Вы находитесь на странице: 1из 4

ELECTROTERAPIA

El calor que produce la electricidad, repolariza las membranas celulares haciendo

que haya una oxigenación en mejores condiciones. Se utiliza:

 Onda corta: Consiste en aplicar electrodos produciendo un campo

electromagnético en el cual, por el calor, habrá una regeneración mejor. A

diferencia de los métodos fisioterapéuticos con envolturas, cataplasmas, bolsas de

agua, mantas eléctricas utilizados tradicionalmente con este fin y que, a lo sumo,

logran una elevación de la temperatura en la piel o tejidos más superficiales, las

ondas hacen posible que el efecto calorífico llegue a penetrar en las capas más

profundas del organismo, desarrollando además una vasodilatación capilar

homogénea y persistente.

Los electrodos se colocan de tal forma que la parte enferma quede dentro del

campo magnético o de alta frecuencia originado por el paso de las ondas. Los

aparatos existentes para la aplicación de este tratamiento, ofrecen las debidas

garantías de seguridad, no entrañando su manejo peligro alguno.

 Lámpara UV: Se elige una zona de la piel, que tiene que estar seca, y se le

pone una cartulina (pegada con esparadrapo) con 3 huecos. Las zonas próximas

se cubren para evitar que se lesionen, y en el orificio del centro se pone un tiempo,

mientras que en los otros, se pone en uno más tiempo y en el otro menos.

 Láser: El rayo láser aporta una cantidad elevada de fotones. La energía

depositada en los tejidos, se transformará de forma inmediata, en otro tipo de

energía o efecto biológico (bioquímico, bioeléctrico o bioenergético). El efecto


térmico sólo existe en láseres quirúrgicos con potencias superiores a 1W, mientras

que los otros, la potencia es mucho menor, midiéndose en mW. En estos últimos,

se utiliza helio y neón dentro de una lámpara, y la salida se aplica por contacto a

través de una fibra.

 Ultrasonidos: Es la aplicación de vibración mecánica por medio del cambio de

polaridad que produce la vibración sobre el cristal de cuarzo, utilizándose para

tratamientos en los que las vibraciones sólo se propagan en sólido o en líquido.

Los ultrasonidos son ondas con una frecuencia de 800.000 a 1.000.000 de

oscilaciones por segundo, muy superiores a las que el oído humano es capaz de

percibir (20.000). su penetración en los tejidos origina un a aumento de la

temperatura, así como un incremento del recambio metabólico (oscilación), que

equivale a una especie de masaje tisular, (micromasaje o masaje en “miniatura”).

La terapéutica mediante ultrasonidos alcanzó una rápida y amplia difusión en los

años que siguieron a la II guerra mundial, si bien las excesivas esperanzas

depositadas en el nuevo método se vieron pronto defraudadas, quizás por fallos

debido a su defectuosa aplicación o indicación terapéutica.

 Infrarrojos: Son ondas electromagnéticas, cuya longitud de onda es entre

4.000.000-7.000 amperios, que son emitidas por un cuerpo caliente. Los rayos

caminan por el éter hasta que encuentran algún medio que los absorba y, cuando

esto ocurra, se produce calor. Se utilizan generadores, como bobinas en espiral,

baños en forma de túnel, lámparas de bombillas de gas y lámpara incandescente.


Esta mayor irrigación tiene una evidente acción terapéutica, estando indicadas

estas radiaciones en las inflamaciones articuladas y sinoviales, en los procesos

infecciosos crónicos del oído externo y medios, en los catarros de los senos

paranasales y, muy especialmente, en ciertas formas del lumbago.

Cuando se aplica una corriente eléctrica al organismo humano se producen los

siguientes efectos específicos:

 Efectos primarios o fisico-químicos: Son dos principalmente, el efecto

térmico, determinado por la anteriormente vista Ley de Joule; y el efecto

químico: se produce una liberación de iones que se desplazan dando

lugar a alteraciones en la permeabilidad de la membrana, variando la

composición química de la estructura íntima de los tejidos.

 Efectos secundarios o fisiológicos: vasodilatación, analgesia y acción

excitomotriz. Indicaciones y contraindicaciones: Es muy difícil determinar

las indicaciones generales de la electroterapia dado que existen multitud

de aplicaciones diferentes: corrientes galvánicas, ininterrumpidas,

cuadrangulares, ultrasonidos, infrarrojos, etc; cada una de estas técnicas

tiene unas indicaciones y contraindicaciones específicas.

Como norma general encontraremos dos grandes tipos de efectos: el vasomotor y

el efecto analgésico. El efecto vasomotor y trófico sirve para aumentar el riego

sanguíneo y mejorar el retorno venoso; mientras que el el efecto analgésico puede

evitar dolores de origen neurológico, muscular y/o articular.