Вы находитесь на странице: 1из 6

TUBERCULINA/MANTOUX

El diagnostico de la infección tuberculosa se basa en el resultado de la prueba de la


tuberculina (PT).

Su historia se remonta al mismo Koch, que elaboro la primera tuberculina en su


búsqueda de una vacuna frente a esta enfermedad.

Un resultado positivo pone de manifiesto la existencia de una hipersensibilidad del


organismo frente a las proteínas del bacilo tuberculoso.

Para provocar esta hipersensibilidad usamos un derivado proteico tuberculínico


purificado o PPD, es decir, la sustancia empleada en esta prueba es lo que llamamos
tuberculina.
La técnica mediante la cual administramos la tuberculina es la técnica de Mantoux.

Esta reacción de hipersensibilidad provoca en la dermis una induración visible y


palpable que puede acompañarse de edema y eritema, comienza a las 5-6 horas, alcanza
su grado máximo a las 48-72 horas y puede persistir varios días.

Esta respuesta de hipersensibilidad permanece de por vida aunque en el anciano así


como en ciertas alteraciones clínicas puede verse disminuida.

Para que no existan problemas para interpretar y comparar los resultados de las pruebas
de tuberculinas se ha estandarizado:

Ó la tuberculina
Ó la cantidad a administrar
Ó la vía de administración
Ó la técnica de administración
Ó la lectura del resultados

Quedando establecido de la siguiente manera

Ó tuberculina: PPD-RT 23 estabilizada con Tween 80, recomendada por la OMS


en el 64 y usada en la CAM
Ó cantidad: 2UT que corresponden a 0,1 ml de la dilución
Ó vía: intradérmica
Ó técnica: mantoux
Ó lectura: diametro de la induración a las 72 horas.
La tuberculina necesita unas condiciones de conservación específicas:

Ó mantenerse entre 2 y 8 º
Ó nunca congelar
Ó no exponer a la luz
Ó no conservar en frascos semivacíos ya que pierde actividad debido al fenómeno
de absorción por las paredes del recipiente, para atenuar este fenómeno se usan
diversas sustancias, la más habitual el detergente Tween 80 que actúa como
antiabsorvente.
Los viales que usamos en la actualidad tienen 1,5 ml recomendados para realizar
10 pruebas, precisamente para evitar este fenómeno.
Ó evitar contaminación en su manejo
Ó una vez cargada la jeringa administrar antes de 30 minutos.

Además de su conservación en condiciones óptimas de temperatura y de oscuridad, las


diversas organizaciones científicas, los fabricantes y distribuidores en España
recomiendan que no se mantengan frascos empezados durante más de 24 dada la
posibilidad de pérdida de actividad o de contaminación microbiana. Sin embargo, estas
recomendaciones no son conocidas por la mayoría de los profesionales de enfermería.

En un estudio del año 202, realizado en 100 centros de atención primaria españoles, se
demostró que en un 72,7% de ellos había algún vial de tuberculina abierto sin indicar la
fecha de apertura. En una encuesta realizada a 203 enfermeras, el 76% desconocía las
recomendaciones antes mencionadas.

Para tranquilizaros al respecto debemos decir que un estudio publicado 2004 en la


revista archivos de bronconeumología , concluía que la tuberculina PPD RT-23 2UT no
pierde potencia ni se contamina, aunque se mantengan abiertos los frascos durante una
semana o un mes.

Estos resultados son acordes con las recomendaciones de otros fabricantes de


tuberculinas como la Turbesol y la Aplisol (empleadas en EEUU). En la mono grafía de
estas tuberculinas, se indica que los viales no deben estar abiertos más de 30 días
porque la oxidación y la degradación pueden reducir su potencia.
Mucho más preocupantes son los resultados del estudio con respecto a la forma de
administración (62,2% de aciertos) y lectura de la prueba (52% de aciertos).

