Вы находитесь на странице: 1из 17

“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”.

TEMA : MAGMATISMO

FACULTAD : FICA

CARRERA PROFESIONAL : INGENIERÍA FORESTAL

CURSO : GEOLOGIA

DOCENTE : DIOMAR ZAVALETA VILCHEZ


INTEGRANTES:

o CHAVEZ BAZAN, Madi Leidi


o CAMARENA TORRES, José Manuel
o JULCA DELGADO, Alberth
o SOPLA QUIROZ, Lady

CHACHAPOYAS 2018
INTRODUCCIÓN

Un magma es una mezcla compleja de minerales, principalmente silicatos, de la


corteza y/o del manto que están fundidos, a temperaturas entre 700 y 1200 ºC, con una
proporción considerable de vapor de agua y otros compuestos gaseosos, a veces también
puede contener trozos de roca sin fundir. Este fundido se encuentra a elevada presión en
su cámara original y tiende a escapar hacia zonas más superficiales mediante espacios
débiles, como p. ej. fracturas. Al ir ascendiendo, el magma sufre un enfriamiento
progresivo que hace que vaya solidificando poco a poco, dando lugar a las llamadas rocas
ígneas o magmáticas.

La mayoría de los magmas se originan en el manto superior, más concretamente


en los bordes de placas divergentes que al llegar a la superficie darán lugar al fondo
oceánico, pero existen otras muchas zonas donde la roca sólida de la corteza y el manto
superior se transforma en magma.
I

MAGMATISMO

Se entiende por magmatismo todo el conjunto de complicados procesos asociados


a la manifestación de la energía interior de la tierra patentizados ya como efusión del
magma a la superficie terrestre, ya como penetración el magma en la corteza terrestre y
su solidificación a distintas profundidades, bajo la forma de cuerpos de distinto tamaño y
forma. Es considerado también el proceso geológico más espectacular a la observación
humana, ya que ocurre en períodos cortos y muestra en forma categórica la actividad
endógena de nuestro planeta.

Es común que al magmatismo se le denomine también vulcanismo, en honor a


“Vulcano”, dios romano del fuego, sin embargo, es más correcto el empleo de este
término si se aplica solo al magmatismo efusivo, el mismo que, dentro de sus
componentes, tiene a los conos formados por sus fluidos sobre la superficie terrestre
(volcanes) como actores principales al ojo humano.

De acuerdo al carácter de movimiento del magma y su penetración en la corteza


terrestre, se distinguen dos formas de magmatismo: intrusivo, cuando el magma asciende
desde las regiones subcorticales y penetra en la corteza sin alcanzar la superficie; y el
efusivo, en el que magma sale a la superficie de la tierra (mares, océanos).

1.1. MAGMATISMO EFUSIVO

Una de las formas más conocidas del movimiento magmático son las erupciones
volcánicas y, junto a ellas, la acumulación de material que viene desde las profundidades
de la tierra y dio forma, con el tiempo, a los aparatos unidos a ellas: los volcanes. Cuando
se producen las erupciones volcánicas, brotan hacia la superficie: lava fundida (cuya
temperatura oscila entre los 900 y 1200°C), gases, vapores de agua, ceniza y otros
productos sólidos. Las erupciones transcurren tranquilamente cuando la lava se derrama
paulatinamente desde la abertura de salida y va derramándose por las laderas del volcán,
o puede ser de forma tempestuosa, acompañadas por fuertes explosiones y expulsión de
una gran cantidad de gases y lava, que salen disparadas por el aire, cayendo en las faldas
del volcán y sus alrededores. También existen erupciones mixtas, que combinan ambas
características.
Por su forma, encontramos dos tipos de volcanes: los de tipo central y fisural.
Los primeros tienen forma cónica, similar a una montaña, con contornos más o menos
regulares. En ellos las erupciones se producen a través del conducto central de salida
denominado chimenea, por la que ascienden a la superficie los productos de la erupción.
Al extremo de la chimenea (superior) se le llama cráter. Los de tipo fisural no presentan
forma sobre la superficie, en estas la lava se derrama por las grietas existentes en la
corteza terrestre.

