Вы находитесь на странице: 1из 9

Corrosión de los

metales y posibilidades
de protección DR. A. I3UKOWIECKI

anticorrosiva S, A" Barcclona

--- -~-- - .

Una descripción general de un campo tan amplio de materiales férricos se presentan, en una zona de
la ciencia y de la técnica como es el de la corrosión de temperatura de aproximadamente 200 hasta 350 oC. '

los metales y de la protección anticorrosiva, debe ciertos coloridos debidos a un engrosamiento con-
limitarse necesariamente a la mención de los conceptos siderable de la capa de oxidación. A partir de apro-
principales, a la explicación de las correlaciones ximadamente 400 oC e empieza a transformarse la su-
teóricas más importantes y a una sistematización del perficie férrica en una capa de óxido bien visible, de
conjunto. No será necesario hacer aquí hincapié color gris, que se desprende ligeramente -la yesca
especial en las dificultades prácticas que surgen a (yesca de laminación, yesca de candescencia. etcétera).
veces causadas por destrucciones corrosivas, y en la A temperatura ambiente aumenta considerahkmente
importancia económica que tienen. Busquemos más el peligro de corrosión, cuando los objetos metálicos
bien una respuesta a la pregunta decisiva para el entran en contacto, en vez de con aire seco o con otro
conocimiento de los procesos de corrosión, de por qué gas, con sustancias líquidas. Muchos líquidos, sobre
las destrucciones corrosivas no son aún mayores de lo todo las soluciones acuosas de e/ectrólitos, es decir
que se observa en la práctica. Esta pregunta está muy sales, ácidos, bases, y disuelven la película protectora
justificada: los metales - a diferencia de los materiales de óxido o la descomponen ligeramente, tras lo cual el
no metálicos - forman parte del grupo de materias agua misma o las materias disueltas en ella pueden
elementales y poseen por lo tanto (con excepción de reaccionar químicamente con los metales. Si no se
muy pocos metales nobles) una tendencia muy forman en el curso de estas reacciones unas capas
marcada a asociarse con otros elementos químicos y a "secundarias" de protección sobre la superficie
reaccionar también junto con otras asociaciones metálica atacada en forma de productos anticorrosivos
químicas de su ambiente. Desde este punto de vista, difícilmente solubles y de mucha adherencia, es de
cabría esperar que la mayor parte de los metales se esperar una corrosión intensa, dependiendo la
transformaran en óxidos al entrar en contacto con el velocidad del desgaste metálico sólo de la rapidez con
aire, por medio de una reacción con el oxígeno que las materias agresivas entran en contacto con el
atmosférico, perdiendo sus propiedades específicas. metal.
Nuestra experiencia práctica contradice, sin embargo, a La película de óxido sobre los materia/es férricos, o
esta previsión pesimista, pues sabemos que incluso los sea, sobre los aceros para la construcción, el hierro
metales absolutamente innobles, muy reactivos entre fundido, etc., es tan sensible a los líquidos que se
sí, como el aluminio o el magnesio, pueden descompone ya con agua clara. Por esta razón se
almacenarse ilimitadamente en aire seco sin que se observa que estos materiales, cuando entran en con-
observe una modificación visible de la superficie. Las tacto con aguas líquidas, sufren un fuerte desgaste
materias metálicas no pueden desplegar, bajo las corrosivo, bajo formación de orín. El orín marrón, que
condiciones de un almacenamiento de este tipo, su químicamente es un hidróxido (IIl) férrico, se forma
capacidad reactiva: o sea que su superficie in como producto de reacción del agua y del oxígeno
modificada debe presentar una considerable resistencia disuelto en la misma, absorbida del aire: con el metal
a la reacción. en corrosión:
Hoy día conocemos muy bien la naturaleza de esta 2 Fe + H20 + 3/2 02 = 2 FeOOH (Orín)
resistencia. Se basa en que en la superficie metálica se Esta corrosión proseguirá en la práctica ilimita-