Contraindicaciones
Ó lesiones cutáneas muy extensas que dificulten su administración.
Ó Administración en las 4-6 semanas previas de vacuna de virus vivos ( TV,
varicela, fiebre amarilla, rotavirus en nuestro medio).
Ó El embarazo no contraindica y tampoco haberse realizado esta prueba numerosas
veces previamente pues el PPD no sensibiliza pues sus proteínas son de bajo
peso molecular.
Efectos adversos
Son siempre de tipo local.
En el lugar de la inoculación puede aparecer dolor, picor y a veces vesiculación,
linfangitis, ulceración y necrosis.
En estos casos se requiere solamente asepsia elemental, antisepsia con povidona y
preservar la zona del sol para evitar las cicatrices.

Técnica de administración
La técnica normalizada por la OMS en 1964 es la intradermorreacción de Mantoux
Importante explicar al paciente la técnica en sí, darle información por escrito sobre qué
es y qué pretendemos ver con la PT (tener preparado hoja o folleto al respecto).
Respetar las normas básicas sobre la higiene de manos y usar guantes no estériles.

El material necesario consiste en:


Ó jeringa de plástico graduadas en décimas de cc, idealmente con aguja
incorporada para evitar perdidas de solución al introducir el liquido en la unión
aguja-jeringa.
Ó Aguja intradérmica, corta y biselada, del calibre 27G (naranjas).
Ó Tuberculina.
La antisepsia de la zona no es imprescindible, podemos usar SF y si usamos un
antiséptico siempre dejar secar.

Debemos escoger una zona de piel sin lesiones, lunares, tatuajes y lejos de venas
superficiales.
El lugar más indicado es la cara anterior del antebrazo en la unión del tercio superior y
medio.
Si se puede debemos usar siempre el mismo brazo, el izquierdo, de esta forma no
debemos marcar el lugar de la prueba.
Además en los casos en los que pudiera aparecer una reacción intensa se evita que esta
interfiera en la actividad normal (siempre que no sea zurdo).
Si el envase de tuberculina que vamos a usar es nuevo, anotar la fecha y hora de
apertura, si está empezado, ver si está correctamente anotado
Comprobar la fecha de caducidad
Agitar el vial para evitar la adherencia del preparado a las paredes y cargar la jeringa
con 0,1 ml de solución.
Estirar la piel por debajo de la zona elegida, colocar la aguja con el bisel hacia arriba
insertándola con un ángulo entre 5 y 15º hacia adelante avanzando la aguja
aproximadamente 3 mm por debajo de la superficie cutánea.
Inyectamos lentamente el preparado, esto ha de producir una pápula igual o mayor a 5
mm de diámetro que desaparecerá en pocos minutos. Se recomienda retrasar levemente
la extracción de la aguja para evitar la pérdida de antígeno.
Si realizamos mal el test y no aparece pápula, repetirlo en otra zona separada de la
anterior al menos en 5 cm.
Aconsejar al paciente evite el rascado de la zona, se podrá lavar pero sin frotar
directamente, no colocando esparadrapos ni tiritas sobre la zona.
Debe evitar la exposición al sol directa. Explicar también las posibles reacciones como
prurito, dolor leve y lesiones que pueden aparecer.

La lectura de la prueba
Se realiza idealmente a las 72 horas pero es válido entre 48 y 96 horas
Se mide la induración no el eritema de forma transversal al eje mayor del antebrazo.
Podemos emplear la técnica de Sokal :
Trazamos una línea con un bolígrafo de punta redonda no fina (tipo bic) desde el borde
del antebrazo en dirección a la induración. La punta del bolígrafo debe deslizarse
suavemente mientras traccionamos la piel en dirección contraria.
Paramos en cuanto la punta del bolígrafo alcanza el margen de la induración ya que
apreciamos un aumento de la resistencia.
Hacemos la misma maniobra en el lado contrario.
De esta forma obtenemos dos marcas que indican los milímetros de induración, usamos
una regla milimetrada, transparente y flexible para medir.
El registro es siempre en milímetros no como positivo o negativo.
Lo ideal es disponer de un protocolo en la hª clínica donde quede reflejado fecha de
realización, de lectura, mm de induración y quien realiza la prueba y la medición.

