Вы находитесь на странице: 1из 20

UNIVERSIDAD PRIVADA DE TACNA

FACULTAD DE EDUCACIÓN, CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN


Y HUMANIDADES
ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA

PSICOTERAPIA INDIVIDUAL DE PAREJA Y FAMILIA

Tema:
PSICOTERAPIA PSICOANALITICA

DOCENTE: Ps. Alex Valenzuela

ALUMNO:
Mauricio Martorell
Pamela Soto Peña

TACNA – PERÚ
2018
Índice

1 ¿Que es el psicoanálisis? .................................................................................. 3


1.1 Características del psicoanálisis .........................................................................3
1.2 Técnicas terapéuticas del psicoanálisis ...............................................................4

2 ¿Qué es la psicoterapia? .................................................................................. 7


2.1 ¿Cuál es la finalidad de la psicoterapia? .............................................................8

3 Diferencia entre psicólogo, psiquiatra, psicoterapeuta y psicoanalista ............ 8


3.1 Psicólogo ............................................................................................................8
3.2 Psiquiatra ...........................................................................................................9
3.3 Psicoterapeuta ....................................................................................................9
3.4 Psicoanalista ..................................................................................................... 10

4 Terapia psicodinámica ................................................................................... 10


4.1 Principios básicos de la terapia psicoanalítica .................................................. 11
4.2 Supuestos de la teoría psicoanalítica ................................................................. 11
4.3 Objetivos de la terapia psicoanalítica ............................................................... 12
4.4 Beneficios de la terapia psicodinámica ............................................................. 13
4.5 ¿Como se trabaja en la terapia psicoanalítica? ................................................. 13
4.6 Desarrollo de una sesión psicoanalítica ............................................................. 14

5 Técnicas psicoanalíticas ................................................................................. 14


5.1 Psicoterapia de la histeria ................................................................................. 14
5.2 Metáforas terapéuticas ..................................................................................... 14
5.3 Método catártico .............................................................................................. 19
1 ¿Que es el psicoanálisis?

El psicoanálisis es una forma de tratamiento intensivo que se basa en la observación de


que las personas desconocen los factores que determinan sus emociones y
comportamientos ya que son esencialmente inconscientes. El tratamiento psicoanalítico
explora cómo estos factores inconscientes afectan las relaciones actuales y patrones de
pensamiento, emoción y de comportamiento.

Para el psicoanálisis el origen del trastorno que sufrimos procede de las ansiedades
infantiles reprimidas y de la secuencia progresiva de mecanismos defensivos y síntomas
que surgieron para proteger a la persona contra la reaparición y repetición de estos
sentimientos. En este sentido, la función del síntoma es mantener el equilibrio intra
psíquico. La tarea del psicoanálisis es traer a la conciencia estos restos del pasado para
que puedan volver a ser valorados y ser asimilados adecuadamente. La terapia
psicoanalítica tiene como meta descubrir aspectos inconscientes que subyacen a los
problemas de modo que podamos vivir con mayor bienestar.

El psicoanálisis no es solo un método de tratamiento de los trastornos neuróticos, es


también un procedimiento de investigación de los procesos psíquicos inconscientes, y es
una teoría de la vida psíquica.

La cura psicoanalítica puede ayudar a personas que presentan algún sufrimiento psíquico,
pero también a aquellas que se sienten inhibidas en su desarrollo personal o que deseen
adquirir una mayor libertad interior a través de una mejor comprensión de su mundo
interno. Es importante subrayar que el proyecto psicoanalítico, en este sentido, no se
limita a una meta estrictamente terapéutica, sino que busca también procurar un aumento
del bienestar y del gusto por vivir, trabajar y amar. Es mediante la superación de
obstáculos inconscientes que el psicoanálisis contribuye a dar lugar a un aumento de
libertad personal de actuar y de pensar en la persona que se involucra en un proceso
analítico.

1.1 Características del psicoanálisis


El psicoanálisis no es un tratamiento de corta duración sus resultados repercuten a largo
plazo con efectos positivos, en ocasiones realizados en los años siguientes al fin del
tratamiento. El tratamiento puede durar de un par de meses a varios años, dependiendo
del caso, esta es una terapia “no-dirigida”, o bien “orientada al insight”. La meta del
tratamiento es el aumento del entendimiento de las fuentes de nuestros conflictos internos
y problemas emocionales.

El espacio analítico favorece el pensamiento, la experiencia emocional y la autoreflexión.


El psicoanálisis se enfoca tanto a problemas específicos como a problemas abiertos, que
se desarrollan a través de la asociación libre.

El psicoanálisis considera que el Inconsciente determina gran parte de nuestro


comportamiento y que el pasado tiene una influencia decisiva en nuestro presente.

