Вы находитесь на странице: 1из 4

BENDICIÓN DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

V. Les diste pan del cielo.


R. Que contiene en sí todo deleite.
Oremos. Oh Dios, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial
de tú Pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios
de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el
fruto de Tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Canto: BENDITO, BENDITO
¡BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS!
LOS ÁNGELES CANTAN Y ALABAN A DIOS.
Yo creo, Jesús mío, Por el amor al hombre Espero Jesús mío,
que estás en el altar moriste en la Cruz en tu suma bondad,
oculto en la hostia, Y al Cáliz bajaste Poder recibirte,

JHS
te vengo a adorar. por nuestra salud. con fe y caridad.
El Cuerpo y la Sangre de Cristo.
ALABANZAS DE DESAGRAVIO
Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Canto: YA NO ERES PAN Y VINO


Ya no eres pan y vino, SEÑOR JESÚS, MI SALVADOR,
ahora que eres Cuerpo y Sangre, vives en mí. AMOR ETERNO, AMOR DIVINO,
De rodillas yo caigo al contemplar tu bondad, //YA NO FALTA NADA,
como no te voy a adorar. LO TENGO TODO, TE TENGO A TI//
Mientras te pierdes en mis labios, Dueño y Rey del universo,
Tu gracia va inundando todo mi corazón como puede ser posible EXHORTACIÓN APOSTÓLICA
por esa paz que me llena de alegría mi ser, que busques mi amor,
como no te voy a adorar. Tú tan grande y yo pequeño GAUDETE ET EXSULTATE
y te fijas en mí, DEL SANTO PADRE
como no te voy a adorar. FRANCISCO
SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL
8 1
HOY QUIERO COMULGAR,
ABRIRTE MI CORAZÓN, TE ESCONDES EN EL PAN…
ASÍ DE PAR EN PAR, ME VUELVES A SALVAR,
ERES MI MEJOR, AMIGO. COMO LO HICISTE EN LA CRUZ,
EN CADA MISA TÚ,
Dos, mil años atrás a tus amigos, REPITES TU SACRIFICIO.
Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. invitaste a cenar, HOY QUIERO COMULGAR...
y ahí les prometiste que con ellos, ERES MI MEJOR AMIGO...
EXHORTACIÓN APOSTÓLICA por siempre ibas a estar. JESÚS.
GAUDETE ET EXSULTATE Y ahora cada vez que el sacerdote
DEL SANTO PADRE FRANCISCO eleva el pan en el altar,
me pongo de rodillas porque sé,
Sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. que en esa hostia tú estás.
Guía. ¡Hermanos! “la Iglesia a la que todos hemos sido llamados en Cristo Jesús”. CONCLUSIÓN
Se define a sí mismo con las palabras de San Agustín como una “Iglesia que va
peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios. C. Estamos finalmente aquí, en la meta de nuestra marcha. Jesús, como hace
muchos años en la tarde de la Pascua, hace ademán de seguir su camino, pero
Celebrante. «Alégrense y regocíjense» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son nosotros, tomando las palabras con las que el San Juan Pablo II inauguró el año
perseguidos o humillados por su causa. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la de la Eucaristía en 2004, decimos:
verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no
espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En T. Como los dos discípulos del Evangelio, te imploramos, Señor Jesús:
realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas ¡quédate con nosotros! Tú, divino Caminante, experto de nuestras calzadas y
maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: conocedor de nuestro corazón, no nos dejes prisioneros de las sombras de la
«Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1) (Exhortación apostólica sobre el noche. Ampáranos en el cansancio, perdona nuestros pecados, orienta nuestros
llamado a la santidad en el mundo actual n. 1). pasos por la vía del bien. Bendice a los niños, a los jóvenes, a los ancianos, a las
Guía. Al recordar esta tarde aquel viaje de nuestros precursores en la fe, familias y particularmente a los enfermos. Bendice a los sacerdotes y a las
actuaremos en nosotros la consoladora realidad de la presencia de Jesús, personas consagradas. Bendice a toda la humanidad. En la Eucaristía te has
peregrino con los hombres; sentiremos el calor de su palabra; y experimentemos la hecho "remedio de inmortalidad": danos el gusto de una vida plena, que nos ayude
fuerza que para caminar y luchar nos proporcionan su cuerpo y su sangre a caminar sobre esta tierra como peregrinos seguros y alegres, mirando siempre
recibidos en alimento de nuestras almas. hacia la meta de la vida sin fin. ¡Quédate con nosotros, Señor! ¡Quédate con
nosotros! Amén.