Algunos volcanes presentan ramificaciones en su chimenea, por los que también


se producen efusiones de lava, ceniza y gases, formando en su extremo de salida pequeños
conos que dan la sensación de ser volcanes de menor tamaño; son denominados volcanes
parásitos o adventicios. Del mismo modo las cimas de los volcanes pueden quedar
destruidas como consecuencias de diversos factores como el desmoronamiento de sus
paredes internas, meteorización, etc.; tales depresiones llevan el nombre de calderas. Es
también característico en algunos volcanes la presencia de un volcán dentro de otro volcán
(un cráter pequeño dentro de uno más grande), a esta forma se le denomina somma.

1.1.1. Tipos de volcanes centrales

Por su composición y las propiedades de la lava, al contenido de componentes


gaseosos, a la intensidad de sus erupciones y la estructura de los aparatos volcánicos, se
destacan varios tipos de volcanes de tipo central

a) Chimeneas o bocas de explosión

Constituidas por un conducto de salida central (chimenea), ensanchada hacia la


superficie a modo de embudo y originadas como resultado de una única explosión potente
de gases. La chimenea y el cráter están rellenos con productos eruptados en estado sólido
y rodeados por un material suelo de idéntica composición.

b) Etna-vesubiano (vulcaniano)

Volcanes cuya reiterada actividad viene siempre acompañada de fuertes


erupciones, grandes explosiones de gases y eyección de cantidades importantes de
productos sólidos. Las lavas que surgen de estos volcanes son, generalmente, de
composición neutra y ácida, muy viscosas, cuya movilidad es escasa. Éstas, al enfriarse,
forman una costra lávica, debajo de la cual se acumulan gran cantidad de gases que no
tienen conducto de escape, lo que provoca que la presión dentro suyo aumente y genere
grandes explosiones y erupciones del volcán. Debido a la fuerza con que salen expulsados
los productos de estas erupciones, es usual poder ver grandes nubes oscuras a kilómetros
de distancia, que van iluminándose con la lava incandescente que sale disparada entre
ceniza y nubes de vapor de agua. La lava que fluye de estos volcanes se desplaza como
una lengua angosta, alcanzando varias decenas de kilómetros y arrasando con todo a su
paso.

c) Peleano

Denominado así en honor al volcán Mont Pelé (Islas de Martinica). La


característica principal de este tipo de volcán es la excepcional viscosidad de su lava; ésta
se solidifica en el cráter, formando un tapón, obstruyendo la salida de gases y aumentando
su presión en la chimenea. Sus erupciones consisten en grandes explosiones de gases, que
expulsan enormes cantidades de productos sólidos. La erupción del volcán Mont Pelé,
ocurrida en 1902, arraso la ciudad de San Pedro junto a sus 30 mil habitantes, debido a
las grandes nubes de cenizas y gases ardientes (que bordeaban los 800°C) que se
deslizaron ladera abajo.

d) Bandaisaniano

Esta designación deriva del nombre del volcán japonés más grande, el Bandaisán.
Las erupciones de este tipo de volcanes consisten en explosiones de ingente fuerza, con
expulsión de abundantes fragmentos de diversos tamaños, pero si efusión de lava. Es
conocido dentro de este tipo de volcanes, además del Bandaisán, el volcán Krakatoa;
ambos entraron en actividad a finales del siglo XIX (este último está registrado como la
explosión con uno de los ruidos más fuertes en la historia humana).

e) Hawaiano

Característico de los volcanes de las islas de Hawai e Islandia. Sus erupciones se


distinguen notablemente de los tipos de volcanes anteriores por su composición lávica
(que es básica, basáltica y bastante fluida), cuyo contenido de gases es relativamente
escaso y su temperatura alcanza los 1200°C. Con explosiones poco frecuentes, los gases
son eyectados con facilidad y la lava rebosa en forma periódica por los bordes del cráter,
fluyendo cuesta abajo y expandiéndose casi uniformemente
f) Estromboliano

De explosiones rítmicas y continuas, se lanzan por los aires fragmentos (bombas,


lapilli, escorias) incandescentes y a veces nubes luminosas. Su lava es también básica
pero la movilidad y temperatura de esta es menor que en los de tipo Hawaiano.

1.2. MAGMATISMO INTRUSIVO

El magma, al subir desde las profundidades de la tierra, en la mayoría de los casos


no alcanza la superficie: penetra en la corteza terrestre, donde se enfrían y se solidifican
lentamente, formando masas o cuerpos de variadas formas, las intrusiones, que complican
notablemente la estructura cortical y se hallan ocultos bajo la pila más o menos gruesa,
de formaciones sedimentarias. Estas últimas sufren el efecto destructor de los distintos
agentes exógenos y se van desagregando y removiendo paulatinamente, dejando al
descubierto los cuerpos intrusivos que se vuelven accesibles a la investigación.