El enfoque psicoanalítico permite que el ritmo de las sesiones lo lleve el paciente. El


psicoanalista se propone darle consistencia a la discontinuidad posible de las sesiones y
“pone sobre la mesa” oportunidades para que el paciente logre un mejor entendimiento y
tome mejores decisiones.

1.2 Técnicas terapéuticas del psicoanálisis

Para lograr que el paciente se expresa, el terapeuta puede utilizar diversas técnicas, como
las siguientes:

 La asociación libre

Consiste en que el paciente dice todo lo que se le pasa por la cabeza, sin censurar nada de
los recuerdos, pensamientos o sensaciones que tenga. El psicoterapeuta deberá facilitar
esa asociación libre para identificar los posibles conflictos del paciente.
Cuando toda persona habla, hace una selección de las palabras que quiere utilizar para
darle un sentido congruente al mensaje que pretende compartir. A pesar de este proceso
de selección, más o menos rápido, suelen aparecer fallos del lenguaje, como los lapsus
linguae, olvidos, repeticiones, etc., Estos “fallos”, en las conversaciones ajenas al
contexto terapéutico no suelen ser analizados; sin embargo, en un contexto analítico
tienen mucha importancia.
Precisamente, en el contexto analítico se entiende que estos “fallos” son una
manifestación del inconsciente, es como si de alguna manera el contenido traspasara
la barrera defensiva de la persona. Algo parecido sucedería con la asociación libre. El
paciente, al verse liberado por el terapeuta de sus propios controles y ajeno a toda
disciplina de darle a sus ideas un sentido lógico, se encuentra en el escenario propicio
para dejarse llevar por todo aquello que acude a ese “precipicio” en el que todo lo
inconsciente adquiere fuerza, asocia, habla. La barrera defensiva, las resistencias, son
franqueadas y es posible entonces tener acceso al inconsciente.
La asociación libre puede surgir espontáneamente o ser inducida a partir de un sueño,
fantasía o cualquier otro pensamiento. Sin embargo, para que esta se lleve a cabo y
realmente se produzca una asociación libre, es necesario que se haya consolidado la
transferencia (confianza) con el analista y se haya comprendido que el discurso analítico
se sitúa en un marco diferente al que puede representar una conversación habitual fuera
de consulta; que nada de lo que se diga en sesión será juzgado, nada está correcto o
incorrecto; por tanto todo lo que se diga es válido.

 La transferencia terapéutica

Supone la transferencia de emociones y sentimientos relativos a personas importantes en


la vida del paciente hacia su terapeuta. Si esto sucede, el terapeuta se lo debe señalar al
paciente para que comprenda y mejore la forma de relacionarse con esas personas. De
gran importancia en la obra de Freud, la transferencia promueve la vuelta al trauma
pasado y las virtudes terapéuticas de esta relación especial que se instaura entre paciente
y analista, más allá de la misma interpretación psicoanalítica.
El analista desempeña un papel de verdadero agente terapéutico. “Una presencia activa
del terapeuta puede alimentar de manera positiva la transferencia para que el paciente
pueda descubrirse, conocerse mejor y llegar a curarse”, precisa el psicoanalista. Las
cuatro nociones principales de la transferencia son el amor, el deseo, el odio y la angustia,
que son los más presentes en el marco de la cura.
El concepto transferencia admite ser interrogado desde tres ejes diferentes:
- En primer lugar, una disposición: implica un fenómeno universal que se presenta
en toda relación significativa de importancia libidinal que entronca con el acerbo
de representaciones y afectos de las experiencias infantiles con los objetos
primarios.
- Un segundo eje es conceptuar la transferencia como desplazamiento de
representaciones y afectos de un lugar a otro dentro del psiquismo además de en
la intersubjetividad
- Un tercer eje es más específico, está vinculado a la cura, donde las transferencias
se dan sobre la persona del analista como depositario de estos afectos desplazados
desde lo reprimido de la sexualidad infantil y que, previamente al contexto del
tratamiento, posibilitaron los síntomas de su neurosis. Instalados luego en el “aquí
y ahora de la cura”, configuran lo que Freud llamó neurosis de transferencia.

Tras la transferencia, llega la revelación del objeto. Aunque la transferencia facilita el


desarrollo correcto de la cura y alivia a la persona, puede aparecer rápidamente otro
problema: el exceso de transferencia. El psicoanalista despertará en el paciente
determinadas emociones, a las que podemos un afecto real, el sentimiento amoroso e
incluso el deseo.

