Вы находитесь на странице: 1из 1

LAS CINCO SEMILLAS DE NARANJA

En esta ocasión encontramos una de las historias de Sherlock Holmes, narrada por el doctor John Watson,
su acompañante y asistente. En una tarde dominada por fuertes vientos nuestros amigos reciben una visita
inesperada, se trata de un joven llamado John Openshaw, el cuál por consejo del mayor Prendergast,
decide desesperadamente buscar la ayuda del Señor Holmes. El joven comienza a contar la historia que
mucho tiene que ver con su padre y su tío, los cuales han muerto. Su tío Elias, emigró hacia América y
logro ahí establecerse como plantador, además de servir en guerra como coronel. Su padre Josh
Openshaw, tuvo gran éxito descubriendo un tipo de llanta irrompible, la cuál patento y vendió
asegurándose así un futuro de riqueza. En la vida de su tío y su padre ocurren sucesos difíciles de explicar
que llevan a la muerte a ambos, teniendo mucho que ver en esto, una misteriosa carta con las letras “K.
K. K.” y dentro de ella cinco semillas de naranja. La muerte del tío Elias ocurrió siete semanas después
de recibir la carta, tiempo suficiente para preparar su testamento, el cual deja totalmente a su hermano
Josh. Mas tarde, John se da cuenta de que existe una relación entre unos papeles quemados por su tío,
una caja de latón con las mismas iniciales “K. K. K. K.” y la carta enviada. Al final de cuentas, el cuerpo
del tío fue encontrado boca abajo en un pequeño estanque sin señales de violencia. El padre John recibe
la herencia del tío, sin embargo, la situación fue muy similar para él, difiriendo en cuanto a que su muerte
ocurrió cinco días después de recibir la carta y en los días previos a su muerte, el estaba intranquilo
pensando que podría pasarle lo mismo que a su hermano, por lo cuál decide visitar a un viejo amigo, sin
imaginarse que tendría un accidente cayendo a un pozo que lo dejaría en coma y con el cráneo roto. Al
ir en su búsqueda, John encuentra que su padre ha fallecido. Luego de estos tristes acontecimientos, John
vive un tiempo muy feliz y albergando esperanzas de que la maldición de familia hubiese desaparecido,
pero, recibe la carta con las semillas de naranja y un mensaje que decía “Deja los papeles en el reloj de
sol”. John Openshaw comienza a explicar al Sr. Holmes que ha encontrado un resto de papel que no fue
quemado entre los que quemó su tío, en el mencionaba nombres y datos sobre poner semillas en sobres
y eliminar a personas. Holmes luego le dice que ponga ese papel en el reloj de arena y que explique que
los demás papeles han sido quemados y que sobre todo cuide su vida de regreso. Luego de ello, Holmes
habla con Watson sobre lo difícil del caso y las posibilidades que pudiesen existir, además de las
similitudes entre cada caso que al parecer tendría que ver con una organización llamada Ku Klux Klan
que hacia daño a personas de color o que no compartieran sus mismas opiniones, matándolas de maneras
misteriosas. Al siguiente día Watson da la mala noticia de que el joven Openshaw ha muerto cuando
regresaba a su hogar, sin evidencia de haber sido asesinado. Holmes enfurecido sale y no vuelve hasta
tarde, al volver le comunica a Watson que ha hallado de acuerdo a los registros marítimos un barco que
pudo haber sido el mismo que estuvo en los tres tristes acontecimientos: el Lone Star, Holmes decide
enviar una carta al barco con las mismas cinco semillas de naranja, sin embargo esta jamás llegaría a su
destino pues el Lone Star se vio afectada por los vientos y sólo quedó de él un codaste destrozado.
COMENTARIO: Personalmente la lectura ha provocado que desee leer los demás cuentos, dada la
intensidad de la historia y la forma en como la misma envuelve al lector y hace imaginar cada escena a
la perfección. Cabe destacar la gran inteligencia de Sherlock Holmes, la capacidad de analizar, observar
generar hipótesis de las situaciones y sintetizar cada parte de la historia contada por el joven John
Openshaw. Además de esto es interesante y peculiar la forma en como los victimarios actuaban, dejando
una carta con cinco semillas de naranja y actuando sigilosamente para evitar dejar evidencias de los
hechos delictivos que cometieron. Ésta historia realmente no tiene un final feliz, dado que las victimas
mueren, aunado a que Sherlock Holmes logra deducir quienes fueron los victimarios, sin embargo no
logra que éstos lleguen a manos de la justicia dado el fatal accidente que sufre el Lone Star.