Вы находитесь на странице: 1из 2

INDIVIDUO, POBLACIÓN, COMUNIDAD Y ECOSISTEMA.

Existen en la Tierra seres vivos con diferentes niveles de complejidad biológica, algunos son
sencillos y otros mucho más complejos. También existen niveles de organización ecológica que
se inician con el individuo.

Individuo. Todo ser vivo, independientemente de su complejidad biológica, es un individuo,


capaz de realizar todas las funciones vitales: nutrición, relación y reproducción. Los individuos
de especies diferentes tienen particularidades que los diferencian de los de otras especies.
Ejemplos: un lapacho, un zorro, un leopardo.

Población. Es el conjunto de los individuos de la misma especie que comparten un espacio


geográfico en un tiempo determinado. Una
especie es un conjunto de seres con
características biológicas similares, que pueden
cruzarse originando descendencia fértil. Ejemplo:
todos los lapachos de un área determinada
forman una población.

Comunidad. Es el conjunto de poblaciones


animales, vegetales y demás seres vivos que
comparte un área geográfica en un tiempo
determinado. Al convivir en un territorio dado,
las poblaciones comparten no solo el espacio
sino los recursos que existen en él y establecen
distintos tipos de relaciones. La estabilidad de una comunidad biológica o biocenosis está
determinada por la variedad y cantidad de poblaciones que la forman.

Ecosistema. Está integrado por la comunidad o biocenosis en interrelación con el área o


territorio ocupado por esta. Entonces, en el ecosistema se distinguen componentes vivos, los
que forman la biocenosis y componentes sin vida, los que constituyen el biotopo.
Todos los ecosistemas acuáticos y terrestres constituyen la biósfera.

Hábitat y nicho ecológico


El hábitat, es el lugar específico, concreto donde habita una especie determinada o donde
suelen encontrarse generalmente.
El nicho ecológico, es la función que desempeña una especie determinada dentro de un
ecosistema. No se refiere a un sitio físico sino a todas las condiciones físicas, químicas,
biológicas que requiere la especie para mantenerse con vida así como aspectos relacionados con
su comportamiento: de qué y dónde se alimenta, épocas y modo de reproducción, a qué
organismos sirve de alimento, con cuáles entra en competencia por el alimento o el espacio.
En un ecosistema, varias especies pueden compartir el hábitat pero no pueden ocupar el mismo
nicho ecológico.
Actividades
1. Observa tu entorno y reconoce ejemplos de individuos y poblaciones.
2. ¿Qué es la biocenosis?
3. Explique con sus propias palabras la diferencia entre nicho ecológico y hábitat.
FACTORES ABIÓTICOS Y BIÓTICOS DE UN ECOSISTEMA
Los factores abióticos.
Son los factores físicos y químicos que determinan las características de un biotopo: la
luminosidad, presión, temperatura, humedad, salinidad, etc. Los factores abióticos que
condicionan los ecosistemas terrestres (temperatura, precipitaciones, humedad,...) pueden ser
distintos de los que determinan los ecosistemas acuáticos (salinidad, luz, profundidad...).

La temperatura:
En el medio aéreo
las diferencias de
temperatura
pueden ser muy
extremas, mucho
más que en el
medio acuático. La
temperatura varía
según la latitud y
también con la
altura. Los
organismos se
distribuyen según
la temperatura.

La luz: La llegada de la luz a los organismos fotosintéticos es fundamental para el


mantenimiento de la vida. La duración diaria de la iluminación solar, que está en relación con la
latitud, sincroniza el ritmo biológico interno de muchos organismos, regulando procesos como
la floración, caída de las hojas, reproducción, mudas, migraciones, hábitos nocturnos y
diurnos...

La humedad: Es un factor de vital importancia ya que los organismos animales y vegetales


están constituidos en gran parte de agua, y ésta es imprescindible para las funciones vitales. El
grado de humedad influye en el proceso de transpiración de los organismos.

El suelo: El suelo es una estructura compleja, que se forma por la acción conjunta de los
organismos y la atmósfera sobre las rocas.

La salinidad: Es un factor abiótico determinante en los ecosistemas acuáticos. El agua dulce


contiene 0,5 g de sustancias disueltas por litro, el agua marina unos 35 g /l de media. La mayor
parte de los organismos están adaptados a vivir en un estrecho margen de salinidad.

Los factores bióticos.


Son los relacionados con los seres vivos que habitan en un biotopo y las relaciones que se
establecen entre sí.