You are on page 1of 9

Universidad Juárez

Autónoma de Tabasco

División Académica Multidisciplinaria de


Comalcalco

Tareas 3er parcial

Catedrático(a): Karla González Graniel

Alumno: Freddy Shaday De La Rosa Méndez

Carrera: Médico cirujano

2° “A”

Comalcalco, Tabasco
Tabla de contenido
Introducción........................................................................................................................................ 3
15. SENTIDO DE LA AUDICIÓN. A. DESCRIBIR LA TÉCNICA PARA LA EVALUACIÓN DE LA AUDICIÓN
Y EQUILIBRIO ...................................................................................................................................... 5
Nervio acústico-auditivo o vestíbulo-coclear—VIII par..................................................................... 5
Técnica para la realización de la otoscopia ....................................................................................... 5
1. Prueba de la voz cuchicheada o del susurro .................................................................................. 6
2. Weber.............................................................................................................................................. 6
3. Rinne ............................................................................................................................................... 7
4. Schwabach. ..................................................................................................................................... 8
5. Prueba calórica y de frío. ................................................................................................................ 8
6. Prueba de Nylen-Barany. ............................................................................................................... 8
Conclusión ........................................................................................................................................... 9
Introducción

Vivimos en un medio saturado de vibraciones, la captación de estas por el ser vivo


requiere la posesión de receptores diferenciados. En el caso concreto de las
vibraciones sonoras tales receptores están alojados en el oído interno, y su puesta
en marcha precisa un acondicionamiento previo del estímulo vibratorio que se
realiza en el oído externo y el oído medio, segmentos periféricos del sistema
auditivo.

El oído externo, que incluye el pabellón de la oreja y el canal auditivo externo, está
separado del oído medio por una estructura en forma de disco llamada membrana
timpánica (tímpano).
El pabellón auricular se une a la cabeza mediante la piel y se compone
principalmente de cartílago, y su función es ayudar a reunir las ondas sonoras y a
hacerlas pasar por el canal auditivo externo.

El oído medio se encuentra excavado en el hueso temporal, en la denominada caja


del tímpano. Es una cavidad llena de aire que contiene tres huesecillos: martillo,
yunque y estribo, los cuales se mantienen en su sitio y se mueven mediante
articulaciones, músculos y ligamentos que ayudan a la transmisión del sonido.

En la pared que separa el oído medio del interno hay dos orificios pequeños, la
ventana oval y la redonda. La base del estribo se asienta en la ventana oval, por
donde se transmite el sonido al oído interno. La ventana redonda proporciona una
salida a las vibraciones sonoras.

La trompa de Eustaquio conecta el oído medio con la nasofaringe y su función es


igualar la presión del oído medio con la de la atmósfera.

El oído interno se encuentra alojado profundamente en el hueso temporal y está


formado por una serie de estructuras complejas que se encargan de la audición y el
equilibrio del ser humano. La cóclea y los canales semicirculares constituyen el
laberinto óseo. Los tres canales semicirculares (posterior, superior y lateral)
intervienen en el equilibrio. La cóclea es un tubo óseo con forma de caracol. El techo
de la cóclea está revestido por la membrana vestibular y el suelo por la membrana
basilar, en la cual descansa el órgano de Corti que es el responsable de la audición.

Dentro del laberinto óseo se encuentra el laberinto membranoso sumergido en un


líquido llamado perilinfa. El laberinto membranoso incluye utrículo, sáculo y canales
semicirculares, conducto coclear y órgano de Corti; contiene, además, un líquido
llamado endolinfa. Entre estos dos líquidos se establece un delicado equilibrio;
muchos trastornos del oído se deben a alteraciones de éste.
Es responsable del equilibrio y la función auditiva. Es un nervio aferente de tipo
sensorial.

El nervio vestibular conduce los impulsos nerviosos desde el utrículo y el sáculo que
proporcionan información respecto a la posición de la cabeza; el nervio transporta
además impulsos de los conductos semicirculares que proporcionan información
sobre los movimientos cefálicos.