 Interpretación de pensamientos, sueños y palabras

El terapeuta deberá aprender a sacar conclusiones de los pensamientos, sueños y palabras


que exprese el paciente. Para ello le preguntará y le hará reflexionar para entender su
conducta. En este sentido, destaca también la importancia de los sueños como una
manifestación del inconsciente que también debe ser objeto de interpretación.
La Interpretación de los Sueños, Freud utiliza sus propios sueños como ejemplos para
demostrar su teoría sobre la psicología de los sueños. Freud distingue entre el contenido
del sueño "manifiesto" o el sueño experimentado al nivel de la superficie, y los
"pensamientos de sueño latentes", no conscientes que se expresan a través del lenguaje
especial de los sueños.
Freud considera que todo sueño es interpretable, es decir, puede encontrarse su sentido.
La labor de interpretar no recae sobre todo el sueño en su conjunto sino sobre sus partes
componentes basándose en una especie de libro de los sueños, donde cada cosa soñada
significa tal otra cosa en forma rígida, sin considerar la peculiaridad de cada sujeto.
Primero se descompone el relato en partes, y recién al final surge la interpretación final o
global, en la cual se nos revela el sueño como una realización de deseos
El sueño no es meramente actividad somática: es un acabado fenómeno psíquico de
realización de deseos, y por tanto debe ser incluido en el conjunto de los actos
comprensibles (no incomprensibles) de nuestra vida despierta, constituyendo el resultado
de una actividad intelectual altamente complicada.

El deseo aparece disfrazado en el aspecto manifiesto del sueño, en lo efectivamente


soñado, proceso denominado 'deformación onírica'. Freud se pregunta porqué tiene que
haber una deformación, ya que podría haber ocurrido que el sueño expresara el deseo en
forma directa, sin deformación. Esta deformación es intencional y se debe a la censura
que el sujeto ejerce contra la libre expresión de deseos, por encontrarlos censurables por
algún motivo.

2 ¿Qué es la psicoterapia?

La psicoterapia es una relación particular en la que un profesional formado en la escucha


y a la comprensión de problemas psicológicos propone, en un marco concebido para ello,
abordar estos problemas de manera específica. De este modo, el terapeuta y el paciente
generan a través de esta relación particular un espacio en el que se trabajarán las distintas
dificultades que presente el paciente.

El psicólogo escucha el sufrimiento, las dificultades, las dudas, y favorece la expresión


de lo que la experimentamos realmente, y nos ayuda a poner en palabras lo vivido,
utilizando diferentes técnicas: preguntas abiertas, reformulación de problemas, ejercicios
de puesta en situación, espacios de silencio. El terapeuta nos lleva a confrontarnos por
tanto con nosotros mismos y con nuestras debilidades, en un ambiente de confianza y en
un marco que provee seguridad.

La psicoterapia es un espacio que se construye por un terapeuta y un paciente, un espacio


con determinadas herramientas, de evaluación, de análisis, de comprensión, de
intervención, y que es puesto al servicio de una persona que requiere ayuda; un espacio
que se conecta con los esfuerzos de una persona, o de una pareja o de una familia, para
atender una situación que se ha salido de control. La psicoterapia tiene que ver en primer
lugar con un acto de darse un momento para ocuparse de sí mismo y atender lo que ocurre
en la vida, lo que no marcha bien o lo que se ha complicado.
La psicoterapia es un espacio en el que se acoge sin aconsejar ni juzgar. Para lograr esto,
el psicoterapeuta ha sabido adquirir la calidad de escucha necesaria, al llevar antes y
durante su formación un trabajo psicoterapéutico sobre sí mismo. La alianza terapéutica,
es decir el vínculo de confianza que nace y se desarrolla entre el paciente y su terapeuta,
es la base necesaria para el trabajo efectivo. Es este vínculo el que permite la posibilidad
para el paciente de hablar íntimamente de su sufrimiento y de sus dificultades
existenciales, de lo que ocurren en su vida, de los cuestionamientos que se plantea.

2.1 ¿Cuál es la finalidad de la psicoterapia?

La finalidad de la psicoterapia es poner al servicio de las personas que lo soliciten un


conjunto de técnicas bien precisas, que permiten a estas personas confrontadas con
dificultades personales que lo agobian y debilitan, encontrar una salida y liberarse de un
malestar innecesario y poder así tener una vida más satisfactoria. Esto no quiere decir que
la psicoterapia elimina el malestar en la vida, sino únicamente el sufrimiento que se
origina de la impotencia o imposibilidad de atender problemas no resueltos que
arrastramos en la vida. Es este sufrimiento el que decimos que es innecesario.

