Вы находитесь на странице: 1из 7

10 CARACTERÍSTICAS PARA SER UN BUEN LÍDER

1 – Valor inquebrantable:

Un buen líder se debe conocer lo suficiente no solo


de manera personal sino también en el área o rol
que desempeña. Nada quiere ser liderado por
alguien a quien le falta valor o confianza en sí
mismo; no hay seguidores inteligentes que puedan
ser dominados mucho tiempo por este tipo de líder.

2 – Autodominio:

Un hombre que no puede dominarse a si


mismo jamás podrá dominar a otros. El
autodominio es justamente un ejemplo para las
personas; que aparte se identificarán (para eso
sirve un líder en gran medida) y tratarán de
emularlo. Un líder sin autodominio es
justamente un mal ejemplo a seguir.

3 – Profundo sentido de justicia:

En la entrada anterior mencioné que


hace tiempo tenía un jefe que no solo
no reconocía mis trabajos; sino que
también se acreditaba públicamente
como el autor de los mismos. Esa
persona podía tener todos los rasgos
de un líder, pero ese pequeño detalle;
esa falta de nobleza hacía que muchos de sus empleados estén incómodos con el
ambiente de trabajo.
4 – Decisión:

Un hombre que dude de sus decisiones está


demostrando que no está seguro de sí mismo; de
esta forma no puede dirigir con éxito.

Qué ejemplo más simple que un coronel en


medio de una guerra. Imaginen que vienen el
pelotón y le preguntan si atacan o no; el coronel
contesta dudosamente con una pregunta:
“¿Ustedes qué creen que deberíamos hacer?”.

Es bien simple… un líder que duda; no es un líder y ya verán más adelante el por
qué; cometa o no un error.

5 – El líder exitoso debe planear su trabajo y


trabajar su plan:

Un líder que actúa solamente por intuición a la


larga es como un barco que no tiene timón. Va
a parar en cualquier puerto.

Un buen líder debe armar planes y seguirlos.

Nuevamente tomemos como ejemplo un


coronel planeando una estrategia de ataque. En medio de una guerra no se puede
actuar por intuición; se debe planear una estrategia; elaborar un plan y luego
seguirlo para asegurar el éxito.

6 – Trabajar más que los demás:

Un aspecto clave de un buen líder es


justamente el tener una buena voluntad y
hacer más de lo que exige a sus
seguidores. Caso contrario no está
demostrando un buen sentido de liderazgo; sino más bien una suerte de
manipulación.

Volvamos a hablar de la guerra; pero varios años atrás cuando se andaba a


caballo todavía. Seguramente vieron en las películas de época que el líder iba con
su caballo blanco delante de todo; primero y dispuesto a recibir el primer golpe del
enemigo.

Ser primero en una guerra es muy diferente a estar al final.

7 – Personalidad agradable:

No queda mucho que decir; las personas carismáticas; genuinas; que tienen una
personalidad agradable tienden a mejorar el sentido de liderazgo. En este aspecto
conozco muchas personas que tienen una personalidad magnética y son tratados
como líderes por su forma de ser aunque
les falte una o varias cualidades.

Me pasó alguna vez en la vida; ser tomado


como un líder en algún momento sobre
algo que no tenía o no debía liderar; pero
muchas veces por la personalidad las
personas se siente atraídas y a gusto con
tener al mando a alguien así.

Obviamente hay que saber dar marcha atrás y dejar bien en claro que en ese
momento uno no puede tomar ese tipo de acciones. En esa época me faltaba
demasiado por aprender sobre liderazgo.

8 – Simpatía y comprensión:

Un buen líder debe ser simpático con sus seguidores; capaz de comprenderlos,
tanto a ellos como a sus problemas.

Esto es tan simple como comprender que


estamos a cargo de un grupo humano.
Cuando lideramos no manejamos recursos
humanos; sinceramente el concepto “Recursos Humanos” no me gusta; un
recurso puede ser financiero; tecnológico o lo que uno quiera; pero cuando está
rodeado de personas… son personas y punto. Un buen líder debe comprenderlas
y también a sus problemas.

9 – Maestría en el detalle:

Simplemente ser un maestro en el arte


de ser detallista. Un buen líder debe ver
desde el aspecto mínimo hasta el más
avanzado tratando de que nada quede
afuera.