Celebrante. Amados hermanos: hagamos nuestras las palabras del Papa Francisco
en la Exhortación apostólica sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. Canto: DANOS UN CORAZÓN
Hoy, fiesta del Corpus Christi, tenemos la alegría no sólo de celebrar este misterio, DANOS UN CORAZÓN, Hombres nuevos, luchando en esperanza
sino también de alabarlo y cantarlo por las calles de nuestra ciudad. Que la GRANDE PARA AMAR caminantes, sedientos de verdad.
procesión que haremos al término de la misa, exprese nuestro reconocimiento por DANOS UN CORAZÓN, Hombres nuevos, sin frenos ni cadenas
todo el camino que Dios nos hizo recorrer a través del desierto de nuestras FUERTE PARA LUCHAR. hombres libres, que exigen libertad.
pobrezas, para hacernos salir de la condición servil, alimentándonos con su Amor Hombres nuevos, Hombres nuevos, amando sin fronteras,
mediante el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. Y…mientras caminemos a creadores de la historia, por encima de razas y lugar.
lo largo de la calle, sintámonos en comunión con los numerosos hermanos y constructores de nueva humanidad. Hombres nuevos, al lado de los pobres,
hermanas nuestros que no tienen la libertad de expresar su fe en el Señor Jesús. Hombres nuevos, compartiendo con ellos techo y pan.
Sintámonos unidos a ellos: cantemos con ellos, alabemos con ellos, adoremos con que viven la existencia
ellos. Y veneremos en nuestro corazón a los hermanos y hermanas a quienes se como riesgo de un largo caminar.
les ha pedido el sacrificio de la vida por fidelidad a Cristo: que su sangre, unida a la
del Señor, sea prenda de paz y reconciliación para todo el mundo.
2 7
C. Bendito, alabado y adorado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
CUARTA ESTACIÓN Todos. Sea para siempre bendito y alabado.
«LA EUCARISTIA FUENTE Y VIDA DE MISERICORDIA EN LA SANTIDAD»
Canto: CANTEMOS AL AMOR DE LOS AMORES
G. Escuchemos ahora, lo que el santo Padre Francisco nos enseña sobre la Cantemos al amor de los amores, Los que buscáis solaz
santidad en el mundo actual: cantemos al Señor ¡Dios está aquí! en vuestras penas
¡Venid, adoradores, adoremos a Cristo redentor! y alivio en el dolor,
C. No puedo dejar de recordar aquella pregunta que se hacía santo Tomás de
Aquino cuando se planteaba cuáles son nuestras acciones más grandes, cuáles GLORIA A CRISTO JESÚS ¡Dios está aquí!
son las obras externas que mejor manifiestan nuestro amor a Dios. Él respondió CIELOS Y TIERRA, ¡BENDECID AL SEÑOR! y vierte a manos llenas
sin dudar que son las obras de misericordia con el prójimo, más que los actos de HONOR Y GLORIA A TI, REY DE LA GLORIA sus tesoros
culto: «No adoramos a Dios con sacrificios y dones exteriores por él mismo, sino AMOR POR SIEMPRE A TI, DIOS DEL AMOR. divinos del dulzor.
por nosotros y por el prójimo. Él no necesita nuestros sacrificios, pero quiere que Unamos nuestra voz a los cantares
se los ofrezcamos por nuestra devoción y para la utilidad del prójimo. Por eso, la del coro celestial, ¡Dios está aquí!
misericordia, que socorre los defectos ajenos, es el sacrificio que más le agrada, al Dios de los altares alabemos
ya que causa más de cerca la utilidad del prójimo». con gozo angelical.
Quien de verdad quiera dar gloria a Dios con su vida, quien realmente anhele
PRIMERA ESTACIÓN
santificarse para que su existencia glorifique al Santo, está llamado a
«LA EUCARISTÍA, EXPRESIÓN DEL AMOR DE DIOS»
obsesionarse, desgastarse y cansarse intentando vivir las obras de misericordia.