forma, como resultado de una breve reacción con el damente, ya que el orín se presenta en forma de
oxígeno del aire, una capa de oxígeno muy delgada precipitación suelta y es incapaz de proteger el material
pero muy densa, de modo que la oxidación sucesiva se atacado. La velocidad de corrosión depende de la
ve fuertemente inhibida, incluso prácticamente disponibilidad de oxígeno en contacto con la superficie
imposibilitada, antes aún de haberse producido una metálica, y será tanto más grande cuanto más oxígeno
destrucción notable en su superficie. La capacidad llega. En los sistemas cerrados de circulación,
anticorrosiva de esta película protectora invisible a alimentados por agua, puede cesar la formación de orín
temperatura ambiente, sólo se pierde cuando se en los elementos de hierro del aparato, con el tiempo,
calientan intensamente los metales, ya que la capa de en cuanto se haya consumido el oxígeno disuelto.
óxido resulta, cada vez más permeable conforme va También los objetos de hierro enterrados
aumentando la temperatura. En los
'.
< 129
muy profundamente en suelos húmedos se oxidan sólo lugar a ningún ataque corrosivo visible. Un
débilmente, porque el oxígeno indispensable para el comportamiento de este tipo es característico, por
proceso de corrosión sólo entra en cantidad muy ejemplo, para el estaño, el aluminio y el magnesio bajo
reducida a través de las porosidades del terreno. En los el efecto de agua clara. Hay que añadirle una cantidad
casos de oxidación atmosférica, en cambio, es lógico considerable de "depasivadores" especiales, por ejem-
que el oxígeno llegue abundantemente a la superficie plo cloruros de metales pesados, para eliminar la
metálica y por lo tanto es de esperar una corrosión película de protección e iniciar la corrosión. En otros
muy rápida cuando se añade además agua líquida (o casos, el ataque corrosivo de los metales no férricos se
sea, por ejemplo, lluvia o agua sudada). retrasa por la formación de capas secundarias de
Una descomposición especialmente intensa de la protección, tan intensamente que las piezas en cuestión
superficie suele presentarse en los materiales férricos demuestran ser, no obstante una modificación
cuando actúan sobre los mismos soluciones de ácidos comprobable de su superficie en la primera fase del
en agua. Estos agentes agresivos destruyen la película ataque, prácticamente resistentes al medio de ataque
protectora de oxidación y reaccionan con el hierro, -tenemos, por ejemplo, las chapas de plomo en
formando asociaciones que se disuelven en el líquido contacto con soluciones de ácido sulfúrico, puesto que
ácido, por ejemplo: en la superficie metálica se forma una capa de sulfato
Fe + H2S04 = Fe SO4 + H2 de plomo que inhibe el ataque.
(sal metálica soluble) Acerca del comportamiento de algunos metales
Un ataque corrosivo de este tipo, acompañado por el conocidos frente a la corrosión por ciertos productos
desarrollo más o menos enérgico de hidrógeno, se importantes de ataque, véase la Tabla 1. Según puede
presenta, por ejemplo, al desecar piezas de acero con observarse en la misma, los productos suaves de ataque
soluciones de ácido corrosivo. que en la práctica tienen extraordinaria importancia,
Las delgadas películas de óxido que se forman en la como el aire húmedo y diferentes aguas naturales,
mayor parte de los metales no férricos, cuando tienen un efecto considerablemente más débil sobre los
permanecen en el aire, indican por regla general una metales no férricos que sobre los materiales férricos (con
resistencia considerablemente mayor contra el agua que excepción del magnesio, que es atacado intensamente
la película de óxido sobre .los materiales férricos. Esta por el agua muy salada de mar, destructora de la
es también la razón más importante de la reducida película de protección). El aire industrial, que contiene
