Вы находитесь на странице: 1из 4

“Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídesela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos

generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es
como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento”
(Stgo. 1, 5-6)
ORACIÓN
Señor, que sepamos hacer viva nuestra fe, pues la fe sin obras es una fe muerta. Que nuestras
obras sean reflejo de nuestro amor a Dios que se manifiesta a través de nosotros. Que ante los
errores de nuestros días, mantengamos y defendamos con valentía y respeto nuestra fe, que es el
tesoro más hermoso que tenemos y que vale más que la propia vida.
Amén.
AUTOR, FECHA Y DESTINATARIO DE LAS CARTAS CATÓLICAS
CARTA DE SANTIAGO
El Autor es el mismo Santiago, hermano de Cleofás y de María,
hermana de la Virgen. Por tanto, es primo de Jesús, gobernó la
comunidad cristiana de Jerusalén desde el año 42 en adelante
y sufrió el martirio en el 62. Compuso su carta hacia el año 60.
La dirige a las doce tribus de la dispersión, esto es, a los
cristianos de origen judío dispersos por todo el mundo
grecorromano.
El apóstol propone una serie de normas sobre: la paciencia, la
tentación, el dominio de la lengua, la eficacia de la oración.
También se refiere al Sacramento de la Unción de los
Enfermos. Para Santiago “la fe sin obras es una fe muerta”
CARTAS DE PEDRO
El Autor es el mismo Pedro, el Príncipe de los apóstoles.
Compuso sus cartas hacia el año 64-67. Las dirige a los fieles del Asia Menor, gentiles que
habían sido evangelizados por Pablo.
La primera carta de Pedro.- Pedro está entregado al apostolado entre los habitantes de
Roma, pero también no se olvida de aquellos cristianos que había dejado en las ciudades
de Asia Menor. Estos cristianos están pasando por un mal momento. A causa de su fe en
Cristo son mal mirados por los demás. Para animarlos, él les escribe una carta llena de
cariño y ternura. El apóstol les habla con el calor y entusiasmo de quien ha conocido y
tratado a Jesús muy de cerca. Ha descubierto en Jesús al amigo, al único Salvador, al
Resucitado. Pedro les ayuda a descubrir que también los cristianos resucitarán si
perseveran firmes en la fe, a pesar de las tribulaciones que sufren.
La segunda carta de Pedro.- Una firme tradición asegura que Pedro murió crucificado
cabeza abajo hacia el año 64. Reuniendo algunas enseñanzas del apóstol, un discípulo de
Pedro se dirige a los cristianos previniéndoles contra la enseñanza de falsos profetas.
CARTA DE JUDAS
El Autor es el apóstol Judas Tadeo, el hermano de Santiago. Compuso su carta hacia el
año 62-67. La dirige a los cristianos convertidos del judaísmo que en ese momento se
encontraban dispersos por territorios del imperio romano, expuestos a unos pretendidos
maestros de la verdad, pero que en realidad son portadores de falsedad. No sería
descabellado considerar a estos falsos maestros como precursores de los gnósticos del
siglo II. El tema central es advertir a los fieles contra los falsos maestros.
CARTAS DE JUAN (1, 2, 3)
Ya van muriendo varios apóstoles. Juan vive todavía en Éfeso, ciudad del Asia Menor y de
él guardamos varios escritos.
La primera epístola de Juan, es la más importante, es una carta destinada a las
comunidades cristianas de Asia Menor que se atribuye al apóstol Juan. Declara que "Dios
es amor" y articula los temas paralelos que presenta del siguiente modo: Dios es luz,
justicia, amor y verdad.
Muestra el nexo entre la condición de lo que él llama hijos de Dios, el amor a los demás y
la
fidelidad a Jesucristo expresada en la vida práctica. Por su estilo y su doctrina está cerca
del evangelio de Juan, por lo cual se considera que procede del mismo autor o del mismo
círculo joánico, en la misma época.
La segunda epístola de Juan, es el libro más corto de toda la Biblia: consta únicamente de
trece versículos. Se trata de una carta dirigida a "la dama elegida y a sus hijos", expresión
que es un modo figurado de designar a una iglesia local, muy probablemente de Asia
Menor. Es una invitación a una actitud muy firme y tajante frente a los que no aceptan la
fe pura de los apóstoles. Recuerda la ley fundamental del cristiano: el amor.
