Вы находитесь на странице: 1из 3

202 Enrahonar 46, 2011 Ressenyes

En aquest filòsof, en el seu ús de la dialèc- que diu així: «Qui sota les condicions de
tica i la defensa d’un punt de vista trans- la modernitat opera amb mitjans pre-
cendent, Konnersmann hi veu indicis moderns (…), no s’està relacionant amb
d’un retorn a la crítica restauradora de la instàncies sacrosantes i valors intempo-
cultura que ja havia estat superada per rals, sinó amb mites i metàfores» (p. 133).
Rousseau. En general, Konnersmann con- Es tracta de l’ethos de la crítica postres-
sidera que la crítica que exerceix la Teo- titutòria de la cultura, aquella que és
ria Crítica és anacrònica. «filla de la Il·lustració i, al mateix temps,
I quin és, doncs, el punt de vista que crítica de les restes metafísiques en les
acaba defensant Ralf Konnersmann? L’au- quals la Il·lustració roman no il·lustrada»
tor exposa les seves idees en el darrer capí- (p. 133).
tol, titulat «Moral de la crítica de la cul- Certament, en aquesta línia hi podem
tura». Comença aquest apartat amb una incloure autors com Herder, Novalis,
cita de Baudelaire, «Hom no té el dret de Nietzsche, Freud… Però costa d’acceptar
menystenir el present». I subscriu la inter- que la sortida dels valors intemporals prò-
pretació de Foucault sobre aquesta cita: pia de la crítica postrestauradora de la cul-
Baudelaire, en l’afirmació de la contem- tura sigui concloent, tal com defensa Kon-
poraneïtat, ens mostra l’actitud heroica nersmann: no hauríem de saber preveure
d’aquell que renuncia a fugir cap al passat, un «retorn d’allò reprimit»? Així, no és
així com a saltar cap al futur; que és cons- possible que l’ús metafòric de veritats
cient del pes de la contingència. És l’he- intemporals també indirectament permeti
roisme de la modernitat. avançar en el coneixement objectiu?
En definitiva, per a Konnersmann,
Baudelaire és qui millor ha comprès l’et- Carles Rius Santamaria
hos de la crítica de la cultura; un ethos Universitat de Barcelona

MENDÍVIL, José (2009)


La condición humana. Ética y política de la modernidad en Ágnes Heller
Guanajuato (México): Universidad de Guanajuato, 245 p.

Ágnes Heller ha gozado desde el princi- establecer una teoría de la modernidad


pio de su carrera de una generosa y favo- (véase, por ejemplo, A Theory of Moder-
rable acogida en español: prácticamente nity [1999], The Time is Out of Joint: Sha-
se han traducido todas sus obras y no son kespeare as Philosopher of History [2002]
pocos, entre nosotros, a uno y otro lado e Immortal Comedy: The Comic Pheno-
del océano, los especialistas de referencia menon in Art, Literature, and Life [2005]).
internacional dedicados a interpretarlas y Como Harold Bloom o Simon Critchley,
defenderlas. Al respecto, es extraño que con cuyas lecturas de Shakespeare o del
sus últimos libros, especialmente sus humor podríamos comparar las de Heller,
monografías sobre Shakespeare y la come- la autora de A Theory of Modernity se sitúa
dia, no hayan tenido la recepción que en un umbral de épocas, sin decidirse
podría esperarse, a pesar de que, en lo a pasar del todo a la postmodernidad y
esencial, constituyen una prolongación dando a veces la impresión de que lo más
de los temas habituales de la autora y sensato sería retroceder. Como Hegel
encajan perfectamente en lo que podría- escribió alguna vez de los teólogos, Heller
mos considerar su propósito principal: ha asumido como filósofa, y con fre-
Ressenyes Enrahonar 46, 2011 203