sensibilidad que tienen los metales mencionados frente más vapores ácidos y a veces polvos agresivos, es
a la corrosión bajo el efecto de agua, y también bajo el capaz de atacar algunos metales no férricos, con mayor
efecto de algunas soluciones concentradas de intensidad que el aire puro del campo. El agua de mar
electrólitos en agua. Algunos metales mantienen incluso es más agresiva que el agua corriente debido a su
frente a los productos atacantes débiles un contenido considerable de cloruros.
comportamiento totalmente "pasivo", conservándose la
película de oxidación en su superficie y no dando
La agresividad especial de la solución ácida indicada en puntos más activos y más inertes a reaccionar, se
la tabla, se comprende sin más ni más. Es sorprendente convierte, una vez humedecida con una solución
sin embargo el comportamiento de la solución alcalina electrolítica y destruida la capa de óxido protectora, es
de hidróxido sódico, ya que es capaz de reforzar y sede de numerosos elementos galvánicos en
densificar la película de protección formada sobre el cortocircuito (los llamados "elementos de corrosión")
hierro y el magnesia, mientras que el aluminio y el (Figura 1).
cinc, resistentes a muchos agentes, quedan Los puntos activos hacen de ánodos, y es allí donde se
intensamente destruidos por corrosión cuando su produce la verdadera reacción, formándose iones
película de protección es destruida por los iones metálicos que pasan a la solución. En los puntos menos
hidroxílicos. activos, frecuentemente recubiertos aun de película de
La resistencia considerable que tienen los metales no oxidación, no se produce descomposición del metal, en
férricos a la corrosión por aire húmedo y aguas cambio los electrones que llegan allí procedentes de los
naturales, hace que estos metales resulten interesantes ánodos se consumen en un proceso catódico. Entre
como medios anticorrosivos - más concretamente como todos los electrodos puestos en cortocircuito (ánodos y
medios de protección contra la oxidación - para los cátodos) fluye corriente eléctrica (corriente de
materiales férricos, y, en efecto, se observa que el cinc, corrosión), que en el metal se transmite por electrones
el plomo, el níquel, el estaño, el aluminio y otros libres.
metales se aplican en forma de capa protectora de hasta Las diferentes reacciones parciales de los procesos
0,1 mm. o más grosor sobre las superficies de acero. galvánicos de corrosión se indican en la figura 2,
Algunos metales no férricos, sobre todo el cromo,
pueden incrementar considerablemente, en forma de
ENTRADA DE
aditivos para la aleación, la resistencia de los mate- AIRE
riales férricos a la corrosión. Añadiendo más del 13-14
% de cromo sc obtienen los conocidos aceros
SALINA
inoxidables, que bajo condiciones normales no se
oxidan ni en aire húmedo ni en agua, ya que en su
superficie se ha formado una película protectora muy
resistente, que contiene óxido de cromo. Otro
perfeccionamiento en las propiedades anticorrosivas se
obtiene añadiendo simultáneamente cromo y níquel a
las aleaciones de acero. Los conocidos aceros no
magnéticos, al cromo-níquel, del tipo "18/" (18 % de
cromo y 8 % de níquel), muestran incluso cierta
resistencia a los ácidos. Estos materiales tan valiosos
pierden no obstante sus propiedades anticorrosivas
cuando se destruye la capa protectora de óxido que
llevan. Resultan peligrosos los ácidos fuertes y las
soluciones ricas en cloruros, y son poco convenientes
las ranuras estrechas en las piezas, ya que penetra sólo Proceso anódico:
poco oxígeno en las mismas y se dificulta así una nueva Proceso catódico:
formación de la película destruida de oxígeno.
El mecanismo fino de las corrosiones causadas es de Reacciones secundarias:
naturaleza galvánica. Como no existe superficie O2
metálica totalmente homogénea, sino siempre por Fe2+ + 2 OH¯ Fe(OH)2 FeOOH
soluciones electrolíticas acuosas sobre el metal, tendrá óxido
FIG. 2
Forma de actuación de un elemento de corrosión

