la unión que puede ser fija o móvil.

Las uniones fijas se logran introduciendo una pieza dentro de otra, lográndose el acoplamiento
por el
ajuste entre ambas, o por el acoplamiento entre superficies exteriores mediante elementos de
unión tales como tornillos, clavijas, etc.

Las uniones móviles se logran montando las piezas con huelgo entre sí y con libertad para
girar o desplazarse una respecto de otra.

Fig. 6 - Superficies conjugadas cilíndricas

En la construcción de máquinas existe una gran variedad de formas constructivas para lograr la
unión entre las piezas, pero la forma de las superficies conjugadas son fundamentalmente las
siguientes:

cilíndricas, cónicas, esféricas o planas.

Superficies conjugadas cilíndricas.-

46
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

Son las más utilizadas. Se emplean principalmente en uniones móviles, para permitir el mo-
vimiento giratorio de una pieza respecto de otras en las que se apoya y en uniones fijas, para
acoplar a los ejes elementos tales como engranajes, poleas, etc. (Fig. 6).

Para lograr la unión adecuada en ambos casos es necesario especificar el ajuste con que se han
de montar las piezas, dando para cada una de ellas las dimensiones y tolerancias adecuadas en
los planos de detalle.

La unión de piezas mediante superficies cilíndricas solo permite el contacto de una sola su-
perficie cilíndrica de una pieza, con una sola superficie cilíndrica de la pieza a la que está aco-
plada, siendo ambas coaxiales.

En cuanto al desplazamiento axial solo es admisible el contacto mediante una superficie plana.

Fig. 7 - Superficies conjugadas cónicas

Superficies conjugadas cónicas.-

Mediante superficies cónicas se logran tres tipos de uniones: herméticas, deslizantes y fijas (Fig.
7).
Las primeras se utilizan en accesorios para cañerías (grifos y válvulas). Las segundas encuen-
tran aplicación en algunos tipos de cojinetes.
Las uniones cónicas fijas se emplean para fijar elementos sobre ejes, como son por ejemplo, ro-
tores de bombas, ruedas de paletas, etc.

Las dos superficies cónicas conjugadas que forman la unión deben tener la misma conicidad.

El ajuste de dos superficies cónicas se realiza por desplazamiento axial de una de las piezas
hacia la otra, por lo que es necesario que exista un espacio que permita ese desplazamiento (C
en la figura).

Superficies conjugadas esféricas.-

47
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

Se emplean para obtener uniones deslizantes que permiten movimientos en múltiples direc-
ciones (Fig. 8).

Superficies conjugadas planas.-

Dejando de lado las uniones fijas de piezas mediante elementos de unión (tornillos o roblones),
las superficies conjugadas planas se encuentran en los acoplamientos ranurados (estriados, por
chaveta) y en otras aplicaciones, como son las uniones de los aros con los émbolos y en los
acoplamientos tipo "cola de milano".

3.- EJECUCIÓN DE DIBUJOS DE CONJUNTO

Para la ejecución de los dibujos de conjunto son de aplicación las siguientes reglas:

- Las superficies conjugadas de las piezas se representan con una sola línea de contorno.

- Las piezas contiguas de un conjunto se cubren con rayado distinto en los cortes.

- Los cortes en un conjunto dan la posibilidad de mostrar el tipo de unión de piezas.

Fig. 8 - Superficies conjugadas esféricas

- Los números de las posiciones se sitúan alineados horizontal y verticalmente.

- Las partes móviles de los mecanismos se pueden representar en sus posiciones extremas.

- Los volantes, manivelas y otras piezas desmontables se representan generalmente solo en las
vistas principal y laterales.
48
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

- Cuando se tiene un gran número de elementos de unión iguales para acoplar dos piezas, solo
se representa uno de estos elementos.

- En los dibujos de montaje se acota: medidas exteriores, medidas de instalación, medidas que
definen características de funcionamiento, y las de posiciones extremas de las piezas móviles.

- Cada dibujo de conjunto debe llevar la correspondiente lista de piezas normalizada.

4.- LECTURA DE LOS DIBUJOS DE CONJUNTO

Leer un dibujo de conjunto significa entender en que consiste la máquina o el mecanismo en él


representado, esto es identificar las piezas que lo componen, comprender la forma en que se
han montado y descubrir su principio de funcionamiento.

La lectura de los dibujos de montaje se realiza en distintas circunstancias. En primer lugar, en el


momento de efectuar el despiezo, ya que para ejecutar el dibujo de una pieza es necesario saber
que función cumple en el conjunto y cual es el procedimiento de unión con el resto de las
piezas.

En la actividad industrial la lectura de los dibujos de conjunto es necesaria en circunstancias de


montar máquinas o mecanismos, cuando se estudias nuevos dispositivos, para efectuar repa-
raciones y cuando se requiere construir piezas de recambio.

El proceso de lectura se inicia examinando el rótulo del plano para conocer datos como: nom-
bre de la máquina, escala del dibujo, etc. Luego se identifican las vistas y los cortes que
componen la representación, determinando la finalidad que cumplen y cual son las piezas que
se muestran en cada uno de ellos.

Mediante la observación y consultando la lista de materiales del plano, se toma conocimiento


de la denominación y cantidad de piezas. Con ayuda de la denominación de cada pieza y
ubicándola en las vistas y cortes se llega atener idea de su forma. Aclarada la forma de una
pieza se pasa a definir su función y la forma en que se vincula con el resto del conjunto.

Finalmente, conociendo la función de cada pieza y analizando el conjunto es posible definir el


funcionamiento de la máquina completa.

5.- DESPIEZO DE LOS DIBUJOS DE CONJUNTO

Estos dibujos están destinados a definir completamente las piezas en ellos representadas, para
lo que deberán contener la siguiente información:

- forma geométrica
- acotaciones
- tolerancias
- material
- terminación de superficies
- tratamiento térmico y acabado.
49
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo III

La representación se hará según la norma IRAM 4501, pudiéndose, si la complejidad de la


pieza así lo requiriera, incluirse detalles en perspectiva isométrica.

Partiendo del plano de conjunto general se elaboran los planos de detalle siguiendo el proce-
dimiento siguiente:

- Se seleccionan las vistas, vistas auxiliare, cortes y secciones necesarias para definir comple-
tamente la forma de la pieza.

- Se determina la escala a utilizar, la que debe permitir representar claramente los detalles de la
pieza y su acotación. De ser posible se empleará la escala 1:1 y se utilizará la misma escala pa-
ra piezas de igual tamaño.

- Se encuadran las vistas con líneas poco marcadas y se trazan los ejes y líneas de centros.

- Se trazan las aristas de la pieza en las distintas vistas y/o cortes o secciones.

- Se acota el dibujo y se colocan la tolerancias y leyendas aclaratorias correspondientes.

- Se confecciona el rótulo de acuerdo con la norma IRAM 4508.

50
DIBUJOS DE CONJUNTO Y DESPIEZO
DISEÑO II Capítulo IV

Capítulo IV

INSTALACIONES ELÉCTRICAS

1. Generalidades

Las instalaciones eléctricas constituyen un elemento infaltable entre las instalaciones


industriales, y frente a este hecho el ingeniero debe ser capaz de crear e interpretar los
circuitos dibujados en un plano y de volcar al papel el proyecto de una instalación. Es
innegable que para asegurar el buen resultado de ambas acciones debe existir un lenguaje
común. Por esa razón existen normas que legislan sobre todo en la aplicación de símbolos para
representar los distintos componentes eléctricos.

