Вы находитесь на странице: 1из 2

la autora se centra en los años de formación y auge del peronismo, en la creación de la

gran fi gura femenina -que no feminista- de Eva, en las interrumpidas discusiones sobre
las leyes sobre el sufragio femenino y sobre el divorcio (que Barrancos traza casi como
una novela) y en la formación de activistas, tanto peronistas como en fuerzas opositoras
de todos los calibres. Esta sección del libro va desgranando los cambios y la conquista
paulatina de derechos de las mujeres, y su presencia cada vez más importante en la
esfera pública, que hasta entonces había estado vedada.

El capítulo 5 describe los pasos dados por el peronismo en relación a las mujeres, que
tuvieron por primera vez la participación política en el gobierno y una entrada masiva
en el mundo la mano de obra. Sin embargo, destaca la autora que los valores peronistas
relacionados con las mujeres eran muy conservadores y paradójicos. Barrancos señala
claramente la contradicción de Eva Perón, que, por un lado, reclamaba que el lugar de
las mujeres era en el hogar, junto a sus hijos y marido, y, por otra, solicitaba apoyo
político para difundir el peronismo, enviándolas por el interior de la Argentina y
alejándolas de sus familias. El peronismo fue muy contradictorio en relación a las
mujeres, debido al poder que la La Iglesia Católica ejerció. Así, por una parte, de las
asociaciones femeninas: en 1947 aprobaron el voto para las mujeres y se reformulado el
Código Civil. Sin embargo, el proyecto de divorcio fue rechazado. La imagen de las
mujeres reflejada en Eva Perón era la de esposa sometida a la autoridad del hombre y la
de madre por excelencia

"Transiciones: el acceso a los derechos políticos y sociales de las mujeres" es el quinto


capítulo, que parte en los años treinta, con los fallidos debates parlamentarios por el
sufragio femenino y el divorcio. Sobre este último, Barrancos se detiene para iluminar
diversos aspectos de una discusión que fue abundante en figuraciones arquetípicas y
fantasmagorías sobre la sexualidad femenina. Pasa, a su vez, revista a un numeroso
conjunto de agrupaciones, asociaciones y entidades de acción femenina o feminista de
distinto tono político e ideológico, que actuaron y se movilizaron en el escenario
público argentino, configurando un heterogéneo mapa de agencias, intenciones y
prácticas en los umbrales de los años cuarenta. Finalmente, la traza histórica alcanza al
peronismo, para interpretar la experiencia de la militancia femenina, el rol de Eva Perón
y las tensiones entre una prédica conservadora, en términos de género, y la promoción
de la participación política de las mujeres en la construcción partidaria.