suponiendo el caso de ataque por una solución salina


- - que contiene aire, sobre hierro. En los puntos
catódicos, los electrones que llegan a través del metal
reaccionan con el oxígeno disuelto en el líquido. Los
iones hidroxílicos que se forman, se asocian
secundariamente con los iones de hierro (II) de origen
anódico, formando hidróxido de hierro (II), que se
oxida bajo el efecto del oxígeno convirtiéndose en
hidróxido de hierro (III) (orín). La dirección de la
corriente galvánica se indica, según la convención
electrotécnica, fluyendo en el metal del cátodo, en
A Ánodos forma de polo positivo, hacia el ánodo, que en vista de
B Cátodos
J Corriente galvánico de corrosión
la formación de electrones libres se constituye en polo
negativo. Los electrones, que son los verdaderos
FIG. 1 portadores de corriente, se mueven en el metal
Elementos galvánicos en cortocircuito sobre una superficie metálica precisamente en dirección opuesta:
en corrosión (elementos de corrosión)

131
- (figura 3). De todos modos una protección catódica
contra la corrosión de este tipo tiene que "pagarse" con
el hecho de que el otro metal sufre una corrosión más
fuerte que si se encontrara sólo en la misma solución
electrolítica. La protección catódica ha alcanzado una
importancia especial en el caso de objeto de hierro
enterrados en terreno húmedo, como tuberías, depósitos
de almacenamiento, etc. En lugar de "ánodos
sacrificados" pueden utilizarse también ánodos de
materiales que no se corroen, teniendo que extraer
entonces la corriente eléctrica necesaria para la recarga
catódica de los objetos que se han de proteger, de otra
Ánodo: - Cátodo:
reforzamiento de protegido ante el ataque fuente aparte de corriente continua (rectificador o algo
la corrosión similar).
El descrito "desplazamiento" galvánico de la
FIG. 3
corrosión de un metal a otro, tendrá un grave riesgo para
Corrosión par contacto. el metal anódico si su superficie es mucho menor a la
En las piezas que se componen de un único metal, superficie del metal catódico. Cuando la proporción de
los diferentes puntos anódicos y catódicos sólo pueden las superficies es muy desigual, el ataque anódico
determinarse bajo observación microscópica, y a veces resulta tan fuerte que la pieza anódica de superficie
no pueden determinarse en absoluto. En los elementos menor puede quedar totalmente destruida dentro de
heterogéneos de construcción se perciben, sin embargo, breve plazo. Es típico, por ejemplo, el comportamiento
directamente los efectos de la corrosión galvánica. Así de piezas de acero que llevan un revestimiento
se observa que las combinaciones de dos o más metales deficiente de otro metal más noble, como por ejemplo
en contacto con soluciones electrolíticas acuosas actúan cobre, níquel o algo similar (figura 4). En presencia de
como elementos típicos de macro corrosión, soluciones electrolíticas se forman en la superficie de
concentrándose el ataque en el metal anódico, mientras estas piezas unos elementos de corrosión, con ánodos
que el metal que se convierte en cátodo se corroe muy pequeños en los puntos defectuosos del
mucho menos, gracias a la introducción de electrones revestimiento, y como resultado de ello se concentra
procedentes del ánodo, o incluso queda totalmente intensamente la corriente galvánica y se producen corro-
protegido de la corrosión. Los materiales férricos siones profundas en el metal base. Para evitar el peligro
pueden protegerse correspondientemente de un ataque de una corrosión de este tipo, se prefiere frecuentemente
corrosivo bajo formación de óxido, combinándolos, revestir las piezas metálicas con un metal que, bajo
pues, con metales "menos nobles", que se convierten en condiciones prácticas se convierte en ánodo, como por
macro ánodos, como por ejemplo, cinc y magnesio ejemplo cinc o también cadmio.

-
solución salina

níquel
(mas noble que
el hierro)

concentración anódica del ataque

FIG.4
Corrosión de acero con revestimiento deficiente de níquel.

