You are on page 1of 1

Seno Etmoidal (Celdillas Etmoidales)

El tejido óseo del etmoides ofrece, muy especialmente en las masas laterales, la forma de
láminas y laminillas muy delgadas y frágiles, las cuales reunidas unas con otras de un modo muy
irregular, circunscriben un sistema de cavidades más o menos anfractuosas, conocidas con el
nombre de celdillas etmoidales (aproximadamente 7 o 9), cuyo conjunto constituye el laberinto
etmoidal. Moore especifica que, son pequeñas invaginaciones de la mucosa de los meatos
nasales medio y superior en el hueso etmoides, entre la cavidad nasal y la órbita. Además
sustentan que, las celdillas etmoidales no suelen verse en las radiografías simples antes de los 2
años de edad, pero pueden reconocerse en las exploraciones por TC.
Según Testud, estas células que ensanchan el etmoides pueden dividirse en dos grupos: anterior
y posterior. Pero según Gray, se dividen en anteriores, medias y posteriores según la localización
de sus aberturas en la pared lateral de la cavidad nasal.
Las celdillas etmoidales están formadas por un número variable de cámaras aéreas individuales.
Cada grupo de celdillas está separado de la órbita por la fina lámina papirácea del laberinto
etmoidal, y desde la cavidad nasal por la pared medial del laberinto etmoidal.

 Las celdillas etmoidales anteriores, están situadas delante de la vertical trazada desde el
agujero etmoidal anterior, vienen a abrirse en el meato nasal medio o como preciosa Gray,
en el infundíbulo etmoidal o en el conducto frontonasal.
Según Testud, dependiendo del punto de su desembocadura, se distinguen en células
internas, células del canal unciforme y células del canal de la ampolla. Las células del
unciforme se relacionan por dentro y por detrás con el canal lagrimal que aloja el saco
lagrimal. Y las células del canal de la ampolla se extienden a menuda hacia arriba y atrás del
seno frontal en el espesor de la bóveda orbitaria.

 Las celdillas etmoidales medias, se abren directamente en el meato medio y en Moore las
denominan también “celdillas bullares”, esto debido a que forman la bulla etmoidal, la cual
es una protuberancia situada en el borde superior del hiato semilunar.

 Las celdillas etmoidales posteriores, son más voluminosas que las celdillas etmoidales
anteriores, pero menos numerosas. Por detrás se limitan por el seno esfenoidal, poniéndose
la parte más posterior y elevada en relación con el conducto óptico. Gray precisa que, estas
celdillas se abren en la pared lateral del meato nasal superior.

Irrigación:
La irrigación arterial del seno etmoidal es llevada a cabo por el aporte sanguíneo recibido a
través de ramas de las Arterias Etmoidales Anterior y Posterior.

Inervación:
La inervación de las celdillas etmoidales la dan los ramos Etmoidales Anterior y Posterior del
nervio nasociliar procedente del nervio oftálmico [Vi].
Y también aporta inervación el nervio maxilar [V2] a través de los ramos orbitarios desde el
ganglio pterigopalatino.