Вы находитесь на странице: 1из 160

Pagina 1

Book Hunters Midnight Dreams


Pagina 2

Este proyecto fue realizado sin fines de lucro por con el único
propósito de compartir la obra del autor, queda totalmente prohibida
la venta de este documento.

Puedes apoyar al autor comprando, reseñando o recomendando sus


libros, y siguiéndole en sus redes sociales.

¡Disfruta la lectura!
Pagina 3

Staff
Moderadoras
Paop
M.Arte
Cili

Traductoras
M.Arte
Joss P
Camii
AstraBasha
Liri
Camifl
Dustie
Gerald
AmuseLee
Younghee
Perséfone
Andy Lux
Andi
Mariela
Nix
Rosewin

Correctoras
M.Arte
Paop
Mariela
Judith TC

Corrección de redacción & Lectura final


M.Arte
Paop

Diseño
Orwzayn
Pagina 4

Sinopsis
Prepárate para el lado más oscuro y sucio de Nueva Orleans.
Nueva Orleans me pertenece.
No conoces mi nombre, pero controlo todo lo que ves y no ves.
Mi alcance no conoce límites, y mis demandas siempre se cumplen.
No tenía por qué prestarle dinero a una destilería familiar en problemas, pero me
divierte tenerlos en deuda conmigo.
Tenerla a ella en deuda conmigo.
No sabe que llamó mi atención.
Debió ser más cuidadosa.
Voy a ser su dueño. A devorarla. Incluso tal vez conservarla.
Es tiempo de recoger lo que me deben.
Keira Kilgore, ahora eres propiedad de Lachlan Mount.
Mount #1
Pagina 5

Contenido
Portada
Staff
Sinopsis
Contenido
Capítulos
1. Keira
2. Keira
3. Keira
4. Keira
5. Keira
6. Keira
7. Keira
8. Keira
9. Mount
10. Keira
11. Mount
12. Keira
13. Keira
14. Keira
15. Keira
16. Keira
17. Keira
18. Keira
19. Keira
20. Mount
21. Keira
22. Keira
23. Keira
24. Keira
25. Keira
26. Keira
27. Keira
Defiant Queen (Mount #2)
Sobre la autora
Nosotros
Pagina 6

1
Keira
Traducido por M.Arte
Corregido por Paop

¿Esos son pasos?


Me quedo inmóvil frente a la puerta de mi oficina cerrada y observo la manija
como si estuviera contaminada con ántrax.
Mis empleados no se atreverían. Saben que mi oficina está fuera de los
límites. Y mis padres están a más de mil kilómetros, en Florida, disfrutando la vida
como jubilados con los pagos mensuales que les envío de las lúgubres ganancias de
la destilería. Apenas se mantiene en pie, incluso después de cuatro generaciones de
aferrarse a la vida de hacer whisky irlandés en Nueva Orleans.
Este sótano no está embrujado. Este sótano no está embrujado.
Repito esa verdad como un cántico hasta que mi corazón se desacelera a un
ritmo semi normal. Es mejor que el fantasma de mi esposo muerto no esté adentro,
o que el cielo me ayude, porque mataré a Brett yo misma otra vez.
Armandome de valor con la misma voluntad de hierro que he puesto para
sacar a esta empresa de las trincheras, agarro la manija, abro la puerta de golpe y
me lanzo adentro, intentando el elemento sorpresa. O una falsa valentía. O… algo.
—¿Tratando de hacer una gran entrada?
La voz profunda que sale de la oscuridad hace que me estremezca hasta la
médula de mis huesos.
Solo la he escuchado una vez antes, a través de la madera maltratada de la
misma puerta cerrada que acabo de atravesar, pero estaba lanzando amenazas que
no entendía, no haciendo una pregunta de manera fría y controlada.
No había manera de que quisiera estar en la oscuridad con esta voz.
No es un fantasma. Es peor.
Es el maldito coco, susurrado en las sombras, pero nunca mencionado en
compañía de gente de sociedad, es casi como si decir su nombre lo fuera a hacer
aparecer. Y nadie quiere eso.
Nunca lo he dicho. Ni siquiera quiero pensarlo ahora, pero mi cerebro lo
evoca de todos modos.
Lachlan Mount.
Busco a tientas en la pared de hormigón para encontrar el interruptor de la
luz, pero al encenderlo no pasa nada.
Pagina 7

Oh, dulce Jesús. Voy a morir y ni siquiera lo veré venir.


La silla del escritorio antiguo cruje justo antes de que se prenda el tenue
resplandor de la lámpara de escritorio.
Primero veo sus enormes manos, luego sus antebrazos bronceados con los
puños de la camisa blanca enrollados. La luz no llega hasta su rostro.
—Cierre la puerta, Srita. Kilgore.
Tragando la saliva acumulándose en mi boca por el hecho de que sabe mi
nombre, muevo la mano como si respondiera directamente a su orden. Busco a
tientas la manija detrás de mí cuando todo lo que realmente quiero hacer es dar
media vuelta y correr.
A la policía.
Tal vez podría… no sé. ¿Sálvame?
Miro por encima de mi hombro, agarrando la manija mientras la puerta cruje
al cerrarse, el impulso de huir crece a medida que la tenue luz del pasillo desaparece
de la vista.
—Da un paso en esa dirección y perderás todo.
Mis pies se congelan en el suelo de cemento agrietado mientras una gota de
sudor desciende por mi pecho. Normalmente lo atribuiría a las condiciones de sauna
producidas por los alambiques de whisky, pero no esta noche.
—¿Qué quieres? —susurro—. ¿Por qué estás aquí?
La silla cruje cuando se levanta, sus dedos grandes ajustan el botón en su saco,
pero su cara no entra a la luz.
—Usted tiene una deuda conmigo Srita. Kilgore, y estoy aquí para cobrarla.
—¿Una deuda?
Mi mente se apresura a pensar en cómo demonios podría deberle dinero.
Nunca antes lo había conocido. Demonios, nunca antes lo había visto, solo escuché
su voz mientras escuchaba a escondidas. Mi clase no se mezcla con su… bueno, al
menos la mayoría de mi clase. Circulaban algunos rumores de que mantuvo a
Richelle LaFleur, una chica de nuestra iglesia, como amante hasta que desapareció
hace un año. Bloqueo esa dirección de pensamiento por completo.
—¿De qué está hablando? —De alguna manera, me las arreglo para formular
la pregunta.
Dos dedos empujan hacia adelante un documento titulado NOTA
PROMISORIA a través de la madera con cicatrices de mi escritorio hacia la luz.
Mis ojos miran fijamente los papeles, pero estoy demasiado aterrorizada para
acercarme más.
Oh, dulce Jesús, Brett. ¿Qué hiciste? Mi corazón golpea contra mis costillas.
—¿No quiere saber cuánto pidió prestado su marido poniendo este lugar
como garantía?
Pagina 8

—¿Cuánto? —pregunto, avanzando lentamente hacia él contra mi voluntad.


—Medio millón de dólares.
Inspiro profundamente por la sorpresa.
—Está mintiendo.
Con ambas manos sobre el escritorio, se inclina y deja al descubierto su rostro
ante la tenue luz. Rasgos severos tallados en granito, penetrantes ojos oscuros y una
mirada implacable contrastan con la relativa cortesía del traje que le queda a la
perfección.
—Jamás miento.
¿Medio millón de dólares? No es posible.
—Hubiera sabido si Brett hubiera pedido prestado esa cantidad de dinero, y
déjeme decirle que no la pidió.
Se encoge de hombros como si la información no significara nada para él. Y
tal vez no lo hace.
—Su firma dice que lo hizo, y esta deuda está vencida.
Mis ojos se centran en los papeles sobre el escritorio. Si realmente lo hizo…
los efectos serían catastróficos.
Cuatro generaciones de Kilgores han dedicado sus esperanzas, sueños y
fortunas para mantener vivo este legado. No puede terminar conmigo.
—No tengo el dinero.
—Lo sé.
Su respuesta me hace retroceder.
—Entonces por qué…
Se aleja de la luz y se acerca a mí. Me encojo contra la pared a medida que
avanza, bloqueando mi vía de escape hacia la puerta. No hay ningún lugar para
correr. Me ha atrapado.
—Porque hay algo que podría estar dispuesto a tomar a cambio.
Se necesita todo lo que tengo para mantener mi voz firme mientras mi corazón
amenaza con estallar en mi pecho.
—¿Qué?
Se detiene a menos de medio metro de mí y sus labios carnosos forman una
sola palabra.
—Usted.
Pagina 9

2
Keira
Traducido por M.Arte
Corregido por Paop

Bloqueo la puerta y me desplomo contra el panel de madera tan pronto como


se cierra detrás de él con un decisivo clic. Mi cuerpo tiembla como si acabara de
sobrevivir a un encuentro con el Anticristo. Todo lo que queda de Lachlan Mount
en mi oficina es su aroma engañosamente seductor —una intensa explosión de
cítricos mezclada con especias y cedro— y mi terror.
Y no puedo olvidar el pagaré.
Mi mirada se dirige al escritorio y luego se aleja.
Tiene que ser falso. Brett no pidió 500 mil dólares usando la destilería como
garantía, ya que ciertamente no utilizó el dinero para ninguna de las mejoras que he
estado haciendo. Cada dólar que he invertido en este lugar ha sido cortesía del
espectáculo que monte en lo que parecieron ser todos los bancos de la cuidad.
Estoy en deudada hasta el cuello. O al menos, lo estaba. Ahora lo estoy sobre
mi cabeza.
Lachlan Mount.
Cierro lo ojos con fuerza y levanto la barbilla hacia el techo, maldiciendo
internamente a mi difunto esposo. Mi papá probablemente diría que sería mejor
mirar hacia abajo para encontrar su espíritu.
¿Cómo pudiste hacerme esto, imbécil?
Esta deuda… a ese hombre… es el último clavo en el ataúd proverbial de
Brett. ¿Cómo no pude verlo venir sabiendo que era un drogadicto? La auto
recriminación me recorre por milésima vez. Es como una mala repetición en la
televisión que no puedo dejar de ver. Me enamoré de sus cuentos de mierda. Pensé
que íbamos a construir el imperio de mi familia nuevamente. Pensé que había
encontrado un compañero. Fui la idiota que sugirió fugarnos porque estaba tan
convencida de que era el indicado.
No pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que era un imbécil
oportunista que me engañó incluso antes que nos casáramos y comenzara a robar
dinero de la cuenta bancaria de la destilería tan pronto como tuvo acceso.
Golpeo las palmas contra la sólida puerta de roble detrás de mí.
—Vete a la mierda, Brett. Jódete.
Respiro hondo, abro los ojos y enderezo mi columna. Mi fiesta de compasión
ha terminado. He pasado poco más de tres meses lidiando con las consecuencias de
Pagina 10

su muerte, solo un mes más de lo que teníamos de casados, y justo cuando pensaba
que finalmente había vuelto a tierra firme…
Lachlan Mount sucede.
Miro una vez más el documento sobre mi escritorio. El escritorio que mi
bisabuelo había enviado desde Irlanda, aquel en el que se sentó cuando firmaron el
primer contrato de arrendamiento de propiedad de Seven Sinners Distillery. Había
siete hijos, y su optimismo sobre gobernar el mercado del whisky había sido
innegable.
Pensaba que finalmente había probado ser digna de sentarme detrás de ese
escritorio cuando mi padre aceptó dejarme comprar la destilería. Estaba tan
orgullosa de ser la primera mujer en tomar el timón de una destilería que produce
el mejor whisky de tradición irlandesa en Nueva Orleans, donde nuestra familia
plantó raíces y próspero incluso con la maldita ley de Prohibición.
Una parte de mí desearía haber estado viva durante esos días de anarquía.
Cuando podía hacerse lo correcto, y un hombre —o mujer— podía subir y bajar
según cuan arduo estuviera dispuesto a trabajar. Pero, de nuevo, solo podía imaginar
a Lachlan Mount allí también con una ametralladora, eliminando cada pedacito de
competencia en su camino. Excepto que probablemente incluso ahora eliminaba a
su competencia de la misma forma.
En realidad, no tengo idea de cómo logramos escapar de su aviso durante
tanto tiempo, pero al parecer esa racha de suerte terminó.
Invoco a mis ovarios y cruzo el suelo frío y agrietado para mirar el documento
que tan inocentemente se encuentra en el escritorio. Extiendo la mano como si
debiera tener un traje para materiales peligrosos antes de tocarlo y agarro una
esquina del papel con el pulgar y el índice.
Dejo la mayoría de las cosas legales a los abogados tanto como me es posible,
pero siendo tan altas sus tarifas por hora y acumulándose rápidamente, y con apenas
el dinero suficiente para pagar las cuentas atrasadas que ya tengo, he tenido que
aprender mucho por mi cuenta para mantener los costos bajos.
Pagaré.
Leo palabra por palabra. Mi resumen rápido y sucio: este documento detalla
el destino del patrimonio de mi familia.
Brett Hyde tomó prestado quinientos mil dólares de Lachlan Mount hace
cuatro meses y debían entregarse en su totalidad la semana pasada, en el aniversario
de tres meses de la muerte de Brett. O, si quieres ser más específico, en el
aniversario del descubrimiento de los restos de su auto quemado en el Noveno
Distrito con una mujer no identificada.
Una cacofonía de emociones se desata por mi pecho como bandas de
instrumentos de viento en las esquinas opuestas del Barrio Francés compitiendo por
los dólares de los turistas.
Esto es un desastre.
Pagina 11

No puedo pagarlo.
Mount sabe que no puedo pagarlo.
Pero hay algo que está dispuesto a tomar a cambio.
Tropiezo a un lado del escritorio cuando mis rodillas se vuelven agua y me
desplomo en la silla.
Usted.
Mi cuerpo se estremece, dejando escalofríos en cada centímetro de mi piel
expuesta, incluso cuando el cuero de la silla todavía conserva el calor de su cuerpo.
Al igual que su sangre corre más caliente que la de cualquier otro hombre. Y tal vez
lo hace. Una cosa es segura, Lachlan Mount no es un hombre común.
Dulce Jesús, ¿qué querrá de mí?
Mi voz interior de la razón desarrolla una postura. ¿Lo dices en serio? ¿Qué
demonios quiere cualquier hombre de una mujer? Pagarás con tu trasero.
Puede que solo haya algunas cosas que doy como un hecho absoluto en esta
vida. Seven Sinners Whiskey es lo mejor que he probado. Nueva Orleans siempre
será mi hogar. Y no voy a prostituirme para pagar las deudas de mi difunto esposo.
Pero aún así, esa palabra flota en el aire.
Usted.
Mi mano tiembla mientras hojeo las páginas, memorizando las palabras. Pero,
las únicas cosas que realmente importan en este papel es la cantidad que no puedo
pagar y la fecha de vencimiento. Le doy la vuelta, sin querer mirarlo por más
tiempo, pero un garabato en la parte de atrás se burla de mí.
Extensión de pago de siete días concedida.
Hay una firma ilegible debajo de él, pero no hace falta ser un genio para saber
que es.
¿Siete días? No importaría aun si tuviera siete meses. No podría juntar medio
millón dólares.
¿Qué hizo Brett con el dinero?
Espero en silencio como si Dios pudiera responderme con una voz
retumbando desde los cielos, pero obviamente eso no sucede.
¿Realmente importa en este momento? El dinero no está. Él se ha ido. Y yo
soy la que queda en el anzuelo porque, como desagradablemente descubrí, como la
única beneficiaria y ejecutora de su patrimonio, todas sus deudas pasaron a ser mías.
El lío de un mal matrimonio dura muchísimo más tiempo que hasta que la muerte
los separe.
No me daré la vuelta y pagaré las malas decisiones de Brett con mi trasero.
El constante tamborileo de miedo corriendo por mis venas intenta debilitar
mi fuerza de voluntad de titanio.
Pagina 12

—Encontraré una manera de solucionar este problema. De algún modo. De


alguna manera. Lo solucionaré.
El silencio en mi oficina es la única respuesta que necesito.
Yo tampoco me creo.
Pero tengo que hacer algo o estoy jodida. Y, al parecer, Lachlan Mount va a
ser el que me folle.
Pagina 13

3
Keira
Traducido por Joss P & Camii
Corregido por M.Arte

Manejo mi vida como un general. Soy táctica. Cada decisión estudiada y


ejecutada con precisión. Mi padre siempre dijo que debería haber sido una cirujana,
pero la única cosa que siempre quise hacer fue whisky. Él quería un hijo que
continuara con la tradición familiar, pero en su lugar tuvo tres hijas y soy la única
que se preocupó por querer diferenciar el whisky de malta y el de barril.
Justo ahora, necesito la información de un hombre que vive en las sombras,
por lo que voy a la fuente de información más obvia: Google. Escribo su nombre y
en menos de un segundo, el siguiente mensaje aparece en mi pantalla:
NO SE HAN ENCONTRADO RESULTADOS PARA SU BÚSQUEDA
LOCHLAN MOUNT.
ESO ES IMPOSIBLE. Doy clic en la pestaña que dice imagen, pero está en
blanco. Agrego Nueva Orleans y docenas de sitios aparecen con información sobre
la ciudad, pero nada acerca de Lachlan Mount aparece debajo de la vista previa de
cada uno.
Intento con docenas de búsquedas más, todas con el mismo resultado.
Es como si no existiera. Como si fuera verdaderamente el mito y la leyenda
que pensaba que era antes de enfrentarme cara a cara con él ayer.
Así que, ¿cómo demonios se supone que obtenga alguna información de él si
es un fantasma en cuanto al internet se refiere?
Anoche, me sacudí y di vueltas mientras las horas y los minutos marcaban mi
fecha límite. Mi pequeño departamento no tiene un árbol de dinero creciendo, así
que es seguro decir que no estoy más cerca de tener una solución que antes.
Podría vender un riñón, pero incluso eso no me va a dar medio millón de
dólares, supongo. No es que esté al tanto del valor de los órganos en el mercado
negro, porque, bueno, soy una ciudadana normal y respetuosa de la ley.
Vendo whiskey. Pago impuestos especiales que me dan ganas de vomitar
cuando escribo el cheque. Pero no me voy por la tangente. Juego según las reglas.
Cuando entro por la puerta lateral de la destilería, el calor de los tres enormes
alambiques1 me rodea. Otros lo encontrarían asfixiante. Para mí, proporciona una
sensación de comodidad. Es mi hogar.

1
N. de T. Un alambique es un instrumento de metal utilizado para la evaporación y posterior
condensación de los alcoholes de diferentes mezclas.
Pagina 14

Louis Artesian, mi jefe de operaciones de destilación, levanta un vaso hacia


la luz antes de olisquearlo y probarlo.
—¿Cómo te está yendo?
Gira la cabeza con una sonrisa extendiéndose en sus labios.
—Recuerde mis palabras, Keira, este va a ser el mejor que hemos producido
jamás.
La sonrisa que tira de las comisuras de mi boca no es forzada. Es orgullo.
Haré que mi padre se sienta orgulloso. Me arriesgué cambiando a los proveedores
de granos —sin decirle, podría agregar— y valdrá la pena enormemente.
Eso si puedo mantener la destilería abierta lo suficiente para que dé frutos.
Toda la noche estudié posibles escenarios. Cuando firmé los préstamos con
el banco, todo se basaba en el supuesto de que cada préstamo ya había sido
declarado. No sabía sobre la deuda con Mount. ¿Cómo podría declararlo? Y si no
se archivó en el estado y en el registro, entonces no cuenta, ¿cierto? ¿O podría ser
el segundo al mando y forzar una ejecución hipotecaria para conseguir lo que se le
debe después de que los prestamistas originales recibieran su pago? No es como si
supiera los pormenores de estas cosas, es más, supongo que no importa. No puedo
imaginar que Lachlan Mount cumpla con las reglas normales que se aplican a todos
los demás.
Conozco a solo una persona que sería capaz de darme alguna idea. Y como
Google me falló, ella es mi siguiente mejor opción. Ningún general toma decisiones
sin información.
—¿No lo crees, Keira?
Louis ha estado hablándome y no le he hecho caso en absoluto.
—Lo lamento, ¿qué?
Su sonrisa amable me recuerda a todas las personas cuyo sustento depende de
mí.
—No importa. Solo estaba diciendo que tomaste la decisión correcta. Fue un
movimiento arriesgado cambiar al grano orgánico, y uno costoso, pero esto habla
por sí mismo.
Cualquier otro día, mis pulmones soltarían un suspiro de alivio, relajando mi
postura rígida, pero hoy no.
Aunque puedo responder honestamente.
—Esa es la mejor noticia que he tenido en toda la semana.
—Keira, ¿puedo molestarte por un segundo? —Temperance, mi
asistente/mano derecha mal pagada y con exceso de trabajo me habla desde la
puerta. Es una broma constante el que ella trabaje en la destilería, considerando su
Pagina 15

nombre2—. Tenemos algunas decisiones que tomar para el evento al que no me


quiero comprometer sin tu aprobación.
Además de ser mi mano derecha, Temperance ha tomado las riendas del
evento masivo del Mardi Gras que tuvimos la suerte de conseguir, uno para los
Vooodoo Kings de Nueva Orleans, un equipo local de fútbol profesional. Están
alquilando todo el restaurante, y el dinero que ingrese será suficiente para mantener
nuestra cabeza fuera del agua durante unos meses más. Al menos así hubiera sido
hasta…
Aparto de mi cabeza la idea de mi inesperado y desagradable visitante y le
doy mi visto bueno a Louis antes de caminar hacia Temperance, dejando atrás el
calor producido por los alambiques.
—¿Qué ocurre?
—Quieren actualizar el menú para incluir algo que tiene a Odile enojada.
También quieren que coordinemos un servicio de valet y que vigilemos a todos los
asistentes para asegurarnos de que ninguno salga con sus llaves para conducir
borracho. Malas relaciones públicas, ya sabes.
La idea de tener que ser quien le diga a un atleta profesional que no está lo
suficientemente sobrio como para conducir a casa —y posiblemente tomar sus
llaves— suena como una pesadilla.
—Entonces básicamente, ¿quieren que seamos los malos? ¿Por qué el equipo
no puede hacerlo por su cuenta si están tan preocupados?
—No lo sé, pero dijeron que esto debe agregarse al contrato o que llevarán a
cabo el evento en otro lugar.
Oh diablos, no. Necesitamos este evento.
Pienso rápido.
—Diles que sí. Pero diles que tendremos que establecerlo como un servicio
de valet obligatorio, y que necesitamos a alguien de su organización en la puerta
junto con uno de los nuestros para tomar decisiones en conjunto.
Temperance saca una de las tres plumas que tiene ancladas a su moño marrón
oscuro antes de garabatear en su libreta.
—Está bien, veré si muerden el anzuelo. —Levanta la vista—. ¿Y si no lo
hacen?
—Cede, pero diles que solo lo hacemos por razones de seguridad pública y
nos reservamos el derecho de llamar a la policía si alguien se pone pesado.
Agrega la nota a su lista.
—Y acerca de Odile…
—¿Cuánto está aumentando el precio al menú con su solicitud?

2
N. de T. Temperance quiere decir anti-alcohólica.
Pagina 16

Temperance voltea las páginas en su bloc de notas.


—Nuestro costo de alimentos aumenta un diez por ciento. No les he dado la
cotización sobre el cambio.
—Diles que es un aumento del treinta por ciento en el costo, y cuando
retrocedan, acuerden un veinticinco. Y luego dile a Odile que le debo algo.
La sonrisa de Temperance se ensancha mientras garabatea.
—¿Lo ves? Eres una negociadora innata. Esta es la razón por la que eres la
mejor en lo que haces.
Si tan solo pudiera negociar mi salida de cierta deuda.
Me salvo de discutir cualquier cosa más a medida que mi teléfono vibra en
mi mano. Echo un vistazo al nombre en la pantalla.
Esta no puede ser una buena señal.
—Lo siento, tengo que contestar esto —le digo a Temperance.
—Por supuesto. Te hablaré más tarde sobre cualquier otro detalle. Esto va a
ser grandioso para Seven Sinners. También tengo en línea algunas organizaciones
más interesadas en reservar el espacio para eventos, y un par de ideas que podrían
ser realmente rentables. Te informaré mañana.
Normalmente estaría emocionada de escucharlo, pero ya estoy
completamente distraída por mi llamada.
—Gracias, Temperance. Esta es la razón por la que tú eres la mejor en lo que
haces. —Camino por el pasillo.
—Hola —respondo.
—Sabes que no me levanto antes del mediodía. Es mejor que expliques estos
mensajes crípticos de mierda que me despertaron —dice Magnolia Marie Maison.
Después de que Magnolia abandonara Sacred Heart en décimo grado porque
le quitaron la beca, mi madre dijo que ya no podría verla. La prohibición no fue
sorpresa, porque Magnolia fue atrapada haciéndole una mamada a nuestro maestro
de historia en el armario de suministros. El Sr. Sumpter desapareció, pero Magnolia
vio la situación como una llamada a su vocación.
Mamá intentó exorcizarla de mi vida, pero así no es cómo funciona la amistad,
por lo menos no en mi libro. Magnolia es la única que golpeó a Jill Barnard cuando
se burló de mi corte pixie en cuarto grado, lo que también resultó en una suspensión.
Me enseñó a usar mi primer tampón. Me llevó a la clínica para obtener el control
de natalidad después de que me pidieran ir al baile de graduación de la escuela
privada de un chico porque juró que no iba a dejarme cometer ningún estúpido error
con mi vida.
Magnolia es la hermana mayor que nunca tuve. La que me cuidó y siempre
se aseguró de que no me metiera en problemas. Mi lealtad hacia ella es profunda y,
en mi opinión, cómo se gana la vida no es asunto de nadie más que de ella.
Pagina 17

—Mags, tengo un problema.


—¿Qué? ¿Tienes a otro restaurantero coqueteando que solo quiere llevar a
los Seven Sinners si tienes una cena privada con él para hablar al respecto?
Prácticamente puedo escucharla poniendo los ojos en blanco por teléfono. Esa
ha sido la medida de mis interacciones masculinas desde que Brett murió, y ella lo
sabe.
Me meto en mi oficina y cierro la puerta detrás de mí antes de hablar.
—Lachlan Mount. Estuvo aquí. —Tan pronto como digo su nombre la piel
de gallina vuelve, junto con el persistente aroma seductor que dejó atrás.
Probablemente tendré que fumigar mi oficina para deshacerme de él.
La voz de Magnolia se vuelve tranquila.
—¿Qué mierda dijiste?
—Lach…
—Cierra la maldita boca y no digas ese nombre de nuevo.
Mis dientes se aprietan.
—No es un hombre del que quieras conocer su existencia Y no podemos
hablar sobre esto por teléfono. Me levantaré. Me vestiré. Mierda.
Su reacción valida todo lo que he estado pensando. Esta situación no es mala.
Es catastrófica.
—¿Qué hago? —Odio el miedo que hace que mi voz sea inestable.
—Trae tu trasero a mi casa y dime cada maldita cosa que haya pasado. Trae
algo de ese whiskey tuyo también, porque lo necesitaremos.
—Tengo un día lleno de citas…
—Ke-Ke, tu maldita agenda se acaba de limpiar. Trae tu trasero a mi casa.
Magnolia ordenándome por lo general es más como: “Ke-Ke, toma ese trago.
No seas cobarde”. O, “Consíguete una polla por el amor a todo lo sagrado. Tu coño
se va a secar”.
Dependiendo de las circunstancias, ignoro sus comentarios. Esta orden, no la
puedo ignorar.
—Estaré allí en veinte.
—Hazlo en diez.

Estaciono mi Honda Civic de doce años en el estacionamiento de invitados


del nuevo y sofisticado complejo de condominios en Nueva Orleans. Está lleno de
autos que valen por lo menos diez veces más que el mío.
Pagina 18

Y aunque mamá desaprueba el camino que Magnolia ha tomado, nadie puede


discutir que no ha sido uno lucrativo. Mantiene la distinción de ser una de las
mujeres más exclusivas de Nueva Orleans, y los detalles de cómo llegó ahí nunca
fueron compartidos conmigo. Todo lo que sé vino de forma anecdótica, incluyendo
el hecho de que su pequeño libro negro de clientes está repleto. Y lo que es más
importante, sabe los secretos de todos ellos, o eso dijo la noche que celebramos que
tomaba el timón de Seven Sinners.
Mientras salgo de mi auto y cierro la puerta fuertemente teniendo cuidado de
no golpear el Porsche estacionado al lado, mi respiración se acelera. Magnolia no
tirará golpes. Solo me dirá cuan arruinada estoy.
Cruzo el inmaculado piso del estacionamiento hacia el elevador y presiono el
botón. Aparece al instante, y sin perder el tiempo, estoy parada frente a la entrada
de su condominio en el sexto piso. Todavía no ha alcanzado el estado de penthouse,
pero no tengo dudas de que se dirige ahí. Magnolia tiene tanto espíritu emprendedor
corriendo en sus venas como yo, si no es que más.
Quizás esa es parte de la razón por la que tenemos espíritus similares. Ambas
estamos en el negocio de los pecados.
Abre la puerta ante mi primer golpe, y su bata de seda color durazno enfatiza
cada gloriosa curva. En lugar de la sonrisa normal que siempre obtengo cuando
aparezco, me agarra del brazo y me jala hacia adentro. Azota la puerta detrás de mí
y coloca los seguros.
La enfrento, un nudo creciendo en mi garganta.
⸺Es malo, ¿no es así?
⸺¿Dónde está ese whisky que trajiste? Vamos a necesitarlo.
Saco una botella del bolso Tory Burch que me dio la noche que celebramos y
se la entrego. La toma de mi mano y la lleva hacia la encimera mientras la sigo.
⸺Hay cosas en mi mundo que nunca deberían cruzar el tuyo, Ke-ke. Eres
dulce y delicada, a pesar del hecho de que prepares whiskys fantásticos. Pero acabas
de entrar, y no tengo ni una maldita idea de cómo te sacaremos entera.
Se estira y agarra dos vasos de cristal de los estantes de vidrio del área del bar
y vierte el whisky en ellos, tres dedos en cada uno.
Magnolia siempre es confiada, audaz y nunca muestra ningún tipo de duda.
El hecho de que su personalidad haya aumentado mi ritmo cardíaco a ochenta
pulsaciones hasta que martilla al mismo tiempo que el golpeteo de sus largas uñas
acrílicas de color durazno sobre el mostrador.
⸺¿Qué quieres decir? ⸺pregunto lentamente, porque tengo el
presentimiento de que necesitaré una respuesta igual de lenta.
⸺Has sido marcada, nena.
⸺¿Qué significa eso? ⸺No hay forma de ocultar el miedo que bordea mis
palabras.
Pagina 19

⸺Hice un poco de investigación.


⸺¿Cómo? Solo te dije…
Me detiene levantando la palma de la mano en el aire.
⸺Sabes que puedo llegar al fondo de un misterio mucho antes que una puta
drogadicta pueda encontrar el fondo de una bolsa de diez centavos. No actúes toda
sorprendida. Esto tomó una discreta llamada telefónica y lo que descubrí no es
bueno.
Busco el vaso de cristal y bebo de un trago la malta que cualquier otro día
hubiera tragado y saboreado, notando los sabores mientras acarician mi paladar.
Hoy no. Hoy, necesito el valor líquido para enfrentar lo que sea que está por salir
de la boca de Magnolia.
Apoya ambos codos sobre la encimera y desliza una larga uña acrílica
alrededor del borde del vaso.
⸺Lachlan Mount no es alguien a quien puedas joder.
⸺¡No lo hice! —Sueno como si estuviera al borde de la histeria, y para ser
honesta, lo estoy.
⸺Nada sucede en esta ciudad sin su autorización. Es como un conducto a
través del cual todas las cosas deben pasar. Bebidas. Drogas. Chicas. Estafadores.
Apuestas. El cómo el hombre logró tanto poder, no tengo idea, pero lo hizo y lo
mantiene con un puño de hierro. ⸺Levanta la mirada hacia mí⸺. Ahora estás en
su poder.
⸺¿Bebidas? Nunca le hemos pagado.
⸺¿Estás segura de eso?
⸺Lo hubiera sabido. Papá nunca mencionó…
Magnolia inclina la cabeza hacia un lado y luego hacia el otro.
⸺Dudo que lo hiciera. Demonios, tal vez ha estado pagándole a Mount desde
que asumiste el control para mantenerlo alejado de ti. No importa ahora. Le
perteneces, y puedes estar segura de que te cobrará.
No puedo imaginar a mi padre pagándole a Mount regularmente, y no tengo
idea de cómo debería siquiera empezar a hablar del tema. Las implicaciones me
golpean con fuerza y observo como el color abandona mi rostro en el espejo detrás
de Magnolia.
⸺Ni siquiera sé qué hizo Brett con el dinero. No sabía que lo pidió prestado
en primer lugar.
Su mirada se desvía.
⸺¿Qué? ¿Qué es lo que no estás diciéndome?
⸺Ke-ke, sabes que te amo, pero hay algunas cosas que no necesitas saber.
Pagina 20

No me sorprende que intente protegerme si puede, pero ahora mismo necesito


respuestas. Tomo aire lenta y profundamente y lo dejo salir, como si me preparara
para algo doloroso. Lo cual supongo lo será.
⸺Dime lo que oíste.
Luego de algunos latidos, finalmente habla con un tono monótono.
⸺Lo que se dice en las calles es que parte del dinero fue a manos de un
prestamista iracundo, lo cual es como pedir prestado al diablo para pagar a cada uno
de sus secuaces. Otro poco fue para sus costosos problemas respiratorios y el resto
para la puta que mantenía a su lado porque le dijo que estaba embarazada. Aunque
todos son rumores y chismes.
Se supone que mis rodillas deben mantenerme en pie, pero fallan. Busco a
tientas la encimera para sostenerme, pero fallo y caigo en el piso sobre mi trasero.
El vaso de cristal se estrella mientras desciendo.
⸺¡Ke-ke! ⸺Magnolia corre hacia mí con los brazos extendidos.
Levanto las manos.
⸺No. Solo. No.
Aturdida, aspiro bocanadas de aire mientras proceso sus palabras.
Prestamista.
Problemas respiratorios.
Amante embarazada.
Sabía que Brett estaba engañándome. Apenas trababa de ocultarlo. No puedo
creer que me tomara casi los cuatro meses que estuvimos casados para descubrirlo.
Esa es la razón por la que me reuní con un abogado de divorcios tres días antes de
que muriera y alquilé un departamento, así tendría algún lugar al cual ir cuando
llenara los papeles.
Magnolia se aleja y regresa con una escoba para recoger los pedazos rotos de
vidrio. Me recompongo y me levanto. Hay una parte de lo que dijo que no tiene
sentido.
⸺¿Qué tipo de problema respiratorio tenía Brett? ¿Alergias?
Coloca el recogedor en el cubo de basura y me mira con una expresión que
solo puede ser descrita como de compasión.
⸺Ke-ke, él consumía cocaína desde antes del día que lo conociste.
⸺¿Qué? —Las palabras me golpean. Seguramente no puede referirse a…
⸺Cocaína. Aspirar. Blanco.
⸺Eso es imposible. Lo hubiera sabido. Yo…
Pagina 21

⸺Eres una buena chica ⸺dice Magnolia, negando con benevolencia⸺.


Puedes reconocer a un alcohólico a veinte pasos, pero las drogas están fuera de tu
alcance, Ke-ke.
⸺¿Ese pedazo de mierda puso el legado de mi familia en riesgo por drogas?
—Ya no estoy al borde de la histeria. Estoy ahí.
⸺Por eso y por las putas, lo cual es más adictivo según mi experiencia.
Además, Brett Hyde era un maestro del engaño. Te tuvo en sus manos antes de que
incluso tuvieras una oportunidad.
Cubro mi rostro con ambas manos y me concentro en respirar. Contando hasta
diez. Intentando que la ira retroceda.
No funciona.
Fugarme y casarme con Brett fue la decisión más impulsiva que tomé en mi
vida. Pensé que conocerlo fue una cosa del destino. Era tan perfecto para mí desde
el primer día que no pude evitar creer que el mundo nos había destinado a estar
juntos. Y después de esa increíble noche…
Alejo los recuerdos. Fui una ingenua y pequeña idiota.
⸺Desearía poder traerlo a la vida y así poder matarlo yo misma ⸺susurro.
Magnolia lanza otra sonrisa indulgente hacia mi dirección.
⸺Cariño, si aún estuviera vivo, sabes que cortaría su patética vergüenza de
pene con un cuchillo de carne.
⸺¿Qué demonios haré? —le pregunto mientras comienzo a pasear de un lado
al otro por el piso de mármol.
La cabeza de Magnolia se balancea de un lado al otro mientras me observa.
⸺Ke-ke… esta mierda es seria.
Me giro para enfrentarla.
⸺Lo sé. Necesito quinientos mil dólares o estoy jodida. ¿Cómo demonios
obtengo medio millón de dólares en una semana? Ningún banco en esta ciudad me
prestará ni un centavo con la deuda que ya tengo.
Golpea sus palmas frente del cinto de seda atando y cerrando su bata.
⸺Voy a ser honesta contigo. Incluso si fueras virgen, no hay manera de que
podamos organizar una subasta así de rápido.
Cierro los ojos con fuerza. ¿Subastarme? Un estremecimiento de disgusto se
desliza por mi columna. Aunque eso no es una opción porque no valgo esa cantidad.
Levanto la mirada y encuentro su mirada aleonada.
⸺Brett obtuvo quinientos mil en una semana. Tengo que ser capaz de hacerlo
también.
⸺Nadie te dará ese dinero. ⸺Su rostro es serio.
Pagina 22

⸺¿Qué hay de otra extensión? ¿Un plan de pago? —Hundo las manos en mi
cabello mientras intento pensar en todas las opciones posibles.
⸺Chica, no me necesitas para que te diga que eso no resolverá tus problemas.
Cruzo los brazos sobre mi pecho, abrazándome con fuerza antes de caminar
hacia atrás hasta que mis rodillas golpean el sillón de cuero de Magnolia y aterrizar
en él.
⸺¿Qué hay si… si simplemente no pago? ¿Qué pasaría si le digo que eso era
problema de Brett y él está muerto y que me dejé fuera de eso?
Esta vez, el glorioso y bronceado rostro de Magnolia se torna pálido.
⸺Keira ⸺dice y me tenso cuando pronuncia mi nombre completo porque
nunca lo hace⸺. No quieres ir por ese camino.
⸺¡No tengo opción! No tengo el dinero.
Ella cruza la habitación lentamente y se sienta en el sillón junto a mí.
⸺La última mujer que se cruzó con Mount terminó en la morgue.
La piel de gallina recorre cada centímetro de mi cuerpo mientras trago.
⸺¿La asesinó?
La negación lenta que hace con su cabeza me envía una helada oleada de
miedo hacia las venas.
⸺Mount ya no tiene que hacer su trabajo sucio. Pero esa perra fue rebanada
y cortada en cubos. Murió por pérdida de sangre.
Imagino a una mujer desangrándose en un callejón oscuro, rebanada de oreja
a oreja pero Magnolia continúa⸺: Dicen que su gente la drogó con
psicoestimulantes y la obligaron a bailar descalza sobre vidrios rotos hasta que
eventualmente se cayó y se las ingenió para agarrar un pedazo. Se cortó las muñecas
para terminarlo.
Mi estómago se revuelve mientras imagino la brutalidad de manera vívida.
Me levanto del sillón con la mano en mi boca, haciendo una carrera como loca hacia
el baño.
Magnolia está detrás de mí en un segundo, alejando mi cabello rojo del rostro.
⸺No debí haberte dicho. Pero no sé de qué otra forma hacerte entender con
quién estás lidiando. No quieres saber lo que oí sobre lo que le hicieron a su novio.
Fue incluso peor.
De nuevo tengo una arcada, la bilis quema mi garganta mientras vomito. Ella
acaricia mi espalda hasta que me limpio la boca con la mano.
⸺¿Agua? ⸺La petición sale como un graznido.
⸺Seguro cariño.
Pagina 23

La sigo fuera del baño, de regreso a la cocina, viendo los cristales rotos
esparcidos que ha barrido momentos antes, excepto que esta vez los imagino
hundiéndose en las plantas de mis pies a medida que mi sangre tiñe el suelo.
Magnolia desliza una botella de agua a través de la encimera hacia mí, ya no
tiene la tapa así que tomo sorbos cautelosos.
—¿Qué voy a hacer?
Cubre mi mano libre con la suya.
⸺Nosotras, cariño. Porque si no le das al hombre lo que le pertenece,
entonces no se detendrá contigo. Se llevará a todos los que amas.
Me atraganto con el sorbo de agua.
⸺Oh Jesús, tengo que irme. No puedo involucrarte…
⸺Demasiado tarde. Mount nunca hace un movimiento sin saber todo sobre
su objetivo.
⸺Mis padres… mis hermanas…
Asiente.
⸺Y tus amigos. Empleados.
Mis parpados se cierran.
⸺Él dijo… dijo que había algo que estaba dispuesto a tomar a cambio.
—Odio pronunciar la opción, pero no puedo contemplar las consecuencias
alternativas sin salir corriendo al baño nuevamente.
⸺¿Qué?
Trago otra ola de bilis que se eleva antes de responder.
⸺A mí.
⸺Bueno, mierda.
Pagina 24

4
Keira
Traducido por AstraBasha
Corregido por M.Arte

—¿Qué? —pregunto, el terror se extiende debido a su susurrada maldición.


