Вы находитесь на странице: 1из 9

“¿QUÉ ES LA CULTURA

VISUAL?”
NICHOLAS MIRZOEFF
Publicado el 19 enero, 2013 por arteeducativo5

0
Maria Garrido
Nickolas Mirzoeff nos informa y alerta en este texto sobre la
influencia que la cultura visual ejerce en la actualidad. La imagen
siempre ha sido utilizada por el hombre como medio transmisor
de información, pero podría decirse que ahora es la imagen quien
nos utiliza a nosotros, ¿qué queremos decir con esto?, la imagen
sigue siendo utilizada por las personas para comunicar un
mensaje, pero hoy en día, es manipulada por un grupo de
personas minoritario, para manipular a una gran multitud.

En la sociedad actual, la imagen ha desplazado notablemente al


texto, como medio transmisor, y no somos conscientes de que no
todo lo que nos enseñan es cierto, que debemos reflexionar y
contrastar las informaciones que nos transmiten, ya que hoy en
día le damos tanta credibilidad a la imagen, que olvidamos el
contexto y lo que hay detrás de ésta.

La imagen es una arma de manipulación brutal, es adornada,


cambiada, transformada en la mayoría de los casos para
comunicar un mensaje cargado de interés por parte de quien la
expone.

Debemos ser conscientes de las dimensiones que estamos


provocando que abarque la imagen, todo es imagen,
continuamente exponemos nuestra imagen a la sociedad, sin ser
conscientes de que la ponemos en manos de todos, y que puede
ser utilizada para cualquier finalidad, y debemos pararnos más a
reflexionar sobre la información que dejamos en manos de todos y
sobre las que llegan a nuestras manos.
Es indiscutible que la imagen ha sido un gran avance en lo que se
refiere a la comunicación a la sociedad, que es una herramienta
que nos facilita mucho la adquisición de la información, pero que
debe ser contrastada con otras fuentes de información, que no
podemos frenar nuestra capacidad de crítica, análisis y reflexión,
que hay más medios en los que encontrar datos.

En definitiva no podemos limitar nuestros conocimientos a la


visualización de una imagen, debemos usarla como un arma que
siendo unida a otras fuentes de información, y siendo procesada
por nuestras experiencias, conocimientos y a través del contraste,
podamos formular un conocimiento propio y no manipulable.

Beatriz Campano Tascone.

En “Una introducción a la cultura visual”, Nicholas Mirzoeff realiza


un análisis de la posmodernidad a partir de la cultura visual.
Recorre la historia de la imagen y la relación del hombre con ella
desde la representación de la perspectiva pictórica, pasando por la
era de la fotografía, hasta Internet y la representación virtual. Se
observa como la progresión de la imagen ha ido sustituyendo a la
realidad, se le da más importancia al ámbito visual que al textual,
la experiencia humana es más visual y está más visualizada que
antes, por lo que podemos decir que el mundo se ha convertido en
imagen.

Mirzoeff explica que la cultura visual propia de la posmodernidad,


lejos de acercarnos a la observación y comprensión de la realidad,
nos acerca a la vivencialdad o experiencia visual de la vida
cotidiana con el objetivo de captar nuestra atención. Todo se
transforma en imagen, ya preferimos que estrenen una película
antes que leer un libro, como por ejemplo con la película de “a 3
metros sobre el cielo”. Si leemos un libro nuestra mente está
abierta a mil posibilidades, somos nosotros mismos los que
vamos creando los lugares y los personajes. En las películas, es
todo lo contrario, todo viene dado, de ahí que muchas veces nos
decepcionen al no incluir aspectos que aportan información o
cualquier otra cosa.
Ahora bien, ¿todo es real?. Como bien sabemos, no siempre las
imágenes muestran la realidad en sí mismas, somos conscientes
que existen numerosos programas que nos permiten hacer
retoques en las fotos, introducir elementos… por ello, no todas las
imágenes son reales, por lo que llegamos al punto de pensar si
todo lo que se nos muestra es real o está manipulado. En este caso,
ya no podemos creer en una realidad única, sino que debemos
interpretar lo que se nos muestra, no todo lo que vemos es real.
De ahí que tenemos que ser críticos y reflexivos y no dejarnos
llevar ni estar sometidos a la presión que ejercen por ejemplo los
mass media en la sociedad. Éstos, han sido los causantes de la
suplantación de la imagen por los textos y los valores, podemos
ver como por internet gran número de personas pueden ver los
mismos programas, se pueden ver fotos de una persona que está a
cientos de kilómetros…. En la actualidad nuestras conductas están
relacionadas con los estímulos visuales que recibimos: a
televisión, las redes sociales, los anuncios… nos muestran
estereotipos, ideologías, modas, educación, etc. Casi todos
intentamos seguir la moda, todos hacemos lo mismo, por lo que
estamos en una sociedad del espectáculo, homogeneizada.
Vivimos en una sociedad global en la que los fenómenos que
ocurren en cualquier rincón llegan a nuestras casas, ya sean
hechos políticos, económicos… todo está conectado. La cultura
visual resulta indispensable en nuestra sociedad, lo que antes era
imposible ver, ahora ya no lo es.

