Вы находитесь на странице: 1из 2

Doce hombres sin piedad

Doce hombres sin piedad o Doce hombres en pugna (Twelve Angry Men en su título
original en inglés) es una obra dramática del autor estadounidense Reginald Rose, escrita
inicialmente para televisión, y que fue posteriormente adaptada al cine y el teatro.

Historia de la producción [editar]


Se estrenó en Estados Unidos, el 20 de septiembre de 1954 en el espacio Studio One de la
cadena de televisión CBS. Un año más tarde, el autor adaptó la obra para su interpretación
sobre los escenarios. Finalmente, en 1957 se rodó una película con el mismo título, dirigida
por Sidney Lumet.

Argumento [editar]
El drama representa un jurado obligado a considerar un juicio por homicidio. Al principio,
tienen una decisión casi unánime de culpabilidad, con un único disidente de no culpable, que
a lo largo de la obra siembra la semilla de la duda razonable. La historia comienza después de
que los alegatos finales han sido presentados en el caso del homicidio. Al igual que en la
mayoría de los casos penales de Estados Unidos, los doce hombres deben adoptar su
decisión por unanimidad sobre un veredicto de "culpable" o "no culpable". La persona
imputada es un joven acusado de asesinar a su propio padre. Al jurado se le indica además
que un veredicto de culpabilidad conllevará necesariamente una sentencia de muerte. Los
doce pasan a la sala del jurado, donde empiezan a familiarizarse con sus respectivas
personalidades. A lo largo de sus deliberaciones, no se llaman por su propio nombre, sino por
el número adjudicado. Varios de los miembros del jurado tienen diferentes razones para
mantener prejuicios en contra del imputado: su raza, su origen, y la conflictiva relación entre
un miembro del jurado y su propio hijo.

Personajes [editar]
 Jurado N.º 1: 40 años , presidente de un jurado cuyas dudas no termina de comprender,
aunque finalmente cambia su voto a "no culpable".
 Jurado N.º 2: 35 años, empleado de banca, no participa demasiado en la discusión y no
se atreve a exponer sus verdaderos pensamientos. Confía en el poder judicial; convencido
por algunos de los elementos descritos en el debate, cambió de opinión con bastante
rapidez.
 Jurado N.º 3: 50 años, propietario de una pequeña compañía de treinta y siete
empleados. Su odio hacia el acusado que se explica en la pieza es tal que es el último en
seguir votando "culpable".
 Jurado N.º 4: 35-40 años, corredor de bolsa, serio y reconcentrado, se basa sólo en los
hechos, que son a priori en contra del acusado. Por lo tanto, mantiene su voto de culpable
durante mucho tiempo, aunque finalmente también cambia.
 Jurado N.º 5: 25 años, desempleado, que creció en la misma zona que el acusado y cree
ser el único en entiender las circunstancias atenuante, tomando el asunto de forma muy
personal. Su voto de "no culpable" es de los primeros
 Jurado N.º 6: 40 años, pintor de brocha gorda. A pesar de su máxima de "pensar...yo no
estoy acostumbrado", reflexiona mucho sobre este caso porque, a diferencia del jurado
N.º 10, no tiene sensación de estar perdiendo el tiempo.
 Jurado N.º 7: 50 años, representante de comercio, está convencido de la culpabilidad y
desconfía de los intelectuales. Nada va a cambiar su posición, y finalmente vota "no
culpable" sin aparante convicción para poder ir a casa a ver el partido de béisbol, pero en
el fondo debido a que quiere aparentar poca seriedad le cuesta hacer público ese cambio.
 Jurado N.º 8: 52 años, arquitecto, es el primero en votar "no culpable", despertando la
sombra de la duda entre el resto. Desmonta uno a uno los argumentos de la acusación y
consigue revertir la tendencia, para obtener la unanimidad de "no culpable".
 Jurado N.º 9: 73 años, jubilado. Es comprensivo y atento hacia todos los argumentos. Por
eso atiende las razones del Jurado N.º 8 y consigue convencer a algunos de los demás
miembros del jurado.
 Jurado N.º 10: 40-50 años, mecánico. El cambio de tendencia le exaspera porque quiere
acabar de una vez rápidamente. Bajo la presión de aquéllos que ya han cambiado el
sentido de su voto, finalmente confiesa que el racismo es la causa de su posición.
 Jurado N.º 11: 55 años, relojero originario de Europa del Este, víctima de los prejuicios
raciales de los miembros del jurado N.º 3, 7 y 10, muestra su solidaridad con el acusado.
 Jurado N.º 12: 30 años, publicista, cambia la votación tres veces, siguiendo los
argumentos de los diferentes intervinientes.