En nuestro país rigen las normas IRAM, en particular la que se refiere a este tema es la 2010
que está incompleta, y es por esa razón que se ha extendido el uso de normas tales como DIN,
VDE e IEC. Las dos primeras son de origen alemán y la tercera es internacional

2. Tipos de planos

En las instalaciones eléctricas se ejecutan normalmente dos tipos de Planos diferentes entre sí.

1- Planos de planta, elevación y cortes.


2- Planos funcionales (esquemas, diagramas, etc.)

2.1. Planos de planta, elevación y cortes

En el primer caso se pueden dividir en planos de distribución de elementos en un tablero o


celda y planos civiles de distribución de la instalación completa (Lay-Out). Estos planos se
dibujan en escala y perfectamente acotados.

2.1.1. Planta general

Es el plano básico para el desarrollo de la planta. Establece la ubicación de las diferentes


unidades de proceso y servicios como así también edificios administrativos, auxiliares,
almacenes, etc. En este plano se muestran la acometida a la subestación transformadora,
acometidas de los alimentadores a los distintos sectores que componen la planta, la ubicación
de los tableros seccionales, etc.

2.1.2. Planos de instalación

En estos planos se representa en escala los tendidos de las líneas s en la zona de estudio.

2.1.3. Planos de planta

Los planos de planta son una vista superior de las instalaciones.

51
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Se deben ejecutar tantos planos de la planta general en la escala adecuada, como sean
necesarios para poder definir perfectamente los sectores a representar.
En estos solamente se ubican las líneas de alimentación (cable vías) a los distintos tableros
seccionales. y la ubicación de estos.

Además de todas las líneas, las plantas deben mostrar:

- Las líneas principales de referencia (con sus coordenadas) tales como límites de áreas,
límites de plano, vías de circulación, construcciones, etc.
- Todos los equipos en forma esquemática, con identificaron y coordenadas de ubicación.
plataformas, escaleras, etc., los que se representarán sin indicar dimensiones.

En los planos de planta debe constar siempre la orientación (norte del proyecto), los limites
alcanzados por el plano con indicación de sus coordenadas y la identificación de planos
adyacentes.

2.1.4. Planos de elevación

Los planos de elevación de instalaciones eléctricas son una vista anterior de la instalación.
Estos se hacen únicamente como complemento de los planos de planta para dar una mayor
claridad al dibujo y solo en el caso de ser necesarios, como por ejemplo: acometidas a
tableros, puesta a tierra de instalaciones o equipos, etc. Para la elaboración de estos dibujos se
siguen las mismas reglas que para los planos de planta.

2.2. Planos funcionales

Estos contienen información técnica abstracta con el propósito de comprender el


funcionamiento de un circuito, así como un mejor ordenamiento de los elementos y su
agrupación por tipo y función. Carecen de dimensiones y en general no muestran los detalles
físicos de las partes.

Cuando el esquema eléctrico es simple se puede representar en un solo plano, no así cuando el
grado de complejidad de la instalación es elevado, en cuyo caso se recurre a la representación
del esquema por partes de la máquina, equipo o instalación, con sus correspondientes
identificaciones de conductores, bornes y elementos eléctricos, separándose los circuitos de
comando y potencia.

El esquema eléctrico es la forma mas sencilla de representar una instalación eléctrica, sea cual
sea el grado de dificultad o complejidad de la misma, ya que conociendo las leyes
fundamentales de la electrotecnia y siguiendo el sentido en el que circula la energía eléctrica,
se interpreta fácilmente su funcionamiento.

Normalmente cuando en una instalación eléctrica se produce una avería, conviene estudiar
previamente su esquema representativo, para sacar conclusiones que puedan indicar,
aproximadamente, el lugar donde radica la parte defectuosa, es decir, la localización de la
falla.

Dado que el esquema es el medio más abreviado de representar una instalación, tiene una
verdadera importancia, tanto teórica como practica, técnica e industrialmente.

52
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

El esquema eléctrico podemos por tanto definirlo como la representación simbólica de un


aparato, red o instalación o parte de la misma, indicando las relaciones mutuas existentes entre
las diferentes partes y los medios de unión utilizados a este efecto.

Por otra parte tenemos que un aparato eléctrico está formado de uno o varios dispositivos
eléctricos o de cientos de ellos. Es pues de gran importancia que los símbolos y métodos
empleados para representar dicho aparato sean universales, es decir, que puedan ser
interpretados por cualquier persona con conocimientos de electricidad, y esto con absoluta
independencia del fabricante y del idioma de quien interprete el esquema.

Un esquema eléctrico es una representación abreviada y simbólica de un aparato. Es una


representación abreviada puesto que no muestra todos los elementos del aparato, sino aquellos
que son interesantes para su comprensión. Es una representación simbólica puesto que utiliza
símbolos para cada uno de los elementos eléctricos que forman el aparato en cuestión.

2.2.1. Símbolos funcionales

Existen símbolos gráficos normalizados que responden a un diseño geométrico que representa
un dispositivo eléctrico o parte componente de un circuito. Mantienen un tamaño que permite
identificarlos inequívocamente y guardan proporción entre si; se usan eventualmente plantillas
o diseños impresos autoadhesivos que facilitan el trabajo y mejoran la uniformidad. Estos
símbolos pueden ser más o menos simplificados, según las necesidades del esquema.

Los símbolos deben ser por lo tanto lo mas simples y sencillos posible, y lo suficientemente
diferentes entre ellos como para que no induzcan a errores de interpretación en la lectura.

Las normas IRAM están inspiradas en los símbolos propuestos por la ICE (por sus siglas en
inglés CEI, Comisión Electrotecnia lnternacional). La norma IRAM 2010, es la que normaliza
esta simbología. En la Tabla l se pueden ver los distintos símbolos propuestos.

Sin embargo, normas tales como las DIN y VDE, alemanas, han ejercido y ejercen una notable
influencia en el desarrollo de los esquemas, es por ello que en la Tabla II se dan los símbolos
más utilizados de estas normas.

Los planos, diagramas y esquemas eléctricos se dibujan en estado de reposo, es decir sin tener
tensión aplicada o bien sin circular corriente y las piezas mecánicas sin accionar. Las
diferencias con respecto a estas reglas deben indicarse explícitamente en los planos.

Aquí podemos dar una clasificación general de los distintos tipos de planos:

I.- Planos generales


II.- Planos de funcionamiento
III.- Planos de circuitos

A.- Esquemas explicativos:

-Esquemas de funcionamiento
-Esquemas desarrollados

B.- Esquemas de realización:

53
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

-Esquemas de conexiones

2.2.2. Plano general

El plano general es la representación más simple, por lo general unifilar de una conexión
eléctrica; los conductores de mando no se representan (Figura 1).

Fig. 1

2.2.3. Plano de funcionamiento

El plano de funcionamiento es la representación detallada en un solo plano de los circuitos


principal y de comando (Figura 2).

2.2.4. Planos de circuitos

Esta es actualmente la forma mas utilizada en la electrotecnia, para la representación de una


instalación o conexión. Se divide la representación en un circuito principal v en un circuito de
mando ( circuito de mando y señalización).

El circuito de mando se dibuja a la derecha y separado del circuito principal (Figura 3).

En los planos complejos es recomendable numerar en orden ascendente cada vía de corriente
(derivación). Con las designaciones, no solamente se identifican los aparatos como tales, sino
también todos los contactos ocupados del mismo reciben la misma designación. De esta forma
54
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

puede determinarse en que derivaciones han sido empleados los contactos y a que aparatos
pertenecen, la forma de realizarlo se puede observar en la Tabla III.