3 Diferencia entre psicólogo, psiquiatra, psicoterapeuta y psicoanalista


3.1 Psicólogo

El psicólogo tiene estudios universitarios en psicología y atiende las dificultades


psicológicas desde una compresión del comportamiento humano. Realiza el diagnóstico
y el tratamiento dándole más importancia a las dimensiones del pensamiento, las
afecciones y la conducta, ayudándole al paciente a comprender, resolver las dificultades
psicológicas y en sus relaciones que enfrenta para de este modo obtener bienestar
psicológico.

Los psicólogos licenciados están calificados para dar psicoterapia y consejería, realizan
pruebas psicométricas y proveen tratamiento para los trastornos mentales y dificultades
psicológicas de la vida cotidiana. A diferencia con el psiquiatra, el psicólogo no cuenta
con el derecho de prescribir fármacos como tratamiento (a excepción de algunos países
en los que sí pueden dar medicamentos). En ocasiones, un psicólogo puede trabajar en
conjunto con un psiquiatra que provea un tratamiento fármaco para los trastornos
mentales, mientras el psicólogo provea psicoterapia.

3.2 Psiquiatra

El psiquiatra en cambio tiene una formación en medicina y una especialización en


trastornos psiquiátricos, su enfoque generalmente es médico y le da más importancia a
los aspectos orgánicos de los trastornos mentales. El psiquiatra utiliza principalmente la
farmacología (prescripción de fármacos) para mejorar los síntomas incapacitantes de los
trastornos psicológicos, sin embargo, algunos también realizan intervención con
psicoterapia (esto significa que aprenden técnicas de ciertas psicoterapias, sin que sea
necesario la obtención de un título universitario)
Usualmente, el psicólogo se encarga del tratamiento psicoterapéutico y el psiquiatra
controla la medicación en caso que sea necesario.

3.3 Psicoterapeuta

Es importante aclarar que psicoterapeuta tiene una especialización en psicoterapia (en un


instituto privado) pero no posee necesariamente estudios universitarios. Por tal motivo el
psicoterapeuta no está controlado ni protegido por la ley (como sí lo está el psicólogo y
el psiquiatra). El título de psicoterapeuta no es controlado: no existe reglamentación,
programa universitario permite enseñar el arte de la psicoterapia. La psicoterapia se
refiere al trabajo del descubrimiento de sí, el mejoramiento de la calidad de vida y de las
relaciones de una persona (en ocasiones los psicólogos y los psiquiatras se llaman así
mismos psicoterapeutas). Los psicoterapeutas están formados en diversas técnicas y
enfoques como la Terapia Gestalt, la PNL (Programación neurolingüística), el
psicodrama, la hipnosis, entre otras. Generalmente estas técnicas de psicoterapia son más
directivas que los enfoques utilizados por los psicólogos, se apoyan más en el consejo y
la búsqueda de soluciones: el terapeuta interviene, realiza frecuentemente feed-back,
sugiere y aconseja, dando lugar a un trabajo interactivo.

3.4 Psicoanalista

El psicoanalista no necesariamente tiene estudios universitarios de psicología clínica, sin


embargo, en su mayoría poseen estudios de medicina/psiquiatría, de psicología o bien de
filosofía. El psicoanalista tampoco está controlado ni protegido por la ley. Un
psicoanalista realiza sus estudios en un instituto privado bajo la enseñanza de uno o varios
especialistas. Asimismo, tiene por obligación de seguir él mismo un análisis personal
durante varios años, antes de ejercer.

El enfoque que practica el psicoanalista es el análisis, ya sea en diván o en sillón frente a


frente. Una de las diferencias principales con los demás enfoques psicológicos es que
trabajar a partir del inconsciente: es decir, postula que no tenemos control voluntario ni
consciente del curso de nuestra vida, por lo que resulta necesario un análisis profundo del
inconsciente. El tratamiento psicoanalítico explora cómo estos factores inconscientes
afectan las relaciones actuales y patrones de pensamiento, emoción y de comportamiento.

4 Terapia psicodinámica

La psicoterapia psicoanalítica es el conjunto de conocimientos, métodos y actitudes


empleadas en el tratamiento de los trastornos y problemas de personalidad.
La teoría psicoanalítica revoluciono el concepto y tratamiento de los problemas
emocionales además genero interés en áreas que anteriormente habían sido olvidadas:
motivación inconsciente, personalidad, conducta anormal y desarrollo infantil.
Se entiende que el psicoanálisis y el tratamiento psicoanalítico orientado como un proceso
mediante el cual una persona ayudada, contenida y acompañada por su terapeuta indaga
en su mundo interno en busca de su propia identidad
Buscan terapeuta y paciente al verdadero si mismo atrapado e impedido de crecer y
mostrarse por una sere de conflictos irresueltos que llevan al yo fragilizado a una
repetición infinita del conflicto imposibilitándolo de vivir libre en la exploración del
mundo.

