Вы находитесь на странице: 1из 9

Fundamentos de la Educación

Primer Parcial domiciliario teórico- práctico. Ciclo 2018

Apellido y nombres: Paz Lautaro Legajo:106309/8

Comisión: A Carrera: Profesorado en Historia

Regular o Promoción:Promoción

Calificación:...….......…………….

Para abordar los temas de esta primera evaluación les proponemos partir de dos fragmentos de
autores analizados en las unidades I y II.

A) El primero de ellos es del texto de Adriana Puiggrós y Roberto Marengo. Intentando definir
rasgos que hacen a la educación y a la pedagogía, los autores plantean:

“ (…) en tanto históricamente situado el sentido, el propósito de las acciones educativas en sus
diferentes grados de organicidad se vincula con un tiempo histórico, una época o un orden
civilizatorio que como realidad tiene un presente y como proyecto despliega una serie de
futuros posibles. Por lo cual, la educación debe ser estudiada y definida en cada momento
histórico como expresión de un presente social situado y de opciones de futuro que en sí misma
contiene y revela cuando se la interpela por su sentido.” (Puiggrós, A. y Marengo, R. (2013)
Pedagogía: reflexiones y debates. Cap. 1, pág. 20)

1) ¿Cómo se organizaba la educación antes de los Sistemas educativos nacionales? ¿Qué


concepción de educación imperaba?
2) Los autores afirman que el propósito de las acciones educativas “como realidad tiene un
presente y como proyecto despliega una serie de futuros posibles”. Caracterice ese presente
pensando en el momento de configuración de los Estados nacionales (conformación del orden
social, económico y cultural) y analice qué opciones de futuros posibles se vislumbraban,
contemplando las características de la modernidad como nueva comprensión del mundo.
3) ¿Cuáles fueron las características de ese orden civilizatorio que la educación contribuyó a
construir en la modernidad? ¿De qué manera la pedagogía sirvió a esa construcción?

B) El segundo fragmento corresponde a Pablo Pineau en donde afirma que modernidad y


escuela se produjeron mutuamente, que una fue condición de posibilidad de la otra.

“El sistema escolar ha sido uno de los motores principales del triunfo de la modernidad, así
como se ha convertido en una de sus mayores creaciones. Escuela y modernidad parecen haber
establecido una relación de producción mutua, una sucesión por la cual una genera a la otra
como si fueran el día y la noche. Mediante complejos y eficaces dispositivos, la escuela
moderna construyó subjetividades que comulgaban con la cosmovisión moderna. A ser
moderno se aprendía, principal pero no exclusivamente, en la escuela”. (Pineau, P. La escuela
en el paisaje moderno. Consideraciones sobre el proceso de escolarización)
1) Reconstruya al menos tres argumentos que den cuenta de esta alianza entre modernidad y
educación en Argentina y especifique en qué acciones educativas o pedagógicas se tradujeron.
Los argumentos deben tener como eje:

- maneras de entender a la infancia y al alumno

- formación del ciudadano nacional

-componentes teóricos del Normalismo en la formación de un cuerpo de maestras y profesores.

2) En relación a la construcción de subjetividades, ¿qué semejanzas y diferencias pueden


distinguir entre la conformación del cuerpo docente de escuelas primarias del de las escuelas
secundarias? Incluya los discursos que lo atravesaron.

Aspectos formales:

- El TP debe realizarse en forma individual.


- Se sugiere una lectura transversal de los textos que permita rescatar los aspectos
más importantes, evitando caer en un resumen de los mismos.
- Entrega: 30 de mayo a mi mail.
- Devoluciones: 6 de junio