Fig. 2

También se puede realizar otro tipo de clasificación, entre la numerosa variedad de esquemas
eléctricos existentes cabe hacer una distinción entre los Esquemas explicativos y los Esquemas
de realización.

Fig. 3
2.2.5. Esquemas explicativos

55
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Como su nombre lo indica, son todos aquellos esquemas que tienen por misión facilitar el
estudio y la comprensión del funcionamiento de una instalación o parte de ella. Estos
esquemas han de ser claros y concisos, eliminando todos aquellos detalles superfluos que no
sirvan para interpretar el modo de funcionamiento del aparato o dispositivo eléctrico que
representa.

En el trazado de cada una de las líneas se debe evitar en lo posible el cruce con otras líneas, así
como el exceso de desviaciones. Las líneas, deben ser verticales u horizontales, nunca
inclinadas.

En la Figura 4 se pueden observar dos esquemas explicativos, uno bien realizado (b) y otro
con todos los defectos de realización señalados (a). El esquema b es de mucho más fácil
interpretación y estudio que el a.
Además se puede observar que las líneas de potencia tienen un trazo más grueso que las líneas
de comando, lo cual facilita aun mas la interpretación, ya que divide visualmente al mismo en
dos partes
.

Fig. 4

2.2.5.1. Esquemas de funcionamiento

Se llaman también esquemas elementales o esquemas de principio y pertenecen al grupo de los


esquemas explicativos, muestran todos los circuitos o elementos de un dispositivo o una
instalación que son de interés para estudiar su funcionamiento. Como estos pertenecen al
grupo de los esquemas explicativos, los elementos eléctricos del dispositivo representado se
sitúan de la forma más clara posible, aunque su situación no sea la que ocupan realmente en el
espacio.

La utilidad de los esquemas de funcionamiento es doble; por un lado sirven al proyectista para
el diseño de aparatos e instalaciones, por otro lado, para aclarar y representar instalaciones
complicadas en las que seria muy difícil seguir el recorrido de la energía si solamente se
dispusiera del esquema de conexiones. Los conductores se representarán de ser posible por
medio de líneas rectas y sin cruces. teniendo en cuenta la claridad antes que la verdadera
posición de los hilos.

56
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Los circuitos de maniobras, generalmente se representarán de izquierda a derecha y de acuerdo


con el orden de actuación de cada uno de los elementos componentes.

En la Figura 5 se ha representado el esquema de funcionamiento de un motor de corriente


continua de excitación independiente con arranque por contactor. Obsérvese que en dicho
esquema, y con el fin de conseguir claridad interpretativa, los circuitos de mando y excitación
se han dibujado con trazo más fino que el de potencia.

2.2.5.2. Esquemas desarrollados

Los esquemas desarrollados pertenecen igualmente al grupo de los esquemas explicativos. En


estos esquemas los símbolos de los diferentes elementos de una misma instalación se dibujan
de forma que se aproxime lo más posible a la línea recta horizontal, tal como puede apreciarse
en el esquema desarrollado de la Figura 6. Para dibujar de esta forma una instalación
determinada, se comienza por trazar, verticalmente, una de las líneas de alimentación, y a
continuación se dibujan todos los dispositivos de dicha instalación que van conectados en
serie, uno detrás de otro, en el mismo orden que deben ir en la instalación; el último de los
dispositivos así conectado se conecta a la otra línea de alimentación, dibujada también
verticalmente, y que se sitúa al otro lado del esquema, como se ve en la citada Figura 6.

Fig. 5

57
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Fig. 6

Los dispositivos conectados en derivación se dibujan naturalmente en derivación, bien sea


entre las líneas principales o entre los extremos de uno o más dispositivos del esquema,
depende claro esta, del funcionamiento del aparato o instalación a representar.

Como se puede entender, este tipo de esquema es muy utilizado para el estudio de dispositivos
de maniobra y mando de cierta complejidad, ya que simplifica la interpretación de los mismos.
Los diferentes dispositivos representados en el esquema deben numerarse, mediante letras y
números con el fin de facilitar la interpretación del mismo.

2.2.5.3. Designación de aparatos y sus componentes

Cada aparato y sus componentes se designan en los planos de circuitos de la siguiente manera:

Por ejemplo la designación K2A significa.


K- Letra indicativa para el tipo de aparato
2- Número ordinal para distinguir entre dos aparatos y/o funciones del mismo tipo
A- Letra indicativa para la función que desempeña el aparato

Esto se puede consultar en la Tabla III.

2.2.6. Esquemas de realización

Se utilizan para la realización de las conexiones de una instalación o parte de ella. Estos
esquemas indican por tanto de que forma han de conectarse los diferentes dispositivos de un
aparto o máquina, y por consiguiente en la realización de los mismos no siempre es posible
evitar cruces entre conductores, ya que los diferentes dispositivos del aparato se dibujan sobre
el papel en la misma posición que tienen en el equipo.

58
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Fig. 7

2.2.6.1. Esquemas de conexiones

El esquema de conexiones es la representación gráfica de todos los elementos de un


dispositivo eléctrico, situando estos elementos en la misma posición relativa que ocupan en el
espacio. Este tipo de esquema pertenece al grupo de los Esquemas de realización y su
finalidad es la de facilitar el montaje de un aparato o dispositivo eléctrico. Pueden mostrar el
aspecto general de los dispositivos o los elementos sueltos o también partes accesorias como
placas de fusibles, bornes terminales, etc.

Puede abarcar conexiones interiores, exteriores o ambas a la vez y contiene toda la


información necesaria para montar o comprobar el dispositivo eléctrico.

En la Figura 7 se muestra el esquema general de conexiones de un arranque para un motor de


corriente alterna trifásica con inversión de marcha. En dicho esquema pueden observarse los
siguientes detalles:

a) Al igual que los esquemas explicativos, se dibuja con espesor de línea, el circuito de
potencia y el de maniobra y mando.

b) Se han dibujado todos los bornes de conexión de los diferentes dispositivos constituyentes
de la instalación, situándolos en sus posiciones reales.

c) Se identifican, mediante números o letras, cada uno de dichos bornes, de forma que los que
deben conectarse directamente tengan el mismo número o letra.

d) En estos esquemas es imposible, debido a la situación real de los diferentes dispositivos,


evitar cruces y líneas inclinadas, aunque deben evitarse en lo posible.

59
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Con este tipo de esquema es dificultoso seguir la trayectoria de la corriente y, por lo tanto,
entender el funcionamiento del aparato. Sin embargo es, como ya hemos dicho anteriormente,
de gran utilidad para el montador electricista, pues la numeración de los bornes facilita el
montaje del dispositivo.

3. Esquemas unifilares y multifilares

En el esquema multifilar se dibujan todos los conductores y aparatos con sus respectivas
conexiones a las fases, en la representación unifilar el esquema de funcionamiento multifilar
se simplifica representando varios conductores y aparatos, que funcionan simultáneamente,
mediante un único conductor o aparato cruzado por pequeños trazos oblicuos. Este último se
utiliza cuando una instalación está constituida por circuitos semejantes o bien cuando la
complejidad de dicha instalación así lo requiere,

La cantidad de trazos oblicuos que cruzan al conductor o al aparato, indica la cantidad de


conductores o aparatos que representa. Así un único conductor cruzado por tres trazos
oblicuos indica que se trata de una línea trifásica, y si son cuatro los trazos que lo cruzan se
trata de una línea trifásica con neutro.

