Вы находитесь на странице: 1из 16

“AÑO DEL BUEN SERVICIO

AL CIUDADANO”
UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

 FACULTAD : ING. DE MINAS.

 ESCUELA : ING. GEOLÓGICA.

 CICLO : IV

 DOCENTE :

 CURSO : FÍSICA II

 TEMA : CALOR CAPACIDAD CALORIFICA Y CALOR ESPECIFICO

 INTEGRANTES: ECHEVARRIA DUVAL, Stephanie Marilyn.


FARFAN NIZAMA, Raí Florencio.
GUERRERO CHERO, Cinthia Isabel.
MOGOLLÓN ELÍAS, Yosvy Loana.
SILVA FACUNDO, Jonathan Diomer.
ZENDER RAMIREZ, John.
CALOR CAPACIDAD CALORÍFICA Y CALOR ESPECÍFICO

1. CALOR:

El calor (representado con la letra Q) es la energía transferida de un sistema a otro (o de


un sistema a sus alrededores) debido en general a una diferencia de temperatura entre
ellos. El calor que absorbe o cede un sistema termodinámico depende normalmente del
tipo de transformación que ha experimentado dicho sistema.

Dos o más cuerpos en contacto que se encuentran a distinta temperatura alcanzan,


pasado un tiempo, el equilibrio térmico (misma temperatura). Este hecho se conoce
como Principio Cero de la Termodinámica.

La energía puede ser transferida por diferentes mecanismos, entre los que cabe reseñar
la radiación, la conducción y la convección, aunque en la mayoría de los procesos reales
todos se encuentran presentes en mayor o menor grado.

La energía que puede intercambiar un cuerpo con su entorno depende del tipo de
transformación que se efectúe sobre ese cuerpo y por tanto depende del camino. Los
cuerpos no tienen calor, sino energía interna. El calor es parte de dicha energía interna
(energía calorífica) transferida de un sistema a otro, lo que sucede con la condición de que
estén a diferente temperatura.

Unidades de calor:

La unidad de medida del calor en el Sistema Internacional es el joule (J). La caloría (cal)
también se usa frecuentemente en las aplicaciones científicas y tecnológicas. La caloría se
define como la cantidad de calor necesario para aumentar en 1 °C la temperatura de un
gramo de agua destilada, en el intervalo de 14,5 °C a 15,5 °C .Es decir, tiene una definición
basada en el calor específico.
2. CAPACIDAD CALORÍFICA:

La capacidad calorífica de un cuerpo es el cociente entre la cantidad de energía calorífica


transferida a un cuerpo o sistema en un proceso cualquiera y el cambio de temperatura
que experimenta. En una forma menos formal es la energía necesaria para aumentar 1 K la
temperatura de una determinada cantidad de una sustancia, (usando el SI). Indica la
mayor o menor dificultad que presenta dicho cuerpo para experimentar cambios de
temperatura bajo el suministro de calor. Puede interpretarse como una medida de inercia
térmica. Es una propiedad extensiva, ya que su magnitud depende, no solo de la sustancia,
sino también de la cantidad de materia del cuerpo o sistema; por ello, es característica de
un cuerpo o sistema particular. Por ejemplo, la capacidad calorífica del agua de una piscina
olímpica será mayor que la de un vaso de agua. En general, la capacidad calorífica depende
además de la temperatura y de la presión.

La capacidad calorífica no debe ser confundida con la capacidad calorífica específica o calor
específico, el cual es la propiedad intensiva que se refiere a la capacidad de un cuerpo
«para almacenar calor, y es el cociente entre la capacidad calorífica y la masa del objeto. El
calor específico es una propiedad característica de las sustancias y depende de las mismas
variables que la capacidad calorífica.

Medida de la Capacidad calorífica:

Para medir la capacidad calorífica bajo unas determinadas condiciones es necesario


comparar el calor absorbido por una sustancia (o un sistema) con el incremento de
temperatura resultante. La capacidad calorífica viene dada por:

𝑄
C = lim
∆𝑇→0 ∆𝑇
Donde:

 C es la capacidad calorífica, que en general será función de las variables de


estado.
 Q es el calor absorbido por el sistema.
 ∆𝑇 la variación de temperatura.

Se mide en unidades del SI julios por kelvin (J/K) (o también en cal/°C).

