Вы находитесь на странице: 1из 6

INSTALACION DE Cesar alavaradoJesus

cazaresJesus torresAlan
BurciagaJuan martinez

AMPLIFICADOR Jonatan lopez


Determina la capacidad de tu vehículo. Revisa el manual del usuario para determinar la
potencia de los parlantes. Ten en cuenta la cantidad de energía eléctrica que puede
manejar el sistema actual.
En primer lugar, ¿qué tan fuerte quieres que sea el sonido estéreo? La cantidad de
vatiaje no necesariamente determina la potencia de audio del auto. No obstante, contar
con una gran cantidad de energía disponible será adecuado para el headroom (espacio
libre), que es la capacidad para transmitir una ráfaga de sonido en el momento que sea
necesario en función de la música
Ten en cuenta el tamaño de tu auto, pues en el caso de uno más pequeño, también
necesitarás un amplificador más pequeño para su sistema. Por ejemplo, un
amplificador de 50 watts RMS (sigla en inglés para "valor cuadrático medio") por canal
o uno más pequeño pueden superar los ruidos fuertes de la carretera y otorgar una
mayor claridad. Asegúrate de utilizar parlantes que tengan una potencia RMS máxima
de al menos 35 watts.
Si tu vehículo es de mayor tamaño o si solo deseas tener más volumen, opta por un
amplificador de unos 75 watts RMS por cada juego de canales. Los amplificadores de
este tamaño requerirán parlantes que tengan una potencia RMS máxima de 50 watts
RMS o más.
Si quieres el mayor volumen posible, un amplificador de 100 watts RMS o más por
canal realmente te hará destacar. Los parlantes o conjuntos de componentes
clasificados con por lo menos 75 watts cada uno podrán soportar un amplificador de
esta potencia.

Elige el tipo de amplificador. Los amplificadores pueden categorizarse en un sistema de


4 clases según su eficacia, tamaño y precio.
La clase A tiene un 25 % de eficacia, lo que significa que por cada 100 watts de
electricidad empleada, solo 25 de dichos watts se consumen en los parlantes. Estos
amplificadores son considerados de baja calidad y no son adecuados para los autos.
Los amplificadores de clase A/B tienen entre 50 y 60 % de eficacia respecto al uso de
energía. Por lo general, son más pequeños, utilizan menos energía y cuestan menos
que los diseños de clase A. La mayoría de los amplificadores de audio para autos son
de este tipo debido a su eficacia y tamaño compacto.
La clase D es conocida como un amplificador de conmutación que funciona bien como
subwoofer. Esta clase de amplificador tiene una mejor eficacia en un tamaño más
pequeño que los de clase A/B. En lo respectivo al uso de energía, estos amplificadores
tienen entre 70 y 75 % de eficacia.
Los diseños de clase G/H utilizan múltiples niveles de voltaje de salida y tienen una
eficacia del 75 al 80 %. En volumen bajo, estos amplificadores mantienen un voltaje
igualmente bajo. A medida que aumentas el volumen, el amplificador utiliza el segundo
nivel de voltaje (más alto) y, en el máximo volumen, todos los voltajes se combinan
para maximizar tu salida. Estos amplificadores son más pequeños y tienen una
potencia de salida relativamente mayor en comparación con los de clase A/B.
Elige la ubicación en la que quieres colocar el amplificador dentro de tu auto. El
amplificador debe ubicarse por lo menos a unos 90 cm (3 pies) de distancia del
receptor para así eliminar la distorsión producida desde el sistema eléctrico del
vehículo.
No fijes el amplificador directamente en el chasis metálico del auto, pues se producen
con facilidad problemas de ruido (p.ej., los bucles de tierra que emiten pitidos o
zumbidos). Utiliza arandelas de goma alrededor de los tornillos de montaje a fin de
aislar la estructura, o pon el amplificador en una tabla de madera y luego fíjalo al auto.
Mantén el amplificador frío. Un amplificador produce calor, el cual absorbe e irradia su
disipador, por eso hay que mantener algunos centímetros de espacio libre a su
alrededor con la finalidad de permitir la disipación del calor. Si vas a colocar el
amplificador en la pared de tu auto, mantén la ubicación de las aletas del disipador en
posición vertical. Asimismo, nunca lo pongas de cabeza, sino el calor no podrá
disiparse, más bien volverá al amplificador
Haz espacio a cada lado del amplificador para colocar las conexiones de cableado.
También necesitas suficiente espacio para ajustar los controles de ganancia, cruzado,
acentuación de graves, etc.
Los lugares comunes para colocar el amplificador son debajo del asiento o en el
maletero, pues así es posible ocultar fácilmente los cables y tener un acceso fácil a los
controles.
Desconecta el polo negativo de la batería del auto. Utiliza una llave de 13 mm (1/2
pulgada) para aflojar la abrazadera del polo negativo y luego retírala de la batería con
tus dedos. Si está atascada, utiliza una barreta para liberar el extremo del cable
ubicado en la batería de plomo puro.
Asegúrate de desconectar primero el polo negativo. Si la llave se desliza mientras
desconectas el polo positivo, puede formar un arco que te dará una descarga eléctrica.
Quítate todas las joyas, en especial los anillos. Si sufres una descarga eléctrica
accidental, el calor producido puede derretir las joyas sobre tu piel.
Revisa el manual del usuario, pero por lo general, el positivo es de color rojo mientras
que el negativo, de color negro. También debes buscar los signos de positivo (+) y
negativo (-).
Perfora un agujero en la pared cortafuegos de tu auto para pasar el cable de
alimentación del amplificador. Utiliza un taladro y una broca de acero para crear un
agujero piloto, y luego emplea brocas más grandes con el fin de expandir dicho agujero
hasta el ancho adecuado para que encaje el cable después de colocar una arandela de
goma. Asegúrate de que el agujero no tenga rebabas afiladas para que no corte los
cables del amplificador. Conecta el cable de alimentación del amplificador desde la
ranura positiva hacia el terminal positivo correspondiente en la batería.
Para determinar cuál es el terminal positivo de tu amplificador, busca el signo de color
rojo o el "+".
Utiliza una arandela de goma para que el cable no entre en fricción, sino podría
ocasionarse un incendio.
Revisa el área antes de realizar la perforación, pues deberás evitar el contacto con los
cables de otros componentes.
Introduce un fusible en la batería para proteger el auto de los incendios, así como otro
más en el amplificador para protegerlo en caso de que se produzca un cortocircu
Conecta el cable de alimentación en el terminal positivo de la batería. Retira la tuerca
del terminal. Luego desliza el cable de alimentación sobre el perno que asegura el
terminal al borne de la batería y coloca nuevamente la tuerca.
Muchos cables que vienen en los kits de cableados vienen con terminales circulares. Si
no tienes uno, forma un bucle en el extremo del cable de alimentación antes de
continuar.
Asegúrate de que el cable no se comprima, no se doble ni se friccione mientras
conduces