Es lo que había comprendido muy bien santa Teresa de Calcuta: «Sí, tengo G. En la exhortación apostólica el santo Padre Francisco (n. 7 y 9) sobre el
muchas debilidades humanas, muchas miserias humanas. […] Pero él baja y nos llamado a la santidad en el mundo actual nos enseña:
usa, a usted y a mí, para ser su amor y su compasión en el mundo, a pesar de
nuestros pecados, a pesar de nuestras miserias y defectos. Él depende de C. Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que
nosotros para amar al mundo y demostrarle lo mucho que lo ama. Si nos crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para
ocupamos demasiado de nosotros mismos, no nos quedará tiempo para los llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen
demás» (G.E. n. 106 y 107). sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la
Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de
Todos. En nuestra marcha de fe, te pedimos Señor, nuestro compañero de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o,
camino, que nuestra vida sea una vida eucarística, una vida que revele a todos el para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».
amor misericordioso de Dios, el amor entregado que nos une y nos propone hacer
evidente en nuestras acciones el amor de Dios. Amén. La santidad es el rostro más bello de la Iglesia. Pero aun fuera de la Iglesia
Católica y en ámbitos muy diferentes, el Espíritu suscita «signos de su presencia,
C. Bendito, alabado y adorado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. que ayudan a los mismos discípulos de Cristo». Por otra parte, san Juan Pablo II
Todos. Sea para siempre bendito y alabado. nos recordó que «el testimonio ofrecido a Cristo hasta el derramamiento de la
sangre se ha hecho patrimonio común de católicos, ortodoxos, anglicanos y
Canto: JESÚS AMIGO protestantes». En la hermosa conmemoración ecuménica que él quiso celebrar en
Hoy, te quiero contar Jesús Amigo, Estás ahí por mí, porque conoces, el Coliseo, durante el Jubileo del año 2000, sostuvo que los mártires son «una
que contigo estoy feliz. que sin ti pequeño soy herencia que habla con una voz más fuerte que la de los factores de división».
Si tengo tu amistad lo tengo todo, De ahora en adelante nada nos separará, Todos. Roguemos en la fe para que la Eucaristía Pan de Vida, expresión del
pues estás dentro de mí ya lo verás. amor misericordioso de Dios, nos una cada vez más, para que nunca nos
Después de comulgar, disgreguemos y para que no se pierda jamás la mutua estima que nos hace
me haces como Tu, TE ESCONDES EN EL PAN, hermanos en una fraternidad conseguida con el precio glorioso de la vida de Jesús
me llenas con tu paz Y AUNQUE NO TE PUEDO VER, entregada por todos. Amén.
En cada pedacito de este pan, TE PUEDO ACOMPAÑAR,
completo estás, y así te das. ES MI LUGAR PREFERIDO. C. Bendito, alabado y adorado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
T. Sea para siempre bendito y alabado.

6 3
Canto: PAN TRANSFORMADO Cristo en persona nos viene a liberar TERCERA ESTACIÓN
¡Pan transformado de nuestro egoísmo y la división fatal. «LA EUCARISTÍA, CENTRO DEL AMOR DE DIOS»
en el Cuerpo de Cristo
Vino transformado Oh gran invento
de Cristo sabio y bueno G. En la exhortación apostólica, el Papa Francisco nos dice:
en la Sangre del Señor.
para alimentarnos
con su Sangre y con su Cuerpo. C. Gracias a Dios, a lo largo de la historia de la Iglesia quedó muy claro que lo
//EUCARISTÍA MILAGRO DE AMOR que mide la perfección de las personas es su grado de caridad, no la cantidad de
EUCARISTÍA PRESENCIA DEL SEÑOR// Con este Pan datos y conocimientos que acumulen. Los «gnósticos» tienen una confusión en
Cristo nos dice, tomen y coman tenemos vida eterna este punto, y juzgan a los demás según la capacidad que tengan de comprender la
este es mi cuerpo Cristo nos invita profundidad de determinadas doctrinas. Conciben una mente sin encarnación,
que ha sido entregado. a la gran resurrección. incapaz de tocar la carne sufriente de Cristo en los otros, encorsetada en una
enciclopedia de abstracciones. Al descarnar el misterio finalmente prefieren «un
Dios sin Cristo, un Cristo sin Iglesia, una Iglesia sin pueblo».