—Estoy pensando. —Magnolia levanta una mano.
—¿Ha hecho esto antes? ¿Hay un libro de estrategia para esto?
Niega con la cabeza.
—No. Quiero decir, el hombre ha tenido muchas amantes. Por lo general, las
ordena del extranjero.
—¿Y?
—Después de unos meses desaparecen, como si nunca hubieran existido
desde un principio.
Pienso en Richelle LaFleur, la chica que conocimos en la iglesia y que nadie
ha visto ni escuchado hablar de ella y que se rumoreaba que había sido una de sus
amantes. Hasta donde yo sé, la policía considera que su desaparición es un caso sin
resolver.
Mi respiración se acelera de nuevo. No importa de qué manera mire la
situación, el único final que parece ser constante es que muera.
Magnolia me mira con atención, como si estudiara todas mis facciones por
primera vez.
—Después del lío con Richelle, no ha estado con ninguna chica local.
—¿Por qué desviarse de su patrón ahora? ¿Por qué yo? —Mis palabras salen
tan frenéticas como en mi cerebro.
Magnolia niega con la cabeza.
—Solo Dios lo sabe. —Su respuesta no me hace sentir mejor. Se aleja, cruza
la encimera para agarrar su celular—. Necesito hacer una llamada.
Me deja en el sofá mientras sale de la habitación, jalo las rodillas hacia mi
pecho y contemplo mis opciones. Mágicamente aparecen quinientos mil dólares.
Prostituirme con un hombre que ha matado u ordenado asesinar a personas y del
que todas las personas que duermen con él desaparecen. O prepararme para tener
una muerte horrible, sabiendo que también mis amigos y familia van a morir.
Todo por Brett.
Pagina 25

¿Cómo pude ser tan estúpida? Nos conocimos en línea, en mi primera


incursión en el mundo de las citas por Internet. Habíamos sido ridículamente
compatibles. Nuestra primera cita había sido un sueño, sin esfuerzo, de la forma en
que pensé que el verdadero amor debería ser. ¿Y nuestra química? Fuera de serie.
Al menos, al comienzo. Fui yo quien sacó el tema de fugarse para casarnos y él dijo
que era la idea más romántica que había escuchado. Entonces, lo hicimos.
Era un estafador.
Pensé que había estado tan interesado en la destilería porque era mi pasión, y
que después de casarnos, quería ser parte de ella. Íbamos a ser un equipo imparable,
eso me emocionó. Hasta que lo vi con la otra mujer. De repente, su reducido interés
en el sexo conmigo se hizo completamente evidente. Estaba demasiado ocupado
follando con otra persona como para querer ir a otra ronda conmigo.
Era hora de enfrentar realmente los hechos. Brett Hyde me engañó. Nunca
quiso ser parte de un equipo. Quería usar la destilería como garantía de una deuda
de medio millón de dólares con un hombre más aterrador que cualquier villano que
Hollywood aún no haya creado.
No puedo dejar de imaginarme a una mujer bailando sobre cristales rotos
hasta que su dolor fue tan horrendo que se cortó las muñecas.
Es un monstruo.
Aprieto los brazos alrededor de mí y Magnolia regresa unos momentos
después.
—Solo tengo cien de liquidez. Podría pedir prestado otros dos, tal vez dos y
medio de mis conexiones, pero no puedo reunir quinientos en una semana.
Parpadeo dos veces y miro a mi mejor amiga hasta que me doy cuenta de que
está hablando de darme el dinero.
—No vine aquí por eso. No puedo tomar…
—Por supuesto que no vendrías aquí con la mano extendida, porque ese no
es el tipo de chica que eres. Pero te los daría si pudiera. Tu culo no es el que está en
la mira solamente, cariño. Si no cumples, nos llevarás a todos contigo.
Ayer por la mañana me desperté sintiéndome como siempre: decidida a
enfrentar el mundo del whisky y hacer de Seven Sinners el nombre familiar que
nunca ha sido. Hoy, estoy preocupada de si estaré viva otra semana.
Todo por Lachlan Mount. No. Por Brett.
—Ya le dije que no tengo el dinero. Lo sabe.
Magnolia asiente, sus dientes rozando su labio inferior.
—No me sorprende en absoluto. El hombre sabe todo lo que sucede en esta
ciudad. Lo que sí me sorprende es que está dispuesto a tomar como pago un coño
por una deuda de medio millón.
Me estremezco ante su lenguaje vulgar, pero una cosa que siempre he
respetado acerca de Magnolia es que dice las cosas sin rodeos.
Pagina 26

—He escuchado que ha tomado propiedades, casas, botes, caballos de


carreras y autos, pero nunca a una mujer. Este no es su comportamiento normal.
Los engranajes en mi cerebro giran lentamente, como si estuvieran oxidados
por la sobrecarga de información.
—¿Por qué desviarse del patrón?
Magnolia inclina la cabeza hacia un lado y estudia los restos del naufragio
que seguramente soy.
—¿Te has mirado en el espejo últimamente? Quiero decir, ¿cuándo no estás
vomitando?
Pongo los ojos en blanco.
—Ke-ke, eres jodidamente sexy. Podría reservarte cada noche de la semana
y dos veces los fines de semana.
—Sé que quieres decir eso como un cumplido, pero…
—Pero nada. Tienes tetas, culo y ese hermoso cabello rojo que hace pensar a
un hombre que va a encontrar fuego cuando te tenga debajo, y no me hagas empezar
con esos ojos tuyos. Has acaparado el mercado de la clase intocable. Y lo mejor de
todo, estás total y completamente ajena a eso.
—Brett claramente no lo creía. —Ni siquiera sé por qué lo digo. Recordarme
que mi marido me estaba engañando apesta cada vez más.
—Brett fue un maldito imbécil y nunca te mereció. Justo ahora debes dejar
de preocuparte por él y empezar a preocuparte por Mount.
Quito un brazo de mi pecho y pellizco el puente de mi nariz.
—Ni siquiera sé por dónde empezar.
Magnolia ladea la cadera.
—Tengo la sensación de que va a tener todo organizado, por lo que no importa
de ninguna manera. Creo que… tal vez eso es lo que te salvará el culo. Por lo que
he escuchado, las otras eran totalmente dóciles y sumisas...
Me desplomo de nuevo en los cojines del sofá.
—Definitivamente no soy eso.
Levanta una mano.
—Diablos, no. Tal vez eso sirva. Estás llena de fuego y descaro que combinan
con ese culo tuyo. Tienes que usarlo.
No me gusta a dónde va con esto, y mi estómago se revuelve mostrando su
acuerdo conmigo.
—En serio, no tengo idea de lo que quieres decir. En absoluto.
—Cuando estás con Lachlan Mount, nadie te desafía. Nadie te hace bromas.
Algo acerca de ti llamó su atención. Siento eso en mis huesos. Tienes que usarlo.
Pagina 27

Aprovéchalo. No dejes que te pase por encima. —La voz de Magnolia se vuelve un
susurro—. No dejes que te rompa, Ke-ke. Mantén tu orgullo y nunca lo dejes ir. No
sabrá cómo manejarte.
La idea de que Mount me controle me revuelve el estómago.
—¿En serio no hay otra manera? Ningún otro cliente. —No puedo creer que
tome la opción como una posibilidad.
Magnolia destruye mi última esperanza con un movimiento de cabeza.
—Ya has sido marcada. Lachlan Mount es el dueño de tu trasero sin importar
si ya lo tocó o no. Nadie más te tocará porque querrán mantener sus extremidades
intactas.
—Me dio una semana. Tengo que encontrar otra alternativa.
—Esa es la parte que he estado tratando de resolver. Normalmente, cuando te
endeudas con Mount, te endeudas.
—¿No puedo ir a la policía? ¿No pueden hacer algo?
Magnolia mira hacia el techo, como buscando la paciencia de un poder
superior.
—Por favor dime que estás bromeando. Porque si das un paso en esa
dirección, todos estamos muertos.
—Entonces estás diciendo que… tengo que hacer esto.
Baja su mirada a la mía y siento la seriedad de su mirada.
—No tienes elección. Al menos ninguna en la que puedas vivir.
—¿Quieres que desafíe al hombre que nunca ha sido desafiado? —Toso con
una risa entrecortada—. ¿Estás tratando de matarme?
Niega otra vez, mordiéndose el labio mientras levanta un dedo.
—No. Estoy tratando de salvarte.
—Mierda —susurro. Porque, sinceramente, ¿qué otra cosa puedo decir en
esta situación?
—Hay una cosa más de la que debes cuidarte, nena.
No quiero saber a dónde va con esto, probablemente porque va a algún otro
camino oscuro y horrible, pero tengo que preguntar.
—¿Qué?
—Cuando tienes tanto poder como Mount, tanto carisma, tanta presencia, eso
le hace cosas a la gente.
—Me estás confundiendo.
—Escúchame, Ke-ke. Ponme atención. —Su tono agudo me dice que esto no
es una broma—. Va a hacer que tu cabeza esté en guerra con tu cuerpo.
Pagina 28

Mi corazón late con fuerza de nuevo.


—No entiendo lo que quieres decir.
Magnolia deja escapar un largo suspiro.
—Lo pondré en términos sencillos. Te dirás a ti misma que no lo quieres, que
lo odias y que todo esto está sucediendo en contra de tu voluntad. Pero hay algo
sobre ese hombre que me dice que va a jugar con tu mente y a poner tu cuerpo en
tu contra. Recuerda mis palabras, Ke-ke. Te hará disfrutarlo. Hará que lo desees.
La gravedad de su mirada me empuja hacia el sofá.
—De ninguna manera. De ninguna maldita manera. —Salto con los brazos a
los lados y las manos cerradas en puños.
—Sí, de alguna maldita manera. Que se te quede en la cabeza. —Se acerca y
me pasa una mano por el brazo, clavando las uñas en mi piel—. No hay vergüenza
en disfrutarlo, si eso es lo que hay que hacer. Mis chicas lo hacen todo el tiempo.
Con un cliente extremadamente guapo, ¿uno con el que cogerías gratis? Ni siquiera
se siente como trabajo.
Me pongo rígida bajo su agarre.
—No soy una de tus chicas. —Las palabras salen de entre mis dientes
apretados.
—Pero sigues siendo una mujer y la química no es algo contra lo que puedas
luchar. —Me mira con conocimiento en sus ojos que no puedo ni imaginarme. Su
agarre se afloja—. Solo... ten cuidado. No es como ningún hombre que hayas
conocido. Hagas lo que hagas, no demuestres miedo. No dejes que juegue con tu
cabeza. Eres fuerte. Resiste. Pero, si lo disfrutas… ¿cuál es el daño? —Me suelta
encogiendo los hombros.
—De ninguna jodida manera.
Pagina 29

5
Keira
Traducido por Liri
Corregido por M.Arte

No recuerdo nada sobre el camino a casa.


Debí regresar al trabajo. El evento de recaudación de fondos debe estar
resuelto, y debería estar pidiendo detalles sobre las demás reuniones que hemos
hecho. Pero no puedo. Mi cerebro no se logra concentrar, y en cambio me encuentro
estacionando el auto en mi deteriorado edificio de apartamentos. Cuando me doy
cuenta de dónde estoy, llamo a Temperance y le digo que no me siento bien. No es
una mentira, de ninguna manera, y no solo porque vomité en la casa de Magnolia.
Me niego a creer que no haya una sola salida a esto que no termine con todos
los que amo muertos. Pero de cualquier forma en que lo vea, la vida tal como la
conozco ha terminado.
“Después de unos meses, desaparecen. Como si nunca hubieran existido
desde un principio”.
Mount no puede hacerme desaparecer. Tengo gente que se daría cuenta y
luego gritarían sobre un asesinato sangriento si la policía no lo ve lo suficientemente
claro. No soy una chica al azar de un país extranjero, o como Richelle, sin ninguna
familia para mantener el caso vivo luego de que la policía lo archivara.
Cuando abro la puerta y salgo, un BMW se detiene junto a la orilla al otro
lado de la calle.
¿Me está siguiendo? ¿O es solo otro bonito auto al azar y mi mente me está
jugando un truco? De cualquier forma, el hecho de que no puedo ver a través de las
ventanas polarizadas me pone nerviosa. Coloco mi bolso sobre mi hombro y cierro
la puerta de mi auto.
Mis llaves se sacuden en mi temblorosa mano mientras camino con pasos
desiguales hacia la entrada principal. Cuando logro entrar, miro por encima de mi
hombro hacia el auto, pero nadie sale y la ventana no se abre.
Ignóralo. No es nada. Y a pesar de todo, por la forma en que Magnolia
describió las cosas, Mount no tendría ninguna razón para hacerme seguir si ya sabe
todo sobre mí.
Ese conocimiento me hace sentir desnuda, a pesar de que estoy
completamente vestida.
A menos que estén vigilando para ver si voy a huir.
Subo con paso vacilante las escaleras hasta el apartamento del tercer piso que
alquilé el día que me reuní con el abogado y planeé solicitar el divorcio. Mi casa,
Pagina 30

en la que Brett se mudó el día que nos casamos, es alquilada y el contrato está a
punto de caducar. Planeaba renovarlo. Al menos hasta…
Alejo los recuerdos de ese día de mi mente y me concentro en entrar. Pude
haber escogido un lugar mejor para quedarme después de mi divorcio, pero ya había
planeado reducir mi salario al mínimo para mantenerme al día con la deuda de la
destilería.
Mis padres vendieron su casa cuando se mudaron a Florida, así que esa ya no
era una opción. Cuando vinieron a casa para el funeral de Brett, papá estaba enojado
al enterarse de que planeaba mudarme a lo que él llamaba un agujero de mierda,
pero inventé la excusa de que estaba más cerca del trabajo y que ya no necesitaba
tanto espacio como razón para dejar mi antigua casa. No podía admitir que no creía
ser capaz de tener lo suficiente para pagar y quedarme o encontrar un apartamento
mejor. No estaba dispuesta a admitir lo mal que lo estábamos pasando.
Conociendo a mi padre, habría insistido en salir de la jubilación para hacerse
cargo, pero eso era lo último que quería que hiciera. No solo porque quiero ser la
que está al mando, sino porque temía que tuviera un ataque al corazón cuando se
diera cuenta del daño que Brett había hecho y lo cerca que se encuentra Seven
Sinners del borde del fracaso.
Lo único que mis padres sabían era que Brett me había engañado, que yo lo
estaba dejando, y luego que murió en un trágico accidente antes de que pudiera
solicitar el divorcio. Como un compromiso, dejé que papá instalara dos nuevos
cerrojos en la puerta de mi apartamento de mierda. Eso fue hace tres meses, y desde
entonces todo se ha vuelto borroso.
Lo tomé un día a la vez, asegurándome de que se pagaran todas las facturas y
resolví los asuntos de Brett. Con el gran día del pago del evento de recaudación de
fondos cerca, pensé que finalmente tendríamos algo de espacio para respirar.
Pero no.
Ahora las cosas son aún peores.
Mis dedos hormiguean por levantar el teléfono y llamar a mi padre para
pedirle ayuda, pero sé que no puedo. Si lo que Brett hizo provocaría que a mi papá
le diera un ataque al corazón, lo que Mount sugirió le causaría una insuficiencia
cardíaca. Y si no lo hacía, aparecería con una escopeta e intentaría cazar a Mount,
y según la información de Magnolia, todos estaríamos muertos.
Así que, no se lo diré a mis padres y estoy segura como el infierno de que no
les contaré a mis hermanitas. Imogen está terminando su doctorado y Jury está de
fiesta en algún lugar exótico, trabajando detrás o adelante de un bar en alguna parte,
solo lo suficiente para financiar su estilo de vida de hedonista.
Mi decisión es clara: mi familia nunca puede saber nada de esto.
Dejo caer mi bolso en la gastada silla de terciopelo azul de la sala de estar y
me dirijo hacia la cocina con la intención de encontrar otra botella de whisky ya
que dejé la otra con Magnolia.
Estoy a la mitad del pasillo cuando me congelo.
Pagina 31

Una copia del pagaré está en la encimera. Sé que es una copia porque el
original está en mi bolso.
Estuvo aquí.
Pienso en salir corriendo, pero recuerdo el auto estacionado afuera, así que
jalo el documento del astillado mueble de fórmica. Algo de metal suena en el
azulejo mientras otro pedazo de papel cae flotando hasta el suelo.
Escaneo el azulejo descolorido y la pintura manchada, sin ver nada más que
la nota con dos palabras escritas a mano con una letra que reconozco de inmediato.
Seis días
Dejo la nota justo donde está, luchando contra otro escalofrío de miedo
mientras me pongo de rodillas para buscar cualquier otra cosa que haya dejado.
Me arrastro hacia la mesa de café y veo algo brillando a la luz del sol de la
tarde cerca de una de las patas. Me lanzo hacia ello, pero mis dedos tiemblan tan
violentamente que apenas puedo agarrarlo.
De ninguna manera. Imposible. No puede ser.
Sostengo el anillo de oro hacia la luz y leo la inscripción dentro, es el anillo
de matrimonio de mi difunto marido. Agua helada toma el lugar de la sangre en mis
venas.
¿Cómo? ¿Por qué?
Me apresuro a la silla, agarro mi bolso y me lanzo hacia la puerta. Cuando
finalmente logró abrirla, estoy lista para correr hacia mi auto.
Hasta que choco contra un sólido cuerpo masculino.
Levanto la mirada, esperando ver a Mount, pero no es así. ¿Por qué se
molestaría con una tarea tan mezquina si está ocupado dirigiendo un imperio?
En cambio, es mi encargado en jefe, Phil.
—¿Está todo bien, Keira?
Quiero gritar que nada está bien, pero sacudo la cabeza y murmuro—: Todo
está bien. Estupendo. Creo que olvidé cerrar mi auto. Tengo que ir a verificarlo.
Phil asiente.
—No se puede tener suficiente cuidado en este vecindario.
Continúa su camino por el pasillo y cierro la puerta detrás de mí, aunque parte
de mi cerebro se pregunta por qué lo hago cuando las cerraduras claramente no son
un impedimento para Mount o para quien sea que haya enviado.
Cuando salgo del edificio, mi mirada atraviesa la calle. El BMW negro se ha
ido y en su lugar hay un Prius plateado.
¿Sería Mount en el BMW? ¿O alguien que le informa?
Las palabras en la nota destellan en mi cabeza.
Pagina 32

Seis días.
Lo único que descubriré en seis días es cómo volverme completamente loca.
Una vez que me encierro en mi auto y meto la llave en la ignición, inhalo
profundamente y dejo escapar la respiración lentamente, intentando calmar mi
alocado corazón.
Mis instintos me gritan que corra, pero, ¿a dónde diablos voy a ir?
Mount estuvo en mi oficina en la destilería. Estuvo en mi departamento. Ya
nada se siente seguro.
¿Tal vez eso es parte de su plan? Me quiere indefensa, como si no tuviera
opciones. Débil. Impotente. Bajo su control.
Me has subestimado, Mount. Podrás atraparme, pero no me encogeré de
miedo ante ti.
En mi Honda Civic de mierda, me hago una promesa.
No correré. No me esconderé. Y estoy segura de que no pondré en peligro a
ninguna otra persona por la que me preocupe llevando a ese monstruo a su puerta.
Saco la llave de la ignición, salgo de mi auto, lo cierro de nuevo y regreso al
departamento, sintiéndome más estable a cada momento. Una vez que estoy dentro,
encuentro una botella del único barril de Seven Sinner en el gabinete y un vaso.
Ordeno todo frente a mí: las dos versiones del pagaré, el anillo de bodas de Brett y
mi advertencia de seis días.
Esta noche, volveré a leer cada palabra de mi sentencia de muerte y luego me
emborracharé.
Pagina 33

6
Keira
Traducido por Camiifl
Corregido por M.Arte

Ir a trabajar con resaca apesta, especialmente cuando eres el jefe. En este caso,
no tuve opción. Emborracharme era la única forma en que conseguiría dormir algo
anoche. Tomó una botella y media de whisky hacerlo. Alta tolerancia y todo eso.
Mientras actúo mecánicamente, mis empleados fingen no darse cuenta de que
algo anda mal conmigo. Incluso Temperance me da una gran oportunidad y no
menciona nada sobre la recaudación de fondos.
A la hora del almuerzo, siento que finalmente puedo soportar la comida y
subo las escaleras hasta el último piso de la destilería, donde tenemos un restaurante
increíble cuya tarifa solo se ve superada por la excelente vista de 360 grados de la
ciudad. Diseñé la remodelación después de ver imágenes del Gravity Bar en
Guinness Storehouse en Dublín, y no es que haya tenido el placer de haber ido.
Con la deuda de Brett y las amenazas de Mount sobre mí, quizás ahora nunca
lo haga.
La multitud almorzando en el restaurante es poca. Asiento con la cabeza a un
trío de hombres de negocios y charlo durante unos minutos con un par de mujeres
que preguntan por mi madre y si a mis padres les gusta Florida.
—Dicen que nunca regresarán, pero ya veremos.
—Viviendo la buena vida. Es tan maravilloso que pudieran mantener el
negocio en la familia y aun así retirarse. Es difícil de manejar en estos días.
—Realmente lo es. —Fuerzo una sonrisa en mi cara—. Que tengan un
almuerzo maravilloso.
Cuando entro en la cocina y le sonrío a Odile, nuestra jefa de cocina, niega
con la cabeza.
—Haré que alguien lleve a tu oficina lo de siempre. No hay razón para que
esperes en mi cocina mientras lo hago. Me complaciste atendiendo lo que sea que
quieren esas personas ricas para su evento; no hay razón por la que no deba
atenderte también a ti.
—Eres una diosa, y esas personas adineradas nos mantienen a todos
ocupados.
Responde con un shhh—: Haces eso solo por fuerza de voluntad. Es esa
obstinada irlandesa en ti. Ahora, necesitas aprender a usar el teléfono y llamar para
ordenar como se esperaría que lo hiciera la CEO.
Pagina 34

No puedo decirle que tuve que salir de mi oficina porque el olor de Mount
todavía flota en el aire y cada vez que cierro los ojos, lo imagino sentado detrás de
mi escritorio o atrapándome en la esquina.
—Mañana. Lo juro.
Evito el ascensor de nuevo a favor de las escaleras. Básicamente es el único
ejercicio que hago, y el ascensor hace que me tome más tiempo regresar al sótano.
No estoy segura de lo que pasa en otras destilerías, pero en mi familia, la
oficina del sótano significa que el CEO aprendió el negocio desde abajo hacia
arriba, y sirve como un recordatorio para que siempre seamos humildes y tengamos
los pies en la tierra.
Siempre me ha gustado el sótano por esa razón, hasta el leve olor a moho que
se adhiere a las viejas vigas de madera. Pero ahora se siente extraño y amenazador.
Cuando llego a mi oficina, finjo mi confianza habitual al alcanzar el pomo de
la puerta, diciéndome a mí misma que no hay razón para temer entrar. Pero tan
pronto como abro la puerta, compruebo que estoy equivocada.
La lámpara de mi escritorio estaba apagada cuando me fui, y ahora está
encendida. En el charco de luz hay otra nota.
Cinco días
Debajo de ella está la imagen enmarcada de mis hermanas y mía, la cual
normalmente está colgada en la pared detrás del escritorio.
Mi instinto es paralizarme de terror otra vez, pero en su lugar fuerzo una
declaración entre dientes.
—No me asustas Mount. Me rehúso a acobardarme.
Esta vez no hay respuesta desde la oscuridad.
LAS NOTAS SIGUEN LLEGANDO.
Cuatro días, con una foto de Magnolia y de mí del Sagrado Corazón tomada
en noveno grado fue dejada en el asiento delantero de mi auto cerrado.
Tres días, con una copia de la imagen de mis empleados y de mi boletín
informativo de la compañía, está vez enrollados y metidos en mi buzón de
empleados.
Dos días, con una instantánea de mí en mi maldito restaurante, pegada en una
caja de copias de papel en el almacén frente a mi oficina.
Un día, con una foto tomada desde la distancia de mis padres en el campo de
golf vistiendo la misma ropa que tenían en la selfie que publicaron ayer en
Facebook. La encontré en mi bolso, el cual guardo en el cajón con llave de mi
archivador que antes usaba cuando necesitaba mi tarjeta de crédito.
Mount dejó claro su punto, y estoy a punto de volverme loca esperando lo que
sea que vaya a venir después.
Pagina 35

Tomo mi bolígrafo sin poder concentrarme en nada, incluso leo con


melancolía el itinerario de la Convención Global Whisky and Spirits. No iré a la
próxima semana en Dublín porque Seven Sinners no puede pagar los gastos extra,
y mucho menos un gasto tan extravagante. Tal vez el próximo año. Si todavía estoy
viva.
Estoy harta de esperar. Harta de preguntarme. Recojo mi teléfono y llamo a
la única persona con la que puedo hablar sobre este desastre—: ¿Cómo lo
encuentro?
No es una solicitud, es una demanda, y Magnolia responde rápidamente—:
No lo encuentras, Ke-ke. Él te encuentra.
—Pero me envió una foto de mis padres que fue tomada ayer.
—Te dije que este tipo no se anda con juegos. —Su voz es tranquila.
—Bueno, estoy harta y cansada de esperar. He terminado. Terminado. Si me
quiere, entonces me tendrá, y prometo que deseará no haberlo hecho.
El silencio cuelga en el aire durante unos pocos latidos—: Necesitas cocinar
a fuego lento con ese temperamento pelirrojo que tienes, nena. Este no es un juego
donde puedes hacer las reglas. Te dije cómo funciona. Él toma las decisiones o…
—O la gente muere —digo, interrumpiéndola—. Lo entiendo. Ya lo dejó
claro, y he terminado. Quiero ponerle fin. Solo dime dónde demonios puedo
encontrarlo.
—Ke-ke…
—No me digas que no tienes idea, porque no te creeré.
Su suspiro es largo y exagerado.
—No estoy segura, y eso no es una mentira. Pero he escuchado que si vas a
un bar muy específico en Bourbon y das una palabra clave muy específica, alguien
te revisará y podrías ser llevada ante él, si es que quiere verte. Es como la reina de
Inglaterra; no puedes simplemente demandar una audiencia.
—Es mejor que me quiera ver. Eso es lo que quiere, ¿verdad? ¿A mí?
—Piensa en esto antes de hacer algo estúpido. El bar y la palabra clave de
mierda son todos rumores y habladurías, y para que conste, no lo intentaría si fuera
tú. Solo espera. Tienes un día más y hará su jugada.
Es como si Magnolia no me conociera desde que tenía diez años. La paciencia
nunca ha sido mi fuerte.
—No. No esperaré más. Iré a la ofensiva. Dime dónde tengo que ir y lo que
tengo que decir.
—Esta es una mala idea, Ke-ke.
Mi corazón palpita con fuerza mientras un nudo se eleva en mi garganta, casi
bloqueando las palabras. Tal vez es mi sentido común tratando de intervenir.
Lástima. Trago y se lo exijo una vez más.
Pagina 36

—Solo dime, Mags.


Por unos cuantos latidos, no creo que me lo vaya a decir, pero finalmente
recita a toda prisa la información.
—Piensa en lo que estás haciendo, nena. No es un oso con el que te quieras
meter. Hay mucha gente en juego aquí, y no estoy diciendo que sea egoísta. Estoy
preparada para conocer a mi creador cualquier día de la semana, pero preferiría que
no fuera hoy.
Inhalo profundamente y exhalo despacio.
—Te dejaré saber lo que decida. —Cuelgo antes de que pueda tratar de
disuadirme otra vez.
Bajando mi celular al escritorio, miro fijamente el pagaré que ha gobernado
cada momento de mi vida durante los últimos seis días. El pagaré que me convertirá
en una puta para pagar la deuda de mi infiel y bastardo marido muerto.
Un gorgoteo de risa histérica escapa de mi garganta. Suena tan ridículo Nunca
creí en el concepto de mierda de que se supone que la vida es justa, pero, ¿cómo es
correcto que esto me tocara a mí? Pienso en la época en que escuché la voz de
Mount cuando estaba en esta misma oficina hablando con Brett. No fue cuando
firmaron la nota, eso es seguro. Fue después.
¿Tal vez discutieron sobre el pago?
Ojalá hubiera sido una mejor fisgona por una vez en mi vida, porque tal vez
tendría algún tipo de munición para cuando me enfrente al diablo en su guarida.
Todo lo que puedo recordar es el murmullo de la voz de Brett y la ira en el
tono del extraño. Eso no me ayuda para nada. Entonces, ahora tengo el nombre de
un bar y una contraseña secreta. Prácticamente al estilo de taberna clandestina salida
directamente de Nueva Orleans durante la Prohibición, cuando mi bisabuelo vendía
whisky de contrabando para traer alimento a la familia.
Los Kilgores siempre han hecho lo que sea necesario para sobrevivir, y he
heredado ese rasgo.
Pero, ¿significa la supervivencia esperar un día más o ir a buscarlo?
Me coloco el bolso en mi hombro y salgo de mi oficina, todavía insegura de
mi curso de acción.
Pagina 37

7
Keira
Traducido por Dustie
Corregido por M.Arte

Decido esperar un día antes de hacer alguna locura. Después de eso, todas las
apuestas se cierran porque es el Día D. Día de vencimiento.
—¿Qué quieres que te tatué exactamente qué en el trasero? —El gigante
barbudo me mira con más sorpresa en los ojos de lo que hubiera esperado en un
salón de tatuajes de Nueva Orleans llamado Voodoo Ink.
—No es como si te importara, ¿verdad?
Se inclina hacia delante, apoyando sus gruesos antebrazos con tinta sobre el
mostrador.
—Mire señorita, para empezar, tengo los siguientes seis meses
completamente reservados.
Cruzo los brazos y lo miro como si no estuviera impresionada, pero realmente
lo estoy. ¿Quién sabría que este lugar era tan bueno?
—No puede llevarte más de quince minutos hacerlo. Tienes que poder encajar
eso en tu apretada agenda.
Alguien se ríe desde la parte de atrás y unos tacones chocan contra el suelo
de cuadros blancos y negros hacia el frente de la tienda. Una hermosa mujer con el
flequillo de Bettie Page teñido de azul brillante me evalúa.
—La única razón por la que una mujer quiere PROPIEDAD DE NINGÚN
HOMBRE tatuado en su trasero es a causa de una mala ruptura.
—¿El tipo de ruptura que termina con un esposo infiel muerto en un auto
incendiado en el Noveno Distrito? —Los miro a los dos, mi pecho se estremece
para poder expresarlo sin corazón, pero los hechos son los hechos.
El hombre se aleja del mostrador y los ojos de la mujer se abren como platos.
Su cambio de comportamiento me hace pensar que ahora saben exactamente quién
soy. La muerte de Brett definitivamente fue la noticia de las once.
—Me temo que no podremos ayudarte hoy, y tengo el presentimiento de que
la mayoría de las tiendas en la ciudad te darán la misma respuesta —dice con su
voz áspera un poco más suave.
La mujer da un paso alrededor del mostrador.
—¿Qué tal si vamos a tomar una taza de café al lado y puedes hacer eso de
“desahogarte con un perfecto extraño” para sacártelo del pecho sin cometer el
terrible error de hacerte un mal tatuaje del que te arrepentirás resto de tu vida?
Pagina 38

Está en la punta de mi lengua decirle que el resto de mi vida probablemente


no sea muy larga, pero en cambio sigo el frufrú de su vestido retro de color rosa con
crinolina negra asomándose por debajo de la falda mientras me saca de la tienda de
tatuajes.
El café de al lado es en realidad una tienda de donas llamada “Your Favourite
Hole”3. Nunca me he detenido allí porque cada dona que como va directamente al
trasero que quería tatuar y ya entra ajustado a la mayoría de mis jeans.
La mujer ordena por las dos sin molestarse en preguntarme qué es lo que
quiero. El barista entra en acción y sirve las bebidas en un tiempo récord con una
bolsa con bolitas de rosquilla4.
—Esa es para ti. —Asiente con la cabeza hacia una taza y toma la otra junto
con las rosquillas y se dirige a una mesa.
Recojo mi bebida y la sigo.
—Por cierto, soy Delilah —dice, tendiéndome la mano libre.
—Keira.
—Kilgore, ¿verdad? Lo supe después de tu historia. No muchas personas
pueden duplicar ese desastre. Pero, para ser honesta, creo que te reconocí antes.
Haces un whisky jodidamente increíble. Me encanta la malta sola, y ese cóctel que
preparas con limonada y una ramita de menta está para morirse, en serio —hace
una pausa—, y para que conste, siento mucho tu pérdida. Sin importar nada, eso
apesta.
Por alguna razón, la necesidad latente de llorar aumenta, pero la reprimo.
Brett ya ha obtenido más que suficientes lágrimas.
En cambio, simplemente digo—: No tienes idea de cuánto apesta.
Toma un sorbo de café antes de dejarlo en la mesa.
—Te creo. Entonces, ¿vas a decirme qué generó la idea del tatuaje? Porque
te sorprendería la cantidad de buenas historias que podría contarte que comienzan
cuando nos rehusamos a tatuarle el trasero a alguien.
Por un momento, considero contarle la historia del desastre en el que estoy,
pero no puedo arriesgarme a arrastrar a otra persona inocente a la pelea. O para ser
exacta, a la zona de matanza.
—Tal vez solo siento la necesidad de declarar mi independencia —digo
vagamente.
—Lo que implica que sientes como si alguien intentara quitártela.
Le disparo una mirada perspicaz por su astuta observación.
—¿Eres tatuadora o consejera?

3
N. de T. Tu agujero favorito.
4
N. de T. Son las bolitas de masa que salen del centro de las rosquillas.
Pagina 39

Se ríe y busca en la bolsa una rosquilla. Y, Dios mío, huelen delicioso. Canela
y azúcar y toda esa deliciosa pasta. Estoy tentada de agarrar una, pero me contengo
bebiendo el café. Sabe bastante bien como el olor de las rosquillas.
—Soy un poco de ambas la mayoría de los días. He visto mucha mierda y he
escuchado mucha más mierda. —Escanea la habitación como si la estuviera
revisando para asegurarse de que nadie está escuchando a escondidas antes de
continuar—: Sé que no me conoces, pero te voy a dar un consejo. Supongo que no
te encuentras en un buen momento, especialmente teniendo en cuenta el auto con
las ventanas polarizadas estacionado al otro lado de la calle y el tipo que pretende
no verte.
Empiezo a girar la cabeza en dirección a las ventanas del frente, pero ella me
detiene arrojándome una rosquilla en la cara. Me rebota en la frente y me distrae.
—¿Qué demonios?
—No mires.
Mi cabeza empieza a latir con fuerza, así que aspiro más cafeína, con la
esperanza de que maté el dolor.
—Bien, vale. ¿Cuál es tu consejo? —pregunto mientras pongo mi café entre
nosotras sobre la mesa.
—Si bien es posible que desees afirmar tu independencia, o tal vez enviar un
mensaje muy fuerte a alguien, sugiero encontrar otra manera de hacerlo que sea un
poco menos permanente que un tatuaje en el trasero. No estoy bromeando cuando
digo que te vas a arrepentir para siempre.
A pesar de que me dijo que no mirara, de manera indiferente levanto de nuevo
mi café y golpeo la bolsa de rosquillas para que se derramen sobre la mesa. Con
Delilah distraída, echo un vistazo.
Efectivamente, hay un hombre de traje apoyado en una farola con un
periódico bajo el brazo. Un BMW negro está estacionado en el lugar frente a él.
Delilah se da cuenta de mi táctica.
—Te dije que no miraras.
—¿Realmente importa?
—¿De qué estás siendo perseguida y ahora lo sabes, y él sabe que lo sabes?
—Se encoge de hombros—. No lo sé. Depende de con quién estés tratando.
Dejo caer la mirada hacia la tapa de mi café, jugando con la solapa de la taza.
—Mierda. Es malo, ¿verdad?
Todo lo que puedo hacer es asentir.
—¿Qué tan atrapada estás? —pregunta.
Le lanzo una mirada.
—¿Por qué te importa?
Pagina 40

—Tendemos a recoger vagos en Voodoo, y aunque nunca consideraría a


Keira Kilgore de Seven Sinners Whiskey como una vaga, hoy pareces un poco
menos serena de lo que hubiera esperado dada tu reputación. Pero si hay algo que
pueda hacer para ayudar, solo dímelo.
—No hay nada que nadie pueda hacer para ayudar. Quiero decir, a menos que
seas rica e independiente con toneladas extra de capital líquido. —Tomo una
rosquilla y la meto en mi boca para evitar decir más.
Mientras mastico, Delilah me estudia nuevamente.
—Bien, no me digas, pero si realmente quieres hacer esto, puedo
recomendarte a un buen artista de la henna a solo dos cuadras de distancia.
Salgo de la tienda de henna sintiendo que recuperé un poco de control sobre
mi vida.
Con o sin deuda, al menos ahora está claro semipermanentemente que nunca
seré propiedad de ningún hombre. Esa brizna de positividad me lleva todo el camino
a casa, solo para ser rociada por una fría oleada de miedo cuando abro la puerta de
mi habitación y encuentro una caja en la cama.
Sin insignia ni logotipo, solo una gran caja negra brillante que tiene el tamaño
perfecto para contener una variedad de extremidades cortadas.
Querido Dios. ¿Cuándo comencé a pensar así?
Mi voz interior no se molesta en responder porque la respuesta es obvia. No
es que haya ninguna duda en mi mente sobre de quién es.
Tomo mi teléfono y llamo a Magnolia.
—Por favor dime que no hiciste nada estúpido —dice en lugar de saludar.
—Nada irremediablemente estúpido.
Su suspiro de alivio llega a través del altavoz.
—¿No fuiste a buscarlo?
—No, pero estoy mirando una caja en mi cama que claramente él o su gente
dejaron.
—¿Qué hay dentro?
—No la he abierto.
—¿Qué diablos estás esperando, chica?
—¿Qué pasa si hay partes del cuerpo adentro?
Se queda en silencio por un momento.
—No has intentado huir. No has hecho nada estúpido. No hay forma de que
te envíe partes del cuerpo. Abre la maldita caja, Ke-ke.
El hecho de que enumera esas circunstancias de manera tan casual como la
razón por la que no he recibido partes del cuerpo me recuerda cuán seria es mi
Pagina 41

situación. Mi pequeña excursión a la tienda de henna parece ridícula ahora. Menos


mal que no me tatuaron en Voodoo…
—No quiero abrirla. —Mi tono suena obstinado y necio, como un niño que
no quiere comer sus verduras.
—No me obligues a ir y hacerlo yo misma porque tu pequeño y obstinado
culo irlandés no lo hará. Ponme en el altavoz, deja el teléfono y abre la maldita caja.
—Está bien, está bien. —Lanzo el teléfono con el altavoz sobre mi colcha
gris y blanca y alcanzo la parte superior de la caja para levantarla.
—No estás gritando, así que ¿supongo que estamos bien con lo de las partes
del cuerpo?
El hecho de que Magnolia pueda ser tan simplista sobre esta situación me
supera, pero es otro indicador de que su vida y la mía, al menos antes de esta última
semana, son total y completamente diferentes.
—Hay papel de seda. Es negro.
—Bueno, quita esa mierda, nena. Me estoy muriendo de suspenso.
Alejo el papel, y debajo hay una tela de seda negra que se desliza de entre mis
dedos como el agua. Levanto un vestido que tiene que costar más que mi auto.
—Es un vestido. Corto y negro. ¿Seda tal vez?
—Mejor que una parte del cuerpo. Mucho mejor. Apuesto a que también es
caro.
No me puedo imaginar a un hombre con la reputación de Mount tomándose
el tiempo de elegir lo que quiere que use mientras cobra su deuda. Probablemente
no lo hizo. Tal vez tiene un comprador personal para estas situaciones.
Verifico el tamaño. Por supuesto que está bien. Comienzo a preguntar cómo
lo supo, pero recuerdo que claramente han estado en mi departamento más de una
vez. Y luego me doy cuenta del nombre en la etiqueta. Versace. Jesús. Esto
definitivamente vale más que el Honda.
—Entonces, ¿qué más?
—Espera. Estoy llegando a eso.
Dejo el vestido sobre la colcha y encuentro más pañuelos de papel alrededor
de un conjunto de lencería negra con incrustaciones de pequeños cristales que
brillan como polvo de diamante.
¿Qué tal si son diamantes?
Recuerdo haber leído sobre el sujetador que era diamantes sólidos, y
definitivamente he pasado por las ventanas de las tiendas que venden ropa interior
hermosa, pero nunca me había molestado en entrar porque apenas podía pagar
media tanga.
Ver esto, ser dueña de esto, debería llenarme de entusiasmo, pero todo lo que
siento es ira ardiente y resentimiento.
Pagina 42

—Escucho más papel. ¿Qué más estás encontrando allí?