Se distinguen varias formas de intrusiones magmáticas, atendiendo a las


condiciones de su formación y su correlación con las rocas encajetes.

a) Los batolitos

Son grandes masas intrusivas de rocas magmáticas y de contornos irregulares, que


se han solidificado en la profundidad de la corteza terrestre, sus características son:

 Contacto discorcentantes con las rocas de caja


 Composición homogénea (generalmente, por rocas acidas, los granitos y
granodioritas
 Confinamiento en las zonas plegadas partes centrales de estas donde están
alineados paralelamente a los ejes tectónicos de las cordilleras.

b) Los troncos o pivotes (stocks)

Son cuerpos intrusivos de forma irregular, dotados de las mismas peculiaridades


de lo batolitos, pero diferenciándose de estos por sus dimensiones que son menores según
R Daly su área no excede los 100km
c) Intrusiones fisúrales

El magma en su movimiento dentro de la corteza terrestre, penetra en todas las


fisuras, rellenándolas y formando cuerpos intrusivos en forma de vetas o filones, que
arrancan generalmente a las grandes masas intrusivas. Están compuestas por rocas de
diversa composición y se hallan circunscritas principalmente a las combas convexas de
las regiones plegadas. La mayor parte de las intrusiones fisúrales ocupan una posición
discordante respecto de las rocas circundantes, por atravesar las pilas rocosas según
diversos ángulos, y solo en algunos casos se confirman a los intervalos en algunas capas.

d) Los lacolitos

Se solidifican a escasa profundidad de la superficie terrestre tienen forma hogaza,


con una superficie convexa arriba y una base más o menos plana. Sus dimensiones son
relativamente pequeñas, oscilando su diámetro entre 100 y 200 m y varios kilómetros. Un
lacolito yace en concordancia con las rocas de caja. Sin atravesarlas. Durante su intrusión
en las rocas, el lacolito las deforma mecánicamente, levanta las rocas del techo a modo
de bóveda, labrándose así un espacio

II

CAUSAS DEL MAGMATISMO

La formación de los magmas está condicionada por el punto de fusión de las


sustancias que lo constituyen. A su vez, el punto de fusión también depende de la presión
y de otros factores de índole química. Así, los magmas pueden tener dos orígenes
primarios:

2.1. MAGMATISMO PRIMITIVO

Se origina a partir de material fundido en las etapas cósmicas de la formación de


la Tierra como planeta.
2.2. MAGMATISMO DERIVADO

Que es producido por la fusión de materiales terrestres sólidos por acciones


endógenas posteriores. Los procesos de fusión local de dichos materiales pueden ser
debidos a tres causas:

a) Aumento de la temperatura

La temperatura aumenta con la profundidad en una proporción media de unos


30ºC por kilómetros, este dato se conoce con el nombre del gradiente geotérmico. Este
incremento de temperatura puede sufrir algunas variaciones locales, por ejemplo, es más
alto bajo los océanos que bajo los continentes. En condiciones normales, la temperatura
del manto no excederá la temperatura de fusión de las rocas que lo forman (peridotitas)
por lo que éstas permanecerán en estado sólido. Pero en determinadas circunstancias se
pueden desarrollar determinados procesos que impliquen una elevación de la temperatura
y, por lo tanto, la fusión de las rocas.

b) Disminución de la presión

Todo mecanismo de fusión implica un aumento de volumen, esto significa que a


grandes profundidades la temperatura de fusión para un material determinado es mucho
más alta; ya que la presión en esas zonas es mucho mayor. Por el contrario, materiales
sólidos a una temperatura y presión determinada, pueden fundir si sufren una
descompresión. Este es un proceso típico en bordes de placa divergentes (zonas de dorsal)
y en zonas intraplaca (puntos calientes), zonas en las que las rocas calientes del manto
ascienden impulsada por las corrientes convectivas.

c) Incremento en la proporción de elementos volátiles (agua)