El lenguaje de esta epístola es excepcionalmente similar al de la tercera de Juan. Por lo
tanto, el consenso entre los eruditos es que la misma persona escribió ambas cartas. No
obstante, se duda el hecho que sea también el mismo Juan que escribió el evangelio de
Juan, la primera de Juan o el libro de Apocalípsis.
La tercera epístola de Juan, es el segundo libro más corto en la entera Biblia cristiana, tras
la segunda de Juan. La carta aparece dirigida a un hombre llamado Cayo (o Gayo) pero no
se sabe con exactitud si se trata de la misma persona que vivía en Macedonia y que es
citado en Hechos o el corintio mencionado en Romanos o el que vivía en Derbe, citado en
Hechos.
Fue escrita con el propósito de encomendar a Gayo a un grupo de cristianos liderados por
Demetrio, que eran extraños en el lugar donde este vivía y que tenían la misión de
predicar el evangelio. Se les había denegado la hospitalidad por parte de un jefe cristiano
del lugar, Diotrefes.
El lenguaje de esta epístola es excepcionalmente similar al de segunda de Juan y es de
consenso entre los eruditos que el mismo hombre escribió ambas cartas.
FINALIDAD Y CONTENIDO DE LAS CARTAS CATÓLICAS
CARTA DE SANTIAGO
a) Fin de la carta de Santiago: animarles a soportar con fortaleza las persecuciones y hacer
vida y obras la fe.
b) Contenido teológico-espiritual: exhorta a vivir las virtudes cristinas: paciencia, dominio de la
lengua, caridad para con los pobres; condena la avaricia, la ambición, la acepción de personas.
En esta carta está la fundamentación bíblica del sacramento de la unción de enfermos. Y sobre
todo, lanza su mensaje principal: la fe sin obras es una fe muerta.
CARTAS DE PEDRO
a) Fin de las cartas de Pedro: consolar y sostener la fe de aquellos cristianos en momentos
difíciles.
b) Contenido teológico-espiritual: En la primera carta exhorta a una vida cristiana más santa.
Esta santidad se pone a prueba por la calidad del amor fraterno. Sólo así podrán los cristianos
permanecer en las tribulaciones. En la segunda carta refuta el error de aquellos que trataban
de quitar importancia al juicio de Dios y negaban la Parusía. Recomienda la paciencia,
arrepentimiento y conversión, porque el Señor puede pedir cuentas en cualquier momento.
CARTA DE JUDAS
a) Fin de la carta de Judas: poner en guardia contra los falsos doctores que ponían en peligro
la fe cristiana.
b) Contenido teológico-espiritual: transmite estas verdades: Dios Padre es fuente de gracia y
poder, y de Él procede la salvación para todos los hombres. Jesucristo es nuestro Dueño y
Señor. El Espíritu Santo es quien nos conserva en el amor de Dios y en Él encontramos la
esperanza de alcanzar la vida eterna. El cristiano ha sido llamado por vocación divina por un
acto de amor de Dios, a vivir de fe y animado por la caridad.
CARTAS DE JUAN
a) Fin de las cartas de Juan: enseña sobre la verdadera fe en Jesucristo, Hijo de Dios, y
fundamenta los principios del cristiano: amor al prójimo y perdón de las ofensas.
b) Contenido teológico-espiritual: En la primera carta se denuncia desviaciones de tipo
doctrinal y moral y así fortalece la fe de los creyentes. En la segunda carta el autor advierte y
recomienda en momentos de peligro. En la tercera carta se da un valioso testimonio de la vida
de las primeras comunidades cristianas.
IMPORTANCIA DE LAS CARTAS CATÓLICAS
El aporte de las Cartas Católicas es sin duda el enfrentar los problemas de las comunidades ya
consolidadas, problemas que aún hoy siguen vigentes entre nosotros. Las cartas buscan
responder a las inquietudes de Comunidades en conflicto, sea por persecución o doctrinas
erradas, buscando siempre conservar la fidelidad al mensaje de Jesús y a la tradición de los
Apóstoles.
Las Cartas Católicas nos muestran las preocupaciones y problemas de las comunidades
cristianas ya consolidadas, la importancia de la Tradición de los Apóstoles y la fidelidad a la
misma, junto con la coherencia necesaria entre la vida y la fe, expresada en el amor al
prójimo, la convivencia fraterna, la vida de oración y la perseverancia en medio de las
dificultades y conflictos..