La capacidad calorífica (C) de un sistema físico depende de la cantidad de sustancia o masa


de dicho sistema. Para un sistema formado por una sola sustancia homogénea se define
además el calor específico o capacidad calorífica específica (c) a partir de la relación:

𝑄
C= = 𝑐. 𝑚
∆𝑇
Donde:

 C es la capacidad calorífica del cuerpo o sistema


 c es el calor específico o capacidad calorífica específica
 m la masa de sustancia considerada

De las anteriores relaciones es fácil inferir que al aumentar la masa de una sustancia, se
aumenta su capacidad calorífica ya que aumenta la inercia térmica, y con ello aumenta la
dificultad de la sustancia para variar su temperatura. Un ejemplo de esto se puede
apreciar en las ciudades costeras donde el mar actúa como un gran termostato regulando
las variaciones de temperatura.

Planteamiento formal de capacidad calorífica:

Sea un sistema termodinámico en el estado A. Se define la capacidad calorífica CC asociada


a un proceso cuasiestático elemental c que parte de A y finaliza en el estado B como el
límite del cociente entre la cantidad de calor Q absorbido por el sistema y el incremento de
temperatura ∆𝑇 que experimenta cuando el estado final B tiende a confundirse con el
inicial

Donde (c1 (T),…, cn (T)), es una curva parametrizada mediante la temperatura, que
representa el camino seguido en el espacio fásico durante el proceso c. La capacidad
calorífica es, de este modo, una variable termodinámica y está perfectamente definida en
cada estado de equilibrio del sistema (el signo d indica que no una función Q cuya
diferencial sea precisamente dQ, es decir, se trata de 1-forma no exacta).

Capacidades caloríficas de sólidos y gases:

La capacidad calorífica de los sólidos y gases depende, de acuerdo con el teorema


de equipartición de la energía, del número de grados de libertad que tiene una molécula.

 Gas monoatómico

Un gas monoatómico, como por ejemplo son los gases nobles tiene moléculas
formadas por un sólo átomo. Eso a que la energía de rotación, al ser la molécula
casi puntual, pueda despreciarse. Así en los gases monoatómicos la energía total
está prácticamente toda en forma de energía cinética de traslación. Como el
espacio es tridimensional y existen tres grados de libertad de traslación eso
conduce de acuerdo con el teorema de equipartición a que la energía interna
total U de un gas ideal monoatómico y su capacidad calorífica CV vengan dadas
por:
3 3 𝑑𝑈 3 3
𝑈 = 𝑁𝑘𝑇 = 𝑛𝑅𝑇 𝐶𝑣 = ( ) 𝑣 = 𝑁𝑘 = 𝑛𝑅
2 2 𝑑𝑇 2 2

Donde T es la temperatura absoluta, N es el número de moléculas de gas dentro


del sistema que estudiamos, n el número de moles, k la constante de
Boltzmann y R la constante universal de los gases ideales. Así el calor específico
molar de un gas ideal monoatómico es simplemente cv = 3R/2 o cp = 5R/2. Los
gases monoatómicos reales también cumplen las anteriores igualdades aunque de
modo aproximado.

 Gas diatómico

En un gas diatómico la energía total puede encontrarse en forma de energía


cinética de traslación y también en forma de energía cinética de rotación, eso hace
que los gases diatómicos puedan almacenar más energía a una temperatura dada.
A temperaturas próximas a la temperatura ambiente la energía interna y la
capacidad caloríficas vienen dadas por:

5 5 𝑑𝑈 5 5
𝑈 = 𝑁𝑘𝑇 = 𝑛𝑅𝑇 𝐶𝑣 = ( ) 𝑣 = 𝑁𝑘 = 𝑛𝑅
2 2 𝑑𝑇 2 2

Para temperaturas extremadamente altas, la energía de vibración de los enlaces


empieza a ser importante y los gases diatómicos se desvían algo de las anteriores
condiciones. A temperaturas aún más altas la contribución del movimiento
término de los electrones produce desviaciones adicionales. Sin embargo, todos
los gases reales como el hidrógeno (H2), el oxígeno (O2), el nitrógeno (N2) o el
monóxido de carbono (CO), cumplen a temperaturas ambiente moderadas las
anteriores relaciones. Por tanto estos gases tienen calores específicos o
capacidades caloríficas molares cercanos a cv = 5R/2.