—Lencería.
—Por supuesto. Apuesto a que es algo bueno.
—Probablemente cueste más que mi renta —murmuro mientras desenvuelvo
otro objeto cubierto de tela en la esquina.
—Y zapatos. —Levanto un tacón con incrustaciones de cristal negro y
examino el tacón de aguja y las delicadas correas que envolverán mis pantorrillas.
—¿De qué tipo?
Por supuesto que querría saber.
—Manolo Blahnik. —Definitivamente nunca pensé que tendría un par de
estos tampoco. Y ahora ni siquiera puedo disfrutarlos porque los llevo porque él lo
ha decretado.
—Maldita sea, chica. Fue por cosas buenas. Lo tomaría como una buena
señal.
El nudo en la boca del estómago no concuerda completamente con ella.
—¿Algo más?
Levanto el otro zapato para encontrar una nota en la parte inferior escrita con
la misma letra negra que todas las demás
Un conductor te recogerá a las 9 p.m.
Leo para Magnolia.
—Mejor déjame ir y comienza a prepararte. Tienes que noquearlo hasta la
muerte, Ke-ke. Juega con su mente en lugar de que lo dejes jugar con la tuya.
Pienso en la parada que hice más temprano el día de hoy.
—Lo haré lo mejor que pueda. —Otro pensamiento golpea mi cerebro, y
lanzo algunas palabras más—: Si… si algo me sucede, le dirás a mis padres y a mis
hermanas…
Magnolia me interrumpe.
—No vas a morir esta noche, nena. Lo juro. Dale a ese hombre lo que ni
siquiera sabe que quiere, que es todo lo que eres tú, y estarás bien. Ahora, ponte en
marcha. Ponte esa armadura y ve a matar a ese dragón con forma de hombre.
Cuelgo el teléfono y miro fijamente la colección de alta costura esparcida
sobre la cama. Debería sentirme como una princesa vistiéndose para un baile, no
como una prisionera de camino a su ejecución. Pero ninguna princesa jamás se
enfrentó con Mount. Al menos, que yo sepa.
Recojo la nota.
Pagina 43

No hay firma. No hay instrucciones u órdenes para usar la ropa provista. Nada
más allá de la simple información que indica a qué hora me recogerán. La palabra
misma aviva el fuego en mis venas.
Este hombre está absolutamente acostumbrado a obtener lo que quiere, que
nunca esperaría nada menos que el cumplimiento total de sus órdenes, explícito o
implícito.
Que se joda.
Todo en mí me implora que me rebele. Luego está la pequeña parte que grita:
“Lanza algunas cosas en una bolsa y corre al aeropuerto y toma un avión a
Madagascar”.
Cierro los ojos y pienso en las imágenes que he recibido durante la última
semana. Mis hermanas. Mis padres. Magnolia. Mis empleados
La imagen de una mujer bailando sobre cristales rotos. Las pesadillas que se
convertirían en realidad si no cumplo. Correr sería el último acto de egoísmo, y soy
mejor que eso.
Mount puede tomar su libra de carne, pero eso es todo lo que obtendrá de mí.
Pagina 44

8
Keira
Traducido por Gerald
Corregido por M.Arte

Observo desde detrás de las tiras de mis persianas mientras un auto negro se
detiene frente a mi edificio de apartamentos exactamente a las nueve en punto.
Estoy dividida entre desear que llegar tarde y saber que no necesito más tiempo para
contemplar cuál podría ser el resultado de esta noche.
¿Salgo? ¿Espero que venga el conductor? No es como que tenga experiencia
con este tipo de situación. Ningún protocolo de Emily Post aplica aquí.
Ya sé que pueden entrar a mi apartamento, así que ¿por qué hacérselo más
fácil? Espero dentro como una chica cuya cita acaba de tocar el claxon, urgiéndola
a que salga así no tiene que venir a la puerta. Eso solo me sucedió una vez y mi
padre no me dejó poner un pie fuera de la casa. No, en lugar de eso salió y asustó
fuertemente al chico y le enseñó algunos modales. No hace falta decir que no me
pidieron muchas citas después de eso.
El reloj en el microondas marca las 9:01 y la puerta del auto aún no ha sido
abierta. De hecho, no se abre hasta las 9:03 y un hombre sin expresión en un traje a
la medida sale del asiento delantero.
No cierra lo que parece ser un auto exorbitantemente costoso, especialmente
en mi cuestionable vecindario. Por un momento asumo que es un idiota y luego se
me ocurre que yo soy la idiota. Si Mount es quien la gente dice que es, entonces
nadie en sus cabales se atrevería a robar su auto.
Espero otro minuto hasta que hay un golpe en la puerta de mi apartamento.
Aprieto el cinturón en mi ligero y largo abrigo de color negro London Fog, una
oferta que me encontré en Costco por menos de cuarenta dólares. Probablemente es
una burla ante toda la costosa ropa de diseñador que Mount me envío, pero no me
importa.
Con una respiración estable, desbloqueo las cerraduras y abro la puerta.
El hombre me hace una rápida evaluación de pies a cabeza y luego mueve la
cabeza hacia un lado. No dice nada en absoluto, solo se da la vuelta y camina por
el pasillo hacia las escaleras.
Cierro mis ojos y pongo un pie entaconado en el pasillo, sabiendo que cuando
regrese, si regreso, no seré la misma mujer que soy en este momento. Esta
experiencia me cambiará irrevocablemente y ya odio a Mount por eso.
Aunque mi sentido de seguridad en mi apartamento es inexistente, me tomo
mi tiempo bloqueando ambas cerraduras antes de seguir al silencioso hombre por
las escaleras. Las baja lentamente, como si supiera que no estoy acostumbrada a
Pagina 45

utilizar tacones tan altos. La molesta luz fluorescente en el techo resalta la cicatriz
dentada en el lado izquierdo de su rostro. Claramente es vieja, pero no cicatrizó
bien.
¿Mount le hizo eso?
Cuando llegamos a nivel de piso, abre la puerta principal y una vez más
mueve su cabeza, como si quisiera que pasara primero.
Respondiendo a su orden silenciosa, camino por la agrietada acera en los
enormes tacones mientras Scar camina silenciosamente detrás de mí. No necesito
escuchar sus pasos para saber que está ahí. Puedo sentirlo.
Cuando llegamos al borde de la acera, me quedo inmóvil mientras estadísticas
corren por mi mente sobre cuán poco probable es que sobrevivas a un secuestro una
vez que el secuestrador te mete en el auto.
La idea de correr merodea en mi mente, esta vez se enciende en brillantes
luces neón.
Pero cada razón que me detuvo de empacar esa maleta para ir al aeropuerto
le sigue, junto con la razón más práctica de todas. No hay forma de que llegue muy
lejos con estos tacones si intento correr.
¿Cuál sería la consecuencia por ese acto de cobardía? No quiero saber.
Scar abre la puerta trasera por mí, sin siquiera señalarme que entre. Es un
hecho consumado. Nadie desobedece a su jefe y él lo sabe.
Agacho la cabeza y me deslizo dentro del vehículo más lujoso que haya visto
alguna vez. Los asientos afelpados de piel marrón abrazan mi cuerpo cuando cierra
la puerta.
Esto es todo. Mi boca se queda seca ante la realización.
No soy nada más que el trato que Mount exigió que fuera entregado. Ni
siquiera soy merecedora de una sola palabra de mi conductor mientras entra en el
asiento del conductor y enciende el motor.
Basada en el tormentoso latido en mi pecho, estoy segura de que voy a morir
de un ataque al corazón antes de que el auto se mueva un centímetro. Trago, pero
mi boca seca lo vuelve casi imposible.
Miro hacia el portavasos discretamente instalado en el interior. En él hay una
botella de Bling H2O. Nunca he visto una en persona, pero recuerdo haber leído un
artículo en línea sobre como un empresario emprendedor convirtió el agua mineral
del Tennessee en un producto de $40 la botella poniéndola en una botella
esmerilada cubierta con cristales Swarovski.
La joyería ostentosa parece ser el tema de la noche, como si el agua hubiera
sido elegida para combinar con los zapatos y la lencería. O tal vez Mount
simplemente es tan adinerado que no le importa desperdiciar el dinero en ridículas
extravagancias.
Pagina 46

Recelosa de lo que pueda haber en el agua, evito la botella y noto que Scar
está sosteniendo algo hacia mí entre los asientos.
Una capucha negra. Luce como algo que le ponen a un terrorista antes de que
la CIA lo arrastre para ser torturado con agua.
Bendito Jesucristo.
Si pensaba que un ataque al corazón era inminente antes, las probabilidades
acababan de multiplicarse por doce.
Scar lo extiende y no dice nada.
¿Me rebelo u obedezco? Esa es la pregunta que muy seguramente me estaré
haciendo durante toda la noche.
Respondo la pregunta rápidamente en mi cabeza. Voy a guardar mi rebelión
para el hombre que se la merece. Si es que puedo reunir el coraje cuando llegue el
momento.
—Está bien —espeto y tomo la capucha de su mano y la coloco sobre mi
cabeza.
No es como si hubiera pasado una hora arreglando mi cabello. Me negué a
tener tanta consideración hacia Mount. Mi melena roja estaba en modo salvaje
debido a que había pasado mis dedos por ella durante todo el día mientras
enloquecía por la noche por venir y ahora será un desorden aún mayor.
Me digo que no me importa.
Una vez que mi visión se queda en la oscuridad, Scar arranca el motor y
silenciosamente maniobra el auto hacia la calle. Escucho los ruidos en el exterior,
todos mis demás sentidos se han agudizado mientras trato de determinar hacia
donde me lleva.
El tráfico parece hacerse más pesado a medida que suenan cláxones y puedo
escuchar música en la distancia.
¿El Barrio Francés? ¿Me está llevando al bar sobre el que Magnolia me
contó? ¿El que tiene la palabra clave? No tengo manera de saberlo a menos que
me quite la capucha y tengo la sensación que eso no terminará bien para mí.
Veinte minutos más tarde, hay un ruido de fricción y el auto gira antes de
moverse lentamente de nuevo hacia adelante.
¿Un garaje? ¿Un almacén? No tengo idea.
Scar apaga el motor y su puerta se abre. Un momento más tarde, el roce de la
fría brisa golpea mis piernas y aprieto el cinturón de mi abrigo largo.
Cuando una mano aterriza sobre mi brazo, prácticamente salto de mi afelpado
asiento de piel.
—Dale a la chica una advertencia la próxima vez, ¿está bien? ¿Quieres que
muera de un ataque al corazón antes de que lleguemos a donde demonios sea que
vamos?
Pagina 47

No responde, solo me ayuda a salir del auto mientras permanezco sin ver.
Espero que me lleve detrás de él lentamente para no tropezar, pero en lugar de eso
me levanta en sus brazos como un novio en una noche de bodas.
La idea se retuerce en mi estómago cuando recuerdo a Brett cargándome a
través del umbral de mi casa después de que nos fugáramos.
Ese mentiroso e infiel pedazo de mierda.
La rabia ruge de nuevo en mis venas, tensando mi columna con el acero que
necesitaré para enfrentar al hombre más aterrador en Nueva Orleans.
Trato de mantener un registro de los giros, vueltas, subidas y abajadas y de
los sonidos de puertas abriéndose y cosas deslizándose, pero estoy completamente
desconcertada para el momento en que Scar me baja para colocarme de nuevo sobre
mis pies.
El primer olor que golpea mi nariz es una leve mezcla de humo de cigarro,
cuero y libros viejos. Los pasos se alejan y hay otro sonido de deslizamiento casi
silencioso. Si no estuviera cegada, podría no haberlo escuchado.
Remuevo la capucha de mi cabeza, mis ojos ajustándose a la tenue luz
mientras la adrenalina se vierte en mi torrente sanguíneo.
Pelear o huir.
Estoy lista.
Espero ver a un engreído hombre esperando por mí, quien se sentó en mi
escritorio como si le perteneciera, pero no hay nadie.
Giro, apenas manteniéndome derecha en los altos tacones. Estoy
completamente sola.
Mi primer pensamiento: ¿Scar me trajo al sitio equivocado? Esperaba un
dormitorio digno de un prostíbulo con una enorme cama donde Mount me forzaría
a hacer cualquiera que fueran las cosas enfermas que su retorcida mente deseara.
Pero no hay una cama a la vista. De hecho, el único mobiliario en la habitación
son pesados libreros en cada pared, dos sillones de piel perfectamente apropiados
para el cuerpo de un hombre grande, unas cuantas lámparas en las mesas y un
aparador con decantadores de cristal. Mis ojos evalúan la habitación de pared a
pared, buscando la puerta.
Otra descarga de miedo me recorre cuando me doy cuenta que no hay una.
Trago de nuevo, mi boca incluso más seca que en el auto y me concentro en
mi respiración. Esto es Nueva Orleans. Habitaciones ocultas y pasadizos secretos
están a la vuelta de la esquina. No es nada del otro mundo.
Excepto cuando el hombre con quien te reunirás tiene una historia de hacer
desaparecer a sus amantes.
Pero eso no es lo que soy. Solo soy un trasero que está tomando en lugar del
pago de una deuda. Nada más. Nada menos.
Pagina 48

Me paro en el centro de la habitación, esperando, y veo un oscuro bulbo de


vidrio metido en una esquina del techo.
Una cámara.
¿Me está observando?
Un rayo de valentía, respaldado por mi rabia, endereza mi columna una vez
más.
Por primera vez en mi vida, espero que Lachlan Mount esté mirando. Deshago
el nudo del cinturón de mi abrigo largo y lo dejo caer al suelo.
Pagina 49

9
Mount
Traducido por Camiifl
Corregido por M.Arte

La reunión no terminará.
Dos altos líderes de carteles que compiten por el poder en mi ciudad están
sentados en el lado opuesto de mi escritorio. Han estado discutiendo toda la noche,
y los dejé.
En cualquier otro lugar, esto terminaría en derramamiento de sangre si
hubieran aceptado estar presentes en la misma habitación, pero no se atreverían
aquí. Si quieren hacer negocios en Nueva Orleans, pasan por mí o nada.
Ya sé qué trato será sellado antes de que salgan de la habitación porque lo
decidí ayer. No me importa que los mexicanos piensen que son todo poderosos. En
mi ciudad, solo hay un rey, y ese soy yo.
Gobierna con miedo, pero gana el respeto a través de acciones.
Eso es lo que he hecho durante casi veinte años desde que ese pedazo de
sabiduría me fue transmitido por el jefe moribundo de un cartel al que CIA le tendió
una trampa para su retiro en Nueva Orleans. Él también provocó el fuego en mis
venas que me hizo tomar el control de un imperio.
Después de eso, mi vida se convirtió en algo que nunca podría haber
imaginado.
CIA. NSA. FBI. DEA. ICE. Carteles. Mafia. Yakuza. Bratva.
Ahora trabajo con todos, y lo más importante que he aprendido es que el poder
es lo único que importa. La mayoría de los hombres tienen demasiadas debilidades
para aferrarse a él por mucho tiempo.
V entra a la habitación y asiente con la cabeza.
La impaciencia que he mantenido a raya toda la noche emerge a la superficie,
pero la mantengo controlada.
Los mexicanos siguen discutiendo, y en mi aburrimiento, dejo que mi mirada
se desvíe hacia el monitor en mi escritorio que muestra específicamente varios
ángulos de la cámara de la habitación donde le dije a V que la llevara.
¿Estará buscando frenéticamente una salida? V no envió mensajes de texto
diciendo que hubiera algún problema al recogerla. No hay indicación de que se haya
resistido.
Ahí está ella. Se quita la capucha de la cabeza y su salvaje cabello rojo se
derrama.
Pagina 50

Aparto la mirada de la pantalla y veo a los mexicanos mientras discuten un


poco más. Escucho con un oído, interfiriendo donde sea necesario para mantenerlo
algo civilizado, pero encuentro mi mirada atraída a la pantalla otra vez.
No ha comenzado a tirar libros de los estantes para encontrar una salida. Eso
es al menos interesante. Pero ella es una fascinación que perderá su brillo tan rápido
como cualquier otra.
Después de unos años en esta posición, todo dejó de ser un desafío para mí.
He estado aburrido durante casi dos décadas, pero espero que una pelirroja fogosa
proporcione al menos algo de diversión antes de que pierda el interés.
Estoy listo para que esta reunión termine. Ya discutieron el tiempo suficiente.
Estudio a los hombres frente a mi escritorio con disgusto. Dos de los hombres
más temidos en el narcotráfico mexicano y podría ejecutarlos a los dos en mi oficina
y nadie podría tocarme por eso.
Cuando obtienes la reputación de no tener límites, ni debilidades, y estás
dispuesto a inundar las calles de sangre, las personas no ponen a prueba tus límites
ni incumplen tus reglas.
Una parte de mí está decepcionada de que Keira Kilgore no haya dado más
pelea. Pensé que ese temperamento pelirrojo e irlandés podría salir rugiendo a la
superficie, pero aparentemente no lo hizo.
Definitivamente decepcionante.
Vuelvo mi atención parcialmente a la discusión, al menos hasta que ella se
gira para mirar directamente a la cámara, como si hubiera encontrado el lente y
supiera que la estoy mirando.
Su expresión se llena de desafío mientras alcanza el cinturón de esa horrible
gabardina, y miro con creciente interés. Cuando se la quita y la deja caer al suelo,
mi polla se contrae contra el forro de seda de los pantalones de mi traje.
Jode.
Me.
Una sonrisa tira de los labios.
Quizás no sea una decepción después de todo.
También me ha robado completamente la atención de la conversación que
está sucediendo frente a mí, lo cual es inaceptable.
Me obligaré a esperar.
No importa que esté completamente desnuda en mi biblioteca, vistiendo solo
los tacones que le envié, con la cabeza alta y orgullosa.
Esperará. El negocio siempre es primero.
Entonces se da vuelta, robando mi atención una vez más.
Pagina 51

Mi pene se sacude de nuevo cuando me da una visión clara de ese culo


perfecto en forma melocotón que ahora me pertenece.
En la parte inferior de su espalda, en la región del sello de fulanas5, hay letras
mayúsculas que no recuerdo que hayan sido mencionadas en ninguna parte de la
información que obtuve sobre ella, y ciertamente no estaban en ninguna de las fotos.
Con un movimiento de mi muñeca, hago clic en el marco y hago un
acercamiento, ignorando por completo la discusión que tengo adelante.
Un gruñido llena mi garganta y el fuego quema mis entrañas mientras distingo
las palabras.
PROPIEDAD DE NINGÚN HOMBRE
KEIRA KILGORE, definitivamente no eres una decepción después de todo.
Veamos cuánto dura eso.
Oficialmente ha hecho añicos mi concentración, lo cual pagará, pero esta
reunión ha terminado. Me levanto.
—Gustavo, toma la heroína y la hierba. Eduardo, obtienes la coca, las pastillas
y la metanfetamina.
Ambos hombres giran la cabeza en mi dirección.
—Pero…
—¿Quieres ver a tu amante esta noche, Gustavo? Porque si otra maldita
palabra sale de tu boca, te meteré una bala en la cabeza y le enviaré tu polla en una
caja.
Sus dientes hacen un ruido seco y miro a Eduardo.
—¿Alguna queja?
—No. Mi organización lo hará funcionar.
—Bien, entonces terminamos aquí.
Mis ojos vuelven al monitor y a la mujer cuyos brazos están cruzados detrás
de su espalda con ambos dedos medios extendidos.
Mis fosas nasales se ensanchan.
Ningún hombre se atrevería. Ni siquiera estos dos bastardos frente a mí que
han colgado cuerpos de inocentes en puentes de México sin más motivo que
infundir miedo.
Parece que mis instintos originales sobre Keira Kilgore estaban en lo correcto.
Hay un fuego ardiendo en ella que nunca he encontrado en otra mujer.
Es hora de ver mi última adquisición.

5
N. de T. Los tatuajes en la parte baja de la espalda, o como los llaman en inglés “tramp stamps”
(el sello de una fulana) se comenzaron a ver a finales de los 90's y se les llama de esta forma porque
los relacionan con mujeres que son promiscuas o “fulanas”.
Pagina 52

10
Keira
Traducido por AmuseLee
Corregido por M.Arte

No es una estantería la que se mueve; es la chimenea. Gira como lo verías en


una película.
Me doy la vuelta para ver cómo lo hace, dejando caer las manos a mis
costados mientras el hombre que había estado protagonizando mis pesadillas
durante una semana entra a la habitación. La chimenea gira de nuevo para volver a
su posición original.
Es incluso más grande de lo que recuerdo en mi oficina, pero el tentador
aroma cítrico y amaderado es el mismo, excepto que esta vez se mezcla con el del
cuero y los libros.
Su cabello oscuro y cortado perfectamente en un estilo que yo llamaría no me
jodas, hace juego con sus ojos casi negros. Esos ojos parecen arder como brasas
mientras miran perezosamente mi cuerpo desnudo.
Antes, cuando dejé caer mi abrigo por primera vez, me sentí audaz. Llena de
ira. Enfada. Disgustada con mi esposo por ponerme en esta situación. Eso me dio
falso coraje y la adrenalina corrió por mis venas.
Ahora, la realidad se está asentando.
Estoy enfrentando a un hombre que podría terminar mi vida más fácil de lo
que yo podría aplastar a un mosquito.
Sus labios carnosos se tuercen en una expresión que supongo que podría
llamar una sonrisa, pero no lo es. Es demasiado presumido y seguro de sí mismo,
como si se estuviera entreteniendo a mi costa. Lo cual probablemente sea el caso.
Espero a que hable, pero no lo hace. Su inspección termina con su mirada fija
en la mía. Quiero mirar hacia otro lado, pero no puedo.
Su presencia lo rodea como un ser físico. Está destinada a inspirar miedo y
está funcionando. No sé cómo describir correctamente la sensación, excepto que
imagino que sentiría lo mismo si un cocodrilo enorme estuviera a punto de cerrar
sus mandíbulas alrededor de mi cabeza y arrastrarme al pantano. Todo el rollo de
la muerte vendría después. No puedo dejar que me toque, o estoy jodida.
Cuando Magnolia me describió su carisma, su poder y su presencia, no
entendí de qué estaba hablando. Ahora estoy empezando a comprenderlo.
No muestres miedo. No muestres miedo. Se convierte en mi mantra mientras
espero que hable.
Pagina 53

Después de lo que parece una eternidad, pronuncia dos palabras con una voz
profunda y grave:
—Date vuelta.
Cuando deliberadamente mostré mi trasero a la cámara en la esquina y le
enseñé los dos dedos medios, calculé que tal vez hubiera una probabilidad de
cincuenta-cincuenta de que estuviera mirando. Nuevamente, esa insensata locura
fue un impulso de la adrenalina que ya me ha abandonado.
Quiero sacar a la luz los restos de mi rebelión, pero no puedo.
Giro sobre los tacones de aguja, las únicas prendas de vestir que envió y que
me digné usar, y le doy la espalda. Levanto mis hombros rígidamente y con orgullo.
No muestres miedo, me repito a mí misma.
El suelo de madera cruje cuando da un paso hacia mí, acercándose lo
suficiente como para que el calor de su cuerpo irradie contra mi piel.
—No sigues bien las instrucciones.
Las palabras se esbozan a lo largo de mi piel a medida que sus dedos se
entrelazan en mi cabello y se cierran a su alrededor. Tira de él lo suficientemente
fuerte como para hacer girar mi cabeza hacia un lado, forzándome a encontrar su
mirada sombría.
Es como mirar a los ojos del diablo.
El cómo un hombre tan cruel puede ser tan brutalmente bello, no tengo ni
idea. Mi corazón palpita con fuerza mientras sus ojos se entrecierran al verme.
Lo que parecía un acto tan audaz y desafiante ahora parece una broma infantil,
y mi autoconversación interna toma un giro de 180 grados. Al diablo con no mostrar
miedo; ahora es el momento de rogar. Va a matarme.
Pero mi boca no recibe las órdenes enviadas por mi cerebro y se abre,
derramando palabras que no tenía la intención de decir—: No me diste ninguna
instrucción. La nota decía que un conductor me recogería a las nueve. Eso fue todo.
Sus ojos oscuros relampaguean.
—No me parecías tan estúpida como para que no entendieras la implicación
de treinta grandes en ropa encima de la nota.
Treinta grandes. Santa mierda
De nuevo, las palabras salen de mi boca sin mi permiso—: Mejor que no sean
agregados a la deuda.
Una esquina de sus labios carnosos se curva en lo que parecería ser una
sonrisa en otra persona, pero en él, no sé cómo nombrarlo excepto escalofriante.
Suelta mi cabello y retrocede.
—Agáchate. Las yemas de los dedos sobre los pies.
Pagina 54

—¿Qué? —dejo escapar la pregunta, mi sorpresa evidente en mi tono.


La expresión de Mount se endurece.
—No le repito a nadie.
Cierro los ojos con fuerza, desesperada por romper el contacto con su mirada.
¿Qué pensaba que iba a suceder? ¿Qué me llevaría desde esta hermosa biblioteca a
una cama donde me haría el amor y se asegurara de que me viniera? Algo de lo que
mi idiota marido no se preocupó el 98 por ciento de las veces.
—No me hagas esperar. —Las palabras llegan en voz baja pero aún llevan el
sonido de un látigo.
Reprimo cualquier respuesta y me inclino, tocando las yemas de los dedos de
mis manos con las uñas rojas como la sangre de mis pies.
Rojo como la sangre. Me recuerda a la mujer que hizo que bailara sobre
vidrios.
En lugar de tener los dedos o algún otro apéndice introduciéndose en mí, una
yema encallecida se desliza a lo largo de las letras que escribí en mi espalda.
—Propiedad de ningún hombre. ¿Esto es permanente?
—No —susurro—. Es henna.
—Bien, porque ambos sabemos que tu trasero me pertenece y odiaría tener
que quitar cada letra de tu espalda.
La implicación de que las removería con un cuchillo está ahí, pero no dice esa
parte.
Gracias, Delilah y Hombre gigante de Voodoo Ink. Probablemente les debo
mi vida en este instante.
Con ese ridículo pensamiento, empiezo a levantarme, pero la palma ancha de
Mount se posa en la parte baja de mi espalda con suficiente fuerza como para
retenerme en esa posición.
—No te dije que te movieras. Cuanto más rápido aprendas a hacer lo que digo,
más fácil será para ti. —El humor irónico llena su tono—. Demonios, incluso
podrías disfrutarlo.
La rabia, como la que me incitó en cada una de mis acciones antes de que él
entrara en la habitación, me llena de nuevo—. ¿Violación? ¿Quién disfrutaría eso?
Su toque se ha ido de mi piel tan rápido como llegó, dejando nada más que el
calor de su piel.
—Levántate. Enfréntame.
Ladra las órdenes y yo las sigo, encontrando el valor para encontrar su mirada.
Si pensé que sentía rabia, la misma emoción está reflejada en sus ojos.
Pagina 55

—Voy a follarte como si hubieras estado rogándole a un hombre que te follara


durante toda tu vida. Y te garantizo que mientras esté enterrado dentro de ti no habrá
ni un solo segundo en el que sientas que lo estás haciendo en contra de tu voluntad.
—Ni en sueños. Nunca estaré dispuesta.
El desafío que lanzo cuelga en el aire entre nosotros a medida que se acerca
a mí nuevamente. Me estremezco cuando una yema se desliza a lo largo de mi
mandíbula, siguiendo la línea de mi garganta, deteniéndose entre mis senos. Mis
pezones están rígidos a pesar de mi resolución.
—Tu cuerpo te traiciona.
—Aquí hace frío.
—Miéntete todo lo que quieras, Keira. Pero dime la verdad sobre algo.
¿Cuándo fue la última vez que fuiste follada por un hombre de verdad? Alguien que
supiera lo que necesitas. Alguien que te quite el control y te dé todo por lo que has
estado muriendo ¿Cuántas veces tuviste que follarte con los dedos después de que
tu impotente y flácido esposo se diese la vuelta, solo para que tú también te
corrieras?
Odio que lo sepa.
—Déjalo fuera de esto.
Mount arquea las cejas
—Es por él que estamos aquí, ¿no? No podía satisfacer su deuda, y seguro
como el infierno que no podía satisfacer a su esposa.
Un dedo se mueve sobre mi pezón duro y respiro ruidosamente. Acuna uno
de mis pechos y arrastra el pulgar por el centro, enviando llamas que me atraviesan.
Quiero odiarlo. Quiero odiarlo más de lo que he querido odiar cualquier cosa en
toda mi vida, pero tiene razón. Magnolia también tenía razón.
Mi cuerpo me está traicionando.
El calor arde a nuestro alrededor, desde su mano donde me toca, desde su
mirada fija en la mía, y desde el infierno construyéndose dentro de mí. Su pulgar e
índice se cierran alrededor de mi pezón y aprietan más y más hasta que la línea entre
el placer y el dolor se vuelve borrosa y mis muslos se aprietan.
Me suelta en un instante y se aleja como si no acabara de casi hacerme venir
con un simple toque. Su cabeza se inclina hacia la izquierda mientras me examina.
—¿Sabes qué más es el poder, Keira? Un afrodisiaco. Puedes tenerme miedo
y aun así desearme al mismo tiempo. Eso intensificará cada experiencia.
Mi mandíbula se tensa. Odio que haya una posibilidad de que tenga razón.
—No quiero esto. No pedí esto, y nunca me someteré voluntariamente. Lo
juro por todo lo que es sagrado.
Sus labios se tuercen en una expresión que no puedo leer. ¿Fascinación?
¿Intriga? ¿Reto?
Pagina 56

—Entonces firma y entrégame el cien por ciento de Seven Sinners en este


momento. —Se aleja, busca en el bolsillo superior de su traje oscuro y saca una sola
hoja de papel doblada.
Cruzo los brazos sobre mi pecho, sintiendo de repente cada centímetro de mi
desnudez.
—No. Esa compañía es mía. El legado de mi familia. Es lo único que siempre
he querido desde que tengo memoria y si crees que soy lo suficientemente tonta
como para pensar que solo vale medio millón, me has juzgado completamente mal.
Sus ojos se entrecierran.
—¿Con la deuda que cargas? ¿Con la hipoteca hasta la empuñadura? Tienes
suerte de que esté dispuesto a tomarla y mantenerla funcionando en lugar de cerrarla
y vender esos alambiques a la chatarra.
La idea de que Seven Sinners sean desmantelada envía otra oleada de furia.
—No pienses en ponerle un maldito dedo a mi compañía. Nunca dejaré que
la tengas. —Mi respuesta no puede llamarse otra cosa que una burla… excepto tal
vez una estupidez.
Espero que se enfurezca conmigo con una ira ardiente, pero en cambio sonríe
con aire de suficiencia.
—Le pondré un maldito dedo a lo que quiera. —Saca un bolígrafo del otro
bolsillo del pecho—. Pero si firmas esto, puedes irte sin que toque cada curva de tu
cuerpo hasta que lo conozca mejor que el mío. Sin que te chupe esos pezones
rosados y carnosos. Sin que entierre mi mano entre tu salvaje melena y la use para
inmovilizarte mientras follo ese perfecto melocotón hasta que grites mi nombre.
Me cuesta no respirar entrecortadamente mientras deja la hoja de papel y el
bolígrafo sobre la mesa como un desafío. La luz de la lámpara ilumina el título de
otro documento legal cuyo único propósito es arruinar mi vida.
CONCESIÓN COMPLETA E IRREVOCABLE DE INTERESES DE PROPIEDAD
A pesar del fuego que hizo que ardiera por mi cuerpo, lo odio.
Odio.
No es una palabra que realmente entendiera hasta ahora. Pero al ponerme en
esta posición imposible, hizo que la entendiera muy bien. La sensación es visceral,
retorciendo mi estómago con furia lo suficientemente fuerte como para apagar las
llamas.
—Sabes que no firmaré eso. Seven Sinners es mío. Un Kilgore lo ha
administrado durante cuatro generaciones y no seré yo quien deje que se vaya de la
familia.
Su expresión petulante se transforma en calor ardiente.
—La única forma en que Seven Sinners siga siendo tuyo es que seas mía
voluntariamente. Completa y voluntaria sumisión. Esta es una oferta de una sola
Pagina 57

vez. Tómala o déjala, Keira. No recibirás una oferta más generosa de mí, y
seguramente no recibirás ninguna de nadie más.
Ni siquiera puedo mirar su cara petulante, así que giro y empiezo a pasear. A
la mierda estar desnuda. Él ya sabe que me posee.
—Bastardo, esa ni siquiera es una elección real. Cualquiera que me conozca
podría darte mi respuesta en un segundo. Creo en mi familia. En nuestro legado. En
nuestro whisky. En nuestra tradición. En mis empleados. —Mi voz tiembla
mientras sello mi propio destino y giro para enfrentarlo—. No lo firmaré. Tú ganas.
Quiero ver el triunfo en su rostro para poder usarlo para alimentar mi odio
más tarde cuando le permita contaminar mi cuerpo.
Sus ojos sombríos se deslizan sobre mí con el calor de la victoria. Toma la
hoja de papel y la rasga por la mitad, dejando que ambas piezas caigan al suelo.
—Sabía que no necesitaría esto.
Ese bastardo. Jugó conmigo. Me dio un rayo de esperanza y lo aplastó.
Mount se agacha para agarrar la gabardina del suelo y me la arroja.
—Cúbrete. Ahora eres propiedad de Lachlan Mount y espero que actúes como
tal. Quita esas palabras de tu piel antes de que vuelva a verte. No quiero leer esas
mentiras mientras te follo por detrás.
Propiedad. Así es como me ve. Como un juguete que puede ser poseído y
usado.
Agarro el abrigo y meto los brazos por las mangas, abrochándolo y
anudándolo. Esta vez, mantengo mi atención en el piso.
Sus pulidos zapatos de cuero negro aparecen en mi campo de visión cuando
sus dedos agarran mi barbilla, forzándome a encontrar su mirada.
—Tus orgasmos me pertenecen. Si alguna vez te tocas sin mi permiso, voy a
azotar ese coño tuyo hasta que estés pidiendo venirte.
¿Qué tipo de barbarie...
Alejo mi barbilla de su agarre, sin preocuparme por mi seguridad personal.
Ya ha impuesto su reclamo. ¿Qué más podría pasar? Además, si piensa que voy a
hacer esto fácil…
Camino con paso majestuoso hacia la pared cubierta por la estantería, porque
hago mis mejores diatribas mientras camino.
—No eres el único que hace las reglas aquí. Tengo estipulaciones. Nadie
puede saber. Mi familia. Mis empleados. Nadie. No quiero que mi nombre se
vincule con el tuyo.
No me detengo a considerar la inteligencia de lo que estoy diciendo, porque
estoy demasiado enojada como para contener el resto. Furiosa, giro y camino en la
otra dirección, manteniendo mi mirada en todo menos en Lachlan Mount, al menos
hasta que haya terminado de hacer mis demandas.
Pagina 58

—Decidimos entre ambos el momento y lugar para encontrarnos. No más de


ser recogida y encapuchada para encontrarnos. Me reúso. No dejarás marcas. No
me lastimarás y seguro como el infierno que no me harás desaparecer cuando todo
esto termine, porque juro que mi familia y mis amigos nunca te dejarán salirte con
la tuya.
Giro sobre mis tacones de aguja para ver cuán enojado lo puso mi discurso…
y me encuentro parada en una habitación vacía.
Se fue.
¿El bastardo se fue? Solo así. ¿Ni una maldita palabra de él?
Ese hijo de puta. Aprieto los dientes con tanta fuerza que me duele la
mandíbula.
Enfadada, corro hacia el papel rasgado en el piso y lo agarro. Uniendo las dos
piezas, leo las palabras debajo del título grande y en negritas.

Keira Kilgore nunca cederá los derechos de su empresa a Lachlan Mount porque
es testaruda, obstinada y totalmente leal al concepto de tradición familiar. Y lo
que es más, él no necesita su establecimiento comercial porque él será su dueño.

Ese pequeño mentiroso de mierda.


No me ofreció una salida real.
O me conoce lo suficientemente bien como para darse cuenta de que eso
nunca sería una opción viable. Esa posibilidad podría ser aún más aterradora.
Contemplo el trato que he hecho con el diablo.
¿Qué opción tengo? ¿Cómo puedo enfrentar a mi padre y decirle que perdí la
compañía que su padre y el padre de su padre construyeron con sangre, sudor y
sacrificio?
Mi cuerpo a cambio de mi orgullo. Ese es el trato que logré.
Odio a Lachlan Mount.
Incluso su nombre envía rayos de calor a través de mí, engendrado por la ira
a diferencia de todo lo que alguna vez haya experimentado.
Odio cómo me hace sentir.
Odio que mi cuerpo responda a él.
Cuando la chimenea vuelve a girar y Scar vuelve con la capucha negra, la voz
en mi cabeza susurra una verdad más.
Odio que quiera que me toque nuevamente.
Pagina 59

11
Mount
Traducido por Younghee
Corregido por M.Arte

No necesito imaginarme la rabia en su cara cuando lea el documento legal de


mierda que había preparado para nuestra reunión. Es evidente en la pantalla de mi
escritorio cuando lo aplasta con fuerza entre sus puños.
Keira Kilgore era un blanco fácil. Llena de honesta indignación y un fuego
que disfrutaré tener debajo de mí.
Me hace gracia que pensase que podría hacer demandas. Hombres maduros
con pelotas de acero del tamaño de piedras no se atreverían. Por eso es tan
fascinante. Una rareza.
Eso es todo lo que ella es.
Entretenimiento. Un trozo de propiedad para divertirme por poco tiempo.
La quiero dispuesta. Me rehusó a que sea de cualquier otra manera.
Incluso rebelde y enojada, reaccionó ante mí como un instrumento a su
prodigio. Voy a domar ese fuego. Voy doblegarla a mi voluntad.
Mi polla se endurece por lo que parece ser la duodécima vez esta noche
mientras me la imagino sometiéndose a cada una de mis órdenes.
Ese culo.
Esas tetas.
Ese pequeño coño apretado.
¿Propiedad de nadie? Pura mierda.
Keira Kilgore es mía.
Pagina 60

12
Keira
Traducido por Younghee
Corregido por M.Arte

Scar no habla mientras me pone la capucha sobre la cabeza y me carga otra


vez. Arriba, abajo, vueltas y vueltas.
¿Es una escalera de caracol?
Siento la brisa fresca de afuera por un momento antes de que me deposite en
el asiento trasero del auto. Inmediatamente, mis manos van a la capucha, pero sus
gruesos dedos las agarran y las aprietan. Es una señal clara de que no debo
quitármela.
―¿Tengo que dejármela puesta para el camino a casa? ¿Estás bromeando?
La única respuesta que me da es un gruñido.
Mis dedos ansían quitar la capucha, pero si dejármela puesta me lleva más
rápido a casa, entonces dejaré la maldita cosa en paz.
Sale del garaje y el débil sonido de la calle apenas atraviesa el interior del
auto de lujo. Una vez más, pierdo el rastro de la dirección en la que giramos y en
cambio guardo silencio, lista para que esta noche de pesadilla termine. Cuando el
auto finalmente se detiene otra vez, me siento sobre mis manos, esperando a que
me quite la capucha, pero no lo hace.
―Alguien va a vernos y a pensar que eres…
Gruñido.
Me callo y dejo que me cargue fuera del auto y me lleve a mi apartamento.
Pero hay algo que no encaja. Las llaves tintinean, pero juro que el sonido es
diferente al de las mías.
Scar me lleva por las escaleras y me pone sobre mis pies mientras abre las
cerraduras. Me da un pequeño empujón dentro de la habitación y la puerta se cierra
detrás de mí antes de que pueda quitarme la capucha.
Me la quito de la cabeza y doy la vuelta, mi cerebro va a mil por hora tratando
de procesar algo que no tiene ningún sentido en absoluto.
Este no es mi apartamento.
¿Dónde diablos estoy?
Mount ha hecho esto.
Nunca tuvo la intención de dejarme ir.
Pagina 61

―¿Dónde estás, maldito bastardo?