Las fibras nerviosas del nervio vestibular son los procesos centrales de las células
nerviosas localizadas en el ganglio vestibular que está situado en el conducto
auditivo interno. Penetran en la superficie anterior del tallo cerebral por un surco
situado entre el borde inferior del tallo cerebral por un surco situado entre el borde
inferior del puente y la parte superior de la medula oblongada. Cuando entran en el
complejo nuclear vestibular, las fibras se dividen en fibras cortas ascendentes y
largas descendentes; un pequeño número de fibras pasa directamente hasta el
cerebelo a través del pedúnculo cerebeloso inferior, sorteando los núcleos
vestibulares

El nervio coclear transporta impulsos nerviosos relacionados con el sonido desde el


órgano de Corti hasta la cóclea. Las fibras del nervio coclear son prolongaciones
centrales de células nerviosas localizadas en el ganglio espiral de la cóclea.
Penetran en la superficie anterior del tallo cerebral en el borde inferior del puente
(protuberancia) sobre la parte lateral del nervio facial emergente, y están separadas
de el por el nervio vestibular. Al entrar en el puente, las fibras nerviosas se dividen,
formando una rama que penetra en el núcleo coclear posterior y otra rama que lo
hace en el núcleo coclear anterior.
15. SENTIDO DE LA AUDICIÓN. A. DESCRIBIR LA TÉCNICA PARA
LA EVALUACIÓN DE LA AUDICIÓN Y EQUILIBRIO

Nervio acústico-auditivo o vestíbulo-coclear—VIII par


Este nervio realiza las funciones de audición y equilibrio; en su evaluación se
efectúa primero una otoscopia y luego se examinan las ramas coclear y vestibular
del nervio.

Para la primera rama existen las pruebas de la voz susurrada, Weber, Rinne y
Schwabach. La segunda se evalúa por medio de la prueba calórica y la de Nylen-
Bazany.

Se realiza una otoscopia antes de realizar las pruebas para evaluar la audición y el
equilibrio se debe explorar el conducto auditivo externo y el oído medio.

Técnica para la realización de la otoscopia


1. Incline la cabeza del paciente hacia el hombro del lado opuesto del oído que se
va a examinar.

La función del músculo recto externo Este músculo se evalúa con los demás
músculos extrínsecos del ojo de igual manera que la indicada en el par craneal
motor ocular común que se halla en la parte lateral del otoscopio, por el cual pasará
el aire hacia el conducto auditivo y será posible observar si la membrana timpánica
es móvil o no.

Los hallazgos normales son: en el conducto auditivo externo, en su tercio distal,


es posible encontrar pelos y cerumen en pequeña cantidad. En el tímpano,
membrana móvil de color blanco perlado nacarado

2. Traccione el pabellón auditivo hacia arriba y atrás.


3. Introduzca en forma lenta y suave el espéculo hasta uno o uno y medio
centímetros de profundidad, utilizando el espéculo más grande que se ajuste de
manera cómoda al conducto.
4. Observe el conducto auditivo externo desde el meato hasta el tímpano
5. Observe detenidamente la membrana timpánica.
6. Realice la neumatoscopia; para ello se puede utilizar el tubo de goma con una
perilla en uno de sus extremos, el cual se consigue para este fin, o adaptar un
segmento de un equipo de venoclisis —20 cm
7. y colocarlo en la boca del examinador para insuflar y aspirar aire. El otro extremo
del tubo de goma se coloca en el orificio. Esta rama realiza las funciones
auditivas del VIII par craneal.
Como requisitos, antes de la realización de estas funciones se debe:

 Verificar la permeabilidad del conducto auditivo externo.


 Si es necesario, eliminar cerumen y secreciones.
 Observar el tímpano: su movilidad, color, integridad, transparencia y
vascularidad.
 Observar si hay burbujas o líquido en la caja del tímpano.

Luego de lo anterior se deben realizar las pruebas de audición que son: de la


voz cuchicheada o del susurro y las que se realizan con diapasones: Weber,
Rinne y Schwabach.

