You are on page 1of 4

Climatización para salas de cine

Publicado: 2012-10-23

La correcta instalación de un sistema de aire acondicionado en una sala de cine o un teatro es un


aspecto fundamental para ofrecerle confort a los espectadores.

por Duván Chaverra Agudelo

Las salas de cine o teatros son espacios adecuados para recibir una considerable cantidad de
personas que se reúnen para disfrutar de un espectáculo, bien sea a través de una pantalla gigante
o con una presentación en vivo musical o teatral.

Es por eso que uno de los aspectos más importantes y que debe ser tenido en cuenta desde la
etapa de diseño es de la climatización. Julio Londoño, product manager de Belimo, comentó al
respecto que “normalmente estos recintos tienen aislamientos acústicos que también funcionan
muy bien como aislamientos térmicos, y cuando la sala se llena de gente la carga calórica es
bastante alta, si el espacio no se acondiciona seria muy poco confortable para los espectadores”.

Otro de nuestros invitados es el ingeniero Iván Ramírez, director operativo zona norte de
Servipáramo, quien describió que la climatización es un elemento de vital importancia y que
incorporar un concepto de climatización que comulgue de la mejor manera con todas las
anteriores características es todo un reto desde el punto de vista técnico-económico”.

“Los teatros son sitios que debido a su condición emplean sistemas constructivos que los hacen
contar con una acústica especial. Para esto se tienen en cuenta las dimensiones del recinto, así
entonces se define el aforo del mismo y el tiempo de reverberación. En cuanto a sonido se refiere,
el mayor elemento transmisor es el techo, esto explica el porqué de la altura y el porqué de la
ubicación de placas deflectoras de sonido detrás del escenario, a los costados y en el techo. El piso
mismo es un elemento clave, pues sigue la curva de una espiral logarítmica que tiene dos
connotaciones importantes: garantizar la óptima línea visual, y evitar el fenómeno de difracción en
la cabeza del público”, comentó el ingeniero Ramírez.

El diseño de climatización

Aquí, como en la mayoría de los proyectos, el diseño se debe planear pensando en el confort de las
personas, pero además se debe tener en cuenta que este tipo de público estará la mayor parte del
tiempo sentado observando un evento.

Julio Londoño recomienda considerar durante la etapa de diseño los sistemas de ventilación y de
renovación de aire: ductería o shafts de ventilación. “El sistema de distribución de aire debe ser
muy silencioso, por eso el diseño arquitectónico debe considerar la ductería y los plenum de
retorno o distribución. En la distribución del aire se deben usar difusores que eviten al máximo los
chorros de aire directo sobre las personas, en lugares donde la gente se mueve esto no es
problema, pero para una audiencia que va a estar sentada en un solo lugar por cierto tiempo estos
chorros directos de aire son muy molestos”.
Por su parte, Iván Ramírez opina que sistemas como las manejadoras de aire sean la opción más
adecuada para controlar grandes volúmenes de aire, los cuales pueden ser enfriados por agua o
por sistemas tipo paquete condensados por agua.

“Los grandes volúmenes de aire a manejar implican grandes conductos, que al sobre pasar las 84'
se deberán fabricar en lámina rolada en frío, esta lámina, según la norma, deberá tener un espesor
que oscila entre los 1,15 a los 1,20 mm, y un peso de 9,5 kg/mts2, esto hace de estos sistemas de
conductos algo complejo de instalar, pues debido al peso de los mismos y a lo complejo del piso y a
la altura, deberán considerarse sistemas versátiles de sujeción”, explicó el representante de
Servipáramo.

Otra opción que propone Iván es usar materiales certificados, tales como las láminas de
poliuretano expandido, con densidades por encima de los 35 kgm/mts2. “Estas láminas cumplen
con la capacidad auto portante necesaria para la fabricación de grandes conductos, así como la
resistencia térmica para evitar pérdidas en el transporte del aire, además cuentan, como la lámina
de fibra, con una barrera de vapor que impide el paso de la humedad que se pudiese generar en
casos en los que se alcancen temperaturas por debajo del punto de rocío”.

Entre tanto, Julio Londoño piensa en que los sistemas de agua helada son muy recomendables
para esta clase de instalaciones. “Es importante que el equipo se comporte muy bien a cargas
parciales cuando la sala está con baja ocupación como a cargas altas cuando la sala este llena; los
sistemas que mejor cumplen con este requisito son sistemas de agua helada con válvulas
modulantes. Si se van a usar equipos paquete estos deben poder trabajar por etapas o tener varios
en secuencia. En zonas húmedas, el equipo debe estar en capacidad de deshumidificar todo el
tiempo, si se usan equipos paquete deben estar subdimencionados para que el compresor opere
todo el tiempo y no pare de deshumidificar”.

