Вы находитесь на странице: 1из 11

Informe de los

Derechos Humanos

Directora:

Comunidad:

Distrito Escolar: # 4
La Masica Atlántida
INTRODUCCIÓN

El ser humano tiene unas características que lo determinan a ser racional y


diferéncialo de brutales bestias o de los seres irracionales; lo cual ha olvidado el
hombre al transcurrir los tiempos hasta la actualidad, pues se recargara los hechos
monstruosos realizados por el hombre.

Lo cual nos ha llevado a replantear el conocimiento humano porque ya no somos


capaces de respetar la misma especie humana; como afirman muchos "el hombre
es depredador de sí mismo".

Por lo cual en este trabajo se tratara como la humanidad al pasar los tiempos ha
tenido que establecer normas para establecer que el hombre tiene tanto derechos
como deberes, que son inherentes a él, pero al no estar establecidos se hicieron
horrores con el hombre sin por dar su dignidad.
OBJETIVOS

 Conocer y analizar el marco conceptual de los derechos humanos y las

diferentes corrientes que dan cuenta del problema de su fundamentación y de

su vigencia, así como conocer los sistemas y mecanismos regionales e

internacionales de protección de los derechos humanos.

 Contribuir a la protección y el fomento de los derechos humanos a través de la

acción tanto inmediato como a largo plazo.

 Capacitar a la población para que reivindique y exija sus derechos humanos.


¿QUÉ SON LOS DERECHOS HUMANOS?

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin
distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o
étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos
derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son
interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y


garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional
consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional.
El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que
tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de
abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger
los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos.

Universales e inalienables

El principio de la universalidad de los derechos humanos es la piedra angular del


derecho internacional de los derechos humanos. Este principio, tal como se
destacara inicialmente en la Declaración Universal de Derechos Humanos, se ha
reiterado en numerosos convenios, declaraciones y resoluciones internacionales de
derechos humanos. En la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada
en Viena en 1993, por ejemplo, se dispuso que todos los Estados tenían el deber,
independientemente de sus sistemas políticos, económicos y culturales, de
promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Interdependientes e indivisibles

Todos los derechos humanos, sean éstos los derechos civiles y políticos, como el
derecho a la vida, la igualdad ante la ley y la libertad de expresión; los derechos
económicos, sociales y culturales, como el derecho al trabajo, la seguridad social y
la educación; o los derechos colectivos, como los derechos al desarrollo y la libre
determinación, todos son derechos indivisibles, interrelacionados e
interdependientes. El avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma
manera, la privación de un derecho afecta negativamente a los demás.

Iguales y no discriminatorios

La no discriminación es un principio transversal en el derecho internacional de


derechos humanos. Está presente en todos los principales tratados de derechos
humanos y constituye el tema central de algunas convenciones internacionales
como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de
Discriminación Racial y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer.

El principio se aplica a toda persona en relación con todos los derechos humanos y
las libertades, y prohíbe la discriminación sobre la base de una lista no exhaustiva
de categorías tales como sexo, raza, color, y así sucesivamente. El principio de la
no discriminación se complementa con el principio de igualdad, como lo estipula el
artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Todos los seres
humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Derechos y obligaciones

Los derechos humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados
asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de
respetar, proteger y realizar los derechos humanos . La obligación de respetarlos
significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los
derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de protegerlos exige que los
Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos.
La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas
positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos. En el plano
individual, así como debemos hacer respetar nuestros derechos humanos, también
debemos respetar los derechos humanos de los demás.
Los derechos humanos establecen las condiciones indispensables para garantizar
la dignidad humana y hacer posible que las personas vivan en un entorno de
libertad, justicia y paz. Hablan del principio de igualdad, del derecho a la vida y a no
sufrir torturas, del asilo, de la libertad de expresión y de conciencia, pero también
de la educación, la vivienda y del acceso a la salud y a la cultura.