En la Figura 8 se ha representado, a titulo de ejemplo, el esquema unifilar de una subestación


transformadora. En dicho esquema es de hacer notar los siguientes puntos:

a) La entrada y salida de corriente son señalados mediante flechas indicadoras superpuestas a


las líneas.

b) Los tres trazos oblicuos cruzando sobre cada uno de los conductores o sobre cada uno de
los aparatos de corte indican que se trata de una línea trifásica, es decir que para realizar el
esquema multifilar de una instalación habrá que multiplicar cada uno de los aparatos o líneas
por tres, lo cual nos da la idea del grado de simplicidad logrado con este tipo de esquema.

c) Los transformadores han sido representados de forma simplificada, según se indica en las
tablas de símbolos, y la estrella del primario y el triángulo del secundario indican el tipo de
conexión de sus arrollamientos.

d) Las barras se han dibujado con trazo más grueso, con el fin de destacarlas.

e) Los trazos oblicuos indicadores de la cantidad de conductores o aparatos de corte, solo se


dibujan en aquellos puntos de posibles confusiones; evitando un exceso de dichas
señalizaciones que darán sensación de "suciedad" al esquema.

60
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Fig. 8

TABLA I
61
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

CLASES DE CORRIENTE

TABLA I (Continuación)
SISTEMAS DE DISTRIBUCIÓN
62
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
FORMA DE CONEXIÓN DE ARROLLAMIENTOS
63
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
FORMA DE CONEXIÓN DE ARROLLA-MIENTOS (Continuación)
64
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuacuón)
CONDUCTORES

65
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
66
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

CONDUCTORES (Continuación)

TABLA I (Continuación)
67
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

CONDUCTORES (Continuación)

TABLA I (Continuación)
68
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

CONDUCTORES (Continuación)

TABLA I (Continuación)
BORNES Y CONEXIÓN DE CONDUCTORES
69
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
BORNES Y CONEXIÓN DE CONDUCTORES (Continuación)
70
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
BORNES Y CONEXIÓN DE CONDUCTORES

71
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA I (Continuación)
BORNES Y CONEXIÓN DE CONDUCTORES

72
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

73
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II

75
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

76
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

77
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

78
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

79
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

80
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

81
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

82
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

83
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

84
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

85
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA II (Continuación)

86
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

TABLA III

Letras para la designación de funciones generales, según DIN 40.719 parte 2

INDICATIVO FUNCIONES GENERALES


A Función auxiliar
B Dirección de movimiento (adelante, atrás, subir, bajar)
C Contar
D Diferenciar
E Función "conectar"
F Protección
G Prueba
H Señalización
J Integración
K Servicio pulsante
L Designación de conductores
M Función principal
N Medida
P Proporcional
Q Estado (marcha, parada, limitación)
R Reposición, borrar
S Memorización, registrar, grabar
T Medida de tiempo, retardar
U -
V Velocidad (acelerar, frenar)
W Sumar
X Multiplicar
Y Analógica
Z Digital

Designación de conductores y sus puntos de conexión , según DIN 42400 e IEC 445
Funciones del conductor Designación Símbolo
Alfanumérica normalizado
Red de corriente alterna
fase 1 L1
fase 2 L2
fase 3 L3
neutro N
Red de corriente continua
polo positivo L+ +
polo negativo L - -
neutro M
Conductor de protección PE
Neutro con función de protección PEN
Conductor de protección, no puesto a tierra PU
Tierra E
Tierra con poca tensión proveniente de otras redes TE
87
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo IV

Masa MM
TABLA III (Continuación)
Tipo de aparato Ejemplos

A Grupos constructivos, partes de Amplificadores, amplificadores magnéticos, láser, máser, combinaciones de


grupos constructivos aparatos
B Convertidores de magnitudes no Transductores, sondas termoeléctricas, termo células, células fotoeléctricas,
eléctricas magnitudes, eléctricas y dinamómetros, cristales piezoeléctricos, micrófonos, pic-up, altavoces,
al contrario aparatos de campo giratorio
C Condensadores
D Dispositivos de retardo, Conductores de retardo, elementos biestables, elementos mono-estables,
dispositivos de memoria, memorias de núcleos, registradores, memorias de disco, aparatos de cintas
elementos binarios magnéticas
E Diversos Instalaciones de alumbrado, instalaciones de calefacción, instalaciones que no
están indicadas en otro lugar de esta tabla
F Dispositivos de protección Fusibles, descargador de sobretensión, relés de protección, disparador
G Generadores Generadores rotativos, transformadores de frecuencia rotativos, baterías,
equipos de alimentación, osciladores
H Equipos de señalización Aparatos de señalización ópticos y acústicos
J - -
K Relés, contactores Contactores de potencia, contactores auxiliares, relés auxiliares, relés
intermitentes, relés de tiempo
L Inductividad Bobinas de reactancia
M Motores
N Amplificadores, reguladores Circuitos integrados
P Instrumentos de medición, Instrumentos de medición, registradores y contactores, emisores de pulsos,
equipos de pruebas relojes
Q Aparatos de maniobra para altas Interruptores de potencia, seccionadores, interruptores de protección,
intensidades interruptores para protección de motores, interruptores automáticos,
seccionadores bajo carga con fusibles
R Resistencias Resistencias, potenciometros, reostatos, shunts, resistencias en derivación,
termistores
S Interruptores, selectores Pulsadores, interruptores de posición, interruptores de mando, conmutador -
selector, selectores rotativos, adaptadores selectores, emisores de señales
T Transformadores Transformadores de tensión, transformadores de intensidad
U Moduladores, convertidores Discriminadores, convertidores de frecuencia, demoduladores, convertidores,
inversores, onduladores
V Válvulas, semiconductores Válvulas de vacío, válvulas de descarga de gases, diodos, transistores,
tiristores
W Vías de conducción, guías de Hilos de conexión, cables, guías de ondas, acoplamientos dirigidos por guías
ondas de ondas, dipolos, antenas parabólicas
X Bornes, clavijas, enchufes Clavijas y cajas de enchufes, clavijas de pruebas, regletas de soldadura
Y Equipos eléctricos accionados Frenos, embragues, válvulas
mecánicamente
Z Equipos de compensación, filtros, Circuitos para imitación de cables, reguladores dinámicos, filtros de cristal
limitadores

88
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
DISEÑO II Capítulo V

Capítulo V

CAÑERÍAS Y ACCESORIOS PARA


CONDUCCIÓN DE FLUIDOS

1.- INTRODUCCIÓN

Se denominan caños a todos aquellos componentes tubulares destinados a la conducción de


fluidos. Las cañerías son los elementos de vinculación entre los puntos de procesamiento del
fluido en las plantas industriales.

El diseño de cañerías en una planta de proceso consume entre el 40% y el 50% del total de
horas hombre de ingeniería utilizadas en la misma. Asimismo el trabajo de dibujo de cañerías
emplea gran parte del tiempo total destinado a este fin.

Fig. 1.- Diagrama de Flujo

Esto da una idea clara de la importancia que tienen los planos de cañerías en una planta de
proceso. Estos planos son el producto final del equipo de ingenieros encargados de diseñar los
componentes que conducirán los fluidos.

A continuación se tratarán en el orden en que usualmente son confeccionados.

89
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

2.- DIAGRAMA DE FLUJO

Es el primer documento producido en el diseño de una planta de proceso, siendo la principal


fuente de datos para todos los equipos de diseño y principalmente para quienes se ocupan de
diseñar cañerías.

El diagrama de flujo es realizado por los ingenieros químicos y representa el proceso por ellos
ideado.

En este dibujo se muestran y especifican todos los equipos y conducciones de fluidos necesarias
para lograr el producto requerido (Fig. 1 y 2).

Por tratarse de un diagrama la representación es esquemática y sin escala, cada elemento está
indicado por el símbolo correspondiente, generalmente establecido por una norma de dibujo.