Parte A
1) Al momento de estudiar el sistema educativos y su configuración con la modernidad
, entendemos que tanto su configuración de que es el conocimiento y cómo transmitirlo
además de como su forma de ver al estudiante-infante, por un lado se mantuvieron
ciertos aspectos. como la concepción de la educación occidental con base en la época
clásica Griega. de donde su filosofía y mitos dieron sentido a las principales cuestiones
respecto a la realidad y la transmisión de ellas como enseñanzas, pero otros fueron
cambiados en el transcurso del tiempo como lo fue la figura misma del estudiante-
infante.
Antiguamente el sistema escolar apareció por una serie de instrumentos educativos que
se configuraron a partir del siglo XVI, las cuales estaban centradas en la figura de niño
del el cual predominaba normalmente la noción de una infancia de corta duración.
Dicho sistema administrado por organismos eclesiásticos comúnmente estaba pensado
para una clase social pudiente donde los estudiantes recibieran nada más un saber
teológico y habilidades en el sistema mercantil donde los maestros enseñaban a sus
alumnos de manera individual, caracteristica criticada más adelante por Comenio. Sin
embargo esto también se enmarca en el esfuerzo por parte de la cúpula gubernamental
por regular a las clases menos pudientes con el fin de fortalecer al poder central y
controlarlos mediante el adiestramiento en diversos oficios, para lograr asegurar el
orden social. Es en estos oficios donde se introducían a los estudiante a los cuales se lo
veía como un adulto pequeño con el objetivo de inculcar un oficio específico, lo cual
fue comúnmente entre los siglos XVII-XVIII una época donde la concepción de
educación imperaba en dar a las siguientes generaciones un oficio en donde poder
sustentarse, como por ejemplo lo fue en la Inglaterra de la Revolución Industrial, donde
se veía que en los negocios de familia a los hijos varones se los confinaba a aprender el
oficio para que pudiera continuarlo.

2) Cuando se estudia el proceso que se conoció como la conformación de los estados


nacionales, teniendo énfasis en los sucesos ocurridos posteriormente a la revolución
francesa, entendemos que fue un momento donde se empezaron a implementar,
cuestiones sobre cómo se podría mantener la hegemonía del poder central.
Principalmente en países como Alemania e Inglaterra, tomando como ejemplo lo
ocurrido en Francia, se empezó a tener en cuenta la idea de como tener el control de las
masas.
A partir de esta cuestión el rol de la infancia, a partir de la modernidad, adquirió un
status propio como edad diferenciada de la adultez aca el cómo el niño se convirtió en
objeto de inversión, en heredero de un porvenir. Este infante visto como ser inacabado,
carente de identidad e individualizado,se le va a reconocer la necesidad de resguardo y
protegido, al cual en ámbitos especializados como fábricas seria donde se los educaría
en grandes grupos tomando la teoría explicada por comenio donde se lo formaria en el
uso de la razón científica y se lo formaria con ideas de sentimiento de nacionalidad que
combinado con las ilustración conformarian las dos grandes almas de la modernidad
hasta el el dia de hoy.
El rol de la enseñanza en la modernidad se encargó en un comienzo de criticar la viejas
ideas mediante la Racionalización del mundo a partir de saberes autónomos que no
responden más a los dogmas de la iglesia y de los reyes, dan cuenta de su propia esfera
en lo que vayan logrando en términos de conocimiento y reflexión tiene como base las
ideas de la ilustración de John Locke y el positivismo con pensadores como Saint-
simon, Auguste Comte y John Stuart Mill y es la encargada transmitir ideas culturales
consideras tradicionales, que tiene un gran abarcamiento en la población generando una
cultura colectiva. por medio del uso de esta forma se da a entender a la enseñanza y sus
acciones educativas sin embargo al pasar los siglos se han podido mantener pero con
ciertos cambios. Esto lo vemos actualmente con los medios de comunicación que
invadieron el campo del sistema educativo no solamente educando de una manera
general y abstracta, sino más concretamente instruyendo a los ciudadanos, a los jóvenes
y a los niños en aspectos concretos del comportamiento social, laboral, político y
cultural generando así la pérdida del monopolio de contenidos que la sociedad moderna
les había asignado, dejando de ser garantía de la transmisión de una herencia cultural
socialmente acordada y depositarias hegemónicas de la formación del ciudadano.