Giro la cabeza de un lado al otro, asimilando las paredes empapeladas con un
estampado de brocado en blanco y negro muy sofisticado, buscando la esfera
reveladora en las esquinas de la gruesa moldura del techo que revelaría la presencia
de una cámara.
No veo ninguna evidencia de una cámara, pero eso no significa que no haya
una. Pero Mount tampoco está aquí.
Eso ya es algo.
Apenas.
Todo el alivio que sentí en mi camino a “casa” se desvanece a medida que
investigo mi nueva jaula. Escuché los cerrojos. Sé que no me puedo ir hasta que él
me deje. Mi cuerpo tiembla y no tiene nada que ver con el hecho de que estoy
desnuda debajo de mi abrigo.
Envuelvo mis brazos a mi alrededor y los froto en un intento de parar los
temblores.
No pienses en eso. Reúne información. Sé un general, no una prisionera.
Me trago el miedo y me concentro en mi entorno. Tiene que haber algo que
me ayude a descubrir dónde estoy, o que me ayude en mi escape. Me giro,
contemplando lo que probablemente sea la sala de estar más hermosa que alguna
vez he visto. La expresión jaula dorada nunca ha sido más adecuada.
Solamente hay tres colores en toda la habitación. Negro, blanco y dorado.
Una brillante puerta negra conduce hacia la derecha y corro hacia ella,
esperando como una idiota que pueda ser una salida, pero sabiendo que no lo será
al mismo tiempo.
Es un dormitorio.
No el exagerado dormitorio de un burdel como esperaba antes, sino que es
sofisticado y femenino. De nuevo, solo hay tres colores en la decoración: negro,
blanco y dorado.
La cama negra con dosel domina la habitación, ocupando todo un tercio, con
tela blanca y transparente que van de un poste al otro. El cubrecama combina con
el brocado en blanco y negro de las paredes de la sala de estar y las sábanas de satén
negro están colocadas como si el servicio nocturno ya se hubiera realizado.
Nunca planeó dejarme ir. Nunca.
Todo el show en la biblioteca fue exactamente lo que Magnolia me advirtió,
la habilidad de Mount de jugar con mi mente.
Alejo el miedo. Es un gasto de energía innecesario.
Otra puerta conduce desde el dormitorio a un baño de lujo mejor que cualquier
habitación de hotel que haya visto, una vez más hecho en negro, blanco y dorado.
¿Qué pasa con estos colores?
Pagina 62

El baño tiene otra puerta que conduce a un armario con vestidor que podría
servir como una habitación de tamaño decente por sí sola, pero los estantes están
completamente vacíos. Reviso los cajones de la isla central y también están vacíos.
¿Está esperando mantenerme aquí desnuda? Al menos tengo mi confiable
gabardina.
Pienso sobre el vestido que se supone tenía que usar esta noche, y por primera
vez deseo haberlo usado. Salgo del armario para inspeccionar el contenido de los
cajones del baño. En vez de estar vacíos, están llenos de caros artículos de aseo de
todo tipo.
Regreso a través de las habitaciones a la sala de estar y me quedo mirando la
puerta cerrada. Dos cerrojos, pero en vez de pomos para girar desde el interior, hay
cerraduras sin las llaves correspondientes.
Aunque sé que es inútil ya que escuché las cerraduras trancarse, camino hacia
allí y pruebo la manija.
Hace que me moleste de nuevo.
―¡Imbécil! ¡No puedes mantenerme aquí como una maldita mascota! ―Le
doy una patada a la puerta con los delicados tacones de aguja y tengo éxito
golpeándome el dedo y dejando una pequeña marca.
Después de cojear hasta el centro de la habitación, giro en un círculo con mis
brazos extendidos. Puedo sentirlo, desde lo más profundo de mi ser, que él está
observándome desde alguna parte.
―¿Es esto lo que querías? ¿Una mascota? Si no aparezco en mi trabajo
mañana, todo el mundo se dará cuenta. Llamaran a la policía. No me importa
cuántos policías tengas en tu nómina, tiene que haber alguien al que no poseas. ¡Me
van a encontrar y vas a pagar! ¿Me querías dispuesta? ¡Pues vete a la mierda,
Mount! ¡Eso no era parte del trato!
Mi instinto me dice que regrese a la puerta y la golpee hasta que mis puños
estén magullados y ensangrentados, y mi voz esté ronca de gritar para que alguien
me deje salir.
Pero no lo hago. Me rehusó a darle la satisfacción de verme
desmoronándome. Soy más fuerte que esto. Mount no va a ganar. En vez de eso
saco provecho de la ira.
En voz alta y clara le digo a la habitación vacía―: Podrás tener mi cuerpo
voluntariamente, pero eso es todo lo que alguna vez obtendrás de mí. Juro que te
odiaré cada momento que dure de esto.
Después de mi discurso, mi cerebro se calma, agotado de todos los
acontecimientos de la última semana y todo lo que quiero hacer es deslizarme
dentro de las lujosas sábanas y dormir. Pero algo sobre eso me hace sentir como si
le estuviese dejando ganar, y eso es algo que no haré sin oponer resistencia.
Me enfrenté al diablo en su guarida y salí ilesa. Eso es algo, ¿no? Una pequeña
victoria.
Pagina 63

O mayormente ilesa. Mis pezones todavía duros y el calor entre mis piernas
me recuerdan claramente el fuego que avivó dentro de mí.
―Miéntete todo lo que quieras, Keira. Pero dime la verdad sobre algo.
¿Cuándo fue la última vez que fuiste follada por un hombre de verdad? Alguien que
supiera lo que necesitas. Alguien que te quite el control y te dé todo por lo que has
estado muriendo. ¿Cuántas veces tuviste que follarte con tus dedos después de que
tu impotente y flácido esposo se diese la vuelta, solo para que tú también te
corrieras?
Está jugando con mi cabeza. Eso es todo. No puede saber cuánta razón tiene.
Mis ojos van hacia la cama mientras que su última advertencia se repite en mi
cabeza.
―Tus orgasmos me pertenecen. Si alguna vez te tocas sin mi permiso, voy a
azotar ese coño hasta que me estés rogando para correrte.
Con la misma actitud desafiante que me llevó a ir a una tienda de henna y
luego a estos tacones de aguja extravagantemente caros ante la presencia del
hombre más temido de la ciudad esta noche, tomo una decisión. Puede que esté casi
sin municiones, pero todavía puedo disparar un tiro de despedida. Camino hacia la
habitación y desato mi gabardina, dejándola caer al suelo de la habitación.
Arranco el cubrecama y analizo las sabanas negras. Negras como el alma del
hombre que me puso aquí. Me siento y me quito cada uno de los delicados tacones
y los dejo caer descuidadamente en el suelo antes de deslizarme hacia el centro de
la cama y separar mis piernas.
―Este coño todavía no te pertenece, Mount.
Llego entre mis piernas, odiando ya estar mojada, pero agradecida al mismo
tiempo porque esto no tomará mucho tiempo.
¿Estoy desafiando al diablo para que atraviese la puerta como un rayo y
cumpla su amenaza?
No. Estoy retándolo a que cumpla su amenaza.
Cuando me corra esta noche, será un vete a la mierda al hombre que piensa
que es mi dueño. Incluso me aseguraré de usar mi dedo medio.
Pagina 64

13
Keira
Traducción SOS por M.Arte
Corregido por Paop

Cuando despierto, no es por la luz del sol atravesando las persianas de plástico
baratas de mi dormitorio, sino por una pesadilla que me saca de mi profundo sueño.
La habitación está completamente oscura, pero mi corazón martillea a medida
que alcanzo la lámpara de la mesita de noche. En lugar de la desvencijada mesita
de manera de Ikea que tengo, mis dedos rozan el mármol frío.
Oh. Mierda.
No fue una pesadilla.
Finalmente encuentro un interruptor y una luz tenue ilumina la habitación de
tonos negros, blancos y dorados.
No hay ningún reloj. No tengo idea de si es noche o de día porque no hay
ventanas. Solo una puerta de la cual no tengo la llave.
No hay ninguna maldita ropa a excepción de mi gabardina. Que inteligente,
Keira. Jodida y realmente inteligente. Ni siquiera tengo mi bolso. Scar debió
haberlo dejado en el auto.
Jaló la sábana de la cama y la envuelvo alrededor de mi cuerpo antes de ir al
baño. Miro al espejo, haciendo una mueca ante mi apariencia. El delineador está
corrido y formando círculos oscuros debajo de mis ojos, y mi cabello es como un
nido de ratas como era de esperarse dada la forma en que me moví y di vueltas en
medio de la pesadilla.
Excepto que no fue una pesadilla. Es mi nueva realidad.
Dejo los costosos productos intactos, sin querer nada de Mount a excepción
de mi libertad. Eso es todo lo que quiero, y voy a encontrar una manera de
conseguirla. Hoy.
Cuando giro en dirección a la habitación, algo llama mi atención. Una bata de
seda negra colgando de un gancho cerca de la cabina de la ducha de vidrio. No
estaba ahí anoche.
Alguien entró mientras dormía.
La realización me golpea con una claridad impresionante y desgarradora.
Corro de vuelta a la habitación y hacia la sala de estar y, efectivamente, hay
platos con cubiertas de plata con una nota en la mesa.
Pagina 65

Come.
Toma una ducha.
Prepárate de acuerdo a las instrucciones en la mesita de noche si quieres salir de
aquí hoy.
El grueso garabato es familiar y no hay ninguna firma.
¿Qué instrucciones?
Regreso a la habitación y compruebo la mesita con la lámpara que encendí.
Está vacía.
Sin embargo, la otra mesita de noche no lo está. Hay una caja lacada de negro.
¿Cómo diablos no la noté?
Mi garganta se seca a medida que trago saliva y me acerco a la caja, casi con
miedo de levantar la tapa como si fuera la última. Pero la nota decía si quieres salir
de aquí hoy, y Dios sabe que lo haré.
La abro y observo el contenido. ¿Es un juguete… sexual dorado con negro?
Parece un vibrador, pero hay un cable conectado al extremo dorado y no hace falta
ser un genio para darse cuenta para qué sirve. Y, sin embargo, Mount fue lo
suficientemente minucioso como para dejar una nota para mí de todos modos.
Esto llenará tu coño hasta que te deje tomar mi polla.
¿Dejarme?
¿Dejarme?
Si fuera capaz de escupir fuego, quemaría este edificio ahora mismo. Leo el
resto tan pronto como la bruma roja desaparece de mi visión.
La ropa que usarás para trabajar está en el armario.
Si no estás lista como lo describí antes de las nueve, espera pasar otras
veinticuatro horas aquí. Tus excusas se aplicarán a tus empleados.
El huracán de emociones dando vueltas en mi cabeza hace que mis dedos
agarren el juguete antes de que sea consciente de mi propio movimiento. Más que
nada, deseo arrojarlo a la pared y romperlo en pedazos.
¿Cómo se atreve?
Pero una frase me detiene antes de que mis habilidades de lanzamiento de
softbol de secundaria entren en juego.
“La ropa que usarás para trabajar”.
Mi pecho se agita con las respiraciones irregulares mientras me desplomo en
el borde de la cama y leo cada palabra de la nota seis veces. No confío en este
hombre, pero si hay una sola posibilidad de que me deje salir aquí para ir a trabajar,
tengo que cumplir.
Y sabe que lo haré.
Pagina 66

—Maldito bastardo —le digo la pared, apretando el látex flexible del juguete
sexual en mi mano.
La voz baja y profunda de Mount resuena desde la puerta.
—Tienes razón. Soy un bastardo. Nací en las calles y mi madre fue una
prostituta que me dejó en la puerta de una iglesia. Me crié en esas mismas calles y
pasé por un infierno que nunca podrías imaginarte con tu vida fácil y con
comodidades.
Me giro para enfrentarlo, mi mano ya no tiembla de rabia, sino de miedo.
Camina hacia mí, y las historias que Magnolia me contó dan vueltas en mi cabeza
al igual que sus advertencias.
Sujeto con fuerza mi brazo junto a mi costado, ocultando mi reacción de él.
—¿Crees que lo que quiero de ti es degradante? —pregunta, dando otro paso
hacia mí.
—No tienes ni una maldita idea del significado de la palabra, pero estaré feliz
de introducirte un poco si eso es lo que se necesita para que mantengas tu parte del
trato que hicimos anoche. A diferencia de ti, cumplo lo que digo.
En este instante creo que es capaz de todas las cosas horribles que he
escuchado sobre él.
Puede lastimarme. Matarme. Hacerme desaparecer.
Pero por alguna razón que quizás nunca comprenderé, me desea.
Y tal vez con solo eso, tenga una ventaja.
Tengo que elegir, y no puedo dejar que el miedo paralice a mi cerebro. Puedo
seguir rebelándome y desafiándolo —e indudablemente perder— o ceder un poco
y hacer que parezca que estoy jugando su juego.
Puedo ser terca, pero no soy estúpida.
Enderezo mis hombros y levanto la barbilla como si la sábana de satén negro
fuera un vestido de noche.
—No estaba al tanto del tema de tus padres. El insulto solo fue en referencia
a tu personalidad. Al menos para lo que he visto de ella hasta ahora. —La siguiente
parte es más difícil de decir, pero me las arreglo—: Me disculpo por cualquier
ofensa que haya causado con eso, no fue intencional en ese contexto.
Algo revolotea en su expresión. ¿Sorpresa? ¿Incredulidad? ¿Shock? No lo
sé, porque ha desaparecido tan rápido como apareció y baja la mirada hacia su reloj.
—Tienes once minutos para estar lista si quieres ir a trabajar hoy. —Levanta
la mirada hacia la mía y el atisbo de una sonrisa tira del borde de su boca—. Sugiero
que te apresures, a menos que prefieras pasar el día con menos de lo que llevas
puesto ahora.
Las palabras maldito bastardo flotan en mi cabeza otra vez, pero esta vez la
reprimo. Doy la vuelta y me precipito al baño, dando un portazo detrás de mí, sin
Pagina 67

pensar siquiera que azotar la puerta en la cara de Mount quizás no sea la mejor idea
que he tenido hasta que estoy a mitad de mi cepillado de dientes.
Aun así, lavo mi cara rápidamente y corro hacia el armario para encontrar
exactamente un atuendo colgado. Una falda lápiz negra y una blusa dorada
iridiscente que se ve casi transparente. Un sujetador dorado a juego se encuentra en
el centro de la isla, al lado de un collar de perlas blancas.
Negro, dorado y blanco.
No tengo tiempo para pensar otra vez sobre el significado de esos colores
mientras tiro la sábana y me visto. No estoy para nada sorprendida cuando todo
encaja perfectamente. Toda la ropa es de una calidad superior a la que incluso me
he permitido soñar con poseer y mis empleados sin duda van a tener preguntas.
Pero tengo que salir. Tengo que a ir a trabajar. Concéntrame en eso porque
es lo único que importa ahora.
Entonces recuerdo el dispositivo negro con dorado que dejé en la encimera
del baño cuando salgo del armario.
No necesito instrucciones para saber dónde va, o la importancia del hecho de
que no me proporcionaron bragas.
La puerta del baño se abre sin invitación.
—Tres minutos, señorita Kilgore. —Su mirada taladra el objeto que estaba
contemplando hace un instante. Una vez más, una de las esquinas de su boca se
eleva—. Veo que no has terminado de prepararte.
Nuestras miradas chocan y me enderezo en toda mi estatura, con la barbilla
levantada con orgullo mientras nuestra batalla de voluntades se desarrolla en
silencio. Ambos sabemos que voy a perder.
—¿Va a hacer los honores o los haré yo? —pregunta.
La pregunta envía un rayo de calor directamente a mi núcleo, a pesar de que
la verdad debería ser lo opuesto. Me gustaría que esa oscura mirada me congelara,
pero no hace más que provocar una tormenta de fuego.
—Estaba llegando a eso. Si me disculpas y me das un instante por favor.
Mi petición es demasiado cortés y al parecer le divierte porque ambas
comisuras de los labios de Mount se elevan. En lugar de salir, apoya su ancho
hombro contra la puerta.
—Estás olvidando quién da las órdenes aquí. Levanta tu falda, inclínate y
llena tu coño con ese juguete o con mucho gusto lo haré yo. —Hace una pausa, su
sonrisa volviéndose perversa—. En realidad, a la mierda eso. Si no lo haces en este
instante, lo siguiente que llenará tu coño será mi polla mientras te inclino y te follo
sobre esa encimera y te veo venirte a través del espejo.
Dulce Jesús. Cubro mi boca con ambas manos para silenciar el jadeo. Las
palabras sucias que salen de sus labios van directamente a mi núcleo a medida que
la humedad se acumula, amenazando ya con gotear por mis muslos.
Pagina 68

Alcanzo el juguete con una mano y levanto la parte delantera de mi falda tan
discretamente como es posible con la otra, manteniendo mi desnudo trasero
apuntando en dirección al armario y lejos de su vista.
Debería haberlo sabido mejor
Sacude la cabeza.
—Frente al espejo. Inclínate.
El miedo que se apoderó de mí anoche cuando me dijo que me inclinara está
ausente esta mañana y en su lugar es la rabia. Pero hay algo más que arde con igual
intensidad, es como si él hubiera aprovechado una necesidad que no sabía que
existía, como si realmente deseara que alguien que me dijera que hiciera estas cosas
sucias.
Aparto ese pensamiento de mi mente mientras sigo sus órdenes, llevando el
juguete a mi entrada.
—Estoy dispuesto a apostar que ni siquiera necesitas lubricante.
Aprieto los ojos porque no está equivocado. El látex del juguete se desliza
contra mi coño.
—Fóllate primero con eso.
Inhalo y hago lo que dice, empujando y tirando del juguete, excitándome
hasta que casi estoy al borde. Lo empujo con más fuerza, necesitando solo un poco
más de estimulación en mi clítoris para llevarme al límite. Mi otra mano se desliza
cerca, pero gruñe otra orden.
—Alto.
Con el juguete completamente dentro de mí, me detengo.
¿Qué demonios estoy haciendo? ¿Estoy a punto de venirme delante de un
hombre que odio?
Me enderezo casi lo suficientemente rápido como para perder el equilibrio y
aliso la falda. Cuando me doy la vuelta para enfrentarlo, pretendo que nada de esto
pasó.
Al menos hasta que una mano desaparece en su bolsillo y el juguete cobra
vida, vibrando dentro de mí.
Mis rodillas se debilitan por el impacto y busco a tientas el borde de la
encimera para mantenerme en pie.
—Oh mi Dios… —Es un susurro entrecortado, y espero como el infierno que
no pueda escucharlo.
No soy tan afortunada.
Camina hacia mí y encuentra mi mirada.
—Eso no fue lo que dijiste anoche cuando te hiciste venir.
Pagina 69

El castigo que me prometió destella en mi cerebro y debe notarlo en mi


expresión. Mi orgasmo está al alcance… pero las vibraciones se detienen.
—No tengo tiempo para lidiar con tu pequeño y sucio coño y con tus traviesos
dedos esta mañana, pero lo haré. En mi mundo, nadie se sale con la suya al romper
mis reglas. Tengo la sensación de que aprenderás rápidamente.
Las yemas de mis dedos se aferran al borde de la encimera para evitar
abofetearlo y quitar esa mirada petulante de su rostro. En su lugar, me quedo
silencio delante de él. Al parecer, Mount no necesita o desea palabras que
provengan de mí.
—Fuera de mi vista mientras aún estoy dispuesto a dejarte ir. A menos que
sea para ir al baño, no te atrevas a sacarlo sin mi aprobación. Te prometo que no
disfrutarás el castigo si lo haces.
Inhalo y me precipito hacia la puerta del dormitorio. Rodeo el costado de la
cama, agarro los tacones de aguja de la noche anterior y mi gabardina y
prácticamente corro hacia la puerta de la sala que está abierta de par en par.
Afuera, Scar está esperando con la capucha en mano.
Odio esa maldita capucha. Pero ahora, odio a Mount incluso aún más.
Arranco la capucha de la mano de Scar, la coloco sobre mi cabeza y dejo que
lleve mi rígido cuerpo fuera de mi jaula dorada.
Pagina 70

14
Keira
Traducido por Perséfone
Corregido por M.Arte

Tan pronto como entramos en el estacionamiento al otro lado de la calle de la


destilería, Scar gruñe para que me quite la capucha. Le pido que espere y rebusco
en mi bolso, el cual afortunadamente todavía está en el automóvil de anoche.
Sorprendentemente, obedece mientras saco mi reserva de maquillaje de emergencia
y traigo algo parecido a la normalidad a mi cara.
Los tacones de aguja que usé anoche están molestándome —son los más caros
que he usado— y no hay forma de que este atuendo pase desapercibido. La ajustada
blusa dorada abraza mis curvas y está dentro de la falda lápiz que enfatiza mis
caderas y mi culo mucho más de lo que a mí me hace sentir cómoda. La serie de
perlas blancas yace en mi garganta como un collar.
Lo mataré si alguna vez intenta ponerme una correa.
Cierro el polvo compacto una vez que determino que estoy lo mejor
presentable que puedo, y demasiado molesta por no hacer un mejor trabajo con mi
maquillaje.
Además, está la distracción de la versión de alta tecnología de las bolas Ben
Wa dentro de mí, y el conocimiento de que Mount tiene el control remoto hace que
mis muslos prácticamente se contraigan por la respuesta de mi cuerpo.
Las dos partes en conflicto de mi cerebro no pueden reconciliar lo que me
está pasando.
¿Cómo puedo odiar tanto al hombre y sin embargo mi cuerpo ama lo que le
está haciendo?
Es un misterio que no resolveré en este estacionamiento. Busco la manija de
la puerta, pero Scar me detiene con un gruñido y me entrega una nota.
Si le dices algo a alguien, asistirás a su funeral.
Arrugo la nota y la tiro entre los asientos delanteros.
—Dile que su secreto retorcido está a salvo. Por hoy, de todos modos.
Tan pronto como pronuncio la última palabra y empujo la puerta para abrirla,
el juguete dentro de mí cobra vida por un instante, como una descarga para corregir
el comportamiento de un animal. Me muevo de un lado al otro, buscando para ver
dónde está. Tiene que estar cerca, ¿verdad? ¿Cuál es la distancia en esta cosa?
Conociendo a Mount y el poder que ejerce, es probable que sean kilómetros.
Jodidamente lo odio.
Pagina 71

Me obligo a salir del auto con la cabeza alta y los hombros rectos y caminar
por la calle como si absolutamente nada estuviera fuera de lo normal.
Justo como si no hubiera vendido mi cuerpo y mi libertad para salvar el legado
de mi familia.
Asiento con la cabeza a los empleados, sonriéndoles y saludándolos como de
costumbre, esperando como el infierno de que no noten nada diferente en mí. La
gabardina London Fog es algo que han visto antes. Es lo que hay debajo lo que les
hará levantar las cejas.
Tan pronto como entro en mi oficina, Temperance se levanta de un salto desde
el asiento frente a mi escritorio y mi corazón golpetea contra mis costillas.
—¡Gracias a Dios! Estaba a punto de enviar a un equipo de búsqueda tras de
ti. No has respondido ninguno de mis mensajes de texto esta mañana. El jefe de
operaciones de los Voodoo Kings quiere reunirse durante el almuerzo para discutir
la propuesta del valet que le expuse y dejó en claro que quería que estuvieras allí
porque, aparentemente, no cree que yo tenga la autoridad para tomar ninguna
decisión. Lo cual supongo no tengo. Pero aun así, fue un idiota al respecto.
Cuando mi pulso se calma hasta niveles casi saludables, miento entre
dientes—: Lo siento… tuve problemas con el auto esta mañana. Tuve que conseguir
un Uber. El primero no apareció y debo haber olvidado volver a activar mis
notificaciones. Las… apagué anoche para aclarar algunas ideas.
Temperance me estudia, no exactamente como si un alien hubiera entrado a
la oficina, pero sí con la suficiente curiosidad como para preguntarme cómo voy a
ser capaz de mantener esta farsa.
—Eso es realmente inteligente. A veces, todo lo que necesitas es un momento
de tranquilidad para que tu cerebro libere todo su potencial. He escuchado que la
meditación es increíble. Obviamente, ambas sabemos que no tengo la paciencia
para ese tipo de cosas, pero apuesto a que sería increíble para tu estrés. Tal vez
deberías descargar una aplicación o algo así.
El único momento de tranquilidad que tuve anoche lo pasé contemplando
cómo escapar de una habitación cerrada, o alternativamente, cómo matar a un
hombre sin poner en peligro a todos los que conozco y amo. No es exactamente la
meditación de la que habla Temperance.
—Está bien, bueno, estoy aquí ahora, así que infórmame sobre lo que necesito
saber. —Busco el cinturón de mi abrigo y lo desato antes de arrojarlo sobre el viejo
perchero en la esquina.
—Santa mierda. Te ves… maldita sea.
Mierda. Sabía que esto pasaría.
Intento ignorar su respuesta.
—Estoy probando una de esas nuevas cajas de suscripción. Esto fue lo que
me enviaron. No es como si tuviera el tiempo o la inclinación para comprar esto,
¿verdad? —La facilidad con la que más mentiras salen de mis labios probablemente
Pagina 72

debería preocuparme, pero me consuelo con un solo pensamiento: lo mejor para


Temperance es nunca saber que los hombres como Mount existen. Especial y
específicamente que él existe.
—Bueno, se parece más a una de esas cosas de rent the runway. Tendrás que
decirme exactamente dónde la obtuviste, porque luces muy sexy. —Cierra los
labios con fuerza—. Lo siento, eres mi jefa, así que probablemente no debería decir
eso, ¿verdad?
Niego con la cabeza.
—Está bien. Solo… estoy intentado algo nuevo.
—Bueno, yo diría que está funcionando para ti. Vas a impresionar hasta la
muerte a esos tipos en el almuerzo. Estarán tan ocupados mirándote, que
probablemente estén de acuerdo con cualquier cosa que digamos. Me aseguraré de
tener los contratos listos para firmar.
Se sienta otra vez en el asiento frente a mi escritorio y me cuenta todos los
detalles, así que estoy preparada para la reunión, pero tengo problemas para
concentrarme debido a la cosa que hay dentro de mí.
No lo encenderá mientras estoy en el trabajo, ¿cierto?
Me lo pregunto una y otra vez mientras Temperance repasa los puntos que
necesitamos destacar durante la reunión y yo asiento, como si estuviera de acuerdo
con todo lo que está diciendo, pero no estoy escuchando ni una palabra.
Solo hay una cosa en mi mente, y es él.
Magnolia me advirtió que jugaría con mi mente, y realmente lo está haciendo.
Tengo que retroceder. Concentrarme. Tengo que volver a los negocios y fingir que
nunca escuché su nombre.
—Correcto, entonces ya que ni siquiera pudimos discutir los cambios de
precios de la actualización del menú, eso está sobre la mesa para negociarlo hoy.
Creo que deberíamos preparar Odile y servir ambas opciones para el almuerzo, así
pueden probar la diferencia. La comida se venderá sola.
Finalmente controlo la conversación.
—Pero no tenemos lo que pidieron en nuestro menú normal.
Temperance sonríe y me da un guiño.
—Pedí un favor al proveedor de la carne y lo traerán en una hora.
Me reclino en mi silla. La misma silla en la que se sentó Mount.
Detente, Keira.
—¿Cómo conseguiste que aceptara eso? Es un idiota acerca de cambiar
deliberadamente los días de entrega.
La mirada de Temperance se eleva hacia el techo.
Pagina 73

—Bueno… tuve que acordar tomar algo con él mañana por la noche, pero
planeo llegar con un caso masivo de algo muy contagioso. Como, ya sabes, herpes.
Estoy agradecida de no estar bebiendo mi usual café mañanero, porque lo
escupiría por todo el escritorio.
—Por favor dime que estás bromeando.
—Nop. Me imagino que eso terminará en su constante malhumor. ¿Quién
quiere lidiar con eso por el resto de su vida? Quiero decir, ewww. —Temperance
se frota la nariz—. Pero, mierda, ¿y si mi madre se entera? Ellos van a la misma
iglesia. Dios, ya puedo escuchar la letanía: “No crié a ninguna puta, Temperance
Jane". —La última oración sale con un acento bayou perfectamente pronunciado y
fuerzo una carcajada.
Mi madre tampoco crió una puta, pero es exactamente lo que soy ahora, creo
que mis músculos internos se aprietan alrededor del juguete.
¿Cómo puedo odiarlo y aún así dejar que me excite así? Tal vez no es él. Tal
vez es el hecho de que mi esposo no me tocó durante semanas antes de morir.
Puedo estar afligida y odiar al mismo tiempo, entonces ¿por qué no puedo
desear y odiar al mismo tiempo?
—Así que, ahora el único problema que nos queda es lograr que Odile esté de
acuerdo —dice Temperance con una dulce sonrisa.
—Y quieres que yo la convenza. —No es una pregunta. Ya sé la respuesta.
—Tú eres la jefa, jefa. —Temperance reúne sus papeles y se levanta—.
Siempre se la pasa diciéndote que actúes más como una CEO, así que pensé que
ahora es el momento perfecto para cumplir su deseo.
Abro la boca para responder, pero un zumbido agudo atraviesa el juguete por
un ardiente instante. El fuerte jadeo que suelto nos toma a las dos por sorpresa.
Temperance abraza los documentos contra su pecho.
—Si es un gran problema, puedo…
Fuerzo una sonrisa en mi rostro y aprieto los muslos.
—Por supuesto no. Lo arreglaré. Me ocuparé de Odile. Redacta las
presentaciones sofisticadas y haz que parezca tan caro como lo haremos parecer.
—Tenemos esto, jefa. No se van a ir ahora. He escuchado que el GM tiene
una afición por Seven Sinners, especialmente la mezcla del espíritu de Nueva
Orleans, así que no te sorprendas si recibes solicitudes la noche del evento para
dejar una botella o seis para él.
Temperance se refiere a nuestro whisky más exclusivo que aún no está
disponible para la venta, excepto por copa en nuestro restaurante. Me arriesgué e
hice una muestra de botellas y las envié a todos los pesos pesados de la ciudad como
obsequio. Tomé la decisión en medio de la niebla de pena y desesperación ante lo
mal que estaba nuestra posición financiera después de que Brett casi vaciara las
Pagina 74

cuentas. El gesto fue demasiado caro y hasta ahora no ha dado mucho a cambio.
Pero tal vez este es el destino. Todo sucede por una razón, ¿verdad?
¿Cómo el vibrador entre mis piernas controlado por el hombre más peligroso
que he conocido?
De repente, mi creencia cercana del pre-destino y el destino y todo lo que
conlleva se pone en duda.
Todos entran en tu vida por una razón… o eso es lo que siempre pensé. No
puedo encontrar una razón para Mount. Estoy seguro de que nadie puede.
Temperance se detiene en la puerta.
—Te dejaré pensar cómo vas a tratar con Odile. Estaré en mi oficina sacando
copias y presentaciones vinculantes si me necesitas.
Doy leve asentimiento cuando Temperance sale de mi oficina, ya preocupada
por lo siguiente en su lista de cosas por hacer.
Esa era yo hace más de una semana. Demonios, esa soy yo desde el día que
tomé las riendas como CEO. Toda negocios. Eso resultó ser mi salvación, y la única
forma en que pude hacer frente a la traición y a las consecuencias de la muerte de
Brett.
Odio.
Ira.
Rabia.
¿Qué tan triste es que esas emociones ocupan más espacio en mi corazón que
algo positivo en estos últimos meses?
¿Qué me está pasando?
Un estafador con un hábito costoso de drogas y una amante.
Un hombre que piensa que las reglas no se aplican a él.
Cuando mis muslos se tensan involuntariamente, me lo prometo.
No me va a romper.
Pagina 75

15
Keira
Traducido por Andy Lux & SOS por M.Arte
Corregido por M.Arte & Paop

Estoy sentada justo en frente del asistente del gerente general de Voodoo
Kings, el director de relaciones públicas y el coordinador de eventos especiales del
equipo de futbol cuando Carlie, una de mis meseras, nos lleva el primer whisky.
Si alguien creyera que estoy a punto de embriagar a estos hombres, estaría
equivocado. Tienen el poder de firmar el contrato que ayudará a que el trasero de
mi compañía salga de muchos problemas, y eso significa que no tengo más remedio
que firmar ese contrato.
¿Estoy orgullosa de esto? No precisamente. ¿Estoy dispuesta a hacerlo de
todas formas? Absolutamente. ¿Estoy agradecida con el buen Señor porque ninguno
de los que están sentados al otro lado de la mesa son mujeres, ya que quizá se darían
cuenta de mi estrategia? Definitivamente sí.
—Caballeros, comencemos nuestra reunión de la manera correcta, con un
tremendo whisky hecho en nuestra ciudad natal, siguiendo la tradición irlandesa de
mi familia. —Tomo un vaso y lo levanto hacia el centro de la mesa.
Cada uno levanta su vaso. Ninguno parece darse cuenta de que Temperance
no levanta el suyo. Aunque yo he bebido el whisky como si fuera leche materna
durante casi treinta años, ella apenas bebe. Me burlo de ella por ser una cita barata.
Cada hombre levanta su vaso y los chocamos.
—Sláinte6 —digo mientras una vibración se desata entre mis piernas y casi
tiro mi bebida.
Los hombres beben el whisky sin darse cuenta de que estoy luchando para
poder llevar el mío a mis labios debido a las oleadas de placer que recorren mi
cuerpo.
Bebo el trago, necesitándolo ahora más que nunca, y me muevo en la silla,
rezando para que esto se detenga tan rápido como el anterior.
El asistente del gerente se inclina hacia adelante, sus ojos no están en los míos,
sino en el profundo escote en V de mi blusa.
—Así que, Keira, tengo entendido que haces un gran trabajo con la destilería
desde que tomaste el puesto de tu padre.
Estoy demasiado distraída por las vibraciones entre mis piernas para decidir
si me está haciendo un cumplido o se está burlando de mí.

6
N. de. T. Salud en gaélico irlandés.
Pagina 76

—Los últimos meses han sido un poco difíciles, pero al igual que mis
antepasados, la sigo impulsando. —No tengo idea de dónde saco esa respuesta, pero
obligo a mis labios a curvarse en una sonrisa mientras un orgasmo se acumula en
mi interior—. La tenacidad y los irlandeses van de la ma… mano. —Lucho por
decir la última palabra.
Corro grave peligro de venirme cuando las vibraciones se detienen de repente.
No sé si quiero matar al hombre con el control remoto o besarlo por no
avergonzarme en público.
¿Besarlo? ¿Te estás volviendo loca, Keira?
El placer se esfuma tan rápido como comenzó.
Nunca. ¿Acaso estaré enloqueciendo como Julia Roberts antes de que se
enamorara de Richard Gere en “Mujer Bonita”? Sin besos en la boca. Jamás. La
estoy volviendo una regla.
—Más bien tenaz, eso debe combinar bien con ese cabello pelirrojo. ¿Tienes
el temperamento adecuado?
Una vez más, los ojos del asistente están en mi escote y no puedo evitar mirar
hacia abajo en respuesta.
Oh. Mierda.
Mis pezones en el sujetador transparente que Mount escogió están duros. Es
evidente que no han recibido el memo de que ya no hay orgasmo.
Pongo mi vaso en la mesa con más fuerza de la necesaria y el golpeteo del
vidrio contra el metal hace que sus ojos vuelvan a mi rostro.
—No tengo temperamento. Ese es un mito para la gente pelirroja. —Sonrío
mientras miento, algo en lo que últimamente soy demasiado buena como para
sentirme cómoda—. Ahora, revisemos el increíble paquete que hemos preparado
para ustedes.
Afortunadamente, Temperance toma eso como una señal para intervenir.
—Como solicitaron y discutimos brevemente, hemos encontrado la solución
perfecta para cualquier problema de relaciones públicas con nuestro servicio de
estacionamiento…
—Sigo creyendo que estás loca si crees que los muchachos tomarán bien el
hecho de que no les entregarán sus llaves al final de la noche —dice el director de
relaciones públicas, interrumpiéndola.
El coordinador del evento lo mira.
—Tú tratas con toda la mierda que esos idiotas hacen más que ningún otro, y
estoy de acuerdo contigo.
Los tres hombres miran al otro lado de la mesa, sus miradas viajan de
Temperance a mí y ella toma la delantera.
Pagina 77

—Pondremos un servicio gratuito de autos. Así podrán divertirse tanto como


quieran. Disfrutarán y luego los llevarán a casa sin preocupaciones.
El asistente resopla.
—Quizá si pones una prostituta en cada auto, tentarías a algunos de ellos.
El vibrador vuelve a la vida, pero esta vez solo por un instante. El tiempo
suficiente para que mis pezones no tengan oportunidad de desparecer de mi blusa.
Agarro con fuerza el borde de la mesa, y las palabras que nunca quise decir
brotan de mis labios.
—Si eso es lo que se necesita…
Los tres hombres se concentran en mi cara. Una sonrisa petulante se asoma
en los labios del ayudante del gerente general y el juguete vuelve a la vida otra vez.
Mataré a Mount.
—Eres una pelirroja atrevida. Me gusta. El equipo, claro, no aprobaría ni
pagaría tal práctica, pero mentiría si dijera que no es una gran idea.
Las vibraciones no paran, lo que significa que tengo que descartar esto.
—Estoy bromeando caballeros. Obviamente, no podríamos tener ninguna
relación con algo así. Podremos estar en el negocio del pecado, pero no de ese tipo.
Carlie elige este momento perfecto para servir los aperitivos, y otra mesera,
Dena, trae el segundo vaso de whisky.
No tengo idea de cómo puedo hablar, pero mi voz se eleva una octava y finjo
que es por la emoción de la comida.
—¡Oh perfecto! ¡Gracias señoritas!
Temperance me mira extrañamente, sin duda notó que tengo una mano en mi
falda mientras lucho contra las olas de deseo que me atraviesan.
Lo mataré, pienso de nuevo.
Temperance retoma la conversación, nos explica cuáles son los aperitivos y
que son los acordes al presupuesto original. Cierro los ojos con fuerza mientras los
hombres devoran la comida.
Mi asistente se inclina y me susurra al oído.
—¿Estás bien? En serio, estás actuando raro.
—Migraña. Solo golpéame si me estoy sobrepasando.
Su rostro se transforma en una expresión de simpatía.
—¿Necesitas irte?
Sí, quiero gritar, pero el vibrador se detiene.
—No. Estoy bien. No hay problema.
Pagina 78

Ninguno de los hombres nota nada más allá de la increíble comida y el aún
mejor whisky con los que los atiborramos durante la siguiente hora.
En el momento en el que terminamos, el contrato está firmado sobre la mesa,
incluyendo el cargo adicional para el servicio de autos y la comida.
Me levanto para salir de mi asiento y ellos hacen lo mismo.
—Será un evento fabuloso caballeros. No se arrepentirán de su elección, y
con un bar abierto que ofrece no solo nuestro increíble whisky, sino cualquier otro
licor de primera, su recaudación de fondos será un éxito.
—No podría estar más de acuerdo —El asistente extiende la mano para
estrechar la mía, y una vez más, el contacto visual es inexistente.
Tan pronto como nuestras manos se tocan, el vibrador cobra vida, le estrecho
la mano y me alejo con la misma rapidez. Recibo la misma vibración, casi como
una advertencia con cada apretón de manos.
Oh, hijo de puta. ¿Dónde estás? La pregunta hierve en mi cerebro, pero
mantengo mi sonrisa profesional en la cara mientras Temperance los guía al
elevador.
—Sé que algunos estarán decepcionados, pero necesito hablar con Odile. Que
tengan un excelente día caballeros.
Tan pronto como las puertas de metal se cierran, giro sobre mis tacones de
aguja que use la anoche y examino el restaurante. Tuvimos una pequeña multitud
almorzando, pero el hombre que encabeza mi lista de personas por matar no está.
¿Le habrá dado el control remoto a uno de sus empleados para que lo
controlara? Elimino esa idea, generando otra idea repugnante. ¿Solo soy un juguete
para ser entregada para que alguien juegue conmigo? ¿Está realmente decidido a
convertirme en una puta?
Escaneo el restaurante y algunas personas se encuentran con mi mirada y
sonríen cortésmente, pero no hay nadie que se destaque con una luz roja
intermitente que diga trabajo para Lachlan Mount y te estoy jodiendo la vida.
Espero a que el ascensor regrese al último piso, ansiosa por volver a mi sótano
donde pueda…
¿Qué? ¿Qué puedo hacer? No tengo poder aquí.
“No dejes que te sobrepase”. Ese fue el consejo de Magnolia.
No dejarlo sobrepasarme significaría entrar en el baño de mujeres, quitarme
esto y tirarlo a la basura ahora mismo.
“No te atrevas a sacarlo sin mi aprobación. Te prometo que no disfrutarás
el castigo si lo haces”. La advertencia de Mount está al rojo vivo en mi cerebro.
Ni siquiera quiero pensar en el castigo que se le ocurrirá, pero una vez más,
no le permitiré tener todas las balas.
Pagina 79

Una cosa es que juegue con mi mente mientras estoy en su territorio, y otra
muy distinta que lo haga cuando trato de hacer negocios. Fue una de mis cláusulas,
una que obviamente no le importó escuchar ya que despareció.
Al diablo con él y sus castigos. Adelante Mount.
Voy al baño de mujeres, pero otra vibración zumba contra mi pierna.
Esta vez no es el juguete. Es mi teléfono.
Suspiro profundamente, alcanzo el bolsillo de la falta de lápiz y saco el
teléfono, esperando ver el nombre de Mount en la pantalla. Pero afortunadamente
no es él, y ver la cara sonriente de mi madre en mi teléfono me ayuda a concéntrame
y a recordar por qué estoy haciendo esto.
Contesto con la primera sonrisa sincera que he tenido en días y me meto en
la esquina de la sala que conduce a los baños de huéspedes.
—Hola mamá, ¿cómo estás? ¿Cómo esta papá?
—¡Estamos bien! De maravilla, de hecho. Mi juego de golf ha mejorado
muchísimo, pero eso no es importante. Te llamo para saber cómo te está yendo.
Su mención del golf me recuerda la foto que me entregaron como advertencia.
—Estoy bien. Todo va bien. —Espero que mi tono sea convincente, pero
cuando responde sé que no lo es.
—Cariño… ¿ya viste a ese consejero? Realmente pienso que deberías hablar
con alguien de todo esto. Enterrar esos sentimientos contradictorios sobre la muerte
de Brett no es superarla. Necesitas hablarlo y expresar tu enojo.
Pienso en toda la ira que he sentido desde que Mount apareció en mi oficina.
Mi madre continúa—: Y también tu pena. Aunque ibas a divorciarte, es como
una muerte en sí misma.
—Estoy bien, mamá. En serio. Así soy. Si te hace sentir mejor, iré a una clase
de kickboxing para sacar mi enojo.
Tan pronto como salen las palabras, recuerdo que ya no tengo el control de
ese tipo de decisiones en mi vida. Me recogerán y me llevarán a mi celda al final
del día.
—Cariño, no es lo mismo. No te hace débil pedir ayuda.
Si tan solo supiera cuánta ayuda necesito en este momento… pero nunca debe
saberlo.
—Mira, las dos sabemos que está conversación terminará conmigo diciéndote
que la mejor terapia para mí es enterrarme en mi trabajo y arreglar todas las cosas
que Brett arruino antes de que… muriera. —Balbuceo la última palabra porque aún
me es difícil hablar sobre ello. Estaba tan enojada, pero en algún momento creí que
lo amaba, y pensar en la forma en que murió… no se lo desearía a nadie.
El largo y sufrido suspiro que creo que todas las madres han perfeccionado
llega desde el otro lado de la línea.
Pagina 80