La posición relativa de cada elemento en el diagrama no es necesariamente la que ocupará en


la planta.

Todos los equipos y cañerías representados en el diagrama de flujo se identifican mediante un


número. Cuando el proceso representado corresponde a una planta grande, la identificación de
cada elemento debe suministrar mayor información, la que indicará por ejemplo, el área donde
está ubicado, el fluido que conduce o contiene, el tamaño, la especificación, etc.

90
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 2.- Diagrama de Flujo


De esta forma la identificación típica para una línea de cañería sería: 3'06403E, la que podría
significar lo siguiente: 3’- diámetro, 0- clase de fluido, 6- área de ubicación, 403- número de
línea, E- especificación de la cañería.

El Instituto Argentino del Petróleo (IAP), en su recomendación IAP-IP-1.01, propone el


siguiente contenido para el diagrama de flujo de proceso:

2-1.- Información

- Cada equipo tendrá su designación y su número.

- Se indicarán las presiones, temperaturas, cantidades, pesos, pesos específicos y demás datos
físicos importantes para las condiciones de diseño.

- Si el diagrama de flujo de proceso es válido para diferentes operaciones, estas serán


distinguidas por medio de diferencias alfabéticas.

- Se indicarán los servicios auxiliares y el balance de masa.

2-2.- Equipos

- Se indicarán en forma esquemática.

- Los intercambiadores de calor, bombas, compresores, etc., en paralelo o en serie, serán


indicados como una unidad.

- Se indicará el interior de los equipos solo si ello se requiere para una clara comprensión por
parte del equipo de trabajo.

2-3.- Información sobre equipos en particular

a) Columnas

- Diámetro interior y longitud.

- Presión normal de trabajo.

- Temperatura en las entradas y en las salidas.

- Número de platos.

- Ubicación aproximada de las líneas de entrada y salida.

- Se dibujarán en forma esquemática las partes internas especiales.

91
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

b) Recipientes

- Diámetro interior y longitud.

- Presión normal de trabajo.

- Temperatura en las entradas y en las salidas.

- Ubicación aproximada de las líneas de entrada y salida.

- Se dibujarán en forma esquemática las partes internas especiales.

c) Intercambiadores de calor

- Carga calórica total.

- Temperatura en las entradas y salidas.

d) Bombas

- Fluido.

- Caudal.

- Temperatura.

- Altura diferencial.

e) Compresores y soplantes

- Fluido.

- Caudal.

- Temperatura.

- Presión diferencial.

f) Hornos

- Calor absorbido en cada sección.

- Caudal.

- Temperatura de entrada y salida.

g) Mezcladores

92
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

- Tipo

- Potencia absorbida

h) Reactores

- Diámetro interior y longitud.

- Presión normal de trabajo.

- Se indicará si se requiere encamisado o intercambiadores de calor internos o externos.

- Se dibujarán en forma esquemática las partes internas especiales.

i) Separadores

- Se dibujarán en forma esquemática las partes internas especiales.

j) Tanques

- Volumen nominal.

- Serán indicados los requerimientos especiales, por ejemplo, mezcladores, calefacción, etc.

k) Equipos varios

- Se indicarán los requerimientos específicos.

l) Líneas de proceso y servicios auxiliares.

- Las líneas de proceso se dibujarán con trazo grueso.

- Las líneas de servicios auxiliares se mostrarán únicamente donde entran o salen de un equipo.

- Se indicara la dirección del flujo en cada línea.

- Cada línea de proceso llevará una nomenclatura que permita individualizarla en el cuadro de
balance de masa.

m) Cuadro de balance de masa

- Se agregará un cuadro de balance de masa, preferentemente al pie del diagrama de flujo de


proceso.

3.- DIAGRAMA DE CAÑERÍAS E INSTRUMENTOS (IAP-IP-1.02)

93
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

El diagrama de cañerías e instrumentos, también llamado P&I, debe ser completo, incluyendo
todos los equipos, válvulas, recipientes, instrumentos, cañerías de proceso auxiliares y de ser-
vicios, con su correspondiente numeración, diámetro, designación del servicio, clase de material
y sentido del flujo. Incluirá además todas las exigencias particulares del proceso que puedan
afectar la ubicación de los equipos o el tendido de las cañerías (Fig. 3 y 4).
Este diagrama es la principal fuente de información para los grupos de diseño de cañerías,
electricidad, estructuras, mecánica, etc.

La información contenida en el diagrama de cañerías e instrumentos debe ser normalizada para


evitar confusiones a los especialistas de las distintas disciplinas que lo utilizan.

Para facilitar la lectura del PI es posible representar las líneas de servicios en un diagrama
separado del que contiene las líneas de proceso.

Cuando un diagrama de cañerías e instrumentos debe realizarse por partes, las líneas que
pasen de un plano a otro se mantendrán a la misma altura para facilitar su seguimiento.

Se deben representar todos los equipos, incluidos los de reserva, para lo que se emplearán
símbolos cuya forma se asemeje a los mismos.

Estos diagramas no se dibujan a escala, pero deben mantenerse las proporciones dentro de lo
posible.

La información esencial del equipo debe figurar junto a la representación del mismo. La misma
incluirá: identificación, dimensiones, condiciones de diseño, etc. En el diagrama se indicarán
todas las conexiones y accesorios de los equipos que no formen parte de los planos de los mis-
mos.

Absolutamente todas las líneas de proceso y de servicios (auxiliares) se deben dibujar en este
diagrama.

En todas ellas se indicará mediante flechas las direcciones del flujo, debiendo dibujar además,
los drenajes, venteos, válvulas, etc. de las mismas.

Todas las líneas tendrán una identificación que dará información sobre: número de línea,
diámetro, material, espesor, bridas, producto que circula, presión y temperatura.

Todos los instrumentos individuales e instalaciones de control deben incluirse en el diagrama


junto con la identificación correspondiente. Los símbolos a emplearse deben ser normalizados.

Otros planos que se utilizan para confeccionar los planos de cañerías en plantas de proceso son:

4.- Planta General.

Es el plano básico para el desarrollo de la planta. Establece la ubicación de las diferentes


unidades de proceso y servicios como así también edificios administrativos, auxiliares,
almacenes, etc.

94
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

En este plano se indican las calles de acceso y de circulación interiores. En la Fig. 5 se muestra
una planta general.

95
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 3.- Diagrama de Cañerías e Instrumentos

96
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 4.- Diagrama de Cañerías e Instrumentos

97
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 5.- Planta General

5.- Plot Plan

En este plano se indica en forma tentativa la ubicación aproximada de los equipos, áreas
principales de mantenimiento, ubicación de parrales y plataformas, niveles de pisos, escaleras ,
etc. Es el plano más importante para el desarrollo del proyecto (Fig. 6).

6.- Planos de equipos y recipientes

Deben incluir todos los equipos del proyecto: bombas, compresores, agitadores, reactores,
hornos, recipientes, intercambiadores, etc.

En el caso de los recipientes se requiere la información detallada que los defina completamente.

Además de los planos antes nombrados, se requiere para confeccionar los planos de cañerías
otros documentos, tales como las especificaciones técnicas de todos los equipos, listas de
líneas, equipos y motores, etc.

7.- PLANOS DE CAÑERÍAS

En estos planos se representa en escala los tendidos de cañerías incluidos en el proyecto. Los
planos de cañerías pueden ser:

- Planos de plantas
- Planos de elevación
- Isometrías

98
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 6.- Plot-Plan


99
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 7.- Planta de Cañerías


100
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

7.1.- Planos de planta.