Conecta el amplificador a tierra a modo de seguridad. Utiliza un perno de la estructura


metálica de tu auto que se encuentre lo más cerca posible del amplificador. Si no
puedes encontrar uno, perfora un agujero y coloca un tornillo o perno de tierra, pero
verifica la ubicación del cableado, del tanque de combustible o de la línea de freno
antes de realizar la perforación. Envuelve un terminal circular alrededor de la parte
corta el cable de tierra.
Antes de instalar el perno, raspa la pintura y limpia bien el lugar de la estructura donde
vas a hacer la conexión a tierra. Mantén la conexión firme, limpia y eléctricamente
conductora con la ayuda de una arandela de seguridad, una arandela de estrella,
tornillos adicionales o cualquier otra técnica de conexión a tierra. Las arandelas son
baratas y se venden en las ferreterías. Asimismo, se les conoce también como "juntas
tóricas".
No utilices ningún perno que pertenezca al cinturón de seguridad, sino puede
comprometer su integridad y tu seguridad.

Monta el amplificador en el auto utilizando tornillos autorroscantes. Si estos tornillos no


vienen incluidos en el kit de instalación del amplificador, puedes comprarlos en una
ferretería. Luego, alinea el amplificador y coloca los tornillos, asegurándote de que
haya el espacio adecuado para ellos y de que no entren en contacto con alguna otra
cosa que no sea la estructura metálica

Conecta los cables de alimentación y los de señal al amplificador. Recorta bien cada
cable, colócalos en la posición deseada y conéctalos. Si es necesario, cúrvalos
suavemente, pues si haces unas muy bruscas, podrías comprimirlos. Haz cortes
pequeños en la alfombra del vehículo para que puedas pasar los cables por debajo y
así lograr una apariencia prolija y profesional
Si no cuentas con las herramientas adecuadas, utiliza un colgador de alambre
desenrollado para pasar el cable por debajo de la alfombra.
Conecta el amplificador al resto del sistema de sonido. Pasa cada cable para los
parlantes de la puerta a través de la arandela a fin de protegerlos de las inclemencias
del clima o de que queden aplastados en la puerta. Retira los cables de fábrica y
conecta los nuevos (los que están conectados al amplificador) directamente a cada
terminal del parlante. Utiliza un cable de calibre 14 o 16 para los parlantes y uno de 12
o 14 para el subwoofer.
Es importante que mantengas la polaridad negativa del cableado del parlante
asegurándote de que los terminales positivos estén conectados entre sí al igual que los
negativos. Esto garantizará que todos los conos de los parlantes tengan el mismo tipo
de señal y se muevan en la misma dirección, creando así un sonido equilibrado cada
vez que funcionen en conjunto

Conecta la batería y el encendido. Enciende el auto y luego la radio. Hay una luz
indicadora en el amplificador que te dirá si el amplificador está encendido. Aumenta el
volumen hasta un nivel audible y asegúrate de que el sonido provenga de cada
parlante o subwoofer en el sistema.
Asegúrate de que todos los ajustes del amplificador se encuentren en el nivel más bajo
antes de encender el sistema estéreo.