Вы находитесь на странице: 1из 2

Continuamos con nuestro estudio Mi Experiencia con Dios, Unidad 8, Lección 2

Clases de Ajustes
En la lección anterior aprendimos que cuando Dios nos invita a unirnos a Él, la tarea tendrá
proporciones tan divinas que enfrentaremos una crisis en nuestras creencias. Nuestra respuesta
exigirá primero fe. La fe se demostrará por la acción. La primera acción incluirá el ajustar la
vida a Dios. La segunda acción, será su obediencia a lo que Dios le pide que haga.

Recuerde que no podremos pasar a la obediencia sin hacer los ajustes. De modo que el orden
indicado a seguir debe ser: fe, ajustes, obediencia.

Pero ¿Qué clase de ajustes se requiere?

Una respuesta a esta pregunta puede significar un gran problema para usted, pero podemos
comenzar pensando en aquellos aspectos que Dios quiere una entrega absoluta:

- En nuestras circunstancias, ¿cuántas veces usted realiza su trabajo como para Dios?.
Que todo lo que tiene que ver con su casa gire alrededor de Cristo y ¿cómo honra a Dios
con sus finanzas de tal manera que se convierte en un buen administrador de lo que
Dios le provee?
- En Nuestras relaciones, Piense por un momento en aquellos ajustes que usted debe
hacer con relación a su familia, con sus hijos, su esposa o esposo y con aquellos
familiares que hace buen rato no visita. Que decir de esos amigos y compañeros de
trabajo, que usted sabe que necesitan del amor de Dios, pero ciertos temores le impiden
dar a conocer el evangelio.
- En nuestra manera de pensar, Toda nuestra capacidad de entender el amor de Dios, en
algunos casos, puede estar concebida por falsas narrativas que han marcado nuestras
vidas, al punto de gobernar nuestra relación con Dios.
- En nuestros compromisos, Por poner un ejemplo, He visto muchos hogares destruidos
por un afán de trabajo en la congregación demedido, el problema no está en como y
cuantas veces hacemos nuestro trabajo en la iglesia, sino que no hemos asumido el
compromiso de manera global, nuestro trabajo en la congregación debe ser equilibrado
con esa relación y trabajo en nuestro hogar. Ninguna debe sobrepasar a la otra, sino que
deben de funcionar de manera paralela.
- En nuestras acciones, Por ejemplo, ¿ha pensado si la forma en que usted ora es
adecuada?, ¿su oración se limita en conceptos, métodos o fórmulas que no forma parte
de esa relación que usted debe tener con Dios? Veamos esto, si no ora a cierta hora,
siente que Dios no le escucha, sino lo hace en un lugar determinado, esa oración no
llega. O que decir de su ofrenda, recuerde que la ofrenda se debe dar con un corazón
agradecido, ¿lo hace usted de esa manera?, o ¿cada vez, esa parte de la iglesia se
convierte en una dificultad y una guerra interior? O de su servicio, que para usted servir
en el aseo no es una forma honrosa de servir al Señor, cree que solamente estando en
el púlpito o dirigiendo grupos es la forma como usted debe servir.
- En nuestras creencias, Las acciones y mis circunstancias en mi vida cotidiana
determinan mi relación con Dios. Conocí a alguien que no podía tener una relación con
Dios de Padre e hijo, pues ese concepto no era nada bueno para él, esta relación en su
vida común había sido algo que marcó su vida de manera negativa, por esa razón le
costaba ver a Dios como un Padre.
Amado hermano y hermana, esta lista puede continuar con cualquier evento o escenario que
requiera acción, El ajuste más grande ocurrirá en el momento de actuar por fe. Cuando usted
enfrenta una crisis en su fe, tiene que decidir lo que cree acerca de Dios. Esa decisión mental
puede ser la parte fe.

Por otra parte, algunas veces los ajustes tienen que ver con varios aspectos a la vez, usted puede
estar realizando ajustes en su vida familiar y esa buena relación familiar provocará buenos
resultados en su comunidad y en su vida laboral. Por ejemplo, una persona que le gustaba salir
con sus amigos a gastar lo poco de sus ingresos, eso provocaba que comúnmente llegara tarde
a su jornada de trabajo, por las actividades a altas horas de la noche. Al realizar un cambio en su
vida familiar, logrará hacer grandes cambios en su vida laboral.

Si esto es parte de ese propósito de Dios para su obra, es seguro que varios aspectos se verán
afectados al mismo tiempo.

Queridos hermanos, Dios con frecuencia requiere ajustes en aspectos que usted nunca
considero en el pasado. Después de que usted haga los ajustes necesarios, Él le dirá lo que tiene
que hacer para obedecerle. Cuando usted le obedezca, tendrá una experiencia de cómo El, a
través de usted, hace algo que solo Dios haría.

Dios le Bendiga.