Вы находитесь на странице: 1из 4

Volumen 1, nº 1

Febrero 2018

Hoja Informativa
EL TABAQUISMO ES UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA
Uno de los desafíos más grandes de salud pública al que se enfrentan los países en el siglo XXI es combatir la morbilidad y
mortalidad asociadas con el consumo de tabaco. E l tabaquismo es una enfermedad adictiva mantenida por una triple
dependencia: química, psicológica y social. El tabaquismo está clasificado en el DSM-IV como una enfermedad crónica en
la cual el fumador oscila entre múltiples períodos de remisión y recaída. Esto se debe a la potente adicción que genera la
nicotina.
Epidemiológicamente, las consecuencias del tabaquismo en la salud de la población en general se ven alrededor de 30 años
después del pico de mayor consumo.
Además de los muchos efectos que el cigarrillo tiene sobre la salud, el consumo de tabaco tiene también un importante
impacto económico para los países. Éste incluye los costos de cuidar a los fumadores enfermos, los costos por la pérdida
de productividad debido a muerte o incapacidad, los incendios, la deforestación y la degradación general de las tierras
agrícolas. En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que el costo global causado por el consumo de tabaco, sin tener en
cuenta los gastos ocasionados por el tabaquismo pasivo, es de unos 200.000 millones de dólares anuales.
URL: http://www.scielo .org.ar/scielo.p hp?script=sci_artte xt&pid=S0325-00752005000500014

Tabaquismo detona por lo menos 13 tipos de tumores cancerígenos


El tabaquismo es responsable del 30 % de los casos de cáncer y se ha verificado que de por lo menos 13 diferentes tipos de
tumores.
Específicamente en algunos tumores como el de cáncer de pulmón entre el 70 y 90 % de los casos han sido fumadores. Sin
embargo, existen otros tipos relacionados con el consumo del tabaco aunque han sido minimizados, aseguró el presidente del
Consejo Mexicano Contra el Tabaquismo.
En cáncer de vejiga la mitad de los casos han sido fumadores; tumores de garganta, de la orofaringe, y hay cuando menos 13
diferentes tumores bien estudiados que están asociados con el antecedente del tabaquismo. Antes era casi inimaginable aso-
ciar cáncer de mama, de próstata, de páncreas, con el tabaquismo, pero son algunos de los tumores que están asociados.
El consumo de tabaco no sólo afecte a los pulmones, con la sangre estos tóxicos van a prácticamente a todos los rincones de
nuestro organismo y por esto se dice que el tabaco tiene un efecto sistémico, es decir, daña todo nuestro organismo y pode-
mos encontrar entonces un cáncer de vejiga, de próstata, un cáncer cervicouterino.
De 2.8 millones de personas con cáncer diagnosticadas cada año, 1.3 millones pierden la batalla contra la enfermedad. Lo más
grave es que el 52 por ciento de los casos de cáncer, es en personas que tienen 65 años o menos.
En tanto el Coordinador de Alianza Nacional para el Control del Tabaco, Juan Núñez Guadarrama, indicó que la problemática
sólo se podrá erradicar con cambios culturales y regulatorios por parte de las autoridades.
Estamos esperando años y años a que por fin se prohíba fumar en espacios cerrados y todavía es la hora de que los legisla-
dores no deciden esto, solamente hay 11 entidades federativas que protegen a la población en espacios públicos cerrados.
URL: http://boletinaldia.sld.cu/aldia/2017/02/07/tabaquismo-detona-por-lo-menos-13-tipos-de-tumores-cancerigenos/
Página 2 Hoja Informativa