Desde la educación tenemos un papel principal, no solo transmitir


conocimientos sino educar a los niños para que sean capaces de
pensar, de imaginar, de buscar su propio camino, de reflexionar
para que sean ellos mismos quienes se enfrenten a la realidad y no
se amolden a ella, que no se conformen con lo que se les da, sino
que se pregunten el porqué de las cosas, que contrasten la
información que les llega con otras fuentes…

Myriam Borrego
Este texto de Nicholas Mirzoeff, podemos decir que guarda
relación con el texto de Marcelo Colussi, “la cultura de la imagen
llegó para quedarse”, ya que ambos centran su tema en la
influencia de la “imagen”.
Estamos rodeados de imágenes, vivimos en una sociedad en la que
la imagen ha pasado a formar parte de nuestras vidas, es decir,
que la cultura visual forma parte de nuestras vidas. Hoy día,
estamos “conectados” a las nuevas tecnologías y lo que ellas
suponen. ¿Quién no ve la televisión?, ¿o usa internet? . Podemos
pasarnos horas consumiendo estos medios y no nos damos
cuenta. La televisión, por ejemplo, es un medio muy útil para
captar nuestra atención, mediante la publicidad o programas; sin
embargo, no debemos fiarnos de todo lo que dicen, ya que
cuentan una” verdad a medias”, según sus intereses. Pero, ¿es una
mayoría la que piensa que la televisión nos manipula? Obviamente
no, creemos que todo es cierto, que si sale en la televisión es
válido y no es así. Por ello, debemos pensar que estos medios
visuales se interesan porque seamos personas consumistas,
influenciadas por ellos.

Como dice Mirzoeff, “tendemos a visualizar las cosas que no son


visuales en sí mismas”, es decir plasmamos en imágenes todo lo
que nos rodea, ya que de este modo es más fácil entender la
“realidad” que cualquier texto que queramos transmitir a otra
persona.

En mi opinión creo que el problema no está en recibir esta


información de imágenes, sino en no contrastarla y analizarla de
manera que podamos comprobar que sea cierta. El problema es
que nos limitamos a recibir esa información y a darla como válida.
Lo que nos impide formarnos como personas críticas y reflexivas.

Además decir que es cierto que en la escuela, es conveniente el


uso de la imagen como medio de transmisor de conocimientos,
puesto que es más “atractiva” que el texto, por lo que es un buen
elemento motivador, pero esto no quiere decir que dejemos a un
segundo plano el texto sino que nos centremos en trabajar con
ambas.

En definitiva, me quedo con una frase que considero que lo dice


todo:
“Ver no es creer, sino interpretar. Las imágenes visuales tienen éxito
o fracasan en la medida en que podamos interpretarlas
satisfactoriamente.

Patricia Carmona
¿Ves arte cuando miras a tu alrededor?

Ante esta pregunta, habrá personas que puedan responder que si,
y personas que quizás digan que no. Pero ninguna de las dos
respuestas sería incorrecta bajo la concepción de la cultura visual.

Según la cultura visual, no existiría el molde perfecto donde se


confecciona el arte, sino que sería arte, todo aquello que por unas
causas u otras el hombre está sujeto a admirar. Por mucho que
existan imágenes diseñadas, expuestas y emitidas para crear
admiración e impacto en los destinatarios, a menudo esto no
ocurre.