Los planos de planta de cañerías son una vista superior de las mismas (Fig. 7).

Se deben ejecutar tantos planos de planta, en la escala adecuada, como sean necesarios para
poder definir perfectamente las líneas a representar.

Normalmente las cañerías de proceso de Æ 1,5" y mayores y las de servicios de Æ 2" y


mayores se dibujan y dimensionan completamente en los planos de planta. Las de diámetro
menor se dibujan y dimensionan en los planos de planta si son colectores principales o se
agrupan en paquetes, del resto de las líneas solo se dibuja la acometida y se interrumpe la línea.
El tendido tentativo de estas líneas menores se indicará en las isometrías. Los diámetros indi-
cados como límite varían de acuerdo al tipo y tamaño de la planta.

Fig. 8.- Plano Isométrico

Las cañerías se dibujan en forma esquemática, con línea simple, para caños de hasta Æ 305
mm (12") y con línea doble para caños de Æ 356 mm (14") y mayores, según la norma IRAM
2503.

Además de todas las líneas con sus válvulas y accesorios, las plantas de cañerías deben mostrar:

- Las líneas principales de referencia (con sus coordenadas) tales como: límites de área, límites
de plano, vías de circulación, construcciones, etc.

- Todos los equipos en forma esquemática, con identificación y coordenadas de ubicación.

- Construcciones diversas, como bases plataformas, escaleras, etc., las que se representarán sin
indicar dimensiones.

101
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

En los planos de planta debe constar siempre la orientación (norte del proyecto), los límites
alcanzados por el plano con indicación de coordenadas y la identificación de los planos
adyacentes.

Para cañerías ubicadas fuera del área de proceso, los planos de planta siguen, en líneas
generales, las mismas reglas o convenciones que se aplican dentro de estas áreas. No obstante
deben ser considerados en forma particular aquellos casos en que las cañerías recorren
distancias grandes y presentan pocos detalles particulares.

Las escalas adoptadas para estos planos deben ser las adecuadas para que la representación
muestre con claridad los detalles de las instalaciones. Las escalas más usuales para la ejecución
de las plantas de cañerías son:

- Areas de proceso 1:20 y 1:50


- Areas de servicio 1:20 y 1:50
- Areas fuera de proceso 1:50; 1:100 y 1:200
- Detalles 1:10 y 1:20

En los planos de planta de cañerías se deben indicar los números de otros documentos
utilizados como referencia.

7.2.- Planos de elevación.

Los planos de elevación de cañerías son una vista anterior de la instalación. Estos se hacen
únicamente como complemento de los planos de planta para dar mayor claridad a la
información y solo en el caso de ser necesario. Para la elaboración de estos dibujos se siguen
las mismas reglas que para los planos de planta.

7.3.- Planos isométricos (isometrías).

En estos planos se representan las cañerías en perspectiva isométrica, sin escala y con una sola
línea de trazo grueso. Son los planos constructivos utilizados para fabricar y montar las cañe-
rías, por lo que contienen la información necesaria y suficiente de todos los elementos de la
misma, es decir que se encuentran completamente acotados, con la indicación de altura de
ubicación (elevación) de por lo menos un tramo (Fig. 8-).

La ubicación de las cañerías representadas en isometría se hace con referencia a algún punto de
la planta. En el caso de cañerías conectadas a equipos su ubicación se refiere a columnas de
edificios o parrales.

Estos planos incluyen todos los componentes propios de las cañerías, así como los instrumentos
instalados en las mismas con su correspondiente designación.

Las isometrías representan y dimensionan totalmente, en forma espacial, la configuración


completa de cada línea, independientemente de estar localizada en uno o mas planos de planta.

Cada línea se representa en una misma isometría, pudiendo estar dibujada en más de una hoja.

102
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Sobre uno de los tramos de la línea representada se debe colocar la identificación completa de
la misma y el sentido del flujo.

Cuando se trate de líneas con aislación, se indicaran las mismas mediante símbolos normaliza-
dos.

Todas las isometrías deben dibujarse con el norte de planta en la misma dirección y sentido. Se
debe efectuar la aclaración correspondiente cuando en una línea se incluyan elementos que no
están indicados en la Especificación de Cañerías para ese proyecto.

Cuando una línea pase por más de un área se confeccionará una isometría por área.

Si la isometría de una línea se dibuja en más de un plano, en cada plano se debe colocar el nú-
mero de aquel en el que continúa.

En la Figs. 9 y 10 se muestra la representación en planta, elevación e isometrías de la misma


instalación.

103
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 9.- Planta de Cañerías

104
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

Fig. 10.- Planos de Elevación e Isométricos de Cañerías

105
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II Capítulo V

7.4.- Otros planos de cañerías

Los planos de planta, de elevación y los isométricos se completan con otros documentos, entre
los que tenemos:

- Planos de prefabricación. En ellos se representan partes de una cañería que se construirá en


el taller. Estas partes se unirán luego en el lugar de montaje de la planta. Los planos de
prefabricación son planos de taller.

- Planos de ubicación de soportes. En ellos se indican mediante símbolos la ubicación de los


soportes de cañerías.

- Planos de soportes. Son los planos que se utilizan para la construcción de todos los tipos de
soportes de cañerías.

8.- SÍMBOLOS PARA CAÑERÍAS Y ACCESORIOS

La norma IRAM 2503, en su primera parte, establece los símbolos para representar en planos
industriales las cañerías y sus accesorios.

Los símbolos no determinan tamaño, material o especificaciones de sus dimensiones y


características, a tal fin deberá consultarse las normas correspondientes.

La norma IRAM 2510, en su primera parte, establece los símbolos para la representación en
planos industriales de válvulas empleadas en cañerías para la conducción de fluidos.

106
CAÑERÍAS Y ACCESORIOS...
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

1
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

2
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

3
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

4
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

5
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

6
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

7
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

8
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

9
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

10
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

11
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

12
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

13
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

14
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

15
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

16
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

17
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

18
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

19
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

20
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

21
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

22
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

23
SIAEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

24
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

25
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

26
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

27
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

28
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

29
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

30
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

31
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

32
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

33
DISEÑO II SÍMBOLOS PARA ACCESORIOS DE CAÑERÍAS

34
DISEÑO II Capítulo VI

Capítulo VI

DESARROLLOS

1.- Introducción

Los objetos tales como cajas, conductos metálicos, codos, canaletas, etc., se fabrican de chapas
cortadas de tal manera que cuando se pliegan o enrollan, toman la forma deseada.

El trazado de la superficie completa de un objeto se denomina desarrollo o patrón.

El desarrollo de la superficie de un objeto, limitado por planos, puede ser obtenido haciendo
girar el objeto, como se ilustra en la Fig. 1, de manera que la misma se extienda sobre un plano.

Fig. 1

En la práctica, para dibujar la superficie desarrollada de un objeto, se dibujan sus caras, en


tamaño real, una a continuación de otra, con sus aristas comunes superpuestas.

Las superficies de los conos y cilindros pueden "desenrollarse" también sobre un plano.

El desarrollo de un cilindro recto es un rectángulo, cuyo ancho es igual a la altura del cilindro y
que tiene una longitud igual al desarrollo de la circunferencia (p x D).

El desarrollo de un cono circular recto es un sector de círculo, cuyo radio es igual a la gene-
ratriz del cono y su arco tiene una longitud igual a la circunferencia de su base.

Las superficies alabeadas y de curvatura doble no pueden ser desarrolladas de una manera
exacta, pero se las puede desarrollar por algún método aproximado. Estos métodos, para los
fines prácticos son suficientemente precisos, si el material del cual esta hecha la lámina, admite
cierta deformación.