—Dios sabe que quiero discutir esto contigo, pero tu padre diría lo mismo…
—¿Cómo está papá?
Parte de la razón por la que finalmente mi padre me cedió el control de la
compañía fue porque su médico le advirtió que era el caso perfecto de alguien que
esperaba a cumplir los sesenta y cinco para retirarse solo para morir a los sesenta y
seis porque trabajo por muchos años. Mi madre no quería tal cosa, así que lo obligó
a retirarse. Quiero creer que él lo habría hecho por su cuenta, pero conociendo a mi
padre, eso es muy dudoso.
—Está muy bien. Lo más estresante de su vida es su desventaja en el golf y
su último examen físico salió con mejores números de los que hemos visto en años.
—El alivio es claro en el tono de mi madre.
—Y probablemente si recibe o no su pago cada mes de mi parte. —No puedo
evitar añadir.
—Keira, detente. Sabe que tienes mucha más pasión por esa vieja destilería
que cualquiera de tus hermanas y que morirías antes que dejar que se vaya a la
quiebra. Él cree en ti, incluso si no lo dice con la suficiente frecuencia. Ambos
estamos muy orgullosos de ti.
No se da cuenta de cuan desesperadamente necesito escuchar esas palabras
en este instante. Por otra parte, ¿qué tan orgullosos estarían mis padres si supieran
que me he prostituido para mantener vivo el legado?
La vergüenza atraviesa mi alma por lo que estoy haciendo.
No tengo otra opción.
Pero eso no quiere decir que deba gustarme.
—Gracias, mamá. Los quiero mucho. Me alegro de que papá finalmente esté
aprendiendo a relajarse.
—Oh, cariño. No dije eso. Ya es presidente de la Asociación de Condominios
y está intentando establecer algún tipo de reglas sobre los carros de golf. El hombre
es incapaz de ser otra cosa de lo que es: un director general. Pero por eso lo amo.
Su determinación. Su fiereza. Me cautivo desde el primer día. No hay duda de eso.
Sabiendo que está a punto de comenzar la historia de su primera cita muy
posiblemente por enésima sexta vez en mi vida, la interrumpo.
—Lo sé, y algún día espero descubrir cómo es eso.
Sin embargo, no lo digo en serio. La muerte y la traición de Brett todavía
están demasiado recientes para que siquiera considerare querer volver a casarme.
Tal vez nunca lo haga. Pero mis padres son la prueba de que a veces realmente
puede durar.
Mi madre hace un sonido de aprobación.
—No tienes idea de lo feliz que me hace. No quiero nada más para ti que verte
seguir adelante con tu vida y que encuentres a alguien que te ame tanto como
Pagina 81

siempre has estado destinada. Es lo que quiero para todas mis hijas. Alguien que las
trate como reinas.
Puede que Lachlan Mount sea el rey del mundo de los bajos fondos de Nueva
Orleans, pero estoy segura como el infierno de que nunca me tratará como una reina.
Y eso ni siquiera es una opción, entonces, ¿por qué diablos siquiera iba a pensar tal
cosa? Es mi madre. Sus conversaciones motivacionales causan demencia temporal
en ocasiones.
—Tengo una reunión que está a punto de comenzar, así que me tengo que ir.
Pero te amo, y es muy bueno oír tu voz. Los extraño mucho —le digo.
—Sabes que estaré ahí en el primer vuelo si me necesitas, cariño. Necesito un
verdadero buñuelo pronto.
La idea de tener a mi madre en la misma ciudad que Mount es incluso peor
que la actual pesadilla que es mi vida. Ni siquiera podría empezar a explicar o a
mentir para encubrir esto.
—Estamos muy ocupados con este gran evento justo ahora, y ya sabes que si
vienes, papá también querrá hacerlo. Las dos sabemos que se inmiscuirá de nuevo
en todo, haciendo hincapié en todos los detalles y ninguna de nosotras quiere eso
para él.
Mi madre suspira.
—Y estaría pisándote los talones. Lo sé. Lo sé. Pero tendrás que venir a
visitarnos tan pronto como tengas unos días libres.
Tener tiene un significado completamente nuevo ahora que pasé una noche
en cautiverio.
—Lo haré. Lo prometo. Tan pronto como pueda. —Agrego en silencio para
mí misma: O tan pronto como me encuentre medio millón de dólares extra, ya que
eso resolvería todos mis problemas.
—Está bien, cariño. Llama pronto.
—Saluda a Imogen y a Jury de mi parte —agrego, sabiendo que está
siguiendo la lista de hijas para llamar y verificar.
—Absolutamente. Uno de estos días las tendré a todas juntas otra vez para
una ocasión feliz. Va a suceder. Una de ustedes tendrá que casarse y tener bebés
pronto.
—Adiós, mamá. —Termino la llamada, odiando la cantidad de mentiras de
las que estuvo hecha la conversación.
Mis hermanas y yo no podríamos tener menos en común, y no he visto a
ninguna de ellas desde el funeral de Brett. Realmente me sorprendió que ambas
aparecieran.
Imogen se ha sumergido en su tesis doctoral, determinada a obtener un
increíble puesto postdoctoral que pondrá en marcha su fantástica carrera. Es la
persona más talentosa de la familia, pero fue verdaderamente compasiva en el
Pagina 82

funeral, fue de las pocas veces que la he visto mostrar una emoción verdadera en
años. No es la típica hermana del medio. No explota. Mantiene sus emociones a
raya.
Luego está Jury, la que deambula por el mundo, sacudiendo su culo en los
bares por dinero. Fue una completa perra en el funeral. Creo que sus palabras
exactas fueron: “No podría haber elegido un mejor final para ese bastardo”.
Le di una bofetada y me alejé mientras que Imogen se quedaba boquiabierta
y le ordenaba tener un poco respeto por una vez en su vida.
Jury no mostró ningún remordimiento. Los mentirosos al parecer no merecen
ninguna compasión en su libro, lo cual me hace preguntarme quién la engañó en el
pasado, pero no tenemos ese tipo de relación. Sé tanto de las vidas de mis hermanas
como ellas saben de la mía en este instante, y por una vez en mi vida, estoy
agradecida por eso. No es algo en que las quiera cerca.
Meto el teléfono en mi bolsillo y doy un paso en dirección al ascensor, solo
para que el juguete vuelva a la vida.
Me arrastro hacia las puertas de acero como una niña pequeña que está a punto
de orinarse en los pantalones y presiono el botón con mi dedo. Con la mirada hacia
el cielo, me obligo a pensar en cualquier otra cosa menos en el zumbido entre mis
piernas.
Solo detente. Por favor detente.
Una vez que estoy en el ascensor, veo los números mientras se dirige hacia el
sótano, desesperada por entrar en mi oficina antes de que me venga
espontáneamente.
Me voy a venir.
No hay ningún y si, y, o pero al respecto.
Abro la puerta de la oficina con el hombro y me lanzo al interior, lista para
gemir con mi liberación cuando el juguete se apaga.
Mi lámpara de escritorio está encendida, y tal como lo había hecho antes,
Mount está reclinado en mi silla de escritorio como un rey en su trono.
—¡Hijo de puta! ¿Dónde estabas? ¿En el restaurante? ¿Viendo mi reunión?
¿Tratando de arruinar esto para mí? ¿Quieres que fracase? ¿Es el objetivo de todo
esto? Porque no lo haré. Puedes tratar de joder mi mente todo lo que quieras, pero
no voy a dejar que también arruines mi negocio.
Se inclina hacia adelante, apoyando los antebrazos en mi escritorio. Sus
gemelos de diamantes negros resplandecen por la luz de la lámpara de escritorio.
—Cierra la puerta.
Mi pecho agitado con toda la justa indignación reprimida de mi discurso se
paraliza inmediatamente.
—Esta es mi oficina. No controlas las cosas aquí. —Me siento orgullosa de
que mi voz no flanquee.
Pagina 83

Mount extiende las manos y las presiona en mi escritorio mientras se empieza


a levantar un poco de la silla.
—Todavía no lo entiendes. —Su tono adquiere un timbre divertido por un
momento antes de que se vuelva mordaz—. No me hagas repetirlo, Keira.
Al ver que no me muevo, se levanta por completo con las manos a los lados.
—Cierra la maldita puerta.
Dice la orden con tal amenaza implícita que no tengo más opción que
obedecer. Estiro la mano hacia atrás sin desviar la mirada y cierro la puerta con
llave. En la tenue luz, su expresión sombreada es ilegible, pero no puedo imaginar
que signifique algo bueno para mí.
—Te vi. Vi cómo te miraban.
—¿Cómo? No estabas ahí.
No contesta mi pregunta.
—Querían follarte. ¿Lo sentiste?
Recuerdo la manera en que los hombres miraban mis pechos y mis pezones
vergonzosamente duros.
—Solo por lo que me has hecho vestir.
Sale de detrás de mi escritorio.
—Error. No lo notas. No tienes ni una maldita idea de lo que piensan los
hombres cuando te miran. Excepto hoy. Hoy, lo sentiste.
No sé cómo responder, pero Mount no necesita nada de mí para continuar.
—Pero ninguno de ellos puede tenerte porque me perteneces. Ven aquí.
Cuando no me muevo, desliza una mano en su bolsillo y el juguete vuelve a
la vida, esta vez a un ritmo nuevo y más intenso.
Cierro las manos en puños con fuerza y reprimo un gemido mientras el placer
me recorre. Pasar toda la mañana siendo atormentada a tal punto de hacerme venir
cada vez, me tiene cada vez más y más al borde.
—Joder, no te vengas. —Su voz adquiere un tono de gruñido con su orden.
—No puedo detener… —Está allí, casi a mi alcance mientras aprieto los
muslos y espero a que el éxtasis estalle y me atraviese.
Y luego se detiene.
—¡Bastardo!
Cierra la distancia entre nosotros en tres zancadas y coloca una mano
alrededor de mi cadera.
—No deberías venirte hasta que yo lo haga, y ya me debes. ¿Cuántas deudas
más deseas acumular?
Pagina 84

Me digo a mí misma que el mareo que me golpea es porque estoy a punto de


hiperventilar, y no por él. Apenas logro responder—: No quiero deberte otra maldita
cosa.
—Demasiado tarde. Ahora solo me queda decidir cómo vas a hacerme venir
primero. Con las manos, boca, tetas, coño o con tu culo.
Trato de cubrir la forma en que aprieto los muslos de manera involuntaria,
pero lo nota. No se pierde de nada.
Las fosas nasales de Mount se dilatan y su mirada se clava en mí.
—Podría hacer que te vinieras en menos de un minuto. Un toque a tu clítoris
y otra vibración y estarás gimiendo mi nombre. Soy el dueño de tus orgasmos.
Decido cuando te vienes. No tú. Apréndelo. Vívelo. Porque jodidamente lo vas a
amar para cuando haya terminado contigo.
—Nunca. —Hago énfasis en cada sílaba de la palabra y me doy cuenta de que
al parecer mi nueva estrategia se ha transformado en mí manteniéndome firme o
morir en el intento. Y con Mount, morir podría ser una posibilidad muy real.
Con un movimiento rápido, tiene mi espalda contra la puerta, la mano en mi
cadera sujetándome con más fuerza y la otra encima de mi falda.
Espero que vaya directamente a mi coño, pero lo único que hace es deslizar
un dedo hacia arriba, a lo largo de mis muslos internos.
—Estás chorreando por mí.
Su dedo encuentra el lazo en el extremo del juguete y tira de él. El inesperado
movimiento arranca un gemido de mi garganta. Lo saca parcialmente y empuja
nuevamente, follándome lentamente con cada golpe.
Está tratando de matarme manteniéndome al borde. Muerdo mi labio y cierro
los ojos con fuerza.
—No seas cobarde. Abre los malditos ojos.
Lo hago y me encuentro con su sombría mirada llena de triunfo.
—Todo lo que tienes que hacer es pedirlo. —Es como si el diablo te ofreciera
tu deseo más profundo por el precio bajo, más bajo que tu alma.
—Jó-de-te. —No hay poder detrás de la palabra porque mi cuerpo se tambalea
al borde de la detonación.
—No, Keira. Te estoy follando. Soy el único que te está jodiendo.
Su pulgar acaricia mi clítoris y me vengo. El orgasmo atraviesa
estrepitosamente todo mi cuerpo como un huracán. Incontrolable. Salvaje.
Indómito.
Intento reprimir mi gemido, pero no puedo. Me derrito, mirando los
desalmados ojos negros de un hombre al que odio, pero que juega con mi cuerpo
como si le hubieran dado un manual que no sabía que existía.
Pagina 85

Presiona más fuerte mi clítoris y monto la tormenta por todo lo que vale la
pena. No puedo evitarlo. Es demasiado bueno como para no sacar cada gota que
pueda robar de él.
Cuando saca el juguete, no estoy preparada. Mi boca se abre mientras lo saca
de debajo de mi falda.
Mi primer pensamiento es tan morboso que ni siquiera quiero decirlo en voz
alta.
Mételo de nuevo. Lo quiero dentro.
Sostiene el vibrador negro y dorado entre nosotros, cubierto con mis jugos y
me veo obligada a enfrentar mi vergüenza.
¿Cómo puedo dejar que me haga esto?
—Esto debería estar cubriendo mi polla en este instante. Pero tienes que
ganarte ese privilegio.
Sus exasperantes palabras rugen a través de mí. ¿Ganármelo? Ni que fuera
tan afortunado.
Mount toma mi mano y cierra mis dedos alrededor del juguete resbaladizo.
—Será mejor que esté en tu coño cuando me lo entregues.
Retrocede y me alejo a trompicones de la puerta. Con un movimiento de la
cerradura y un crujido de la madera, Mount desaparece y me quedo sosteniendo el
juguete y no tengo idea de qué demonios acaba de pasar.
Creo legítimamente que podría matarlo con mis propias manos. Pero también
lo deseo más de lo que he deseado a cualquier hombre en mi vida.
Es visceral. Primitivo. Incontrolable.
Magnolia me advirtió, pero no entendí la magnitud de esa advertencia. O tal
vez no entendía lo mucho que necesitaba lo que me da.
Todo sobre esta situación está jodidamente más allá de cualquier convicción.
Quiero pelear con él hasta mi último aliento, pero al mismo tiempo, quiero clavarle
las uñas en la espalda mientras me embiste hasta gritar de éxtasis.
Mi mano se aprieta alrededor del juguete y tiemblo ante la idea de ponerlo en
su lugar.
Mount afirma que es el dueño de mis orgasmos.
Estoy empezando a creer que tiene razón.
Pagina 86

16
Keira
Traducido por Andii
Corregido por Mariela

No sé por qué si quiera me molesto en intentar trabajar el resto del día. No


puedo concentrarme en nada excepto en el juguete que lavé, envolví en una toalla
de papel y metí en mi bolso en mi pequeño baño privado conectado después de
pasar casi una hora quitándome la henna.
Las cinco en punto llevan en un abrir y cerrar de ojos, pero no salgo de la
oficina. Cuanto más tiempo me quede aquí, más tiempo puedo posponer seguir otra
de sus órdenes.
Son más de las siete cuando alguien toca la puerta. Mis hombros se tensan
inmediatamente y aprieto los bordes de mi escritorio.
No es él, me digo a mí misma mientras obligo a mi cuerpo a relajarse. Mount
nunca golpearía a la puerta.
Le digo a quien sea que entre, y Temperance asoma la cabeza.
—Creí ver tu luz encendida. Pensé que después de nuestra victoria de hoy,
estarías afuera celebrando.
Afuera Celebrando. Algo que ya no tengo la libertad de hacer… ¿o sí?
—Me conoces, soy adicta al trabajo hasta la médula.
—Eso es verdad. Por eso te traje la celebración. —Saca una botella de
champaña de detrás de su espalda.
Miro la botella sorprendida.
—No pensé que bebieras. Nunca pruebas el whisky.
Sus dientes agarran su labio inferior y me mira con una expresión
avergonzada.
—Esto podría hacer que me despidan, pero... simplemente no me gusta el
whisky.
Pretendo persignarme como si fuera un sacerdote como si acabara de pecar
en mi presencia.
—¿En serio?
Asiente y su sonrisa regresa.
—Estoy segura de que Seven Sinners es el mejor que existe, y es por eso que
puedo sacar lo mejor del mercado. Pero después de esa noche en primer año de la
Pagina 87

universidad, cuando mi flamante compañera de cuarto terminó sosteniendo el bote


de basura mientras vomitaba desde la litera superior en nuestra habitación de la
residencia, no he podido tocarlo de nuevo.
Junto las yemas de mis dedos formando un triángulo mientras mis dedos
índices presionan el puente de mi nariz y sonrío.
—Es justo. Tengo una aversión similar a la ginebra. Tiene un sabor muy
parecido a los ambientadores de pino cuando lo vomitas. O, al menos, la ginebra
barata que bebí en la universidad sí. Ahora me apego al buen whisky.
—¿Solo Seven Sinners?
Niego con la cabeza.
—No, me aseguro de probar la mayor cantidad posible de la competencia.
Tienes que saber qué hacen tus rivales para asegurarte de que lo estás haciendo
mejor.
Levanta la botella de champaña en su mano.
—Entonces, ¿eso significa que no hay brindis de champaña para celebrar?
Hay tanta esperanza en su voz, junto con el hecho de que no tengo
absolutamente ninguna prisa por irme, que no puedo evitar estar de acuerdo.
—Tengo algunos vasos que podemos usar. No son copas de champaña, pero
significa que no tenemos que subir las escaleras para buscar algunas.
Temperance sonríe.
—No soy elegante. Estaba dispuesta a conformarme con las tazas de café de
la compañía. —Se sienta en uno de los sillones de cuero en el lado opuesto de mi
escritorio y me tiende la botella—. ¿Quieres hacer los honores?
Recuerdo la última vez que saqué un corcho de la champaña. Estaba en mi
casa la noche de mi boda y Brett no pudo abrirla.
Ahora me pregunto si el alcohol fue todo lo que tuvo esa noche. Todos los
buenos recuerdos a los que traté de aferrarme después de su traición están ahora
manchados por lo que Magnolia me contó. Mi marido era un estafador y un
drogadicto, así como un hijo de puta infiel. Entierro profundamente esa información
mientras acepto la botella de Temperance.
—Por supuesto. —Agarro los vasos de debajo de la estantería de licores
detrás de mi escritorio, usada para exhibir los whiskys Seven Sinners a través de
los años, y los pongo en el papel secante.
Hago estallar el corcho sin hacer un desastre y los lleno casi hasta el borde.
—¡Guau! ¿Vas a tomar un poco más de lo normal? —comenta Temperance.
En lugar de responder, levanto mi vaso, lo que la incita a hacer lo mismo.
—Sláinte.
Pagina 88

Chocamos el cristal y tomo un buen trago. Es un equilibrio perfecto entre


dulce y seco, y una ventaja adicional: las burbujas van directo a mi cabeza mientras
me concentro en drenar todo.
Sí, esto es exactamente lo que necesitaba después de esta tarde.
Dejo mi vaso y volteo la botella para revisar la etiqueta más a fondo. No
reconozco el nombre, pero eso no significa mucho. No estoy al día con el negocio
del vino.
—Buena elección —digo mientras vuelvo a llenar mi vaso. Cuando miro
hacia arriba, la mirada de Temperance se fija en la mía.
—Sé que los últimos meses han sido difíciles. Si hay algo que pueda hacer,
algo para aligerar tu carga, házmelo saber. Estoy aquí para ayudar.
Ella es dulce y una gran empleada, pero no tiene idea de por qué me gustaría
terminar esta botella entera yo sola. Tal vez si estoy borracha cuando regrese a
donde Mount... Tan pronto como el pensamiento cruza por mi mente, sé que es un
movimiento equivocado. Cuando me enfrento a él, necesito mi ingenio y, aunque
puedo beber whisky todo el día y no tener ningún problema, la champaña es una
historia completamente diferente.
—O si alguna vez quieres hablar de lo que sucedió…
Levanto el vaso hacia mis labios otra vez y cuando lo dejo, pongo mis manos
en mi regazo.
—Ya has tomado bastante. Demonios, te mereces un aumento, y tan pronto
como recibamos el cheque de los Voodoo Kings, obtendrás uno.
Su expresión cambia a una de emoción.
—¿De verdad? Eso sería sorprendente. La última vez que me ofrecieron un
aumento, no había manera de que estuviera de acuerdo con los términos. —Tan
pronto como las palabras salen, parece que quiere tomarlas de vuelta.
—¿De qué estás hablando? ¿Aquí?
La culpa inunda sus rasgos mientras niega con la cabeza vigorosamente.
—No. Uh, otro trabajo. En algún otro lugar.
La estudio más de cerca.
—Eres una terrible mentirosa.
Esta vez es Temperance quien levanta su vaso de champaña.
—Cuéntame más. —Ya tengo una sensación de malestar retorciéndose en mi
estómago. Intuición. Ya es hora de que diga algo.
—No debería. Ya no importa.
Apoyo ambos codos sobre mi escritorio, con mi vaso colgando entre mis
dedos pulgar e índice.
Pagina 89

—Solo dime de una vez. Todo permanecerá entre nosotras y tendrá cero
impacto en tu trabajo. Lo prometo. —Lo que le digo es la verdad absoluta, porque
no hay manera de que pueda permitirme perderla.
Vuelve a llenar su vaso y toma otro sorbo.
—Digamos que si no hubiera sido por ti siendo como una especie de ídolo en
el mundo de los negocios, y por el estado de mierda del mercado de trabajo por
aquí, me hubiera marchado tan pronto como Brett subió a bordo.
—¿Qué te dijo?
El color se desvanece de su rostro y su mirada recorre la sala, ansiosa por
aterrizar en cualquier lugar menos en mí.
—Presenté una solicitud para un aumento, pero no me di cuenta de que ya te
habías ido a una reunión. Brett la revisó y me llamó a su oficina para discutirlo. —
Bebe otro sorbo de champaña, como si necesitara el coraje líquido.
Yo, por otro lado, necesito que adormezca la furia que hierve a través de mí.
—¿Y?
—Dijo que si quería un aumento, tendría que ganarlo a la vieja usanza. Pensé
que se refería a trabajar más duro. —Hace una pausa, sus labios se aprietan como
si no quisiera expresar el resto de la horrible verdad. Asiento, incitándola a
continuar—. Se bajó la cremallera de los pantalones y me dijo que era mejor que
comenzara a chupar. —Se ahoga en la última parte, como si fuera a estrangular a
Brett si aún estuviera vivo.
Busco la botella de champaña y vuelvo a llenar nuestros vasos.
—Lo siento mucho. No me puedo disculpar lo suficiente. Deberías haber
renunciado. Demonios, deberías haber presentado una demanda por acoso sexual.
Lo hubiera hecho si fuera tú.
Un momento de silencio pasa mientras ambas bebemos.
—Busqué otros trabajos. No voy a mentir sobre eso. Pero no había nada ni de
cerca comparable. Me quedé por razones egoístas principalmente, y porque le dije
a Brett que si alguna vez me volvía a decir algo así, le diría a mi hermano y le
cortaría la polla con un cuchillo de caza antes de filetearla como un pez.
Eso me devuelve a mi asiento.
—¿Tu hermano realmente lo haría…?
—Si tuvieras un hermano, ¿no lo haría? —responde.
—¿Le dijiste a tu hermano? —pregunto, con un pensamiento saliendo a la
luz.
Sus ojos se abren.
—No. Oh, Dios mío. No. No tuvo nada que ver con la muerte de Brett. Lo
juro por la tumba de mi abuela.
Pagina 90

—No lo dije como acusación. Solamente…


Temperance niega con la cabeza.
—No, haría la misma pregunta si fuera tú. Además, si le hubiera contado a
mi hermano, Brett habría muerto mucho antes. No es que sea un consuelo. Mierda.
No debería haber dicho eso. Lo siento mucho. Soy una perra. —Se levanta a medio
camino de la silla, como si se estuviera preparando para huir de mi oficina.
—Detente. Siéntate. Está bien. —Apenas puedo procesar la conversación que
estamos teniendo, pero decido decirle algo que muy poca gente sabe—. Ya estaba
en el proceso de dejar a Brett cuando sucedió. Quiero decir, todavía duele
muchísimo perderlo por lo que pensé que teníamos al principio. Estoy segura de
que no es una sorpresa para ti que me estuviera engañando.
Temperance vuelve a su asiento, la simpatía atraviesa sus rasgos.
—Lo siento mucho. Por todo eso. Por los hombres que son unos estúpidos.
Por el hecho de que tuviste que lidiar con todo lo que sucedió.
—No es tu culpa.
Levanta su vaso.
—Tampoco es tuya. Por los buenos hombres que aún existen, incluso si no
son perfectos y algunas veces francamente un poco malos.
Levanto mi vaso y brindamos otra vez, pero sus palabras lanzan mi cerebro
en picada. Supongo que está hablando de su hermano, pero la parte de francamente
malo se aplica completamente a Mount.
Dreno el vaso, sabiendo que será el último. Más y consideraré huir otra vez
para no tener que enfrentarlo, y esa no es una opción.
No, esta noche tenemos que discutir los términos de este trato ya que él me
abandonó la última vez.
Bajo mi vaso vacío al escritorio y me encuentro con la mirada de
Temperance.
—Gracias por ser honesta conmigo, aunque me gustaría que me lo hubieras
dicho en cuanto sucedió. Entiendo totalmente por qué no lo hiciste. Gracias por
aguantar eso cuando no deberías haberlo hecho, porque no podría haber sobrevivido
estos últimos meses sin ti. Definitivamente vas a obtener ese aumento.
La sonrisa de Temperance es cálida y genuina, al igual que ella.
—Me encanta este trabajo, esta compañía, y estoy orgullosa de trabajar aquí.
—Se levanta de la silla de nuevo—. Para que lo sepas, eres una jefa increíble.
Sus palabras me llenan de orgullo, pero por el otro lado, pienso en lo fácil que
podría haber sido tener un jefe totalmente diferente hoy. Uno que fuera brutal. Uno
para el cual no estaría orgullosa de trabajar. En realidad, Mount probablemente le
habría puesto cadenas a las puertas, cerrándolas sin previo aviso, y todos mis
empleados estarían buscando nuevos trabajos.
Pagina 91

Es por eso que acepté, me digo.


—Gracias. Eso significa mucho viniendo de ti. —Espero que sepa cuan
sinceras son mis palabras.
—Será mejor que vuelva a mi oficina para trabajar por una hora más antes de
conducir a casa. Más vale prevenir que lamentar, ¿verdad?
—Chica lista.
—Lo intento. Te veo mañana, jefa. —Temperance se dirige hacia la puerta,
dejando atrás el resto de la champaña.
Es más que tentadora. ¿Qué tan fácil sería para mí emborracharme lo
suficiente como para no recordar nada de lo que suceda esta noche? Pero no voy a
hacerlo. Ya siento los efectos del alcohol, y eso es una desventaja suficiente en lo
que a mí respecta.
Me levanto de la silla y llevo la botella al baño, arrojando su contenido por el
desagüe antes de que mi mejor juicio se escape. Dejo la botella vacía en el
mostrador. Me preocuparé por reciclarla mañana con el resto de los vidrios del
restaurante. Esta noche, tengo cosas mucho más grandes de qué preocuparme.
Recojo mis cosas y deslizo mi bolso sobre mi hombro antes de dirigirme hacia
la puerta, ya estoy reuniendo el valor que necesito para enfrentar a Mount después
de la escena de esta tarde.
Cuando llego al umbral, una vibración atraviesa mi bolsa y me congelo.
El juguete.
Mierda.
Doy vuelta, apoyando los hombros en la puerta.
—¿Es eso una advertencia porque sabes que aún no lo he vuelto a poner, o
estás tratando de enojarme antes de que me “entregue” de nuevo a ti? —le pregunto
a la habitación vacía que ya no estoy tan segura de que lo esté. Sé que no está aquí,
pero no puedo evitar preguntármelo.
—¿Estás mirándome ahora, tú hijo de puta controlador? ¿Dónde están las
cámaras? —Me doy vuelta, la champaña y los tacones me hacen tambalearme
mientras busco en la oficina que creía conocer por dentro y por fuera—. ¿Dónde
están? —digo lo suficientemente fuerte como para no llamar la atención de
Temperance en su oficina al final del pasillo.
Camino hacia la puerta otra vez, y el vibrador zumba en mi bolso antes de
que pueda tocar el pomo. Me alejo de la puerta cerrada y camino al centro de la
habitación, mis pasos firmes y medidos esta vez. Levanto mis dedos medios en el
aire y giro lentamente.
—Avísame si puedes ver eso, Mount.
El dispositivo en mi bolso está quieto, pero algo me dice que me está mirando.
Pagina 92

Me dirijo al baño, doy un portazo y tiro mi bolso al mostrador. Golpea la


botella de champaña y la lanza rodando por el borde.
—¡Mierda!
La boca de la botella aterriza en el piso, rompiéndose en dos pedazos en el
cuello.
Eso pudo ser mucho peor, me digo a mí misma mientras me inclino para
agarrar los pedazos de vidrio.
Por mi ligera embriaguez por culpa del champán, calculo mal y el borde
irregular de la mitad de la botella se inclina diagonalmente sobre mi palma
izquierda.
—¡Mierda!
La sangre gotea por mi piel y me arde como una hija de puta. Tomo una toalla
de papel del dispensador y la aprieto contra mi mano para detener el sangrado
mientras me agacho para tomar el botiquín de primeros auxilios de debajo del
lavabo. Sé que hay uno aquí en alguna parte. El lema de mi padre es “Siempre estar
preparado”, lo cual tiene sentido porque era un Eagle Scout. Otra tradición que
quería transmitir a un hijo con el que nunca fue bendecido.
Encuentro el botiquín de primeros auxilios y tomo un rollo de gasa y algo de
cinta adhesiva. Al parecer, siempre estar preparado no incluye vendas del tamaño
de la palma de una mano en el kit. Levanto la toalla de papel de la herida y hago
una mueca de dolor, aunque no es tan malo como parecía al principio.
Definitivamente duele, pero no parece que sea lo suficientemente profundo como
para necesitar puntos de sutura.
Gracias a Dios, porque la sensación de las suturas tirando de mi piel mientras
un doctor me cose, incluso si estoy entumecida, me da escalofríos.
Envuelvo el rollo de gasa alrededor de mi mano y lo cubro con cinta para
mantenerlo en su lugar. Trataré con la botella rota mañana, cuando esté totalmente
sobria. Agarro mi bolso y salgo de mi oficina, lista para ser recogida.
Pagina 93

17
Keira
Traducido por Mariela
Corregido por Judith TC

No es hasta que estoy encapuchada en el asiento trasero del auto conducido


por Scar que mi bolso comienza a vibrar. Tan pronto como inicia, mi estómago cae
ante el recuerdo de lo que Mount me dijo esta mañana.
Será mejor que esté en tu coño cuando que me lo entregues.
El incidente con la botella de champaña y la herida vendada resultante me
hizo olvidar totalmente por qué entré en el baño. Tengo la sensación de que no
creerá mi historia.
Mierda. Considero mis opciones mientras el auto se dirige a quien sabe
dónde.
Puedo buscar en mi bolso a ciegas por culpa de la capucha e intentar
maniobrar esta cosa dentro de mí con una mano mientras que Scar sin duda mira a
través del espejo retrovisor. O puedo enfrentar a Mount sabiendo que desobedecí
una orden directa y estar a la altura.
Estoy tentada a mostrar mis bienes en el auto. Realmente lo estoy. Busco en
mi bolso con mi mano sana y la coloco alrededor del juguete que sigue pulsando y
vibrando continuamente.
¿Ese idiota quiere que me retuerza en el asiento trasero del auto?
Garantizado que está esperando que esté al borde cuando me entreguen. Tal vez
piensa que me hará más dócil.
No me conoce en absoluto. Eso sella mi decisión, no lo haré. No sacrificaré
mi dignidad para seguir su orden y meterme un juguete mientras alguien más está
viendo. No sucederá.
El camino parece tardarse una eternidad, pero creo que es la capucha lo que
me molesta. Robarme el sentido de la vista está jodiendo mi mente, y estoy segura
de que eso es lo que intenta hacer Mount. A menos de que sea tan reservado sobre
dónde vive que nadie más pueda saberlo. Lo que significa que es un hijo de puta
manipulador, o un paranoico, o ambos.
Antes de que pueda decidir, Scar se detiene por completo y reconozco el
sonido del auto entrando en el estacionamiento antes de que apague el motor.
La puerta del conductor se abre y justo como todas las otras veces, la mía
también lo hace. Soy llevada en brazos, y esta vez, mi bolso viene conmigo.
Tengo que preguntarme por la rutina diaria de entrenamiento de Scar si me
lleva por todas partes como si no pesara nada, lo que ciertamente no es el caso. Las
Pagina 94

tetas, el culo y beber más que un poco de whisky agregan algunos kilos en una
chica, pero no puede importarme menos.
Las palabras de Magnolia regresan a mí.
“Tienes tetas, culo y ese hermoso cabello rojo que hace pensar a un hombre
que va a encontrar fuego cuando te tenga debajo… Y lo mejor de todo, eres total y
completamente ajena a eso”.
Mientras me llevan de arriba abajo y hacia el infierno y de regreso, me doy
cuenta de que Mount dijo algo similar.
“No tienes ni una maldita idea de lo que piensan los hombres cuando te
miran. Excepto hoy. Hoy, lo sentiste”.
Es verdad que no paso una cantidad excesiva de tiempo viendo mi reflejo en
el espejo. Principalmente porque estoy demasiado ocupada trabajando. Nunca me
metí por completo a esas cosas de las selfies y las redes sociales, y no me las tomo
a menos que alguien me obligue a posar para una foto por cuestiones relacionadas
con el trabajo.
No le di mucha importancia a lo que dijo Magnolia. Sé que mi amiga no me
mentiría, pero me ve a través de los lentes de la amistad y eso agrega belleza que
de otro modo no puedes ver en una persona.
Pero, ¿lo que dijo Mount más temprano hoy? Eso me impactó. Normalmente
soy despistada. No esperaba ni notaba las miradas de los hombres. Eso era más
territorio de Jury. O incluso de Imogen, con sus rasgos perfectos y belleza
innegablemente clásica.
Fui yo quien siguió a mi padre al trabajo, aprendiendo sobre las variaciones
en los sabores que podíamos crear añejando el whisky en diferentes tipos de
barriles, o qué proveedores de granos eran preferibles y por qué.
Excepto hoy… hoy, Mount tenía razón. Sentí cuando esos hombres
básicamente condujeron cada mirada de nuestra reunión de negocios a mis pezones
en lugar de a mis ojos. Fue humillante, no gratificante.
Otro pecado para yacer a sus pies. Que es probablemente donde me aplastará
esta noche cuando se dé cuenta de que no cumplí sus órdenes.
Mis reflexiones son interrumpidas cuando me colocan sobre los tacones de
aguja y el sonido de una puerta cerrándose y bloqueándose invade mi cerebro.
Como la última vez, me quito la capucha de la cabeza y estoy lista para atacar
mientras asimilo mi entorno. Es como preguntarse si te dejarán en una habitación
con un tigre voraz o con un manso gato domesticado.
La analogía tiene demasiada verdad para que pueda contemplarla mientras
giro y veo la misma sala de estar que dejé esta mañana. Se ve igual, a excepción de
los platos cubiertos con cúpulas de plata que dejé intactos. Apenas toqué mi
almuerzo, a excepción del whisky.
Ambas cosas explican por qué ese champán subió a mi cabeza aún más rápido
de lo normal.
Pagina 95

Entro al dormitorio, de nuevo en guardia, esperando y preguntándome de qué


dirección va a atacar Mount, pero una búsqueda en cada habitación no revela nada.
Puede que esté mirándome, pero no lo hace desde el interior de esta
habitación. Cuando coloco mi bolso en la mesita de noche, recuerdo el juguete
dentro él en lugar de estar dentro de mí, donde se supone que debe estar.
Tengo una decisión que tomar. Cumplir o Rebelarme.
El consejo de Magnolia fue que no lo dejara pisotearme. Justo ahora, mi mano
duele como una perra, y lo último que quiero hacer es tocar esa cosa. Así que se
joda. ¿Qué es lo peor que puede hacerme?
De hecho, no quiero saber la respuesta a esa pregunta.
Sin embargo, hasta ahora, todo a lo que he estado sometiéndome es a la
pérdida de libertad, lo que realmente me molesta, pero no me ha causado ningún
daño físico. Incluso tuve un par de orgasmos.
Tal vez pueda ir mano a mano con Mount y salir ilesa.
No pasa mucho tiempo hasta que me doy cuenta de que estoy completamente
equivocada.
Pagina 96

18
Keira
Traducido por Nix
Corregido por Mariela

Hay una cosa colgando en el enorme armario, un vestido de seda negra con
una V profunda que parece que apenas cubrirá mis tetas. Hay ranuras en ambos
lados hasta la cadera. Busco ropa interior a juego, pero no hay nada. Reviso cada
cajón en la isla central pero todos están vacíos. Así que básicamente espera que me
vea como una puta con clase para la cena. Estupendo.
Algo dorado llama mi atención cuando se mueve en la percha del vestido.
Una cadena de oro con un único dije en forma de una pequeña y delicada cerradura.
¿Un símbolo de mi cautiverio? Como si necesitara el recordatorio.
Cuando saco el vestido, una nota flota hacia el suelo y me agacho para
recogerla.
Cámbiate de inmediato.
Mantén tu coño lleno.
La arrogancia de su voz suena en mi cabeza mientras leo sus palabras.
Vete a la mierda es el primer pensamiento que tengo. En este momento, estoy
recuperándome de mi mano y la ligera borrachera, y no estoy dispuesta a hacer todo
lo que él quiera como todos los demás en la vida de Mount. Tal vez sea la champaña
la que me hace audaz, pero me gusta pensar que no lo es, porque definitivamente
no estoy borracha. Si lo estuviera, estaría adormecida por el dolor.
Y no solo por el dolor en mi mano. Temperance diciéndome lo que Brett
intentó que ella hiciera me hizo trizas.
Mis ojos pican con lágrimas mientras me apoyo contra la isla central para
sostenerme. Estoy tentada meterme en el vestido y ceder. Solo una cosa me detiene.
O debería decir un hombre.
—¿Eres incapaz de seguir instrucciones simples? Porque pensé que eras más
inteligente que eso.
Levanto la cabeza para ver a Mount de pie en la puerta que conduce al baño,
una vez más haciendo una de sus estúpidas entradas silenciosas.
—¿Cómo haces eso? ¿Y por qué? —Frustrada, dejo escapar un bufido—.
¿Sabes qué? No respondas. No me importa. Esta noche no estoy de humor para
lidiar con tu gran mierda arrogante. Me importa un carajo.
Con cada palabra que digo, su expresión se oscurece con malevolencia,
diciéndome que he cruzado a territorio peligroso.
Pagina 97

—¿Qué me dijiste?
Pelea o muere intentándolo. ¿No es eso lo que prometí hacer?
—Dije, que no estoy de humor.
Da un paso hacia el armario y cierra la puerta de golpe detrás de él. No sé si
es un juego de poder o qué, pero al instante la habitación parece reducirse a una
décima parte de su tamaño.
—Dilo de nuevo —ordena.
Me paro derecha y me encuentro con su sombría mirada.
—No estoy de humor para lidiar con otro imbécil esta noche. ¿De acuerdo?
—Lanzo mis manos al aire como si no supiera cómo lidiar con él. Lo cual realmente
no sé.
La expresión de Mount se transforma de enojo a ira en solo un latido y su voz
se convierte en un susurro bajo y áspero.
—¿Quién demonios te tocó? Cabezas rodarán y yo mismo bajaré la maldita
hacha.
Antes de que sepa lo que está pasando, se acerca con la velocidad de un rayo
y su mano se cierra en la muñeca de mi mano herida.
Estoy luchando para mantenerme al día con sus amenazas y movimientos, y
definitivamente lamentando la champaña.
—¿Qué? Nadie. Bueno, nadie más que tú. Y creo que Scar cuando me lleva
como si fuera incapaz de caminar.
—Entonces, ¿qué diablos es esto? —Mueve mi mano entre nosotros, mirando
hacia abajo a la gasa y la cinta.
—Nada —digo, mi voz tiembla a pesar de que lucho contra ello.
Lo miro mientras mira la evidencia de mis habilidades de primeros auxilios
antes de levantar su mirada hacia la mía. Evaluadora. Calculadora. Juzgando.
Suelta mi muñeca tan rápido como la agarró.
—Inclínate y muéstrame tu coño.
Mi boca se abre ante su rápido cambio.
—Ahora. —La palabra hace eco en el vestidor.
Nunca me han dado una orden más implacable en mi vida, y tampoco me he
arrepentido de una decisión tanto como la que hice hace solo unos minutos cuando
decidí no volver a insertar el juguete.
Determinada, me trago mi miedo. Estuve dispuesta a aceptar mi castigo hace
solo unos minutos, y no voy a perder el valor ahora.
Dándole la espalda, me inclino, levantando mi falda al mismo tiempo. Le
lleva menos de un segundo ver lo que falta.
Pagina 98

—Te di una orden, una simple y maldita orden, y ni siquiera cumples con eso.
—Me baja la falda—. Levántate.
Lo hago y giro para enfrentarlo, sin confiar en él estando a mis espaldas.
—¡Lamento herirme la mano cuando iba de camino a seguir tus malditas
órdenes y que me impidiera jugar tus pequeños juegos de mierda con mi vida!
Su expresión está en blanco cuando agarra mi muñeca otra vez, sosteniéndola
con la palma hacia afuera.
—Dijiste que no era nada.
—Para ti, no lo es. Probablemente lo sería una extremidad cortada. ¿O tal vez
decapitación?
Me jala por la muñeca mientras abre de un tirón la puerta del armario y me
lleva al baño. No me suelta mientras busca entre los cajones.
—Suéltame. —Tironeo mi mano, pero su agarre es como un grillete.
—No hasta que vea si me estás mintiendo.
Mount finalmente saca lo que parece un cortaúñas y corta la cinta y la gasa
en la parte posterior de mi mano. Luego saca el vendaje antes de voltear mi mano
con la palma hacia arriba.
Sus fosas nasales se ensanchan cuando examina el corte y no tengo idea de
qué esperar de él cuando su oscura mirada se encuentra con la mía.
—¿Cómo pasó esto? Sin tonterías, Keira. Quiero la verdad.
La saliva se acumula en mi boca y me la trago antes de explicar.
—Tiré la botella de champaña que mi asistente trajo para celebrar nuestro
nuevo contrato y se rompió en el piso del baño. Cuando fui a recogerla, me corté
con el borde.
Su agarre en mi muñeca se afloja e inclina mi mano hacia la luz.
—No necesita puntos.
Abro la boca para decirle que ya lo sé, pero la cierro cuando dirige la yema
de su pulgar para pasarla por el corte, pero se detiene a medio centímetro de
distancia con cuidado de no tocarlo.
—Aunque podría dejar una cicatriz.
Siento su toque como si estuviera bañado en fuego, dejando un rastro
abrasador a su paso. Mis dedos se curvan instintivamente, pero él detiene el
movimiento cubriéndolos con los suyos.
—No lo hagas. Comenzarás a sangrar de nuevo. Quédate quieta.
Cuando suelta mi muñeca, estoy lo suficientemente confundida como para
obedecer. Se agacha y saca un botiquín de primeros auxilios de debajo del lavabo.
Pagina 99

—Al igual que mi padre. Siempre preparado. —Las palabras salen por su
propia voluntad.
Mount se levanta lentamente, su oscura mirada me fija en mi lugar.
—No asumas que soy como tu padre. No podrías estar más equivocada si lo
intentaras.
Mientras saca algo del botiquín, mi respuesta sale de mis labios.
—Tienes razón. Mi padre es un buen hombre, y por lo que puedo ver, no hay
nada bueno en ti.
—Ahora te estás dando cuenta —dice, con su sonrisa maliciosa intacta.
Y luego algo arde como fuego de verdad en mi corte y trato de alejar mi mano
de su agarre. No me suelta. En cambio, usa su mano libre para avivar el ardor
abrasador.
—¿Qué demonios me hiciste?
—Cálmate. Es líquido para curarte. Es más efectivo en la palma de tu mano
que tu trabajo con la gasa y la cinta. Dejará de arder en un segundo. —Continúa
soplando hacia el corte para calmar el dolor.
—¡Podrías haberme advertido! ¡Esa mierda duele!
La expresión de Mount se queda en blanco.
—Te he dado más advertencias que a otras personas en mi vida. Aunque
parece que no funciona, porque eres la mujer más obstinada que he conocido. Y si
piensas que eso duele, nunca has experimentado un dolor real.
Suelta mi muñeca y coloca el botiquín nuevamente en su lugar mientras el
ardor se reduce a un escozor manejable.
¿Le agradezco? Estoy reflexionando la pregunta cuando se eleva a su máxima
estatura, empequeñeciéndome por casi quince centímetros, algo que no había
notado hasta que nos vimos obligados a estar tan cerca.
—Vístete. Nos estás retrasando para la cena. —Sale del baño, pero no deja la
habitación antes de lanzar sus palabras de despedida por encima del hombro—. Y
no olvides el juguete, o lo tomaré como una invitación directa a inclinarte sobre la
mesa del comedor y follar tu apretado y pequeño coño mientras sirven el primer
plato.
Pagina 100