En la sociedad en la que nos encontramos hoy día, donde podemos


encontrarnos tanto imágenes, esculturas, pinturas como todo tipo
de formas artísticas por las calles, el arte se ha ido elevando cada
vez más a algo abstracto e individual. Es decir, algo que solo la
misma persona puede identificar como arte y no tiene porque ser
un objeto que haya sido creado con ese fin. Según afirma Nicholas
Mirzoeff, la mayor parte de nuestra experiencia visual tiene lugar
fuera de estos momentos de observación formalmente
estructurados.

En este texto, al igual que en el de la cultura de la imagen llego


para quedarse, se nos alerta de que la imagen no en todos los
casos es algo real. Existen todo tipo de manipulaciones con las
imágenes y todo aquello que quieren mostrarnos a través de las
imágenes no es nada más que una copia de la verdadera
realidad. Por lo tanto, no debemos creer que todo lo que vemos a
través de los medios de comunicación es real, verídico y
aconsejable seguir.
La imagen en estos tiempos ha ocupado el papel principal en la
sociedad, ha desplazado a medios como la televisión, la radio e
incluso los medios escritos. Y es que a través de la imagen se
puede expresar de forma más sintética y comprimida el
significado, aunque por otro lado, es mucho menos verificable y
creíble que el resto de los medios. Los medios escritos necesitan
de una justificación y no pueden ser escritas cosas erróneas de
forma abierta, pero sin embargo, en el mundo de lo visual existe
mucho más el engaño y la manipulación.

Además desde mi punto de vista, las letras son más abiertas que
las imágenes. A través de la lectura podemos llegar a alcanzar
ideas más abiertas que con una imagen. La imagen delimita más la
imaginación.

De este texto de Nicholas Mirzoeff, podemos concluir que la


imagen no es todo lo que con ella se ve y se entiende, que con esta
concepción de cultura visual, podemos encontrar arte a través de
diferentes medios y que no podemos creer todo lo que vemos.
Aunque podamos captarlo todo, a través de los medios
audiovisuales con los que contamos en la actualidad, esto no
significa que sepamos toda la verdad.

Ver más no significa saber más.

Mª Teresa Caballero González

Desde sus inicios las imágenes han sido consideradas reflejos de la


realidad, por lo que pueden no mostrar la realidad verdadera en
sí. Ponemos el ejemplo del Mito de la Caverna de Platón. Dicho
autor ponía el acento en que todo lo que fuese imagen (copia de la
realidad), se alejaba de ésta, por provenir de sentimientos y
emociones, por lo que para Platón, las artes visuales no deberían
existir, ya que propiciaban que el hombre viviese en lo falso,
engañado.

En Occidente siempre ha habido rechazos hacia la imagen.


Sectores de la sociedad como grandes intelectuales, se oponen a la
TV porque ha enmudecido a la sociedad. Las personas ven la TV
sin posibilidad de interaccionar con el interlocutor, por lo que no
se establece una conversación ni relación entre ambos. La TV
tiene gran influencia en la sociedad y al no permitir que haya
interacción, el hombre no se pone a reflexionar sobre lo que ve y
es así como poco a poco, ha ido perdiendo la capacidad para
criticar aquellos aspectos que nos intentan transmitir casi de
forma obligatoria, para que vayamos al compás de la sociedad.

Estos autores destacan la importancia del desarrollo de la


literatura para un desarrollo individual, crítico y reflexivo, y es
ello lo que pretendemos para una buena educación de nuestros
alumnos. Por mi parte, estoy de acuerdo en consumir todo tipo de
aplicaciones multimedia pero en su justa medida para evitar
adoptar posturas que nosotros mismos ni hemos reflexionado.
También creo imprescindible educar en la lectura a nuestros
alumnos, a fin de que consigan un desarrollo del pensamiento y no
solo basar la enseñanza en la utilización de Tics.