 Gases poliatómicos

El teorema de equipartición para gases poliatómicos sugiere que los gases


poliatómicos que tienen enlaces "blandos" o flexibles y que vibran con facilidad
con q frecuencias, deberían tener una capacidad calorífica molar dada por:

3 𝑟
𝐶𝑣 = ( + + 𝑞) 𝑅
2 2

Donde r mide los grados de libertad rotacionales (r = 1 para moléculas lineales, r =


2 para moléculas planas y r = 3 para moléculas tridimensionales). Sin embargo
estas predicciones no se cumplen a temperatura ambiente. La capacidad calorífica
molar aumenta moderadamente a medida que aumenta la temperatura. Eso se
debe a efectos cuánticos que hacen que los modos de vibración estén cuantizados
y sólo estén accesibles a medida que aumenta la temperatura, y la expresión (*)
sólo puede ser un límite a muy altas temperaturas. Sin embargo, antes de llegar a
temperaturas donde esa expresión sea un límite razonable muchas moléculas se
rompen por efecto de la temperatura, no llegando nunca al anterior límite. Un
tratamiento rigurso de la capacidad calorífica requiere por tanto el uso de
la mecánica cuántica, en particular de la mecánica estadística de tipo cuántico.

Para un gas ideal se definen dos capacidades caloríficas molares: a volumen


constante (CV), y a presión constante (Cp).
 CV: es la cantidad de calor que es necesario suministrar a un mol de gas ideal para
elevar su temperatura un grado mediante una transformación isócora.
 Cp: es la cantidad de calor que es necesario suministrar a un mol de gas ideal para
elevar su temperatura un grado mediante una transformación isóbara.
El valor de ambas capacidades caloríficas puede determinarse con ayuda de la teoría
cinética de los gases ideales. Los valores respectivos para gases monoatómicos y
diatómicos se encuentran en la siguiente tabla:

Monoatómico Diatómico

Donde R es la constante universal de los gases ideales, R = 8.31 J/mol K.

3. CALOR ESPECÍFICO

La capacidad calorífica específica, calor específico o capacidad térmica específica es


una magnitud física que se define como la cantidad de calor que hay que suministrar a la
unidad de masa de una sustancia o sistema termodinámico para elevar
su temperatura en una unidad, ésta se mide en varias escalas. En general, el valor del
calor específico depende del valor de la temperatura inicial. Se le representa con la
letra c.

De forma análoga, se define la capacidad calorífica como la cantidad de calor que se


debe suministrar a toda la masa de una sustancia para elevar su temperatura en una
unidad (kelvin o grado Celsius). Se la representa con la letra C.

Por lo tanto, la capacidad calorífica específica es el cociente entre la capacidad calorífica


y la masa, esto es 𝑐 = 𝐶⁄𝑚 donde m es la masa de la sustancia.

El calor específico es una propiedad intensiva de la materia, por lo que es representativo


de cada materia; por el contrario, la capacidad calorífica es una propiedad
extensiva representativa de cada cuerpo o sistema particular.
Cuanto mayor es el calor específico de las sustancias, más energía calorífica se necesita
para incrementar la temperatura. Por ejemplo, se requiere ocho veces más energía para
incrementar la temperatura de un lingote de magnesio que para un lingote de plomo de
la misma masa.

El término "calor específico" tiene su origen en el trabajo del físico Joseph Black, quien
realizó variadas medidas calorimétricas y usó la frase “capacidad para el calor”. En esa
época la mecánica y la termodinámica se consideraban ciencias independientes, por lo
que actualmente el término podría parecer inapropiado; tal vez un mejor nombre podría
ser transferencia de energía calorífica específica, pero el término está demasiado
arraigado para ser reemplazado.

Ecuaciones básicas:

La capacidad calorífica específica media (c) correspondiente a un cierto intervalo de


temperaturas ∆𝑇 se define en la forma:

donde Q es la transferencia de energía en forma calorífica entre el sistema y su entorno u


otro sistema, m es la masa del sistema (se usa una n cuando se trata del calor
específico molar) y ∆𝑇 es el incremento de temperatura que experimenta el sistema.
El calor específico (c) correspondiente a una temperatura dada T se define como:

La capacidad calorífica específica (c) es una función de la temperatura del sistema; esto
es, c(T). Esta función es creciente para la mayoría de las sustancias (excepto para los
gases monoatómicos y diatómicos). Esto se debe a efectos cuánticos que hacen que los
modos de vibración estén cuantizados y solo estén accesibles a medida que aumenta la
temperatura. Conocida la función c(T), la cantidad de calor asociada con un cambio de
temperatura del sistema desde la temperatura inicial Ti a la final Tf se calcula mediante la
integral siguiente:

