You are on page 1of 3

LOS CONTRATOS CONSENSUALES.

Locatio Conductio Operarum.


Constituye una modalidad del arrendamiento de operario, esto es, del
arrendamiento de servicios. En este contrato el Locator es un gregario
que arrienda sus servicios durante un cierto tiempo y recibe a cambio
una merced que le era pagada por el conductor.
En un principio los servicios que se arrendaban eran tan solo los Operae
Serviles, es decir, los trabajos de los esclavos, en cambio por los
trabajos realizados por las personas libres no se cobraba una merced,
era en general trabajos gratuitos y si se cobraba algo era a título de
compensación honorifica, es decir, como honorarios.
Locatio Conductio Operis Faciendi.
Esta se distingue de los arrendamientos anteriores porque en esta figura
arrendaticia se arrendaba no ya la realización de ciertos servicios por
un tiempo determinado sino la ejecución de una obra total y terminada.
Originariamente representaría aquel contrato por virtud del cual una de
las partes, que sería el locator, entregaría a la otra, conductor, una cosa
para que esta ultima la transformase con su trabajo y la entregase de
nuevo al locator a cambio del pago de una merced.
Posteriormente se configuró también como locatio conductio operis
faciendi aquel contrato por cuya virtud el conductor se obligase a la
realización de una obra y a entregarla al locator sin haber previamente
recibido de este los materiales de la cosa a transformar.
Contrato De Mandato.
Puede definirse como un contrato consensual, bilateral imperfecto y por
cuya virtud uno de los contratantes que es el mandatario se obliga a
cumplir gratuitamente el encargo que el otro le hace de llevar a cabo un
servicio determinado o la total gestión del patrimonio de dicho
mandante.
No obstante, ser el mandante generalmente gratuito en ocasiones se
admitía que el mandatario recibiese una remuneración, honorarium o
salarium.
La gestión encomendada no podía ser ilícita o inmoral porque en tal
supuesto el mandato seria nulo; ni tampoco dicha gestión podía ofrecer
un interés que fuera exclusivamente para el mandatario.
Características De Contrato De Mandato.
Se daba un consentimiento de las partes, el cual podía configurar de
forma expresa o tácita, pura y simple.
Era un hecho lícito, posible, de acuerdo con la moral y las buenas
costumbres.
El servicio debía ser gratuito, el salario que habría de generar el
mandato en arrendamiento o en contrato innominado; aunque en
algunas ocasiones se aceptó que el mandatario recibiera remuneración,
como en el caso de los abogados y los médicos, que no se consideraban
como locadores.
Es un contrato principal.
Es intuitu personae.
Contratos Consensus De Sociedad.
Es un contrato por el cual una comunidad de personas ya sean dos o
más se obligan con respecto a una cosa determinada, bien sean bienes,
trabajo o industria para su interés recíproco.
La sociedad o societas, es un contrato sinalagmático perfecto, de
carácter consensual, que puede ser bilateral o plurilateral, por el cual
dos o más personas se comprometen a poner ciertos bienes y
actividades en común, con el fin de obtener y repartir ganancias
económicas, y también compartir las perdidas entre quienes la
conforman salvo que se pacte en el contrario otra regla a efectos de
repartición de utilidades.
CARACTERÍSTICAS DEL CONTRATO CONSENSUS DE SOCIEDAD.
La affectio societatis: consiste en la intención de constituir la sociedad
bajo el consentimiento de las partes.
El aporte: ya sean bienes, trabajo apreciable en dinero o elementos de
los que se pueda predicar una actividad industrial o mercantil.
Intuitu personae. En atención a la persona vinculada.
Es un contrato perfecto.
Es regido bajo la buena fe.
Procede del derecho de gentes.
Es principal.
Es oneroso.
El objeto: este debe ser lícito, esto es que no debe contrariar a las
fuentes del derecho romano.
El animus: de repartirse las utilidades o pérdidas que de dicha
obligación surjan.