3) En los proyectos de la modernidad la educación de la niñez fue una de las estrategias


nodales para la concreción de un orden social y cultural nuevo que eliminará el atraso y
la barbarie del mundo medieval y colonial.
El nacimiento de una infancia moderna trae consigo el alejamiento del niño con relación
a la vida adulta, alejamiento que es determinante ya que implica un paso constitutivo en
la confirmación de la infancia como nuevo cuerpo social. La desaparición del adulto-
pequeño y su paulatina sustitución por un nuevo sujeto de la práctica institucional y del
pensamiento pedagógico con autores Narodowski que dicen que la pedagogía no coloca
al niño en el ámbito que le corresponde sino que lo ayuda en la creación de ese lugar es
decir el ambito escolar. Esto lo vemos con las tesis básicas de Aries, la cual señala que,
a diferencia de la sociedad tradicional, que no podía representarse al niño y en la que
predominaba una infancia de corta duración, en las sociedades modernas se configura
un nuevo espacio ocupado por el niño y la familia que da lugar a una idea de infancia de
larga duración y a la necesidad de una preparación especial del niño. Esta construcción
social de la infancia moderna se relaciona no solamente con las transformaciones de la
familia sino también con la emergencia de una escolaridad.
Al estudiar la escuela se logra ver que este sistema favoreció la constitución de una
cultura pública que incidió en el quiebre de la sociedad tradicional, en la lucha por una
ciudadanía democrática y en la posibilidad de construir una sociedad integrada. Cuando
se estudian la bases del sistema educativos moderno vemos que fue basada la pedagogía
comeniana la cual implanta una serie de mecanismos discursivos sin los cuales es
prácticamente imposible comprender la mayor parte de las posiciones pedagógicas
modernas. En este sentido es que Comenio constituye una referencia inicial puesto que
dispone elementos sin los cuales la pedagogía moderna sería irreconocible en sus
principales facciones y matices presentes.

En Comenio la función docente se complementa con el rol familiar centrado en la figura


paterna y surge en virtud de la detección de una carencia. La función de la educación
escolar será transferida a la esfera pública, lo que implica un decidido control general y
extrafamiliar de la acción adulta sobre la infancia. Ese control no puede ser ejercido más
que por el organismo que en Comenio aparece representando el interés general es decir
el estado mismo. Con Comenio se explica que la utopía es el motor más fuertemente
acondicionado por el discurso pedagógico moderno ya que posee la característica
circular de ser efecto de una práctica discursiva pero a la vez, empuje privilegiado,
fuerza que arrastra hacia sí los distintos esfuerzos de diversa índole que se encaminarían
hasta el ideal. Ese ideal es el de enseñar a todos.

Para autores como Narodowski el cual ve que la escolaridad dentro de la pedagogía


moderna va a ser simultánea en sus dos niveles; un maestro frente a un grupo
homogéneo de niños, enseñando los contenidos específicos, y la pedagogía monta una
operación en gran escala para generalizar la instrucción simultánea en un complejo
mecanismo de simultaneidad sistémica.

Por último van a aparecer dos nuevas dimensiones del discurso pedagógico. Una de
estas es que la pedagogía se presenta con el discurso de la denominada política
educativa. Por otro lado, la pedagogía empieza a pensarse a sí misma. Para esta misma,
el siglo XIX es el ámbito de emergencia de la reflexión acerca de su pensar y del
análisis de la conformación de éste a través de procesos de lenguajes.

