Вы находитесь на странице: 1из 4

6.

Propiedades magnéticas de la
materia
Magnetismo
El magnetismo o energía magnética es un fenómeno
natural por el cual los objetos ejercen fuerzas de atracción
o repulsión sobre otros materiales. Hay algunos
materiales conocidos que tienen propiedades magnéticas
detectables fácilmente como el níquel, hierro, cobalto y
sus aleaciones que comúnmente se llaman imanes. Sin
embargo todos los materiales son influidos, de mayor o
menor forma, por la presencia de un campo magnético.

El magnetismo también tiene otras manifestaciones en


física, particularmente como uno de los dos componentes de la radiación electromagnética,
como por ejemplo, la luz.

6.1. Magnetización
Magnetización
Magnetización, imantación o imanación de un material es la densidad de momentos
dipolares magnéticos que son magnetizados por el metal, un proceso de separación que se
lleva a cabo cuando uno de sus componentes es ferromagnético, como se mencionará en
párrafo siguiente:
ⅆ𝑚
𝑀=
𝜕𝑣
En la mayoría de los materiales, la magnetización aparece cuando se aplica un campo
magnético a un cuerpo. En unos pocos materiales, principalmente los ferromagnéticos, la
magnetización puede tener valores altos y existir aun en ausencia de un campo externo.
También se puede magnetizar un cuerpo haciéndolo girar.
El cálculo analítico de la magnetización de un cuerpo es, en general, imposible, lo que incluye
casos tan simples como los electroimanes en forma de barra o de herradura. En ciertos casos
en los que el cuerpo adopta una forma concreta es posible la solución analítica, como en
un toro o un anillo completamente arrollado con un conductor (anillo de Rowland) o en esferas
en campos uniformes; hay también situaciones físicas en las que son posibles ciertas
simplificaciones para su resolución.
Para describir la imanación se recurre a tres campos promediados en el espacio, que
describen de forma macroscópica las cargas en movimiento, los momentos magnéticos
cuánticos y el campo de inducción magnética B:
 B es el promedio del campo magnético microscópico (que se representa con la misma
letra que el campo real, lo que da origen a confusiones).
 M se refiere a los momentos dipolares magnéticos de las cargas ligadas.
 H es la excitación magnética y se refiere a las corrientes libres y los polos magnéticos.
Aunque se identifica con el campo externo, el campo H puede tener fuentes en el cuerpo
magnetizado.
La relación entre estos tres campos es:
𝐵
=𝐻+𝑀
𝜇0
En un anillo de Rowland, el campo M depende del campo H, y están relacionados por
las susceptibilidad magnética:

𝑀 = 𝑥𝑚 𝐻
(Aunque debería depender de B, depende de H por razones históricas. Véase Campo
magnético: nombre.) Dado que en general M y H no tienen la misma dirección, se puede
definir la susceptibilidad a partir de sus módulos:

|𝑀|
𝑥𝑚 = |𝐻|
A su vez, B y H se relacionan de la siguiente manera:

𝐵 = 𝜇𝐻
donde μ es la permeabilidad magnética del medio en el que aparece el campo magnético. Si
la magnetización es positiva, el campo magnético se refuerza en el interior del material (como
ocurre en los paramagnetos y en los ferromagnetos, por ejemplo).
En cambio, si la magnetización es negativa, el campo magnético se debilita en el interior del
material (como ocurre en los diamagnetos).
6.2. Intensidad magnética

Intensidad de Campo Magnético H

Los campos magnéticos generados por las corrientes y que se calculan por la ley
de Ampere o la ley de Biot-Savart, se caracterizan por el campo magnético
B medido en Teslas. Pero cuando los campos generados pasan a través
de materiales magnéticos que por sí mismo contribuyen con sus campos
magnéticos internos, surgen ambigüedades sobre que parte del campo proviene
de las corrientes externas, y que parte la proporciona el material en sí. Como
práctica común se ha definido otra cantidad de campo magnético, llamada
usualmente "intensidad de campo magnético", designada por la letra H. Se define
por la relación
H = B/μm = B/μ0 - M
y tiene un valor que designa de forma inequívoca, la influencia que ejerce la
corriente externa en la creación del campo magnético del material,
independientemente de la respuesta magnética del material. La relación de B se
puede escribir de forma equivalente

B = μ0(H + M)
H y M tendrán las mismas unidades, amperios/metro. Para distinguir aún mas B
de H, a veces se le llama a B densidad de flujo magnético o inducción magnética.
A la cantidad M en estas fórmulas, se le llama magnetización del material.

Otro uso común para la relación entre B y H es

B = μ mH
donde

μ = μm = Kmμ0
siendo μ0 la permeabilidad magnética del vacío y Km la permeabilidad
relativa del material. Si el material no responde al campo magnético externo, no
produciendo ninguna magnetización, entonces Km = 1. Otro cantidad magnética
comúnmente usada es la susceptibilidad magnética, la cual especifica en cuanto
difiere de 1, la permeabilidad relativa.

6.3. Constantes magnética

Permeabilidad magnética del vacío[editar]


La permeabilidad del vacío, conocida también como constante magnética, se representa
mediante el símbolo μ0 y en unidades SI se define como:

𝜇0 = 4𝜋 ⋅ 10−7 𝑁𝐴−2
La permitividad eléctrica (que aparece en la ley de Coulomb) y la constante magnética del
vacío están relacionadas por la fórmula:
1
𝜀0 𝜇0 =
𝑐02
donde C0 representa la velocidad de propagación de las ondas electromagnéticas en
el vacío, comúnmente denominada velocidad de la luz en el espacio vacío.

6.4. Clasificación magnética de los materiales

Tipo de material Características

No afecta el paso de las líneas de campo magnético.


No magnético
Ejemplo: el vacío.

Material débilmente magnético. Si se sitúa una barra magnética


Diamagnético cerca de él, esta lo repele.
Ejemplo: bismuto (Bi), plata (Ag), plomo (Pb), agua.

Presenta un magnetismo significativo. Atraído por la barra


Paramagnético magnética.
Ejemplo: aire, aluminio (Al), paladio (Pd), magneto molecular.

Magnético por excelencia o fuertemente magnético. Atraído por la


barra magnética.
Ferromagnético Paramagnético por encima de la temperatura de Curie
(La temperatura de Curie del hierro metálico es aproximadamente unos 770 °C).
Ejemplo: hierro (Fe), cobalto (Co), níquel (Ni), acero suave.

No magnético aun bajo acción de un campo magnético inducido.


Antiferromagnético
Ejemplo: óxido de manganeso (MnO2).

Menor grado magnético que los materiales ferromagnéticos.


Ferrimagnético
Ejemplo: ferrita de hierro.

Materiales ferromagnéticos suspendidos en una matriz dieléctrica.


Superparamagnético
Ejemplo: materiales utilizados en cintas de audio y video.

Ferromagnético de baja conductividad eléctrica.


Ferritas Ejemplo: utilizado como núcleo inductores para aplicaciones de
corriente alterna.