Вы находитесь на странице: 1из 3

Origen de la musica en la Biblia

Lamec:

(heb. Lemek, Lâmek, quizá “vigoroso [poderoso]” o “gustador”; gr. Lámej).


1. Descendiente de Caín e hijo de Metusael. Fue el 1er polígamo. Con su 1ª
esposa, Ada, tuvo 2 hijos: Jabal y Jubal, los originadores del nomadismo y la
música. Con su 2ª esposa, Zila, tuvo un hijo (Tubal-caín, artífice del metal)
y una hija (Naama, de quien nada se dice). Las palabras de Lamec a sus 2
esposas acerca de un acontecimiento trágico en su vida están registradas en
forma poética en hebreo, y se las ha llamado con propiedad el “Canto de Lamec”.
Este canto constituye la composición poética más antigua del mundo. Los
versos hebreos, algo crípticos y ambiguos, se prestan a más de una explicación.
Tal vez el significado es que Lamec estaría listo para repetir su acto asesino
en caso de necesidad (Gn. 4:18-24).
2. Descendiente de Set e hijo de Matusalén. Cuando tenía 182 años nació su hijo
Noé, cuyo nombre significa “descanso” o “consuelo”, esperando tal vez que este
hijo le trajera descanso a él y a sus contemporáneos de la maldición bajo la
cual estaba viviendo la humanidad. Murió a los 777 años (Gn. 5:25,28-31).

JUBAL:

(heb. Yûbâl, “corriente [arroyo]” o “música”). Hijo menor de Lamec y de su esposa Ada.

Fue el originador del arte musical (Gn. 4:19, 21)

Música (Referencia Biblica)