cuencia como mera crítica u observado- de partida reside en lo que llama «la pro-
ra de la cultura, la tarea de la izquierda, blemática inicial del valor» y en la rela-
aunque para ello haya tenido que sacar ción entre el marxismo y la libertad (p. 17,
de sus escondrijos a los últimos marxis- 27 y s.). Hipótesis para una teoría marxista
tas. Rorty —como recuerda José Mendí- de los valores (publicado originalmente en
vil— la calificaría de «post-post-marxista» inglés en 1972 y en español en 1974)
(p. 232). Se trata menos de un cambio de adquiere, en su argumentación, un valor
intención literaria que de una dificultad textual preferente, que solo cede en
sistemática de sus lectores. importancia a la articulación de la «vida
En la línea de las investigaciones cotidiana» que Heller llevaría a cabo con-
emprendidas por Ángel Prior o Ángel forme su ortodoxia ideológica o su fide-
Rivero, Mendívil, profesor de Filosofía en lidad al proyecto lukácsiano fuera dejando
la Universidad de Guanajuato y autor de paso a la elaboración de un pensamiento
un volumen previo, Ética y contingencia propio, en el que la categoría de «aliena-
(2004), en el que ya había adelantado ción» se mantendría junto a la convic-
cuestiones centrales del pensamiento de ción, común a toda la Escuela de Buda-
Heller, adopta en La condición humana pest, de que la dialéctica no puede
una perspectiva epistemológica predomi- detenerse en la negatividad (p. 38, 56).
nantemente progresista, sin entrar a con- Sin esta convicción, el paso de la aliena-
siderar los «recientes estudios literarios» ción a la vida cotidiana carecería de las
de la autora ni el papel del judaísmo en mediaciones propias de la libertad. En
su pensamiento, más allá de la alusión al opinión de Mendívil, la ética helleriana
breve ensayo La resurrección del Jesús judío de un individuo decente, cuya libertad
(p. 225-226). Como en el caso de su fáctica aumentaría al mismo tiempo que
maestro Lukács, en Heller el judaísmo se reforzaran sus valores comunitarios,
forma parte de los prolegómenos a una nace de estas consideraciones (p. 80, 89).
ética con la que el marxismo vacilaría La compleja antropología de Heller
hasta el final. Sería interesante, al respec- —basada en la satisfacción de las necesi-
to, comparar la noción de Heller de «des- dades radicales, el desenmascaramiento
totalización» de la verdad religiosa con la ideológico de los instintos, «la gestión de
noción de Simone Weil de «descreación», los sentimientos y el empobrecimiento
y en cualquier caso tener en cuenta la emocional»— encontraría igualmente
influencia —cada día más destacada— de aquí su origen (p. 129-157). Como he
Hannah Arendt, crucial también para la dicho antes, Mendívil no incorpora a sus
sutil perspectiva helleriana sobre el femi- planteamientos la interpretación de Sha-
nismo y, en general, sobre la «biopolíti- kespeare, que habría enriquecido el capí-
ca». Heller ha insistido más en este tér- tulo sobre la filosofía y la teoría de la his-
mino que en el de «bioética», cuyas toria, del mismo modo que el fenómeno
connotaciones judías (de Hans Jonas a cómico habría iluminado el capítulo
Leon Kass) son más acusadas y conserva- antropológico.
doras y, en consecuencia, mucho más ale- La última palabra de Mendívil es
jadas de la orientación marxista. phrónesis. Su prudencia tiene que ver, pre-
Todas estas cuestiones se reflejan en cisamente, con el riesgo de la mala inter-
el último capítulo de La condición huma- pretación de la filosofía, con «el peligro
na, titulado «Pluralismo, contingencia y de que sea utilizada con fines distintos
ética», metodológicamente más compli- a los propuestos por su autor» (p. 233,
cado que los anteriores y moralmente pro- cf. p. 94). No solo el filósofo, sin embar-
visional (lo que reobra sobre su atracti- go, debe asumir la responsabilidad de las
vo). Para Mendívil, sin embargo, el punto consecuencias previsibles o imprevistas de
204 Enrahonar 46, 2011 Ressenyes

su obra: al lector le corresponde lo suyo. que deseen introducirse en la trayectoria»


En la medida en que Mendívil es tanto el de Heller se cumple y, en la medida en
lector de Ágnes Heller como el autor de que esa trayectoria no ha concluido aún,
La condición humana, su responsabilidad traza una amplia parábola, no se agota.
es doble, y probablemente uno de los Queda mucho por hacer.
méritos de su libro sea el de haber evita-
do todo «fundamentalismo». Por eso, su Antonio Lastra
objetivo de convertirse en guía «para los Universidad de Valencia

PRIOR OLMOS, Ángel (2009)


Voluntad y responsabilidad en Hannah Arendt
Madrid: Biblioteca Nueva. Colección Biblioteca Saavedra Fajardo
de Pensamiento Político, 206 p.

Tras un periplo de varios años trabajan- tad hizo Arendt en La vida del espíritu, y
do, estudiando e impartiendo cursos sobre que son exploradas por Prior en un deba-
el pensamiento de Hannah Arendt, Ángel te con los principales estudiosos de la pen-
Prior, catedrático de Filosofía en la Uni- sadora judía.
versidad de Murcia, nos presenta su libro Pero el libro no queda ahí, sino que,
en diálogo con el pensamiento de la auto- a partir de este estudio sobre la voluntad,
ra de Los orígenes del totalitarismo y con Prior revisa y reinterpreta los rasgos más
sus principales comentadores. importantes del pensamiento de Hannah
Uno de los rasgos más originales del Arendt. Como consecuencia de la apro-
libro de Prior es que centra su atención ximación a los problemas de la voluntad
en el problema de la voluntad tal como y la responsabilidad, se señalan los cam-
fue estudiado y tematizado por Arendt, bios que se han producido en los plantea-
sobre todo en la segunda parte de su mientos de Arendt con respecto a las rela-
última e inacabada obra, La vida del ciones entre el pensar, la voluntad y el
espíritu. Además, Prior señala como juicio con la vita activa, y en especial con
hipótesis de trabajo la necesidad de vin- la cuestión del mal y sus implicaciones
cular el estudio del problema de la para la vida política. De todos estos aspec-
voluntad con el estudio del problema de tos tratados, señala Prior, Hannah Arendt
la responsabilidad, tal como fue desa- realiza tratamientos muy sugerentes de
rrollado por la autora en Eichmann en distintos filósofos desde Aristóteles hasta
Jerusalén. Heidegger, sosteniendo tesis controverti-
El problema de la responsabilidad, das y realizando precisiones interesantes
tanto de Eichmann como de los consejos sobre el problema del mal y otras cues-
judíos o los ciudadanos de distintos paí- tiones filosóficas que no había tratado en
ses europeos, en la medida en que ofre- sus anteriores obras.
cieron resistencia o pasaron a formar parte Otro de los principales problemas a
de la máquina burocrática nazi, radica en los que se enfrenta Prior es el de la reeva-
la cuestión de que se podía no haber hecho luación y reformulación que en La vida del
lo que se hizo, lo que remitiría en última espíritu Arendt lleva a cabo del vita contem-
instancia a las cuestiones de la contin- plativa y sus relaciones con la vita activa
gencia versus determinismo, y a las dis- tras la experiencia del totalitarismo. Fren-
tintas consideraciones que sobre la volun- te a lo que se podría pensar en primera