You are on page 1of 6

Presentación

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

Asignatura:
Fundamentos filosóficos e Históricos de la Educación Dominicana
Tema:
Unidad V: La Educación Dominicana en la Primera República y Anexión a España 1844-1865.
Facilitadora:
Francisco Antonio Méndez Alcequies.
Participante:
Crisela Mejía Duran.
Matricula:
16-1995
Carrera:
Educación Mención Ciencias Sociales.
Fecha:
07/06/2018
Tarea V
Seguimos analizando la evolución histórica de la Educación Dominicana.
En esta semana trabajaremos los cambios producidos después de
proclamada la Independencia Nacional en 1844. Veamos:

1.- Presentación de un informe que incluya de manera cronológica los


aspectos más significativos de la educación en la República Dominicana la
Primera y Segunda República (1844-1861) y el período de anexión a España
(1861-1865).

Contexto histórico de la Primera República.

Una vez proclamada la independencia de nuestro país, hecho ocurrido el 27 de


febrero de 1844, se inicia un período llamado por los historiadores dominicanos
como la primera República. Este período comprende los años 1844 hasta 1861,
año este último, en que se proclama la anexión a España por el entonces
presidente Pedro Santana. Con la anexión a España, pierde la República
Dominicana su independencia y por lo tanto su soberanía. En esos 17 años de
duración que tuvo la primera República ocurrieron una serie de cambios en todos
los órdenes en este país.

Nuestra nación, luego de proclamada la independencia debió irse organizando,


no sólo en el aparato político, sino también en el económico, educativo, religioso
y social. El aparato educativo es la parte del sistema encargada de mantener y
reproducir el sistema establecido.

Es de orden señalar, antes de abordar el aspecto educativo, que es el título que


lleva esta investigación que, durante el período de la primera República, en la
mayor parte de este tiempo el país se vio envuelto en guerra contra los haitianos
que se resistían a aceptar la independencia de esta nación. Resulta imposible
referirse sólo a educación obviando los hechos históricos, pues son los hombres
y mujeres tiene hacia la historia y por lo tanto son ellos quienes dirigen y planificar
la educación.

Dos sectores políticos tuvieron vigencia y dominaron el escenario nacional; los


liberales o trinitarios y los conservadores o anexionistas, los primeros dirigidos
por Duarte y los segundos por Pedro Santana y Buenaventura Báez.

Situación educativa en la Primera República.

En su proceso de organización del Estado, el sistema educativo dio paso a la


creación del ministerio de instrucción, cuyo primer ministro lo fue Tomás
Bobadilla, quien fue presidente de la junta central gubernativa, primer gobierno
colegiado nuestro país.

Influenciado por el estado de guerra constante con los haitianos y al hecho de


que no se disponía de un sistema impositivo como del que dispone el gobierno
actual, los pocos ingresos que percibía al Estado provenían de los impuestos a
las exportaciones e importaciones y tenían que destinarse a los gastos de guerra.
Visto esto, el ministerio de educación no contaba con los recursos suficientes
para desarrollar la educación.

Como se puede apreciar en la actualidad, el sistema educativo requiere de un


sistema legal que lo oriente y sustente para el cumplimiento de esto el 13 de
mayo de 1845 se creó la primera ley de instrucción pública, donde se establecían
las primeras normas para los maestros, alumnos, autoridades y salarios. Debido
a los cambios políticos, cuando llegaba un nuevo mandatario se derogaban las
leyes educativas y se creaban otras. Esto ocasiona efectos negativos para el
desarrollo educativo de cualquier nación.

En 1848 se legisló para dar origen al seminario conciliar como institución de


educación superior en el período de la primera República. En los inicios de 1844,
currículo de la educación primaria era muy limitado, enseñaba lectura, escritura,
cálculo y cuentas, bordados y oración a coro.

En aspecto ideológico, la Iglesia Católica continuaba ejerciendo una gran


influencia en el aparato educativo, esta influencia provenía desde la época
colonial. Siendo esta institución la que mayor influencia ejerció, la filosofía
educativa no tuvo gran diferencia respecto a la época colonial, pues los fines
educativos durante la primera República perseguía la formación de personas
obedientes al gobierno, a las leyes y a Dios, con una actitud conformista. Como
puede notarse, se obviaba el desarrollo de un pensamiento crítico y racional. Se
aspiraba a formar sujetos conservadores.