132
En un caso así el metal básico quedaría catódicamente un calentamiento temporal intenso (por ejemplo, al
protegido en los defectos del revestimiento, y sólo se soldar).
desgastaría el metal del revestimiento mismo. Estas corrosiones pueden resultar especialmente
La corrosión profunda no solamente aparece en peligrosas cuando las materias expuestas a las mismas
objetos con revestimiento deficiente de un metal más se encuentran bajo el efecto de tensiones de tracción,
noble. También las piezas fabricadas de un solo metal ya que esto ensancha mecánicamente los reducidos
pueden sufrir este tipo peligroso de corrosión, cuando pasos abiertos a la corrosión. Una corrosión mediante
la película de protección que llevan en su superficie es grietas de tensión de este tipo conduce con relativa
incompleta. En este caso se concentra el ataque rapidez a la formación de grietas profundas e incluso a
galvánico en los puntos no protegidos de la superficie la rotura de piezas completas. También es conocida la
metálica y alcanza allí gran intensidad. Esta es también formación de grietas de corrosión que transcurren a
la explicación de la presencia registrada a veces, de través de los cristales metálicos -una forma de ataque
prof.undas corrosiones locales en materiales en sí que también se observa en aceros inoxidables-. Ciertos
bastante resistentes, que tienen más bien tendencia a agentes especiales pueden provocar también por vía
volverse pasivos, como el acero inoxidable y el indirecta la rotura de piezas metálicas que se
aluminio. encuentran bajo el efecto de tensiones de tracción.
Pueden originarse ánodos de superficie extrema- Mencionaremos como ejemplo el sulfohidrógeno que
damente reducida en aquellos materiales metálicos se origina durante la corrosión en la superficie
cuyos límites de grano tienen, frente al medio atacante, metálica, hacia el interior del material. Al absorber
un comportamiento menos noble que el núcleo del hidrógeno, los elementos de acero se vuelven muy
grano. En este caso el líquido atacante penetra a lo ásperos y cualquier tensión mecánica puede provocar
largo de los límites expuestos a corrosión del grano, su rotura.
con relativa rapidez en el interior del material (figura Ya hemos mencionado, entre las posibilidades de una
5). protección anticorrosiva, la aplicación de revestimientos a
base de metales más estables, el uso de aditivos
anticorrosivos a las aleaciones o la protección catódica
mediante "ánodos sacrificados" o "corrientes ajenas".
Entre otras medidas importantes de protección
anticorrosiva tenemos también el tratamiento
anticorrosivo mediante eliminación de medios que atacan
el metal, o sea, neutralizando o anulando las partes
agresivas y añadiendo inhibidores de la corrosión. Un
ejemplo importante de un tratamiento previo de un líquido
que ataca los metales, para evitar la corrosión, es la
desgasificación del agua destinada a alimentar calderas
grandes. Una vez eliminado el oxígeno y el óxido de
carbono disueltos en el agua, en parte por vía mecánica, en
parte por medios químicos, ya no hay que temer que se
produzcan en el interior de las instalaciones que se
encuentran bajo presión, una corrosión con formación de
óxido o carbonato férrico. En cuanto a las instalaciones de
calderas se emprenden frecuentemente también medidas
inhibitorias de la corrosión a base del gas de combustión,
soplando polvo de magnesio en la llama del combustible,
con el fin de neutralizar las pequeñas cantidades de ácido
sulfúrico que se separan del gas de humo enfriado y se
depositan en los elementos de acero y hierro fundido,
atacándolos.
Se califican como inhibidores de la corrosión aquellas
materias que con una adición reducida de aprox. 0,1-1 %
reducen intensamente la agresividad de los líquidos que
atacan el metal o incluso la anulan prácticamente, sin
perjudicar las propiedades útiles de estos líquidos. La
naturaleza de los inhibidores debe adaptarse siempre a las
Por suerte, sólo suele producirse una corrosión propiedades corrosivas de los medios atacantes y a los
intercristalina de este tipo si existen condiciones metales en peligro. Se utilizan como aditivos inhibidores
favorables para ello debido al estado interior del de la corrosión para aguas de calefacción y refrigeración
material y a las propiedades de los medios de ataque. circulantes, entre otros productos, cromatos, nítritos,
De todos modos, también ciertos aceros inoxidables ortofosfatos, benzoatos y silicatos. Todas estas
están expuestos a este tipo de corrosión, ya bajo el asociaciones son capaces, cuando el líquido contiene una
efecto de soluciones salinas muy rebajadas El ataque cantidad de cloruro no excesiva, de densificar la película
intercristalino no suele presentarse sin embargo en de óxido en la superficie de los materiales férricos
estos acuerdos más que cuando los límites del grano sensibles a la oxidación, de modo que en contacto con el
adquieren mayor sensibilidad a la corrosión debido a agua inhibida ofrezcan, al igual que el acero inoxidable, un
comportamiento "pasivo".

