Вы находитесь на странице: 1из 3

EXPEDIENTE : 1289-2017

SECRETARIO :
ESPECIALISTA : Guadalupe Villantoy
CUADERNO : Principal
SUMILLA : Absolución de traslado de
la apelación.

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA CIVIL DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA


DE AYACUCHO.

FARA LUZA HUAMANI, identificada con D.N.I.


N° 28208669, en el proceso de Accion de
Cumplimiento seguido contra la Unidad de
Gestión Educativa Local de Huamanga,
respetuosamente a usted digo:

I.- PETITORIO:
Que habiendo sido notificada con la Resolución N° 08, con el que se
corre traslado de la apelación planteada por la demandada, y de
conformidad con lo establecido en el artículo 59 del Código Procesal
Constitucional, declare infundada la apelación y consecuentemente
CONFIRME la sentencia apelada en mérito a los siguiente argumentos:

PRIMERO.- La acción de cumplimiento es ejercida con la finalidad de


que el derecho reconocido por la autoridad competente sea
ejecutada inmediatamente, es decir, su naturaleza permite al
justiciable recibir o gozar el derecho ya reconocido, por lo que su
demora atenta contra el fin constitucionalmente reconocido a éste
proceso conforme así se encuentra plasmado en el artículo II del
Código Procesal Constitucional.

SEGUNDO.- En ese sentido, el derecho reconocido por la Unidad de


Gestión Educativa Local de Huamanga mediante la Resolución
Directoral N° 5393, debe ser ejecutado a la brevedad posible, pues de
lo contrario, la demandada estaría vulnerando un precepto
constitucionalmente reconocido.

TERCERO.- La entidad demandada incumplió sin justificación alguna el


pago oportuno correspondiente a las bonificaciones por concepto de
preparación de clase y calidad directoral que ejercí durante muchos
años de prestación de servicios a favor del Estado, pagos que se
debían realizar cada mes; sin embargo, habiendo luchado por el
reconocimiento de la deuda devengada por los mencionados
conceptos, después de tantos años, no es posible que la demandada
pretenda aún mantener una posición esquiva a la ejecución de la
misma.

CUARTO.- Es evidente que la demandada pretende incumplir con la


ejecución del pago adeudado y reconocido mediante Resolución
Directoral N° 5393, dado que ésta arguye que la deuda aún es una
suma ilíquida, lo cual no representa la realidad, en tanto que la suma
adeudada y reconocida, si es una suma líquida establecida
claramente en la mencionada resolución; sin perjuicio de lo antes
señalado, la suma se encuentra pasible a su modificación a
consecuencia de los intereses legales que a consecuencia del tiempo
se genera, pero resulta necesario precisar que dicho aumento de la
suma adeuda es única y exclusivamente responsabilidad de la entidad
demandada, pues su conducta dilatoria en cuanto a la ejecución del
pago, genera que ésta se incremente día a día; circunstancia que no
puede ser alegada por ésta a fin de pretender incumplir con del
derecho reconocido a mi favor.

QUINTO.- Las normas presupuestarias que regulan ciertos aspectos de


la administración pública no deben ser límite incondicional del goce
de derechos reconocidos y menos aún limitar la efectividad de un
proceso constitucional que tiene por finalidad otorgar al titular del
derecho reconocido su pleno y oportuno goce. Por lo que el
argumento planteado por la demandada de declarar improcedente
la demanda por cuestiones presupuestarias carecen de todo sustento
legal y jurisprudencial.

SEXTO.- En ese lineamiento encontramos lo establecido en la


Sentencia del Tribunal Constitucional1, concordante con la Sentencias
1203-2005-PC/TC, 3855-2006-PC/TC y 06091-2006-PC/TC, en donde se
establecen que resulta irrazonable considerar que el pago reconocido
deba estar condicionada a la disponibilidad presupuestaria del sector
público, pues ello atentaría con el artículo II del Título Preliminar del
Código Procesal Constitucional; además de ello, se debe considerar
que el monto adeudado por la demandada a favor de la accionante,
proviene de derechos laborales constitucionales que la primera

1 Exp. 7739-2013 - Lima


mencionada no pagó en su oportunidad, y que recién reconoció
después de muchos años, lo que además generó diversos perjuicios a
la accionante.

SEPTIMO.- Bajo dichas premisas, y atendiendo a que la presente


demanda cumple con todos los requisitos exigidos por la norma y la
jurisprudencia correspondiente, la sentencia con la que se declara
fundada la demanda debe ser confirmada; máxime si los argumentos
plasmados señalados por la apelante no tienen sustento jurisprudencial
constitucional conforme se señala en los párrafos precedentes.

POR LO TANTO:
Solicito a Usted Señor Presidente, confirmar la sentencia apelada por
estar ajustada a derecho.

Ayacucho, 21 de mayo del 2018

Похожие интересы