You are on page 1of 4

La cultura del Renancimiento en Italia; Jacobo

Burckhardt

Aunque la época moderna ha encontrado acentos nuevos en las obras y en el


espíritu de Burckhardt: ha descubierto su pesimismo sorprendente sobre el
porvenir de una Europa tan suya; ha descubierto su visión profética de los
terribles simplificadores, que las últimas generaciones han conocido demasiado
bien; ha quedado sorprendida con sus agudas consideraciones sobre la historia
universal, el historiador suizo sigue siendo en nuestros días lo que fuera
esencialmente para sus contemporáneos: el historiador del Renacimiento y el
Cicerón en el mundo de las obras de arte de Italia. Por eso se le continúa
frecuentando, fundamentalmente, pese a que los especialistas le conocen
también como estudioso de la época constantina y como autor de una muy
discutida historia de la civilización griega. Jacob Burckhardt nació en Basilea,
Suiza, el 25 de mayo de 1818. Perteneció a una antigua familia emigrada a esta
ciudad desde Alemania por motivos religiosos a principios del siglo XVI. Su
madre, una mujer finamente intelectual, falleció cuando Jacob apenas contaba
doce años. De ella heredó una enseñanza de amor a los hombres. También un
profundo sentimiento de la caducidad de las cosas humanas. Burckhardt llegará
a afirmar que este sentimiento estaba permanentemente anclado en su corazón
desde el día de la muerte de su madre. Su padre desempeñó el cargo de
Oberstpfarrer en la catedral de Basilea; era, pues, una especie de obispo, de
antistes de la iglesia protestante local. Hombre de vasta cultura histórica,
comprendió perfectamente que él era el sucesor de los obispo, de Basilea y, al
mismo tiempo, su adversario. La Contrarreforma y el poder del espíritu español
en Europa fueron, por ende, un problema de familia en la casa de Jacob
Burckhardt. El hijo del antistes, el historiador conocido por todo el mundo,
comprendió plenamente este problema y lo aceptó con amorosidad y con
comprensión histórica. Los vestigios del trabajo que consagró a estos problemas
se encuentran en los manuscritos desconocidos que dejó a su muerte.

La cultura del Renacimiento en Italia

En este estudio, Burckhardt, traza los patrones culturales de la transición de la


edad media al despertar del espíritu moderno y de la creatividad del
renacimiento. Explicó este cambio como el paso de una sociedad en la que los
ciudadanos se concebían como miembros de una clase social o comunidad a
otra en la que se idealizaba el individualismo.

El libro está fragmentado en un prólogo y seis capítulos que a su vez están


divididos en diversos mini-capítulos de los que paso a comentar brevemente:

PARTE I

EL ESTADO COMO OBRA DE ARTE

Burckhardt comenta que los gobernadores de las diversas repúblicas italianas


se ampararán en la Roma clásica para poder legitimar sus artificiales estados.
PARTE II

EL DESARROLLO DEL INDIVIDUO

Si durante la Edad Media los individuos estaban agrupados en; familias; pueblos;
aldeas; comarcas; barrios; ciudades; cofradias; gremios; órdenes tanto militares
como religiosas, etc...,ahora será con el Humanismo cuando se vea la
importancia del individuo como potencia.

PARTE III

EL RESURGIR DE LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA

Vuelve a comentar la importancia del Humanismo para el resurgir de la cultura


clásica y sus estudios.Además añade que el Renacimiento surgió y caló antes
en las repúblicas italianas que en otros estados más al occidente y norte de
Europa porque las mentes y genio de los italianos ( entiéndase; florentinos;
venecianos; genoveses; etc...) estaban más abiertas y lúcidas que las del resto
de sus vecinos.

PARTE IV

EL DESCUBRIMIENTO DEL MUNDO Y DEL HOMBRE

Los italianos tomaron la iniciativa cultural y con ella el interés por el mundo que
les rodea y que aún es inóspito para toda la humanidad.Es el caso de Cristobal
Colón de origen genovés y que al servicio de los " engreidos españoles "
descubrió América.