Estas últimas se efectúan con diapasones de 256, 512 y1.024 Hz los cuales evalúan
la audición en las frecuencias del lenguaje.

1. Prueba de la voz cuchicheada o del susurro


1. Ubíquese en posición lateral al paciente. Siempre a una misma distancia— entre
30 y 60 cm.

3. Solicite al paciente tapar con unos de sus dedos el oído que no está siendo
examinado y realizar movimientos en diferentes direcciones: arriba-abajo, adelante-
atrás.

4. Ahora, con voz cuchicheada, diga palabras cortas de una o dos sílabas y solicite
al paciente que las repita.
5. Evalúe luego el oído contrario, utilizando el mismo procedimiento. Lo normal es
que el paciente repita correctamente por los menos la mitad de las palabras dichas.

Si la prueba no es normal, indica alteración en la audición y se deben realizar las


pruebas de diapasones para establecer si es de conducción o neurosensorial.

2. Weber
1. Golpee suavemente el diapasón contra una de sus manos o sobre algún otro
objeto. Se debe generar un sonido de baja o mediana intensidad —60 dB— y sin
vibración.

2. Coloque el diapasón en el vértice de la línea media del cráneo, o en los dientes


incisivos superiores.

3. Pregunte al paciente por cuál oído escucha el sonido con más intensidad, o si es
igual por ambos.

Normalmente no debe haber lateralizaciones, es decir, se debe escuchar con igual


intensidad por ambos oídos. Es el llamado Weber negativo o indiferente.
Es normal también que al ocluir uno de los oídos con un dedo el sonido se lateralice
a éste, o sea, se escuche mejor por el oído ocluido. Esta maniobra sirve para
verificar la respuesta del paciente. Interpretación.

Cuando existe sordera de conducción, el sonido se lateraliza al oído más sordo. Por
el contrario, cuando existe sordera neurosensorial se lateraliza al oído sano.

Ejemplo: si se lateraliza al lado derecho, o sea, se escucha mejor por ese oído, hay
dos posibilidades: a) el oído derecho tiene sordera de conducción o b) el oído
izquierdo tiene sordera neurosensorial. Esta prueba nos dice si hay o no sordera,
pero no nos especifica si es de conducción o sensorial y de cuál lado. Para
solucionar esta situación se realiza la prueba de Rinne.

3. Rinne
1. Golpee suavemente el diapasón.
2. Coloque la base en contacto con la apófisis mastoides.
3. Solicite al paciente que indique cuándo deja de escuchar el sonido, cronométrelo.

4. Coloque inmediatamente el diapasón a entre uno y tres centímetros de distancia


del borde externo del conducto auditivo.
5. Mida el tiempo hasta que deje de escucharlo.
6. Compare en segundos el tiempo escuchado por la vía aérea y por la vía ósea.

Lo normal es escuchar el sonido el doble del tiempo por la vía aérea que por la vía
ósea, es decir, en relación 2:1. Esto se considera Rinne positiva. Ejemplo: si por la
vía ósea se escucha diez segundos; por la aérea se debe escuchar veinte segundos
más.

Esta prueba aclara si la sordera es de conducción o neurosensorial, y puede ser


positiva o negativa. La prueba de Rinne negativa se da cuando el paciente escucha
el sonido más tiempo por la vía ósea que por la vía aérea; esto indica sordera
conductiva.

Por el contrario, Rinne positiva se da cuando el paciente escucha el sonido más


tiempo por la vía aérea que por la ósea, pero en proporción inferior a 2:1; indica
sordera neurosensorial.

La prueba de Rinne es positiva siempre que el sonido se escuche más tiempo por
vía aérea que por vía ósea. Es completamente normal cuando la proporción es 2:1,
es anormal cuando la proporción es menor de 2:1.
4. Schwabach.
1. Golpee el diapasón suavemente.
2. Coloque el mango sobre la apófisis mastoides del paciente.
3. Solicite al paciente indicar el momento en el cual deja de escucharlo.
4. Colóquelo inmediatamente sobre la apófisis mastoides del examinador.