La «piel» del tabaquismo

Se dice que aquellos que fuman o están expuestos al humo pasivo del tabaco, por ejemplo, si tienen 49 años, presentan la apa-
riencia física de una persona de 69 a 70. A ello se suman los dedos amarillentos, el color grisáceo en la piel, entre otras afec-
taciones.
Aproximadamente cada una hora mueren dos personas en nuestro país debido a enfermedades atribuibles al consumo del
tabaco. Unas 1 500 fallecen cada año por estar expuestas al humo del tabaco ajeno, según estadísticas de la Unidad de Promo-
ción de Salud y Prevención de Enfermedades.
Pero, hay elementos «a flor de piel» de los que muy pocas personas son conscientes, como los problemas dermatológicos que
supone tanto el consumo de tabaco activo, como el sufrimiento pasivo del humo del tabaco. Las afecciones que puede provocar
esta adicción en la piel son numerosas, y van desde el cáncer hasta daños a la estética de la persona, de lo cual dan cuenta las
evidencias científicas.
En primer lugar no se trata solo de las lesiones cancerígenas que el fumar ocasiona o acelera, como puede ser el carcinoma
espinocelular o epidermoide, que es frecuente en nuestro medio, o la rapidez en el proceso de empeoramiento de los melano-
mas, otro de los tipos de cáncer cutáneo que afecta a nuestra población. Sucede que el tabaquismo, además, trae como conse-
cuencias las afecciones de la estética en la piel, pues las arrugas son más pronunciadas, más profundas. La piel adopta un
aspecto con mayor deterioro, demacrado, pierde el lustre, el brillo, y se pone atrófica producto de una disminución de la ab-
sorción de vitamina A. La piel de aquellas personas que fuman sufre una disminución de la cantidad y calidad de colágeno y
elastina, así como una reducción de la oxigenación de los tejidos y por tanto de la nutrición de la piel. A su vez, el tabaco hace
que haya una deshidratación y vasoconstricción cutánea importante, que afecta la circulación, la cicatrización, y contribuye al
envejecimiento de la piel.
«Al fumar, los labios constantemente están en movimiento, lo cual provoca mayor cantidad de arrugas en esa área, así como
cerca de los ojos, debido al acto de entrecerrarlos para evitar el humo» «Se dice que aquellos que fuman o están expuestos al
humo pasivo del tabaco, por ejemplo, si tienen 49 años, presentan la apariencia física de una persona de 69 a 70. A ello se
suman los dedos amarillentos, el color grisáceo en la piel, el debilitamiento del cabello, las manchas amarillas también en los
dientes debido a la nicotina, además de ser más frecuente la aparición de caries dentales».
Se describe también en la literatura que afecciones dermatológicas como es la hidradenitis, (los comúnmente llamados golon-
drinos, y que constituye una enfermedad dolorosa supurativa, crónica e inflamatoria de las glándulas sudoríparas) son fre-
cuentes en aquellas personas que están expuestos al consumo prolongado del tabaco.
En las mujeres fumadoras, la piel sufre más, pues la nicotina también hace que disminuya la cantidad de estrógenos, lo cual
provoca que la piel esté más reseca aún. Especialmente golpeada es la cara, pues ello se une a los daños considerables que
provocan la exposición prolongada a las radiaciones solares, siendo esta parte del cuerpo una de las más expuestas en el día a
día.
La piel no es solo el órgano más extenso de nuestro cuerpo y vital para el ser humano, sino una barrera inestimable que nos
protege toda la vida de las agresiones del medio ambiente. Si la debilitas, tabaco en mano, sé consciente de tu elección.
URL: www.granma.cu/todo-salud/2017-10.../la-piel-del-tabaquismo-22-10-2017-21-10-14

“El tabaco, a cambio de nada, te pide tu buena salud; incluso la vida


misma, pisoteándote la autoestima.”
Volumen 1, nº 1 Página 3

Fumar, suicidio a largo plazo


Según estadísticas del Ministerio de Salud Pública (Minsap) de Cuba, alrededor del 24 por cien-
to de la población del país es adicta al tabaco, situación que coloca al archipiélago por encima
de los índices de consumo de esta droga en muchos países de Latinoamérica y hasta del mun-
do.
En las calles, el barrio, la casa, el trabajo… por doquier, aparecen fumadores de todos los sexos y edades, con mayor incidencia de
adolescentes y jóvenes, quienes motivados por el grupo de amigos o resultado de la inadecuada crianza o poca atención en los
hogares, se inician en el mal hábito y terminan practicándolo de por vida.
En su intento por disminuir las consecuencias del tabaco en la sociedad, el Estado Cubano promulgó diversas leyes, entre las que
destaca el Acuerdo 5570 de 2005 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, que permite controlar la venta de cigarrillos a
menores y regular la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados, en instituciones de salud y educación. Sin embargo, la
aplicación y cumplimiento de estas regulaciones es insuficiente por la falta de exigencia y control que persiste en los centros por
parte de trabajadores, directivos y ciudadanos en general, pues se viola impunemente lo legislado.
En los establecimientos asistenciales de salud resulta contraproducente ver a pacientes, acompañantes o visitantes que fuman
cuando saben que está prohibido y a parte del personal de la salud que también lo hace, lo que tiene efecto negativo en el prestigio
de esas entidades, responsables del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo.
Sin embargo, pese a las acciones de educación para la salud en Cuba, la mayor responsabilidad en la lucha antitabáquica sigue
siendo tarea pendiente de cada individuo, pues está demostrado que las medidas restrictivas no han implicado cambios sustanti-
vos en la actualidad.
Para los decisores de las políticas públicas la realidad se complica hoy, pues cerca de la mitad de los integrantes de las familias
cubanas viven expuestos al humo del cigarro, ello a pesar de saber que por año, cientos de personas fallecen como consecuencia
de enfermedades crónicas de las vías respiratorias o cáncer, agravadas por el efecto contaminador del cigarro en el entorno.
Ciertamente el cumplimiento de las prohibiciones de fumar está lejos de ser una meta alcanzada, ni siquiera en aquellas institucio-
nes que tienen el rol fundamental en la preservación de la salud y en la formación de hábitos saludables, pero no debe cejarse en
erradicar dicho mal.
Del trabajo intersectorial y la acción en red dirigida al cumplimiento de lo que debería ser un deber ciudadano, depende la victo-
ria en esta batalla por la vida propia y la de los demás.
URL: http://www.venceremos.cu/guantanamo-periodistas-opinion-criterio/12050-fumar-suicidio-a-largo-plazo

