You are on page 1of 5

¿Qué es la inflamación pélvica crónica?

Es fundamental saber reconocer los síntomas de la enfermedad inflamatoria


pélvica y acudir al médico a que nos ponga un tratamiento para que no derive en
complicaciones mayores

Conocida como EIP por sus siglas (Enfermedad Inflamatoria Pélvica) es una
infección que suele estar causada por una bacteria o por una enfermedad de
transmisión sexual (ETS). El principal síntoma es el dolor en el bajo vientre que
no cede en un momento determinado, sino que está presente todo el tiempo.

En este artículo conocerás la respuesta a la pregunta de qué es la inflamación


pélvica crónica, así como también datos importantes para detectarla a tiempo.

Consultas frecuentes sobre la EIP

Muchas veces las mujeres no asisten al ginecólogo cuando les duele la


pelvis porque consideran que “es normal”, “en pocos días tendré mi período”,
“seguro que es porque estoy sentada todo el día”, etc.

Sin embargo, puede tratarse de una enfermedad como es la inflamaciónpélvica


crónica. Algunas preguntas habituales son:

¿Qué es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica?

La EIP es una infección que aparece en los órganos reproductivos, es decir,


trompas de Falopio, útero, ovarios, vagina y cuello del útero.

Ver también: El 60 por ciento de los casos de cáncer del útero se pueden
prevenir

¿Cuáles son las causas de la EIP?

Esta enfermedad suele estar causada por una enfermedad de transmisión sexual
(sobre todo clamidia y gonorrea) o una bacteria. En este último caso, puede
penetrar en el organismo tras:

 El parto

 Una biopsia de endometrio


 La inserción de un dispositivo intrauterino (DIU)

 Un aborto espontáneo, electivo o terapéutico

¿Quiénes pueden contraer EIP?

En realidad cualquier mujer es vulnerable de padecer una inflamación pélvica


crónica, sin embargo, los factores que aumentan el riesgo son:

 Relaciones sexuales no cuidadas

 Relaciones sexuales con muchas personas

 Si la pareja tiene una enfermedad de transmisión sexual (lo sepa o no)

 Si se ha tenido una enfermedad de transmisión sexual

 Comienzo de actividad sexual antes de los 20 años

 Colocarse un DIU

¿Cómo se contrae la EIP?

La enfermedad inflamatoria pélvica comienza como una infección en la vagina y en


el cuello del útero. Si no se trata usando antibióticos, esta enfermedad se
puede extender al endometrio (es decir, el revestimiento del útero) y
posteriormente a las trompas de Falopio, los ovarios, el útero y hasta el abdomen.

¿Cuáles son los principales síntomas de la EIP?

Cuando una mujer tiene inflamación pélvica crónica puede padecer:

 Dolor en la parte baja del abdomen

 Dolor en la zona inferior de la espalda

 Períodos menstruales muy prolongados (más de una semana)

 Menstruación excesiva
 Períodos menstruales muy dolorosos

 Calambres abdominales

 Manchados a lo largo del mes (fuera del período)

 Secreciones vaginales anormales

 Fiebre

 Náuseas

 Vómitos

 Dolores durante o después de las relaciones sexuales

 Dolor al realizarse un examen ginecológico

 Ardor al orinar

 Dolor al orinar

 Dolor al estar sentada

 Sensibilidad excesiva en la pelvis

 Escalofríos

 Fatiga anormal

 Falta de energía

 Micción frecuente

 Ausencia de menstruación o retrasos en el período

En muy pocos casos las mujeres tienen EIP sin presentar ninguno de estos
síntomas, pero se hace notable cuando hay embarazos ectópicos (fuera del útero) o
infertilidad.
¿Cómo se diagnostica la EIP?

El ginecólogo mandará realizar una serie de estudios para comprobar que se trata
de una enfermedad inflamatoria pélvica o cualquier otra patología. Básicamente
son 2 exámenes los solicitados por el médico:

 Pélvico

 De sangre

También puede llegar a solicitar un sonograma (prueba radiológica sin radiación)


para buscar evidencias de abscesos o complicaciones o bien una laparoscopia (una
cirugía pequeña que examina los órganos reproductivos y diagnostica
correctamente la enfermedad).

Vale la pena destacar que hacerse chequeos anuales completos es muy importantes
para detectar y tratar a tiempo todo tipo de enfermedades ginecológicas.

El Papanicolau y la colposcopia se pueden realizar desde el momento en que se


tiene la primera relación sexual y son estudios rápidos, sencillos e indoloros.
Pueden evitar muchos problemas y complicaciones futuras.

¿Cuál es el tratamiento de la EIP?

Todo depende de cuán avanzada esté la enfermedad. El médico puede optar por
un tratamiento ambulatorio o la internación. En la mayoría de los casos se
aplica una inyección con antibióticos, se indica consumir un medicamento
específico durante 2 semanas y recibir control médico posterior.

Si la paciente tiene EIP más grave puede ser hospitalizada, se le dan antibióticos
por vía intravenosa y pastillas vía oral. También se trata la causa de la
inflamación, por ejemplo, la gonorrea o la clamidia.
¿Es peligroso tener EIP?

Puede serlo si no es tratada como corresponde. Si forma tejido cicatricial en las


trompas de Falopio, por ejemplo, causa problemas para quedar embarazada o
hasta infertilidad.

Si quedan parcialmente obstruidos, el embarazo se puede formar fuera del útero


(ectópico). Si la infección es muy severa se puede realizar una cirugía para quitar
los tejidos u órganos dañados.

¿Cómo se puede prevenir la EIP?

Ya sea para no enfermarse o para no incurrir nuevamente en la enfermedad si ya


se ha tenido un episodio, es conveniente:

 No tener relaciones sexuales sin protección (siempre con


preservativo).

 No tener relaciones con personas que pueden estar infectadas con una ETS.

 Limitar la cantidad de parejas.

 No realizar duchas vaginales o baños de asiento porque la bacteria se puede


propagar y extender.

 No fumar.

 Consumir los antibióticos y seguir el tratamiento indicado por el médico.

 Prestar atención a los síntomas.

 Abstinencia sexual hasta recuperarse por completo.

 Exigir a futuras parejas realizarse un examen médico para detectar o


descartar ETS.

 Realizarse exámenes ginecológicos una vez al año.

 Lleva una dieta adecuada para que el sistema inmune esté fuerte y no
permita el avance de las bacterias o virus.