Lo normal es que el paciente escuche el sonido al mismo tiempo que el examinador.


Inicialmente se debe verificar que el órgano de la audición del examinador se
encuentre sano, para establecer las comparaciones con el mínimo error posible.
Esta prueba se interpreta como prolongado y acortado. En la primera el paciente
escucha el sonido mucho más tiempo que el examinador; se presenta en las
hipoacusias de conducción. En el acortado el paciente escucha el sonido menos
tiempo que el examinador; se presenta en hipoacusias neurosensoriales.

Rama vestibular del nervio auditivo Esta es la rama del VIII par craneal, su
función es el equilibrio corporal y se evalúa por las pruebas calórica y de frío y la de
Nylen-Barany.

5. Prueba calórica y de frío.


 Solicite al paciente sentarse y colocar la cabeza en hiperextensión de
60°.
 Irrigue durante veinte segundos el conducto auditivo externo con agua
fría entre 0 y 10 °C.
 Realice luego el mismo procedimiento por el otro conducto. Lo normal es
producir un nistagmo horizontal con el componente lento hacia el lado
irrigado y con el rápido en dirección contraria, además de mareos y
náuseas. Estas tres manifestaciones se deben presentar al medio minuto
de la irrigación y deben persistir por uno y medio minutos.

6. Prueba de Nylen-Barany.
 Solicite al paciente adoptar la posición de decúbito supino, con la cabeza
en hiperextensión de 45° por fuera de la camilla.
 Indique girar la cabeza en forma rápida hacia uno de los lados.
 Observe los ojos en busca de nistagmo.
 Solicite girar la cabeza hacia el lado contrario y observe de nuevo en
busca del nistagmo. Normalmente no se debe presentar nistagmo. Si
éste se presenta indica alteración en el equilibrio.
Conclusión
Comprender la estructura del oído es importante para poder realizar las técnicas
correspondientes de la evaluación de oído y equilibrio,

El nervio vestíbulo coclear está compuesto por el nervio coclear, que transporta la
información sobre el sonido y el nervio vestibular, que transporta la información
sobre el equilibrio.

El equilibrio se evalúa por la estabilidad general del cuerpo que conecta el oído al
tallo cerebral, si hay algún tipo de problema perdemos la marcha y estabilidad, o
también puede ocasionar enfermedades como vértigo, el nervio transmite los
impulsos nerviosos desde las células pilosas en el oído interno hasta el cerebro,
donde se realiza la verdadera percepción auditiva. En rigor, su origen se encuentra
en ganglios periféricos. Así, el nervio coclear comienza en el ganglio de Corti, y el
vestibular, en el de Scarpa.

La función auditiva de una manera simple se evalúa se evalúa haciendo sonar los
dedos bilateralmente en los oídos y preguntando al paciente si escucha los sonidos
bilateralmente y si son parejos en intensidad. Las tumoraciones (neuromas
acústicos) son frecuentemente responsables de disturbios (desequilibrio y la
audición) en este nervio.

Ésta serie de técnicas nos indica que se debe realizar una otoscopia primeramente
y evaluar el oído externo y medio, es probable y totalmente normal encontrar pelos
con cerumen en pequeña cantidad. En el tímpano, una membrana móvil de color
blanco perlado, posteriormente la literatura marca que tenemos que realizar la
prueba del susurro que consiste en cuchichearle palabras cortas al paciente y
repetirá las palabras normalmente, si no lo hace hay un problema, en la técnica de
Weber se utiliza un diapasón y se debe escuchar con igual intensidad por ambos
oídos un leve sonido, nuevamente en la prueba de Rinne también se utiliza el
diapasón se debe escuchar el sonido el doble del tiempo por la vía aérea que por la
vía ósea esto se considera Rinne positiva. Si por la vía ósea se escucha diez
segundos; por la aérea se debe escuchar veinte segundos más.

En la técnica de Schwabach lo normal es que el paciente escuche el sonido al


mismo tiempo que el examinador.

La rama vestibular del nervio auditivo se evalúa por las pruebas calórica y de frío y
la de Nylen-Barany.