Datos difíciles de creer sobre el tabaco


Cada cigarro acorta 7 minutos la vida del fumador.
El 11% de la población femenil es fumadora.
El tabaco ocasiona el 90% de casos de cáncer de pulmón.
El tabaco causa 75% de los enfisemas y bronquitis crónica.
El tabaco es el responsable del 25% de los padecimientos cardiacos.
Cada año mueren 38 mil personas por enfermedades cardiacas derivadas del consumo pasivo.
En 2003 se recogieron más de 1.6 millones de colillas de cigarro en las costas del mundo.
El consumo de cigarro causa indigestión, estreñimiento e incluso colitis crónica.
El peligro de muerte es 70% más alto para los varones y mujeres que consumen cigarros que para los que no fuman.
RECUERDA QUE EL USO DEL TABACO ES RESPONSABILIDAD DE CADA PERSONA.

“Todo lo que sientas por no fumar, no va a desaparecer fumando”.


8 beneficios si dejas de fumar tabaco
1. Mejora de la circulación sanguínea
Los efectos beneficiosos para el sistema circulatorio de dejar de fumar se notan enseguida; de hecho, surgen incluso cuando
las personas que consumen tabaco llevan un rato sin fumar, puesto que la frecuencia cardiaca y la presión de la sangre se
reducen enseguida. No obstante, estas mejoras son más intensas al cabo de unos 3 meses.
2. Incremento de la función respiratoria
Después de 12 horas sin fumar los niveles sanguíneos de monóxido de carbono, que resulta tóxico para el organismo humano
en grandes cantidades, pasan a ser equivalentes a los de las personas no fumadoras.
3. Recuperación del gusto y del olfato
Es un hecho conocido que el consumo de tabaco provoca déficits en el sentido del olfato y en el del gusto. En este caso la mejo-
ra es muy rápida: después de 2 días sin fumar las vías nerviosas asociadas a estos sentidos recuperan su funcionamiento
normal.
4. Disminución del riesgo de cáncer
Uno de los beneficios más importantes de dejar de fumar es que abandonar este hábito reduce el riesgo de sufrir muchos
tipos de cáncer. Se ha demostrado que al cabo de 5 años de interrumpir el consumo de tabaco disminuye mucho la probabili-
dad de desarrollar cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga y cérvix, y a los 10 años sucede lo propio con los de pulmón, larin-
ge y páncreas.
5. Descenso de la probabilidad de trastornos cardiacos
Las investigaciones científicas revelan que el riesgo de sufrir enfermedades del corazón se reduce a la mitad al cabo de un
año de dejar de fumar tabaco; los fumadores muy habituales pueden tardar unos 15 años en situarse en el mismo nivel de ries-
go que quienes no tienen este hábito. De modo similar, la probabilidad de sufrir un infarto desciende hasta los valores norma-
les tras aproximadamente 5 años.
6. Menor incidencia de complicaciones quirúrgicas
Se ha demostrado que dejar de fumar reduce el riesgo de complicaciones en intervenciones quirúrgicas, particularmente en el
periodo postoperatorio. Para que este efecto se produzca la interrupción del consumo debe haberse iniciado unas 4 semanas
antes de la operación.
7. Beneficios psicológicos y emocionales
A largo plazo dejar de fumar reduce el estrés, la ansiedad y los síntomas de tipo depresivo. Además las personas que consi-
guen dejar el tabaco suelen referir sentimientos positivos relacionados con la autoestima y el orgullo de alcanzar esta impor-
tante meta, así como con la desaparición de las conductas adictivas y las molestias que comportan.
8. Aumento de la esperanza de vida
De modo sintético, podemos afirmar que cuanto antes dejes de fumar más larga será tu vida. Según sugieren los estudios, las
personas que dejan de fumar antes de los 30 años tienen una esperanza de vida muy similar a la de las que nunca han consu-
mido tabaco de forma regular. Esto se asocia con la disminución del riesgo de cáncer y de enfermedades respiratorias y car-
diacas.
Recuerda que si quieres dar el paso definitivo y dejar de fumar, es recomendable tener asesoramiento médico para
orientarte en un estilo de vida saludable, practicando ejercicio y llevando una alimentación variada y equilibrada.
URL: https://viviendolasalud.com/estilo-de-vida/beneficios-dejar-fumar-tabaco

Elaborado por: Departamento de ICT y Biblioteca


Filial de Ciencias Médicas Bayamo-Granma