Con esto me viene a la cabeza hace


poco un documental que vi con mi
hermano sobre el mantenimiento de un
portaviones; la persona con el mayor puesto dentro del mismo (eran unas 1500)
no solo se encargaba de hablar día a día con casi todos los que allí estaban; sino
que también se preocupaba de examinar todos los detalles del portaaviones (que
le tomaba una semana).

Este hombre era un ejemplo a seguir por su tripulación y así actuaban ellos.

10 – Voluntad y deseo de asumir plena


responsabilidad:

Un líder de éxito debe desear asumir la


responsabilidad por lo que respecta a las
equivocaciones o negligencias de sus
seguidores. Si trata de evitar esta
responsabilidad es casi seguro que su
puesto durará muy poco.
10 CARACTERÍSTICAS DE NO PODER SER UN BUEN LÍDER.

1 – Falta de capacidad para organizar detalles:

Todo buen líder debe saber organizar y dominar todo tipo


de detalles; esto se habló más arriba justamente. Aquella
persona que no pueda lograr esto; tiene un punto más en
la columna de “No soy un buen líder”.

Cuando un líder se presenta como demasiado ocupado para atender a planes o


emergencias está admitiendo también su falta de eficiencia. Por supuesto que
todo esto significa también tener la capacidad de poder traspasar los detalles a
ayudantes competentes.

2 – Poca voluntad de prestar un servicio humilde:

Un buen líder simplemente debe ser capaz de


ejecutar cualquier tipo de trabajo que exigiría a otro.
Algo tan simple como comprender que el buen líder
no solamente es un ejemplo a seguir; sino que
también es fuente de conocimientos a adquirir por
otros.

3 – Espera una recompensa por lo que saben en lugar de “lo que hacen con
lo que saben”:

Es muy simple, un buen líder no se lo considera tal


por lo que sabe; sino más bien por lo que hace con lo
que sabe. El mundo está lleno de personas totalmente
inteligentes y llenas de conocimientos; pero aquellos
líderes verdaderos son los que fueron capaces de
utilizar todos esos conocimientos y hacer algo con
ellos.

4 – Temor a la competencia de los seguidores:

Un líder que tema que en algún momento alguno de sus


seguidores pueda ocupar su cargo, tiene por seguro que
esto sucederá en algún momento. Un buen líder justamente sabe aumentar la
eficiencia de los demás para inducirlos a rendir más; sin tener miedo de que
generar eso se convierta en un peligro. Caso contrario no estaría realizando bien
su función de líder.

5 – Falta de imaginación:

Sin ella todo líder es incapaz de generar planes de


acción o hacer frente a las emergencias que puedan
guiar de forma eficaz a los seguidores. Justamente en
momentos así, todos los ojos van a parar al líder quien
debe saber reaccionar de forma correcta para hacer
frente a cualquier problema.

6 – Egoísmo:

Un líder que reclame para sí mismo todos los honores


del trabajo de sus seguidores, puede estar seguro
que en algún momento se encontrará con un
resentimiento constante por parte de ellos. Cuando
alguien sigue a un líder lo hace porque se siente
identificado con el mismo; con su forma de pensar y
actuar, por lo tanto actuar egoístamente significa
romper ese eslabón importante en la cadena de cualquier liderazgo.

7 – Intemperancia:

Esto significa que aquel líder que rompa el temperamento por cualquier razón
termina generando un descontento en los demás. A nadie le gusta la gente
sumamente ansiosa; que pierde de nada el
temperamento o que sofoca a las personas.
Simplemente para ser un buen líder hay que
controlar demasiado bien esto.
8 – Deslealtad:

Cualquier líder que no sea fiel a la confianza que


depositan en él sus seguidores, no va a durar mucho
como líder. Retomamos con esto el sentido que las
personas que sigue a cualquier líder lo hacen porque se
siente identificadas con él; por lo tanto ser desleal es
uno de los principales motivos por el cual muchos
líderes dejaron de serlo.

9 – Énfasis de la autoridad del liderazgo:

Cual buen líder sabe estimular e inducir a las


personas a ser más eficaces en lugar de estar
inyectándole temor a los mismos. Cualquier líder
que use su posición y abuse de la misma por
medió del énfasis de su autoridad, está dejando
de ser líder para convertirse en dictador.

10 – Énfasis en el título:

Un líder competente no requiere ningún título


que le gane el respeto de sus seguidores.
Aquella persona que siempre recalca de
sobremanera esto es porque no tiene mucho
más por decir. Las puertas de un buen líder
están siempre abiertas a todos sin necesidad
exigir que las personas se pongan a su altura.

Похожие интересы