Вы находитесь на странице: 1из 6

El concepto la fluidez de la

enseñanza de las TIC se refiere a


tener una educación virtual,
mediante programas de
aprendizaje usando las redes y
otros accesorios para garantizar

Las TIC en la
educación
universitaria
Conocer el término las TIC,
sus aplicaciones.

Jesús Ramos.
Las TIC en la educación universitaria

Definición:
En líneas generales podríamos decir que las nuevas tecnologías de la
información y comunicación son las que giran en torno a tres medios
básicos: la informática, la microelectrónica y las telecomunicaciones; pero
giran, no sólo de forma aislada, sino lo que es más significativo de
manera interactiva e interconexionadas, lo que permite conseguir nuevas
realidades comunicativas”. (Cabero, 1998: 198)

Para Antonio Bartolomé “la T.E. encuentra su papel como una


especialización dentro del ámbito de la Didáctica y de otras ciencias
aplicadas de la Educación, refiriéndose especialmente al diseño,
desarrollo y aplicación de recursos en procesos educativos, no
únicamente en los procesos instructivos, sino también en aspectos
relacionados con la Educación Social y otros campos educativos. Estos
recursos se refieren, en general, especialmente a los recursos de carácter
informático, audiovisual, tecnológicos, del tratamiento de la información y
los que facilitan la comunicación” (En A. Bautista y C. Alba, 1997:2)

Introducción de las TIC en la educacion:


En la educación Las instituciones de educación han optado por una
habilitación tecnológica continua pretendiendo elevar el nivel educativo de
las escuelas. Se ha fomentado el uso de las tic en administrativos,
docentes y alumnos, considerando que estas herramientas pueden actuar
por sí solas, en un error frecuente que se ha reproducido en los distintos
niveles educativos. María C. López, (2007).

Según Escudero (1992), el uso de las TIC no es un recurso


inapelablemente eficaz para el aprendizaje de los alumnos. Igualmente
subraya que “es necesario integrar las nuevas tecnologías en un
programa educativo bien fundamentado para hacer un uso pedagógico de
las mismas, ya que son las metas, objetivos, contenidos y metodología lo
que les permiten adquirir un sentido educativo”. Al respecto, Litwin (2005:
23) señala que “resulta necesario admitir que el estudio de las funciones
que les caben a las tecnologías en relación con la enseñanza no se
presta hoy simplemente a una enumeración de usos posibles. La
utilización de aquellas en un proyecto educativo enmarca un modelo
pedagógico en el que se seleccionaron contenidos culturales y se
modelaron estrategias cognitivas”.
CAMBIOS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y TIC según
Jesus Salinas, (2004):
Los cambios que se dan en las instituciones de educación superior
presentan cuatro manifestaciones que podemos considerar como
respuestas desde la práctica, de gran interés para comprender el
fenómeno, todas ellas interrelacionadas dentro de los procesos de
innovación:

CAMBIOS EN EL ROL DEL PROFESOR


Los cambios que se dan en la institución, entre los que podemos destacar
el impacto de las TIC, conducen irremediablemente a plantear un cambio
de rol del profesor, de la función que desempeña en el sistema de
enseñanza-aprendizaje en el contexto de la educación superior.

Hay diversos autores que se han ocupado de las funciones que debe
desarrollar el profesor en los ambientes de aprendizaje que explotan las
posibilidades de la comunicación mediada por ordenador. Mason (1991),
al igual que Heeren y Collís (1993), habla de tres roles: rol organizacional,
rol social y rol intelectual. Berge (1995) los categoriza en cuatro áreas:
pedagógica, social, organizacional o administrativa y técnica. Por otra
parte, no todos estos roles tienen que ser desempeñados por la misma
persona.

CAMBIOS EN EL ROL DE ALUMNO


Al igual que el profesor, el alumno ya se encuentra en el contexto de la
sociedad de la información, y su papel es diferente al que
tradicionalmente se le ha adjudicado. Los modelos educativos se ajustan
con dificultad a los procesos de aprendizaje que se desarrollan mediante
la comunicación mediada por ordenador. Hasta ahora, el enfoque
tradicional ha consistido en acumular la mayor cantidad de conocimientos
posible, pero en un mundo rápidamente cambiante esto no es eficiente, al
no saber si lo que se está aprendiendo será relevante.

CAMBIOS METODOLÓGICOS
Muchos de los conceptos asociados con el aprendizaje en la clase
tradicional, pero ausentes cuando se utilizan sistemas convencionales de
educación a distancia, pueden reacomodarse en la utilización de redes
para la enseñanza, dando lugar a una nueva configuración formativa que
puede superar las deficiencias de los sistemas convencionales, ya sean
presenciales o a distancia. Lo que frecuentemente se ha procurado es
reproducir los modelos de enseñanza-aprendizaje dominantes, y así
encontramos muchos cursos y experiencias que se basan
fundamentalmente en el modelo clásico de enseñanza-aprendizaje. Las
posibilidades de las TIC permiten reproducir de alguna forma estos
modelos, y en algunos casos puede entenderse que ésta sea la opción
«adecuada» (la oportuna combinación de elementos tecnológicos,
pedagógicos y organizativos).