En un intervalo donde la capacidad calorífica sea aproximadamente constante la fórmula


anterior puede escribirse simplemente como:
Cantidad de sustancia:

Cuando se mide el calor específico en ciencia e ingeniería, la cantidad de sustancia es a


menudo de masa, ya sea en gramos o en kilogramos, ambos del SI. Especialmente en
química, sin embargo, conviene que la unidad de la cantidad de sustancia sea el mol al
medir el calor específico, el cual es un cierto número de moléculas o átomos de la
sustancia. Cuando la unidad de la cantidad de sustancia es el mol, el término calor
específico molar se puede usar para referirse de manera explícita a la medida; o bien usar
el término calor específico másico, para indicar que se usa una unidad de masa.

Conceptos relacionados:

Hay dos condiciones notablemente distintas bajo las que se mide el calor específico y éstas
se denotan con sufijos en la letra c. El calor específico de los gases normalmente se mide
bajo condiciones de presión constante (Símbolo: cp). Las mediciones a presión constante
producen valores mayores que aquellas que se realizan a volumen constante (cv), debido a
que en el primer caso se realiza un trabajo de expansión.
El cociente entre los calores específicos a presión constante y a volumen constante para
una misma sustancia o sistema termodinámico se denomina coeficiente adiabático y se
designa mediante la letra griega 𝛾 (gamma). Este parámetro aparece en fórmulas físicas,
como por ejemplo la de la velocidad del sonido en un gas ideal.
El calor específico de las sustancias distintas de los gases monoatómicos no está dado por
constantes fijas y puede variar un poco dependiendo de la temperatura. Por lo tanto, debe
especificarse con precisión la temperatura a la cual se hace la medición. Así, por ejemplo,
el calor específico del agua exhibe un valor mínimo de 4,1754228 J/(g·K) [0,99795 cal/(g·K)]
para la temperatura de 34,5 °C, en tanto que vale 4,21487792 J/(g·K) [1,00738 cal/(g·K)] a
0 °C. Por consiguiente, el calor específico del agua varía menos del 1 % respecto de su valor
de 4,184 J/(g·K) [1 cal/(g·K)] a 15 °C, por lo que a menudo se le considera como constante.
La presión a la que se mide el calor específico es especialmente importante para gases y
líquidos.

Capacidad calorífica de sólidos, líquidos y gases


Desde que se empezaron a medir la capacidad calorífica de diferentes sustancias se
apreciaron algunas generalizaciones importantes.

 Muchos sólidos tenían una capacidad calorífica cercana a 3R de acuerdo con la ley de
Dulong-Petit. El Modelo de Debye basado en aspectos cuánticos del problema de
transmisión de calor dentro de una red cristalina finalmente dio una explicación
convincente de la ley empírica de Dulong-Petit.
 Muchos gases tenían capacidades caloríficas cercas a γR/2 (donde γ es un número
entero dependiente de la estructura molecular del gas).
Unidades de Calor Específico:

En el Sistema Internacional de Unidades, el calor específico se expresa en joules por


kilogramo y por kelvin (J·kg−1·K−1); otra unidad, no perteneciente al SI, es la caloría por
gramo y por kelvin (cal·g−1·K−1). Así, el calor específico del agua es aproximadamente 1
cal/(g·K) en un amplio intervalo de temperaturas, a la presión atmosférica; y exactamente
1 cal·g−1·K−1 en el intervalo de 14,5 °C a 15,5 °C (por la definición de la unidad caloría).

En los Estados Unidos, y en otros pocos países donde se sigue utilizando el Sistema
Anglosajón de Unidades, en aplicaciones no científicas, el calor específico se suele medir
en BTU (unidad de calor) por libra (unidad de masa) y grado Fahrenheit (unidad de
temperatura).

La BTU se define como la cantidad de calor que se requiere para elevar un grado
Fahrenheit la temperatura de una libra de agua en condiciones atmosféricas normales.10

Factores que afectan el Calor Específico:

 Grados de libertad

El comportamiento termodinámico de las moléculas de los gases monoatómicos,


como el helio y de los gases diatómicos, como el hidrógeno es muy diferente. En
los gases monoatómicos, la energía interna corresponde únicamente
a movimientos de traslación. Los movimientos traslacionales son movimientos de
cuerpo completo en un espacio tridimensional en el que las partículas se mueven e
intercambian energía en colisiones en forma similar a como lo harían pelotas de
goma encerradas en un recipiente que se agitaran con fuerza. Estos movimientos
simples en los ejes dimensionales X, Y, y Z implican que los gases monoatómicos
solo tienen tres grados de libertad traslacionales.