Duarte se opuso a esta ideología conservadora y conformista, propuso un


currículo más amplio y de formación universal. No pudo llevarse a cabo debido
a la oposición de los anexionistas encabezados por Santana. No todos los
individuos tenían acceso a la educación, este era un privilegio de los miembros
de las clases privilegiadas. El sector privado, debido a las limitaciones del Estado
en lo que se refiere a los recursos, tuvo un papel destacado en lo que a oferta
educativa se refiere. Durante ese período, florecieron escuelas privadas,
predominando las de varones.

Dentro de los ministros de educación que tuvo el país durante el período histórico
analizado, cabe mencionar especial José María Caminero, quien para el año
1851 concretizó la modificación de la línea curricular.

Sistema educativo se divide en niveles y los niveles en ciclo. Para la primera


República, como resultado de las reformas de 1851 en el nivel primario o básico
se estableció el castigo por ley, se le dio importancia a la lectura, escritura,
caligrafía, análisis de texto y se estableció premios para los alumnos meritorios.
Para el nivel medio y ofreció formación en las áreas de administración e industrial
a nivel superior universitario se ofertaban cuatro facultades: filosofía,
jurisprudencia o derecho, ciencias médicas y sagradas letras las leyes de
instrucción establecían que se debían crear una escuela de primera letra por
cada común pueblo y dos en cada cabecera de provincia o capital de provincia.
Dentro del ámbito privado, alcanzó gran renombre el colegio Buenaventura que
fue fundado durante el primer gobierno de Báez (1849-1853).

Los varones estudiaban sólo en escuelas para ellos y las hembras tenían las de
ellas. Dentro de los maestros que más destacaron se debe mencionar a Manuel
Aybar, en cuya escuela llegó a estudiar Juan Pablo Duarte, también el coronel
Lorenzo Santana María, Socorro del Rosario Sánchez (hermana de Sánchez),
Manuel María Valencia (llegó a ser ministro de educación) también Ulises
Francisco Espaillat quien fue un gran defensor de la independencia e incluso
llegó a ser presidente en 1876, siendo un gran intelectual y hombre honesto y
finalmente Pedro Francisco Bono un gran defensor de la nacionalidad.

Segunda República.

Cambios introducidos por los españoles durante la Anexión 1861-1865.

El 18 de marzo de 1861 se firmó el acuerdo de anexión de la Republica


Dominicana al registro de España. Esta acción fue obra del general Pedro
Santana en su tercer gobierno. Con la anexión incluye el período de la llamada
primera República y la nación dominicana perdió su soberanía pasando a
convertirse en una provincia de España. Ante tal acontecimiento, los liberales,
defensores de la nación, organizan el movimiento restaurador, creado por
Santiago Rodríguez y al cual se van a unir una gran cantidad de figuras que más
tarde que convertirían en héroes y próceres del pueblo dominicano. Este
movimiento dio impulso a la guerra de la restauración, con la cual se logró la
salida de las tropas españolas en 1865 y la recuperación de la soberanía
nacional. La guerra restauradora fue una guerra por la independencia.
Recuperada la soberanía nacional se inicia el período de la historia dominicana
oscila como la segunda República, que comprende los años 1865-1916, año este
último en que se produce la primera ocupación militar norteamericana.

Un nuevo período histórico conllevó varios cambios en todos los órdenes


respecto a la primera República. En el ámbito político vamos a tener nuevos
actores: la desaparición de Pedro Santana, el predominio de Báez (sectores
anexionistas y conservadores) que va a ser enfrentado por Gregorio Lutero
(sectores liberales y nacionalistas); el establecimiento de dictaduras como la de
Ulises Heureaux y de Báez cuarto gobierno; intervenciones constantes del
gobierno de Estados Unidos. En aspecto económico, la industria azucarera se
convirtió en la principal actividad económica del país; también el aumento de la
deuda externa con la toma de préstamos como el Westendorp y el Harmont, así
como la hipoteca de las aduanas dominicanas. En el orden social, los sectores
en pugna van a ser los dueños de los ingenios y representantes de casas
comerciales extranjeras contra los pequeños comerciantes burgueses. En fin, la
segunda República tuvo sus características propias de acuerdo al aumento
histórico que estaba viviendo la humanidad.