El agua y otras sustancias volátiles hacen que los materiales fundan a temperaturas
más bajas. Esta fusión se produce porque el agua rompe las cadenas de los silicatos y
favorece la fusión, por lo tanto, a una misma presión una roca “húmeda” fundirá siempre
a temperaturas más bajas que la roca “seca”. Este tipo de fusión es típica en bordes
convergentes (zonas de subducción); donde la placa subducente expulsa fluidos al
encontrarse en zonas de más temperatura y presión. Los fluidos movilizados ascienden
hacia el caliente manto superior facilitando su fusión. Estudios de laboratorio han
demostrado que un incremento de un 0,1 % de agua puede rebajar 100ºc la temperatura
de fusión de las peridotitas del manto.
III

CARACTERÍSTICAS PARA IDENTIFICAR ROCAS ÍGNEAS

Las rocas cristalizadas en profundidad son llamadas rocas ígneas plutónicas o


intrusivas, forman intrusiones (plutones) y las rocas que cristalizan en condiciones
superficiales, forman aparatos volcánicos y coladas de lava son las llamadas volcánicas
lávicas o volcánicas fragmentales.

Entre estos dos términos extremos pueden darse casos intermedios, de rocas
cristalizadas a poca profundidad en la corteza que pueden presentar características
plutónicas como volcánicas, son llamadas rocas ígneas hipabisales o sub volcánicas, con
formas de intrusión como sills, lacolitos, diques, lopolitos, etc.

Cada clase de rocas ígneas presentan diferencias texturales, que, mediante la


observación e interpretación, nos ayudara a clasificar las rocas ígneas teniendo un
ejemplar de mano.

Por otro lado, se sabe que las rocas están compuestas de minerales, por ello, el
estudio de las rocas requiere un conocimiento previo de los minerales formadores de
rocas. Sin embargo, unas de las características notables de las rocas ígneas es el muy
pequeño número de minerales del que están compuestos, entonces en rocas ígneas
requiere determinación de unos cuantos minerales comunes solamente. Mediante la
determinación de estos minerales, principalmente de los minerales esenciales, se puede
determinar el tipo de roca mediante la clasificación modal de la roca en función de los
minerales presentes en la muestra.

3.1. TEXTURAS GENERALES EN ROCAS ÍGNEAS

La textura es el conjunto de las relaciones intergranulares de tamaño y forma de


los cristales o clastos que forman la roca. Las denominaciones texturales y los criterios
utilizados varían según el tipo de roca considerada.

Textura afanítica (a= no; phaner =visible). Por definición, los cristales que
constituyen las rocas afaníticas son demasiado pequeños para que los minerales
individuales se distingan a simple vista. La identificación del mineral no es posible, en
este caso la determinación puede realizarse mediante el análisis microscópico o con ayuda
del color. Sin embargo, los principales criterios son la textura y la composición
mineralógica.

Textura Fanerítica (de grano grueso). Estas rocas de grano grueso consisten en
una masa de cristales intercrecidos que son aproximadamente del mismo tamaño y lo
suficientemente grandes como para que los minerales individuales puedan identificarse
utilizando una lupa. Dado que las rocas faneríticas se forman en el interior de la corteza
terrestre, su afloramiento en la superficie de la tierra solo ocurre después de que la erosión
elimina el recubrimiento de rocas que una vez rodearon las cámaras magmáticas.

Textura porfídica. Dado que los diferentes minerales cristalizan a temperaturas


diferentes (así como a velocidades diferentes) es posible que algunos cristales se hagan
bastante grandes mientras que otros estén empezando a formarse. Si el magma que
contiene algunos cristales grandes cambia de condiciones (por ejemplo, saliendo a la
superficie) la porción líquida restante de la lava se enfriará relativamente rápido. Se dice
que la roca resultante, que tiene grandes cristales incrustados en una matriz de cristales
más pequeños, tiene una textura porfídica. Los grandes cristales que hay en una roca de
este tipo se denominan fenocristales (pheno=mostrar; cristal=cristal), mientras que la
matriz de cristales más pequeños se denomina matriz o pasta. Una roca con una textura
de este tipo se conoce como pórfido.

3.2. MINERALES EN ROCAS ÍGNEAS

Minerales esenciales. Son los más importantes en volumen, y sirven para la


clasificación de la roca. Ejemplos de ellos están: cuarzo, feldespatos, feldespatoides,
micas, piroxenos, anfíboles y olivino.

Minerales accesorios. Son los que están en menor cantidad, su presencia no es


constante y no clasifican la roca, por ejemplo: magnetita, apatito, titanita, zircón, rutilo,
etc.

