You are on page 1of 4

Defensa nacional

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Defensa nacional son las actividades políticas y militares que desarrollan los estados-
nación modernos, para evitar o rechazar los ataques militares que eventualmente pudieran
realizar otros estados-nación (enfoque realista) o amenazas que puedan venir de
diferentes grupos de poder, como grupos terroristas, empresas transnacionales,
movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales (enfoque neorrealista). Las
actividades más habitualmente relacionadas con la defensa nacional son las que están
referidas a las fuerzas armadas y la guerra; sin embargo otras actividades y políticas están
íntimamente relacionadas con la defensa nacional, como la investigación y
desarrollo de tecnología punta, la provisión de materias primas estratégicas y alimentos, la
industria básica y la ocupación del territorio.
Si bien el término alude expresamente a la idea de "respuesta ante un ataque externo",
rechazando la noción misma de "ataque", en ocasiones las actividades de defensa
nacionalson utilizadas por los países para realizar actos de agresión contra otros países,
con la excusa de que los mismos fueron ejecutados para prevenir un ataque exterior
planeado con anterioridad (tesis del ataque preventivo). El organismo estatal encargado de
la defensa nacional suele denominarse Ministerio o Secretaría de Defensa, que
históricamente reemplaza al antiguo Ministerio de Guerra.

Índice
[ocultar]

 1La guerra y la paz: defensa y diplomacia


 2Las fronteras
 3Fuerzas armadas: seguridad exterior e interior
 4Equilibrio militar e hipótesis de guerra
 5La inteligencia externa
 6Relaciones internacionales y geopolítica
 7Pactos internacionales de defensa
 8Terrorismo y narcotráfico: dilemas de la defensa moderna
 9Bibliografía
 10Véase también
 11Enlaces externos

La guerra y la paz: defensa y diplomacia[editar]


La dinámica entre guerra y paz se encuentra en el centro de la actividad de
los estados desde sus mismos orígenes. Todos los estados existentes en la historia de la
humanidad se han organizado como estados integrados por determinados grupos étnicos,
enfrentados a su vez con otros grupos étnicos organizados estatalmente con los que
suelen entran en guerra o acordar alianzas defensivas-ofensivas.
La guerra, como actividad estrictamente humana, está integrada por dos fases: el ataque
y la defensa. Históricamente, el ataque fue la forma dominante, bajo la forma de guerras
de conquista, sobre todo en el proceso de expansión europea (1492-1914).
En los últimos siglos comenzaron a surgir normas internacionales que limitaron
progresivamente el derecho de las naciones a atacar militarmente a otras naciones, hasta
llevarlo a su mínima expresión con la fundación de las Naciones Unidas que prohíbe
resolver un conflicto internacional recurriendo a la fuerza, desarrollando el concepto de la
guerra misma como crimen. Es entonces que aparece en todo el mundo el concepto
de «defensa nacional», con el fin de excluir el ataque, la invasión y la conquista de la
acción militar legítima.
Las actividades orientadas a la guerra y la defensa, están a su vez relacionadas
estrechamente con la diplomacia, a cargo de los ministerios de relaciones exteriores. Se
ha dicho que la diplomacia es un puente entre la guerra y la paz.

Las fronteras[editar]
Artículo principal: Frontera

La defensa tiene uno de sus epicentros en las políticas y actividades de frontera. Las
fronteras nacionales están emparentadas con la función eminentemente defensiva que
tenían las murallas de las antiguas ciudades.
Las fronteras suelen ser accidentes geográficos con características naturalmente
defensivas: montañas, ríos, mares, desiertos, lagos. La naturaleza terrestre, áerea,
marítima, fluvial o lacustre de una frontera, determina a su vez el tipo de medidas
defensivas a adoptar: radares, aviones, fortalezas, embarcaciones, etc. La localización de
las bases militares suele estar muy relacionada con la situación de las fronteras.

Fuerzas armadas: seguridad exterior e interior[editar]


Artículo principal: Fuerzas armadas

Las fuerzas armadas son la base de la defensa nacional. Sin embargo en muchas
ocasiones, las fuerzas armadas han sido utilizadas como factor de poder interno, para
enfrentar a la ciudadanía y asumir el gobierno. Por esa razón en las naciones
democráticas se prohíbe legalmente a las fuerzas armadas intervenir en asuntos internos.
Las fuerzas armadas se organizan clásicamente de acuerdo al medio en el que tienen que
actuar: tierra (ejército), agua (armada) y aire (fuerza aérea).