4.1 Principios básicos de la terapia psicoanalítica

Existen diversos principios básicos en la terapia psicoanalítica, entre los que podemos
destacar los siguientes:

 El inconsciente y sus manifestaciones

La terapia psicoanalítica parte de un concepto de mente en el que se incluye el


subconsciente, al que no se puede tener un acceso directo, pero sí se puede llegar a
conocer a través de las formas que tiene de manifestarse como los sueños o las fantasías.

 El pasado

Al contrario de lo que ocurre en otras ramas de la psicología, en el psicoanálisis se tiene


en cuenta el pasado de las personas y cómo ese pasado ha influido en la situación actual,
en las formas de actuar y de pensar.

 La defensa

Las personas pueden tener en su mente zonas ocultas que defienden ante los terapeutas
para que no salgan a la luz. Estos mecanismos de defensa son estudiados por el
psicoanálisis para tratar de llegar al inconsciente.

4.2 Supuestos de la teoría psicoanalítica

Puede ser útil saber qué supuestos psicoanalistas trabajan desde cuando se considera un tipo
de terapia. Mientras que cada terapeuta trabajará de manera diferente de acuerdo a las
necesidades del individuo que busca la terapia, muchos de ellos trabajan en los siguientes
supuestos:
 Los problemas psicológicos tienen su origen en el inconsciente.
 Manifiestan los síntomas causados por alteraciones ocultas o “latentes”.
 Las causas típicas de malestar psicológico incluyen temas no resueltos durante el
desarrollo o un trauma reprimido.
 El tratamiento parece traer conflictos reprimidos a la superficie donde las
personas pueden tratar con él.

4.3 Objetivos de la terapia psicoanalítica

El psicoanálisis se propone restaurar la capacidad de amar, de trabajar y de actuar al


desanudar el síntoma por los efectos de la palabra y de la interpretación que puntúa el
trabajo analítico.
El método psicoanalítico intenta la compresión y la interpretación de los fenómenos
ocurrentes en una situación dada.
Pretende descubrir en cada sujeto su actividad inconsciente, las motivaciones de su
conducta, las significaciones y los valores ocultos que esclarecen el comportamiento
humano profundo. Este conocimiento de sí mismo que adquiere el paciente, hace que
recupere su derecho a ser un individuo autónomo con una identidad propia, capaz para el
trabajo y el disfrute.
Busca Fomentar con todo rigor el conocimiento de sí mismo y la autocritica. Tratando de
modificar el comportamiento y, lo que es más importante la estructura de la personalidad
del paciente, a través del lenguaje verbal y en un contexto especifico en el cual se ubica
esta relación-
Un objetivo principal es fortalecer el Yo de modo que pueda enfrentar en el presente
situaciones que antes resultaban traumáticas sin necesidad de utilizar la represión. Esto
libera energías que entonces pueden ser empleadas de modo constructivo.
Las personas toman las mejores decisiones que pueden, dadas las limitaciones de sus
suposiciones acerca de sí mismos y sus circunstancias. El psicoanálisis ofrece la
oportunidad de examinar estas suposiciones, entender sus orígenes en sus vidas,
modificarlas si es necesario, lo que permite tomar con mayor libertad mejores elecciones
para la vida.
4.4 Beneficios de la terapia psicodinámica

Los beneficios que se obtienen con la psicoterapia analítica incluyen


 Conocimiento de sí mismo
 Realización interior
 Aumento de autoestima
 Una imagen propia positiva
 Relaciones saludables
 Autonomia

4.5 ¿Como se trabaja en la terapia psicoanalítica?

La cura psicoanalítica es un trabajo de dos, entre el paciente y su analista. El paciente


podrá adquirir conciencia de ciertos aspectos inconscientes de su funcionamiento y de sus
dificultades psíquicas al poder re-experimentarlas y re-evaluarlas, no solo
intelectualmente sino y principalmente emocionalmente, en la relación terapéutica con su
analista, este fenómeno se denomina en el psicoanálisis como transferencia. Como
resultado de la exploración, el psicoanálisis permite darle sentido a la situación existente
de un individuo, así como a los sentimientos, pensamiento, creencias, comportamientos
y memorias que son traídas por esta situación. Algunos de estos pensamientos,
sentimientos y conductas pueden estar afectando su vida negativamente y hacen sentir a
la persona como “fuera de control”, confundido, desesperanzado, fatigado, ansioso, triste
o frustrado. Es así como el, psicoanálisis o terapia psicoanalítica ofrece principios muy
útiles que ayudan a echar luz en esos factores inconscientes que están presenten y actúan
en nosotros.

