Вы находитесь на странице: 1из 3

En el Plantel Licenciado Fco.

Medina Asensio CONALEP Mexicano-Italiano,


la Dirección, junto con la Jefatura de Formación Técnica, así como el área de
Orientación Educativa, realizan juntas con los docentes para informarles sobre el
“alto índice” de alumnos que están dejando la escuela. Lo que pone en riesgo la
permanencia de la institución así como de la plantilla docente, ya que al haber
menor cantidad de alumnos, se fusionan algunos y se pierden horas laborales
potenciales para cada docente.
La tendencia en esta institución es la de darle la mayor responsabilidad a los
docentes, por el ausentismo, abandono, o en su caso la baja cantidad de solicitudes
para ingresar al plantel.
De forma empírica algunas de las circunstancias que forman parte del
contexto en que un estudiante abandona sus estudios a nivel medio superior son:
1) Recursos económicos escasos. Los alumnos deben salirse de estudiar
para ayudar a la economía familiar.
2) Consumo de sustancias como drogas, alcohol, tabaco. Fuera o dentro del
plantel. Cuando se les ha encontrado haciéndolo dentro se les ha
suspendido o expulsado.
3) Ausencia de juicio sobre la necesidad e importancia de estudiar. Este tipo
de juicios se forman con ejemplos venidos de los padres; la mayoría de
los padres de nuestros alumnos no tienen la primaria terminada.
4) Ambiente escolar hostil. Por el trato de algunos administrativos o
docentes, organización escolar deficiente reflejada en falta de equipo
necesario para laboratorios o talleres, biblioteca anacrónica, baños con
funcionamiento parcial, jardines descuidados, servicio de cafetería caro,
malo y poco o nada higiénico, área de estacionamiento sin reglamento ni
orden aplicados para su uso, espacios escolares poco estimulantes para
el aprendizaje.

Estrategias de solución por cada circunstancia

1) Asignación de becas con criterios académicos, es decir, condicionadas al


desempeño eficiente del becario. Las becas no se deben dar en efectivo sino
en insumos específicos para participar en la educación formal. Se saben que
cuando se da efectivo muchas veces se gastan el dinero en cosas no
relacionadas con la educación, como a pagar deudas adquiridas por los
padres. Programas nacionales de orientación vocacional y laboral efectivos
para garantizar que cada persona tenga posibilidades reales para
desempeñar actividades adecuadas a sus intereses, habilidades,
competencias y aptitudes. Libro 1 Prevenir riesgos.
2) Garantizar la participación de los alumnos en programas para la recuperación
de la adicción específica, sin excluirlo del sistema educativo. Las decisiones
sobre la permanencia o no de un estudiante en el plantel debe ser realizada
de forma colegiada y documentada, con base en las leyes vigentes (Ley
general de educación, Reglamento institucional e interno). Libro 10 Redes
Sociales.
3) El hogar y la familia deben ser parte del sistema educativo. La escuela debe
integrar como parte de su estructura el espacio y el funcionamiento familiar,
así como otros espacios. La escuela e ha encerrado en sí misma soslayando
el resto de interacciones cotidianas en las que forma parte el alumno en el
espacio privado o el público. Necesitamos, orientar a los padres sobre cómo
crear desde casa espacios y conductas propicios para el aprendizaje de sus
hijos, cómo pueden crear hábitos favorables para el aprendizaje-leer,
escribir, investigar, hacer proyectos, mejorar el entorno familiar y
comunitario…etc.- La organización de talleres para padres focalizados en la
solución de problemáticas específicas del plantel, capacitación. Libro 3
hábitos de estudio.
4) Hacer diagnóstico “Cómo es nuestra escuela”, identificar áreas de
oportunidad, hacer comisiones para trabajar en cada una de las áreas de
oportunidad detectados, con la colaboración de toda la comunidad de
aprendizaje (administrativos, alumnos, padres, docentes, sociedad). Libro 12
Planeación participativa. Fortalecer el currículum real y el oculto.
5) Establecer grupos colegiados para el diagnóstico, abordaje, evaluación y
mejora continua de las condiciones de la enseñanza y el aprendizaje escolar,
con base en las necesidades específicas de cada plantel.

El desarrollo de las anteriores estrategias puede favorecer la permanencia de los


alumnos en la escuela, ya que la misma familia se convertiría en el principal gestor
del interés del estudiante desde casa. Los estudiantes que se sienten en un espacio
donde no sólo son respetados y esperados son aquellos en los que las instalaciones
y los servicios son de primera calidad, al igual que el trato de parte de los docentes.
Las becas deben ser premios al esfuerzo de los estudiantes al lograr niveles de
desempeño adecuados. El resto deben pasar por procesos de orientación
vocacional y laboral con el fin de acercarlos al desempeño en áreas en las que
puedan ser los mejores.
La pertinencia de su aplicación está en manos de quienes dirigen a las escuelas
ya que son ellos los responsables de los proyectos educativos generales. Lo menos
que pueden hacer los gobiernos es poner al frente de las escuelas a personas que
realmente sepan de educación, además de que sepan apoyar a los docentes que
tienen ideas que pueden ayudar a mejorar las condiciones de la educación. Se debe
pagar más a los docentes que hacen más, siempre con base en criterios de
eficiencia claros. Cada escuela debe contar con un grupo de investigadores
aplicados que mejoren las condiciones de su aprendizaje y enseñanza.