SEGUNDA ESTACIÓN
«LA EUCARISTÍA ALIMENTO DE VIDA» Tampoco se puede pretender definir dónde no está Dios, porque él está
misteriosamente en la vida de toda persona, está en la vida de cada uno como él
G. En la exhortación apostólica, el santo Padre Francisco nos enseña: quiere, y no podemos negarlo con nuestras supuestas certezas. Aun cuando la
existencia de alguien haya sido un desastre, aun cuando lo veamos destruido por
C. Más vivos, más humanos. No tengas miedo de la santidad. No te quitará los vicios o las adicciones, Dios está en su vida. Si nos dejamos guiar por el
fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre Espíritu más que por nuestros razonamientos, podemos y debemos buscar al
pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser. Depender de él nos libera de las Señor en toda vida humana. Esto es parte del misterio que las mentalidades
esclavitudes y nos lleva a reconocer nuestra propia dignidad. Esto se refleja en gnósticas terminan rechazando, porque no lo pueden controlar (G.E. n. 37 y 42).
santa Josefina Bakhita, quien fue «secuestrada y vendida como esclava a la tierna
edad de siete años, sufrió mucho en manos de amos crueles. Pero llegó a Todos. Te pedimos, Señor, que nuestra fe, alimentada en el Banquete
comprender la profunda verdad de que Dios, y no el hombre, es el verdadero Eucarístico se haga obra de paz, de justicia, de verdad y centre todo lo creado en
Señor de todo ser humano, de toda vida humana. Esta experiencia se transformó la alabanza al amor de Dios, en el reconocimiento de este amor que nos edifica y
en una fuente de gran sabiduría para esta humilde hija de África» (G.E. n. 32). nos recuerda que el centro es Dios y que todo lo creado ha de glorificarle siempre.
Amén.
T. Te pedimos, Señor, que nuestra fe se convierta en compromiso que haga
vivo el amor de Dios y que, nutrida nuestra vida con el Pan de la Verdad, seamos C. Bendito, alabado y adorado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
testigos de la Misericordia en nuestras familias y en nuestra sociedad. Amén. Todos. Sea para siempre bendito y alabado.
C. Bendito, alabado y adorado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Todos. Sea para siempre bendito y alabado. Canto: SEÑOR, ¿A QUIEN IREMOS?
SEÑOR, ¿A QUIEN IREMOS? No busquéis alimento que perece,
Canto: ALTÍSIMO SEÑOR TU TIENES PALABRAS DE VIDA. sino aquel que perdura eternamente,
ALTÍSIMO SEÑOR, Suavísimo Maná, que sabe a dulce miel NOSOTROS HEMOS CREÍDO, el que ofrece el Hijo del hombre;
QUE SUPISTE JUNTAR, ven y del mundo vil, nada me gustará. QUE TÚ ERES EL HIJO DE DIOS. que el Padre os ha enviado.
A UN TIEMPO EN EL ALTAR Ven y se trocará, del destierro cruel
SER CORDERO Y PASTOR, Soy el pan que os da la vida eterna; Pues si Yo he bajado del cielo
con tu dulzura la amarga hiel. el que viene a mí no tendrá hambre;
QUISIERA CON FERVOR no es para hacer mi voluntad,
AMAR Y RECIBIR Oh convite real, do sirve el Redentor, el que viene a mí no tendrá sed. sino la voluntad de mi Padre,
A QUIEN POR MI QUISO MORIR. al siervo del Señor, comida sin igual; Así ha hablado Jesús. que es dar al mundo la vida.
pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí No es Moisés quien os dio pan del cielo;
Cordero Divinal, por nuestro sumo bien, y quede yo trocado en Ti. Soy el pan vivo que del cielo baja,
inmolado en Salen, en tu puro raudal es mi Padre quien da pan verdadero, el que come este pan por siempre vive;
de gracia celestial lava mi corazón, porque el pan de Dios baja del cielo: pues el pan que daré es mi carne,
que fiel te rinde adoración. y da la vida al mundo. que da la vida al mundo.
4 5