19
Keira
Traducido por Andi
Corregido por Judith TC

Sorprendentemente, Mount saca mi silla y la empuja mientras me siento en la


enorme mesa del comedor que parece que podría acomodar a veinte personas. Su
lugar está en la cabecera y yo estoy sentada directamente a su izquierda.
No hago contacto visual con él mientras me siento, porque juro que el hombre
puede leer mi mente.
Para mí vergüenza, sus palabras de despedida me mojaron lo suficiente como
para que no hubiera necesidad de buscar lubricante para deslizar el juguete dentro
de mí donde lo exigía.
¿Qué demonios es lo que está mal conmigo?
Debería estar disgustada y asqueada. Gritando para que alguien me deje salir
de esta maldita casa que todavía no he podido ver porque Scar me encapuchó y me
llevó para la cena. Pero en cambio, todo lo que puedo hacer es imaginarme a Mount
agarrando y jalando un puñado de mi cabello mientras me dobla sobre la mesa y me
monta como su nombre lo sugiere.
De nuevo, ¿qué diablos está mal conmigo?
Una cosa es jugar con la mente de alguien, y luego está lo que Mount me está
haciendo. No creo que todavía se haya inventado un nombre para eso. Estoy
bastante segura de que no es el Síndrome de Estocolmo porque definitivamente lo
odio y correría en la dirección opuesta en el momento en que tuviera la oportunidad
si no hubiera amenazas colgando sobre las cabezas de mis amigos y familiares como
hojas de guillotina. Luego están mis dos partes en conflicto: la que deseas sus
amenazas y la que se rebela contra cada palabra.
—¿Tengo que verificar? —La profunda voz de Mount susurra en mí oído
mientras suelta la silla.
Antes de que pueda responder, el juguete cobra vida y me sobresalto en mi
asiento, dándole su respuesta.
—No lo creo.
Quiero darle una bofetada a esa sonrisa arrogante, pero ni siquiera puedo
imaginar las consecuencias de esa acción. Afortunadamente el vibrador se queda
quieto antes de que se sirva el primer plato. Para cuando termino de comer mi sopa
de ostras en silencio y ha sido retirada, sé lo que tengo que hacer.
—Necesitamos hablar de los términos
Pagina 101

Los camareros eficientes sirven el plato de ensalada antes de que Mount


responda.
—Los únicos términos a discutir fueron los de tu voluntaria sumisión.
Estuviste de acuerdo. Fin de la discusión.
Dejo caer mi tenedor y la plata choca contra el delicado plato de porcelana.
Estoy demasiado enojada como para pensar en lo extraño que es que un hombre tan
brutal como Mount se rodee de estas galas.
—No. Así no es cómo funcionan las negociaciones.
Levanta una oscura ceja ante mi respuesta y me pregunto si esa es una
habilidad otorgada solo a hombres arrogantes específicamente para momentos
como este.
—Además, esta conversación es sobre el finiquito de nuestro trato. Necesito
saber exactamente cuánto tiempo me vas a mantener aquí, porque estás jodiendo mi
vida y mi negocio.
La sonrisita que tira de las comisuras de sus labios es una que estoy
empezando a reconocer, y nunca precede a nada bueno para mí.
—¿Tan ansiosa por pagar tu deuda y terminar conmigo?
—¡Por supuesto! —escupo la palabra como si fuera algo sucio.
Mount, vestido con un traje que le queda a la perfección como de costumbre,
apoya sus antebrazos sobre la mesa y se inclina.
—No hay fin para nuestro trato hasta que termine contigo.
La ira, una amiga familiar, crece en mi vientre.
—¿Y cuándo será eso? —Intento mantener la pregunta lo más civilizada
posible.
Su sonrisa se ladea, arrojando combustible al fuego.
—Me aseguraré de enviarte un aviso por escrito.
Si mis globos oculares pudieran disparar llamas hacia el otro lado de la mesa,
Mount sería incinerado en un instante.
—Eso es una mierda —digo, mi valentía crece.
Todos los rastros de humor se desvanecen de su rostro. ¿He cruzado la línea?
—No, lo que es una mierda es que mi pago es en forma de placer y aún no te
he sacado una mierda de eso.
Aparta su silla de la mesa, haciendo sonar la porcelana y derramando agua
por los bordes de nuestras copas de cristal.
—Tienes una buena mano, pero tu boca funciona como el infierno. —Asiente
hacia su regazo—. Ponte de rodillas.
Pagina 102

Mis pulmones se llenan de furia, porque lo único que puedo imaginar ahora
es a Brett sentado detrás de un escritorio ordenándole a Temperance que le chupe
la polla para conseguir un aumento.
Todos son iguales.
—Vete a la mierda, Mount. Nunca me arrodillaré para ti. —Quiero decir cada
palabra de lo que puede ser la promesa más peligrosa que haya hecho alguna vez.
Un músculo en su mandíbula se flexiona mientras sus fosas nasales se
ensanchan. Un mesero ingresa silenciosamente a la sala, sin duda para verificar si
estamos listos para el próximo plato.
—¡Lárgate de una maldita vez!
Su orden envía adrenalina a mi torrente sanguíneo porque nunca quita su
mirada de la mía. Me alejo de la mesa, lista para correr. Pensé que era una chica
peleadora, pero resulta que soy más una chica que huye.
El mesero desaparece, cerrando la puerta con un clic decisivo, pero ni siquiera
salgo de mi silla antes de que Mount golpee la palma de su mano sobre la mesa,
haciendo saltar la porcelana.
—No tú. No saldrás de esta habitación hasta que obtenga lo que quiero.
Hiciste el trato; honras el trato. De buena gana.
—Te odio. —La verdad suena en esas dos palabras.
—Entonces supongo que tendremos mucho de follar con odio hasta que
termine contigo.
El vibrador cobra vida en la configuración más alta y más intensa. Vibra
dentro de mí, agregando una oleada de lujuria al torbellino de emociones que se
desatan a través de mí, aplastando todo lo demás.
—¿Cuánto tiempo lo dejo antes de detenerlo y negártelo? —Su pregunta es
retórica y además soy incapaz de responder—. ¿Tantas veces como me has negado
el acceso a ese dulce coño? ¿O hasta que me pidas que te haga venir?
Mis dedos se curvan sobre el mantel de encaje y lino mientras trato de
aferrarme a algo parecido a mi cordura.
¿Cómo puedo desear a este hombre? Lo odio.
Pero nunca he deseado a nadie más.
Cambia la configuración una y otra vez, llevándome al límite y deteniéndose
justo antes de que me venga. Estoy lista para gritar de frustración porque es solo
cuestión de minutos antes de que me rompa y me niego a dejar que me ponga de
rodillas, literal o figurativamente.
—¡Solo fóllame y déjame venir, sádico hijo de puta! —La voz chillona
resuena en la enorme sala y apenas la reconozco como la mía.
Pagina 103

—Joder, finalmente —dice, y estoy demasiado ida como para preocuparme


por el triunfo en su tono. Mount tira el mantel hacia un lado, enviando la porcelana
y el cristal al piso.
Me alcanza al mismo tiempo que me alejo de él. Sus dos manos se extienden
y se cierran alrededor de mi cintura, tirando de mí más cerca antes de levantarme
sobre la mesa entre sus piernas abiertas.
Mount no se molesta con la hendidura en el vestido. Destroza la delicada seda
por el centro, comenzando justo en el profundo escote en V hasta que flota en el
suelo hecho jirones. Su enorme mano se cierra alrededor de mi cuello y hace que
me recueste hasta que mi columna toca la mesa.
—Me empujas al límite como ninguna mujer lo ha hecho y ahora te voy a
follar como lo he planeado desde el primer día. La forma por la que has estado
muriendo para que te follen toda tu vida.
—Bastardo arrogante. —Mis palabras son amortiguadas, silenciadas por su
control sobre mí a pesar de que ni siquiera está ni remotamente cortando mi
suministro de aire.
—Soy despiadado, no arrogante y estás a punto de aprender la diferencia.
Mount retira la mano de mi garganta para quitarse el saco y luego tira del
juguete en mi cuerpo. Lo sostiene una vez más con evidente satisfacción porque
está goteando con mis jugos.
—Esto jodidamente te encanta. No solo lo quieres, lo necesitas. Y soy el único
hombre que te lo va a dar.
Se baja la cremallera de los pantalones y el botón superior sale volando. No
tengo la oportunidad de ver su polla antes de que la entierre hasta la empuñadura
con un solo empuje.
—Más. —Esa súplica no puede estar saliendo de mis labios. Nunca
mendigaría así.
No soy consciente de nada más que la lujuria salvaje subiendo más y más
rápido a medida que me estira hasta el punto en que el placer se vuelve borroso por
el dolor y me hace volar. Mis músculos internos se tensan y en un instante ya no
estoy tumbada de espaldas sobre la mesa del comedor, sino que estoy rodeándolo y
rasgándole la camisa como él destrozó mi vestido. Cualquier pensamiento sobre mi
mano herida se borra mientras clavo mis uñas en sus hombros y lo agarro como un
animal salvaje en celo mientras mi orgasmo estalla con más ferocidad que cualquier
otra cosa que haya experimentado.
Mount gruñe mientras sus manos caen sobre mi culo, agarrando mis nalgas
mientras me levanta de la mesa y me embiste una y otra vez. No sé ni me importa
que me deje marcas, pero estaría condenada si le suplicaba por algo nuevamente,
especialmente para que me hiciera venir. Cierro los dientes sobre el grueso músculo
de su hombro en un intento de amortiguar mis gritos.
Fallo, pero no hay manera de que Mount pueda oírlo por encima de su propio
rugido mientras su pene pulsa dentro de mí, derramando su liberación.
Pagina 104

Tan pronto como puedo formar un pensamiento racional, es el de...


Santo cielo, no usamos un condón.
Pagina 105

20
Mount
Traducido por Mariela
Corregido por Judith TC

El fuego en esta mujer es inigualable. Solo requería una yesca y la chispa


adecuada. Afortunadamente para mí, aprendí lo básico desde de principio: pedernal,
acero y papel robado del contenedor de la carnicería. Eso fue suficiente para
mantenerme caliente las raras noches en que hacía el frío suficiente como para
congelar esta ciudad.
Si hubiera tenido a Keira Kilgore no habrían sido necesarios, porque juntos
habríamos quemado esta ciudad hasta las cenizas.
¿Sabes lo que sucede cuando arrojas gasolina al fuego? Tienes un furioso
infierno, y eso es lo que sucedió esta noche.
Al menos hasta que me retiré y mi semen goteó entre sus piernas.
Mierda.
Nunca me he venido dentro sin un condón, incluso en los días en que los
robaba porque no quería elegir entre sexo y comida.
Keira me mira como si acabara de poner el engendro del demonio dentro de
ella, y tal vez no se equivoque.
—¿Por qué hiciste eso? ¿Cómo no puedes usar un condón?
¿Está haciendo que esto sea mi culpa? Obviamente, porque cuando el diablo
está en la habitación, ¿a quién más podría culpar?
—Planeé enterrar mi polla en tu garganta y hacerte tragar cada gota de semen,
pero lo jodiste todo tú sola.
La boca en cuestión, la única que sigue sin tocar mi pene, se abre.
—¿Estás diciendo que es mi culpa? —Se señala a sí misma y niega con su
cabeza—. Eres un imbécil.
Ninguna otra mujer se atrevería a lanzar tantos insultos hacia mí como lo ha
hecho ella, pero por alguna razón, me divierte. La mayoría de las veces.
—Bueno al menos soy un imbécil que siempre ha usado condón. No vas a
contagiarte nada. Puedes confiar en mí sobre eso.
—¿Confiar en ti? ¡Nunca!
Mi temperamento estalla fuera de control. Acababa de venirme con más
intensidad de lo que alguna vez en mi vida lo había hecho con la mujer que me ha
hecho esperar durante tanto tiempo y ni siquiera podía disfrutarlo durante más de
Pagina 106

unos segundos después de que mi polla dejara de latir porque está perdiendo la
cabeza por el asunto del condón.
Entonces se me ocurre otra idea. Debo admitir que podría haberlo manejado
mejor, pero la mujer me empuja al límite.
—Estoy más preocupado por lo que podrías contagiarme. Tu esposo de
mierda follaba cualquier cosa que se movía.
Su aliento indiferente raya en homicida, y dado su temperamento, no lo
descarto como una posibilidad. Especialmente porque no puede formar las palabras
reales para responder.
—Al menos dime que estás tomando la píldora. —Tener un maldito niño no
está en mis planes—. Nunca antes había corrido un riesgo tan estúpido. Un niño
sería la última debilidad.
Finalmente, Keira puede hablar.
—Gracias a Dios que tengo el DIU y no tenemos que preocuparnos por eso.
La forma en que lo dice me enfurece hasta el punto en que mi temperamento
se vuelve frío. Si arremeto justo ahora, nunca se recuperará. Así, como el diablo
enmascarado de caballero, tomo mi saco de la silla y se lo arrojo.
—Cúbrete. Nadie verá esas tetas, ese culo o ese coño, excepto yo.
Sus ojos verdes brillan como esmeraldas derretidas. Envuelve el saco
alrededor de su cuerpo, enderezando esa columna de acero con su inquebrantable
orgullo otra vez.
—Ve a follarte solo, Mount. Porque esa es la única forma en que te vendrás
nuevamente en este trato.
En este momento estoy más allá de la ira, las ganas de reírme de su comentario
reverbera en mi interior, pero no lo hago. Sale de la habitación, vestida con mi saco
como si fuera un saco de granos y nada más. V estará fuera de la puerta, listo para
acompañarla a su habitación, así que no es algo de lo que deba preocuparme.
No, las únicas cosas de las que me tengo que preocupar son de cuán
equivocada está y de cómo voy a encontrar una forma de entrar en ese coño apretado
otra vez. La alternativa no es una opción, y su disposición no es negociable. Esa es
una de las cosas en las que no me comprometeré.

Cuando entro en la ducha palaciega de mi baño principal media hora más tarde, el
único pensamiento en mi mente es lo jodidamente dulce que será cuando obtenga
lo que quiero. Una vez. Y otra vez. Keira puede mentirse a sí misma todo lo que
quiera, pero sé la verdad.
—Joder —maldigo mientras me meto bajo el rocío y el agua golpea las
marcas de los dientes en mi hombro y las marcas de las uñas en mi espalda dejadas
por mi pequeño demonio irlandés a pesar de su herida.
Pagina 107

Fue jodidamente magnifica. No, no en tiempo pasado. Es. Incluso mientras


se alejó vistiendo nada más que mi saco, mantuvo la cabeza en alto y con orgullo.
La mayoría de los hombres no me mirarían a los ojos, pero esta mujer no tiene
miedo de declarar una guerra total.
Si cree que maldecirme hasta el infierno va a hacer que sea más probable que
la deje ir, está delirando. Ella me divierte. Me desafía. Y maldita sea, me enfurece
hasta el punto de que lo único que puedo hacer es follarla hasta la sumisión. Lo
cual, afortunadamente para los dos, lo necesita, ya sea que se dé cuenta o no.
Reproduzco la escena de esta noche en mi cabeza, desde el momento en que
puso un pie en el comedor en ese vestido. Sus impresionantes tetas mostrándose
justo de la forma en que yo las quería, las aberturas a ambos lados de la falda
mostrando sus piernas con cada paso.
Cierro mi mano alrededor de mi polla mientras la imagino caminando hacia
mí como una reina que se digna a permitir a un peón una audiencia.
Me llama arrogante, pero cada vez que levanta ese altivo mentón suyo, quiero
ponerla sobre mi rodilla y azotarle el culo, lo que hace que mi pene se ponga aún
más duro.
No necesito salir de la ducha. No ha pasado ni una hora desde me vine, pero
no puedo dejar de verla y escucharla en mi cabeza.
Ve a follarte solo, Mount. Nunca me arrodillaré para ti.
Oh, pero lo harás, Keira. Lo harás. Y me aseguraré de que disfrutes cada
maldito segundo.
Con una mano presionada contra la pared de piedra de la ducha, aprieto mi
polla con más fuerza y la acaricio mientras me imagino esos enojados labios rojos
cambiando a unos sensuales y suaves después de hacerla venirse tantas veces que
me ruegue que me detenga porque no puede más y prometa que hará cualquier cosa
a cambio. Es entonces cuando estarán alrededor de mi polla.
Mis bolas se tensan ante la imagen mental y me masturbo más fuerte y más
rápido.
Mierda, ni siquiera la necesito de rodillas. Puedo colgar esa gruesa melena
pelirroja sobre el borde de la cama y follar su rostro y le enseñarle a tomar cada
centímetro con su garganta tener sin arcadas.
Mi polla palpita, mi orgasmo se acerca más rápido de lo que esperaba
teniendo en cuenta que acabo de terminar. Pero no soy yo, es la idea de sus gemidos
mientras chupa y lame mi eje cada vez que salgo hasta que exploto dentro de su
boca y veo mi semen gotear por esos labios tercos.
Mía.
Mientras mi semen salpica la pared de roca de mi ducha, me juro que será la
última vez. Nunca se volverá a negar.
Puede que me haya marcado esta noche, pero la marqué primero.
Pagina 108

Keira Kilgore necesita otra lección sobre lo que significa ser propiedad de
Lachlan Mount.
Pagina 109

21
keira
Traducido por Rosewin
Corregido por Judith TC

Cuando despierto a la mañana siguiente, me levanto de la cama, mi cabeza


girando de un lado a otro. Igual que cada vez que me levanto en esta maldita
habitación. Nunca sé si estaré sola o quién ha estado aquí durante la noche. Basada
en la chimenea de la biblioteca que vi la primera vez que fui entregada a Mount, sé
que este lugar está plagado de pasadizos secretos y entradas ocultas. Supongo que
la habitación en la que me tienen está incluso en el mismo edificio que la biblioteca.
Honestamente, no sé dónde demonios estoy.
Esta mañana, no veo a nadie y es un alivio. Me muevo, balanceando mis
piernas sobre el borde de la cama y de debajo de las sábanas. Músculos que no
recuerdo tener punzan en protesta. Intento enfocarme en mi mano adolorida, pero
fallo miserablemente porque todo lo que puedo pensar es en el dolor entre mis
piernas. Todavía puedo sentirlo embistiéndome.
Solo he tenido un encuentro sexual en mi vida que remotamente se acercó a
lo que sucedió anoche, y esa fue la primera vez en que Brett y yo estuvimos juntos.
Nunca fue tan bueno de nuevo. Probablemente porque me casé en menos de
veinticuatro horas, y no sintió la necesidad de hacer el esfuerzo.
Aparto ese pensamiento, pero el que sigue no me hace sentir mucho mejor.
No sé qué pasó anoche. Mientras me tambaleo en el gran baño, me
siento tomada. Poseída. Usada. Pero no de mala manera. O tal vez simplemente no
de la mala manera que esperaba.
Me muevo hacia la ducha y me inclino hacia adentro para girar la llave a
caliente. Pasé media hora aquí anoche, decidida a borrar sus caricias de mi cuerpo,
pero no funcionó.
Todavía las siento en cada centímetro.
Mientras espero a que el agua se caliente, cepillo mi masa enredada de
cabello. Estoy empezando a acostumbrarme a mi desnudez, algo con lo que nunca
me había sentido cómoda. Supongo que es porque no tengo ropa y, por lo tanto, no
tengo otra opción.
Pongo ese asunto en mi agenda de hoy. Esta mierda de un atuendo a la vez
tiene que terminar.
Cuando bajo el cepillo al mostrador, vislumbro algo en mi reflejo. En mi
cadera y a los lados de mi trasero.
Giro y estiro el cuello sobre mi hombro para mirar detrás de mí y lo veo.
Pagina 110

O mejor dicho, los veo. Ligeros moretones en forma de huellas dactilares.


Ese imbécil me marcó. Espero a que furia arda en mi estómago, y lo hace
justo a tiempo. En mi cabeza, ya estoy llamándolo con todos los insultos que se me
ocurren cuando entro en la ducha.
No puedo borrarlos y tampoco puedo bloquear los recuerdos.
Odio que me golpeen.
Mi ira se desvanece y la vergüenza la reemplaza cuando me doy cuenta de
que ni siquiera puedo permanecer enojada por las marcas, porque bajo ninguna
circunstancia puedo decir que no estuve dispuesta a hacerlo anoche. Lo incentivé
mientras agarraba mis caderas y me follaba más fuerte.
Ese imbécil obtuvo lo que deseaba.
Me manipuló. Jugó con mi mente. Pero no hay duda de que al final supliqué
por ello.
La vergüenza me quema la cara en dos corrientes calientes que me niego a
admitir que son lágrimas. Me estoy volviendo cada vez mejor en mentirme a mí
misma.
Golpeo las palmas contra la pared de la ducha y apoyo la cabeza entre ellas,
dejando que el agua caiga sobre mí. Limpiándome. Absolviéndome de los pecados
que he cometido.
Después de unos largos minutos, dejo escapar un último suspiro y me
enderezo con mi nuevo mantra para el día resonando en mi cabeza con la misma
intensidad que todavía siento entre mis muslos.
Lachlan Mount no me va a romper. Podrá follarme. Podrá jugar con mi
mente. Pero nunca me va a romper.
Utilizo el dorso de mis manos para limpiarme los ojos y me juro que nunca
obtendrá otra de mis lágrimas. No vale la pena. Lo odio.
La intensidad de mis sentimientos no se ha desvanecido. Se vuelve más fuerte
cada vez que mi cuerpo juega en mi contra. Es humillante que encuentre tanto placer
en lo que me hace. Estoy segura de que le divierte mucho.
Una columna de acero no me ayudará con Mount. Se requiere una de titanio.
La única persona que puede decidir quién y qué me humilla soy yo, y no le
daré ese poder nunca más.
Que se joda.
Sé lo que haré, a pesar de que se requiera todo de mí para negarlo.
Magnolia dijo que no tiene nada de malo disfrutarlo, pero nunca antes había
tratado con Mount. ¿O sí?
Recuerdo mi bolso en el dormitorio. Scar no me lo quitó anoche, pero estaba
demasiado furiosa como para siquiera pensar en usar mi teléfono.
Pagina 111

Lo primero que voy a hacer cuando salga de esta ducha es mandarle un


mensaje a Magnolia. Puede que no se levante antes del mediodía, pero un almuerzo
tardío con ella es imperativo. Tengo que saber si hay algo más que haya logrado
descubrir desde que comenzó todo este desastre.
Necesito más municiones contra Mount si voy a ganar esta batalla, por no
mencionar cualquier cosa posible para armarme contra él. Magnolia me dijo que no
lo dejara entrar en mi cabeza, y estoy fallando en esa tarea de una forma tan
fehaciente como la guerra de Estados Unidos contra las drogas.
Magnolia me ayudará. Tendrá sabiduría para impartir. Nada más hablar con
ella será otra pieza de normalidad que puedo reclamar.
Cuando cierro la ducha quince minutos después y me envuelvo en una de las
toallas lujosamente gruesas y mullidas que cuelgan del calentador, metiendo un
extremo entre mis pechos, todo mi cuerpo se queda quieto mientras alcanzo otra
para secarme el cabello.
Ya no estoy sola.
Mount se inclina indolentemente contra el marco de la puerta que conduce al
dormitorio.
Mi primer pensamiento es de invasión total.
—¿Ahora ni siquiera puedo ducharme en privado?
—Obtienes lo que te doy. Nada más y nada menos.
Fuerzo a mis extremidades a liberarse de su parálisis y agarro la segunda
toalla como si no pasara nada y la envuelvo en estilo turbante alrededor de mi
cabeza.
—¿Puedes dejar de lado los clichés? Es muy temprano para esa mierda.
Me vuelvo hacia el espejo, decidida a ignorar su presencia, pero fallo. Por el
rabillo del ojo, juro que está luchando contra una sonrisa.
—¿Qué? ¿No vas a follar algo que no hayas visto antes? ¿No soy nada
especial? —No sé por qué lo estoy provocando. Probablemente porque me está
volviendo completamente loca.
Me veo en el espejo, fingiendo revisar mis poros mientras busco los productos
de alta calidad para el cuidado de la piel que recibí, pero mi mano falla en tomar la
botella porque estoy demasiado distraída con su rostro y las expresiones
constantemente cambiantes en él. Son demasiado rápidas como para descifrarlas, y
me gustaría poder leer su mente tan fácilmente como parece leer la mía.
—El vapor era demasiado denso para ver a través del vidrio. No estaba seguro
de que alguna vez saldrías de la maldita ducha. ¿Todavía me sientes?
Una de las botellas sale volando mientras doy la vuelta.
—Ve a follarte solo.
Esta vez, la sonrisa que se forma es severa y amenazadora.
Pagina 112

—Anoche lo hice en mi ducha, y no voy a volver a hacerlo porque te tengo


aquí para encargarte de todas mis necesidades.
Solo me puedo imaginar cómo lo habría escupido y arañado si me hubiera
llamado después de nuestra última confrontación solo para que le diera una mano
en la ducha.
—En tus sueños.
Su sonrisa cambia, ahora mostrando sus dientes.
—Date prisa. Tienes una reunión con tu banquero esta mañana para analizar
qué tan cerca estás de arruinar tus convenios de préstamo y ser entregada al
departamento de renegociación de deudas como uno de los activos problemáticos
del banco.
Mi boca se abre.
—¿Cómo sabes eso?
Se burla.
—Encuentro el hecho de que pienses que no lo sabría aún más insultante.
—¿Qué hora es? —Miro a mi alrededor, pero no tiene sentido porque no hay
un solo reloj en esta maldita celda. Es como estar en un casino pero sin toda la
diversión y mucho más riesgo.
—Tienes menos de una hora para llegar a tiempo. Así que te sugiero que te
apresures.
—Joder. —Dejo escapar la maldición, y sí, sé que no es propio de una dama,
pero crecí rodeada de hombres que trabajan en una destilería—. Entonces lárgate
para que pueda hacerlo.
Espero otra mirada imperiosa o una sonrisa petulante seguida por él
diciéndome que no tiene que hacer nada que le diga, pero se empuja del marco de
la puerta y desaparece en el dormitorio principal.
Impactante, en realidad. Y más preocupante de lo que quiero admitir.
Me apresuro a prepararme, tratando de asegurarme de que mi rostro se vea lo
más profesional posible antes de correr hacia el armario para encontrar, por
supuesto, solo un atuendo esperándome.
Esta vez es un vestido ajustado hecho de tela sedosa en color negro. El mismo
color del traje perfectamente adaptado de Mount. No es que lo haya notado ni nada.
Y, milagro de milagros, hay una tanga negra a juego y un sujetador negro que
se abrocha en el medio, perfectamente adaptado al escote del vestido. La misma
cadena de oro y la cerradura colgante de la noche anterior.
Pagina 113

Lo ignoro. No se dio cuenta de que no lo estaba usando anoche, así que tal
vez no lo note esta mañana. No llevarlo puesto puede ser mezquino, pero si me
ayuda a retener otra pizca de control, lo tomaré.

Me deslizo sobre un costoso par de zapatos negros con adornos dorados y


entro al dormitorio, esperando encontrar a Mount en la cama. Pero no está. Lo
encuentro en la sala de estar, descansando en una silla sin brazos junto a la mesa
donde estaban ayer las bandejas cubiertas. Esos están ausentes hoy también.
—Mierda, mi abrigo. —Me doy la vuelta para ir corriendo al dormitorio a
agarrarlo y luego ir directamente a la puerta que sale de mi jaula.
—¿No estás olvidando un accesorio? —pregunta Mount.
El maldito collar. Por supuesto, tiene que convertirlo en un problema.
—Bien.
Giro sobre un talón, molesta porque estoy cediendo ante él, pero diciéndome
a mí misma que es solo porque no puedo llegar tarde a esta reunión. No es una
opción.
Mount tenía razón. Mi oficial de crédito está enojado porque solo estamos
pagando el pago mínimo en nuestra línea de crédito cada mes, incluso mientras
seguimos pidiendo prestado. Hoy tengo la oportunidad de convencerlo de que el
cheque de Voodoo Kings quitará una parte lo suficientemente grande de lo que
debemos para evitar que Seven Sinners sea etiquetado como “problemático”. El
último lugar donde quiero que termine nuestro préstamo está en manos de un oficial
de entrenamiento, que básicamente me dirá que debo liquidar, pagar la deuda que
le debo al banco y alejarme. Ya he vendido mi cuerpo al diablo para salvar a Seven
Sinners, y ahora podría tener que ofrecer mi alma al banco para mantenerlo en
funcionamiento.
Agarro el collar y me doy cuenta de que el candado no es solo un dije; en
realidad mantiene unidos los dos extremos de la cadena.
Como un maldito collar.
¿Me estás tomando el pelo? Quiero rebelarme contra esto más que nada, pero
no tengo tiempo. Tampoco tengo la llave. Pero garantizo que sé quién lo hace.
Entro en la sala de estar y lo sostengo.
—No puedo ponerlo. Necesita una llave.
La mano de Mount desaparece en el bolsillo de su chaqueta y levanta un
pequeño destello dorado, y le entrego la cadena.
—Tan obediente esta mañana, a pesar de tu actitud anterior.
—Porque no tengo tiempo para malgastarlo. Tengo cosas más importantes de
qué preocuparme.
Pagina 114

La expresión de Mount se vuelve oscuramente divertida.


—No tienes idea de lo equivocada que está esa afirmación. Tienes que
aprender quiénes son tus verdaderos adversarios, niña.
—No me llames así.
—Te llamaré como sea que quiera. —Abre el collar—. Gírate.
Giro, dándole la espalda, y estúpidamente, no tengo miedo de lo que podría
hacerme. Debería estarlo. Necesito estarlo. Pero ese miedo consumiría todo, incluso
más que el hombre mismo, y mi negativa a acobardarme no cambiará.
Los dedos de Mount, ridículamente calientes contra mi piel, se arrastran a lo
largo de las líneas de mi clavícula hasta que la cadena descansa a unos centímetros
de mi garganta. El clic es casi inaudible cuando presiona la cerradura en su lugar,
pero su toque aumenta mi conciencia mientras hace girar el collar para que la
cerradura cuelgue en el frente.
—Ni siquiera te molestes en intentar quitártelo sin la llave. No se romperá.
Mi boca inteligente y mi lengua aguda suplican para discutir con él, pero no
tengo tiempo.
—Bien. Lo que sea. Ahora, ¿dónde está Scar y la capucha para poder ir a
trabajar?
Otra sonrisa se extiende a través de los labios de Mount.
—Te estás perdiendo tu accesorio final.
Oh mi maldito Dios. Si se refiere a ese vibrador, podría asesinarlo, pero de
nuevo, el tiempo es esencial.
—¿Dónde está? —Mi pregunta es brusca en el mejor de los casos, perra en el
peor.
La sonrisa de Mount se vuelve perezosa mientras sostiene otra caja negra,
pero esta se ve diferente a la de ayer. Un sudor frio se asienta a mí alrededor
mientras levanta la tapa para revelar lo que hay dentro.
Oh diablos, no.
Hay cosas que simplemente no haré. Puede que no sea una buena chica, como
la perfecta Imogen, pero tampoco soy una chica mala como Jury. Y nunca tuve y
abriré mi puerta trasera para los negocios.
—No. —Mi negativa es implacable mientras miro hacia abajo, al tapón negro
y dorado sobre el terciopelo negro.
El agarre de Mount se aprieta en la caja.
—Necesitas eliminar esa maldita palabra de tu vocabulario cuando tratas
conmigo. Te ahorrará un montón de dolor.
—No. De ninguna. Maldita. Manera —le digo, enfatizando cada palabra—.
Eso no va dentro de mí.
Pagina 115

La mirada oscura de Mount me quema.


—¿No entendiste cuando te dije que haría uso de tus manos, boca, tetas, coño
y culo? Porque eso no es negociable. Tú estuviste de acuerdo. De buena gana.
Me trago otra respuesta aguda. Mi culo es territorio virgen, y mi intención era
que siguiera siendo territorio virgen hasta que fuera enterrada en la bóveda funeraria
de la familia.
—Tick. Tock. El tiempo se está acabando, Keira. ¿Quieres ir a tu reunión o
perderla? Porque sé que es un hecho que Lloyd Bunt no te dará la oportunidad de
reprogramar antes de entregar tu archivo al departamento de entrenamiento.
Entonces tendrás que dejarme manchar tu pequeño y puro cuerpo para salvar a tu
preciosa compañía, y se va a ir por el desagüe de todos modos.
—Te jodidamente odio. —Las palabras salen de un solo suspiro.
—No hace una maldita diferencia para mí —responde, su sonrisa no titubea,
pero sus ojos vuelven a centellear—. Dijiste que no te pondrás de rodillas para que
te folle la boca, y ya he tenido tu coño. Tus tetas no me van a hacer bien hoy, así
que eso deja solo una opción. No me digas que nunca has tenido un pene enterrado
en tu culo. Basado en el miedo en tus ojos y en la forma en que tu pulso golpea tu
cuello, juraría que la respuesta es no.
Sacudo la cabeza, negándome a que me haga sentir que hay algo malo en mí
por no intentar el anal.
—Y tampoco voy a ir hoy.
—De buena gana —repite, y quiero retirar la promesa que hice.
Mount cierra la tapa y empuja la caja hacia mí. Mis manos instintivamente se
cierran alrededor de los bordes, y me alejo de su alcance.
—Mi pene no cabe en ese pequeño culo apretado con el palo que tienes
empujado hacia arriba, así que será mejor que lo estiremos. —Asintió hacia el
baño—. El lubricante está en el cajón inferior derecho. ¿Mi consejo? Sé generosa
con eso. Y no te vas a ir sin ese tampón en el culo, así que mejor date prisa si quieres
llegar a tu reunión.
Rabia. Mi compañera aparentemente constante vuelve a florecer cuando me
alejo del hombre que definitivamente podría apretar de un gatillo, especialmente en
este momento. Nadie lo extrañaría. Nueva Orleans se regocijaría con su
fallecimiento. O eso supongo.
Mantengo mis pasos medidos y mi mirada intacta hasta que mis talones hacen
clic en el piso de mármol del baño y cierro la puerta detrás de mí.
Descansando mi frente contra ella por solo unos segundos, miro hacia abajo
a la caja negra en mis manos, y como de repente he desarrollado la visión de rayos
X, puedo ver exactamente lo que hay dentro.
Cuando levanto el panel y me miro al espejo, mi cara es la imagen de
indignación y horror. Que transmite con bastante precisión cómo me siento en este
momento.
Pagina 116

No puedo hacer esto. La chica en el espejo está cien por ciento segura de ese
hecho. La voz que aprovecha mi ira argumenta en oposición. Por supuesto que
puedes. Es un tampón de trasero, no una jeringa de heroína. Deja de ser un gatito
y encuentra el lubricante para poder encontrarte con tus banqueros y actuar como
el CEO que eres.
Agachándome, abro el cajón inferior derecho y encuentro el lubricante
exactamente donde dijo que estaría. Maldito bastardo. El insulto es cada vez más
repetitivo, incluso para mis oídos. Necesito encontrar algo nuevo para expresar
completamente este nivel de furia.
Abro la tapa de la caja y saco el tampón, sosteniéndolo en una mano y el
lubricante en la otra.
Todo lo que tengo que hacer es extenderlo y meterlo. Puedo hacer esto.
Mi puerta trasera se aprieta con fuerza, brindando una solución sólida de
ninguna manera en el infierno.
Pero si me pierdo esta reunión y el préstamo de Seven Sinners termina en
entrenamiento, mi padre se enterará, y… ni siquiera quiero imaginar las
consecuencias.
Le quito la tapa al lubricante y vuelco un poco el tampón negro y dorado. No
hace falta ser un genio para descubrir cómo usarlo, y estoy bastante segura de que
Magnolia me había dado un kit de entrenamiento anal hace años como regalo de
broma que no era precisamente una mordaza.
Con la base del tapón recubierto de lubricante agarrado con una mano y la
otra tirando de la pretina de mi tanga, me miro al espejo y me doy otra charla para
darme ánimos.
Solo introdúcelo. Aprieto mis ojos y lo maniobro torpemente debajo de la
falda de mi vestido, deseando haber pensado en quitarlo. Presiono el extremo contra
el agujero que juré que permanecería virginal y trato de obligarme a empujar, pero
no puedo.
Simplemente no puedo.
Con un grito de disgusto, tiro el tapón en el lavabo, pongo la correa de nuevo
a su lugar, y agarro el borde del mostrador con ambas manos.
Soy una cobarde. Y debería haber usado ese kit de entrenamiento anal.
Llaman a la puerta.
—Esta es tu advertencia de veinte minutos. Con el tráfico, aún podrías llegar
a tiempo si te das prisa.
Flagrante, me giro, deseando una vez más mi mirada fulminante. Me adelanto
y abro la puerta tan rápido que tomo a Mount por sorpresa. Se aferra al borde
superior del marco de la puerta, mirándome con esa ceja arrogante levantada. Me
estudia por un momento.
—Date la vuelta e inclínate.
Pagina 117

—No.
Su expresión se oscurece, pero se enciende con interés al mismo tiempo.
—Tú y esa palabra. ¿Realmente desobedecerás mi orden?
Trago saliva, porque no hay forma de que quiera admitir que no puedo
hacerlo. Odio esta debilidad en mí casi tanto como lo odio. Pero el tiempo corre y
no tengo tiempo para que mi orgullo se interponga en el camino de perder el legado
de mi familia. Ya he sacrificado demasiado.
—No lo haré.
Sus ojos se entrecierran sobre mi rostro, y me está leyendo demasiado
fácilmente para que sea cómodo, otra vez.
—Oh, sí, lo harás, pero eso no es lo que dices. No te perderás esta reunión.
Entonces, o no puedes o no quieres. ¿Cual, Keira? ¿Eres obstinada o tímida? —Sus
ojos brillan con calor como si ambas opciones lo excitaran.
—¿Importa?
—Más de lo que sabes.
Cuando dudo en responder, mira su reloj y me recuerda la necesidad de
largarme de aquí tan rápido como sea posible. Esa es la única cosa necesaria para
impulsar mi honestidad.
—No puedo.
La oscuridad se desvanece de su expresión, y su mirada negra brilla con
calor.
—Pídemelo.
No tiene que dar más detalles porque sé exactamente lo que quiere. Cualquier
otra mañana, le diría que se fuera a la mierda otra vez, pero hoy no tengo ese lujo.
—Necesito ayuda. —Pronuncio las palabras con el mismo entusiasmo que si
estuviera confesando un asesinato. Bueno, el asesinato de cualquiera excepto el
suyo.
—¿Ayuda con qué, Keira?
Oh, este hijo de puta.
—Te odio.
—Es difícil olvidarlo cuando constantemente me lo dices. Y para ser honesto,
me estoy cansando de escucharlo. Ahora, malditamente, pídeme exactamente lo que
necesitas.
Muevo mi cabeza hacia el lavabo.
—Ayúdame a poner eso.
—¿Te ayudo a deslizar ese tapón en tu apretado ano para poder estirarlo y
luego follarlo porque te hará venirte más duro de lo que crees posible?
Pagina 118

Aprieto los dientes, y por primera vez en mi vida, me da un poco de curiosidad


si lo que dice es verdad. Magnolia juró que me lo estaba perdiendo, de ahí el kit de
entrenamiento anal.
Está jodiendo con mi cabeza otra vez. Eso es todo.
Hago a un lado mi curiosidad antes de bruscamente darle mi respuesta.
—Sí.
Su sonrisa satisfecha aparece como si fuera una señal y camina hacia el
lavabo.
—No puedo decir que al menos no hayas intentado.
Se inclina para abrir el cajón inferior donde encontré el lubricante y saca una
especie de aerosol y una toalla cuidadosamente doblada, y los deja al lado del
lavabo.
—Límpialo. Lleva el tampón y el lubricante a la sala de estar.
No puedo mirarme a los ojos en el espejo mientras lavo el tapón, y luego uso
el aerosol desinfectante y lo limpio. No estoy segura de si eso se debe a que no
puedo enfrentar mi vergüenza o porque temo que veré un destello de emoción.
No hay duda de que las órdenes de Mount me afectan como una especie de
magia negra. Mis pezones duros, visibles contra la tela del vestido, y la humedad
que cubre mi tanga son prueba de eso.
Aun así, llevo el tapón y el lubricante a través del dormitorio y hacia la sala
de estar como si estuviera subiendo al andamio para enfrentar la soga. Mount está
sentado en la misma silla que antes, pero esta vez la ha movido más lejos de la
mesa.
Cruzo la alfombra de felpa, mis palmas comienzan a sudar mientras me
detengo frente a él y sostengo los artículos. Los toma y empiezo a darme la vuelta,
prediciendo que me ordenará inclinarme.
—Detente.
Su orden detiene mi movimiento, y lentamente, lo miro por encima del
hombro.
—¿Qué?
—Déjame ver tu mano.
Estoy sorprendida de que le de a mi lesión un segundo pensamiento.
—Está bien. Estoy bien.
La estiro hacia él, con la intención de volver a colocarla a mi lado para poder
terminar con esto, pero agarra mi muñeca. Examina la herida por un momento antes
de mirarme.
—Estarás bien. Apenas deberías sentirlo mañana.
Pagina 119

—Lo sé. Yo… —Antes de que pueda terminar de decirle que no necesitaba
su evaluación, me interrumpe con otra orden que me deja completamente
desequilibrada.
—Sobre mi regazo.
Echo mi cabeza hacia atrás y lo miro como si estuviera loco.
—Tienes que estar bromeando.
Sus ojos se entrecierran, y mi comentario suena ridículo incluso para mí.
Mount no bromea.
—Bien. —Intento aferrarme a mi orgullo, pero ya se deshace mientras me
doblo sobre su regazo como un niño travieso que se ganó una zurra.
Su palma acaricia la parte posterior de mi muslo, y me estremezco ante su
toque. Solo mordiéndome el labio puedo quedarme silencio mientras empuja la
falda del vestido hacia arriba y lo dobla sobre mi espalda, desnudando por completo
mi trasero cubierto con la tanga.
Espero que sea frío e insensible en este ejercicio, pero nada podría estar más
lejos de la verdad. Sus dedos trazan los débiles hematomas que vi en la ducha, y mi
piel se calienta.
—¿Te duelen?
La pregunta me pilla desprevenida.
—Como si realmente te importara.
Su palma cubre la curva de mi culo y se aprieta lo suficiente como para
presionar las marcas. Mis muslos se unen involuntariamente.
—Quiero una respuesta a mi pregunta.
—No, ¿de acuerdo? Es la maldición de la piel clara. Me marco fácilmente.
No es gran cosa.
—Para mí es una suerte que me guste ver mis marcas en ti. Es bueno saber
que es tan fácil y sencillo obtener lo que quiero.
Antes de que se me ocurra una respuesta cortante, suelta su agarre y pasa un
dedo por la parte posterior de la correa, que está metida entre mis nalgas, y se
aprietan.
Deja escapar una risa a medias por la reacción, pero nunca detiene su
exploración perezosa, metiendo la yema del dedo por debajo de la pretina y
deslizándola de un lado a otro.
Cada movimiento es deliberado. Me está haciendo deleitar con algo que
quiero odiar, y el bulto que presiona contra mi vientre me dice que también lo está
disfrutando. Eso no debería encenderme más, pero lo hace.
—Esta es la posición que tomarás cuando te nalguee por tu constante mala
conducta. —El comentario es improvisado, pero me pone tensa
independientemente.
Pagina 120

—No te… —empiezo, pero termina por mí.


