Вы находитесь на странице: 1из 3

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Dirección de esta página:


http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001258.htm

Es una hinchazón dolorosa de la protuberancia en la parte superior de la tibia,


exactamente debajo de la rodilla. Esta protuberancia se denomina espina tibial anterior.

Causas, incidencia y factores de riesgo


Se cree que esta enfermedad es causada por lesiones pequeñas debido a la sobrecarga
repetitiva antes de que el área haya finalizado su crecimiento.

El cuádriceps es un músculo grande y fuerte en la porción frontal de la parte superior de


la pierna. Cuando se contrae, endereza la rodilla. Este músculo es importante para
correr, saltar y trepar.

Cuando cuádriceps se utiliza mucho en las actividades deportivas durante una racha de
crecimiento del niño, esta área resulta irritada o hinchada y causa dolor.

Es común en adolescentes que juegan fútbol, básquetbol y voleibol, al igual que


aquéllos que practican gimnasia. Esta enfermedad afecta más a menudo a los hombres
que a las mujeres.

Síntomas
El principal síntoma es una hinchazón dolorosa sobre una protuberancia en el hueso de
la pierna inferior (tibia). Los síntomas ocurren en una o ambas piernas.

La persona puede presentar dolor de pierna o dolor de rodilla, que empeora al correr,
saltar y subir escaleras.

El área es sensible a la presión y la inflamación fluctúa de leve a muy intensa.

Signos y exámenes
El médico puede hacer un diagnóstico de este problema llevando a cabo un examen
físico.

Una radiografía de hueso puede ser normal o puede mostrar inflamación o daño a la
espina tibial, una protuberancia ósea por debajo de la rodilla. Las radiografías se usan
muy poco, a menos que el médico quiera descartar otras causas del dolor.

Tratamiento
La enfermedad de Osgood-Schlatter casi siempre desaparecerá de manera espontánea
una vez que el niño deje de crecer.

Los tratamientos abarcan:

 Descanso y disminución de la actividad cuando el niño tenga síntomas.


 Aplicación de hielo sobre el área adolorida de dos a cuatro veces al día y
después de actividades.
 Ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroides (AINES) o paracetamol
(Tylenol).

En muchos casos, la afección mejorará utilizando estos métodos.

A los adolescentes se les debe permitir participar en deportes si la actividad no causa


demasiada molestia. Sin embargo, los síntomas mejorarán más rápido si la actividad se
mantiene al mínimo. Algunas veces, un niño necesitará tomar un descanso de la
mayoría o de todos los deportes por dos o más meses.

En los casos raros en los cuales los síntomas no desaparecen, se puede utilizar una
férula o yeso o un dispositivo ortopédico para apoyar la pierna hasta que sane, lo cual
toma normalmente de 6 a 8 semanas. Igualmente, se pueden usar muletas para caminar
con el fin de aliviar el peso sobre la pierna adolorida.

En raras ocasiones, se puede necesitar cirugía.

Expectativas (pronóstico)
La mayoría de los casos mejoran espontáneamente después de algunas semanas o meses
y finalmente desaparecen una vez que el niño completa su crecimiento.

Situaciones que requieren asistencia médica


Consulte con el médico si su hijo presenta dolor en la pierna o la rodilla, o si el dolor no
mejora con tratamiento.

Prevención
Las pequeñas lesiones que pueden causar este trastorno generalmente pasan
inadvertidas, de tal manera que la prevención puede no ser posible. El estiramiento
regular, tanto antes como después del ejercicio y las carreras atléticas, puede ayudar a
prevenir la lesión.

Nombres alternativos
Osteocondrosis

Referencias
Patel DR. Musculoskeletal injuries in sports. Prim Care. Jun 2006; 33(2): 545-79.

Cassas KJ. Childhood and adolescent sports-related overuse injuries. Am Fam


Physician. Mar 2006; 73(6): 1014-22.

Mercier LR. Osgood-Schlatter disease. Ferri’s Clinical Advisor: Instant Diagnosis and
Treatment. 9th ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2009:593.

Actualizado: 11/12/2010
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant
Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed
by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.