Las superficies planas y de curvatura simple, prismas, pirámides, cilindros y conos, que se
pueden desarrollar con exactitud, se conocen como superficies desarrollables. Las superficies
107
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

alabeadas y de curvatura doble, que solo se pueden desarrollar en forma aproximada, se dicen
que no son desarrollables.

2.- Desarrollos prácticos

Cuando se desea dibujar un desarrollo, primero se obtienen las proyecciones ortogonales del
objeto y luego se realiza el dibujo del desarrollo para mostrar la forma completa de la
superficie.

En muchos dibujos industriales, debe incluirse un desarrollo para proporcionar la información


necesaria para hacer la plantilla, mediante la que se realizará el corte de la hoja de metal según
la forma deseada.

3.- Desarrollo de líneas rectas

Se denomina así al desarrollo de un objeto que tiene superficies planas.

Fig. 2

Conociéndose la forma verdadera de las caras del objeto se pueden trazar en orden sucesivo.

En la Fig. 2, donde se ilustra el desarrollo de una caja rectangular con fondo y cuatro paredes
planas. Nótese que todas las líneas de la superficie desarrollada son rectas.

4.- Desarrollos de líneas paralelas

La superficie lateral o superficie curva de un objeto cilíndrico, es desarrollable ya que es una


superficie curva sencilla de radio constante.

La técnica de desarrollo que se sigue para objetos de esta forma se denomina desarrollo de lí-
neas paralelas.

108
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Fig. 3

En la Fig. 3 se muestra el desarrollo de un prisma hexagonal truncado.

Fig. 4

La Fig. 4 ilustra el desarrollo de la superficie lateral de un cilindro sin fondo.

El ancho del desarrollo es igual a la longitud de la circunferencia de la base del cilindro (p x D),
más el material para la costura de unión y su altura es igual a la altura del cilindro.

En la Fig. 4 se ha representado, además, el desarrollo de un cilindro cuya parte superior ha sido


truncada con un plano inclinado respecto de su eje (la mitad de un codo de 90 grados de dos
gajos o piezas).

Para trazar la curva del desarrollo se determinan puntos de la misma, como se muestra en la
figura.

En la Fig. 5 se muestra el desarrollo de un codo de 4 gajos o piezas, indicándose el método


para su trazado.
109
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Fig. 5

5.- Determinación de la longitud real de una línea

Si una línea recta es oblicua respecto de los tres planos de proyección, ninguna de sus proyec-
ciones mostrará su longitud real.

En el dibujo industrial es con frecuencia necesario determinar la longitud real de una línea
cuando se dibuja el desarrollo de una superficie.

Estas longitudes aparecen acortadas en todas las vistas principales.

El procedimiento práctico es hacer girar la línea oblicua hasta una posición paralela al plano de
dibujo, con lo que la proyección sobre este plano resulta de la misma longitud de la línea.

En la Fig. 6 esto se ilustra para la arista AB de la pirámide. AB es oblicua respecto de los pla-
nos de proyección y sus proyecciones son de tamaño reducido.

Si se imagina que esta arista es girada hasta que se vuelva paralela al plano frontal, la
proyección ab en la vista anterior será de la misma longitud que la real de AB.

Aquí se puede observar que la longitud real de una línea es igual a la de la hipotenusa de un
triángulo rectángulo, cuya altura es igual a la altura del cuerpo y cuya base es igual a la pro-
yección horizontal de la línea. Por esta razón se construye el triángulo denominado de longitu-
des reales.

6.- Triangulación

Las superficies no desarrollables se pueden desarrollar aproximadamente suponiendo que se


componen de una serie de superficies triangulares, unidas por los lados en común hasta com-
pletar el desarrollo.

Esta forma de desarrollo se conoce como triangulación.


110
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Fig. 6

Fig. 7

6.1.- Desarrollo de un cono (Fig. 7)

111
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Las dos dimensiones necesarias para realizar el desarrollo de un cono son las longitudes de la
generatriz y de la circunferencia de su base.
El desarrollo de un cono recto (simétrico alrededor del eje vertical) es un sector de círculo. El
radio de este sector es la generatriz del cono y la longitud del arco del sector es igual a la longi-
tud circunferencia de la base del cono.

Se dibujan las vistas frontal y superior del cono. La base del cono se divide en un número de
partes iguales, las que se transportan a la vista frontal, en este caso 12.

La longitud de las cuerdas entre estos puntos se usa para dividir el arco de desarrollo. El radio
del desarrollo tiene la longitud de la generatriz.

El desarrollo de un cono truncado es equivalente al desarrollo del cono total, menos el


desarrollo de la parte faltante, como se ilustra en la Fig. 8.

Fig. 8

En el caso de los conos truncados a un ángulo dado, con respecto a la base, la forma superior
del desarrollo no tiene un radio constante, sino que es una elipse que se debe trazar determi-
nando algunos de sus puntos.

Las divisiones hechas en la vista superior del cono se proyectan hacia la base en la vista ante-
rior, desde esos puntos se trazan líneas hasta el vértice del cono.

La longitud verdadera de estas líneas se obtiene solamente cuando su posición es paralela al


plano de dibujo.

Por lo tanto, los puntos donde ellas cortan la línea por la cual se trunca el cono, se trasladan
paralelamente a la base, hacia la línea exterior en la cual se ve su longitud verdadera.

112
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Desde los puntos en que se ha dividido la circunferencia se trazan líneas al punto central. La
longitud verdadera de cada línea se toma de la vista anterior y se traza en la línea correspon-
diente del desarrollo.

La superficie superior no es un círculo, la forma de ésta también debe determinarse estable-


ciendo algunos de los puntos de su perímetro.

Las medidas en cada caso se toman en la vista superior. Uniendo estos puntos se obtiene la
forma de la superficie superior.

Desarrollo de un cono oblicuo (Fig. 9):

Generalmente el desarrollo de un cono oblicuo se elabora por el método de triangulación. La


base del cono se divide en un número conveniente de partes iguales, que se dibujan en la vista
superior y se proyectan a la vista frontal.

Fig. 9

Las longitudes verdaderas de las líneas auxiliares no aparecen ni en la vista anterior ni en la


superior. Pero son iguales a la longitud de la hipotenusa de un triángulo rectángulo que tiene un
cateto igual a la longitud de la línea proyectada en la vista frontal y el otro cateto igual a la
longitud de la misma proyectada en la vista superior. Cuando se desea obtener la longitud ver-
dadera de estas generatrices o elementos, se dibuja un diagrama de longitudes reales, adyacente
a la vista anterior.

El desarrollo se construye como sigue: con O como centro y un radio igual a la longitud ver-
dadera O-6 se traza un arco.

Con el punto 7 como centro y un radio igual a la distancia 6-7 de la vista superior, se traza un
segundo arco que corta al primero en 6. A continuación se traza el elemento O-6 en el desarro-
113
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

llo, con O como centro y con un radio igual a la longitud verdadera O-5 se traza un arco. Con
el punto 6 como centro y con un radio igual a la distancia 5-6 de la vista superior se traza un
segundo arco que corta al anterior de 5, luego se traza el elemento O-5 del desarrollo, este pro-
cedimiento se repite hasta encontrar todas las líneas en el desarrollo.

Desarrollo de una pieza de transición (Fig. 10):

Para construir el desarrollo, primero se deben conocer la longitud verdadera de las líneas O-1;
O-2; etc. La longitud verdadera de las líneas de bordes es igual a la hipotenusa de un triángulo
rectángulo que tiene un cateto igual a la proyección en la vista superior de la línea de borde y el
otro cateto igual a la altura del borde proyectado en la vista anterior.