IMPLICACIONES INSTITUCIONALES
En este contexto, las instituciones educativas necesitan involucrarse en
procesos de innovación docente apoyada en las TIC, presionadas, entre
otros factores, por el enorme impacto de la era de la información, que
hace que la compartimentación de los sectores profesionales, de ocio y
educativo sea superada de tal forma que, al mismo tiempo que se han
generado nuevos mercados para la universidad, ésta también pierde el
monopolio de la producción y la transmisión del saber; por la
comercialización del conocimiento, que genera simultáneamente
oportunidades para nuevos mercados y competencias nuevas en el
sector; y por una demanda generalizada de que los estudiantes reciban la
competencias necesarias para el aprendizaje continuo.

Sistema de evaluación continúa integrado en las


actividades de aprendizaje:
El sistema de evaluación utilizado se apoya en una perspectiva teórica
vinculada al constructivismo de orientación socio-cultural (Coll, Martín y
Onrubia, 2001) según la cual la evaluación, la ayuda educativa y el
aprendizaje son aspectos estrechamente relacionados. La evaluación es
considerada, desde esta perspectiva, un instrumento fundamental para
que el profesor pueda regular su acción docente a lo largo del proceso y
para que el alumno pueda regular su propio proceso de aprendizaje
(Mauri y Rochera, 1997). Para ello, se propone insertar las actividades de
evaluación en las actividades de enseñanza y aprendizaje, organizar y
secuenciar las actividades de evaluación en torno a bloques temáticos
amplios, y facilitar al profesorado el seguimiento, apoyo y tutorización de
los alumnos durante el desarrollo de las actividades de evaluación.

¿Cómo debemos enseñar? El papel de la tutoría.


La transmisión verbal de contenidos por parte del profesor no puede ser el
método exclusivo de enseñanza. La posibilidad de disponer de una gran
cantidad de información elimina las limitaciones espacio-temporales. Se
trata de seleccionar o diseñar las actividades adecuadas para facilitar la
adquisición del conocimiento por parte del alumno y que posibiliten la
práctica y desarrollo de las competencias profesionales especificadas en
el programa. Además del aula tradicional, tendrán importancia otros
espacios como bibliotecas, salas de estudio, seminarios, aulas de
informática y multimedia, laboratorios, etc.

El estudiante ha de disponer de tiempo no sólo para buscar información,


sino para pensar sobre ella y asimilarla. Tendrá que desarrollar las
capacidades de liderazgo, de toma de decisiones, resolución de
problemas, actitud crítica, habilidades interpersonales y sociales, trabajo
autónomo,… (Monereo y Pozo, 2003, Zabalza, 2004; Martínez y Esteban,
2005).

El profesor requerirá poner en funcionamiento sus propias competencias


profesionales como profesor, como organizador y planificador, como tutor,
orientador de los alumnos, guía del proceso, líder de su grupo de
alumnos, motivador y coordinador de actividades,… Las conclusiones de
algunas investigaciones (Tejedor y García-Valcárcel, 2007) sobre estos
temas pone de manifiesto que los profesores reconocen sus carencias en
estrategias de motivación y comunicación con los alumnos.
Referencias
Salinas, Jesús, Innovación docente y uso de las TIC en la
enseñanza universitaria. RUSC. Universities and Knowledge
Society Journal [en linea] 2004, 1 (Septiembre-Noviembre) :
[Fecha de consulta: 13 de marzo de 2018] Disponible
en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=78011256006>
ISSN
López de la Madrid, María Cristina, Uso de las TIC en la
educación superior de México. Un estudio de caso. Apertura
[en linea] 2007, 7 (noviembre) : [Fecha de consulta: 13 de
marzo de 2018] Disponible
en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=68800706> ISSN
1665-6180
Coll Salvador, César, Rochera Villach, María José, Mayordomo
Saíz, Rosa María, Naranjo Llanos, Mila, Evaluación continua
y ayuda al aprendizaje. Análisis de una experiencia de
innovación en educación superior con apoyo de las TIC.
Electronic Journal of Research in Educational Psychology
[en línea] 2007, 5 (Diciembre-Sin mes) : [Fecha de consulta:
13 de marzo de 2018] Disponible
en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=293121946014>
ISSN
García-Valcárcel, A. (2008). La tutoría en la enseñanza
universitaria y la contribución de las TIC para su mejora.
RELIEVE, v. 14, n. 2, p. 1-14.
http://www.uv.es/RELIEVE/v14n2/RELIEVEv14n2_3.htm
Consuelo Belloch Ortí, Unidad de Tecnología Educativa.
Universidad de Valencia en:
https://www.uv.es/~bellochc/pdf/pwtic1.pdf