133
Cuando el líquido contiene muchos cloruros cuyo Las capas de protección más conocidas de este tipo
efecto es depasivador, hay que incrementar son las capas de fosfato sobre los materiales férricos.
correspondientemente la concentración de inhibidores, El fosfatamiento de piezas de acero se lleva a cabo en
pues en el caso de una dosificación deficiente podrían baños calentados, utilizando soluciones de fosfato de
aparecer síntomas de corrosión profunda en las piezas cinc o fosfato de manganeso, ligeramente ácido-
de hierro. Cuando figuran en los sistemas circulatorios, fosfóricas, como medio de reacción. Las capas de
además de elementos férricos, otros de metales no revestimiento resultan bastante porosas, pero después
férricos, hay que aclarar en cada caso si estos metales de una densificación posterior (por ejemplo, mediante
resisten el efecto del inhibidor antioxidante. Las grasas o ceras), proporcionan a los objetos tratados una
armaduras corrientes a base de aleaciones de cobre buena protección anticorrosiva contra el aire húmedo y
apenas tienen influencia en este aspecto. Pueden surgir, el agua. También suelen aplicarse capas artificiales de
sin embargo, circunstancias especiales en cuanto a la protección a diferentes metales no férricos. Son muy
corrosión, cuando se trata de elementos de acero conocidos los revestimientos oxídicos obtenidos por
cincado, materiales de aluminio o puntos de soldadura medios electrolíticos en los materiales de aluminio.
blanda. Las piezas metálicas sensibles a la corrosión pueden
Otro tipo de inhibición lo forman los aditivos revestirse también con toda clase de sustancias no
economizadores, que se añaden a los ácidos corrosivos metálicas, para evitar su oxidación, siempre que dichas
y a los productos descalcificantes muy ácidos para sustancias impidan el contacto de los medios atacantes
reducir el ataque a las piezas que quedan desnudas con la superficie metálica.
durante el tratamiento con ácidos. Entre los En cuanto a revestimientos inorgánicos,
representantes principales de este grupo de inhibidores mencionaremos aquí el esmalte de vidrio, las capas de
tenemos las asociaciones orgánicas que contienen cerámica, para evitar la formación de yesca, y los
nitrógeno y sulfuro, como diferentes aminas, sulfuros revestimientos que contienen mucho cemento, para
orgánicos, etc. Se adhieren firmemente a la superficie piezas de construcción grandes. Más amplio aún es el
metálica y son capaces de oponer una resistencia campo de los revestimientos orgánicos, que contienen
considerable, incluso al desarrollo de hidrógeno en el por una parte todas las pinturas (o sea, esmaltes,
metal. barnices y lacas); por otra parte, revestimientos gruesos
Lo más actual en este terreno son seguramente hoy con plásticos, cauchos y materiales bituminosos. La
día los inhibidores que impiden la formación del óxido protección anticorrosiva mediante capas gruesas
en los fondos de los depósitos de aceite para impermeables al agua es exclusivamente de naturaleza
calefacción, ya que el agua, muy poco soluble en el física. Esas capas resisten, bajo temperaturas no
aceite, se recoge allí formando una capa aparte debajo demasiado elevadas, no solamente la influencia de
del aceite almacenado. Los inhibidores se añaden o todas las aguas naturales, sino también la de muchas
bien al aceite mismo, o se introducen en los depósitos soluciones e1ectrolíticas acuosas concentradas. Las
en forma de polvos acuo - solubles, respectivamente piezas metálicas revestidas con una pintura de, como
soluciones acuosas concentradas. En cuanto a los máximo, pocos milímetros de grosor, como sucede
aditivos óleo - solubles se trata preferentemente de normalmente, son a veces bastante más sensibles
sales de ácidos orgánicos, y entre los inhibidores acuo - contra las influencias externas. Los medios
solubles figuran en parte las mismas sustancias que se anticorrosivos utilizados para piezas grandes de
utilizan para el tratamiento de sistemas de circulación construcción, generalmente esmaltes a base de aceite,
alimentados con agua. suelen absorber considerable cantidad de agua e
Mencionaremos aún los inhibidores sublimables hincharse bajo su efecto, y sólo cumplirán con su
para la protección de los elementos desnudos de acero, objetivo si llevan añadida una carga de pigmentos
empaquetados en pequeños recipientes. Las materias inhibidores. Entre los pigmentos anticorrosivos más
de protección introducidas en forma de polvo en el conocidos figuran el minio de plomo, que sigue siendo
embalaje desarrollan tanto vapor que las posibles aguas una componente muy importante de muchas capas
de condensación que se depositan en los objetos básicas antioxidantes. Su efecto protector se debe a la
metálicos quedan saturadas de inhibidor y se anula así propiedad de que se disuelve en el agua que penetra en
su efecto atacante para los metales. Entre los los poros de la capa de pintura, actuando en esta
representantes más conocidos de tales sustancias solución acuosa como inhibidor de la corrosión.
anticorrosivas tenemos las aminosales del ácido Además del minio hay varios cromatos que se utilizan
sulfhídrico. como pigmentos anticorrosivos para capas básicas, y
Entre las medidas importantes de protección an- tienen importancia considerable en este campo. A
ticorrosiva figuran también aquellos tratamiento diferencia de les medios de revestimiento comentados
químicos cuya consecuencia es la formación de una hasta ahora, bastante estables y resistentes incluso a los
capa relativamente gruesa y muy adhesiva de efectos mecánicos, y que suelen utilizarse como
productos sólidos de reacción sobre la superficie del protección permanente, se exige de los medios de
metal a proteger, obteniéndose así una resistencia conservación, que sólo
considerable a la corrosión frente a determinados
medios atacantes.

134

Похожие интересы