El psicoanálisis propone que seas capaz de explorar y analizar sentimientos,


pensamientos y conductas irracionales de modo que se gane un entendimiento más
profundo de cómo es que se uno se relaciona contigo mismo y con los otros. El trabajo
psicoanalítico puede ayudar a libertarse gradualmente de patrones repetitivos a través de
la enseñanza de los factores inconscientes que afectan la manera de vivir actual y cómo
poder lidiar mejor con las demandas de la vida adulta.
4.6 Desarrollo de una sesión psicoanalítica

El marco óptimo en el que se desenvuelve un proceso psicoanalítico consiste en una o


más sesiones semanales (idealmente de 2 a 4 sesiones), donde el sujeto es invitado a decir
libremente, sin restricción alguna, sus pensamientos que vienen espontáneamente a la
mente siendo esto lo que se denomina como la regla de la asociación libre.

Se privilegia la posición extendida para el paciente, recostado en un diván, y el analista


sentado atrás, fuera de la vista del paciente. Con esto se busca que toda la concentración
del sujeto se dirija a su mundo interior. En terapia psicoanalítica, en cambio, se trabaja
usualmente frente a frente, y el psicoanalista tiene una mayor participación en el
desarrollo de las sesiones.

En cuanto a la duración del proceso, si bien es difícil predecir el tiempo estimado, también
es cierto que conforme existen avances y un progreso tangible es posible ir evaluando en
el transcurso la posibilidad de terminar el proceso. Una terapia psicoanalítica usualmente
dura de seis meses a un año, sin embargo, puede extenderse a varios años.

5 Técnicas psicoanalíticas

5.1 Psicoterapia de la histeria


5.2 Metáforas terapéuticas

Las metáforas y las anécdotas son otras de las formas de sugestión indirecta desarrolladas
por Erickson, y a juicio de (Zeig, 1983) son una potente comunicación terapéutica a
niveles múltiples. Una metáfora es una forma lingüística que hace una comparación
implícita entre dos entidades diferentes (Lankton y Lankton, 1983). Sin embargo, desde
el punto de vista terapéutico, no hay diferencias técnicas entre el uso de cuentos,
anécdotas y metáforas.
Zeig (1985, p. 29) define a la anécdota como una breve narración relativa a un suceso o
incidente interesante o divertido. Las anécdotas pueden ser cuentos ficticios, o relatos o
crónicas de experiencias genuinas y aventuras vitales. La mayoría de las anécdotas que
usaba Erickson eran descripciones verídicas de sucesos de su vida y la de sus familiares
y pacientes (Pacheco, 1993)

Zeig afirma que las anécdotas y las metáforas pueden emplearse en cualquier tipo de
psicoterapia y en cualquier fase del tratamiento, y no se conocen contraindicaciones para
ellas.

Las anécdotas y metáforas usadas por Erickson buscaban comprometer al paciente en una
búsqueda de significados, para “engancharlo” en una forma que fuera valiosa por sí
misma, a causa de la motivación que generaban.
Los Lankton (Lankton & Lankton, 1989) también definen metáfora terapéutica como “un
recurso dramático que captura la atención y provee un marco alterado a través del cual el
cliente puede considerar una experiencia nueva.”
Los relatos de Erickson utilizaban muchos recursos narrativos -humor e información
interesante-, para intercalar así sugerencias terapéuticas cuyo contenido tenían un vínculo
muy remoto con las inquietudes del paciente.
Ya sea que las metáforas se relaten o no en un estado de trance terapéutico, “[...] la propia
actividad mental del cliente crea una comprensión singular del material entregado, y al
hacerlo inicia un proceso de cambio al alterar las percepciones. Ninguno de los
pensamientos y comprensiones originales es abatido. Por el contrario, se obtienen nuevas
asociaciones, nuevos significados y comprensiones, enriqueciendo al cliente en lugar de
empobrecerlo.” (Lankton & Lankton, 1986)

Hammond distingue tres estilos básicos de metáfora: (Pacheco, 1993)


1) Las metáforas o anécdotas referidas a la experiencia personal del terapeuta o
historias de pacientes.
2) La metáfora que hace uso de verdades obvias, en donde se relatan experiencias
de vida tan universales, que el paciente no puede rechazarlas, y crean una “dirección de
aceptación” hacia el tratamiento.
3) Las historias metafóricas adaptadas a la situación del paciente, o buscando crear
papeles y componentes que son paralelos a los aspectos de las circunstancias del paciente.