Los derechos humanos engloban derechos y obligaciones inherentes a todos los


seres humanos que nadie, ni el más poderoso de los Gobiernos, tiene autoridad
para negarnos. No hacen distinción de sexo, nacionalidad, lugar de residencia,
origen nacional o étnico, color, religión, lengua, edad, partido político o condición
social, cultural o económica. Son universales, indivisibles e interdependientes.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) fue proclamada


por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París de 1948, tras los sucesos
ocuridos antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Los 30 artículos
constituyen el marco de referencia al que deberían ajustarse todas las leyes y
actuaciones políticas. A pesar de que los Estados y la comunidad internacional
deben garantizar el ejercicio de estos derechos, en muchos lugares del mundo se
vulneran todos los días en la calle, en las cárceles, en los campos de refugiados, en
las fábricas, en los hogares...

Los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos incluyen los


derechos básicos que toda persona debe disfrutar para tener una vida digna. Se
dividen en:

Derechos civiles y políticos

Todos los derechos civiles y políticos garantizan nuestra capacidad para participar
en la vida civil y política en condiciones de igualdad. Nadie (ni el Estado, ni una
empresa, ni un grupo o una persona) puede privarnos de ellos. Nacemos libres e
iguales en dignidad y derechos. Tenemos:
 Derecho a la vida. Todos los seres humanos tenemos derecho a vivir libres
y con seguridad. Nadie tiene derecho a privar de vida a otra persona y, sin
embargo, todavía hay países donde se practica la pena de muerte. En
Amnistía trabajamos para poner fin a las ejecuciones y abolir la pena capital
en todo el mundo y en toda circunstancia, por ello celebramos recientemente
que la Corte Suprema de Delaware (EE.UU.) declarara inconstitucional la
pena de muerte y convirtiera este estado en el número 19 del país en abolir
la pena capital. Otros 12 no han llevado a cabo ejecuciones en 10 años o
más, lo que refleja la tendencia a abandonar esta práctica en EE.UU. En
Kenia, su presidente, Uhuru Kenyatta, conmutó las 2.747 condenas a muerte
existentes en el país por prisión perpetua. Fue una gran noticia. El siguiente
paso es abolir la pena de muerte para la posteridad.

 Derecho a la no discriminación. Todo hombre, mujer, niño y niña tienen


como derecho a estar libres de discriminación. En Arabia Saudí, por ejemplo,
las mujeres siguen estando discriminadas en la ley y en la práctica. Su papel
es testimonial y supeditado a la voluntad del hombre. Amnistía trabaja para
que esto cambie. En uno de los últimos cambios conseguidos el rey saudí
dio luz verde a una revolucionaria reforma: ¡las mujeres podrán conducir en
Arabia Saudí! El único país del mundo en el que se les prohibía.

 Derecho a no ser sometido ni sometida a esclavitud ni servidumbre. Hay


Estados, empresas y grupos armados, entre otros agentes, que no lo
respetan. Paul, de 14 años de edad y huérfano, empezó en la minería a los
12 y explicó al equipo de investigación de Amnistía que, debido al largo
tiempo que pasaba bajo tierra, se encontraba siempre enfermo: “Pasaba 24
horas allí abajo, en los túneles. Llegaba por la mañana y me marchaba a la
mañana siguiente [...] Tenía que hacer mis necesidades allí abajo [...]".

 Derecho a no recibir daños ni torturas. La tortura sigue siendo un método


utilizado para aterrorizar y disuadir a personas de emprender acciones
consideradas “amenazantes” por muchos gobiernos.
CONCLUSIÓN

Los Derechos Humanos son la resultante de la Búsqueda de equidad entre los Hombres
del Mundo. Su promoción nos ha llevado a vernos de forma igual pero lamentablemente
siguen habiendo formas de acción que no permiten el libre desenvolvimiento de la persona.
Pero no solamente es esto, sino también es una forma de vida, que se traduce en la libertad
de opinión, de acción, entre otros logrando una pacífica interacción de las personas dentro
de una Sociedad.
Los Derechos Humanos son importantes en el sentido de igualdad de oportunidades y de
desarrollo, pero también implica que nosotros como hombres sepamos valorar ello y
promover la diversidad pero de manera pacífica, con verdadera justicia y un gran valor.