La educación no quedó atrás en este período y continuó su evolución, con


nuevos maestros y figuras destacadas, leyes y organización nueva.
Los dos principales pensadores educadores en la primera dictar de la segunda
República lo fueron Pedro Francisco Bono y Ulises Francisco Espaillat, este
último paso a ser presidente de la República con el apoyo del partido azul
liderado por Luperón. Debido al proceso de inestabilidad política que se vivió en
esa etapa de nuestra historia, sus ideales no se pudieron implementar, pues los
liberales gobernaron muy poco tiempo comparado con el tiempo que gobernaron
los conservadores.

Los mayores avances en términos educativos que tuvo el país durante el periodo
de la segunda República ocurrieron durante el llamado período de los gobiernos
azules 1879-1899. En este período se estableció en el país el insigne educador
puertorriqueño Eugenio María de Hostos, quien debido a ser un luchador de la
independencia de su país, tuvo que emigrar hacia nuestro país, donde fue bien
acogido por Luperón.

Hostos era partidario del positivismo filosófico, creada por el francés Augusto
Comte es una corriente filosófica que afirma que el único conocimiento auténtico
es el conocimiento científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de
la afirmación de las teorías a través del método científico. Hostos se opuso a la
escuela religiosa que era dirigida por Francisco Javier Billini. Defendía el uso de
la razón, la igualdad entre el hombre y la mujer y por lo tanto el derecho de esta
a la educación. A su llegada al país se dio cuenta del atraso en términos
educativos que tenía el país, decidió crear la escuela normal para formar
maestros.

Hostos enfatizó sus principios en la enseñanza de las matemáticas, propuso un


currículo basado en las tres ramas del conocimiento, que para el eran las más
importantes: la naturaleza humana, la naturaleza exterior y la naturaleza de la
sociedad.

En virtud de que Hostos defendía el uso de la razón, también propuso una


educación laica o libre de la religión y esto entró en contradicción con los
intereses de la Iglesia Católica que defendía una educación dogmática. El obispo
Fernando Arturo de Meriño enfrentó a Hostos en el plano intelectual.

Cuando Ulises Heureaux logró establecer su dictadura, Hostos se vio obligado a


tomar el exilio, pues para los fines del dictador, la idea de Hostos era muy
avanzadas y constituían un peligro.

También las mujeres se destacaron en el plano educativo durante el periodo de


la segunda República. Es bien reconocida la labor desempeñada por Salomé
Ureña de Henríquez, quien recibió no sólo influencias de Hostos sino también
ayuda para crear el Instituto de señoritas donde se formaron las primeras
maestras dominicanas: Luisa Ozema Pellerano, Mercedes Laura Aguilar,
Altagracia Enríquez Perdomo, Ana Josefa Puello, Leonor María Feltz y Catalina
Pou. Salomé aparte de maestra fue una gran poeta.
El presupuesto de educación durante ese periodo en vez de aumentar disminuyó
durante la primera mitad de la segunda República lo que nos muestra el poco
interés que tenía los gobernantes en que el país avanzara; pues sólo la
educación permite a los pueblos salir del subdesarrollo. Es necesario señalar
que luego fue aumentado sobre todo en el período de 1882-1888 gracias a la
creación de impuestos con el objetivo de favorecer el desarrollo de la educación.
No se lograron grandes avances en lo que se refiere a los métodos
implementados pues se incluía el castigo, golpear a los estudiantes con reglas o
látigo y ponerlos de rodilla al sol y sobre un guayo.

Existían altas tasa de analfabetismo en la mayor parte de la población. Se estima


que el 80% de la aprobación era analfabeta. En el 1884 se creó la ley general de
estudios, que se cree fue elaborada por Eugenio María de Hostos. Pero una vez
que se estableció la dictadura de Lilís, se elaboró una nueva ley general de
estudios.

Debido a las diferencias del sistema público, siguieron fluyendo los colegios
sobre todo en Santo Domingo y en Santiago. Otros maestros destacados durante
este período aparte de Hostos y Salomé, lo fue Manuel de Jesús Peña y
Reynoso, quien llegó a ser profesor en varias ciudades del país y fundó el colegio
La Paz.