Uso diagnóstico de las metáforas


(Zeig, 1983) Expone que el relato de una anécdota -compuesta de varios
elementos respecto a los problemas presentados por los pacientes durante la entrevista
inicial, puede entregar información sobre el paciente, a través de la comunicación no
verbal inconsciente (señales mínimas) de aquel.
También son un buen elemento diagnóstico para determinar la capacidad
hipnótica del paciente. Aquellos que se muestran más cautivados y absortos en las
historias, suelen ser sujetos hipnotizables con mayor facilidad.
Es decir, cuando usemos esta estrategia como diagnóstico, estemos atentos a cómo
reacciona la persona a nuestro relato: en que partes asiente, o niega, su ritmo respiratorio,
su focalización visual, etc.
Uso de metáforas para crear rapport terapéutico
Además del uso del “bio-rapport” y de los elementos de los sistemas
representacionales, una anécdota relativa a aspectos del paciente que han sido captados
por el terapeuta, puede ser un vehículo para un rapport sutil (Pacheco, 1993).
Uso de metáforas en el proceso de tratamiento
Las metáforas y las anécdotas poseen algunas características que las hacen
especialmente útiles en la etapa de tratamiento. (Zeig, 1983) Menciona las siguientes:

a. No implican una amenaza.


b. Captan el interés del oyente.
c. Como el paciente tiene que conferirle un significado, fomentan su independencia
ya que promueven una acción por propia iniciativa. El cambio proviene desde el
interior y no de la directiva del terapeuta.
d. Permiten eludir la resistencia natural al cambio. Erickson acostumbraba presentar
ideas terapéuticas en forma de metáforas a los pacientes más resistentes.
e. Son un modelo de creatividad para el paciente.
f. Crean confusión y promueven una buena respuesta hipnótica.
g. Su impacto en la memoria es mayor, haciendo más rememorable la idea expuesta.

A continuación analizaremos algunos de sus usos en el tratamiento (Pacheco, 1993):


