You are on page 1of 4

HP

ÉTICA PROFESIONAL
ÉTICA DE LA ABOGACÍA Y DEONTOLOGÍA FORENSE

DOCENTE: LUIS ENRIQUE ROBLES PRIETO


CICLO: VII
ALUMNOS:
CARLOS DAVID RAMOS ZAPATA
NANCY ISABEL CHANDUVI GUZMAN
CLAUDIA PRISCILLA BELLO POMA
LADY DIANA VASQUEZ ABAD
SULLANA - 2018
JURISCONSULTO

persona que ejerce LETRADO


"Ad vocatus"
El Abogado (características) profesionalmente la defensa
llamado en auxulio judicial CONSEJERO

ASESOR

La profesión más “Los interes


Concepción equivocada del DEFENSOR
Abogado calumniada creados”

Código de Hamurabi Código de Napoleón


Ética de la La abogacía en la historia La Ley de las Doce Tablas El Conmon Law
del derecho
Abogacía las Codificaciones de Justiniano El Derecho Musulman
ETICA PROFESIONAL

La deontología “Ciencia de los El abogado debe poseer una moral


La ética y su relación con la de acero. Es intolerante frente a la
deberes”
abogacía corrupción.

Estudia la moral –
determina que es lo
Ética bueno y como se debe
actuar

Relación de Moral
Obigación interna –
cnvicción – conciencia
Regulación de la
sociedad
conceptos
Obligación externa –
Derecho Coacción – Sistema jurídico
penal
FUNDAMENTOS DE LA JUSTICIA Y LA MORAL

El principio fundamental de la moralidad es la justicia, entendida como la aplicación escrupulosa de las normas que regulan
las relaciones de los individuos o grupos de individuos en cuanto partes del todo social: de donde se deduce que la aplicación
de la justicia en el sentido moral, puede conducir a situaciones injustas desde el punto de vista de otras morales. Pueden llegar
a ser morales actos que aún siendo muy poco éticos están orientados a eliminar a un individuo dado de un puesto social
(lesionando sus intereses y aún poniendo en peligro su subsistencia), si sólo de este modo, es decir, “poniéndole en su lugar”,
se hace justicia a este individuo y a la sociedad que lo alberga.

Corresponde a la Filosofía moral y a la Ética el estudio de la justicia desde el punto de vista filosófico. En ellas se define como
justicia la virtud cardinal que reside en la voluntad mediante la cual, la persona está inclinada a dar a cada uno lo suyo, ya sea
de manera individual, como sociedad o como grupos de personas, miembros de la sociedad. Para comprender mejor esta
definición es necesario hacer algunas aclaraciones:

 La justicia es una virtud y «lo propio de toda virtud y hábito es ser una disposición que inclina de un modo firme y permanente
a sus actos».
 La justicia, como se indicó, es una virtud cardinal, una virtud principal, ya que sobre ella gira la vida moral de la persona.
 Es una virtud que reside en la voluntad, es decir, en el «apetito racional» como indica Santo Tomás de Aquino; no es justo
quien «conoce» lo que es recto sino quien obra rectamente. Por tal razón, la justicia está en una facultad apetitiva y al no poder
radicar en el apetito sensible, reside en el apetito racional, es decir, en la voluntad.
 Es una virtud en la que, al inclinar a dar a cada uno lo suyo, predomina la objetividad.
Muchos científicos creen que la ética es un producto de la selección natural, que se considera que ha conservado
comportamientos sociales favorables al éxito evolutivo de los grupos. Las sociedades animales muestran muchos ejemplos de
cohesión basada en la sumisión instintiva a lo que parece ser leyes no escritas. Los grupos primitivos antepasados de la especie
humana tenían sin duda una organización de este tipo que, con el desarrollo de las facultades cerebrales, se transformó
progresivamente en la institución de legislaciones explícitas, y en el respeto a las mismas. Las sociedades que se otorgaron
leyes y las aplicaron resultaron ser más capaces de sobrevivir y proliferar que las libradas a la anarquía y a la competencia
salvaje entre sus miembros.