Las moléculas con mayor cantidad de átomos, en cambio tienen varios grados de
libertad internos adicionales, rotacionales y vibracionales, ya que son objetos
complejos. Se comportan como una población de átomos que pueden moverse
dentro de una molécula de distintas formas (ver la animación a la derecha). La
energía interna se almacena en estos movimientos internos. Por ejemplo,
el Nitrógeno, que es una molécula diatómica, tiene cinco grados de libertad
disponibles: los tres traslacionales más dos rotacionales de libertad interna. Cabe
destacar que la capacidad calorífica molar a volumen constante de los gases
3
monoatómicos es 2 R, siendo R la Constante Universal de los gases ideales,
5
mientras que para el Nitrógeno (biatómico) vale 2 R, lo cual muestra claramente la
relación entre los grados de libertad y el calor específico.
 Masa molar

Una de las razones por las que el calor específico adopta diferentes valores para
diferentes sustancias es la diferencia en masas molares, que es la masa de un mol
de cualquier elemento, la cual es directamente proporcional a la masa molecular
del elemento, suma de los valores de las masas atómicas de la molécula en
cuestión. La energía calorífica se almacena gracias a la existencia de átomos o
moléculas vibrando. Si una sustancia tiene una masa molar más ligera, entonces
cada gramo de ella tiene más átomos o moléculas disponibles para almacenar
energía. Es esta la razón por la que el hidrógeno, la sustancia con la menor masa
molar, tiene un calor específico tan elevado; porque un gramo de esta sustancia
contiene una cantidad muy grande de moléculas.

Una consecuencia de este fenómeno es que, cuando se mide el calor específico en


términos molares la diferencia entre sustancias se hace menos acusada, y el calor
específico del hidrógeno deja de ser atípico. Del mismo modo, las sustancias
moleculares (que también absorben calor en sus grados internos de libertad),
pueden almacenar grandes cantidades de energía por mol si se trata de moléculas
grandes y complejas, y en consecuencia su calor específico medido en términos
másicos es menos notable.

Ya que la densidad media de un elemento químico está fuertemente relacionada


con su masa molar, en términos generales existe una fuerte correlación inversa
entre la densidad del sólido y su cp (calor específico a presión constante medido en
términos másicos). Grandes lingotes de sólidos de baja densidad tienden a
absorber más calor que un lingote pequeño de un sólido de la misma masa pero
de mayor densidad ya que el primero por lo general contiene más átomos. En
consecuencia, en términos generales, hay una correlación cercana entre
el volumen de un elemento sólido y su capacidad calorífica total. Sin embargo, hay
muchas desviaciones de esta correlación general.

 Enlaces puente de hidrógeno

Las moléculas que contienen enlaces polares de hidrógeno tienen la capacidad de


almacenar energía calorífica en éstos enlaces, conocidos como puentes de
hidrógeno.

 Impurezas

En el caso de las aleaciones, hay ciertas condiciones en las cuales pequeñas


impurezas pueden alterar en gran medida el calor específico medido. Las
aleaciones pueden mostrar una marcada diferencia en su comportamiento incluso
si la impureza en cuestión es uno de los elementos que forman la aleación; por
ejemplo, las impurezas en aleaciones semiconductoras ferromagnéticas pueden
llevar a mediciones muy diferentes, tal como predijeron por primera vez White y
Hogan.
4. CALOR ESPECÍFICO Y CAPACIDAD CALORÍFICA DE ALGUNOS MATERIALES

Capacidad calorífica
Calor específico Densidad
volumétrica
Material

kcal/kg °C kg/m³ kcal/m³ °C

Agua 1 1000 1000

Acero 0,12 7850 950

Tierra seca 0,44 1500 660

Granito 0,19 2645 529

Madera de roble 0,57 750 430

Ladrillo 0,20 2000 400

Madera de pino 0,6 640 384

Piedra arenisca 0,17 2200 374

Piedra caliza 0,22 2847 484

Hormigón 0,16 2300 350

Mortero de yeso 0,2 1440 288

Tejido de lana 0,32 111 35

Poliestireno
0,4 25 10
expandido

Poliuretano
0,38 24 9
expandido

Fibra de vidrio 0,19 15 2,8

Aire 0,24 1,2 0,29

En la tabla se puede ver que de los materiales comunes poseen una gran capacidad
calorífica el agua muros de agua, la tierra o suelo seco compactado (adobe, tapia), y
piedras densas como el granito junto a los metales como el acero. Estos se encuentran
entre los 500 y 1000 kcal/m³ °C.
5. TABLA DE CALORES ESPECÍFICOS Y SUSTANCIAS