Vivimos en una sociedad que vive para ver más que creer. Aunque
lo que vemos puede no ser verdadero por la manipulación de la
política, la economía, etc. a la que pueden estar sometidas las
imágenes que nos ofrecen los medios de comunicación, poniendo
en tela de juicio lo “real”, somos una sociedad que está
acostumbrada al incesante bombardeo de información por medio
de imágenes. Ver no significa creer, sino interpretar. Para que
veamos hasta qué punto pueden influir los medios de
comunicación en nuestras vidas, los utilizamos tanto en nuestro
trabajo o estudios como para momentos de ocio y
entretenimiento.

Quizás sería interesante cuestionarse si esta cultura llamada


“visual”, por aquello del uso de medios tecnológicos que nos
transmiten mensajes a través de imágenes, es saludable para
nosotros como personas, ya que son tan manipulativos que hacen
que vivamos nuestra vida según unos estereotipos marcados por
los factores más influyentes de la sociedad, que a su vez, utilizan
estos medios para influenciar a la población.
Los medios de comunicación o mass media surgieron en un
primer momento con la aparición del cine y la televisión, y han
sido medios que han influido mucho en la sociedad y que aún
siguen haciéndolo. Tras éstos, llegaron Internet y las demás
aplicaciones interactivas que han hecho que la sociedad viva por y
para las tecnologías.

Es sorprendente ver a un niño de unos siete años de edad, jugando


con un Ipad. Yo sinceramente, a su edad estaba en la calle jugando
a la pelota, con la bici, con las muñecas, y considero que tuve una
buena infancia. Pienso que los niños de hoy en día no tienen
infancia, porque desde pequeños son incitados a usar nuevas
tecnologías, y cada vez menos salen a la calle o los parques, a
relacionarse con los demás niños y niñas, o a correr simplemente.
No entiendo sinceramente cómo un padre o una madre puede
regalar a su hijo un teléfono móvil con tarifa plana en Internet…
Sinceramente creo que los mayores no estamos haciéndole ningún
bien a las generaciones que nos siguen, puesto que les estamos
haciendo perder su infancia con el afán de que quieran parecer
mayores. Ya tendrán tiempo de ser mayores, el tiempo pasa muy
deprisa y la infancia es una etapa muy bonita como para
malgastarla delante de la pantalla de un aparato.

Yo, como futura docente, me comprometo a inculcarle a mis


alumnos/as el gusto por jugar en la naturaleza, en los parques o
en la misma calle. El gusto por jugar con los hermanos a juegos de
mesa y en definitiva, a establecer relaciones más sanas y que no
necesiten de tanta tecnología, que nunca ha hecho falta tanto para
divertirse. Esto es lo que considero respecto al ocio de los
menores, pero también he de decir, que las nuevas tecnologías
han hecho que nuestro trabajo o estudios sea mucho más fácil y
ameno, por la facilidad para crear o buscar información, etc. Lo
necesario sería que la educación se encargara de enseñar a los
menores, junto con las familias y demás personal educativo, que
los medios de comunicación son muy útiles pero que hay que
utilizarlos con racionalidad porque tienen también sus
inconvenientes.
Esta cultura visual o cultura posmoderna, se caracteriza por su
gran influencia a nivel mundial y además apareció tras la crisis
que se generó con el periodo moderno. Además, debe ser
estudiada desde los diferentes campos disciplinarios porque
incide en numerosos aspectos de la vida social.

La cultura visual ha existido desde siempre aunque según el uso,


la ideología proporcionada o el funcionamiento de la sociedad,
ésta ha tenido mayor o menor incidencia en el desarrollo de la
vida cotidiana. La imagen tiene su significado según la evolución
histórica. La imagen como dijimos en un principio, puede ser
manipulada mediante un montaje para expresar ideales políticos
o críticas y reflexiones a partir de imágenes que en un principio no
transmitían esa información. Es por ello, que vivimos en una
sociedad donde se puede criticar y reflexionar de forma original a
partir de medios tecnológicos que emplean imágenes visuales. La
cultura visual puede tratar temas como la política o servir de
ejemplo usando la telenovela, que al ser más lento su desarrollo,
permite al espectador (generalmente mujeres), comentar lo que
sucede y sucederá, porque tienen una trama verosímil.

Hay que saber utilizar los medios de comunicación adecuados


para poder transmitir reflexiones y que también, la sociedad se
cuestione moralmente.