You are on page 1of 5

Campus Regional San Luis Gonzaga, S.J.

de Zacapa
Facultad de Ciencias Ambientales y Agrícolas

Informe No. 3 de Práctica de Química Orgánica

Punto de fusión de un Sólido

Catedrática
Gloria Sanabria

Boris Humberto Morales Cortéz


Carnet: 2288817

Zacapa 06 de abril del 2018


INTRODUCCIÓN

El punto de fusión de un sólido es cuando el sólido se funde, los átomos o las


moléculas son libres: para moverse al redor de todo el volumen de la sustancia. Los
grados de libertad adicionales incrementan la aleatoriedad de la sustancia,
aumentando así su entropía, por lo tanto, se observa un marcado aumento en la
entropía en el punto de fusión. Una vez que todo el sólido se ha fundido. La
temperatura aumenta de nuevo y con esta, la entropía. Si el líquido se sigue
calentando, puede llegar a alcanzar su punto de ebullición: a partir de esta
temperatura, se produce un nuevo cambio de estado, esta vez pasando
de líquido a gaseoso. Cabe destacar que, mientras que el punto de ebullición está
relacionado directamente a la presión, el de fusión tiene un escaso vínculo con dicho
factor. Para encontrar el punto de fusión es necesario que las fuerzas moleculares
se rompan que mantienen unidas a las estructuras cristalinas de un compuesto. El
punto de fusión depende de la intensidad de las fuerzas intermoleculares que se
den en un compuesto. Así como de la Eficiencia del empaquetamiento de las
moléculas juntas. (Brown et al., 2014).

El punto de fusión de una sustancia es idéntico a su punto de congelación. Estos


solo difieren en la dirección desde la cual nos aproximamos al cambio de fase. El
punto de fusión a 1 atm es el punto de fusión normal. (Petrucci et al. 2011).
Resultados
Experimento No. 1 Punto De Fusión de la naftalina

Temperatura Temperatura de
Inicial Punto de Fusión
Naftalina (C10H8) 32°C 80°C

Discusión de Resultados
Su punto de fusión es de 80ºC y resulta fácil e interesante su determinación experimental
en el laboratorio. Anotando en una tabla las temperaturas del naftaleno a diferentes tiempos
podemos construir las gráficas de calentamiento y de enfriamiento de esta sustancia sólida
a temperatura ambiente. Observaremos cómo la temperatura de fusión y la de solidificación
coinciden y cómo mientras una sustancia pura está cambiando de estado no varía su
temperatura (en este caso, el punto de fusión característico del naftaleno, 80ºC). Mientras
una sustancia está cambiando de estado toda la energía que aportamos se emplea en
producir dicha transformación física, venciéndose las fuerzas de
atracción intermoleculares, separándose las moléculas, y no vuelve a ascender la
temperatura hasta que se ha completado el cambio de estado (en nuestro caso cuando
todo el naftaleno se ha fundido y convertido en líquido).

La fusión requiere la destrucción de la disposición ordenada de átomos y moléculas


existente en el sólido cristalino. La cantidad de energía térmica necesaria para la
fusión y, por consiguiente, la temperatura del punto de fusión depende de la
intensidad de las fuerzas atractivas existentes entre los átomos o moléculas del
sólido. Cuando un sólido cristalino se calienta, sus átomos, iones o moléculas vibran
con más energía. En cierto momento se alcanza una temperatura a la que estas
vibraciones alteran el orden de la estructura cristalina; los átomos, iones o moléculas
pueden deslizarse unos sobre otros; el sólido pierde su forma definida y se convierte
en un líquido. Este proceso se denomina fusión, y la temperatura a la que se
produce es el punto de fusión. El punto de fusión del hielo disminuye al aumentar la
presión, un comportamiento no usual para un sólido (el bismuto y el antimonio
también se comportan así). Sin embargo no se observa fácilmente este
comportamiento del hielo debido a que se necesitan grandes cambios en la presión
para producir pequeñas disminuciones en el punto de fusión. Cuando se calientan
los sólidos cristalinos, se llega a una temperatura en la que el estado sólido se
convierte en líquido, se ha producido la fusión. Esta temperatura es el punto de
fusión. En el punto de fusión del hielo, un sólido cristalino es sustituido por un líquido
menos estructurado. Las moléculas que estaban en posiciones relativamente fijas
en el sólido, con el movimiento limitado al de tipo vibracional, ahora están libres para
moverse un poco. Las moléculas han ganado algo de movimiento traslacional y
rotacional. El número de niveles de energía microscópicos accesibles ha
aumentado y, por tanto, la entropía también. (Petrucci et al. 2011).

Punto de fusión. Los alcanos sólidos son materiales suaves, que por lo general
tienen bajos puntos de fusión. Las fuerzas responsables de mantener el sólido unido
son las mismas interacciones dipolo inducido-dipolo inducido que operan entre
moléculas en el líquido, pero el grado de organización es mayor en la fase sólida.
Al medir las distancias entre los átomos de una molécula y su vecina en el sólido,
es posible especificar una distancia de mayor cercanía, característica de un átomo
llamada radio de van der Waals. En modelos moleculares espaciales, como los del
pentano, 2-metilbutano y 2,2-dimetilpropano mostrados en la figura 2.14, el radio de
cada esfera corresponde al radio de van der Waals del átomo que representa. El
radio de van der Waals para el hidrógeno es 120 pm. Cuando dos moléculas de
alcano se acercan, de modo que un hidrógeno de una molécula está a una distancia
de 240 pm de un hidrógeno de otra, el balance entre las atracciones electrón-núcleo
contra las repulsiones electrón-electrón y núcleo-núcleo es más favorable. Una
aproximación mayor no es posible por el aumento intenso en las fuerzas de
repulsión. (Carey. 2006)
CONCLUSIONES
1. La temperatura del punto de fusión depende de la intensidad de las fuerzas
atractivas existentes entre los átomos o moléculas del sólido.

2. En los Alcanos solidos las fuerzas responsables de mantener el sólido unido


son las mismas interacciones dipolo inducido-dipolo inducido que operan
entre moléculas en el líquido, pero el grado de organización es mayor en la
fase sólida.

3. En el punto de fusión del hielo, un sólido cristalino es sustituido por un líquido


menos estructurado.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Brown, T. Lemay, H. Bursten, B. Murphy, C. Woodward, P. 2014. Química, la
ciencia central, 12ª. Edición. Editorial Pearson Educación. México.

Petrucci, R. Herring, G. Madura, J Y Bissonnette, C. 2011. Química General, 10ª.


Edición. Editorial Pearson Educación. Madrid, España.

Carey, F. 2006. Química Orgánica, 6ª. Edición. Editorial Mcgraw-hill


Interamericana. México, D. F.