You are on page 1of 2

19

3.0.0- PROCESOS HUMEDOS DE COLORACIÓN


Los procesos húmedos de coloración textil son básicamente tres: el blanqueo óptico, la tintura
y la estampación. Consideraremos acá solo el blanqueo óptico ya que los dos últimos se tratan
con mayor detalle en los capítulos siguientes (Cap. 8 y 9, respectivamente).

3.1.0- Blanqueo Optico


Hace más de dos siglos los cultivadores de lino blanqueaban esta fibra extendiéndola al sol y
tratándola con extracto de castañas silvestres. Posteriormente se supo que estas castañas
contenían esculina, un derivado fluorescente de la cumarina, de color violeta azulado (la
esculina es el glucósido de la 6,7-dihidroxicumarina, ver fórmula IV en la Figura 7.9). Este fue el
comienzo que llevó a la investigación y desarrollo de los blanqueantes ópticos.
Las sustancias fluorescentes de blanqueo óptico son sustancias incoloras que absorben energía
en la región ultravioleta del espectro de radiación electromagnética y la emiten en la región visible.
La emisión en el visible se produce generalmente en la zona correspondiente al azul, con lo que se
compensan las tonalidades amarillentas que, a veces, aún conservan las telas blanqueadas
químicamente. La aplicación de blanqueantes ópticos permite obtener "blancos" más puros y
brillantes. Antes de su desarrollo se usaban mucho los colorantes de “azuleo”, que absorben el
matiz amarillento del artículo pero disminuyen la cantidad total de luz remitida por lo que el nivel de
blanco es menor o “más gris” (ver Figura 7.8).
Los “blanqueantes ópticos” se fijan a las fibras textiles en forma similar a colorantes que, en
lugar de tener grupos cromóforos, tienen grupos que confieren propiedades flurescentes. La
fijación depende de los mismos factores que inciden en la tintura: naturaleza de la fibra textil,
temperatura, concentración, dureza del agua, pH, etc. La selección del “blanqueante óptico”
debe entonces hacerse cuidadosamente. Por ej., los derivados del ácido
diaminoestilbenodisulfónico (Figura 7.9, fórmula I, II, III) son aptos para el algodón, los derivados
de la cumarina (Figura 7.9, fórmulas V y VI) y otros con grupos heterocíclicos nitrogenados
(Figura 7.9, fórmulas VII y VIII) son adecuados para otras fibras textiles.

Figura 7.8
20

Figura 7.9
(Se ha optado por la representación antigua o clásica del núcleo bencenico)

La Fig. 7.8 y las fórmulas de la Fig.7.9 fueron tomadas de “Bayer Farben Revue”, Nº especial, Enero 1966

BIBLIOGRAFÍA
1- “Bayer Farben Revue”, No. Especial 7S, Enero 1966