Minerales secundarios. Son aquellos minerales producto de la alteración de los


minerales primarios, por transformaciones posteriores a la cristalización del magma.
Dentro de ellos están: arcillas, clorita, epidota, serpentina, sericita, etc.
Las rocas ígneas se forman a partir de lava, magma o ceniza de un flujo o erupción
volcánica. Estas tienen propiedades distintivas que pueden ayudarte a distinguirlas de los
otros tipos de rocas e identificar el tipo específico de roca ígnea que tienes.

Las rocas ígneas se clasifican en dos tipos principales: Intrusivas o extrusivas.


Ambos tipos de roca tienen propiedades específicas que nos ayudarán a distinguir el tipo
de roca ígnea. El magma es roca fundida que fluye debajo de la superficie terrestre. Las
rocas ígneas se forman por el enfriamiento del magma.

3.2.1. Las rocas intrusivas

Se forman a partir del enfriamiento del magma debajo de la superficie terrestre.


Dado que esto ocurre debajo de la superficie terrestre, el magma se enfriará muy
lentamente. A medida que se enfría el magma, se formarán los cristales.

Las rocas intrusivas tienen cristales más grandes que normalmente se forman
juntos para formar la masa rocosa. Un ejemplo de una roca intrusiva es el granito. Cuando
el magma se encuentra sobre la corteza terrestre, se le conoce como lava.

3.2.2. Las rocas extrusivas

Se forman por el enfriamiento muy rápido de la lava sobre la superficie terrestre.


Las rocas extrusivas tienen cristales muy pequeños, casi microscópicos. A menudo, estos
se describen como rocas de grano fino. Por lo general, no puedes verlos a simple vista. El
tipo más común de roca extrusiva es el basalto.

3.3. CÓMO IDENTIFICAR EL TIPO DE TEXTURA DE LA ROCA

Existen 6 clases de texturas diferentes de rocas ígneas, cada una con sus
características propias y únicas.

• Las rocas ígneas pegmatíticas. - Tienen cristales muy grandes, de más de 1


cm de tamaño. Estas pertenecen al tipo de rocas ígneas formadas por
enfriamiento lento.
• Las rocas ígneas faneríticas. - Se componen de cristales entrelazados que
son más pequeños que los cristales en las pegmatíticas, pero aún se pueden
ver a simple vista.
• Las rocas ígneas porfídicas. -Tienen cristales de dos tamaños diferentes, a
menudo con cristales grandes situados en zonas de cristales más pequeños.
• Las rocas ígneas afaníticas. -Tienen una textura de grano fino y la mayoría
de sus cristales son muy pequeños para verse a simple vista. Tendrás que usar
una lupa para observar los cristales en las rocas afaníticas. Las rocas ígneas
que se forman muy rápido para formar cristales tienen lo que se denomina una
textura vidriosa. La obsidiana es la única roca ígnea vidriosa y se puede
identificar por su color oscuro.
• Las rocas ígneas vesiculares. - Como la piedra pómez, lucen como si tuvieran
burbujas y se forman antes de que los gases puedan escapar mientras la lava
forma la roca. Esta también se forma por el enfriamiento muy rápido.
• La roca ígnea piroclástica. - Tiene una textura compuesta de fragmentos
volcánicos que van desde muy finos (ceniza) hasta muy gruesos (tobas y
brechas).

3.3.1. Composiciones principales para las rocas ígneas:

• Las rocas ígneas félsicas. - Son de color claro. Su composición mineral es


principalmente de feldespatos y silicatos como el cuarzo. El granito es un
ejemplo de una roca félsica.
• Las rocas félsicas. - Tienen una baja densidad y contienen entre 0 y 15% de
cristales máficos. Los minerales máficos son olivino, piroxeno, anfíbol y
biotita.
• Las rocas ígneas máficas. - Son de color oscuro y se constituyen
principalmente por magnesio y hierro. Estas contienen entre 46 y 85 % de
cristales minerales máficos y tienen una alta densidad. El basalto es un
ejemplo de una roca máfica.
• Las rocas ígneas ultramáficas. - También son de color oscuro y contienen
cantidades más altas de los minerales que se encuentran en las rocas máficas.
Estas rocas tienen más de 85 % de cristales minerales máficos. La dunita es
un ejemplo de una roca ultramáfica.
• Las rocas ígneas intermedias. - Contienen entre 15 y 45 % de cristales
minerales máficos. Estas comparten minerales tanto con las rocas félsicas
como con las máficas y son de un color intermedio. La diorita es un ejemplo
de una roca intermedia.
Las principales características que pueden ayudar a identificar las rocas ígneas en
muestra de mano son:

a) Color.
b) Textura, tamaño de grano y fábrica.
c) Mineralogía.