Parte B

1) Los maestros normales han sido piezas fundamentales en la conformación y el


desarrollo del sistema educativo argentino. A través de ellos, el Estado desplegó su
acción educadora desde los grandes centros urbanos hasta las regiones más alejadas
de los lugares en los que se fraguaba la vida política de la Argentina. Ellos la tarea de
transformar a las nuevas generaciones en los futuros ciudadanos.Las escuelas
Normales fueron creadas por el Estado como instituciones formadoras de maestros y
maestras. En ellas se configuró un discurso pedagógico que se difundió hacia el
conjunto del sistema educativo, que establezca el espacio social, busca interpelar,
promueve identificaciones capaces de constituir sujetos que "sintonicen" con el orden
que ese discurso construye.Los normalistas coincidieron en que la educación era la
herramienta de transformación social y que la escuela era la institución central para
llevar a cabo ese objetivo. Sin embargo, dentro de sus filas se expresaron disidencias
sobre cómo entendían que debía organizarse el proceso de transmisión de la cultura,
quiénes podían ser sus destinatarios, y quiénes no, cómo se imaginaba la relación
entre sociedad civil y educación, cómo se vinculaba la cultura escolar con la cultura
política.El normalismo surgió en Europa como un movimiento pedagógico vinculado
con el proyecto de crear un hombre nuevo a través de una educación que fuera
radicalmente diferente a la desarrollada durante el Antiguo Régimen. El normalismo
se forjó como una tradición pedagógica en un período nodal de la modernización
estatal argentina y en medio de los desafíos de su época.En el marco de las
transformaciones sociales que se estaban produciendo, los maestros y maestras
normales fueron interpelados como funcionarios del Estado nacional. La clase
dirigente concebía a ese Estado como propio y veía en esos docentes a su brazo
ideológico para instalar y naturalizar un orden político conservador. Las culturas
inmigrantes fueron consideradas obstáculos para la construcción de una tradición
nacional. Eso generó la producción de un conjunto de estrategias homogeneizantes y
defensivas ante lo diferente, que era visto como una amenaza para el orden social y
político.
El normalismo fue consolidando su trama discursiva en diálogo con diversas
tradiciones filosóficas, políticas y pedagógicas, las cuales vinculan activamente el
presente con el pasado.La actividad normalista se consolidó respondiendo
activamente ante la tarea de alfabetización masiva y en la construcción de la identidad
nacional argentina de los futuros ciudadanos.
Dentro del normalismo se combinaron dos corrientes del pensamiento moderno: el
positivismo y el espiritualismo: La filosofía espiritualista. Sus principios
fundamentalmente remitían a las ideas elaboradas por el filósofo alemán Karl Krause,
aunque luego se diluyeron dentro de otras tendencias filosóficas. El enfoque y los
argumentos krausistas pueden interpretarse a partir de tres aspectos. En primer lugar,
el krausismo, dentro de las tendencias de las filosofías espiritualistas, canalizó a
través de sus ideas una intensa vocación social, adecuándose a las necesidades
intelectuales y sociales de la época. En segundo lugar, el krausismo ofreció un
racionalismo moderado que, sin recurrir al catolicismo. En tercer lugar, los krausistas
manifestaron su preocupación por interpretar la realidad so. cial a partir de la
caracterización de las tradiciones nacionales. En el ideal de la Humanidad para fa
vida, el propio Krause exaltaba la virtud moral del patriotismo. La prédica krausista
llevaba a emprender una lucha de regeneración moral ante la cual se sintieron
convocadas grandes masas de ciudadanos. Para los pedagogos y maestros que
integran esta tradición, el maestro debía asumir un papel regenerador.
La filosofía positivista por su parte tuvo un gran impacto en las últimas décadas del
siglo XIX, en la Argentina. En términos generales, el positivismo postulaba que el
mundo estaba conformado por un conjunto de hechos individuales y observables,
cuyas relaciones podían conocerse a través de las ciencias de la naturaleza. Los
positivistas también pretendían establecer las leyes que rigen la vida de las
sociedades.
Cuando el Estado Argentino adoptó los principales postulados del positivismo, lo
hizo identificando en el discurso científico el motor para el progreso de la
humanidad. Tomando como modelo a la Europa civilizada, el discurso positivista
promovía, principalmente a través de la educación, una 'reforma social, a la vez que
brindaba un marco interpretativo para contener y encuadrar a la sociedad que se
hallaba en plena transformación

La pedagogía normalista por su parte tuvo bases heterogéneas que combinaron diversas
tradiciones filosóficas y culturales. En tal caso, el positivismo incidió en a búsqueda de
una pedagogía con bases científicas a partir de la biología y la psicología y mediante el
seguimiento de un método uniforme para la enseñanza de las masas.También se ve que
la pedagogía se nutrió de los argumentos que le aportó la psicología.