Los descubrimientos se sucedian uno a uno y las nuevas tierras se retrataban


por sus atractivos paisajes.

PARTE V

LA SOCIEDAD Y LAS FIESTAS

La nueva clase social emergente son los burgueses que ya a finales de la Baja
Edad Media habian estrechado diferencias con la nobleza por lo que si antes era
una sociedad con grandes diferencias sociales ahora las diferencias seguirán
siendo abismales aunque algo menos: ahora el tercer estado puede participar en
algunos actos solemnes como por ejemplo el entierro de algún príncipe.

PARTE VI

LA RELIGIÓN Y LA MORAL

El razocinio traido por el Humanismo hace que se cuestione ciertas partes del
catolicismo.Nuevas tendencias como la astronomía de Galileo se funden con
nuevas corrientes filosóficas produciendo grandes ánsias por investigar y
experimentar.
Aún así siguió habiendo cazas de brujas y supersticiones.

CONCLUSIONES

Encontramos que las obras de Huizinga y Burckhardt trabajan en el margen de


un mismo tiempo y que ambos narran el devenir de una sociedad y sus cambios.

Las diferencias comienzan en las mismas sociedades que nos exponen: si


Huizinga nos muestra los siglos XIV y XV de Francia ( especialmente Borgoña,
como ya comenté antes ) y Paises Bajos, Burckhardt tiene como base de su
trabajo a las repúblicas italianas.

Además si para el holandés Huizinga lo importante en la época era el colectivo


y su ambiente, para el suizo Burckhardt era el individuo y su genio.Para el
primero serán las clases populares las que realmente sean la columna vertebral
de la sociedad mientras que para el segundo serán las élites y clases altas las
que soporten y tiren de la sociedad.

En el anterior párrafo observamos como se configura la personalidad de cada


uno.Así vemos a Huizinga como un fiel discípulo de Hegel mientras que en
Burckhardt aunque llega a tener también rasgos de Hegel lo que realmente
predomina en él es según Hayden White el denominado Historicismo Estético,
es el amor al arte por encima de todo, he aquí el porqué de la defensa a ultranza
de la nobleza ya que para Burckhardt eran los únicos que con su mecenazgo
protegían el arte. Será esta última faceta de Burckhardt lo que más criticó
Huizinga quien dijo que no se podía anteponer nada por encima de la sociedad
en general.

Para terminar hay que explicar las diferencias que suponen para cada autor el
paso del mundo medieval al mundo rencentista: si para Burckhardt ambos
mundos están totalmente diferenciados para Huizinga no es tanta la diferencia y
para ello pone como ejemplo la pintura de los hermanos Van Eyck pues el estilo
puede pasar como renacetista siendo este medieval.

CRÍTICAS

Jacob Burckhardt

La cultura del Renacimiento en Italia es relmente una obra maestra y como


según dijo F. Nietzsche " Querido señor Burckhardt: A fin de cuentas preferiría
ser profesor de Basilea que ser Dios ". Con esto quiero decir que Burckhardt es
un dios entre los historiadores.

Aunque me atreviría a decir que Burckhardt es elitista, quizás por su condición


de hijo de burgués adinerado y quizás también por sus estudios frustrados de
Teología en Basilea y porqué no también decir que fue elitista simplemente por
haber nacido a principios del siglo XVIII, años tan cercanos a la Revolución
Francesa, a Napoleón y al Antiguo Régimen.
Burckhardt aunque en su juventud fue un chico de mente abierta se convertiria
en la madurez en un recalcitrante antiliberal.

Para terminar he de resaltar sus comentarios despectivos hacia lo " ¿


mahometano ? " ( quizás hubiera sido preferible usar la palabra " musulmán " en
todo caso ) y también sobre todo lo referente al mundo español.

Basta con observar los títulos de los seis capítulos que componen el libro para descubrir la
finalidad del autor: “El estado como obra de arte”, “El desarrollo del individuo”, “El resurgir de la
antigüedad clásica”, “El descubrimiento del mundo y del hombre”, “La sociedad y las fiestas” y
“La religión y la moral”.