Estos tres parámetros nos permiten clasificar la roca, es decir darle un nombre que
nos permita distinguir unas rocas de otras dentro del área en la que estamos trabajando.

a) Color

Refleja la composición mineral de la roca. Los minerales que forman parte de las
rocas ígneas los podemos clasificar en félsicos, que son minerales claros (cuarzo,
feldespatos, feldespatoides, moscovita) y máficos que son minerales oscuros o coloreados
(olivino, piroxenos, anfíboles, biotita), por tanto, el color queda determinado por la
cantidad de minerales máficos que contenga la roca.

El color se determina en superficies frescas, ya que si la superficie esta


meteorizada puede modificar el color de la roca. Así en una superficie fresca podemos
estimar el porcentaje de minerales oscuros que contiene la roca y en función de este
clasificarla en:

• Leucocrática 0 – 33% de minerales oscuros.


• Mesocrática 33 – 66% de minerales oscuros.
• Melanocrática 67 – 100% de minerales oscuros.

La precisión del índice de color depende del tamaño de grano, cuanto más fino es
más imprecisión hay. También hay que tener en cuenta que como los minerales oscuros
destacan más en la roca se tiende a sobre-estimarlos.

b) Textura, tamaño de grano y fábrica

La textura de una roca son las relaciones que hay entre los constituyentes de la
misma, cristales y vidrio (cuando está presente). Para definir la textura tendremos en
cuenta:

• Si la roca está constituida por cristales es holocristalina.


• Si hay cristales y vidrio es hipocristalina.
• Si solo hay vidrio es vítrea.
Cuando está constituida por cristales nos fijaremos primeramente si se pueden
distinguir a simple vista o con ayuda de la lupa, si es así se dice que la roca es fanerítica.
Si por el contrario no se pueden distinguir los cristales con la lupa o no se ven cristales se
dice que la roca es afanítica.

IV

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE INTEMPERISMO

El intemperismo o también llamado meteorización, es el proceso de


transformación química de las rocas en el suelo por eso se dice que la formación de suelo
es sinónimo de intemperismo. El intemperismo en las rocas ígneas y metamórficas cambia
los sólidos densos en materiales suaves y porosos que forman partículas que difieren en
composición química y estructura a los minerales originales. El intemperismo provoca
cambios menos intensos en las rocas sedimentarias.

Cuando las rocas quedan expuestas a la superficie terrestre las condiciones físicas
de erosión, congelamiento y fusión de agua, calentamiento y enfriamiento disgregan
lentamente las rocas, pero el cambio más grande lo provocan los cambios químicos por
la acción del agua, el oxígeno, el dióxido de carbono y compuestos orgánicos

La descomposición de los minerales del suelo se debe a la tendencia delos iones


a disolverse en agua, luego algunos de los iones se combinan para formar nuevos
compuestos sólidos que son estables en las condiciones de la superficie terrestre. Como
la composición de la solución de suelo puede cambiar después de cierto tiempo y provocar
que los nuevos minerales del suelo se disuelvan y puedan formar otros compuestos. Los
cambios químicos se suceden de manera continua hasta formar compuestos de mayor
estabilidad. Cuando la disolución del mineral es completa sin que exista precipitación
posterior se le llama disolución congruente y cuando ocurre precipitación se le llama
disolución incongruente. Los iones que forman enlaces químicos débiles con otros iones
tienden a permanecer en solución, mientras que los iones que se enlazan fuertemente con
otros tienden a precipitar.

Los iones que permanecen en el suelo se consideran resistentes al intemperismo


y los iones que tienden a formar solución de suelo se consideran intemperizables y son
lixiviados fácilmente de los suelos.
4.1. PROCESOS EXTERNOS

Estos procesos comprenden la meteorización, erosión, transporte y deposición. Para el


transporte la energía potencial que provee la gravedad se transforma en cinética. Otra
fuente de energía es el sol responsable del movimiento del aire y formación de lluvias. A
la denudación o acción niveladora se oponen otras fuerzas internas que emergen los
continentes. Los continentes pierden un metro de espesor de las tierras emergidas cada 30
000 años, pues un medio de transporte como el agua, lleva materiales por el rio al mar.

