You are on page 1of 2

9/29/2016 CARETAS HOME PAGE

Edición Nº 1635
 
   
Portada
Nos Escriben...
Mar de Fondo ARTICULO 7 de Setiembre de 2000
Heduardo
China te Cuenta...
Ellos & Ellas
Culturales
Caretas TV
César Moro, Pintor 
Controversias Rescate y muestra de la obra plástica del poeta surrealista en el Centro
Lugar Común Cultural de España.
Piedra de Toque
Mal Menor
LO habían
  bautizado como
Alfredo Quíspez
Asín, pero él era
un surrealista.
César Moro le
  sonaba mejor al
Cesar Moro en Méjico (1940). Había abandonado Lima dos joven insolente,
años antes. Derecha: En los treintas, con el poeta pintor y bailarín
Westphalen, guardián de sus imágenes. de ballet, que se
fue de Lima
buscando conquistar París. Autodidacto, con la tarea aprendida de
revistas vanguardistas, llegó a la Ciudad Luz con los trabajos que
expondría en 1927. Pero París era difícil de conquistar. Saltando de hotel
en hotel, inventándose a diario el trabajo, cogiendo pleuresías y otros
males, su regreso a Lima era un imperativo de sobrevivencia. Años
después convenció al poeta Westphalen y a la pintora María Valencia
para organizar en 1935 una exposición en la Academia Alcedo,
memorable por la radical ruptura que postulaba en nuestra provincia.
Moro era un surrealista militante, y aquella muestra debía desacreditar la
horripilante pintura tradicional. En la hora de la provocación, Moro fue
inflexiblle. 
Aquella fue la primera exposición surrealista en América, y fue
demasiado para entonces. Luego de publicar el único número de El uso
de la palabra, junto con Westphalen, huyó de Lima (sórdida como un
tonel vacío, escribió), para refugiarse en Méjico, país donde, luego de
conocer a Bretón y al resto de la estirpe surrealista, se dedicaría por
completo a la poesía y a la plástica. Corría el año 1938. 
En el Centro Cultural de España se presenta desde el lunes 11 de
setiembre la muestra Con los anteojos de azufre, una revisión y rescate
de la obra visual del poeta. La muestra también es el testimonio de
amistad de Emilio Adolfo Westphalen y Andre Coiné. Son casi 150
trabajos en papel, los guardados por ellos. A decir de Rodrigo Quijano,
curador y cómplice de Teresa Velásquez en esta feliz recuperación, la
muestra recoge una obra heterogénea, fruto de su saltarina actividad.
Moro no pensó trabajar formatos convencionales. Lo suyo fueron
soportes sencillos como el papel o cartón y elementos precarios como el
lápiz, la témpera o la crayola. Comprometido con el sentido más vital
del arte, pasó por alto la aventura pictórica modernista que postulaba el
gran formato y la magnificencia. Moro se burló de estos criterios y
buscó lo minimalista, lo sesgado, lo retaceado. En eso resulta muy
http://www.caretas.com.pe/2000/1635/articulos/moro.phtml 1/2
9/29/2016 CARETAS HOME PAGE

contemporáneo... señala. (Enrique Planas) 

   
La experimentación vanguardista de Moro no tuvo comparación
con sus contemporáneos locales. Aquí collage y acuarelas
pintadas en Lima, París y Méjico entre 1921 y 1935.

   
   

http://www.caretas.com.pe/2000/1635/articulos/moro.phtml 2/2

Related Interests