Fig. 10

Como solamente se requiere la verdadera longitud de una sola línea, se puede desarrollar direc-
tamente en la vista frontal en lugar de hacer un diagrama separado de líneas de longitud verda-
dera.

Con O en la vista superior como centro, y con un radio igual a la distancia O-2 se traza un arco
desde el punto 2. Luego se proyecta verticalmente una línea hacia la vista anterior hasta cortar
la línea de base.

La línea O-R es la longitud verdadera de los bordes.

El desarrollo se construye como sigue: con O como centro (que corresponde al vértice) y con
un radio igual a la longitud verdadera OR se traza un arco.

Del punto O se baja una perpendicular que corta al arco en el punto 2. Con un radio igual a la
longitud verdadera Or se traza un arco con centro en O.
Con centro en el punto 2 y con un radio igual a la longitud 2-3 de la vista superior se traza un
arco que corte al arco de radio O-R en 3, uniendo luego este punto con O se encuentra el
elemento 3-7. Así, sucesivamente se van encontrando los demás elementos.

114
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Desarrollo de una pieza de transición centrada cuadrado-redondo (Fig. 11):

La superficie exterior de esta pieza está compuesta por cuatro triángulo isósceles, cuyas bases
forman la base cuadrada de la pieza y cuatro superficies cónicas que son partes de conos obli-
cuos.

Fig. 11

No es difícil desarrollar este tipo de piezas de transición porque, como toda superficie se
"puede descomponer" en superficies componentes, el desarrollo puede ser construido desa-
rrollando el primero de los componentes y luego los demás en forma sucesiva y por separado.

Las superficies se desarrollan alrededor de la pieza en sentido horario (es una convención para
trabajar en forma ordenada y no confundirse) de manera que cada pieza sucesiva queda unida a
la anterior por su elemento común.

En la figura los triángulos 1D2, 1A4, 4J3 y 3G2 se muestran claramente en la vista superior.
Los vértices de las superficies cónicas están situados en las esquinas de la base.

Antes de comenzar el desarrollo, es necesario determinar las longitudes verdaderas constru-


yendo un diagrama de longitudes reales, como se explico cuando se trazo el desarrollo de un
cono oblicuo.

Las longitudes verdaderas de las aristas de la base inferior (1-4, 4-3, 3-2, 2-1) y las longitudes
verdaderas (A-B, B-C, C-D, etc.) de la cuerdas de los arcos cortos de la base superior, se
muestra junto a la vista anterior.

El desarrollo se construye de la siguiente manera.

Primero, se construye el triángulo, 1A5, utilizando la longitud 1-5 tomada de la vista anterior y
las longitudes reales del diagrama. A continuación, utilizando el método explicado para la
115
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

construcción del desarrollo de un cono oblicuo, se desarrolla la superficie cónica cuyo vértice
esta en 1.
Después se añade el triángulo 1D2 y así sucesivamente, hasta que se hayan dibujado todas las
superficies componentes.

Desarrollo de una pieza de transición descentrada rectangular-redondo (Fig. 12):

El desarrollo de la pieza de transición ilustrada, se construye de manera similar a la anterior, ex-


cepto que todos los elementos son de diferente longitud.

Para mayor claridad se dibujan 4 diagramas de longitudes reales.

Fig. 12

Desarrollo de una pieza de transición para conectar dos tuberías circulares (Fig. 13):

El desarrollo de la pieza de transición para conectar dos tuberías circulares es similar al desa-
rrollo de un cono oblicuo, excepto que en este caso el cono es truncado.

El vértice del cono O se localiza dibujando los diámetros de las tuberías en sus posiciones ade-
cuadas y extendiendo las líneas radiales 1-1 y 7-7 hasta encontrar el punto O.

Primero se hace el desarrollo completo del cono y luego se remueve la parte superior.

116
DESARROLLOS
DISEÑO II Capítulo VI

Fig. 13

117
DESARROLLOS
DISEÑO II ÍNDICE

ÍNDICE

TEMA PÁGINA

Capítulo I - LECTURA e INTERPRETACIÓN de PLANOS


Introducción 1
Desintegración en cuerpos elementales 1
Integración mediante cuerpos elementales 2
Definición de cuerpos por las superficies que los limitan 3
Lectura de las vistas 3
Interpretación de las líneas que forman un dibujo 5
Tangencia entre planos y superficies curvas 6
Elección de las vistas necesarias para representar una pieza 8
Lectura oral de planos 9
Simplificaciones gráficas 11
Representación de piezas fundidas, forjadas y mecanizadas
Introducción 20
Ángulo de salida 22
Espesor y forma de las piezas fundidas 22
Apoyos para elementos de unión 23
Sobreespesor de mecanización 24
Diseño de elementos de máquinas
Engranajes 25
Sistema cicloidal 26
Levas 27
Trazado del contorno de una leva 29

Capítulo II - DIBUJO a PULSO


Introducción 31
Líneas rectas 32
Circunferencias y arcos 34
Elipses 35
Etapas en la ejecución de los croquis 35
Preparación para el trazado del croquis 36
Dibujo de la pieza 36
Bosquejos en perspectiva 37

Capítulo III - DIBUJOS de CONJUNTO y DESPIEZO


Dibujos de conjunto 41
Clasificación 42
Dibujos de conjunto de diseño 42
Dibujos de conjuntos generales 42
Dibujos de conjunto de taller 44
Dibujos de conjunto de contornos 45
Acoplamiento de piezas conjugadas 46
119
DISEÑO II ÍNDICE

Superficies conjugadas cilíndricas 46


Superficies conjugadas cónicas 47
Superficies conjugadas esféricas 47
Superficies conjugadas planas 48
Ejecución de dibujos de conjunto 48
Lectura de dibujos de conjunto 49
Despiezo de dibujos de conjunto 49

Capítulo IV - INSTALACIONES ELÉCTRICAS


Generalidades 51
Tipos de planos 51
Planos de planta elevación y cortes 51
Planta general 51
Planos de instalación 51
Planos de planta 51
Planos de elevación 52
Planos funcionales 52
Símbolos funcionales 53
Plano general 54
Plano de funcionamiento 54
Plano de circuitos 54
Esquemas explicativos 56
Esquemas de funcionamiento 56
Esquemas desarrollados 57
Designación de aparatos y sus componentes 58
Esquemas de realización 58
Esquemas de conexiones 59
Esquemas unifilares y multifilares 60
Tabla I 62
Tabla II 75
Tabla III 87

Capítulo V - CAÑERÍAS y ACCESORIOS para la CONDUCCIÓN de


FLUIDOS
Introducción 89
Diagrama de flujo 90
Información 91
Equipos 91
Información sobre equipos en particular 91
Diagrama de cañerías e instrumentos 93
Planta general 94
Plot Plan 97
Planos de equipos y recipientes 97
Planos de cañerías 97
Planos de elevación 102
Planos isométricos (isometrías) 102
Símbolos para cañerías y accesorios 106

Capítulo VI - DESARROLLOS

120
DISEÑO II ÍNDICE

Introducción 107
Desarrollos prácticos 108
Desarrollo de líneas rectas 108
Desarrollos de líneas paralelas 108
Determinación de la longitud de una recta 110
Triangulación 110
Desarrollo de un cono 111
Desarrollo de un cono oblicuo 113
Desarrollo de una pieza de transición 114
Desarrollo de una pieza de transición centrada cuadrado - redondo 115
Desarrollo de una pieza de transición descentrada rectangular - redondo 116
Desarrollo de una pieza para conectar dos tuberías circulares 116

Índice 119

121