—¿Atreverás?
Un golpe aterriza en la nalga que ahuecó, lo suficientemente fuerte como para
picar antes de que se convierta en una quemadura caliente.
—No tienes ni una puta idea de lo que me atrevería cuando se trata de ti. —
Engancha un dedo en la pretina y arrastra mi tanga por mis piernas, teniendo que
tirar de ella para soltarla entre mis muslos cerrados fuertemente.
—¿Ya estás mojada para mí, Keira? —La pregunta es silenciosa pero con
tanto poder como una de sus rugientes demandas.
Cuando no contesto de inmediato, levanta sus caderas, presionando su
erección en mi vientre. No hay manera de que pueda perderme la gruesa longitud
de su pene.
—Porque estoy duro para ti.
Inhalo un poco, tratando de pensar en algo que me devuelva al centro y me
haga olvidar lo excitada que estoy ahora. La reunión.
—No tengo tiempo para esto. Tenemos que darnos prisa.
Su voz es un gruñido bajo cuando responde.
—Tienes suerte de que quiera que hagas esa reunión, o no saldrías hoy de esta
habitación. Torturarte con la negación del orgasmo podría convertirse fácilmente
en mi nuevo pasatiempo favorito.
Mantengo los labios apretados esta vez, suponiendo que cuanto menos hable,
más rápido lo terminaremos, aunque mi cuerpo me grita que disfrute cada momento.
Dos de sus dedos se deslizan entre mis piernas, arrastrando las almohadillas
a través de mi hendidura empapada y rozando mi clítoris. Me retuerzo en su regazo,
desesperada por venirme o porque me deje libre, pero sé que ninguna es una opción.
—Estás jodidamente mojada para mí.
Quiero decir que no es por él, pero de nuevo, tiempo… y la condena eterna
de mi alma por mentir.
Mientras sus dedos juegan en mi humedad, sumergiéndose en mi abertura y
trazando mi clítoris, murmura—: Finalmente estás siendo buena. Tan sumisa
mientras juego con este dulce y empapado coño.
Quiero argumentar que soy cualquier cosa menos sumisa, pero se mueve a mi
clítoris y una carga de placer me recorre. Ahí es cuando sube el juego, llevando la
humedad hacia mi culo y arrastrando lentamente un dedo alrededor de él,
cubriéndolo con mi propia secreción. Presiona un dedo contra el agujero prohibido
con la presión más leve, y me tenso.
—Relájate. Tengo toda la intención de asegurarme de que anheles esto.
Pagina 121

Sus palabras tienen una promesa, y estoy aterrada de que se cumpla. Repite
el proceso con otro dedo, la presión más ligera, y mis caderas presionan con más
fuerza contra sus muslos.
—Puedes fingir que no te gusta, pero te encanta cómo juego con este culo tan
apretado y virgen tanto como amaste de la manera en que te follé en la mesa anoche.
No puedo negarlo. Llegué al punto en que las palabras no son una opción, y
si abro la boca, lo único que saldrá será un gemido. Además, si puede hacer que no
duela cuando me empuje ese tapón en el culo, no voy a discutir. He conservado un
pequeño sentido de auto conservación.
Cambia de manos, estira mis piernas para presionar un dedo largo y grueso
dentro de mi coño, follándolo dentro y fuera hasta que me retuerzo contra él.
Prueba con un segundo dedo, pero el canal apretado se resiste antes de que
ambos se resbalen.
—Es difícil de creer que mi enorme pene entre en este pequeño coño apretado.
Pierdo la noción del tiempo mientras folla y juguetea con mi clítoris. Soy una
esclava de su voz profunda diciéndome todas las cosas sucias que quiere hacerme,
y el placer que brinda cuando lo hace.
—Tienes suerte de que no me importe que te mojes en mis pantalones. Estás
haciendo un desastre, Keira. —Baja la cabeza para hablar directamente en mi
oído—. En realidad, me encanta.
Estoy más allá del punto de la vergüenza. Estoy tan dispuesta a participar en
todo lo que está sucediendo ahora como lo he estado haciendo en cualquier cosa en
mi vida. Quiero venirme tanto que he perdido de vista todo menos el objetivo.
—Por favor. —Es un susurro, y al principio no me doy cuenta de que proviene
de mí.
—Esa palabra en tus labios. —Presiona fuertemente mi clítoris antes de
empujar dos dedos dentro de mí otra vez—. Es lo más sexy que te escuché decir.
Excepto tal vez por la forma en que gemiste cuando tu coño apretó mi polla al
vinirte anoche.
Su mano nunca sale de mi centro, provocando mi entrada y mi clítoris y
empujándome hacia adentro hasta que estoy lista para suplicar nuevamente, pero
ahí es cuando algo fresco se cuela por mi grieta y me tenso.
—Shhh. Es solo lubricante. Ahora voy a acariciar a tu virgen culo, y te va a
encantar tanto como cuando hago esto. —Presiona mi clítoris, desencadenando el
orgasmo que se ha estado construyendo dentro de mí desde que comenzó este
peligroso juego.
Las olas de éxtasis me recorren mientras Mount me rodea el culo, añadiendo
más presión con cada movimiento, pero nunca deja de tocarr mi clítoris. Mi cerebro
está dividido, incapaz de seguir el ritmo del placer y el miedo al mismo tiempo.
—Déjame entrar, Keira. Dame este culo.
Pagina 122

Otro orgasmo se desarrolla y cuando me relajo, rompe el estrecho anillo


muscular con la yema del dedo. Se siente completo. Las terminaciones nerviosas
que nunca pensé existían y volvieron a ponerse rígidas, empujándolo.
—No me mantengas fuera de tu culo. Lo tengo, lo follaré, y maldición, me
dejarás entrar.
Mi segundo orgasmo irrumpe a través de mí, y su dedo empuja todo el camino
dentro del agujero virginal que ya ha lo ha reclamado como suyo. Todavía estoy
manejando las olas de placer mientras lo empuja hacia adentro y afuera, y me
retuerzo contra él, no estoy segura de sí estoy persiguiendo la presión contra mi
clítoris o mi trasero. Honestamente, no quiero saber.
Cuando suelta su dedo, la tela de su saco cubre mi trasero. Sé que está
buscando el tapón en la mesa, y una vez más, me congelo.
—Puedes tomarlo, Keira. No es tan grueso como mi pene, y apenas más
grueso que mi dedo. Y no solo puedes tomar este tampón, te encantará que te llenen
el culo hasta que te diga que lo saques.
No quiero creer en sus palabras, pero la seducción oscura en ellas es más de
lo que puedo manejar. Su mano derecha reanuda sus burlas de mi coño y mi clítoris
mientras presiona el extremo contra mi agujero más apretado.
—Estás a punto de aprender cómo se siente tener ambos agujeros llenos al
mismo tiempo. —Desliza un dedo en mi coño, y el tapón lucha contra la resistencia
de mis músculos por un momento antes de deslizarse en mi culo y estoy llena.
Apenas estoy empezando a adaptarme a la sensación cuando la palma de
Mount se conecta con mi clítoris con una fuerte bofetada. Mi espalda se arquea
mientras grito, no con dolor, sino con un placer alucinante.
Mount se inclina sobre mi cuerpo boca abajo, su dedo sigue rodeando mi
sensible clítoris.
—Ese es tu castigo por levantarte cuando te dije que no lo hicieras.
Cuando lo dice, me doy cuenta de que grité su apellido, justo como me dijo
que lo haría. Quiero odiarme y a él por ello, pero sus manos están demasiado
ocupadas. Uno rodea mi clítoris mientras que el otro presiona la base del tapón. Mis
muslos, ahora cubiertos en mi propia humedad, se aprietan mientras otro orgasmo
se apodera de mí. Me inmoviliza antes de que estalle sobre mí.
—No querrás saber cuál es la penalidad por sacar esto antes de decírtelo,
¿verdad, Keira?
Pagina 123

22
keira
Traducido por Nix
Corregido por Judith TC

Soy un desastre para cuando Mount arrastra la correa de nuevo por mis
piernas y la coloca en su lugar, asegurándose de presionar el tapón de nuevo,
enviando réplicas a través de mí. Literalmente, figurativamente y de cualquier otra
forma posible que puedas pensar.
Me levanta de su regazo como si no pesara nada y me pone de pie,
manteniendo un agarre en mí cuando el borde del vestido vuelve a su lugar. Tan
pronto como estoy en posición vertical, recuerdo todo el motivo de este ejercicio.
—¡Mierda! Voy a llegar tarde. Me precipito hacia la puerta, pero la voz
profunda de Mount me detiene.
—Tienes un montón de tiempo. Tu reunión no comienza hasta dentro de una
hora.
Me giro y todo el calor que zumba en mi cuerpo se congela.
—Me mentiste.
Su única respuesta es un encogimiento de hombros desdeñoso.
—Tú…
Me interrumpe antes de que pueda maldecirlo.
—A partir de ahora, cada vez que me llames imbécil, bastardo o cualquier
otro insulto, o me digas que me odias, te pondré sobre mis rodillas o te doblaré
sobre la superficie plana más cercana. Voy a azotar tu culo o tu coño, o follar uno
de ellos. Nadie me habla así sin repercusiones, y acabas de obtener tu último pase
libre.
Me trago el insulto que tengo en la lengua, preguntándome cómo diablos voy
a lograr no maldecirlo o decirle que lo odio. Me hace enojar tan malditamente tanto,
no puedo controlar mis propias respuestas.
Nadie ha tenido ese tipo de poder sobre mí, y odio que lo haga.
Me enderezo tanto como se me permite.
—No puedes controlar todo.
Se levanta de la silla.
—Y nunca has estado más equivocada. Busca tu abrigo. No querrás llegar
tarde a tu reunión.
Pagina 124

Lo agarro del piso donde lo dejé caer y me lo pongo.


—Esa cosa es fea como el infierno.
—Es el único que tengo, así que supongo que debes lidiar con eso. —Me
niego a mirarlo.
Mientras camino hacia la puerta, lo siento acercándose a mí. Su traje roza mi
brazo cuando se acerca para abrir la puerta, y su calor envuelve mi cuerpo.
Cuando la puerta se abre, mi boca se abre en estado de shock.
Estuvo sin seguro todo este tiempo. Podría haberme ido.
Quizás en mis sueños. No hubiera dado dos pasos antes de que Mount me
alcanzara. Y quién sabe cuál hubiera sido ese castigo.
Mi trasero se aprieta, demasiado consciente del objeto extraño dentro de él.
Scar espera en el pasillo con la capucha. ¿Es demasiado creer que sea sordo
y aparentemente mudo?
—Asegúrate de que llegue a la destilería antes de las nueve. Recógela a las
seis. No va a trabajar hasta tarde esta noche porque tengo planes.
Me vuelvo para discutir porque le está hablando a Scar como si no estuviera
presente, pero la cara de Mount podría estar tallada en granito. Entonces me doy
cuenta de que este es el Mount que conocen sus empleados. El Mount que todos
conocen. El hombre frío e implacable cuyas órdenes nunca son cuestionadas o
negadas. El que gobierna con puño de hierro y sin guante de terciopelo.
Cuando sus duros ojos se posan en mí, es como si estuviera mirando a otra
persona. No tengo dudas de que es tan despiadado como dice su reputación.
Este no es el hombre que examinó atentamente mi mano herida la noche
anterior, pero no puedo decir que hoy no duele por sus acciones. Tampoco es el que
estaba dentro de esa sala, asegurándose de que obtuviera tanto placer como pudiera
de mi primera experiencia con el juego anal.
¿Cuál es el verdadero Mount? ¿Incluso quiero saber? ¿Importa?
Las preguntas se quedan conmigo cuando Scar me da la capucha y
silenciosamente me lleva. Me digo a mí misma que me lo estoy imaginando, pero
juro que puedo sentir la mirada de Mount en mi espalda cuando nos vamos.

—No creo que tengamos problemas en darle un poco más de libertad a su


línea de crédito mientras espera que llegue ese cheque, Sra. Kilgore.
Lloyd Bunt da su opinión a mi pecho en lugar de a mis ojos, y no sé si quiero
maldecir a Mount por dejar mis pezones perpetuamente duros o agradecerle, porque
ese ridículo hecho podría haber comprado a Seven Sinners un poco más de tiempo.
Pagina 125

Me hundo en mi silla con un suspiro de alivio, y el movimiento mueve el


tapón en mi trasero. Pego una sonrisa en mi cara, no es que importe porque Bunt
todavía está mirando mis pechos.
—Aprecio la consideración. Tenemos varias otras propuestas prometedoras
que sin duda darán lugar a grandes pagos adicionales en la línea de crédito y en el
capital de nuestro préstamo.
Bunt finalmente levanta su mirada a mis ojos.
—Excelente escuchar eso. Esperaremos ver esos pagos en el futuro cercano.
Y… ya sabe, probablemente deberíamos estipular otra reunión antes de irme.
¿Quizás la próxima vez en una cena?
Mi banquero no me está pidiendo una cita. Eso no está sucediendo de verdad.
—Puedo conseguirnos una gran mesa en Galatoire’s en cualquier momento.
Sí. Sí, lo está haciendo. Estupendo.
¿Cómo respondo a esto con delicadeza? No quiero que reconsidere el trato
que acaba de hacer con mis tetas, quiero decir, conmigo. Lucho por una respuesta
diplomática.
—Creo que voy quemar el aceite de medianoche7 por un tiempo solo para
asegurarme de que Seven Sinners se mantenga tan rentable como sé que va a estar
por un largo tiempo.
Bunt sonríe.
—Entonces, ¿qué hay de la cena en el restaurante de arriba? ¿Seguramente la
jefa tendrá tiempo para comer en su propio establecimiento?
No va a dejarme salir de esto fácilmente, ¿verdad?
—Por supuesto. En mi humilde opinión Odile rivaliza con los mejores chefs
de la ciudad.
—Estupendo. Entonces, ¿qué tal mañana por la noche?
Sonrío mientras aprieto los dientes. El hombre no entiende la palabra sutil en
lo más mínimo.
—Déjame consultar con mi asistente. Ella conoce mi calendario mejor que
yo. Le responderé luego.
—Bueno. Esperaré una llamada tuya mañana. —Me da su tarjeta. —Mi
celular está aquí también. Solo mis clientes favoritos lo obtienen.
—Guau. Gracias. No sé qué decir —respondo, y es la verdad absoluta.
—Solo di que sí a la cena, Keira. Me encantaría conocerte mejor.
Finalmente, la excusa que debí haber estado usando todo el tiempo se refleja
en mi cerebro, y sonrío tristemente.

7
Es una forma común para decir que alguien estará trabajando hasta tarde.
Pagina 126

—En aras de una revelación completa, Lloyd, estoy realmente… en un


período de duelo, así que amistad es todo de lo que soy capaz ahora.
Su sonrisa refleja su simpatía por dos segundos.
—Entiendo totalmente. Creo que podríamos ser grandes amigos, Keira.
También mejoraría nuestra relación de trabajo. Cuando tengo un interés personal
en ciertos clientes, voy más allá para asegurarme de que sus archivos estén en mi
escritorio, en lugar de…
No termina el resto de su oración, pero está implícito. Si acepto la cena, se
asegurará de mantener mi préstamo fuera de entrenamiento. Por otra parte, no soy
tan ingenua como para pensar que sus expectativas terminarían con la cena.
—Estaré en contacto, Keira. —Me da otra sonrisa maliciosa cuando se
levanta de la silla y reúne mis documentos de préstamo para meterlos en su maletín.
Cuando termina, hace una pausa—. Tengo muchas ganas de esa cena.
Para él, es una conclusión inevitable.
Asiento mientras se va de mi oficina, y no puedo evitar pensar que lleva su
traje como un niño jugando a disfrazarse. Nada como a Mount lo viste a la
perfección, acentuando sus hombros anchos y su estrecha cintura.
Mi cerebro ingobernable agrega hombros anchos que te arañaste con tus
uñas… y lo callo. Ni siquiera debería hacer una comparación entre los dos hombres.
Y si Mount supiera lo que Bunt sugirió… me estremezco al pensar en lo que
le puede pasar a mi banquero.
Todavía me pregunto si Mount tiene cámaras en mi oficina, y si lo hace, si
también transmiten sonido. Es una pregunta que debería hacer, pero el hombre con
la cara de granito que dejé esta mañana no es alguien que me vaya a dar ninguna
respuesta.
Me vuelvo a sentar en mi escritorio y apilo las copias de los documentos del
préstamo para devolverlos a su archivo. Seven Sinners apenas se mantiene con
números en negro. Esto tiene que pasar, o voy a necesitar un milagro.
Antes de que pueda seguir contemplando el tema, llaman a mi puerta y
Temperance asoma la cabeza.
—¿Come te fue?
La sonrisa que le doy es genuina.
—Seven Sinners vivirá para luchar otro día. Con suerte, muchos, muchos
días.
—Sabía que podías hacerlo. —Su mirada se desliza sobre mi vestido—. Y tu
atuendo está en su punto, jefa. Te intensificaste en el departamento de moda para
estas reuniones. Inteligente.
No puedo admitir que no tuve nada que ver con estas elecciones, pero
supongo que debería estar agradecida de que hayan funcionado a mi favor, incluso
Pagina 127

si mis dos últimas victorias empresariales me dejan un mal sabor en la boca porque
se sienten manipuladoras.
Pero no soy la que está manipulando las cosas aquí, me recuerdo.
No necesito usar mis tetas para tener éxito en los negocios, pero el punto de
vista de Mount era recordado nuevamente esta mañana. He estado ajena a cómo los
hombres me miraban, y ahora soy extremadamente sensible a eso.
Otro golpe suena en la puerta. Espero que Louis asome la cabeza, pero es una
cara desconocida.
—Entrega de desayuno para la Sra. Kilgore. La recepcionista dijo que debería
traerlo aquí.
Abro la boca para decir que no pedí ningún desayuno, pero eso plantearía
preguntas por parte de Temperance que no estoy preparada para responder.
—Gracias. Aquí está bien.
El repartidor entra y abro el cajón de mi escritorio para sacar algo de dinero
en efectivo, pero lo aparta.
—Está todo arreglado. Que lo disfrute.
Temperance se vuelve para verlo alejarse.
—Era lindo. ¿De qué restaurante es? Puede que necesite pedir algo para
llevar.
—Uh… —Miro la bolsa marrón lisa sin ningún logo—. Ya sabes, ese nuevo
lugar que he querido probar. —Chasqueo los dedos como si el nombre se me
escapara, frustrada de que no haya un recibo grapado en la bolsa con un
nombre—. Juro que me llegará tan pronto como salgas por la puerta.
Temperance me mira con una extraña expresión en su rostro.
—Bueno. Si quieres, mantén a tu chico lindo repartidor.
—No es eso…
Levanta ambas manos.
—Oye, si lo quieres, no soy alguien de juzgar.
—No lo quiero. Es todo tuyo. Lo juro. Estoy nerviosa por la reunión y de todo
el estrés. Y ahora tengo que encontrar la manera de evitar cenar con Lloyd Bunt.
Su expresión rápidamente cambia a disgusto.
—¿Te invitó a salir? ¿Durante una reunión de negocios? Eso simplemente no
es profesional. Además, es… ugh. —Se estremece por dar su opinión, y no puedo
estar en desacuerdo con ella. Lloyd es el último hombre con quien quiero cenar.
¿No debería Mount ser el último hombre con el que quieres cenar? Mi
cerebro lógico se burla de mí con la pregunta.
Le digo que se calle mientras levanto la bolsa marrón.
Pagina 128

—Voy a comer esto mientras esté caliente.


Temperance sale.
—Entonces te dejo en ello.
Tan pronto como me vuelvo a sentar en mi silla, el tapón se desplaza en mi
trasero y mis pezones se endurecen contra mi vestido. Intento ignorar la sensación,
pero es imposible. Pasé toda la mañana tratando de olvidar cómo comenzó mi día,
y mi tanga es una causa perdida. Recuerdo lo que dijo Mount sobre sus pantalones,
y un puñado de vergüenza me apuñala. Me pregunto si los cambió, o si…
Deja de pensar en él.
Eso es casi tan imposible como olvidar que tengo un tapón en mi trasero.
Cuando busco dentro de la bolsa para descubrir lo que voy a desayunar,
encuentro una nota con letra familiar.
Come. No abandones el edificio hasta que te recojan.
—ESE HIJO DE PUTA —susurro para mí.
No puede castigarme si no puede oírme.
Pagina 129

23
keira
Traducido por Andi
Corregido por Judith TC

—Chica, ¿estás loca? Sabes que no podemos almorzar juntas en tu


restaurante. Las cosas no funcionan de esa manera —argumenta Magnolia.
—Basta. Eres una de mis amigas más antiguas...
—Y soy infame, me gané todo por mi cuenta, muchas gracias.
Pienso en la nota que me decía que no saliera, y sopesar el hecho de que
necesito más información si voy a ganar mi batalla para mantener mi alma intacta
durante este trato con Mount. Ya llegué a un acuerdo con el hecho de que he perdido
el control de mi cuerpo.
—Pero realmente me encantaría ponerme al día —le digo, y Magnolia se da
cuenta del significado.
—Si lo sé. Extraño estar tan cerca como solíamos estar. ¿Recuerdas cuánto
nos divertimos esa vez que celebramos mi GED8? Necesitamos hacer eso de nuevo
muy pronto. Después... de todo esto. Entonces podemos ponernos al día como en
los viejos tiempos. Todavía extraño esos días. Cuando las tres significaba salir de
la escuela en lugar de despertar para empezar a trabajar.
Su cambio de tema me sorprende por un momento, pero luego me doy cuenta
de que está hablando en código, como si también le preocupaba que alguien
escuchara nuestras llamadas telefónicas.
Lo juro, no dejaría que pasara por alto que mi teléfono fuera intervenido.
—Sí, sé a qué te refieres. Extraño esos tiempos también. Debemos ponernos
al día.
—Lo haremos pronto.
—Nos vemos, Mags.
—Igual, Ke-ke.

Me escapo por la puerta trasera de mi propio edificio para encontrarme con


el conductor de Uber. Pedí que me recogiera en una dirección a media cuadra de
distancia. Son las 2:45, lo que significa que llegaré al lugar al que Magnolia aludió

8
Good Enough Diploma: Diploma lo suficientemente Bueno.
Pagina 130

por tres. Soy nueva en esta materia de capa y espada, así que espero que lo haya
hecho bien.
Cuando llegamos al restaurante en decadencia en donde tienes que pedir en
el mostrador, salgo del auto. El deportivo Lexus rojo de Magnolia no está a la vista.
¿Tal vez he llegado temprano?
Empujo la puerta del restaurante y miro alrededor, pero no está aquí. Tomo
una cabina en la parte de atrás, un poco fuera de la vista, pero si me inclino lo
suficiente hacia la derecha, puedo ver quién entra por la puerta.
Magnolia no es conocida por su puntualidad, pero esta vez, estaba segura de
que lo sería. A menos que malinterprete esta mierda de la palabra clave de la capa
y la daga.
Afortunadamente, dos minutos después, se apresura a entrar por la puerta.
—Así que lo siento, cariño. Me quedé atrapada en el tráfico.
—¿De verdad? Porque esa es la excusa todas las veces, y casi no había
ninguno en mi camino hasta aquí.
Magnolia pone los ojos en blanco.
—Me alegra que pudieras tener tanta suerte, y que me conozcas lo suficiente
como para descubrir mi código.
Me inclino hacia adelante en la mesa.
—¿De verdad crees que ha intervenido mi teléfono? —No hay duda de a
quién me refiero.
Magnolia refleja mi movimiento.
—Ke-ke, te está interviniendo el trasero, ¿no?
Mis nalgas se aprietan, pensando en lo que quité antes, cuando apareció un
texto de un número desconocido que solo incluía una palabra: Sácalo.
Me desvío contra el vinilo de color verde bosque roto del stand, no queriendo
admitirlo. Por otra parte, Magnolia no necesita que confirme. Solo niega con la
cabeza como si fuera un estudiante que no se da cuenta de los conceptos más
básicos.
—Si crees que tenemos más de diez o quince minutos antes de que sepa
exactamente dónde estás, entonces estás fumando crack.
—No puede ser el gran y malvado coco9 que crees que es —le susurro, solo
medio segura de que estoy diciendo la verdad, porque vi cuán rápido cambió todo
su comportamiento cuando salimos de la habitación esta mañana—. Nadie tiene ese
tipo de poder. Además, no he visto salpicaduras de sangre ni escuché ningún grito
—agrego silenciosamente, excepto el mío.
Magnolia entorna los ojos con un movimiento de cabeza.

9
El coco, el hombre del saco, sería un personaje con el que se asusta a los niños.
Pagina 131

—Te dije que no solo te follaría, sino que te jodería, y lo hizo.


—Pero...
Levanta una mano.
—Si necesitas decirte a ti misma que no es un hijo de puta despiadado al cual
temerle para hacerte sentir bien sobre el hecho de que te gusta la forma en que te
folla, está bien. Pero no pienses ni por un segundo que es la verdad. Porque esa será
la mayor mentira que te hayas permitido creer.
Interrumpo su mirada, enfocándome en la mesa roja astillada. Mis palabras
son casi inaudibles.
—Entonces, ¿cómo puedo vivir conmigo misma sabiendo lo que le dejé
hacer? —Mi mirada regresa a la de ella—. Le supliqué por eso. —Mi estómago se
revuelve a medida que la vergüenza gotea de mi confesión.
Sus ojos se ponen duros.
—No te atrevas a sentir vergüenza de cualquier cosa que haya sucedido entre
ustedes dos. Te lo dije, no es alguien con quien puedas lidiar. Los hombres como
él no existen en tu mundo. No puedes luchar contra el juego que te está haciendo.
Si quiere una mujer, la toma. El rumor es que las folla como loco. Literalmente.
¿Las mujeres que te dije que tenía desaparecieron? Escuché que es porque pierden
sus malditas mentes por él, y tiene que cortar la conexión permanentemente porque
esas perras no lo sueltan. No te atrevas a pensar por un segundo que es algo contra
lo que podrías haber luchado y haber ganado.
Un pensamiento cruza por mi mente.
—¿Permanentemente, como si las matase?
—No sé. Tal vez están viviendo en casas en la playa en alguna parte. O quizás
no. Pero ese no es el punto. El punto es que todo lo que puedes hacer es bloquear la
cabeza y mantener un estricto control sobre tu corazón y alma mientras dejas que
tu cuerpo disfrute el viaje.
—Ya está en mi cabeza. Dijiste que lo estaría, y así es. Cuando estoy cerca
de él, demonios, incluso cuando no lo estoy, me está convirtiendo en alguien que ni
siquiera reconozco. —En este momento, no estoy segura de qué es lo que más me
asusta: Mount o el poder que tiene sobre mí.
—Tienes que luchar. Sigue luchando contra él.
Dejé escapar una risa áspera.
—No es así de fácil.
—Estoy segura de que no es así. —Una vez más, la formica se vuelve
fascinante, y Magnolia chasquea un dedo frente a mi cara—. No tenemos mucho
tiempo, así que será mejor que digas lo que tengas que decir.
Presiono mis labios hasta que estoy seguro de que están blancos y sin sangre.
—Me castigará si peleo.
Pagina 132

Sus ojos oscuros se abren, y la ira arde dentro de ellos.


—¿Estás diciendo que te hace daño? Porque es posible que no sobreviva para
matarlo, pero voy a ir por él, si te hace daño.
—No de esa forma —digo rápidamente, sacudiendo la cabeza—. Ya sabes...
me gusta... sexualmente.
Magnolia retuerce sus instintos de oso maternal y pasa el labio sobre sus
dientes superiores.
—Y hace que te guste.
No es una pregunta, pero respondo de todos modos.
—No puedo evitarlo. Es… —Cubro mi cara con ambas manos—. Es muy
intenso. Tiene esta manera de volverme loca, quiero matarlo, y luego pierdo mi
maldita mente. —Levanto mi cabeza para mirar el techo para la admisión final—.
Le supliqué que me follara anoche.
La única respuesta de Magnolia es el silencio hasta que encuentro su mirada
otra vez.
—No hay reglas, no está bien o mal, y no hay vergüenza cuando se trata de
lo que sucede entre un hombre y una mujer si ambos lo disfrutan. Por lo tanto, corta
algo de holgura. El hecho de que tenga el control no lo convierte en un monstruo.
A muchos tipos les gusta esa mierda. —Hace una pausa—. Pero todavía tienes que
ser inteligente, niña, y ambas sabemos que tienes eso en la bolsa.
Estoy a punto de estar en desacuerdo con ella, porque me siento como una
idiota cuando se trata de Mount, pero no tengo ninguna posibilidad. La puerta del
restaurante se abre y mi estómago, ya en una posición precaria, se retuerce en nudos
más intrincados de lo que incluso mi padre, el antiguo Eagle Scout, podía manejar.
Los pasos de Scar golpean contra el suelo cuando llega directamente hacia
nuestro puesto, sin detenerse hasta que se para a un pie de la mesa.
—Creo que esa es tu señal para salir, Ke-ke —dice Magnolia.
Scar le lanza una mirada oscura que me hace temer por su seguridad, y me
levanto, chasqueando mis dedos en su cara como Magnolia me hizo unos momentos
antes. Cuando sus ojos se redujeron a mí, ensanchan con sorpresa. No le toma
mucho suponer que nadie le grita.
—No te atrevas a echarle la culpa a ella. Y si le dices a Mount que si lo hace,
encontraré la forma de asegurarme de que se arrepienta de haberme visto alguna
vez.
La sorpresa en la expresión de Scar se transforma en otra cosa. No estoy
segura si es él el que piensa que soy una completa idiota por amenazar a Mount, o
algo completamente diferente. Casi parece ser una expresión que se asemeja al
respeto.
Mueve la cabeza hacia la puerta, y me esfuerzo por mantener la audacia que
protegía a mi amiga de las profundidades de mí.
Pagina 133

Pongo los ojos en blanco antes de mirar a Magnolia.


—Él nunca me ha dicho una sola palabra. En este punto, estoy bastante segura
de que nunca lo hará.
Salgo de la cabina y ella hace lo mismo, apartando a Scar con su cadera
generosa para envolverme en un abrazo. Espero que diga que me ama y que siga
siendo inteligente, pero en cambio me susurra al oído.
—Dicen que Mount cortó su lengua por cuestionar sus órdenes una vez.
Cuídate. Pero aún más importante, sé inteligente, Ke-ke. —Sus palabras me golpean
como un puñetazo en el estómago cuando me aprieta y luego me suelta—. Te quiero
niña.
—Yo también te quiero.
Scar se vuelve hacia la puerta, y estoy segura de que si pudiera hablar, diría:
“Sígame, y no más idioteces”.
Mi inquietud crece con cada paso que me aleja de Magnolia y hacia el auto
que me llevará de vuelta a Mount. Desobedecí sus órdenes directas, y no tengo
dudas de que voy a pagar por ello.
Scar abre la puerta trasera del sedán y entro. No tiene sentido luchar, como
dijo Magnolia. Todo lo que puedo hacer es ser inteligente y reforzar mi defensa con
acero y actitud.
La capucha está en el asiento trasero. Quiero arrojarla en la cara de Scar, pero
¿qué me voy a ganar? ¿Otro castigo? Probablemente.
Enciende el automóvil pero no se pone en marcha. Me toma varios segundos
antes de encontrar su mirada en el espejo retrovisor y escuchar el mensaje alto y
claro. No se moverá hasta que me la ponga.
—Eres un imbécil también, en caso de que te lo estés preguntando.
No lo digo directamente a Mount, así que lo considero una laguna.
Aparto la capucha.
—No voy a volver con él todavía tampoco. Dijo que a las seis en punto, y
todavía tengo trabajo por hacer. Llévame a la destilería.
La expresión de Scar cambia a una de shock ante mis demandas. Cuando
mueve el automóvil para conducir y sale del estacionamiento, no estoy segura de
qué camino tomará.
Para mi sorpresa, me lleva de vuelta al trabajo. Me digo a mí misma que es
una victoria, pero por dentro, sé que estoy retrasando el castigo que seguramente
vendrá después.
Pagina 134

24
keira
Traducido por Nix & Mariela
Corregido por Judith TC

Cuando Scar me regresa a mi jaula esa noche, hay una nota en el espejo del
baño que no puedo pasar por alto.
Dúchate.
Tienes una hora para vestirte y estar lista.
Soy lo suficientemente inteligente como para saber cuándo presionar y
cuándo ceder, un poco. Después de mi desafío esta tarde, decido que no hay daño
en seguir las instrucciones.
Después de una ducha rápida, me apresuro a prepararme en el tiempo
asignado. No necesito mucho, pero lleva una eternidad secar mi cabello. No tengo
ni idea de cuánto tiempo ha pasado porque Scar no trajo mi bolso, así que me
apresuro todo lo que puedo. Me meto en el armario y encuentro un vestido blanco
colgando que es similar en estilo al negro que llevé antes. Mientras me lo pongo,
no puedo evitar sentir que estoy a punto de convertirme en una ofrenda de sacrificio.
Estoy esperando en la sala cuando llega Scar con la capucha en la mano otra
vez.
Al menos lo hice dentro del tiempo asignado.
Scar me lleva arriba y abajo por las escaleras, dando vueltas y vueltas, y no
tengo ninguna duda de que me llevará a Mount para enfrentar las consecuencias de
mis acciones de esta tarde. Las advertencias de Magnolia recorren mi mente de
nuevo, y me digo a mí misma que valió la pena.
Cuando Scar finalmente me pone de pie, me arranco la capucha,
instantáneamente en guardia.
Esta es una nueva habitación para mí. Todo irradia poder con cero sutileza,
incluido el enorme escritorio sobre el que está Mount y los monitores frente a él
fuera de vista en compartimentos ocultos.
Mira por encima de mi hombro, en lugar de mirarme, y asiente a Scar. Hay
un silbido detrás de mí y luego silencio.
Sola de nuevo y completamente a su merced. ¿Verdad?
Mount abre la boca para hablar, pero lo interrumpo antes de que pueda
comenzar. Una buena ofensiva es la mejor defensa, ¿verdad?
Pagina 135

—Entonces, ¿ahora estás rastreando todos mis movimientos? ¿Enviar a tu


secuaz a recuperarme al segundo que doy un paso fuera de línea? Te lo dije, no
jodas con todos los aspectos de mi vida, y lo dije en serio.
La oscuridad que casi siempre está presente en su expresión se profundiza.
—No puedo decidir si eres estúpida o simplemente atrevida por desafiarme
de la manera en que lo haces.
—¿Entonces qué vas a hacer? ¿Matarme? —Incluso cuando la pregunta sale
de mi boca, lamento ofrecer la idea.
Los ojos oscuros de Mount se estrechan pero una sonrisa escalofriante se
extiende por su rostro.
—No, pero me voy a asegurar de que pienses largo y jodidamente duro antes
de desobedecerme.
—Tú…
Levanta la barbilla como si me retara a continuar con cualquier insulto que
fuera a decir, y cierro la boca, mis dientes se cierran sobre mi labio para contenerme.
—Ven aquí.
Trago saliva, porque ir hacia él es lo último que quiero hacer en este
momento, pero algo en su expresión me dice que la desobediencia sería una muy
mala idea.
Mis tacones, unos que supongo que eligió, hacen clic en la madera dura
cuando doy la vuelta hacia él. Solo llego a mitad del camino antes de que Mount se
levante de su pesada silla de cuero y me detenga me tome por la cintura para
levantarme sobre su escritorio vacío.
¿Planeó esto por adelantado? La inquietud que sentí en el restaurante no es
nada comparada con lo que está cargando mis venas ahora.
—¿Qué vas a hacer?
—No me hagas ponerte mordaza también.
¿También?
Su gran mano aterriza entre mis pechos, y me empuja hasta que estoy
extendida sobre el escritorio, mis rodillas dobladas por los costados. Mis tacones
caen, uno a la vez, y golpean el suelo.
—Mount. —El verdadero pánico aparece cuando digo su nombre.
—¿Confías en mí, Keira?
Me ha hecho la pregunta anteriormente y la respuesta no ha cambiado.
—No.
Una sonrisa lobuna reemplaza su expresión.
—Inteligente probablemente.
Pagina 136

Se agacha entre mis piernas, y espero sentir el aire frío golpear mi piel cuando
levanta mi falda, pero en lugar de eso engancha algo suave alrededor de mi tobillo,
bloqueándolo con la pata del escritorio.
—¿Qué demonios…?
Antes de que pueda reaccionar, el otro tobillo se somete al mismo trato, pero
en el lado opuesto, dejando mis piernas abiertas y vulnerables. Me estremezco
contra los lazos, pero son tan implacables como el hombre frente a mí.
—No.
Mi movimiento se detiene a su orden.
—Mira, sí puedes seguir órdenes. Y por eso, no te esposaré las manos.
Sus pulgares comienzan en mis tobillos, justo por encima de las hebillas, y se
deslizan por el interior de mis piernas hasta que llegan a mis muslos. Extiende sus
dedos mientras se enrollan alrededor mis piernas, empujando mi falda hacia arriba
hasta que mi tanga queda a la vista.
—¿Tienes miedo, Keira?
Una parte de mí está jodidamente petrificada, pero la otra parte, la parte que
está claramente loca, es responsable de la humedad que ya se está acumulando entre
mis piernas debido a la atadura. Algo que solo había intentado una vez antes, pero
aparté el pensamiento de mi mente. No quiero recordar esa loca noche de Mardi
Gras ahora, de todas las decepciones que vinieron después.
Las palmas de las manos de Mount se detienen con un pulgar justo encima de
mi centro, y me doy cuenta de que está esperando una respuesta.
—Sí. —Fuerzo a la palabra salir por entre mis labios, y su sonrisa se vuelve
victoriosa.
—Deberías. Pero también eres un poco mentirosa. —Desliza su pulgar por el
material de mi tanga que se empapa más con cada segundo que pasa—.Ya estás
mojada para mí. Te gusta esto. Estar a mi merced. No estoy seguro de lo que voy a
hacer contigo. Podría darte un dedo, comer tu dulce coño, o follarte. O podría hacer
las tres cosas.
Mis muslos intentan cerrarse, pero las ataduras mantienen bloqueados mis
tobillos. Sin embargo, Mount no pasa por alto el movimiento de mis músculos
flexionados.
—Eres una maldita chica sucia, Keira. Pero siempre supe eso de ti.
—¿Cómo? —La demanda surge en un aliento vacilante.
En lugar de una respuesta, usa su otra mano para romper el encaje de la tanga,
quitándola.
—Me juré a mí mismo que no probaría este coño, no te daría el placer hasta
que enterrara mi polla en tu boca, pero me tienes rompiendo más de una de mis
reglas esta noche.
Pagina 137

Un estremecimiento pasa sobre mi cuerpo mientras su nariz se arrastra a lo


largo de mi muslo interno. Me huele, luego cierra su boca sobre mi centro y
comienza a devorarme. Burla mi entrada con un dedo, mi humedad crece con cada
movimiento antes de empujarlo dentro, chupando con fuerza mi clítoris al mismo
tiempo. Cambia su plan de ataque a algún uno del tipo hagamos que Keira se corra
instantáneamente y produzca una onda de placer. Mi espalda se levanta del
escritorio cuando alcanzo su cabello, y no estoy segura de sí quiero apartarlo o
sostenerlo entre mis piernas para que pueda experimentar la intensa sensación una
y otra vez.
Tan pronto como mis dedos se entierran en su cabello, aparta su cara,
sacudiendo su cabeza.
—Simplemente no puedes seguir órdenes.
Se pone de pie y rodea el escritorio, luego alcanza mis manos.
—¿Qué…?
—Ya verás.
Envuelve mis muñecas con esposas de cuero atadas a una intrincada cadena.
Mount empuja mi columna hacia la superficie de su escritorio y guía mis manos
atadas sobre mi cabeza, guindándolas a un gancho en algún lugar.
Examina mi cuerpo como si fuera una festín en su escritorio esperando ser
devorado.
El vestido blanco ahora tiene sentido. Definitivamente me siento como una
ofrenda de sacrificio.
—Ahora puedo comer ese coño en paz, y no puedes detenerme.
—Si esta es la parte donde me torturas con orgasmos, estoy de acuerdo con
eso.
Tan pronto como la admisión sale, una parte de mí quiere retirarla, pero algo
de eso también me llena de poder. Al igual que, en cierto nivel, le
estoy permitiéndole a Mount este privilegio. Tal vez mi mente está bien y realmente
jodida, porque la sonrisa que cruza su rostro es presumida pero reservada, solo hace
que desee que regrese a su tarea interrumpida más rápido.
Sacude su cabeza lentamente como si no supiera qué hacer conmigo, y eso
refuerza los jirones de poder con los que estoy luchando para aferrarme.
Cuando se agacha nuevamente entre mis piernas, rodeando mi clítoris con
una yema de su dedo, me retuerzo, levantando mis caderas para aumentar la presión,
decidida a controlar la situación tanto como puedo desde mi posición. Puedo estar
atada, pero ya no me siento desamparada.
Mount chupa mi clítoris entre sus dientes y lo muerde lo suficientemente
fuerte como para enviar una sacudida de deseo entrelazada con una pizca de dolor
a través de mi cuerpo.
Pagina 138

Cuando lo suelta, queda una pequeña picadura, pero no es dolor. Es… más
complicado que eso. Si sigue haciéndolo, me voy a venir en los próximos sesenta
segundos.
Pone su lengua en mi entrada antes de lamer mi clítoris y volver a pellizcarlo,
y gimo, mi cabeza se agita de un lado a otro. Las protestas caen de mis labios cuando
su boca se retira y hace círculos en mi clítoris con la yema del dedo otra vez.
—Amas eso. La mordida del dolor con tu placer. La presión sobre tu clítoris
te lleva constantemente al borde. ¿Y si pudiera mantenerte en ese límite todo el
tiempo? ¿Lista para venirte en cualquier momento?
Trago saliva, preguntándome hacia dónde va su mente diabólica.
—¿De qué estás hablando?
—Un experimento. —Se acerca al lateral del escritorio y saca un paquete.
Levanto mi cabeza tanto como puedo con mis brazos atados para ver qué está
haciendo. Veo un destello de plata.
—¿Qué es eso?
—Ya verás. O sentirás, más bien.
El metal frío atraviesa mi centro caliente, y sé exactamente lo que tiene: algún
tipo de pinzas.
—Veamos cómo te gusta esto. —Lo cierra ligeramente sobre mi clítoris
hinchado, haciendo que mi columna se arquee de nuevo en el escritorio.
Tan pronto como llega la presión, desaparece.
Lo quiero de vuelta. Magnolia me dijo que no hay vergüenza si ambos
estamos dispuestos, y tan mal como es esto, quiero más de lo que me está dando.
—Podría hacerte usar una pinza las veinticuatro horas del día para recordarte
que no debes desobedecer, pero eso no es seguro ni saludable.
Esas son las últimas palabras que espero oír de su boca, y no tengo respuesta.
Pero cuando se pone de pie y la presión regresa nuevamente, me estoy acercando al
orgasmo. La suelta una vez más.
—Pero hay otra opción, una que creo que te encantará. Y sé que puedo
hacerlo.
No sé de lo que está hablando, pero estoy tan cerca del borde, soy insensible
a la necesidad.
—Por favor…
—¿Te quieres venir?
—¡Sí!
—Entonces dime que perforarás esa dulce capucha para que la joyería frote
tu clítoris con cada movimiento, manteniéndote mojada y lista para mí.
Pagina 139

Sus palabras penetran la bruma llena de lujuria en mi cabeza, arrastrándome


de vuelta a la realidad.
—¿Qué?
—Una perforación en la capucha. Aumentará todas tus sensaciones. Algunas
mujeres incluso afirman que causa orgasmos espontáneos.
Mi boca se abre, pero no por la sorpresa como probablemente asuma.
¿Cómo se ha infiltrado en mis pensamientos?
He pensado en perforarme durante años, y casi lo hice antes de conocer a
Brett. Lo mencioné una vez, pero lo descarté como una idea estúpida.
Sin embargo eso no me hizo dejar de desearlo y me preguntaba cómo sería.
Mis caderas se mueven de un lado al otro mientras Mount me estudia como si
estuviera leyendo todas mis reacciones y expresiones.
—¿Ya lo has hecho antes? —Esta es realmente una pregunta, una de las pocas
que realmente me ha preguntado.
Sacudo mi cabeza.
—No.
—Pero lo querías.
Muerdo mi labio, no queriendo, de hecho, admitirlo.
Mount no necesita escuchar mi confesión. Me lee el rostro.
—Estas consiguiendo una perforación esta noche.
Esta vez, mi boca se abre ante la sorpresa.
—¿Qué?
—Te juro que mantendré ese coño para mí mismo, pero quiero que te hagan
una perforación con la joyería que yo escoja. Una esmeralda. Cada vez que abras
tus piernas, quiero ver el destello de la misma forma que lo hacen tus ojos.
Su lengua hace círculos en mi clítoris, tentándome una y otra vez antes de
pellizcar y tirar. Mis caderas se presionan contra su boca, aumentando la presión,
pero él vuelve a retroceder.
—Dime que lo deseas.
—Quiero venirme —digo en vez de eso.
—No hasta que admitas que quieres esa perforación. Que quieres sentirla
entre tus piernas, y que cada vez que te muevas, pensarás en mí, incluso sin que te
llene el culo o el coño.
Su dedo rodea perezosamente mi entrada, empujando dentro y sacando hasta
el primer nudillo, provocándome hasta que quiero gritar. Logro mantener mi
silencio por otros noventa segundos. Los cuento en mi cabeza y no puedo
contenerme más.
Pagina 140

—Solo deja venirme.