Formular o ejemplificar una opinión
Dadas las características de las metáforas, puede establecerse una opinión en una
forma potente y memorable. Es más fácil recordar una anécdota -y el mensaje implícito-
que el mismo tema en un enunciado común.
Sugerir soluciones
En la forma del trabajo metafórico de Erickson (y continuado por los Lankton),
las conclusiones que podía extraer el paciente ofrecían una perspectiva novedosa o una
solución antes ignorada.
(Gordon, 1978) Denomina búsqueda trans-derivacional al proceso a través del cual se
inicia una búsqueda inconsciente en el oyente para encontrarle un sentido al relato de
acuerdo a su propio modelo de mundo. Por esta razón, las metáforas terapéuticas deben
acoger el modelo de mundo del oyente para ser efectivas. A este respecto es interesante
lo expresado por Bettelheim:
Los cuentos son terapéuticos debido a que el paciente encuentra su propia
solución, a través de la contemplación de lo que parece implicar la historia
respecto a él y sus conflictos internos en ese momento de su vida. El contenido
del cuento escogido, generalmente no tiene relación con la vida externa del
paciente, sino que con sus problemas internos, los cuales parecen
incomprensibles y, por lo tanto, insolubles. El cuento no se refiere al mundo
exterior, aunque puede ser lo suficientemente realista y tener rasgos cotidianos
entretejidos en él. La naturaleza irreal de esos cuentos (los cuales objetan los
racionalistas de mente estrecha) es un recurso importante, pues hace obvio que
el interés de los cuentos no es la información útil sobre el mundo externo, sino los
procesos internos que ocurren en el individuo (Gordon, 1978).
Acceso y utilización de recursos
Los recursos son una parte que ya existe en la experiencia de las personas. Pueden
utilizarse como recursos los sentimientos, percepciones, conocimiento personal, actitudes
y comportamientos.
Pueden extraerse creando un contexto en el cual la persona responderá con ellos.
Por ejemplo, presentando una situación en otro contexto distinto al problemático, y en el
cual sabemos que la persona generalizará recursos que ya posee.
Ayudar a las personas a reconocerse tal cual son
Las anécdotas y metáforas crean una situación en la cual uno puede reconocerse
a sí mismo en forma indirecta, en lugar que uno sea enfrentado en forma directa.
(Zeig, 1983) Cita a Erickson al respecto: “Si quieres que alguien te hable de su
relación con su hermano, todo lo que tienes que hacer es contarle una historia sobre tu
propio hermano.”
Sembrar ideas
Como ya vimos, la “siembra” consiste en diseminar ideas en pasos sucesivos que
llevan al logro esperado. Las metáforas son un buen recurso comunicacional para la
siembra; por ejemplo, Erickson narraba una historia que estimulaba ciertas ideas básicas
y que luego fortalecía con otras historias.
Insertar directivas
Esto consiste en tomar una frase de un relato y sacándolo de contexto, insertarlo
en otro; se agrega un efecto más indirecto dando a esa frase menor importancia que la que
tiene o modificando la emisión espacial de la voz al resaltarla.
Si las anécdotas y metáforas confunden y rodean las limitaciones conscientes del
sujeto, la persona captará esa directiva en una forma inadvertida (inconsciente).
Esquivar la resistencia
Ya que la metáfora estimula las propias asociaciones del paciente, es más difícil
resistirse a una asociación que uno mismo ha establecido.
Otra forma de reducir la resistencia es sembrar una idea en una anécdota y pasar
rápidamente a una segunda de distinto tema. Esto hace más difícil resistirse a la idea de
la primera anécdota, con lo cual aumenta la eficacia inconsciente de aquella. El paciente
puede resultar con amnesia de la primera idea.
Reencuadrar y redefinir un problema
Watzlawick y sus colaboradores han definido el reencuadre como el cambio del
propio marco conceptual o emocional en el cual se experimenta una situación, y situarlo
en otra estructura, que aborde los hechos correspondientes a la misma situación en una
forma similar e incluso mejor, con lo cual cambia por completo el sentido conceptual o
emocional.
La eficacia del reencuadre radicaría en el hecho que cuando percibimos la
pertenencia alternativa del evento a otra clase (lógica), no podemos regresar fácilmente
al primer punto de vista y, por tanto, a la angustia o conflicto anterior.
La redefinición del problema consiste en definir el problema de una manera
levemente diferente a como lo hace el paciente, tras lo cual se ofrece una acción
terapéutica que corregirá la nueva definición del problema y lo solucionará (y si aquella
está bien construida, se resolverá el problema del paciente).
Facilitación de nuevos patrones de pensamiento, sentimientos y comportamientos
Las metáforas pueden utilizarse para construir o facilitar nuevas emociones,
pensamientos y conductas del individuo, de modo de enriquecer su vida. (En la Tercera
Parte de este volumen se incluyen los protocolos propuestos por los Lankton para
construir metáforas.)
Desde el punto de vista de la inducción de trance y la evocación de fenómenos
hipnóticos, ambos aspectos del trabajo hipnoterapéutico pueden abordarse
metafóricamente (v.g., inducción conversacional, evocación indirecta de los diversos
fenómenos hipnóticos).
Los Lankton (Lankton & Lankton, 1986) entregan dos recomendaciones para la
construcción de metáforas:
- No es conveniente relatar historias de animales a los adultos, pues tendríamos
que antropomorfizar a los animales y eso sonaría tonto para un adulto. Lo cual
puede no lograr mantener la disposición a atender del paciente.
- Recomiendan que el terapeuta no sea el protagonista principal. Cuando
Erickson relataba historias de su familia, él sólo era un personaje en las
anécdotas, no era el personaje principal que tenía una experiencia de
aprendizaje en la historia.

Cuando el terapeuta es el personaje principal, pierde capacidad terapéutica, debido a los


fenómenos de la transferencia y la contra-transferencia. Los Lankton afirman que uno
puede usar experiencias personales, pero relatándolas como si hubieran ocurrido a alguna
persona conocida por nosotros.

5.3 Método catártico

El método catártico es un proceso que permite una descarga emocional y alivio de la


tensión emocional del sujeto, entonces la liberación o catarsis, se da dentro de un lugar
seguro y poco amenazante del que el sujeto puede huir de sentirse demasiado abrumado.

El empleo de la catarsis para el tratamiento psicológico se emplea para generar una


explosión y liberación emocional al contactar con los sentimientos reprimidos del
paciente, esto lo hacían por medio de un agente sustitutivo y menos doloroso que diera
lugar a la liberación, este método es sumamente exitosos para tratar pacientes con
histeria.

Los acontecimientos traumáticos más comunes acumulados dentro de lo que el definió


como archivos o inventarios de recuerdos, implicaban la perdida, ya sea por el fin de un
amor o por la muerte de alguien. El ataque sexual incestuoso es el siguiente
acontecimiento

Las limitaciones de la psicoterapia psicoanalítica:

Dentro de las limitaciones de la psicoterapia psicoanalítica se tienen las siguientes:


- La psicoterapia psicoanalítica no constituye un método aconsejable par
absolutamente todos los pacientes que solicitan ayuda. Un paciente en
estado de absoluta depresión, por ejemplo, puede soportar sus requisitos y
menos aún beneficiarse con el tratamiento.
- Existen pacientes que más que cualquier otra cosa necesitan medicación o
psicoterapia de apoyo durante una crisis vital, como casos de perdida para
facilitar el proceso de duelo.