Equilibrio militar e hipótesis de guerra[editar]


La defensa de un país se organiza a partir de las hipótesis de guerra, es decir de las
probabilidades de mantener un conflicto armado con determinados países. En general, las
hipótesis de guerra para la mayoría de los países están relacionadas con los países
vecinos. Muchas veces los conflictos entre países vecinos provienen de cuestiones
pendientes sobre las fronteras comunes.
Los grupos de países vecinos forman regiones en las cuales se han ido estableciendo
complejos equilibrios (tamaño de los países, alianzas, etc.) capaces de garantizar la
seguridad mutua. Dentro de estos equilibrios los países observan atentamente el nivel
de armamentismo de sus vecinos de modo tal de evitar que alguno posea una capacidad
militar de ataque que no pueda ser repelida por los demás. El equilibrio armamentístico y
los eventuales desequilibrios que se producen normalmente, pueden llevar al peligroso
fenómeno de la escalada armamentística.

La inteligencia externa[editar]
Artículo principal: Inteligencia militar

La inteligencia es una actividad esencial de la defensa. Cada país precisa saber que están
haciendo los demás países para organizar su defensa. La inteligencia se asocia
habitualmente de manera casi exclusiva con el espionaje, actividad que constituye
un delito pero que sin embargo realizan todos los países del mundo. Sin embargo la
inteligencia va mucho más allá del espionaje, porque implica obtener y procesar los datos
sobre otros países, necesarios para conocer cual es su capacidad de ataque. Por lo tanto,
no solo está referido a conocimientos sobre instalaciones militares y armamentos, sino
también a cuestiones políticas, demográficas, económicas, geográficas y culturales que
resultan de importancia en situaciones de guerra.
Relaciones internacionales y geopolítica[editar]
Artículo principal: Relaciones internacionales

Artículo principal: Geopolítica

El estudio de las relaciones internacionales y la geopolítica tiene gran importancia para los
diseños y acciones de defensa. Las relaciones internacionales como disciplina, permite
comprender los intereses y movimientos estratégicos de las naciones, así como las
alianzas que forman entre ellas, para establecer la situación de cada país en ese cuadro y
los riesgos potenciales a los que se encuentra sometido. La geopolítica, abandonada como
disciplina luego de la Segunda Guerra Mundial pero resurgida en la globalización,
establece las implicancias políticas y militares de ciertas áreas geográficas, y por lo tanto
las necesidades de defensa que se derivan de ello.

Pactos internacionales de defensa[editar]


Los estados-nación establecen alianzas entre ellos por diversas razones comerciales,
culturales, políticas, geográficas, etc. Muchas veces esas alianzas incluyen acuerdos de
defensa mutua. El más conocido en el mundo es la OTAN, un acuerdo de defensa mutua
realizado entre los países europeos y Estados Unidos, Canadá y Turquía, pensado
originalmente durante la Guerra Fría (1945-1991) para oponerse militarmente al bloque
comunista organizado en una alianza defensiva similar llamado Pacto de Varsovia. Otra
alianza defensiva es el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), muy
afectado después de su ineficacia en la Guerra de las Malvinas (1982).

Terrorismo y narcotráfico: dilemas de la defensa


moderna[editar]
El terrorismo internacional y el narcotráfico se han presentado como problemas frente a los
criterios tradicionales en materia de defensa. En ambos casos se trata de actividades
llevadas adelante por organizaciones que no son estados y por lo tanto rompen el
esquema clásico interior-exterior.
Desde la primera mitad del siglo XX, algunos estados han comenzado a sostener que el
terrorismo debía ser enfrentado con criterios particulares de defensa. Es evidente que el
terrorismo es una realidad que impone a las sociedades democráticas donde actúa un
problema serio que debe ser resuelto dentro del marco de las leyes pero con la adecuada
eficiencia para erradicar este flagelo.
Por su parte el narcotráfico ha organizado estructuras internacionales ilegales y armadas
que en reiteradas oportunidades han llevado a la intervención militar. Esto ha provocado
un amplio debate sobre la conveniencia o no de involucrar a las fuerzas armadas en la
represión del narcotráfico.

Bibliografía[editar]
 Autores Varios. (1994). Seguridad y Defensa en la Posguerra Fría. Buenos Aires:
Círculo Militar
 Balza, Martín Antonio, "La seguridad entre los países del Mercosur", en SER en el
2000, Nº 8, octubre de 1995, pp.25-27 (ver en línea)
 Balza, Martín Antonio, "La seguridad regional", en La Nación, La Nación, 17 de agosto
de 1993 (ver en línea)
 Bruneteau, Bernard (2006). El siglo de los genocidios, Alianza
 Davis Hanson, Victor (2004). Matanza y cultura, TURNER FCE
 Dew, Andrea J; Shultz, Richard H. Jr. (2006). Insurgents, terrorists and militias: the
warriors of contemporary combat, Columbia University
 Ferro, Marc (2005). El libro negro del colonialismo. Siglos XVI al XXI: del exterminio al
arrepentimiento, La Esfera de los Libros ISBN 84-9734-380-8
 Hobsbawn, Eric (2007). Guerra y paz en el siglo XXI, Memoria Crítica, ISBN 84-8432-
875-9