Su dedo se hunde dentro de mí, follándome ahora.
—No hasta que me digas que lo quieres. Puedo verlo en tu cara, pero necesito
escucharlo de esos labios follables.
En este punto, estoy lista para aceptar casi cualquier cosa que este
manipulador hijo de puta, demande, pero ¿el hecho de que es algo que secretamente
he querido por años? ¿Qué tengo que perder?
—¡Bien! ¡Sí! Lo quiero. Ahora, déjame venirme.
Fiel a su palabra, Mount me devora nuevamente, sus labios, dientes, lengua y
dedos me hacen venirme en tiempo record. Tan pronto como el orgasmo brilla a
través de mi cuerpo como una especie de magia vudú, se levanta y me baja la falda.
—Nunca dirás que te faltó algo de lo que pediste.
Saca su teléfono de su bolsillo y teclea en la pantalla. Comienza a hablar
mientras se aleja de donde sigo atada en el escritorio.
—Necesito una perforación. Esta noche. Femenino. —Mount hace una
pausa—. Sí, lo hará. Asegúrate de que sepa que sucede si habla. Tráela en quince
minutos con su equipo y una joyería de oro y esmeralda. —Otra pausa—. Hazlo
que sea así. —Termina la llamada.
La realidad de lo que he acordado se estrella dentro de mí.
—¿Realmente estamos haciendo esto? ¿Ahora? ¿Esta noche?
Mount se gira para mirarme.
—¿Crees que voy a darte la oportunidad de pensarlo dos veces? Lo quieres.
Estoy dispuesto a apostar a que lo has querido por años. —Inclina la cabeza hacia
un lado, como si intentara leer mi mente—. ¿Eres capaz de decir la verdad o vas a
volver a mentirme?
Su desafío fuerza mi honestidad.
—Lo he pensado.
—¿Por qué no lo hiciste? Siempre has todo lo que quieras.
No respondo, pero hace una suposición que probablemente sea precisa.
—Ah. Bueno, ahora ya no tienes ese problema. Creo que es caliente como la
mierda y no puedo esperar para verte con una perforación.
Tironeo de mis ataduras.
—¿Vas… vas a dejarme así cuando ella venga? —Escuché que pedía una
mujer, y en realidad estaba agradecida por eso.
—¿Te comportarás si te libero?
—Odio esa palabra —le digo—. Me haces sonar como una niña.
Pagina 141

Se agacha y alcanza la hebilla de uno de mis tobillos antes de formular su


pregunta.
—¿Vas a hacer que me arrepienta de no amordazarte y mantenerte atada?
Porque las consecuencias de tus acciones en la próxima hora no solo te afectarán a
ti, sino a la vida de la otra persona.
Dejé que pasaran unos segundos antes de asentir.
—No tienes nada de qué preocuparte.
Ante esa respuesta, soltó una carcajada y desbrochó ese tobillo y luego el otro
antes de moverse para liberar mis muñecas.
—¿Por qué es tan divertido?
—Algún día, podría decírtelo.
Cuando mis piernas están libres, las cierro, consciente de que tendré que
volver a abrirlas, pero esta vez para una extraña con una aguja. Finalmente voy a
obtener el piercing travieso que he querido desde la universidad, pero nunca fui lo
suficientemente valiente como para obtenerlo.
¿Es eso lo que está haciendo Mount? ¿Empujándome fuera de mi zona de
confort?
Indudablemente.
Y me gusta.
En quince minutos, llaman a la puerta y Mount grita—: Adelante.
La estantería se abre y Scar acompaña una mujer que no es una desconocida
para mí.
—¿Delilah?
Sus ojos se abren bajo su brillante flequillo azul.
—Mierda. No lo vi venir.
—Y mantendrás la boca cerrada al respecto —le dice Mount, su tono
amenazante.
Delilah mira hacia mí, su postura poniéndose rígida.
—Solo estoy haciendo esto si ella está dispuesta. Si intentas forzarla, tendrás
que buscar a otra persona.
La expresión de Mount se endurece como granito como sucedió esta mañana,
y me pregunto si soy la única persona que ve el otro lado de él. Lo que Magnolia
me dijo esta tarde me hace pensar que ese es el caso, y aún no estoy segura de qué
hacer con ese conocimiento.
—¿Quieres vivir hasta mañana? —le pregunta Mount a Delilah, y ella se
muerde el labio.
Pagina 142

No hay forma de que vaya a dejar que la lastime. Por primera vez, modulo mi
tono antes de hablar con él, considerando mi reciente descubrimiento de que no es
el mismo hombre cuando hay alguien más en la habitación.
—Ella es una amiga. Está bien. —Extiendo una mano y tomo el brazo de la
chaqueta de su traje para darle un tirón.
Mount deja caer su mirada hacia donde lo estoy tocando antes de levantarla
hacia mi rostro con una nueva intensidad.
—Ella no dirá nada —le dije en voz baja.
El peso de su silencio casi nos aplasta a todos. Finalmente habla.
—Entonces no tenemos problemas.
Cuando libero mi agarre de su brazo, flexiona los dedos antes de formar un
puño. Los afloja un momento después y pone sus manos en los bolsillos de su
pantalón.
Miro a través de la sala hacia donde se encuentra Delilah. Su postura es tensa,
como si estuviera preparada para correr hacia la salida, y no puedo decir que la
culpe. El Mount al que ella está sometida es el despiadado bastardo que todos los
demás conocen.
—Quiero esto —le digo a ella.
—¿Estás segura?
—Sí.
—¿Has estado bebiendo? —pregunta.
—No más preguntas —dice bruscamente Mount.
Delilah levanta su mirada hacia él, solo permitiéndose encontrar su mirada
por un breve momento antes de mirarme nuevamente.
—Es importante saberlo por cuestiones de sangrado.
Le respondo—: Estoy completamente sobria.
Me da una mirada que dice, podrías estar sobria pero algo está totalmente
jodido con esta situación.
Delilah no está equivocada en eso.
—Está bien, entonces hagámoslo —dice con un asentimiento, y Scar le da su
maletín de instrumentos. No noté que lo sostenía hasta ahora. Tan pronto como se
la entrega, sale de la habitación.
En unos segundos, estoy nuevamente yaciendo sobre el escritorio de Mount,
esta vez por mi propia voluntad. O eso o estoy perdiendo mi maldita mente. Podría
ser en este punto, honestamente. Delilah me tiene desinfectada, preparada y lista
unos minutos más tarde, y Mount se para junto al escritorio, a mi lado.
Pagina 143

Cuando veo la aguja larga y gruesa que va a atravesar una parte muy sensible
de mi anatomía, las joyas enhebradas en un extremo, doradas con una esmeralda
según lo solicitado, comienzo a cuestionarme mi decisión.
—Solo toma algunas respiraciones profundas —me dice Delilah, como si
estuviéramos sentadas en Voodoo Ink y esta no fuera una alocada llamada a
domicilio.
—No es tan malo como lo que estás imaginando. Lo prometo.
Respiro mientras me instruye, pero todavía estoy enloqueciendo por dentro.
—Está bien —dice Delilah—. Voy a pedirte que respires profundamente por
la nariz y luego exhales por la boca y terminaremos antes de que te des cuenta.
Respira hondo —ordena y mi mano se escabulle a mi lado, sujetando los dedos de
Mount mientras lo hago—. Ahora, exhala.
Agarro la mano de él mientras lo hago y me da un apretón.
El dolor está ahí y desaparece al instante.
—Y ya casi terminaste. —El tono de Delilah es de felicitación—. Solo déjame
desenroscar esto y apretar el extremo de la joyería, y estarás lista para irte.
Aflojé mi agarre de la mano de Mount, pero no me suelta. Me digo a mí
misma que es porque mis pulmones aún se están funcionando a un ritmo que
probablemente me provoque hiperventilación.
Después de unos pocos movimientos más eficientes. Delilah se levanta y se
quita los guantes de látex. Mount deja caer mi mano al instante.
—Estás totalmente lista. Puedo dejar las instrucciones de cuidado posterior
para ti. Pero una cosa… —Su mirada se dirige a Mount por unos segundos antes de
regresar a mí—. Vas a querer ser gentil durante unos días. Sabrás si te excedes. Y
también sabes dónde encontrarme si tienes problemas o preguntas.
Bajo mi falda y cierro las piernas.
—Gracias. Eres bastante buena en eso.
Delilah se encoge de hombros.
—De alguna manera, siempre me quedo atrapada haciendo las perforaciones,
pero esta es bastante sencilla. Mucho menos doloroso que los pezones.
Mi mirada se dirige hacia la de Mount, y espero que no tenga ninguna nueva
idea. Soy gran fan de mis pezones exactamente de la forma en que están.
—No, gracias —digo con énfasis—. No me voy a perforar esos.
—Bien. —Mira el panel que oculta la puerta donde entró—. Ahora, ¿cómo
diablos salgo de este lugar?
Pagina 144

25
keira
Traducido por Andi
Corregido por Judith TC

Después de que Delilah se va, Mount me acompaña a mi habitación, y es la


primera vez que se me permite caminar por el laberinto de pasadizos y escaleras
ocultos con la vista sin cubrir. Sin embargo, la mayor parte de mi atención se centra
en la nueva sensibilidad entre mis piernas. Con cada paso, mi clítoris parece
hincharse y mi cuerpo se calienta.
Los orgasmos espontáneos no son realmente posibles, ¿verdad?
Aparto el pensamiento y pienso en otra cosa. Como el hecho de que algo
cambió en la oficina de Mount cuando Delilah me atravesó.
Por primera vez, lo toqué voluntariamente, y sé que Mount no se perdió ese
hecho. Quizás es por eso que me otorgan el privilegio de poder ver dónde está mi
habitación en relación con lo que supongo que es el santuario interior de Mount.
No me toma mucho tiempo darme cuenta de que este no es un edificio, sino
varios edificios conectados por pasillos y escaleras, construidos al menos cien años
antes de que yo naciera. ¿Mi mejor conjetura? Estamos en algún lugar del Barrio
Francés, y cuando caminamos a través de un patio abierto, puedo escuchar el sonido
de la fiesta no muy lejos.
Lo que significa que el edificio o los edificios probablemente estén
insonorizados. Es bueno saberlo. También veo una puerta de hierro forjado en la
parte posterior del patio y vislumbro las luces traseras cuando un automóvil pasa
por una calle o callejón.
—No te follaré esta noche, a menos que pienses que tu culo está listo después
de pasar la mañana usando ese tapón.
La idea del auto y la puerta se desvanece de mi cabeza mientras levanto mi
mirada hacia la de Mount.
—Uh, eso sería un firme no, jefe.
Una risa áspera deja sus labios mientras me lleva a otro edificio, y supongo
que este es el lugar donde se encuentra mi suite. Subimos dos escaleras más antes
de llegar al conjunto interno de habitaciones.
Mount abre la puerta y me hace un gesto para que entre y me siga adentro.
—Entonces mejor intensifiquemos tu entrenamiento. Usa las instalaciones si
las necesitas, quiero que te inclines sobre el borde de la cama, desnuda y esperando.
Pagina 145

—¿Qué? —Sueno sorprendida porque esta noche ya ha sido lo


suficientemente abrumadora.
—¿De qué otra manera voy a estirar el culo para que se ajuste a mi polla si
no tomas un tapón más grueso?
—¡Solo ha sido un día! Este es un proceso. Debería llevar semanas.
Se inclina y agarra el grueso eje presionando contra los pantalones de su traje.
—Tienes tres días, y estoy siendo generoso. Ahora ve.
Su tono, más suave de lo que era en la habitación con la presencia de Delilah,
todavía no invita a discusión. Y aquí yo pensé que algo había cambiado.
Aparentemente, estaba equivocada.
Me ocupo de mi trabajo en el baño, tomando aliento mientras mi nueva
joyería se conecta con mi clítoris, enviando una sacudida de placer a través de mí.
Oh, Dios mío. ¿Tal vez esa cosa de orgasmos espontáneos es verdad? Podría
estar bien con eso.
Salgo del baño y encuentro a Mount de pie con otra caja en una mano y
lubricante en la otra.
—Mientras más esperes, menos vas a disfrutar de esto.
Me muerdo el labio porque ya estoy encendida debido a la nueva perforación,
pero también lo que vino antes. Me inclino sobre el extremo de la cama, por primera
vez dándome cuenta de que es la altura perfecta para que me folle así.
Me pregunto si ¿ es intencional?
—Buena chica. Levanta tu falda y muéstrame ese melocotón maduro que
tienes como culo.
Sus sucias palabras son mi perdición todo el tiempo.
Cumplo, porque puedo. No tiene sentido, pero así es como me siento cuando
me revuelco en la cama, golpeando las nuevas joyas, enviando sacudidas de placer
que salen de mi clítoris a través del resto de mí.
—Joder, no sé qué me excita más. Cuando peleas conmigo o cuando
obedeces. —Su palma acaricia mi culo casi reverentemente—. Por mucho que
quiera follarte ahora mismo, no lo haré. Pero estoy seguro de que no esperaré más
de una semana por ese coño. —Una fría llovizna de lubricante golpea mi grieta, y
Mount la extiende alrededor de mi agujero.
Ahora que sé lo que viene, trato de no tensar. No puedo decir que no disfruté
esto hoy temprano, incluso cuando quería odiarlo.
Al bordear el fruncido con lubricante, presiona contra él con un dedo hasta
que cede con menos resistencia.
—Ya no es territorio completamente virgen, pero no será oficial hasta que mi
pene esté enterrado dentro de este estrecho agujero. —Su dedo lubricado se desliza
dentro del segundo nudillo, y lucho contra el impulso de presionarlo contra él—.
Pagina 146

Después de este tampón, tomarás dos dedos y te estiraré más. Eventualmente voy a
encajar, y te va a encantar.
Le creo, y eso me asusta más de lo que cualquier otro tampón anal podría.
Saca su dedo y lubrica el tapón, presionando la punta contra mí.
—Presiona tu coño contra la cama y luego empuja hacia afuera mientras lo
deslizo hacia adentro. Este es más grueso, pero aún no tan grande como mi polla.
Hago lo que dice, la presión sobre mi nueva joyería desata un torrente de
chispas de mi clítoris mientras presiona el tampón interior, follándome lentamente
con él.
—Mi pequeño demonio finalmente está actuando como una buena chica.
Finalmente tomando lo que te doy. Dejándome follar tu culo. Perforando tu clítoris,
inclinándote sobre mi regazo.
Sus palabras me arrojan al borde en el orgasmo con un gemido. Mis propios
gritos casi ahogan sus palabras, pero aún los atrapo.
—Dulce maldito Cristo, te quiero tan malditamente mal en este momento,
pero… —corta sus propias palabras y mete el tapón con un último empujón.
Al soltar un gemido entrecortado, Mount baja la falda de mi vestido, se da
vuelta y está en la puerta de la habitación antes de que me ponga de pie.
Lo único que capto es la vista de su traje perfectamente confeccionado que se
extiende sobre sus anchos hombros mientras se aleja. Pero no hace su salida
silenciosa habitual.
Esta vez, la puerta se cierra de golpe, y estoy más confundida de lo que he
estado todavía.
Un nuevo cosquilleo pulsa entre mis piernas, pero no son mis accesorios los
que causan la confusión. No, eso se debe a un hombre muy específico que no tengo
el impulso de maldecir por primera vez desde que todo comenzó.
Pagina 147

26
keira
Traducido por Mariela
Corregido por Judith TC

Mount no está esperando en mi habitación a la mañana siguiente como una


parte de mí espera.
Me quito el tapón sola, pero no hay otra caja esperando por mí. Sin embargo
hay otro atuendo. Esta vez es una blusa blanca y una falda negra plisada de cintura
alta con un cinturón de cadena de oro. El sujetador es de encaje blanco y parece que
podría ser marginalmente efectivo en proteger mis pezones hoy, porque el piercing
me está volviendo más sensible de lo normal. Hay bragas a juego, que rozan con la
joya constantemente, volviéndome loca de la mejor manera posible. Los zapatos
son de charol negro y más altos de lo que alguna vez he usado. Cuando deslizo mis
pies dentro de ellos, no puedo evitar observar mi apariencia en el espejo de cuerpo
entero del vestidor.
Luzco bien. Incluso puedo admitir eso.
Como el desayuno que está esperándome en la sala, pero Mount todavía no
aparece. Espero a que Scar me recoja, y después de anoche y de ser escoltada de
regreso a mi habitación sin la capucha, espero que se haya ido para siempre.
No es así.
Por alguna razón, parece más insultante que antes, si eso es posible.
Mientras camino por la puerta de la destilería, prometo centrarme en los
negocios todo el día y nada más.
Soy marginalmente exitosa. Espero otro mensaje de texto del número
desconocido.
Nada.
Sin entregas de comida. Sin notas. Completo silencio, casi como si Mount
hubiese desaparecido de mi vida, dejando una perforación en mis partes íntimas
como mi único recuerdo.
Esto es algo bueno, me digo mí misma, incluso cuando empiezo a
preocuparme de que algo esté terriblemente mal. Ayudo a Temperance a definir los
detalles del evento de fútbol y reviso casi todos los elementos de mi lista de tareas,
una tarea que ha sido imposible lograr durante meses.
—Hoy estás en modo bestia, jefa. Buen trabajo.
Le disparo una sonrisa a mi asistente cuando sale de mi oficina.
—Trabajo en modo bestia. Siempre.
Pagina 148

Cuando estoy terminando una tarea final y estoy lista para terminar mi día.
Temperance irrumpe en mi oficina sin llamar.
—Mierda. ¿Has visto las noticias?
—No. ¿Qué pasó?
Su cara, ya pálida, pierde su color restante.
—No. Encontraron el cuerpo de Lloyd Bunt esta tarde.
Todo en mí se aquieta, excepto por la sangre que golpea en mis sienes y silba
por mis oídos.
—¿Qué dijiste?
—Lloyd Bunt. Está muerto. Dicen que fue suicidio, o tal vez asesinato. No
han podido descartar ninguno. Pero no estaba solo.
Enrollo mis dedos alrededor de los brazos de la silla de mi escritorio.
—¿Con quién estaba?
—Una prostituta. Se especula que la causa de muerte fue asfixia autoerótica.
Lloyd Bunt. Asesinado. O suicidio. Con una prostituta muerta. Los hechos
atraviesan mi cerebro como autos chocando de frente.
—Eso es terrible. —Mi voz tiembla y realmente lo digo en serio. Hace apenas
unos minutos, cuando volví a colocar los documentos del préstamo en el archivador
al que pertenecen, me estaba recordando la suerte de que no me hubiera contactado
hoy. Ahora sé por qué.
O quién.
—Me tengo que ir. —Agarro mi bolso y mi gabardina y corro detrás de
Temperance saliendo de mi oficina.
Scar está esperando afuera con el coche. Abro la puerta de atrás, sin esperar
a que venga y me la abra.
—Llévame con él —exijo.
Scar se encuentra con mi mirada en el espejo retrovisor y asiente antes de
arrojarme la capucha.
No me quejo mientras la uso, porque necesito ver a Mount ahora mismo.
Tomamos la ruta habitual, y parece que fuera ridículamente ineficiente para llegar,
no discuto cuando Scar me lleva a mi sala de estar.
La celda de mi cárcel.
Que solo puedo dejar para ir a la libertad del trabajo.
Todo sobre esto se siente completa y totalmente mal, si lo que sospecho es
cierto.
Mount no es solo despiadado. Es un psicópata.
Pagina 149

Camino por la habitación, pensando cada vez más hasta que finalmente llega
lo que parece una eternidad después.
No espero a que hable antes de lanzar mi pregunta hacia él.
—¿Lo has hecho?
Su expresión, ya en blanco, no cambia.
—¿Hacer qué?
—¿Lo mataste?
Mount alza una jodida ceja arrogante.
—Tendrás que ser más específica.
—Lloyd Bunt. Mi banquero.
—¿El que te estaba intentando forzar a entrar en una relación sexual ayer?
—pregunta Mount.
Mi estómago cae al suelo. No puedo ser responsable de la muerte de Lloyd.
Me digo a mi misma.
A Mount le doy una respuesta diferente.
—No es lo era. Solamente quería cenar. Una cita.
—Y habría seguido presionando por más. Amenazando a tu preciosa
destilería hasta que obtuviese lo que quería. Para follarte. —La declaración de
Mount es dura y la bilis se eleva por mi garganta.
—¿Y cómo es eso diferente a lo que tú hiciste? —Lanzo la acusación hacia
él como un cuchillo y su expresión en blanco desaparece cuando su mirada oscura
se enciende.
—Fui jodidamente honesto acerca de lo que quería, tú a cambio de la deuda.
Nada de mentiras. Lloyd Bunt no podía borrar tu deuda. No tenía ni una pizca de
poder real.
—Pero… —empiezo a discutir, pero Mount interrumpe.
—Y hay otra diferencia importante.
—¿Qué?
—No lo deseabas a él.
Mis hombros se ponen rígidos.
—¿Y crees que a ti sí?
—Sé que lo haces, lo admitas o no.
—Eres un idiota arrogante… —Cuando Mount avanza, sostengo una mano
en alto como si pudiera detenerlo—. No te atrevas a tocarme ahora mismo. O nunca
más.
Pagina 150

Mi mano no tiene el efecto deseado, pero mis palabras lo detienen en frío. Y


cuando digo frío, quiero decir completamente.
Los rasgos de Mount se endurecen en la máscara de granito que nunca usa
conmigo y se gira para alejarse.
—Lo mataste, ¿verdad? ¡Y a ella!
Una vez más Mount ignora mi pregunta y cierra la puerta de camino a afuera.
Pagina 151

27
keira
Traducido por Andi
Corregido por Judith TC

Tan pronto como la puerta se cierra, corro para agarrar mi bolso y mi teléfono.
Tengo cero señal en el celular y no hay conexión a Internet, ambos deben ser
controladas por Mount. Espero unos dos minutos antes de dirigirme a la puerta y
probar la perilla.
Gira libremente.
En su furia, el todopoderoso Mount olvidó lo más importante: no puedes
mantener a un prisionero no dispuesto en una celda desbloqueada.
Corro al pasillo, volviendo sobre el camino que usamos anoche hasta llegar
al patio. Los pasillos están silenciosos y vacíos, y no me importa si las cámaras me
atrapan. Mi objetivo es salir e irme antes de que pueda alcanzarme.
No sé si es el buen Dios que me sonríe o un giro del destino que finalmente
funciona a mi favor, pero la puerta del patio está asegurada con un doble cerrojo
desde el interior y no con una llave.
Tan pronto como llegué a la acera resquebrajada de un bloque familiar del
Barrio Francés, tomé mi primer aliento de libertad, pero sé que no puedo perder el
tiempo apreciándolo. Corro por la calle hacia una donde sé que habrá taxis
esperando, esperando que Mount o Scar me tomen de vuelta a las sombras en
cualquier momento.
Pero no lo hacen.
Probablemente demasiado ocupado encubriendo un doble homicidio.
Me meto en el primer taxi que se detiene y le doy la dirección a mi
apartamento. Sé que suena estúpido, pero espero que Mount suponga que soy
demasiado lista para ir allí, lo que me dará algo de tiempo. Quizás.
El taxista lucha contra el tráfico mientras agarro las llaves de mi apartamento
en mi bolso hasta que los bordes afilados de metal hacen que mis ojos se llenen de
lágrimas. Tengo que mantenerme tranquila, aunque siento que todo se está
descontrolando. No puedo arriesgarme a ir a la policía porque no tengo idea de
quién está en la nómina de Mount. Más de uno, apostaría por eso.
Nada es lo que parece. O tal vez todo es exactamente como parece. Mount es
el villano aquí. Me manipuló y caí bajo su hechizo. Fin de la historia.
Tan pronto como llegamos a mi cuadra, arrojo algo de efectivo al taxista y
corro por la acera hacia la puerta. De nuevo, espero ser capturada en cualquier
momento, y Dios sabe lo que harán conmigo ahora. No tengo nada que perder y
Pagina 152

mucho que ganar al encontrar la pistola que guardo en mi cajón de la mesita de


noche. Después de que tenga alguna forma de protegerme, encontraré un policía
que no esté en la nómina de Mount.
Tan pronto como entro en mi departamento, examino cada superficie en el
área abierta de la cocina y la sala de estar. No parece que alguien haya estado aquí.
Corro hacia el dormitorio, con la intención de sacar el arma y tantas balas
como me quedan en la caja de munición. Tengo que estar lista porque sé que vendrá
a buscarme.
Cuando corro hacia el cajón de la mesita de noche, hay una caja en la cama
que me detiene. Una negra. El mismo tipo que llevaba cada uno de los juguetes
sexuales que Mount usó conmigo.
La tomo y la lanzo contra la pared, sin preocuparme por la abolladura que
dejará. Espero que un vibrador o un tapón anal caigan al suelo, pero ninguno lo
hace.
Lo que parece un par de ropa interior y un pedazo de papel revolotean en el
piso.
¿Qué carajos?
Mirando por encima del hombro por instinto, cruzo lentamente la habitación
y me agacho para recuperarlos.
Espero la llamativa letra que he llegado a conocer como la de Mount, pero las
letras femeninas curvas fueron escritas por mi propia mano.
Recuerdo haber escrito la nota de manera muy vívida.
Encuéntrame en el Salón Masqué en la alcoba trasera a la medianoche. No
digas nada. Solo tómame.

Leer las familiares palabras me pone de rodillas. Agarro tejido negro. Es una
correa que compré específicamente para combinar con el sujetador enjoyado que
llevaba debajo de mi vestido para el Salón Masqué.
Fue justo después de que Brett y yo nos conocimos y aún estábamos en la fase
sexy y coqueta, que rápidamente se convirtió en un cortejo vertiginoso. Nos
casamos al día siguiente, en gran parte debido a los eventos de esa noche.
¿Cómo podría Mount tener esto?
Un escalofrío recorre mi espina dorsal cuando vuelve el recuerdo de esa
noche.

Siete meses atrás.


Pagina 153

No podía creer que estaba haciendo esto, pero Dios, finalmente me sentí bien
al tomar el control y exigir lo que quería. Lo que necesitaba. Esta era la prueba, la
verdadera prueba para descubrir si Brett podría ser el hombre que me daría lo que
había perdido toda mi vida.
Me deslicé en la alcoba oscura, lejos del baile, esperando que hubiera recibido
la nota. Si no, me iría a casa decepcionada y sexualmente frustrada.
Básicamente, mi estado normal en la vida, al parecer, especialmente
últimamente.
Miré hacia abajo al reloj que llevaba, a pesar de que no iba con mi atuendo,
porque quería asegurarme de no perderme la hora límite de medianoche.
Necesitaba un hombre que no tuviera miedo de hacerse cargo, y no sabía
cómo podía ser más claro sobre lo que necesitaba más que escribirlo como lo hice
en mi nota. En lo que a mí respecta, esto era un logro para Brett y para mí.
Ambas manillas de mi reloj aterrizaron sobre las doce, y me volví hacia la
pared en la alcoba oculta que era conocida por los encuentros. Honestamente, tuve
la suerte de encontrarla vacía. Bueno, no afortunadamente. Tan pronto como la
gente me vio aquí durante la última media hora, se fueron a buscar otro lugar
probable.
Quería esto.
¿Por qué era tanto pedir?
Sonaron unos pasos pesados en el suelo de mármol detrás de mí y me quedé
quieta, manteniendo mi rostro hacia la pared. Mis pezones alcanzaron su punto
máximo y apreté mis muslos juntos con anticipación. Ya estaba mojada y lista, ya
que había estado pensando en lo increíble que podría ser esta noche.
Una mano se cerró sobre mi hombro desnudo, y cuando traté de girar, la otra
me agarró por la cintura, empujándome hacia la pared antes de atar mis manos con
algo suave. ¿Seda?
¡Gracias, Señor!
No dijo nada, y el aroma único de cítricos mezclado con especias y notas
amaneradas se apoderó de mí, levantando mi deseo otra muesca. La mano en mi
cintura se agarró a la falda de mi largo vestido de baile y tiró de él hasta que el aire
fresco se precipitó sobre mi tanga, revestida detrás. Me pregunté si podría ver los
cristales brillantes parpadear en la tenue luz. Probablemente fue una tontería
comprar lencería especial para esta ocasión, pero siempre era optimista.
Gimió cuando ahuecó mi culo y apretó con fuerza, sin vacilación en su toque.
Solo el dominio que necesitaba.
Una vez más, traté de volver la cabeza, pero no me dejó, envolviendo una
mano alrededor de mi garganta y tirando de mí contra él mientras su aroma me
cubría.
El gesto lo dijo todo. Tenía el control y yo estaba a su merced, que era
exactamente lo que quería.
Pagina 154

Soltando mi garganta, envolvió mi cabello en su mano y me obligó a


inclinarme unos centímetros más.
Un pie empujó el mío, y le abrí las piernas de buena gana.
—Por favor. —La súplica salió como un gemido, y la respondió con un
gruñido profundo.
Soltó mi cabello para deslizar su mano entre mis piernas. Mi correa estaba
empapada. Mi deseo goteaba por mis muslos, pero no me avergonzaba. Su profundo
gemido me dijo que pensaba que era sexy como el infierno.
Metió un dedo debajo de la correa trasera de la tanga y lo siguió hasta la parte
que estaba empapada con mi humedad. Fue entonces cuando realmente se convirtió
en el bárbaro que había estado esperando que fuera.
Su agarre fue hacia la banda superior y trituró el delicado encaje, sacándolo
de mis caderas. No tardó en encontrar mi clítoris y burlarse con círculos lentos antes
de hundir un grueso dedo dentro de mí.
—Ahhhh. —Cuando se detuvo ante mi gemido entrecortado, lo insté a
continuar—. No. No te detengas. Vamos. Fóllame. Te juro que moriré si no te tengo
dentro de mí en este momento.
Un gruñido de satisfacción se unió a mis oídos y me folló con el dedo,
alternando con las burlas de mi clítoris hasta que mi orgasmo estalló a través de mí.
Su mano desapareció cuando el placer me inundó, pero solo por un momento. La
música del baile se desvaneció mientras me enfocaba en los sonidos justo detrás.
Una cremallera. La rasgadura del empaque cuando abrió un condón.
Gracias a Dios que uno de nosotros estaba pensando, porque había perdido
toda función cerebral normal en este momento.
Con una mano, colocó la falda de mi vestido en mi espalda y guío su polla a
mi entrada con la otra. Tan pronto como la colocó contra mí calor resbaladizo, se
lanzó hacia adelante, enterrándose con un solo golpe.
Respiré entrecortadamente mientras su grosor me estiraba, casi hasta el dolor,
pero todo lo que sentía era placer. Mis gemidos se convirtieron en gritos, y soltó su
agarre de mi vestido y cubrió mi boca con su mano mientras me follaba una y otra
vez, más duro y más profundo con cada embestida. Un grito amenazó con dejar mis
labios, y mi única opción fue clavar los dientes en la palma que cubría mi boca, sin
importarme que pudiera dejar marcas. Su boca cayó a la curva donde mi hombro se
encontró con mi cuello, y sus dientes rozaron mi piel antes de chupar con fuerza.
Mi orgasmo se rompió dentro de mí mientras apartaba su boca de mí, pero no
detuvo sus movimientos. Soltó su mano de mi boca y liberó la mía de su esclavitud,
llevándola a mis labios silenciándome para que pudiera continuar trabajando con
mi clítoris y follándome más y más fuerte al mismo tiempo.
No hice un trabajo tan bueno como para cubrir el sonido de mi orgasmo como
lo hizo él. Estaba bastante segura de que todo el salón de baile me escuchó gritar—
: ¡Sí! ¡Dios, sí! —Cuando otro me atravesó.
Pagina 155

Mis músculos internos se aferraron a su gruesa polla mientras latía dentro de


mí, su orgasmo me llenó con una sensación de poder.
Yo hice eso.
Y fue jodidamente increíble.
Se apartó de mí y perdí el equilibrio, tropezando a un lado mientras trataba de
enderezar mi falda. Me estabilizó con una mano en mi cintura antes de agacharse.
Me apoyé contra la pared, todavía tratando de recuperar el aliento. La sonrisa en mi
rostro se amplió cuando me di cuenta de que finalmente había encontrado al hombre
que podría darme todas las cosas que necesitaba.
Pero cuando volteé, se había ido.
La decepción se apoderó de mí, pero luego me di cuenta de que solo estaba
cumpliendo mi pedido. No digas nada. Solo tómame.
Y así lo hizo.
Espectacularmente.
Cuando di un paso para salir de la sale, recordé mis bragas rotas.
Definitivamente no había manera de que quisiera dejar los restes para que alguien
la pudiera encontrar y especular sobre su propiedad. Busqué en el piso de mármol
casi a ciegas, pero no encontré nada.
Bueno, demonios. No era como si pudiera usarlas de nuevo de todos modos.
Salí del salón de baile con la sonrisa más grande en mi rostro que había tenido
en años, y me sentía como la reina de este baile de máscaras.
Mañana, iba a hablar con Brett sobre casarnos.
El presente
Ese aroma. El mismo que colgaba en mi oficina después de que Mount
entregó su ultimátum. Y esas manos. La forma en que me tocó.
Dios, repetí esa escena del baile de máscaras en mi cabeza tantas veces
después de que Brett se volteara, satisfecho después de algunos empujes, y me
dejara preguntándome qué demonios le pasó al hombre que me tomó como si fuera
mi dueño esa noche.
Todas las similitudes… Sus gemidos. Sus gruñidos. La forma en que tomó
sin disculparse. La forma en que me folló de la manera en que necesitaba ser follada.
Ya sabía que mi matrimonio se basaba en una red de mentiras, pero no me di
cuenta de que la base misma de mi decisión de casarme con Brett también era el
engaño.
No tengo dudas de que de algún modo, de alguna manera, Mount encontró
esa nota y decidió encontrarse conmigo esa noche. Cómo sabía quién era yo o por
qué decidió hacerlo, no tengo ni idea.
Pero, ¿qué cambia eso?
Pagina 156

Nada.
Después de los últimos días, sé que puede jugar mi cuerpo mejor que
cualquier hombre que haya conocido, salvo uno. La única competencia que tenía
era él mismo.
Ese maldito bastardo.
Lo quería. Esa noche en el baile y cada vez que me tocó. Le supliqué.
Y ese hecho solo hacía que lo odiara más.
Podría matarlo.
Pero recuerdo la máscara fría que cubría sus facciones cuando lo acusé de
asesinato esta noche, y sé que tengo que protegerme.
Enciendo la lámpara de la mesita de noche, y una pila de documentos que no
estaba allí me saluda.
Mi préstamo del banco. El pagaré está sellado pagado por completo con la
fecha de ayer. La línea de crédito. La nota de término. Todo. Casi dos millones de
dólares en deuda, todos pagados en su totalidad. Hojeo los documentos, a punto de
perder la cabeza mientras mi estómago se convierte en nudos.
Mount hizo esto. No tengo ninguna duda.
Cuando llego al final de la pila, encuentro una nota en la escritura que
esperaba encontrar en la caja.
Ahora la deuda es de más de dos millones.
Soy tu dueño.
Siéntete libre de tatuar eso en tu trasero, para que no haya confusión en tu
mente.
ESE PRESUMIDO IDIOTA
¡Voy a matarlo!
Abro el cajón de la mesita de noche, pero la caja de seguridad donde guardo
el arma ya no está.
Mount.
No importa lo que suceda en mi vida, parece que la respuesta últimamente es
Mount.
Alguien golpea la puerta de mi apartamento, y voy hacia ella.
Baja luchando o muere intentándolo. Así es como entré en esto, y así es
como voy a terminarlo.
Le doy vuelta los cerrojos y abro la puerta, pero no está Mount afuera.
—Te he extrañado, Keira. Escuché que no me has echado de menos.
Pagina 157

Parpadeo dos veces, incapaz de comprender el hecho de que mi esposo muerto


está parado frente a mí, muy vivo, antes de que todo se vuelva negro.
Pagina 158

Defiant
queen
Soy su entretenimiento. Su juguete. El
pago de una deuda.
Me digo a mí misma que lo odio, pero
cada vez que entra en la habitación mi
cuerpo me traiciona. ¿Cómo puedo
quererlo y temerle al mismo tiempo?
Me dijeron que jugaría con mi mente.
Que haría que estuviera en guerra con
mi cuerpo. Pero no me di cuenta de que
sería una completa anarquía.
Debí saberlo mejor. Cuando Mount está
involucrado, no hay reglas.
No me rendiré. No mostraré debilidad.
Me mantendré firme y terminaré este
trato con mi corazón y alma intactos.
Pero él tiene otros planes…
Defiant Queen es el segundo libro de la trilogía Mount. La historia de Mount y
Keira concluye con Sinful Empire.
Mount #2
Pagina 159

Meghan March

Meghan March es la autora New York Times, #1 Wall Street Journal y USA Today
con más de dos docenas de títulos. Se le conoce por usar pintura de camuflaje en la
cara y caminar por el bosque con las botas cubiertas de barro, todo mientras luce
una manicura perfecta. También es impulsiva, se entretiene fácilmente y no se
disculpa por el hecho de que le encanta leer y escribir obscenidades. Sus trabajos
anteriores incluyen colgar auto partes, vender ropa interior, fabricar joyas
personalizadas y practicar derecho corporativo. Escribir libros sobre machos alfa
que hablan sucio y mujeres fuertes y atrevidas que los ponen de rodillas es, por
mucho, el trabajo más fabuloso que haya tenido.
Pagina 160

Sigue la saga en

Похожие интересы