Capacidad
cp cp cv
calorífica
Sustancia Fase (másico) (molar) (molar)
volumétrica
J·g−1·K−1 J·mol−1·K−1 J·mol−1·K−1
J cm−3 K−1

Gas
gas (5/2)R = 20,8 (3/2)R = 12,5
monoatómico (Ideal)

Helio gas 5,1932 20,8 12,5 9,27e-4

Argón gas 0,5203 20,8 12,5 9,28e-4

Gas diatómico (Ideal) gas (7/2)R = 29.1 (5/2)R = 20.8

Hidrógeno gas 14,30 28,82 20.4 1,29e-3

Nitrógeno gas 1,040 29,12 20,8 1,30e-3

Oxígeno gas 0,918 29,4 21,1 1,31e-3

Aire (en condiciones


gas 1,012 29,19
típicas de habitación )

Aluminio sólido 0,897 24,2 2,422

Amoníaco líquido 4,700 80,08 3,263

Antimonio sólido 0,207 25,2 1,386

Arsénico sólido 0,328 24,6 1,878


Capacidad
cp cp cv
calorífica
Sustancia Fase (másico) (molar) (molar)
volumétrica
J·g−1·K−1 J·mol−1·K−1 J·mol−1·K−1
J cm−3 K−1

Berilio sólido 1,82 16,4 3,367

Carbono (diamante) sólido 0,519

Carbono (grafito) sólido 0,711

Cobre sólido 0,385 24,47 3,45

Diamante sólido 0,5091 6,115 1,782

Etanol líquido 2,44 112 1,925

Gasolina líquido 2,22 228

Oro sólido 0,1291 25,42 2,492

Plata sólido 0,237 25,56

Grafito sólido 0,710 8,53 1,534

Hierro dulce sólido 0,450 25,1 3,537

Níquel sólido 0,444

Plomo sólido 0,129 26,4 1,44

Wolframio sólido 0,133


Capacidad
cp cp cv
calorífica
Sustancia Fase (másico) (molar) (molar)
volumétrica
J·g−1·K−1 J·mol−1·K−1 J·mol−1·K−1
J cm−3 K−1

Titanio sólido 0,523

Litio sólido 3,58 24,8 1,912

Magnesio sólido 1,02 24,9 1,773

Mercurio líquido 0,1395 27,98 1,888

Neón gas 1,0301 20,7862 12,4717

cera de parafina sólido 2,5 900 2,325

Sílice (fundido) sólido 0,703 42,2 1,547

Uranio sólido 0,116 27,7 2,216

gas
Agua 2,020 37,47 28,03
(100 °C)

líquido
Agua 4,181 75,327 74,53 4,184
(25 °C)

sólido
Agua 2,090 38,09 1,938
(0 °C)

Alúmina Al2O3 sólido 0,160

MgO sólido 0,457


Capacidad
cp cp cv
calorífica
Sustancia Fase (másico) (molar) (molar)
volumétrica
J·g−1·K−1 J·mol−1·K−1 J·mol−1·K−1
J cm−3 K−1

SiC sólido 0,344

Nylon 66 sólido 1,20-2,09

Fenólicos sólido 1,40-1,67

Polietileno (AD) sólido 1,92-2,30

Polipropileno sólido 1,880

Politetrafluoretileno sólido 1,050


BIBLIOGRAFIA

 https://sites.google.com/site/fisicacbtis162/services/1-2-3-capacidad-calorifica-y-
calor-especifico

 https://simplementefisica.wordpress.com/tercer-corte/capacidad-calorifica/

 https://es.wikipedia.org/wiki/Capacidad_calor%C3%ADfica

 https://sites.google.com/site/fisicacbtis162/services/1-2-3-capacidad-calorifica-y-
calor-especifico

 http://acer.forestales.upm.es/basicas/udfisica/asignaturas/fisica/termo1p/calor.html

 https://es.wikipedia.org/wiki/Calor_espec%C3%ADfico

 https://es.wikipedia.org/wiki/Capacidad_calor%C3%ADfica

Похожие интересы