Uno de los principales aportes de la psicología consistió en establecer los parámetros y


los límites entre aquellos comportamientos considerados normales respecto de los
anormales.
Los pedagogos normalizadores se esforzaron por justificar teóricamente la distribución
de rangos dentro de la sociedad a partir del discurso médico y de la psicología. El
discurso científico se arraigó en la pedagogía de la época y se complementó con las
relaciones de poder que se establecían entre los distintos sectores sociales. La
reflexión pedagógica y la acción del magisterio en las escuelas se iba a desplegar en
tres planos que actuaron de manera combinada: la educación patriótica, la
preocupación higienista y la codificación escolar.
La argentinización de los niños y de sus familias fue una preocupación que llevó a
políticos y pedagogos a plantear a la escuela como el espacio privilegiado para
constituir, a partir de una educación patriótica, la identidad nacional. Ramos Mejía
sostuvo que las multitudes están compuestas por individuos sin nombre, ni fisonomía
moral propia, caracterizados fundamentalmente por ser criaturas con sentimientos e
instintos. Para Ramos Mejía, la multitud generaba temores y la heterogeneidad era una
amenaza que impulsaba la labor pedagógica. El atajo para enfrentar los peligros de la
masa era producir la homogeneidad cultural. Por ese razón, buscó fomentar una
identidad nacional a través de una educación patriótica.

Por último con el avance del normalismo y la necesidad de expandir la educación, se


plantearon cambios en la condición femenina. La docencia fue la principal ocupación
femenina que creció corno parte de la política .de expansión educativa encarada por el
Estado. El magisterio les habilitó a las mujeres oportunidades en el mercado laboral, lo
que implicó, para aquellas que pertenecían a los sectores medios y medio-bajos, una
posibilidad de ascenso social y de ingreso al espacio público.
La incorporación de las mujeres a la docencia se justificó desde algunas
representaciones tradicionales del imaginario masculino, que vinculaba a las mujeres
con la maternidad y a ésta con la docencia. Con la formación e incorporación de las
maestras normales se produjo un doble proceso conocido como la feminización.El
proceso de feminización también mostró los límites que debieron enfrentar las mujeres
dentro del campo pedagógico y del sistema educativo en las primeras décadas del
normalismo.

2) Al momento de estudiar la conformación del sistema educativo Argentino se logra


ver que el problema de la enseñanza, se centra en el acceso a entre la educación
primaria y la educación secundaria superior.

Ambos ámbitos educativos comparten similitudes, como serían la concepción de


formar a ciudadanos con una formación nacionalista, la implementación de la materias
elementales y una educación gratuita implementada por la ley 1420. Sin embargo
cuando se observa al educador, se ve que este es un individuo profesional con una
carrera universitaria, de clase alta y que carece de una formación pedagógica. Estos
profesionales aprovechanban el ámbito de los magisterios como una oportunidad de
obtener reconocimiento. Además se presenta también un momento en la formación de
nuevos profesionales en ámbitos ajenos a las escuelas normales que generaría una
disputa sobre el control de la enseñanza. Estos nuevos sujetos eran individuos de clase
media baja que con la conformación de los colegios nacionales y los cursos
pedagógicos empezaron a estar mayormente preparados en el momento del desempeño
de una clase en relación del docente con el alumno función que el profesor profesional
carecía.

Es por estos momentos que para la nueva generación homogénea de educadores el rol
de profesor representaria una posibilidad de ascenso social, el cual por el lado de las
Mujeres sería una forma de salir del rol tradicional de madre confinada a la esfera
privada y por el lado de los Hombres las posiciones de inspectores públicos dentro del
distrito de colegios se lo consideraba como una posición prestigiosa y de poder. Por
último hay que aclarar que esta posición las Mujeres podían aspirar también, sin
embargo existía una estigmatizadas que incluso ellas mismas se la autoimponian