Ramírez agrega al respecto que “los sistemas con enfriadores de agua, o sistemas con equipos
condensados por agua, permiten además centralizar el acceso a los equipos, este fácil acceso
permite un óptimo balanceo hidráulico y de aire en los conductos, y en caso existir limitantes de
espacio, los cuartos técnicos podrían optimizarse utilizando bombas de tipo vertical; en el mercado
existen sistemas compactos que incluyen en un solo elemento el filtro, la válvula que impide el
retorno, y la válvula de balanceo, todo esto minimiza el espacio si se considera, comparado con
bombas horizontales convencionales”.

El mantenimiento

Como en toda instalación, el mantenimiento es clave para verificar constantemente que los
equipos funcionan correctamente y que no presentan ninguna falla. En el caso de los sistemas para
salas de cine o teatros, lo más recomendable es verificar que los filtros no estén sucios.

“La limpieza del aire es muy importante, por eso se debe prestar mayor atención a la limpieza de
los filtros. Lo recomendable es usar interruptores de presión diferencial para detectar cuándo los
filtros han alcanzado un nivel de suciedad tal que requiere remplazarlos o limpiarlos,
preferiblemente monitoreados por un sistema de automatización”, explicó Londoño.
Iván Ramírez indicó que además del monitoreo que se le debe hacer a los filtros apoyado en
sistemas de detección de caídas de presión, “el sistema de agua fría implica la revisión periódica de
las válvulas de control, el enfriador siempre es recomendable ser intervenido por el proveedor, de
esta manera se conserva la garantía. Las bombas deberán ser lubricadas guardando las sugerencias
del proveedor, en cuanto a la marca de la grasa como a la frecuencia. El gran inconveniente son las
elementos ubicados a gran altura , tales como las rejillas, difusores y elementos terminales en los
conductos, su limpieza garantiza la calidad del aire que se distribuye en el recinto. En caso de
utilizar sistemas condensados por agua, se recomienda sistemas en línea, que son fácilmente
sustentables contra el mantenimiento con químicos”.

Temperatura ideal

Un cine o teatro debe tener la capacidad de regular la temperatura ideal de acuerdo al tamaño de
la sala y al número de personas que recibirá por función, así como el clima de la región. Los
expertos recomiendan que la temperatura ideal está en un promedio de 22°C.

El representantde Belimo explicó que “lo importante es mantener a las personas confortables a la
temperatura que les hace sentir a gusto (este número varía de acuerdo a la región; la personas de
la costa tienen un setpoint mayor que la gente de las montanas) y el setpoint es el mismo que para
cualquier otra zona. Se debe considerar el hecho de que los ocupantes están sentados, por eso, tan
importante como el control de temperatura, es asegurarse que la sala tenga el aire de renovación,
o cambios de aire requeridos de acuerdo a la ocupación. Mucho mejor si la ocupación se
monitorea con sensores de CO2 y el sistema de automatización controla el nivel de aire de
renovación con base en esta lectura”.

Por su parte, Iván Ramírez concluye con la siguiente opinión: “La temperatura confort para este
tipo de recintos está en una media entre 21 los 23 grados centígrados, pero es importante tener en
cuenta el fenómeno de absorción del aire, para que de esta manera no afecte el rendimiento del
diseño del sistema acústico. Existen formulas que explican la relación de humedad y temperatura
con la capacidad del aire de transportar el sonido y de absorberla. En conclusión, se deberá tener
en consideración la solicitud del experto en el tema”.

Para destacar

La utilidad de los filtros

La filtros, capaces de atrapar hasta un 90% de las partículas suspendidas en el aire, son los
adecuados para proteger a los sistemas y a las personas de los fenómenos como la humedad que
origina bacterias. Los filtros, sumados al aire mínimo a reponer, son los responsables de que el
ambiente a climatizar genere el confort adecuado.

Estos filtros son clasificados como de eficiencia 12 a la 14, numero MERV de clasificación, que
indica qué tan eficaces son al momento de retener partículas, los mencionados tienen una
eficiencia de hasta un 90%. El fácil acceso a la revisión de estos equipos garantiza que estos filtros
se mantengan limpios y poder cambiarlos cuando sean necesario.
Si el aire exterior es húmedo, es vital que el equipo tenga la capacidad de deshumidificar el aire de
inyección, incluso se debe considerar acondicionar el aire exterior usando equipos de 100% aire
exterior (Make up air units) para suministrarle aire de renovación seco a los equipos de las salas. La
distribución del aire debe evitar al máximo la condensación en las zonas para evitar el crecimiento
de moho y bacterias.