Falsos positivos
Ó vacunados con BCG (obligatoria en España entre el 66 y el 74 .Se dejo de
vacunar en la mayoría de comunidades a partir de 1980 excepto en País Vasco,
cicatriz típica en la zona deltoidea)
Ó reacciones de hipersensibilidad a algún componente del PPD
Ó hematoma o infección local.
Ó Infección por micobacterias ambientales no tuberculosas (el ppd no diferencia
entre unas y otras), bastante raro en nuestro medio.
Ó Defecto en la lectura
Ó contaminación bacteriana de la solución usada con la consiguiente reacción
inflamatoria.
Ó Transferencia de hipersensibilidad por lactancia materna o transfusiones
múltiples
Falsos negativos

relacionados con el paciente


Ó tuberculosis activas diseminadas
Ó infección por VIH
Ó infección por otro virus o vacunas víricas recientes: sarampión, rubeola, paperas,
varicela
Ó infecciones bacterianas: brucelosis, leishmaniosis, fiebre tifoidea, tosferina,
lepra
Ó infecciones fúngicas: blastomicosis
Ó terapia inmunosupresora con corticoides u otros fármacos
Ó alteraciones metabólicas como la IR, depleción proteica grave
Ó neoplasias
Ó alteración de órganos linfoides: linfomas, sarcoidosis
Ó edades extremas de la vida: recién nacidos y ancianos
Ó varios: cirugía mayor, grandes quemados, estrés intenso

Relacionados con la técnica y la tuberculina

Ó almacenamiento inadecuado (calor, luz)


Ó antígeno caducado
Ó dosificación inadecuada
Ó mantener el antígeno más de 30 minutos en la jeringa antes de inyectar
Ó inyección muy superficial con pérdida de líquido al retirar la jeringa o en la
unión jeringa-aguja
Ó inyección subcutánea en lugar de intradérmica
Ó inyección próxima a zonas vascularizadas o inflamadas por las que se puede
difundir la tuberculina
Ó inexperiencia que provoque error en la lectura o el registro

Respuesta al PPD
La presencia de induración implica infección tuberculosa o reacción cruzada por vacuna
de BCG o MNT
Las MNT producen reacciones cruzadas, habitualmente con induraciones menores que
la IT
La reactividad al PPD es similar entre infección y enfermedad tuberculosa y no
diferencia entre ambas
Los mm de induración han de considerarse como una medida de probabilidad de tener
infección tuberculosa más que como un dato absoluto de todo o nada.
La posibilidad de infección tuberculosa se valorara en función de los mm de induración
pero también la prevalencia de TB en el medio, la posibilidad de reacciones cruzadas,
las características del individuo y el objetivo del estudio.
Resultados
Positivo con induración igual superior a 5 mm
En los inmunodeprimidos cualquier induración es positiva
si se trata de un estudio de contactos debemos repetir los Mantoux negativos pasadas 8-
12 semanas para descartar que se encuentran en periodo ventana, no lo haremos si hace
más de 12 semanas que se produjo el contacto con el enfermo tuberculoso.
Cuando el resultado es positivo, lo es para siempre, no negativiza

Cuándo realizar el PPD


Ó estudio de contactos
Ó paciente con sospecha de enfermedad tuberculosa latente
Ó individuos con alto riesgo de enfermedad o infección tuberculosa:
Ó Residentes y trabajadores de instituciones:

Individuos con alto riesgo de enfermedad o infección tuberculosa:


VIH+
Alcohólicos
Adictos a drogas sobre todo heroína y cocaína
Inmigrantes de países con alta prevalencia de enfermedad tuberculosa :
sobre todo si vienen de países con patrones de resistencia no habituales en
nuestro medio y los inmigrantes recientes 8 menos de 5 años) y niños y
jóvenes menores de 20 años.
Patologías de base con más riesgo de enfermedad tuberculosa:
(diabetes,tto prolongado con corticoides o inmunosupresores, IRC,
neoplasias, silicosis,gastrectomizados o derivaciones yeyunales, lesiones
fibróticas de TB en RX compatibles con TB pasada no tratada).

Residentes y trabajadores de instituciones:


Prisiones, residencias de ancianos, casa de acogida, albergues.....
Trabajadores y voluntariado sanitario
Trabajadores de laboratorios.