Marzo 28, 2009
Su origen es muy antiguo (Genesis 4:21 ).
Entre los hebreos:
María y sus compañeras cantaban las alabanzas de Jehová al son de los panderos, por haber librado a
los israelitas en el paso del mar Rojo (Exodo 15:20 ).
El pueblo cantó y danzó en torno al becerro de oro, celebrando ritos paganos (Exodo 32:6 , 18-19).
Durante las fiestas familiares y las solemnidades religiosas había música vocal e instrumental, y danzas
(Jeremias 25:10 ; 1 Mac. 9:39; Lucas 15:25 ).
El cortejo nupcial iba acompañado a lo largo del trayecto con cantos y música (Jeremias 7:34 ).
Las mujeres, con sus panderos, acogían el retorno de los guerreros vencedores, con sus cánticos y
danzas (Jueces 11:34 ; 1 Samuel : . 18:6).
Los reyes poseían músicos profesionales (2 Cronicas 35:25 ; Eclesiastes 2:8 ).
La accesión de un soberano al trono, su casamiento, sus festines, era todo ello alegrado por los
músicos (2 Samuel 19:35 ; 1 Reyes 1:40 ; Salmos 45:9 ).
Los pastores poseían arpas, o cítaras (1 Samuel : . 16:18).
Había la lira de diez cuerdas, la cítara y el arpa, instrumentos con los que se acompañaba el cántico de
los salmos (Salmos 92:1 4; 137:2; cfr. Amos 6:5 ).
Los hebreos consideraban que la música apaciguaba. Saúl, atormentado por un mal espíritu, hizo
llamar a David para que tocara el arpa ante él (1 Samuel : . 16:14-23). En ocasiones la música
contribuía para llegar al éxtasis profético (1 Samuel : . 10:5-10). Buscando inspiración, Eliseo pidió que
le tañeran un arpa (2 Reyes 3:15 ). La música favorecía el recogimiento y elevaba los sentimientos. La
profecía, decía Maimónides (filósofo y teólogo judío del S. XII d.C.), no residía en medio de la
melancolía ni de la apatía, sino en medio del gozo.
Los hebreos tenían tres clases de instrumentos: de cuerda, de viento, de percusión.
(a) Cuerda.
Los de cuerdas tenían la caja de sonido de madera, y las cuerdas de tripa vibraban bajo los dedos de
una o de ambas manos, o por la acción de un plectro de madera, marfil o metal. Los instrumentos de
este tipo eran especialmente el arpa y el salterio. El arpa, de uso popular, servía tanto para la música
sagrada como para la profana (véase ARPA). El salterio, usado especialmente en las ceremonias
religiosas, se armonizaba con la voz de soprano; el arpa tenía una escala más baja en una octava (1
Cronicas 15:20 , 21).
(b) Viento.
Los principales instrumentos de viento eran las flautas, las cornamusas y los cuernos. Con frecuencia la
flauta se usaba acompañada de otros instrumentos (1 Samuel : . 10:5; 1 Reyes 1:40 ; Isaias 5:12 ;
30:29; Eclesiastes 40:21 ); servía para dar el son a los bailarines (Mateo 11:17 ); se tocaban en las
bodas (1 Mac. 3:45; Apocalipsis 18:22 ); servían de acompañamiento a los clamores de las plañideras
(Jeremias 48:36 ; Mateo 9:23 ; Guerras 3:9, 5). La Biblia no menciona el empleo de la flauta en el
Templo, pero sabemos que se usaba en la música sagrada (1 Samuel : . 10:5), en los cortejos religiosos
(Isaias 30:29 ); que tenía su papel en el segundo Templo, especialmente en la Pascua y en la Fiesta de
los Tabernáculos. En ocasiones se tocaba un cuerno de carnero o de otros animales, para reforzar el
sonido de los instrumentos (1 Cronicas 15:28 ; 2 Cronicas 15:14 ; Salmos 98:6 ); sin embargo, el cuerno
era especialmente utilizado con fines militares o para las convocaciones. Los sacerdotes anunciaban las
ceremonias, convocaban a asamblea y estimulaban a los combatientes por medio de trompetas de
plata, estrechas, que medían poco más de un codo; recibían el nombre de hepound;ss’repound;h
(Numeros 10:1 10). Las bocinas se hacían sonar en raras ocasiones (Oseas 5:8 ; posiblemente 2 Reyes
11:14 ; 2 Cronicas 23:13 ).
(c) Percusión.
Instrumentos de percusión: el más popular era el pandero, que de ordinario era tocado por las
mujeres; durante las fiestas eran usados para dar el ritmo a las danzas y a los cánticos (Genesis 31:27 ;
Exodo 15:20 ; Jueces 11:34 ; Salmos 81:3 ). Los címbalos de bronce retiñían dentro del Templo (1
Cronicas 15:19 ). La exaltación profética se acompañaba de diversos instrumentos (1 Samuel : . 10:5),
de lo que no hay duda alguna tocante al primer Tabernáculo.
David introdujo la música en el santuario, y Salomón la favoreció (2 Samuel 6:5 , 14; 1 Reyes 10:12 ; 1
Cronicas 15: 16). Ezequías y Josías la reintegraron en el culto (2 Cronicas 29:25 ; 35:15). Asaf, Hemán,
Etán (Jedutún), tres de los principales jefes de la música sagrada, fueron los asistentes de David. Los
cantantes y músicos, levitas dirigidos por Asaf, tenían como misión alabar al Señor delante del Arca del
Tabernáculo en Sion, en tanto que los coros de Hemán y de Jedutún estaban dispuestos para la
alabanza en el antiguo Tabernáculo en Gabaón (1 Cronicas 16:4 6, 39-42). Más tarde, los tres coros se
reunieron para el servicio del Templo. Bajo David, se contaba con cuatro mil miembros (1 Cronicas
23:5 ), de los que 288 eran maestros en el arte, encargados de la instrucción de los menos hábiles (1
Cronicas 25:7 , 8). Estos 288 estaban divididos en veinticuatro órdenes, comprendiendo cada uno de
ellos a doce maestros; cuatro de estos órdenes estaban compuestos de miembros de la familia de
Asaf, seis de Jedutún, catorce de Hemán. Para el acompañamiento del canto había el conjunto de
instrumentos de cuerda y de címbalos, de los que posiblemente se servía el músico principal, para
indicar el tiempo (1 Cronicas 15:19 21). De este pasaje se desprende que la proporción de arpas y
salterios era de seis a ocho. En el Templo de Herodes había por lo general dos salterios, nueve arpas,
un címbalo, y, en algunas ocasiones, flautas. El toque de trompetas, con las que los sacerdotes
acompañaban a los instrumentos de cuerdas, se oía en raras ocasiones (2 Cronicas 5:12 , 13; 7:6). En el
segundo Templo fue reducido el personal de la orquesta y el coro, Si en dicho Templo se daba un
acompañamiento de trompetas a los instrumentos habituales, sólo se tocaban durante las pausas o
como responso (Esdras 3:10 , 11). Los músicos se situaban al este del altar (2 Cronicas 5:12 ). En el
Templo de Herodes, ocupaban una gran escalinata que subía desde el atrio de Israel hasta el patio de
los sacerdotes. En el Templo mismo, un coro de jóvenes, situados al pie de esta escalinata, unía sus
voces de tono más agudo a las de los levitas.
La música hebrea, poco conocida, tenía una gama de ocho sones. Los coros interpretaban,
probablemente al unísono, la misma melodía sagrada, dividida en una parte masculina y otra
femenina, cantada una octava más alta. Los instrumentos acompañaban al unísono (1 Cronicas 15:20 ,
21). Los títulos de los Salmos 9: , 22, 45, 56, 57 y los de otros son probablemente indicadores de estas
melodías. Se practicaba la antífona y el responso (Exodo 15:21 ; Nehemias 12:31 43), con frecuencia
también en el Templo (Esdras 3:10 , 11; Jeremias 33:11 ). Ello está demostrado por la estructura de
diversos salmos (p. ej.: Salmos 24:7 10; 136).
En el primer Templo la asamblea participaba en raras ocasiones en el cántico, como no fuera para
participar en el final amén (1 Cronicas 16:7 , 36). En el Templo de Herodes, el pueblo entonaba, a
veces, el responso.

Оценить