4.2. METEORIZACIÓN FÍSICA

Es causada por procesos físicos, se desarrolla fundamentalmente en ambientes desérticos


y periglaciares. Es que los climas desérticos tienen amplia diferencia térmica entre el día
y la noche y la ausencia de vegetación permite que los rayos solares incidan directamente
sobre las rocas, mientras en los ambientes periglaciares las temperaturas varían por
encima y por debajo del punto de fusión del hielo, con una periodicidad diaria o
estacional. Tenemos los siguientes factores:

4.2.1. La insolación. - Fenómeno de expansión y contradicción térmica del material por


variaciones de la temperatura. Si la variación está súbita afectara la superficie de la roca;
si es lenta, interesará toda la masa.

4.2.2. Gelivación o acción de las heladas. - Este factor es más eficiente que el interior.
Cuando el agua penetra en las fracturas de las rocas para luego congelarse, aumenta su
volumen en un 9% y genera esfuerzos que fracturan el material.

4.2.3. Palpitación. - Es el movimiento del suelo causado por masas lenticulares de hielo,
cuando el agua lluvia que ha penetrado al subsuelo se congela durante el invierno
aumentando su volumen. El mecanismo de congelación-fusión del agua, conforme la
temperatura fluctúa por arriba y abajo del punto de fusión, da el particular movimiento
que conduce a la alteración física del suelo.

4.2.4. Exfoliación. - Es una forma de meteorización que conduce, no a la desintegración


granular de la roca, sino a su descamación, pues se desprende de la roca laminas o capas
curvas.
4.2.5. Acción de las raíces. - Las raíces que crecen en las grietas de las rocas generan
esfuerzos de tracción. Se trata de un efecto de cuña asociado al engrosamiento de la raíz
que se desarrolla y progresa, colaborando en la dislocación de los materiales rocosos.

4.2.6. Crecimiento cristalino. - El crecimiento de cristales de sales a partir de


disoluciones acuosas en los poros y diaclasas es también un importante factor de
meteorización física, sobre todo en los climas áridos y semiáridos donde es muy común.

4.3. METEORIZACIÓN QUÍMICA

Causa la disgregación de las rocas y se da cuando los minerales reaccionan con algunas
sustancias presentes en sus inmediaciones, principalmente disueltas en agua, para dar
otros minerales de distintas composiciones químicas y más estables a las condiciones del
exterior. En general los minerales son más susceptibles a esta meteorización cuando más
débiles son sus enlaces y más lejanas sus condiciones de formación a las del ambiente en
la superficie de la tierra. Tenemos los siguientes factores:

4.3.1. El intemperismo mecánico. - Es el factor más importante de intemperismo


químico, porque el proceso garantiza mayor área de exposición de los materiales.

4.3.2. La profundidad. - Porque los materiales de la superficie están más expuestos a las
variaciones de temperatura y la humedad y por consiguiente al aire y la materia orgánica
en la superficie existen organismos vivos que favorecen la alteración de la roca.

4.3.3. La composición del mineral original. - Este es un factor que alude a la génesis y
tipo de roca, a su textura.

4.3.4. La temperatura y la humedad. - Son dos factores climáticos que condicionan la


velocidad e intensidad de las reacciones químicas; la humedad favorece la producción de
ácido carbónico, además de proveer otros ácidos de reacción.

Las formas del intemperismos químico:

• Disolución -> Oxidación


• Hidratación -> Carbonatación
• Hidrolisis -> Reducción
4.4. ALTEACIÓN TECTÓNICA E HIDROTERMAL

No son formas de meteorización la alteración tectónica y la hidrotermal. La


primera está asociada a los ambientes de fallas activas, mientras la segunda es una forma
de degradación ocasionada por fluidos hidrotermales, la cual tampoco puede ser tomada
por meteorización. Producto de una y otra forma de alteración son, en su orden, las
brechas tectónicas y la argilizacion de materiales, de fenómenos frecuentes en la zona
andina colombiana. Tampoco es intemperismo ni la acción abrasiva de olas, corrientes,
hielo y viento; tampoco la acción del hombre ni en efecto mecánico del vulcanismo, la
gravedad y el diastrofismo (inclinación, plegamiento y fracturamiento de roca.